¿Qué función tiene la placenta?

Placenta: ¿qué es y que funciones tiene?

¿Qué función tiene la placenta?

La placenta es un órgano que se desarrolla en el útero durante el embarazo y que pone en relación la sangre materna con la del feto. Permite el intercambio gaseoso, de nutrientes y el desarrollo de actividades metabólicas, endocrinas e inmunológicas.

Formación de la placenta

La formación de la placenta tiene lugar cuando el óvulo fecundado se implanta en la pared uterina. Crece con el feto hasta poco antes del parto, el cual no finaliza hasta que esta no es expulsada en su totalidad.

La placenta madura puede medir entre 15 y 25 cm y 3 cm de espesor. Suele pesar, aproximadamente, 500 o 600 gramos, siendo la relación entre el peso placentario y el peso fetal de 1/5.

La parte externa de la placenta procede de los cambios que se dan en la mucosa del útero. La parte interna se llama trofobasto y se forma a partir de los blastocitos procedentes del propio embrión.

A partir del trofoblasto, se establece una red de vasos sanguíneos por la que el feto puede recibir nutrientes y se forman las vellosidades coriónicas, que permiten que el embrión pueda fijarse a la pared uterina.

¿Para qué sirve?

Las funciones principales de la placenta son:

  • Transmitir nutrientes al feto.
  • Excretar sustancias de deshecho a la sangre materna.
  • Producción hormonal, que permite modificar el metabolismo materno en los diferentes estadíos del embarazo.

Quizá te interese: Menopausia

Se trata de un órgano bastante complejo involucrado en multitud de funciones ‘vitales’, que podemos clasificar en las siguientes:

A través de la placenta, tiene lugar el intercambio de gases respiratorios y nutrientes entre los sistemas vasculares materno y fetal. Actúa como una barrera de metabolitos, hormonas y toxinas que se encuentran en la circulación materna.

Función endocrina

En la placenta tiene lugar la síntesis de factores de crecimiento y hormonas fundamentales para el correcto desarrollo del feto y de la madre en la evolución del embarazo:

  • Hormona gonadotrofina coriónica (hCG): es esencial en la evolución del embarazo.
  • Lactógeno placentario (hLP): promueve el anabolismo fetal, incrementa la secreción de insulina, mejora latolerancia a la glucosa y favorece la fijación de nitrógeno en los tejidos fetales.
  • Progesterona: prepara al endometrio para la implatación del embrión en la pared uterina.
  • Estrógenos: facilitan la adaptación del aparato cardiocirculatorio materno al embarazo y el desarrollo de la glándula mamaria.

Descubre: Píldoras anticonceptivas: mitos y realidades

Función inmunológica

Es fundamental para que el sistema inmune de la madre no identifique al feto como un cuerpo extraño y reaccione ante él. También hace de barrera frente a diferentes patógenos.

Placenta retenida

En el momento del parto, si la placenta no se ha desprendido en 30 minutos, se considera placenta retenida y es necesario proceder a realizar maniobras, como:

  • Masaje uterino y sondaje vesical.
  • Administración de oxitocina.
  • Maniobra de Credé.

Si no es suficiente, entonces se realiza la extracción manual de la placenta.

Placenta previa

Tiene lugar cuando la placenta se inserta total o parcialmente en el cuello uterino. Se clasifica en 4 tipos atendiendo a la localización, durante el embarazo:

  • Tipo I: placenta lateral o baja. El borde placentario se implanta en el segmento uterino inferior.
  • Tipo II: placenta marginal. Llega justamente al borde del orificio cervical interno, pero no lo sobrepasa.
  • Tipo III: placenta oclusiva parcial. Cubre parcialmente el orificio cervical interno.
  • Tipo IV: placenta oclusiva total. Cubre totalmente el orificio cervical interno.

De cara al parto, se clasifica en:

  • Oclusiva: no permite el parto vaginal.
  • No oclusiva: permite el intento de parto vaginal.

El síntoma más característico asociado a la placenta previa es la hemorragia genital, que atiende a las siguientes características:

  • Sangre roja, brillante y de cantidad variable.
  • Aparece de forma brusca e indolora y en ausencia de contracciones del útero.
  • Suele aparecer en el segundo o tercer trimestre de embarazo.

La posición de la placenta no es modificable, por lo que actualmente no existe tratamiento para esta complicación. Únicamente en caso de hemorragia severa, se practicará una cesárea de urgencia.

Conclusión

Como conclusión, se trata de un órgano extraordinario que se forma en el momento en el que el óvulo es fecundado e implantado en la pared del útero. Posteriormente, se expulsa tras el parto.

Constituye un estrecho nexo de unión entre la madre y el feto a través del cual éste obtiene oxígeno y nutrientes. Está implicada en importantes funciones endocrinas que van a favorecer la evolución del embarazo. También hace de barrera protectora frente a agentes externos extraños.

Te podría interesar…

Источник: https://muysalud.com/embarazo/placenta-que-es-funciones/

Qué es la placenta y qué funciones tiene en el embarazo

¿Qué función tiene la placenta?

La placenta es un órgano exclusivo de los mamíferos como el ser humano. Gracias a ella, el embrión va a crecer y desarrollarse dentro de la madre.

Durante la vida intrauterina, tiene una gran variedad de funciones vitales para el bebé que acaban justo en el momento del alumbramiento.

Por este motivo, es un órgano muy complejo del que depende, en gran medida, la buena marcha de la gestación.

Lee más: Desarrollo y síntomas del embarazo, semana a semana

Así es la placenta

El embrión humano pesa 0,08 nanogramos. Para que llegue a los tres o cuatro kilos de media en el momento del parto necesita de la placenta, que es la que le va a suministrar los nutrientes que necesita, favorecer el intercambio de gases y eliminar los desechos fetales, entre otras muchas funciones.

La placenta tiene forma de disco. Al final del embarazo, medirá unos tres centímetros de espesor, 20 centímetros de diámetro y pesará alrededor de medio kilo. En la primera mitad del embarazo, es la placenta la que crece a un ritmo más alto que el bebé, pero en la segunda mitad del embarazo, es el feto el que crece más rápido.

Un órgano vital y muy complejo

La placenta asegura que se pueda mantener la gestación. Hace de pulmón, de hígado y de riñón para el niño en su vida intrauterina. Como, gráficamente, señala la Dra.

Anna Mallafré Vilar, ginecóloga experta en fertilidad y especialista en la Clínica Sagrada Familia de Barcelona y en Doctoralia, la placenta «lo es todo». «Aporta agua por difusión simple, aminoácidos, ácidos grasos, glucosa, vitaminas, minerales…

y elimina productos del metabolismo», destaca. Es decir, la placenta alimenta al bebé, lo oxigena y le ayuda a desechar lo que no necesita.

Además, también realiza las funciones del sistema hormonal e inmunológico del feto y segrega líquido amniótico hasta el quinto mes de gestación, imprescindible para que el niño se mantenga en las condiciones necesarias. Todo ello es parte de un complejo engranaje que hace que «actúe tanto de forma independiente como combinada con el sistema endocrino materno», señala la ginecóloga.

«El embarazo se mantiene al principio por las hormonas que segrega el ovario, pero a partir de las semana 10-12 de gestación, la placenta toma el relevo del ovario y es ella la que mantiene el embarazo», explica. Por si todo esto fuera poco, a través de la secreción de progesterona, la placenta evita el parto prematuro.

¿Dónde se sitúa la placenta?

La placenta es «ese todo» que definía la Dra. Mallafré (www.dramallafre.com), y el cordón umbilical es el «canal» que va a suministrar todo lo que la placenta genera para el bebé.

Comienza a formarse en la primera semana tras la fecundación, con células de la madre y otras de la unión del óvulo y el espermatozoide, y se implanta en el útero, habitualmente sin tapar el canal del parto.

Pero ¿cambia de posición a lo largo del embarazo? Puede haber lo que se denomina migración placentaria, «lo que quiere decir que, al crecer el útero, la placenta se aleja del orificio cervical interno», concreta la especialista.

«Por ejemplo, si al principio del embarazo el porcentaje de placentas de implantación baja es del 10%, al final del embarazo es tan solo del 1%: a esto se le llama migración placentaria.

El útero es como un globo con una 'mancha de tinta' (la placenta), que cuando se hincha, hace que la mancha se aleje del cuello uterino», detalla.

¿Envejece la placenta?

La placenta suele situarse en su lugar definitivo a partir del quinto mes de gestación. En cuanto a su funcionalidad, lo normal, si no hay ningún problema, es que no se deteriore en las 40 semanas. «La placenta empieza a 'envejecerse' muy hacia el final del embarazo.

Este deterioro progresivo se puede objetivar en algunas placentas por ecografía (presencia de calcificaciones) y puede ser más frecuente en las semanas 40-41, aunque puede 'deteriorarse' antes con una intensidad variable», apunta la Dra. Mallafré.

Un motivo más para acudir a todas las revisiones ginecológicas.

¿Cómo se detecta que la placenta no está funcionando bien?

Hay algunas señales que alertan al equipo médico de que la placenta no está cumpliendo bien su función. Así, puede observarse:

  • Escaso líquido amniótico o exceso de líquido amniótico (polihidramnios).
  • Alteraciones en el crecimiento del feto (algunas se producen por problemas en la placenta, que no le suministra los nutrientes necesarios).
  • Calcificaciones en la placenta y otros problemas que se detectan mediante ecografía.

¿Qué problemas son los más comunes?

El funcionamiento de la placenta puede verse comprometido por algunas enfermedades de la madre, como diabetes, alteraciones tiroideas, enfermedades renales, hipertensión,obesidad, enfermedades autoinmunes y trombofilias. «Sin embargo, una vez diagnosticadas y tratadas no tienen por qué dar más problemas, aunque el embarazo seguirá siendo de alto riesgo», señala la ginecóloga de Doctoralia.

En cuanto a los problemas que presenta propiamente la placenta, están la preeclampsia, el crecimiento intrauterino restringido y alteraciones en la situación o la implantación de la placenta.

Así, advierte la experta: «La situación previa de la placenta puede dar lugar a partos prematuros y cuadros hemorrágicos maternos, igual que la implantación de una placenta accreta, increta o percreta, que pueden requerir en ocasiones la extirpación del útero tras el nacimiento del bebé».

¿Cuándo deja de funcionar?

La placenta deja de actuar en el parto, pero en ese momento lleva a cabo una misión fundamental y es la de desencadenar el mecanismo hormonal que provocará la puesta en marcha de la lactancia materna. Sucede con el alumbramiento, que es la fase del parto en que se expulsa la placenta. Primero sale el niño y luego este órgano tan importante para culminar todo el proceso. 

En ese momento del parto, es posible obtener células madre de la placenta tras pinzar el cordón umbilical. Estas células se emplean, básicamente, para curar leucemias y para regenera tejidos. Un órgano vital hasta el final. 

Lee más: Qué es la preeclampsia severa que sufrió la cantante Conchita en su embarazo

Источник: https://www.hola.com/ninos/20201217181262/que-es-la-placenta-funciones-embarazo-tg/

¿Qué función tiene la placenta?

¿Qué función tiene la placenta?

La placenta es uno de los órganos más importantes que intervienen en un embarazo. Es la conexión vital de la madre con su bebé. La encargada, entre otras cosas, de transmitirle los nutrientes que necesita para crecer y desarrollarse. Por eso, si algo va mal en la placenta, puede ser muy peligroso

Indice

¿Cuáles son las funciones de la placenta?

La placenta comienza a crearse en el mismo momento en que se fecunda el óvulo. Al principio, el huevo está envuelto por una capa de células llamada trofoblasto, la futura placenta, que se forma entre la cuarta semana de gestación y el cuarto mes.

Tiene forma de óvalo y es plana. Por uno de sus lados está adherido a la pared interna del útero (conocido como lado materno), y el otro lado, el del feto, es el que le proporciona los nutrientes y alimentos a través del cordón umbilical.

Al final del embarazo, medirá unos 18 cm, tendrá un espesor de 2 a 3 centímetros y un peso de medio kilo aproximadamente. Una vez implantada, no se mueve, aunque sí puede desplazarse dentro del útero.

Normalmente está situada en la cara anterior o posterior del mismo, sin taponar el cuello del útero. Si no fuera así, podrían existir dificultades.

La placenta sirve para:

Transmitir nutrientes y oxígeno al bebé: Es su principal misión, alimentar al bebé durante todo el embarazo. El lado materno de la placenta está formado por vellosidades que se adhieren al útero y extraen la sangre de la madre, a través de la cual pasan oxígeno, anticuerpos y nutrientes al bebé. El nivel de flujo sanguíneo hacia el útero es de unos 500-700 ml por minuto.

Eliminar sus desechos: El lado fetal está compuesto por cientos de vasos sanguíneos que contienen la sangre y los desperdicios del bebé. La placenta se encarga de echarlos fuera del útero a través del sistema circulatorio de la madre, que los filtra y los expulsa a través de los riñones. Así, la placenta mantiene al bebé a salvo de sustancias nocivas.

Fabricar hormonas: La placenta libera estrógeno, progesterona y gonadotropina coriónica humana (hCG), lactógeno placentario humano y hormonas esteroideas desde que se empieza a formar. Así ayuda a que el cuerpo se prepare para el embarazo, se implante el embrión, se desarrollen las mamas, etc.

Protegerle: También protege al feto de muchas sustancias y microorganismos que puedan hacerle daño, pero que no son capaces de atravesar la placenta. Sin embargo, no le protege totalmente ya que hay otros (nicotina, alcohol, varicela, rubéola) que sí la pueden traspasar. Por eso hay que cuidarse durante estos nueve meses.

¿Dónde está situada la placenta?

La placenta puede situarse de diversas maneras en el útero sin que implique ningún riesgo o problema. En la primera ecografía que te hagan, te dirán dónde está tu placenta.

Existen varias opciones respecto al útero: en la cara anterior o posterior; en el lado derecho o izquierdo; y alta. Cualquier de estas indicará que todo está correcto.

Por lo tanto, no te preocupes si te dicen que tu placenta es alta y lateral derecha, ya que solo significa que está en la parte superior del útero (la mejor colocación) y al lado derecho del mismo.

Otra opción que suena más rara y puede asustar un poco es la placenta fúndica. Este término implica que se halla situada al fondo del útero, lo cual tampoco implica ningún inconveniente.

 

¿Qué complicaciones puede presentar la placenta?

Si la placenta no se forma correctamente, se sitúa bloqueando el cuello del útero o aparece algún problema en ella durante la gestación, puede dar lugar a serias complicaciones:

Placenta adherida o acreta: se produce cuando la placenta crece con demasiada profundidad en la pared uterina durante el embarazo.

Las cicatrices en el útero de una cesárea u otra cirugía de útero anterior pueden ser un factor importante en el desarrollo de esta enfermedad.

No afecta al bebé, pero sí puede causar hemorragias y otros problemas tras el parto, por lo que deberán controlarte de manera especial todo el embarazo y, en ocasiones, realizar una cesárea.

Placenta previa: sucede cuando la placenta crece en la zona más baja de la matriz cubriendo en parte, o en su totalidad, la abertura hacia el cuello uterino.

El síntoma principal es un sangrado vaginal rojo brillante, indoloro, que suele presentarse a finales del segundo trimestre de gestación o ya durante el tercero.

Puede requerir reposo absoluto hasta que el bebé esté a término y un parto por cesárea.

Placenta retenida: a veces, tras el parto, la placenta queda retenida al fondo del útero y necesita que el médico la extraiga manualmente para evitar sangrados y otras complicaciones maternas graves.

Desprendimiento de placenta: sucede cuando la placenta comienza a desprenderse de las paredes uterinas antes de que se produzca el alumbramiento. Si es parcial, puede recomendarse reposo para permitir que el bebé madure y crezca. Si es total, hay que provocar el parto ya que, sin placenta, el feto muere.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/salud-embarazo/que-funcion-tiene-la-placenta-4292

Todo sobre la placenta y su papel en el embarazo

¿Qué función tiene la placenta?

¿Sabías que la placenta es un órgano? ¿Y que sólo existe si hay embarazo? ¿Conoces todas sus funciones y por qué es tan importante? A continuación, damos respuesta a estas y otras preguntas sobre la placenta.

¿Qué es?

Como decíamos, la placenta es un órgano exclusivo de la gestación que se desarrolla en el interior del útero y que es esencial para que el embarazo avance y el feto se desarrolle a todos los niveles.

¿Cuándo y cómo se forma?

El desarrollo de la placenta se inicia desde el mismo momento en el que se produce la fecundación, llegando a alcanzar unos 15 cm de diámetro, y a pesar aproximadamente 500 mg.

A los pocos días de la fecundación, cuando se produce la implantación, ya se empiezan a distinguir dos partes; el trofoblasto, una capa celular primaria, que más tarde dará lugar a la placenta, y, el amnioblasto, que continúa evolucionando como embrión.

¿Dónde está situada?

Una vez formada, la placenta se ancla a la parte superior del útero y está conectada con la sangre de la madre a través de las arterias uterinas, mientras que el bebé está unido a la placenta por el cordón umbilical.

Problemas placentarios más comunes

Durante el embarazo pueden surgir problemas relacionados con la placenta. Te detallamos los más frecuentes:

  • Placenta previa. Tal y como hemos indicado en un apartado anterior, la placenta está situada en la parte superior del útero, pero en algunas ocasiones la placenta no está en el lugar esperado, está más baja, y cubre o tapona, total o parcialmente, la entrada del cuello del útero.

Si esta anomalía se detecta al inicio del embarazo, existe la posibilidad de que su posición se vaya corrigiendo, permitiendo un parto normal. Sin embargo, si la placenta previa continúa en el tercer trimestre, podría dificultar el nacimiento del bebé y sería necesaria una cesárea.

  • Desprendimiento de placenta. Para el momento del parto, la placenta ya ha comenzado a desprenderse, pero si se separa de la pared del útero demasiado pronto, puede dar lugar a sangrados, dolor abdominal y comprometer el estado del bebé si no le llega el oxígeno y los nutrientes que necesita.

Dependiendo del grado de separación de la placenta, el caso puede ser más o menos grave, por lo que es el equipo médico el que en cada situación decide cómo proceder. En los casos más extremos, puede llegar a producirse un parto prematuro.

Descubre más sobre los partos prematuros en este post.

  • Placenta adherida o acreta. Se da cuando en la fase del alumbramiento, la placenta no se desprende totalmente y una parte de ella, o toda en algunos casos, sigue anclada a la pared uterina. Cuando esto sucede aumenta el riesgo de hemorragias e infecciones en el útero, y en muchos casos es necesario una intervención quirúrgica para limpiar el útero y extraer los fragmentos de placenta.
  • Placenta envejecida. Al tratarse de un órgano caduco, cuando se aproxima el final del embarazo, la placenta comienza a envejecer. Esto no conlleva ningún riesgo, a no ser que este declive placentario se produzca demasiado pronto, antes de la semana 34, y ponga en riesgo el aporte de nutrientes y oxígeno al bebé.

Esperamos haber arrojado algo de luz sobre la placenta; un órgano muy particular por ser sólo posible durante el embarazo, y a su vez, esencial, pues hace posible la vida del bebé en el útero. Visita nuestra Guía del embarazo y descubre muchos más conceptos, patologías y curiosidades sobre esta gran aventura.

Источник: https://www.clubfamilias.com/es/placenta

El cordón umbilical y la placenta- ¿Cuál es su función?

¿Qué función tiene la placenta?

El cordón umbilical y la placenta son dos órganos fundamentales para el desarrollo del feto, ambos provienen de la misma célula inicial que el feto y por este motivo comparten mucha información genética con él.

¿Qué es la placenta?

Podemos definir a la placenta como el órgano de relación ente el feto y su madre. A través de la placenta deja salir todo aquello que no le sirve y recibe el alimento y la oxigenación necesaria para el desarrollo del mismo.

¿Cuándo se forma la placenta?

Es un órgano esencial en el desarrollo fetal y va cambiando a lo largo del embarazo, teniendo en las 16 primeras semanas de gestación el momento de su formación en el útero materno. El desarrollo de la placenta es vital, como hemos señalado anteriormente, hasta el punto de que si ésta no se desarrolla correctamente podría afectar tanto al feto como a la futura mamá.

Contenido no disponible.
Por favor, acepta las cookies haciendo clic en «Aceptar» en el banner

La placenta se une con la pared del útero que es de donde surge el cordón umbilical. Como norma general está unida a la parte superior, lateral, anterior o posterior del útero. En algunos casos poco frecuentes, la placenta puede unirse a la zona inferior del útero originando lo que se denomina placenta previa.

¿Cómo se expulsa la placenta?

Si el parto es vaginal ésta también se expulsará por la misma vía, en lo que se conoce como tercera etapa del parto o alumbramiento y, en el caso de cesárea, será el propio obstetra el que la saque en la misma intervención.

La salud de la placenta

Existen determinados factores que ayudan a tener una placenta más sana, lo que contribuye al mejor funcionamiento de la misma. Hay muchos condicionantes que no se pueden prevenir de una forma directa, pero que su conocimiento previo puede ayudar a que se tomen medidas para que el embarazo sea lo más sano posible.

Detallamos algunos de los factores que afectan a la salud y buen estado de la placenta:

  • Edad de la madre. Hay ciertos problemas placentarios que suelen presentarse en madres de mayor edad, especialmente a partir de los 40 años.
  • Una presión arterial alta puede afectar negativamente a la misma.
  • Embarazos múltiples.
  • Problemas en la coagulación de sangre en la madre.
  • Cirugías uterinas anteriores. Otra cesárea o cualquier otra intervención para extirpar fibromas.
  • Placenta previa.
  • Estilo de vida. El mantener un estilo de vida saludable en cuanto a alimentación, realización de deporte y mantenerse alejado del consumo de alcohol, tabaco u otras sustancias prohibidas ayuda a su mejor estado.
  • Traumatismos anteriores en la zona abdominal pueden generar mayores posibilidades de que la placenta se separe del útero, lo que se conoce como desprendimiento de placenta.

¿Qué es el cordón umbilical?

El cordón umbilical es ese transportador de todo el intercambio que realiza el feto con la madre y es el elemento que vehicula el alimento, el oxígeno y los desechos hacia la madre.

El cordón tiene una de algo más de 50 centímetros y un diámetro que varía de 1 a 2 centímetros.

Normalmente está formado por dos arterias y una vena en forma de triángulo (arterias en la base y vena en el vértice superior) todas inmersas en lo que se conoce como gelatina de Wharton, que es un tejido mucoso que hace al cordón resistente e impide que se enrede. La vena es fundamental ya que sin ella no hay vida, sin embargo, en un cordón umbilical con una sola arteria el feto puede no tener ningún tipo de afectación, de hecho no lo tendrá en el 90% de los casos.

El cordón umbilical tiene un alto contenido en células madre, éstas son indiferenciadas, es decir, que pueden acabar convirtiéndose en células de cualquier tipo: piel, pelo, tejido de órganos o nervioso, entre otros.

Un aspecto muy curioso del cordón umbilical respecto a sus funciones es la de trasladar al feto todos los anticuerpos generados por el organismo de la madre para que pueda formar su propio sistema inmunológico. Este proceso se lleva a cabo en la recta final del embarazo.

¿Cuándo se debe cortar el cordón umbilical?

En los últimos años ha ganado peso la teoría de retrasar su corte unos minutos, ya que esto provoca un incremento en los niveles de hemoglobina y depósitos de hierro del recién nacido.

Las vueltas de cordón en el feto

Es frecuente que las vueltas de cordón causen temor en los padres, pero es necesario indicar que salvo que sean múltiples y muy apretadas no deben suponer ningún problema para el feto e incluso para el parto.

Los nudos, que sí pueden suponer un problema, son extremadamente raros. En este caso hablamos de nudos verdaderos, es decir, que verdaderamente está anudado y no que esté girado y parezca que haya un nudo cuando realmente no lo hay.

Источник: https://egom.es/blog/cordon-umbilical-placenta-que-es-funcion/

Qué es la placenta: todo sobre el único órgano temporal que se forma durante el embarazo

¿Qué función tiene la placenta?

La placenta es un órgano fundamental en el embarazo, ya que constituye la conexión vital del bebé con la madre. Su nombre proviene del latín y significa “torta plana”, refiriéndose a su apariencia en humanos. Es el único órgano temporal en el cuerpo humano que se forma durante el embarazo y cumple una función específica durante la gestación.

La placenta se empieza a formar en el mismo momento de la implantación del embrión en la pared uterina, acontecimiento que ocurre aproximadamente a la semana de haberse producido la fecundación. La placenta se desarrolla de las mismas células provenientes del espermatozoide y el óvulo que dieron desarrollo al feto.

Su principal misión es la de transmitir los nutrientes al bebé. El nivel de flujo sanguíneo hacia el útero es de unos 500-700 ml por minuto.

Gracias a esa sangre suministra al bebé oxigeno (funciona de “pulmón fetal”), nutrientes y hormonas.

También se encarga de los desechos del bebé, sobre todo del anhídrido carbónico que hace pasar al torrente sanguíneo materno para eliminarlo. Luego, la madre elimina esos desechos a través de los riñones.

De modo que la placenta actúa como un filtro encargado de mantener estas sustancias nocivas alejadas del sistema orgánico de su bebé.

Otra de las misiones es la función endocrina, esto es, la fabricación de hormonas, entre ellas la gonadotropina coriónica humana, que es la que permita que el embarazo siga delante. Esta hormona es la que se mide en los tests de embarazo.

También sintetiza estrógenos u hormonas sexuales de tipo femenino, que juegan un papel muy importante en la implantación del embrión, el desarrollo de las mamas y lactógeno placentario, que controla el metabolismo materno y estimula el crecimiento del bebé.

Todas estas hormonas contribuyen a asegurarse de que el cuerpo de la mujer vaya atravesando los cambios apropiados durante el embarazo.

Si bien muchos microorganismos como bacterias, gérmenes o tóxicos no son capaces de atravesar la placenta, por lo que el feto está protegido durante una época en la que su sistema inmune no está maduro, la mayoría de los virus sí son capaces de atravesar o romper esta barrera.

¿De qué se compone la placenta?

La placenta está formada por un componente materno (que es una transformación de la membrana o mucosa uterina) y otra parte de origen fetal (trofoblasto). El lado fetal de la placenta está compuesto por cientos de vasos sanguíneos entrecruzados. En la evolución del trofoblasto se genera la placa coriónica con los distintos componentes placentarios.

La porción materna es la parte más externa de la placenta, en contacto con la pared uterina, por lo que se llama placa basal. Consiste en tejido embriónico así como tejido materno (la decidua basal con los vasos y glándulas uterinas).

¿Dónde se sitúa la placenta?

Una vez implantada y bien sujeta en la pared uterina, la placenta no se mueve. Puede desplazarse y cambiar de ubicación dentro del útero, ya que éste es como un globo que se hincha a lo largo de los nueve meses de gestación.

Normalmente la placenta está en la cara anterior o posterior del útero, sin interferir o taponar el cuello uterino que es por donde ha de nacer el bebé atravesando el canal del parto. Se le llama placenta previa cuando la placenta está insertada en la parte baja del útero.

La placenta previa puede ser oclusiva, si tapona por completo el cuello del útero o no oclusiva, si el taponamiento no es total.

¿Cuánto vive la placenta?

Como todo órgano, la placenta tiene un proceso biológico: nace, crece y muere. ¿Y hasta cuándo vive la placenta? Tanto como el embarazo: aproximadamente 40 semanas. Crece durante todo el embarazo, aunque en las últimas semanas del mismo se estanca.

A partir de las 41ª semana hay más riesgo de que no funcione correctamente y deje de transmitir los nutrientes que el bebé necesite para crecer, es lo que se denomina “placenta envejecida o vieja”.

Cuando acaba la gestación la placenta suele medir 1,5-3 centímetros de grosor y de 15-20 centímetros de diámetro y pesa alrededor de 450-550 gramos, sin tener en cuenta el cordón umbilical al que está unida.

El parto no finaliza hasta que la madre no expulsa la placenta, es decir, hasta la última fase del parto, llamada “alumbramiento”, en la que sigue habiendo contracciones.

Una vez que sea expulsada se deberá controlar que esté completa, ya que si han quedado restos en el interior del útero podrían presentarse complicaciones. Y además se controla el estado de la placenta la cual puede dar pistas sobre el estado del bebé.

Suscríbete para recibir cada día nuestros consejos sobre embarazo, maternidad, bebés, lactancia y familia.

La placenta, más que un órgano

A pesar de su apariencia bastante impresionante (dicen que algunos papás que presencian el parto sólo se marean cuando se expulsa la placenta), el culto por este órgano en distintas tradiciones y en diversas culturas da fe de su importancia.

En definitiva, la placenta es un órgano de vital importancia para el crecimiento y la protección del feto en el seno materno, pero su significado de “vida” y su simbología trasciende lo meramente fisiológico.

En Bebés y más | Nacimiento lotus: deja a su bebé unido a la placenta durante nueve días después de nacer, Ejercitarse durante el embarazo ayudaría a prevenir posibles efectos adversos en la placenta en mujeres con sobrepeso

Источник: https://www.bebesymas.com/embarazo/que-placenta-todo-unico-organo-temporal-que-se-forma-durante-embarazo

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: