Qué hacer con un niño obeso

Contents
  1. Sobrepeso y obesidad
  2. ¿Qué problemas de salud causa la obesidad?
  3. ¿Cómo se define el sobrepeso y la obesidad?
  4. ¿Por qué los niños tienen sobrepeso o son obesos?
  5. Dieta y estilo de vida
  6. Ejercicio y actividad física  
  7. Genética
  8. ¿Cómo se previene el sobrepeso y la obesidad?
  9. Recomendaciones en función de la edad
  10. Cómo ayudar a un hijo obeso. Claves y consejos útiles
  11. Valoración incondicional
  12. Atención y escucha, sin juzgar
  13. Límites justos, flexibles y firmes
  14. Aumentar conciencia sobre alimentación
  15. Dar ejemplo, adoptar hábitos saludables
  16. Cambio de creencia sobre obesidad y comida
  17. Leer más artículos sobre «Tratamiento nutricional de la obesidad»
  18. Qué hacer con un niño obeso
  19. ¿Mi hijo es obeso?
  20. Consecuencias de la obesidad infantil
  21. ¿Qué hacer si es obeso?
  22. Dietas para niños con sobrepeso u obesidad
  23. ¿Cómo saber si un niño tiene sobrepeso u obesidad?
  24. Ayudar a los niños con sobrepeso a adoptar hábitos saludables
  25. Modelos de dietas para niños con problemas de obesidad
  26. Menú 1
  27. Menú 2
  28. Vigila la dieta para evitar el sobrepeso y la obesidad
  29. Cómo ayudar a su hijo si tiene exceso de peso | NIDDK
  30. ¿Cómo puedo saber si mi hijo tiene exceso de peso?
  31. ¿Por qué debería preocuparme?
  32. ¿Cómo puedo ayudar a mi hijo a tener hábitos saludables?
  33. ¿Qué puedo hacer para mejorar los hábitos de alimentación de mi hijo?
  34. Ideas para refrigerios saludables
  35. ¿Cómo puedo ayudarle a mi hijo a ser más activo?
  36. ¿Dónde puedo pedir ayuda?
  37. ¿Qué debo buscar en un programa para el control de peso?
  38. ¿De qué otra manera puedo ayudar a mi hijo?
  39. Qué son ensayos clínicos, y que rol juegan los niños en la investigación?
  40. Que ensayos clínicos están abiertos?
  41. References
  42. Mi hijo tiene sobrepeso, ¿qué debo hacer para cambiar la situación?
  43. 1. Hablar del tema abiertamente
  44. 2. Actuar como ejemplo y en familia
  45. 3. Plantearle actividades en las que se ejercite
  46. 4. Enseñarles a comer y a disfrutar de la comida real
  47. 5. Buscar las causas reales del sobrepeso

Sobrepeso y obesidad

Qué hacer con un niño obeso

  • Tamaño de texto más grande

Prevenir el sobrepeso en los niños significa tomar decisiones inteligentes sobre la forma en que su familia se alimenta y hace ejercicio y sobre cómo pasan el tiempo cuando están juntos. Ayudar a los niños a llevar un estilo de vida saludable empieza con el buen ejemplo de los padres.

¿Qué problemas de salud causa la obesidad?

La obesidad aumenta las probabilidades de que un niño desarrolle problemas médicos que pueden afectar a su salud actual y futura. Entre ellos, se incluyen afecciones graves como la diabetes tipo 2, la hipertensión arterial y el colesterol alto, que antes se consideraban como exclusivas de la etapa adulta. 

Los niños obesos y con sobrepeso también se exponen a tener:

  • problemas óseos y articulares
  • falta de aliento y problemas para respirar, que dificultan que hagan ejercicio, deporte o cualquier actividad física. Esto también puede agravar los síntomas del asma, si padecen esta enfermedad, o aumentar las probabilidades de que la desarrollen.
  • patrón de sueño agitado o problemas respiratorios por la noche, como la apnea obstructiva del sueño
  • tendencia a madurar de forma prematura. Los niños con sobrepeso pueden ser más altos y madurar antes desde el punto de vista sexual que sus compañeros, generando expectativas de que se deben comportar según la edad que aparentan en vez de según la edad que tienen en realidad. Las chicas con sobrepeso pueden tener ciclos menstruales irregulares y problemas de fertilidad en la etapa adulta.
  • enfermedades hepáticas y de las vías biliares

Los factores de riesgo cardiovascular (como la hipertensión arterial, el colesterol alto y la diabetes) presentes en la infancia favorecen el desarrollo de enfermedades cardíacas (como una insuficiencia cardíaca) y accidentes cerebrovasculares en la etapa adulta. La prevención y el tratamiento del sobrepeso y de la obesidad durante la niñez pueden ayudar a protegerlos de estos problemas durante la etapa adulta.

Los niños obesos también pueden tener problemas emocionales (como la baja autoestima), ser rechazados por sus compañeros y/o recibir acoso escolar o bullying. Los niños que están descontentos con su peso son más proclives a:

¿Cómo se define el sobrepeso y la obesidad?

El IMC (índice de masa corporal) utiliza las medidas de estatura y de peso para estimar la cantidad de grasa corporal que tiene una persona. Pero calcular el IMC sin ayuda puede ser complicado. Es más fácil utilizar una calculadora de IMC.

En una gráfica estándar de IMC, los niños de entre 2 y 19 años pertenecerán a una de las siguientes cuatro categorías:

  1. peso por debajo de lo normal: IMC inferior al percentil 5
  2. peso normal: IMC entre los percentiles 5 y menos de 85
  3. sobrepeso: IMC entre los percentiles 85 y menos de 95
  4. obesidad: IMC superior al percentil 95

En los niños menores de dos años, los médicos se basan en gráficas de peso por longitud, en vez de IMC, para saber cómo se relacionan ambas medidas. Todo niño que se encuentre en el percentil 85 o por encima de él se considera que pesa más de lo que debería pesar.

El IMC no es una medida perfecta de la grasa corporal y en algunos casos puede llevar a confusión.

Por ejemplo, una persona con la musculatura muy desarrollada puede tener un IMC alto sin tener sobrepeso (porque su desarrollo muscular aumenta su peso corporal, pero no su cantidad de grasa).

Además, es posible que durante la pubertad, momento en el cual se experimentan períodos de crecimiento rápido o “estirones”, el IMC sea difícil de interpretar. Recuerde que el IMC suele ser un buen indicador de la grasa corporal, pero no es una medida directa.

Si usted está preocupado, lleve a su hijo al médico. El médico le hará algunas preguntas sobre sus hábitos alimentarios y de actividad física y le dará algunas recomendaciones para que haga cambios positivos en el estilo de vida. También es posible que el médico le pida un análisis de sangre para descartar algunos problemas de salud que se asocian a la obesidad.

Dependiendo del IMC (o de la medida de longitud por peso) de su hijo, y de su estado de salud, es posible que su médico lo remita a un nutricionista o dietista titulado o a un programa integral de control de peso.

¿Por qué los niños tienen sobrepeso o son obesos?

Hay diversos factores que contribuyen a que una persona tenga sobrepeso. Los hábitos alimenticios, la falta de ejercicio, la genética o la combinación de todos estos factores, pueden ser la causa. En algunos casos, una ganancia excesiva de peso se debe a problemas endocrinos, síndromes genéticos y/o la toma de determinados medicamentos.

Dieta y estilo de vida

Gran parte de lo que comemos es fácil y rápido de preparar, desde las comidas rápidas cargadas de grasa hasta los alimentos precocinados y procesados.

Tenemos los horarios tan apretados que nos queda poco tiempo para preparar comidas más saludables o para hacer algo de ejercicio.

El tamaño de las raciones, tanto cuando comemos en casa como fuera de casa, ha aumentado de forma considerable.

Además, hoy en día la vida es sedentaria. Los niños pasan más tiempo jugando con equipos electrónicos que jugando activamente al aire libre. 

Los niños que pasan más de cuatro horas diarias delante de pantallas tienen más probabilidades de tener sobrepeso en comparación con aquellos que se pasan dos horas o menos. Los niños que tienen un televisor en el dormitorio tienen más probabilidades de tener sobrepeso.

Ejercicio y actividad física  

Muchos niños no hacen suficiente actividad física. Los niños mayores y los adolescentes deben hacer un mínimo de 60 minutos de ejercicio físico, de moderado a vigoroso, cada día, incluyendo tanto actividades de tipo aeróbico como ejercicios de tonificación muscular. Los niños de dos a cinco años deben jugar de forma activa varias veces al día.

Genética

Los factores genéticos pueden desempeñar un papel en el peso de un niño. Nuestros genes ayudan a determinar el tipo de cuerpo que tenemos y la forma en que cada uno almacenamos y quemamos la grasa.

Pero los genes solos no pueden explicar la actual crisis de obesidad.

Puesto que tanto los genes como los hábitos se transmiten de una generación a la siguiente, es posible que varios miembros de la misma familia tengan problemas de sobrepeso.

Los miembros de la misma familia tienden a tener hábitos alimentarios, niveles de actividad física y actitudes similares ante el sobrepeso. El riesgo de obesidad de un niño aumenta considerablemente si uno o ambos padres tienen sobrepeso o son obesos.

¿Cómo se previene el sobrepeso y la obesidad?

La clave para conseguir que los niños de todas las edades mantengan un peso saludable consiste en implicar a toda la familia.

Haga de la alimentación saludable y de la práctica del ejercicio físico una cuestión de familia. Haga que su hijo colabore en la planificación y la preparación de comidas saludables.

Lléveselo con usted cuando vaya a comprar alimentos. Enséñele a escoger alimentos saludables.

Evite caer en las trampas más frecuentes:

  • No recompense a su hijo por su buena conducta, ni trate de frenar su mala conducta, ofreciéndole golosinas o dulces. Piense en otras formas de modificar su comportamiento.
  • No imponga la norma de “dejar siempre el plato limpio». Hasta los bebés giran la cara en la dirección contraria a la del biberón o el pecho de sus madres para indicar de que ya están llenos. Si su hijo ya está satisfecho, no lo obligue a seguir comiendo. Refuerce la idea de que solo debe comer cuando tenga hambre.
  • No hable sobre “alimentos malos” o «prohibidos» ni elimine por completo los dulces y tentempiés favoritos. Los niños pueden rebelarse y comer cantidades excesivas de los alimentos prohibidos cuando están fuera de casa o traerlos a casa a escondidas. Sirva alimentos saludables la mayor parte del tiempo y ofrezca algo que no sea tan sano de vez en cuando.

Recomendaciones en función de la edad

He aquí algunas recomendaciones adicionales para niños de todas las edades:

  • Desde el nacimiento hasta el año: La lactancia materna, aparte de las muchas ventajas que tiene para la salud, puede ayudar a prevenir el sobrepeso. 
  • Entre 1 año y 5 años: Inicie unos buenos hábitos alimentarios desde el principio. Ayude a su hijo a desarrollar unas buenas preferencias alimentarias ofreciéndole un amplio abanico de alimentos saludables. Fomente su tendencia natural a estar activo y ayúdele a desarrollar nuevas habilidades a partir de las que ya tiene.
  • Entre los 6 y los 12 años: Anime a su hijo a hacer ejercicio físico cada día, sea practicando un deporte de equipo organizado o bien jugando al fútbol o al escondite en sus ratos libres. Mantenga a su hijo activo también cuando esté en casa, proponiéndole actividades como jugar afuera o salir a caminar en familia. Déjele participar cada vez más en la elección de alimentos saludables, por ejemplo, dejándole que se prepare el almuerzo.
  • Entre los 13 y los 17 años: Enséñeles a los adolescentes a prepararse comidas y tentempiés saludables. Al estar fuera de casa, aliéntelos a elegir comidas saludables y a hacer actividad física todos los días.
  • Todas las edades: Limite el tiempo que pasa su hijo delante del televisor, el teléfono, la computadora, la videoconsola, etc., y evite que coma delante de una pantalla (de televisión o de otro tipo). Sírvale un amplio abanico de alimentos saludables y coman en familia siempre que sea posible. Insista a su hijo en que desayune cada día y en que tome por lo menos cinco raciones de fruta o verdura diarias, y limítele las bebidas azucaradas.

Hable a sus hijos sobre la importancia de alimentarse bien y de estar activo. Sea un buen ejemplo de comer bien, hacer ejercicio y mantener hábitos saludables a lo largo del día. Convierta esto en un asunto de toda la familia para que todos acaben por automatizarlo. 

Revisado por: Mary L. Gavin, MD

Fecha de revisión: junio de 2018

Источник: https://kidshealth.org/es/parents/overweight-obesity-esp.html

Cómo ayudar a un hijo obeso. Claves y consejos útiles

Qué hacer con un niño obeso

Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Puede cambiar su configuración u obtener más información.

Cómo ayudar a un hijo con obesidad deja a muchos padres cansados y frustrados tras ir de especialista en especialista. Sin embargo, las soluciones que se les plantean suelen centrarse únicamente en la alimentación.

Aquí abordaremos esta problemática de manera diferente, exponiendo los factores que suelen beneficiar a la alimentación y seguimiento de pautas en nuestros hijos. Incluso para la preparación para una operación de Bypass Gástrico.

Valoración incondicional

Se trata de valorar a nuestro hijo por ser cómo es, por existir, por él mismo, no por sus notas, apariencia externa… Así favorecemos que el niño no se obsesione por qué hacer o aparentar, y nos centramos en que ·puede ser él mismo”, por lo que experimentará menor ansiedad y mayor seguridad en sí mismo.

Atención y escucha, sin juzgar

Se trata de dedicar un tiempo periódicamente a nuestro hijo, en este tiempo, simplemente se le escucha, sin aconsejarle (a no ser que lo pida) ni ordenarle, tiempo dónde pueda llorar, reír,… dónde nos pueda contar cómo le ha ido el día sin temor a que le juzguemos como tonto, lento, débil, etc.

Esto ayudará a que descargue esa tensión emocional que lleva dentro, previniendo así que acuda a la ingesta u otras conductas autodestructivas.

Límites justos, flexibles y firmes

Debe haber un número mínimo de límites, de normas en una familia para que el niño sepa las “líneas rojas” que no puede traspasar, y preferiblemente éstas han de enunciarse verbalmente.

Esto siempre en su justa medida, da al niño una seguridad, una contención que le ayuda a saber qué cosas puede hacer y qué no, y las consecuencias que ocurrirán si no las cumple.

Generalmente el por qué de las normas ha de estar claro, no deberían ser normas aleatorias e inestables (es decir, un día es una cosa pero al día siguiente otra), pero sí lo suficientemente flexibles a la evolución del niño y de la familia (el niño no puede tener las mismas normas a los 4 años que a los 10).

Aumentar conciencia sobre alimentación

Es importante que ya desde pequeños los niños sepan la importancia de comer adecuadamente.

Que se les estimule a ingerir alimentos saludables y equilibrados, y se restringa (sin prohibir) la compra de alimentos ricos en azúcar y grasa.

Esto ayudará al niño a ya desde pequeño tener un hábito adecuado, aunque implica que los padres han de formarse y tener una base en nutrición.

Dar ejemplo, adoptar hábitos saludables

No sólo basta con explicar y estimular a nuestro hijo a que coma de una determinada manera, ya que si luego, por ejemplo, nosotros acabamos comiendo rápido y comidas precocinadas, éste acabará imitando nuestra conducta y no lo que le decimos. Hay que recordar que nuestros hijos aprenden por imitación, así que por mucho que les digamos puede no servir si no tienen modelos de referencia.

Cambio de creencia sobre obesidad y comida

Si nosotros mismos nos obsesionamos con el miedo a tener obesidad y con la idea de controlar excesivamente la alimentación, seguro que de alguna manera todo esto se lo trasmitiremos a nuestro hijo. Para poder ayudar a nuestro hijo, es indispensable que nos cuestionemos nuestra idea sobre la persona que sufre obesidad.

Aunque parezca una obviedad, es una persona totalmente válida, capaz… que puede ser feliz y tener una vida plena como cualquier otra persona (siempre y cuando no haya asociada ninguna patología médica). De lo contrario, si pensamos que tener obesidad es vergonzante, repugnante,… aunque no se lo digamos al niño, el lo percibirá como tal.

Conozca más detalles sobre la obesidad en el blog del Dr. Jose Vte. Ferrer.

Leer más artículos sobre «Tratamiento nutricional de la obesidad»

¿Te ha gustado este artículo? ¡Valóralo! (2 votes, average: 5,00 5)
Cargando…

Источник: https://www.clinicasobesitas.com/actualidad/ayudar-hijo-obeso/

Qué hacer con un niño obeso

Qué hacer con un niño obeso

La obesidad es la gran epidemia infantil del siglo XXI en los países desarrollados, un problema grave de salud ya que la mayoría de niños obesos lo será también de adultos, lo que aumenta considerablemente sus posibilidades de padecer ciertas enfermedades graves como infartos, diabetes y algunos tipos de cáncer.

Indice

¿Mi hijo es obeso?

Lo mejor para saber si una persona, ya sea niño o adulto, padece sobrepeso u obesidad es calcular su Índice de Masa Corporal (IMC). Para ello, hay que tener en cuenta el peso, la altura, la edad y el sexo de la persona.

El IMC se calcula dividiendo el peso corporal en kilogramos entre la estura en metros al cuadrado (kg/(estatura m)2 ). Si el valor obtenido oscila entre 25 y 30 se considera que existe sobrepeso. Un cociente mayor a 30 se considera obesidad.

Consecuencias de la obesidad infantil

La obesidad infantil es un tema muy serio y muy grave que preocupa, y mucho, a los expertos sanitarios ya que presenta muchas consecuencias negativas para el crecimiento y desarrollo del niño, tanto a corto plazo como a largo.

Así, de pequeño puede afectar a su autoestima y a su socialización ya que los niños suelen dejar de lado y reírse del “gordito” de clase. Además, puede causarle problemas respiratorios, cutáneos, de crecimiento de los huesos, problemas para dormir, etc.

Y, una vez crezca, tiene un 75% de posibilidades de ser obeso de mayor, lo que aumenta sus posibilidades de sufrir enfermedades cardiovasculares, metabólicas como la diabetes o algunos tipos de cáncer. No hay que olvidar que la obesidad puede llegar a acortar la esperanza de vida de una persona hasta en diez años.

¿Qué hacer si es obeso?

Así que, si tu hijo tiene sobrepeso u obesidad, no pierdas tiempo y comienza un tratamiento ya que no hablamos de un problema estético, sino de un problema muy serio de salud.

Habla primero con su pediatra para que te dé las pautas a seguir. Lo mejor es que el tratamiento sea multidisciplinario y participe en su seguimiento el endocrino, el pediatra, el nutriólogo y el psicólogo.

Cambia sus hábitos de dieta. Debes aumentar la ingesta de frutas y verduras y eliminar totalmente la comida basura, las grasas, los fritos, los refrescos con gas y los azúcares.

Cocina todo a la plancha, al horno o al vapor.

La pasta, el arroz y las patatas solo una vez por semana.

 – Controla también las golosinas, chucherías y snacks salados. Solo puede tomarlos en ocasiones muy especiales como un cumpleaños.

Debéis comer toda la familia junta para transmitirle unos hábitos alimentarios sanos. Por supuesto, eso implica que vosotros también debéis seguir una dieta sana y equilibrada. No podéis pretender que él coma frutas y verduras si vosotros no lo hacéis.

– Además, cambia la televisión y los videojuegos por el parque y los deportes. Debes acabar con el sedentarismo de tu hijo y potenciar la actividad para poder bajar de peso.

– Es fundamental que apoyéis y estimuléis al niño en todos estos cambios y alabéis todos sus progresos. El refuerzo positivo, además, le ayudará a mejorar su autoestima.

Explícale por qué debe cambiar sus hábitos de vida y perder peso, para que no piense que es un capricho vuestro sino que es algo fundamental para su salud y felicidad.

Si tiene más de 9 años debe hacerse responsable de estos cambios ya que ya es lo suficientemente mayor como para saber lo que puede comer y lo que no. Si él no está convencido, podría comer a escondidas alimentos perjudiciales.

Ten paciencia y calma, los cambios no pueden implantarse de un día para otro. También la actividad física debe iniciarse de manera pausada y gradual si hasta ahora no hacía ningún tipo de ejercicio.

Calcular la altura de un niño se puede realizar a través de una fórmula matemática que toma en consideración la altura de los padres. Sin embargo, la altura final depende de otros muchos factores por lo que es importante que el pediatra haga un seguimiento del desarrollo del niño.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/ninos/salud-infantil/que-hacer-con-un-nino-obeso-7955

Dietas para niños con sobrepeso u obesidad

Qué hacer con un niño obeso

Este artículo ha sido escrito y verificado por la pedagoga en educación física y nutricionista Elisa Morales LupayanteLa obesidad infantil es un problema mundial que puede derivar en enfermedades durante la adultez. Te proponemos dietas saludables para niños con sobrepeso.

Durante los últimos años, la cantidad de niños con sobrepeso u obesidad ha ido aumentando gravemente. Muchos padres tratan de buscar soluciones para la alimentación de sus hijos que les evite futuras complicaciones de salud.

Para ello, es fundamental estimular una vida más activa y aplicar dietas para niños con problemas de sobrepeso u obesidad.

La obesidad infantil es uno de los problemas de salud pública más graves del siglo XXI. El problema es mundial y está afectando progresivamente a muchos países de bajos y medianos ingresos.

El problema es que los niños con problemas de peso tienden a seguir manteniendo esta condición en la edad adulta y, además, tienen más probabilidades de padecer a edades más tempranas problemas cardíacos, diabetes, asma e incluso problemas por discriminación social.

El sobrepeso, la obesidad y las enfermedades conexas son en gran medida prevenibles. Por consiguiente, hay que dar una gran prioridad a la prevención de la obesidad infantil.

Lee también: Alimentación saludable para niños

¿Cómo saber si un niño tiene sobrepeso u obesidad?

Los niños crecen a diferentes ritmos y su cantidad de grasa corporal varía con la edad y el sexo. Por lo anterior, no siempre es sencillo determinar que un niño tiene sobrepeso. A pesar de esto, es posible saber si un niño tiene sobrepeso u obesidad midiendo su índice de masa corporal (IMC).

En el caso particular de los menores, el IMC es específico para la edad y el sexo, y se conoce como “IMC para la edad”. Se puede establecer a través de unas tablas de crecimiento desarrolladas por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU., las cuales usan un número llamado percentil que establece:

  • Peso saludable: percentil 5 a 84.
  • Sobrepeso: percentil 85 a 94.
  • Obeso: percentil 95 o superior.

Ayudar a los niños con sobrepeso a adoptar hábitos saludables

En lugar de prohibir alimentos sin dar explicaciones, es importante explicarle a los niños por qué deben preferir unos ante otros para que aprendan a tomar decisiones saludables.

Para obtener resultados de las dietas para niños con problemas de obesidad, es esencial equilibrar la ingesta de calorías mediante una alimentación adecuada. La base de esta dieta será la siguiente:

  • Fomentar el consumo de frutas, verduras y productos integrales, para evitar los refinados. Este patrón contribuirá a reducir el riesgo de enfermar, según un estudio publicado en International Journal of Epidemiology.
  • También será importante incluir en la dieta lácteos bajos en grasas
  • Reducir el consumo de carnes rojas en beneficio de carnes magras de aves o pescados.
  • Las legumbres también deben ser un componente esencial de estas dietas para niños con problemas de obesidad ya que son una gran fuente de proteínas. Por otra parte, cuentan con fibra, sustancia que ha demostrado incrementar la sensación de saciedad.
  • Las cantidades deben ser moderadas, para evitar ingestas excesivas de calorías
  • Por supuesto, limitar considerablemente el consumo de azúcar y las grasas trans. Existe evidencia conforme ambas sustancias son capaces de promocionar la inflamación y de incrementar el riesgo de desarrollar patologías.
  • Una de las claves de estas dietas será evitar que los niños tomen muchas bebidas azucaradas o bollería industrial.

Hay que tener creatividad y encontrar métodos para hacer versiones más sanas de los platos favoritos de los niños.  También buscar formas creativas de incorporar alimentos menos apetecibles para los niños, como las verduras.

También te puede interesar: Método de María Sandón contra la obesidad infantil

Modelos de dietas para niños con problemas de obesidad

Para ofrecer algunas ideas sobre dietas adecuadas para niños con problemas de sobrepeso, incluimos dos ejemplos de menú diario.

  • Desayuno: s esencial introducir versiones enteras de los lácteos, y acompañarlos con tostadas integrales con aceite de oliva y un jugo de frutas natural.
  • Almuerzo: una ensalada verde con semillas y alguna verdura aportará energía y proteínas. También puede ser pasta con verduras o pescado a la plancha. En el postre será importante reducir el consumo de azúcar y darles fruta o yogur desnatado.
  • Merienda: no debe ser demasiado contundente. Por ejemplo, un plato basado en fruta o un tazón de cereales integrales con leche entera.
  • Cena: puede incluir más verduras, puré de patatas o un plato de pollo con verduras. De postre, un plátano o un melocotón para completar el consumo diario de fruta.

También lee Cereales integrales vs cereales refinados

Muchas comidas se pueden presentar de manera divertida para que los niños se motiven a elegirlas.

A continuación, sugerimos otra alternativa para ampliar las posibilidades de la dieta:

  • Desayuno: puede ser un batido de frutas con leche entera, unos cereales integrales o unas tostadas con mermelada light. También podría ser un yogur entero o unas tostadas con aguacate, aceite de oliva y sal. De esta forma, se adicionan a la dieta de los niños una buena cantidad de grasas naturales saludables.
  • Comida: un plato de arroz integral con verduras o setas, unos guisantes con patata o una crema de calabacín puede aportar a los niños una buena cantidad de las verduras diarias requeridas.
  • Merienda: a media tarde es bueno dar a los niños un aperitivo basado en fruta o en lácteos enteros. Para incentivarlos a seguir la dieta, otra opción es darles pan con chocolate negro o queso light con miel. Así podrán tomar algo dulce pero sin un consumo excesivo de azúcar.
  • Cena: para terminar su dieta diaria con una ingesta suave, podemos preparar una ensalada de frutas, espárragos gratinados o unas brochetas de queso y mozzarella.

Vigila la dieta para evitar el sobrepeso y la obesidad

En definitiva, la clave de estas dietas para niños con sobrepeso u obesidad es reducir el consumo de azúcar. También será importante evitar que los niños tomen comidas rápidas a menudo basadas en productos precocinados.

Debemos evitar que coman de manera distraída, como golosinas mientras ven la televisión y, por supuesto, incentivar el ejercicio físico habitual.

Recuerda siempre consultar con un médico para acordar la dieta y asegurarte de no privarlos de ningún nutriente. 

  • Aune D., Giovannucci E., Boffetta P., Fadness LT., et al., Fruit and vegetable intake and the risk of cardiovascular disease, total cancer and all cause mortality a systematic review and dose response meta analysis of prospective studies. Int J Epidemiol, 2017. 46 (3): 1029-1056.
  • Warrilow A., Mellor D., McKune A., Pumpa K., Dietary fat, fibre, satiation, and satiety a systematic review of acute studies. Eur J Clin Nutr, 2019. 73 (3): 333-344.
  • Wilczek MM., Olszewski R., Krupienicz A., Trans fatty acids and cardiovascular disease: urgent need for legislation. Cardiology, 2017. 138 (4): 254-258.

Elisa Morales Lupayante

Licenciada de Pedagogía en Educación Física por la Universidad Católica Silva Henríquez en el año 2011(Chile). Elisa Morales es especialista en Actividad Física y Salud por el Comité Olímpico de Chile.

Ha cursado Gestión en Organizaciones Deportivas en el Politécnico Intercontinental; Autoridad, Dirección y Liderazgo en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y Herramientas de Administración de Empresas en el Instituto Les Halles.

Además, es Masoterapeuta por el Instituto de Masoterapia Chile. Actualmente, es entrenadora personal, nutrióloga, redactora y masoterapeuta. Cuenta con 7 años de experiencia en el área de la actividad física y nutrición.

Tiene como hobbies la lectura tanto de libros y artículos científicos como de cómics, le gusta viajar y practicar deportes (actualmente, se encuentra con el desarrollo del tiro con arco).

Источник: https://mejorconsalud.as.com/dietas-ninos-problemas-obesidad/

Cómo ayudar a su hijo si tiene exceso de peso | NIDDK

Qué hacer con un niño obeso

En esta página:

Como padre o madre de familia, o como el cuidador de un niño, usted puede hacer muchas cosas para ayudar al niño a llegar a un peso saludable y mantenerlo. Hacer ejercicio y comer alimentos y bebidas saludables son importantes para la salud de los niños. Usted puede tener un papel importante al ayudar a su hijo y a toda la familia a tener hábitos que pueden mejorar la salud.

¿Cómo puedo saber si mi hijo tiene exceso de peso?

No siempre es fácil darse cuenta que un niño tiene sobrepeso. Los niños crecen a diferentes ritmos y en diferentes momentos. Además, la cantidad de grasa corporal de un niño cambia con la edad y es diferente entre niñas y niños.

Una forma de saber si su hijo tiene un exceso de peso es calcular su índice de masa corporal (IMC, o BMI por sus siglas en inglés). El IMC es una medida del peso del cuerpo con relación a la altura.

La calculadora del IMC usa una fórmula que da un resultado que a menudo se usa para saber si una persona pesa menos de lo normal, tiene un peso saludable o si tiene sobrepeso u obesidad.

El IMC de los niños es específico a la edad y el sexo, y se conoce como el «IMC por edad».

El IMC por edad usa las tablas de crecimiento de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos. Los médicos usan estas tablas para seguir el crecimiento de un niño. Las tablas usan un número llamado percentil para mostrar cómo el IMC de su hijo se compara con el IMC de otros niños. Las categorías principales de IMC para niños y adolescentes son:

  • peso saludable: percentil 5 a 84
  • sobrepeso: percentil 85 a 94
  • obesidad: percentil 95 o mayor

¿Por qué debería preocuparme?

Debería preocuparse si su hijo tiene un exceso de peso porque esto puede aumentar la posibilidad de que su hijo tenga problemas de salud ahora o más adelante en la vida.

En el corto plazo, por ejemplo, podría tener problemas respiratorios o dolor en las articulaciones, por lo que le puede ser difícil seguir el ritmo de sus amigos. Algunos niños pueden llegar a tener problemas de salud, como la diabetes tipo 2, la presión arterial alta y el colesterol alto. Algunos niños también pueden recibir burlas o intimidación, o tener depresión o baja autoestima.

Los niños que tienen sobrepeso corren mayor riesgo de llegar a la edad adulta con exceso de peso. Las posibilidades de llegar a tener problemas de salud, como enfermedades del corazón y ciertos tipos de cáncer, son más altas en los adultos que tienen exceso de peso.

El IMC es una herramienta de detección, pero no mide directamente la grasa corporal ni el riesgo que tiene el niño de tener problemas de salud. Si le preocupa el peso de su hijo, hable con el médico de su hijo u otro profesional de la salud.

Pida que le revisen la salud general y el crecimiento de su hijo a lo largo de los años y que le digan si necesita controlar el peso de su hijo. Aunque muchos niños que todavía están creciendo en estatura no necesitan perder peso, es posible que deban disminuir la cantidad de peso que aumentan mientras siguen creciendo.

No ponga a su hijo en una dieta para adelgazar a menos que el médico se lo indique.

¿Cómo puedo ayudar a mi hijo a tener hábitos saludables?

Usted puede tener un papel importante para ayudar a su hijo a formar hábitos saludables de alimentación y bebidas, actividad física y sueño. Por ejemplo, enseñe a su hijo a tener un equilibrio entre la cantidad de comida y bebidas que consume y la cantidad de ejercicio que hace todos los días.

Lleve a su hijo a comprar al mercado y déjele elegir alimentos y bebidas saludables. Permítale ayudar a planear y preparar comidas y refrigerios saludables.

Las Guías Alimentarias de los Estados Unidos del 2015 (en inglés) explican los tipos de alimentos y bebidas que deben incluirse en un plan de alimentación saludable.

A continuación, le damos otras maneras de ayudar a su hijo a tener hábitos saludables:

  • Sea un buen modelo a seguir. Consuma alimentos y bebidas saludables y elija pasatiempos activos. Los niños aprenden rápido y a menudo imitan lo que ven.
  • Hable con su hijo sobre lo que significa ser sano y cómo tomar decisiones saludables.
    • Hablen sobre cómo la actividad física y ciertos alimentos y bebidas pueden ayudar a que su cuerpo sea fuerte y se mantenga saludable.
      • Los niños deben tener por lo menos una hora de actividad física todos los días y deben limitar su tiempo frente a una pantalla que no sea para el trabajo escolar a no más de 2 horas diarias. Esto incluye frente a la computadora, la televisión y los aparatos móviles.
    • Hablen sobre cómo tomar decisiones saludables sobre la comida, bebidas y actividades en la escuela, cuando están en la casa de un amigo, y en otros lugares fuera del hogar.
  • Anime a toda la familia a formar hábitos saludables de alimentación, bebidas y actividad física. Así, todos se benefician y su hijo no se sentirá diferente porque tiene exceso de peso.
  • Asegúrese de que su hijo duerma lo suficiente. Mientras que la investigación sobre la relación entre el sueño y el peso continúa, algunos estudios relacionan el exceso de peso con no dormir lo suficiente en niños y adultos.1 La cantidad de sueño que su hijo necesita depende de su edad.

Usted puede ser un modelo importante para su hijo, ayudándole a que tenga hábitos saludables de actividad física y alimentación.

¿Qué puedo hacer para mejorar los hábitos de alimentación de mi hijo?

Es importante consumir menos alimentos, bebidas y refrigerios altos en calorías, grasa, azúcar y sal. Además, usted puede hacer que su hijo coma más saludablemente ofreciendo las siguientes opciones más a menudo:

  • frutas, verduras y granos enteros como arroz integral
  • carnes magras (bajas en grasa), pollo y otras aves, mariscos, frijoles y guisantes (alverjas o chicharos), productos de soya y huevos, en lugar de carne con mucha grasa
  • leche y productos lácteos (de leche) sin grasa o bajos en grasa o sustitutos de la leche, como las bebidas de soya con calcio y vitamina D añadidos, en lugar de leche entera o crema
  • “smoothies” (batido frio de frutas o verduras frescas y yogur) de frutas y verduras hechos con yogur sin grasa o bajo en grasa en lugar de los batidos de leche o helado
  • agua, leche sin grasa o baja en grasa, en lugar de refrescos y otras bebidas con azúcar añadido

Puede ofrecer smoothies de frutas y verduras en lugar de batidos de leche y helado.

También puede ayudar a su hijo a comer mejor siguiendo los siguientes consejos:

  • Evite servir porciones grandes o la cantidad de comida o bebidas que su hijo elija para una comida o refrigerio. Comience con cantidades más pequeñas de comida y deje que su hijo pida más si todavía tiene hambre. Si su hijo quiere alimentos o bebidas de un paquete, contenedor o lata, lea la etiqueta de información nutricional para ver qué cantidad equivale a una porción. Asegúrese de que la porción de su hijo sea igual al tamaño de la porción que aparece en la etiqueta. Así podrá evitar calorías, grasas y azúcares adicionales.
  • Ponga alimentos y bebidas saludables donde se vean fácilmente y mantenga los alimentos y bebidas con muchas calorías fuera de la vista, o mejor ni comprarlos.
  • Limite las comidas rápidas. Cuando vayan a un restaurante de comida rápida, anime a su hijo a elegir opciones más saludables, como frutas en rodajas en lugar de papas fritas. Además, ofrézcale a su hijo alimentos diferentes, como humus con verduras.
  • Traten de sentarse a la mesa en familia para las comidas lo más a menudo que puedan, y traten de no comer con prisas o de camino a algún lugar.
  • No permita que coman delante de la televisión, computadora o algún otro aparato electrónico.

Asegúrese de que su hijo tenga alimentos saludables a la mano.

Para ayudarle a su hijo a tener una actitud saludable hacia la comida:

  • No haga que su hijo termine todo lo que esté en su plato.
  • No ofrezca alimentos que le gustan a su hijo como premios cuando esté tratando de animarle a practicar hábitos saludables. Prometerle a su hijo un postre rico si come sus verduras, le envía un mensaje de que las verduras son menos valiosas que el postre.

Ideas para refrigerios saludables

Para ayudarle a su hijo a comer menos dulces, galletas y otros refrigerios poco saludables, pruebe estas opciones de refrigerios:

  • palomitas de maíz reventadas con aire caliente y sin mantequilla
  • fruta fresca, congelada o enlatada en jugos naturales, ya sea sola o con yogur sin grasa o bajo en grasa
  • verduras frescas, como zanahorias, pepinos, calabacines o tomates cherry
  • cereal de granos integrales y bajo en azúcar con leche sin grasa o baja en grasa, o con un sustituto de leche con calcio y vitamina D añadidos

¿Cómo puedo ayudarle a mi hijo a ser más activo?

Trate de que la actividad física sea divertida para su hijo. Los niños necesitan alrededor de 60 minutos de actividad física al día, pero no tiene que ser toda de una sola vez.

Hacer periodos cortos de 10 o incluso 5 minutos de ejercicio varias veces el día da los mismos resultados.

Si su hijo no está acostumbrado a hacer ejercicio, anímelo a comenzar poco a poco hasta llegar a los 60 minutos al día.

Premie con elogios y amor los esfuerzos de su hijo para hacer más ejercicio y comer más saludablemente.

Para animar a que su hijo haga ejercicio todos los días:

  • Deje que su hijo elija una actividad que le guste para hacerla de manera regular, como treparse a los juegos infantiles en el parque o ser parte de un equipo deportivo o tomar clases de baile.
  • Ayúdele a su hijo a encontrar actividades sencillas y divertidas que puede hacer en casa o por su propia cuenta, como jugar a la mancha, saltar la cuerda, jugar a atrapar la pelota, practicar el básquetbol o andar en bicicleta (usando un casco).
  • Limite el tiempo frente a la computadora, la televisión, el teléfono celular y otros aparatos similares a 2 horas al día.
  • Deje que su hijo y otros familiares planeen salidas que sean activas, como una caminata o excursión a un lugar favorito.

¿Dónde puedo pedir ayuda?

Si ha intentado cambiar los alimentos, las bebidas, la actividad física y los hábitos de sueño de su familia, y si su hijo no ha alcanzado un peso saludable, pregúntele al médico de su hijo sobre otras opciones.

Tal vez le pueda recomendar un plan para una alimentación saludable y actividad física, o puede referir a su hijo a un especialista, dietista registrado o a un programa para el control de peso.

Su hospital, clínica de salud comunitaria o departamento de salud locales también pueden ofrecer programas para el control de peso para niños y adolescentes o información sobre cómo puede unirse a uno.

¿Qué debo buscar en un programa para el control de peso?

Al elegir un programa para el control de peso para su hijo, busque un programa que:

  • incluya diferentes proveedores de atención médica en el personal, como médicos, psicólogos y dietistas registrados.
  • lleve un registro del peso, crecimiento y la salud de su hijo antes de que se inscriba y durante todo el programa.
  • se adapte a la edad y las habilidades específicas de su hijo. Los programas para los niños de la escuela primaria deben ser diferentes a los de los adolescentes.
  • ayude a que su familia continúe con una alimentación saludable (incluyendo las bebidas), y tenga hábitos de actividad física después de que termine el programa.

¿De qué otra manera puedo ayudar a mi hijo?

Puede ayudar a su hijo siendo positivo y dándole apoyo mientras participa en el programa para el control de peso. Ayúdele a que se ponga metas específicas y a llevar un registro de su progreso. Celebre los éxitos con elogio y abrazos.

Dígale a su hijo cuánto lo ama y que es especial e importante. Los sentimientos de los niños sobre sí mismos a menudo se basan en lo que ellos piensan que sus padres y otros cuidadores sienten sobre ellos.

Escuche sus preocupaciones sobre su peso. Su hijo necesita apoyo, comprensión y que los adultos que se preocupan por él lo animen en su progreso.

Qué son ensayos clínicos, y que rol juegan los niños en la investigación?

Los ensayos clínicos son estudios científicos que involucra a personas de todas las edades. Los ensayos clínicos encuentran maneras seguras y eficaces para prevenir, detector, o tratar enfermedades.

Los investigadores también utilizan ensayos clínicos para analizar otros aspectos de la atención médica, tales como el mejoramiento de la calidad de vida.

Los investigaciones que involucran a niños ayuda a los científicos con

  • Identificar la mejor atención médica para un niño
  • Encontrar la mejor dosis de medicinas para los niños
  • Encontrar tratamientos para las condiciones que sólo afectan a los niños
  • Tratar las condiciones que se comportan de manera diferente en los niños
  • Entender cómo el tratamiento afecta al cuerpo de un niño en crecimiento

Aprenda más sobre los niños y ensayos clínicos (en inglés)

Que ensayos clínicos están abiertos?

Ensayos clínicos que están disponibles y están reclutando pueden ser vistos en www.ClinicalTrials.gov.

References

[1] Jianghong L, Zhang A, Li L. Sleep duration and overweight/obesity in children: implication for pediatric nursing. Journal for Specialists in Pediatric Nursing. 2012;17(3):193–204.

Источник: https://www.niddk.nih.gov/health-information/informacion-de-la-salud/control-de-peso/ayudar-su-hijo-controlar-exceso-peso

Mi hijo tiene sobrepeso, ¿qué debo hacer para cambiar la situación?

Qué hacer con un niño obeso

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud) el sobrepeso o la obesidad infantil es uno de los problemas de salud pública más graves del siglo XXI.

Enfrentarse a esta realidad con los hijos puede suponer un choque fuerte para algunos padres que se terminan refugiando en diferentes creencias como que su hijo “está bien” o “solo tiene que pegar el estirón”, hasta que acaban abriendo los ojos por personas de su alrededor o incluso por comentarios de los compañeros del propio niño.

Cuando tenemos claro que nuestro hijo tiene sobrepeso y llega el momento de actuar pueden surgirnos muchas dudas sobre si ponerle a dieta, obligarle a hacer deporte o acerca de si podemos dañar su autoestima. A continuación tenemos algunas pautas para conseguir que nuestros hijos consigan un peso saludable sin que esto suponga una crisis familiar.

1. Hablar del tema abiertamente

Si alguno de nuestros hijos sufre obesidad lo mejor es hablarlo con tacto y sin tomárnoslo a la tremenda.

Lo más importante es no hacer bromas del tema ni criticar su apariencia física, puesto que si se sienten ridiculizados sí que podríamos dañar su autoestima.

En cambio, hay comentarios más productivos como “Cariño, he pensado en cambiar algunas comidas de las que nos hacen tener peores digestiones y sentirnos más pesados, ¿qué te parece?”.

2. Actuar como ejemplo y en familia

Somos el espejo de nuestros hijos y se ha demostrado que un alto porcentaje de niños con sobrepeso se desarrollan en un ambiente obesogénico, es decir, generalmente sus padres también pueden sufrir alguna enfermedad cardiovascular.

La mejor forma de mostrarles apoyo es adoptar un estilo de vida familiar más sano de forma conjunta. Por ejemplo, podemos eliminar los procesados de la lista de la compra, planificar días de montaña o deporte, preparar platos sanos y comerlos juntos o hacer meriendas saludables.

Si  no tiene “tentaciones” en casa y asocia la nutrición y las actividades con el ocio le será mucho más fácil conseguir sus objetivos para perder peso.

3. Plantearle actividades en las que se ejercite

Tan importante es comer bien como evitar el sedentarismo. Debido al estilo de vida actual, los niños realizan muy poco ejercicio físico.

Es muy importante animarles a realizar actividades deportivas. Podemos probar con diferentes opciones como salir con ellos a caminar por el campo, patinar o montar en bici.

Además, apuntarles a alguna extraescolar de deporte sería ideal, más si son en equipo.

4. Enseñarles a comer y a disfrutar de la comida real

Nuestro estilo de vida nos permite un fácil acceso a comidas procesadas, con azúcares y con cuantiosos potenciadores que muchas veces nos hacen priorizar la experiencia del sabor, obviando la finalidad real que es la de mantenernos vivos y sanos.

Una manera de transmitir estos hábitos de alimentación saludables es ayudarles a disfrutar con ellos. La mejor forma de hacérselo ver es adaptando las tareas de cocina a su edad.

Por ejemplo, al principio pueden amasar, rebozar o trocear y poco a poco ir cogiendo destrezas hasta crear sus propios platos en los fogones.

Si nuestro trabajo no nos permite dedicar demasiado tiempo a esta actividad existen los talleres infantiles, que también les pueden servir como un modo socialización y ocio y ayudar a asociar la comida sana y equilibrada con la diversión.

5. Buscar las causas reales del sobrepeso

En ocasiones los niños se refugian en la alimentación como forma de consolarse o de gratificarse, por ansiedad o por aburrimiento. Es importar detectar si nuestro hijo está comiendo de una manera poco adecuada por alguno de estos factores, y de ser así, buscar la ayuda adecuada.

Y por supuesto, consultar con su pediatra. Si se sufre obesidad debe llevar un control médico. Por lo general, a no ser que se trate de un sobrepeso muy alto, cambiando la alimentación y realizando más actividad física suele ser suficiente, pero de no ser así su doctor valorará la idoneidad de iniciar una dieta.

Úrsula Perona
Psicóloga infantil
Colaboradora de Sapos y Princesas

ConsejosAlimentación en familiaObesidad infantil

Источник: https://saposyprincesas.elmundo.es/consejos/alimentacion-ninos/que-hacer-si-mi-hijo-tiene-sobrepeso/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: