¿Qué hacer para que mis hijos hereden?

Contents
  1. ¿Por qué es tan complicado desheredar a un hijo?
  2. Las causas para desheredar
  3. El debate acerca de la legítima
  4. Desheredar a un hijo, ¿es posible?
  5. Desheredar a un hijo: ¿es posible?
  6. ¿Por qué puedo desheredar a un hijo?
  7. ¿Qué consecuencias tiene desheredar a un hijo?
  8. ¿Cómo desheredar a un hijo?
  9. Cuenta con Testamenta
  10. ¿Cómo funciona la herencia de padres a hijos? Todos los casos posibles
  11. Herederos forzosos, legítima y otros conceptos de la herencia de padres a hijos
  12. Herederos forzosos
  13. Tercio de legítima
  14. Tercio de mejora
  15. ¿Es posible desheredar a un hijo?
  16. Y si no hay testamento…
  17. La mejor forma de tramitar una herencia de padres a hijos
  18. 8 consejos para planificar una herencia – Jose Trecet
  19. La planificación fiscal de la herencia
  20. Cómo hacer una herencia
  21. ¿Es buena idea dejar la casa en herencia?
  22. La 'plusvalía del muerto' para trasmitir acciones y fondos de inversión
  23. Los seguros de vida-ahorro para distribuir la herencia
  24. No te olvides de los seguros de vida
  25. Reparte los bienes como tú quieras en la herencia
  26. Dejar dinero en efectivo, una buena idea
  27. Tener una cuenta conjunta con los hijos
  28. Cómo repartir un herencia en vida
  29. ¿Qué es una donación colacionable?
  30. Más facilidades para desheredar a los hijos
  31. ¿Qué pasa si no hay testamento?
  32. ¿Se puede dejar la herencia a quien se quiera?
  33. ¿Se puede desheredar a un hijo?
  34. ¿Cuáles son los casos excepcionales?
  35. ¿Son casos aislados los intentos de desheredar a los hijos?
  36. ¿Pagan muchos impuestos los herederos?
  37. ¿Se puede renunciar a la herencia?
  38. Dejar la vivienda a los hijos: ¿herencia o donación en vida?
  39. 1. Impuesto de Sucesiones y Donaciones
  40. 2. Impuesto de Plusvalías
  41. 3. IRPF
  42. ¿Cuándo es ventajosa la donación?
  43. Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos, suscríbete a nuestros boletines

¿Por qué es tan complicado desheredar a un hijo?

¿Qué hacer para que mis hijos hereden?

¿Puedo dejar mis bienes a quien quiera cuando fallezca? Si existen familiares cercanos, la respuesta suele ser un rotundo “no”.

Aunque se otorgue testamento, la herramienta jurídica que permite decidir en vida cómo repartir el propio patrimonio, hay una parte del caudal que no se puede tocar y que limita el margen de maniobra del testador.

Esta porción se llama «legitima» y le pertenece a los herederos forzosos —hijos y descendientes y, de manera subsidiaria, padres y ascendentes y el cónyuge—, los únicos sujetos que no pueden ser excluidos de las últimas voluntades bajo (casi) ningún concepto.

Por ello, la famosa frase “te voy a desheredar”, con la que muchos padres han amenazado a sus hijos cuando se portan mal, carece de sentido.

En el derecho común, estos van a heredar, por lo menos, dos tercios del caudal en el caso que los padres hayan otorgado testamento (un tercio dividido en partes iguales), y se hacen con todo el patrimonio si sus progenitores no han depositado las últimas voluntades.

 ¿Por qué? Porque así lo dice la ley. Una norma que data de 1889, año en el que se promulgó el Código Civil y que en la actualidad sigue vigente.

La idea de las porciones legítimas es, sin embargo, aún más antigua; su aparición se remonta al inicio de la Roma imperial.

Aunque fue en el Siglo VI, bajo el mandato de Justiniano I, cuando se recopiló y reformó todo el derecho romano, base de los modernos códigos europeos.

 “Es entonces cuando empiezan las legítimas con contenido material”, explica Felipe Pou, decano del Colegio Notarial de Navarra.

Las modificaciones en materia sucesoria propiciadas por el emperador de Bizancio redujeron las posibilidades para el testador de repartir libremente su patrimonio; la cuota legítima se amplió en función del número de hijos y fueron establecidas unas causas taxativas para desheredar descendientes y ascendientes.

“Más tarde, esto se plasmará con la tradición castellana”, abunda Pou. “El concepto es que los padres no puedan olvidarse de los hijos; aunque a veces les darían un trato diferente, la ley no se lo permite”. Solo un tercio de su herencia, el de libre disposición, se puede legar a quien se quiera.

 El efecto práctico, resume Pou, es que “no haya libertad para nombrar al heredero”.  Y tampoco para desheredarlo.

Las causas para desheredar

“Haber negado, sin motivo legítimo, los alimentos” al progenitor o “haberle maltratado de obra [sin lesión] o injuriado gravemente de palabra”, son las únicas razones contempladas en el Código Civil, en el artículo 853, para que los padres puedan desheredar a un hijo. La falta de cariño o cualquier otra razón de carácter sentimental no tienen cabida para quitar la legítima a los vástagos. “El cariño no se puede exigir legalmente”, reflexiona Pou.

Existen otras circunstancias que privan de los derechos sucesorios, pero tienen una naturaleza diferente. Son conocidas como “causas de indignidad” y son aquellas situaciones por las que un heredero es incapaz de suceder al fallecido. Se aplican también en ausencia de testamento y suelen referirse a casos extremos.

“Por ejemplo, un señor que asesina a su esposa”, ejemplifica Francisco Rosales de Salamanca, notario en Alcalá de Guadaíra (Sevilla). “Se trata de delitos gravísimos por los que el heredero es declarado indigno por sentencia firme”, puntualiza.

Una condena a pena grave por lesiones, por ejercer de forma habitual violencia física o psíquica, u obligar a hacer o cambiar el testamento son otras de las razones que el Código Civil recoge como motivos de incapacidad a suceder.

Recientemente, el Tribunal Supremo ha añadido una causa más para desheredar, al equiparar en dos sentencias seguidas el maltrato psicológico al de obra.

El pronunciamiento llegó, en ambos casos, después de que los legitimarios —que tiene derecho a la herencia: con carácter general, los hijos, padres o cónyuge— esgrimieran la desheredación en el testamento de un fallecido y se pelearan durante años con los demás herederos.

“Si el legitimario dice que el motivo mencionado por el testador no es cierto, hay que probarlo”, explica Rosales. El problema es evidente: es la palabra de un vivo contra la de un muerto. “La desheredación es privarte de la legítima, no de la condición de heredero”, puntualiza el notario, “y no se puede hacer antes de que uno fallezca”.

El testador no tiene libertad para nombrar al heredero

Por ello, Jesús Rodríguez, abogado y profesor titular de derecho civil en la Universidad Rey Juan Carlos, lamenta tajante que “en España es imposible desheredar sin que haya una sentencia firme”. Las dos sentencias del Alto Tribunal, comenta, no son más que una gota de agua en el mar.

“Nadie va a aceptar la desheredación de su padre, y a la hora de la verdad siempre se acaba dando la razón al legitimario”, asegura.

 “Visto como están las cosas, si solo se dejara la legítima estricta es como si se desheredara; si, por ejemplo, los hijos son tres, al que se quiere desheredar solo recibiría el 11% del patrimonio”.

El debate acerca de la legítima

La España de 1889 no es la España de hoy. Por eso, muchos académicos, notarios, abogados y jueces exigen una revisión del Código Civil y de las legítimas. “Este sistema no responde al sentir de la población”, asegura Rosales.

 “En esa época España arrastraba el problema de los latifundios, y dividir el patrimonio en partes iguales en lugar que dejárselo todo al hijo mayor ayudaba a fraccionar la tierra y reducir el mayorazgo”, explica el fedatario público.

 “Pero hoy en día no tiene razón de ser, la economía familiar es muy distinta y estamos en una sociedad donde el patrimonio de la gente suele ser un piso y un coche; han surgido, además, nuevos conceptos de familia que antes no existían”.

En 2014, la Asociación Pro Derechos Civiles, Económicos y Sociales (Adeces) solicitó un cambio legislativo al Ministerio de Justicia para modificar el modelo de legítimas.

Pero su queja se quedó en papel mojado. “Como se suele decir, esto no se cambia por la inercia del derecho histórico”, comenta Rodríguez.

“Los políticos no se quieren meter en ello y la sociedad española es muy conservadora en este aspecto”.

Pou asegura que existe una especie de suspicacia sobre el dejar demasiada libertad a los padres a la hora de testar. La realidad, sin embargo, no acompaña esta desconfianza. El derecho común y su sistema de legítimas no se aplica en todo el territorio nacional. En Navarra, por ejemplo, que se rige en el derecho foral, se pueden dejar o no bienes a los hijos.

También en Aragón, Cataluña, Valencia, País Vasco, Baleares, Galicia y Extremadura hay reglas diferentes al resto de España y existen excepciones. Sin considerar que en otros países, como Reino Unido, se puede elegir cómo repartir el propio patrimonio.

 “Parece que se quiere proteger a los hijos de la excesiva liberalidad de los padres, pero a ninguno se les impide desgastar su patrimonio en vida”, lamenta el notario.

Источник: https://elpais.com/economia/2016/10/05/actualidad/1475671988_620654.html

Desheredar a un hijo, ¿es posible?

¿Qué hacer para que mis hijos hereden?

En Testamenta queremos tratar uno de los temas que más dudas suscitan entre los particulares. Se trata de la cuestión de desheredar a un hijo. Es, además de un tema complejo, un tema espinoso que de paso suscita mucha controversia.

Por las razones que veremos más adelante hay mucha diferencia entre, por ejemplo, la legislación española y la legislación angosajona o estadounidense en este sentido.

Esperamos que este artículo te ayude a entender cómo, cuándo y por qué puedes desheredar a un hijo.

Desheredar a un hijo: ¿es posible?

Desheredar a un hijo supone privarle de su herencia. Sin embargo, más concretamente, supone privarle de la parte de herencia llamada “legítima” que como heredero forzoso le corresponde.

En efecto, tal y como hemos explicado en otros artículos, una herencia se divide en varias partes que, por ley, deben respetarse. Una de ellas se denomina tercio de legítima y corresponde a los herederos forzosos.

Eso quiere decir que, independientemente de la mayoría de causas, un descendiente está llamado a heredar. Y es en ese espacio donde es posible según la legislación española desheredar a un hijo.

Concretamente, el código civil lo contempla desde el artículo 848 al 857. Entre otras especificidades se dice que debe ser expresado de forma tácita en el testamento.

¿Por qué puedo desheredar a un hijo?

Hay algunas causas por las que la ley nos permite desheredar a un hijo. Tal y como muchas personas saben, en Estados Unidos, por ejemplo, las cosas son muy distintas.

Básicamente vale con la voluntad de quien va a hacer testamento el desheredar a sus hijos.

Él elige cada uno de los herederos, es decir, toda su herencia es de libre disposición y no existe la figura de heredero forzoso igual que en la legislación española. Las causas por las que puedo desheredar a un hijo son:

– Haber cometido maltrato con obras o con injurias graves. Es aquí donde incluiríamos los casos de maltrato psicológico.

– Cuando el testador haya sido acusado por el heredero falsamente de un delito (calumnias) que conlleve la cárcel en condena menor o mayor.

– Cuando el heredero se haya negado a dar alimento al testador sin causa justificada.

– Si el heredero ha sido condenado en juicio por haber intentado obrar contra la vida del testador, de su cónyuge o de sus descendientes o ascendientes.

– Cuando el heredero obliga al testador a modificar o realizar tu testamento bajo violencia, presiones o fraude. Igualmente se incluyen los casos en los que, por los mismos métodos, se impide o se hace que lo suplante o lo revoque.

¿Qué consecuencias tiene desheredar a un hijo?

Existen múltiples salvedades a la hora de desheredar a un hijo que debemos tener en cuenta. Primero de todo, todo el proceso se considera nulo en el caso de que haya reconciliación entre ambos.

En segundo lugar, debemos aclarar que es muy difícil probar alguna de las causas anteriormente mencionadas.

Según los precedentes jurídicos, la justicia obra con mayor frecuencia a favor del heredero que del testador.

Por otro lado, si bien se puede desheredar a un hijo, los hijos de este conservan el puesto que les corresponde dentro de la linea hereditaria.

Hay que decir que esta forma de regulación proviene del Código Civil original de 1889. En efecto, es una ley que lleva acompañándonos desde el principio de la existencia del derecho civil.

Sin embargo, las circunstancias han cambiado mucho desde aquellos tiempos y dicha legislación hoy en día está totalmente obsoleta.

Se contemplaba para casos en los que había especificidades concretas para la herencia, como podía ser la propiedad de tierra.

Hoy en día, la mentalidad, las circunstancias y las propiedades y bienes son distintos. Es por ello que ya está abierto un debate sobre la adecuación de esta ley. Como hemos dicho, los precedentes que existen en muchas ocasiones favorecen al heredero en lugar de al testador.

¿Cómo desheredar a un hijo?

Para desheredar a un hijo hay que dejarlo expresamente declarado en el testamento. Es en este documento donde debe figurar el nombre del desheredado de forma clara.

Sin embargo, también debemos especificar que, si bien el testador puede dejar dicha intención por escrito, el hijo no pierde su calidad de heredero. Es decir, lo que pierde es su parte de la legítima.

Mas esto no quiere decir que deje de ser considerado a los demás efectos heredero.

Esa es precisamente la razón por la que sus descendientes sí siguen preservando su derecho. Porque se le sigue considerando un descendiente o ascendiente. Y con él, todas las personas que a su vez lo sean de él.

Hay que añadir que, además, a pesar de lo que haya dicho el testador, el heredero puede rebatir. Es decir, un testador puede expresar tácitamente en su testamento el deseo de desheredar a un hijo. Sin embargo, este tiene derecho a reclamar.

Es entonces cuando se inicia un proceso en el que básicamente se debe demostrar que lo que el testador dijo era mentira.

En estos casos hay que decir que es muy difícil que el desheredado salga perdiendo. Decimos estos por varias razones de las cuales la más obvia es que se inicia un procedimiento legal donde su palabra está en contra de la de una persona fallecida (en la mayoría de los casos).

Por otro lado, hay otra cuestión que dificulta la cuestión de desheredar a un hijo. Nos referimos a que, en nuestro país, es muy difícil poder hacerlo si no contamos con sentencia legal firme.

En efecto, es muy difícil “aportar” pruebas de que existen causas para desheredar a un hijo. Muchas de ellas (y las que casi exclusivamente tendrán validez legal) deben darse mediante juicio.

Cuenta con Testamenta

En Testamenta somos expertos en herencias, testamentos y sucesiones. Es por ello que te animamos a consultar otros artículos relacionados. Igualmente, puedes dejarnos tus dudas en los comentarios. Estaremos encantados de ayudarte a resolverlas.

Sobre este tema de desheredar a un hijo o sobre cualquiera que tenga que ver con herencias y testamentos puedes encontrar más información en nuestro blog. Te recordamos además que con Testamenta es posible hacer testamento gratuito desde casa.

Danos cinco estrellas si este artículo te ha ayudado.

Источник: https://www.testamentoherenciasysucesiones.es/desheredar-a-un-hijo-es-posible/

¿Cómo funciona la herencia de padres a hijos? Todos los casos posibles

¿Qué hacer para que mis hijos hereden?

Posiblemente este sea el tipo de casos más habituales en los que a herencias se refiere, el que, al menos en España, más bonificado está y a su vez uno de los más complejos por la cantidad de variables y situaciones a tener en cuenta. Tras este post, por fín, vas a saber TODO lo que necesitas sobre las herencias de padres a hijos:

Herederos forzosos, legítima y otros conceptos de la herencia de padres a hijos

Antes de continuar sería conveniente repasar algunos conceptos importantes sobre el testamento para entender las posibilidades y tipos de situaciones que tiene una herencia de padres a hijos.

Herederos forzosos

Como su nombre indica y puede hacernos adivinar, estos son los herederos que, por ley, tienen reservada una parte de la herencia.

El artículo 807 del Código Civil dispone una lista de quiénes son, por orden, estos herederos forzosos:

“1º. Los hijos y descendientes respecto de sus padres y ascendientes.

2º. A falta de los anteriores, los padres y ascendientes respecto de sus hijos y descendientes.

3º. El viudo o viuda en la forma y medida que establece este Código”.

Tercio de legítima

Como se ha podido comprobar arriba, las hijas e hijos ocupan el primer lugar en la lista, por lo que estamos ante uno de los casos más comunes de herencias de padres a hijos. Los descendientes, como herederos forzosos, heredan una parte de la masa hereditaria del causante, en este caso, su padre. Pero, ¿qué parte exactamente?

Hablamos de la legítima. Como sabemos de otros artículos, y si no lo sabes te aconsejamos que leas alguno de los que ya hemos escrito, el testamento se divide en tres tercios. Uno de ellos es la legítima, que es la parte de la herencia destinada a los herederos forzosos, sin que dicha parte pueda ser dispuesta libremente por el fallecido en el testamento. 

Tercio de mejora

Estamos ante un segundo caso de herencia de padres a hijos. Se suele decir que la legítima para los descendientes son ⅓, sino que son ⅔, incluyendo el llamado mejorado, que como su nombre indica se otorga para mejorar alguna de las partes. 

Sin embargo, aquí entramos en terreno pantanoso, ya que, aunque sea habitual, no siempre se da esta situación, debido a las disputas familiares y más en tema de herencias que son más frecuentes de lo que se cree y no son pocos los padres con mala relación con sus hijos que les dejan únicamente con la legítima y dan el tercio de mejora a otra parte. 

¿Es posible desheredar a un hijo?

Aquí nos vamos a la peor de las situaciones y aparece la pregunta: ¿es posible desheredar a un hijo? Lo cierto es que la Ley en España sí lo contempla y es posible, pero se deben poder demostrar unas condiciones de mucho peso, ya que, según los precedentes jurídicos, la justicia obra con mayor frecuencia en favor del descendiente que del testador. 

Estos condicionantes quedan registrados en el Código Civil, desde el artículo 848 al 857.

Hay que decir que esta regulación proviene del código original de 1889, es decir, que lleva acompañándonos desde los inicios del Derecho Civil en España, por lo que hay cierto debate acerca de la reforma de esta ley, dado que las condiciones han cambiado mucho desde aquel momento. Se expresa de la siguiente manera:

Solo se podrá desheredar a un hijo sí:

  • Se ha calumniado, maltratado o injuriado de manera grave al padre y hay una sentencia judicial firme que envíe al culpable a prisión. Sería en este tipo de casos donde se incluiría el maltrato psicológico. 
  • Sí se ha negado el alimento al padre cuando este lo necesitaba por su estado o no se han prestado los cuidados necesarios durante su vida sin causa justificada.
  • Si se ha condenado al heredero por intentar atentar contra la vida del testador, de su cónyuge y/o ascendientes o descendientes. 
  • Cuando el heredero obliga al testador a modificar o realizar un testamento bajo violencia, presiones o fraude. Igualmente se incluyen los casos en los que, por los mismos métodos, se impide o se hace que lo suplante o lo revoque. 

El acto de desheredar debe quedar expresamente plasmado en el testamento; sin embargo, hay que destacar que el hijo no pierde su calidad de heredero, es decir, pierde su parte legítima, pero esto no quiere decir que deje de ser considerado a efectos prácticos como heredero, ya que, precisamente, es descendiente y sigue preservando ese derecho, al igual que todas las personas que dependan de él (por ejemplo su hijo, el nieto del causante).

Hay que añadir que el heredero puede rebatir, lo que comenzaría un proceso en el que se tiene que demostrar que lo expresado por el testador es mentira, con las dificultades que esto conlleva. 

Y si no hay testamento…

Posiblemente este sea el supuesto más sencillo de todos, ya que si el padre falleció en lo que se conoce como herencia abintestato, la ley establece que los bienes del fallecido serán repartidos entre sus familiares más cercanos. En esa línea, los primeros llamados a heredar, al igual que en el orden de los herederos forzosos, son los hijos, por lo que no habría mayor problema.

La mejor forma de tramitar una herencia de padres a hijos

Este tipo de herencias, como se ha visto en los párrafos de arriba, son bastante comunes, pero no por ello las más sencillas. Bien es cierto que suelen ser las que más bonificadas están por las CC. AA. a la hora de pagar el Impuesto de Sucesiones y Donaciones (ISyD), pero desheredar y ver qué le corresponde o no a cada sujeto es una tarea para abogados profesionales.

En nuestros casos de búsqueda de herederos siempre comenzamos por los posibles descendientes del causante.

En Grupo Hereda hemos tramitado con éxito multitud de casos como los descritos, por lo que, como siempre recomendamos ponerte en manos de abogados especialistas en herencias para cualquier tramitación de este tipo, las cosas pueden complicarse mucho y te ahorra tiempo y dinero. La primera consulta sobre tu caso es completamente gratuita. 

Contáctanos

Источник: https://grupohereda.com/es/blog/herencia-padres-hijos/

8 consejos para planificar una herencia – Jose Trecet

¿Qué hacer para que mis hijos hereden?

Pensar en la herencia puede hacer que más de uno se ponga a temblar, sobre todo si no tiene el testamento preparado. Sin embargo, dedicar un poco de tiempo a planificarla puede evitar problemas con la herencia a tus hijos y evitar peleas una vez no estés.

El primer paso para lograrlo es contar con testamento, que es el documento donde podrás establecer qué bienes se queda cada heredero e incluso qué condiciones tienen que cumplirse para acceder a ellos, siempre dentro de unos límites legales. 

Con esto claro, llega el momento de tomar decisiones: cómo repartir la herencia y qué hacer según tu situación personal y la de tus herederos.

La planificación fiscal de la herencia

La planificación fiscal del testamento y la herencia son vitales para asegurarnos de que la herencia se repartirá tal y como dispongamos y que la imposiciones fiscales no dejarán a nuestros herederos con las manos vacías.

Para ello, tendremos que entender cómo funciona el Impuesto de Sucesiones y Donaciones (ISD), las transmisiones mortis causa, y saber cómo dejar a nuestros herederos los diferentes bienes y productos de inversión que poseemos con el objetivo de reducir la carga fiscal. 

Para ello, lo más importante será dejar bien preparado el testamento. De lo contrario, la herencia se repartirá en tres partes, tal y como establece el Código Civil:

  • La Legítima se repartirá siempre entre los herederos forzosos, que son los legales en el siguiente orden: hijos y descendientes, en caso de existir, padres, ascendientes y descendientes (nietos, abuelos y padres), el viudo o viuda, que tendrá derecho al usufructo parcial de un tercio de la herencia, hermanos y en ausencia de ellos, el resto de familiares. Si no hay familiares, será el Estado quien cobre.
  • El tercio de mejora también se repartirá entre los herederos forzosos y si no hay testamento se repartirá a partes iguales entre ellos.
  • Por último, el tercio de libre disposición sólo aplicará si hay herencia. De lo contrario, tendrá que repartirse. ¿Pero cómo se calcula el tercio de libre disposición? Ni más ni menos que de forma equitativa entre los herederos. En otras palabras, si quieres ser tú quien reparta tu herencia necesitas un testamento. Sin ese documento, la ley y el Estado decidirán por ti.

Cómo hacer una herencia

Una vez seamos conscientes de que la preparación del testamento es vital para dejar los bienes a nuestros herederos y evitar que Hacienda se quede con una parte importante, tendremos que ver cómo hacer el reparto de la herencia. En algunas ocasiones, es probable que compense más trasmitir los bienes en vida mediante una donación, mientras que en otras quizá lo más adecuado sea dejarlo dispuesto en el testamento. 

¿Es buena idea dejar la casa en herencia?

La vivienda es el bien que más conflictos genera, también porque es el que más dinero vale. Desde un punto de vista estrictamente fiscal dejando la casa en herencia en lugar de donarla tus herederos ahorrarán muchos impuestos.

Lo que ocurre es que por ahorrar impuestos puedes estar generando un problema a tus descendientes.

Al final, van a tener que decidir qué hacer con la casa y es fácil que surjan discrepancias si unos quieren alquilar y otros vender, por ejemplo.

¿Qué alternativas hay en este punto? Donar la vivienda en vida y quedarte con el usufructo no solucionará el problema de fondo y hará que tus hijos paguen más impuestos, por mucho que sea el camino más habitual.

Otras dos opciones pasan por vender la vivienda y marcharte a vivir de alquiler, de manera que en lugar de la casa dejes el dinero restante o contratar una hipoteca inversa

Por último, una solución a medio camino entre las dos anteriores sería llegar a un acuerdo de venta con una tercera persona manteniendo tú el usufructo de la vivienda hasta el fallecimiento. Si vendes la vivienda y tienes más de 65 años no pagarás impuestos y tus herederos recibirán dinero en lugar de una casa por la que pelear.

La 'plusvalía del muerto' para trasmitir acciones y fondos de inversión

La herencia incluye también el dinero de tus inversiones, que se repartirá a partes iguales entre tus herederos salvo que establezcas lo contrario. Es fácil que estés tentado de deshacer posiciones y vender tus inversiones para dejar dinero en lugar de acciones. Hacerlo hará que tengas que pagar impuestos por las ganancias, algo que tus hijos no harán.

Al heredar activos financieros se aplica lo que se conoce como la plusvalía del muerto que a efectos prácticos supone hacerle un 'sinpa' a Hacienda por las ganancias obtenidas hasta el momento de herencia, como explicamos aquí. 

Para que lo entiendas mejor, la ganancia o pérdida patrimonial con un fondo o una acción se calcula por la diferencia entre el precio de compra y de venta. Si inviertes 10.000 euros en acciones de la empresa A que cotizan a 10 euros y vendes por 11 euros, tu ganancia será de 10.000 euros y tendrás que pagar entre un 19% y un 21% por ese dinero en la declaración de la renta.

Gracias a la plusvalía del muerto para tus hijos el precio de compra serán los 11 euros que valían a tu fallecimiento, por lo que no pagarán impuestos en el IRPF por la ganancia acumulada.

Los seguros de vida-ahorro para distribuir la herencia

Por mucho que hagas testamento, no podrás repartir la herencia extactamente como tú quieres. De hecho, sólo podrás decidir sobre el tercio de mejora, que se repartirá entre los herederos forzosos, y el de libre disposición.

Un seguro de ahorro puedes contratarlo tú y establecer a quien quieras como beneficiario.

Una ventaja de este tipo de pólizas es que no figuran dentro de la masa hereditaria, así que quedan fuera del reparto que marca la ley.

Aquí nos referimos a productos como seguros de ahorro en general, PIAS, Unit Linked, PPA o seguros renta, por ejemplo. Si quieres analizar cuáles son los mejores seguros de ahorro puedes echar un vistazo aquí.

No te olvides de los seguros de vida

Un seguro de vida al uso también te permitirá destinar un dinero concreto a la persona que tú quieras más allá de la herencia y saltándose sus límites. El único inconveniente es que cuanto mayor es el asegurado, mayor será la prima. Además, muchas compañías no firman pólizas exclusivas de vida a partir de cierta edad.

Reparte los bienes como tú quieras en la herencia

Si no se establece ninguna indicación, la herencia se repartirá de forma equitativa entre todos los herederos. Esto quiere decir que, salvo acuerdos, se dividirá todo entre el número de herederos. Si son 3, todo se partirá entre tres. Lo normal es que no todo se divida entre tres, sino que unos se queden unas cosas y otros otras.

Puedes evitar muchos problemas estableciendo con qué quieres que se quede cada heredero, también dentro de la parte legítima, siempre que respetes la regla de la equidad.

Dejar dinero en efectivo, una buena idea

Puedes planificar tu herencia para facilitar la vida de tus hijos dejándoles dinero para hacer frente al impuesto de sucesiones. Esto es especialmente útil en herencias cuantiosas, ya que sólo podrás acceder a determinados bienes de la herencia antes de liquidar el impuesto.

Tener una cuenta conjunta con los hijos

Una cuenta conjunta o en la que los hijos sean cotitulares es otra forma de dar acceso al dinero en efectivo en caso de fallecimiento. Legalmente el hecho de que sea una cuenta conjunta no presupone que el dinero es de todos los titulares, pero sí que permite acceder a él más fácilmente.

Estos pequeños consejos te ayudarán a distribuir tu herencia como tú quieras porque en este punto cada persona es un mundo.

Cómo repartir un herencia en vida

El reparto de una herencia no siempre significa tener que hacerlo después del fallecimiento. Existe otra opción para hacerlo mientras vivimos, lo que se conoce como repartir la herencia en vida o donación

Las donaciones son básicamente anticipos de la herencia. Esto quiere decir que aunque se deje el testamento en vida no se podrá dar a un heredero más de lo que le correspondería en la herencia.

A efectos prácticos, se podrá donar a un hijo lo equivalente al tercio de libre disposición o el de mejora, pero no superar esas cantidades.

En ese caso, se consideraría que se trata de una donación inoficiosa porque estaría perjudicando los derechos del resto de herederos.

¿Qué es una donación colacionable?

Si se realiza una donación en vida será indispensable aclarar si queremos que forme parte de la herencia o no. En el primer caso será una donación colacionable y en el segundo sería no colacionable.

Si la donación fue colacionable se considerará, a efectos de la herencia, como recibido a cuenta de la misma.

Si no se indica expresamente, será una donación no colacionable y, por tanto, la herencia se repartirá sin tener en cuenta lo que se había donado previamente. 

Eso sí, tanto se si hace una donación colacionable como si es donación no colacionable tendrá que indicarse expresamente en el momento en el que se haga.

Источник: https://www.finect.com/usuario/Josetrecet/articulos/8-consejos-planificar-herencia

Más facilidades para desheredar a los hijos

¿Qué hacer para que mis hijos hereden?

Más facilidades para desheredar a los hijos

Los que se van dejan recuerdos, pero también bienes y, en algunos casos, deudas. Cuando se apaga la vida, se enciende la maquinaria de las herencias, más o menos engrasada si hay testamento o no. En ella se meten los bienes del fallecido y sale el reparto entre los herederos. En el proceso hay fugas, sobre todo en impuestos.

La maquinaria fiscal no favorece a los herederos y se ha añadido un nuevo factor que altera el proceso: los jueces comienzan a ampliar los motivos para retirar el derecho a 'la legítima' de los hijos cuando éstos no se ocupan de sus padres.

El funcionamiento de la máquina de las herencias no es sencillo, requiere de libro de instrucciones y en muchos casos del servicio técnico que prestan abogados y notarios.

¿Debe hacerse testamento?No es obligatorio, pero sí necesario si una persona quiere expresar su voluntad sobre cómo han de repartirse sus bienes.

«No hacer testamento suele devenir en un proceso más largo y más costoso que si se hace», advierte José Manuel García Collantes, presidente del Consejo General del Notariado.

El testamento abierto notarial, que se puede modificar en cualquier momento, es el más común y su coste, en la mayoría de los casos, no supera los 50 euros.

Cuando el testador está casado y tiene hijos, el modelo más habitual es aquel en el que la pareja se deja el uno al otro el usufructo de los bienes y nombran herederos a los hijos. Con este tipo de testamento el cónyuge viudo tiene derecho, por ejemplo, a residir en la vivienda familiar mientras viva sin que los hijos puedan oponerse, pero nunca podrá vender los bienes del fallecido sin el consentimiento de los vástagos.

¿Qué pasa si no hay testamento?

¿Qué pasa si no hay testamento?Si no existe testamento no se pierde la herencia, pero para su reparto se aplica la ley vigente.

El Código Civil establece que si hay hijos y descendientes éstos lo heredan todo a partes iguales y al cónyuge le corresponde el usufructo de un tercio de la herencia (además de la propiedad de la mitad del valor de los bienes que sean gananciales si están casados en ese régimen).

En ausencia de hijos y descendientes, los herederos serían los padres y ascendientes, a continuación el cónyuge y después las personas de la familia más cercanas. Y si no las hay, se queda la herencia el Estado.

¿Se puede dejar la herencia a quien se quiera?

¿Se puede dejar la herencia a quien se quiera?No, porque deben respetarse los límites que impone 'la legítima', que es la parte de bienes del patrimonio del testador que la ley obliga a dejar a sus herederos forzosos: los descendientes del fallecido y de manera subsidiaria los ascendientes y el cónyuge, por ese orden.

Con carácter general la herencia se divide en tres partes. La primera es el tercio de legítima, que se reparte entre los hijos a partes iguales. La segunda es el tercio de mejora que se debe repartir también entre hijos, pero no necesariamente a partes iguales, con lo que se puede beneficiar más a unos que a otros.

Y la tercera parte es el tercio de libre disposición, que puede dejarse a quien se desee, pertenezca o no a la familia.

¿Se puede desheredar a un hijo?

¿Se puede desheredar a un hijo?La famosa frase de «te voy a desheredar» con la que amenazan los padres a sus hijos cuando se portan mal tiene más de pataleta que de realidad.

Los hijos tienen derecho a 'la legítima'.

No obstante, la ley reconoce unos pocos casos en los que se puede privar a un heredero forzoso de su parte de herencia, aunque si tiene descendientes su porción pasará directamente a ellos a partes iguales.

¿Cuáles son los casos excepcionales?

¿Cuáles son los casos excepcionales?Negar la alimentación o haber cometido maltrato de obra (sin lesión) o injuriado gravemente son las causas más comunes que permiten a un progenitor poder desheredar a un hijo y que se añaden a las causas de indignidad, que son las vinculadas a delitos graves. Además, recientemente el Tribunal Supremo ha añadido una causa más para desheredar, al equiparar en dos sentencias seguidas el maltrato psicológico al de obra. Se ha reabierto un debate entre juristas sobre la necesidad de replantear la norma que obliga a dar la mayoría de la herencia a los hijos. «¿Qué sentido tiene hoy en día, con la esperanza de vida que tenemos, que uno por ser hijo de otro vaya a recibir dos tercios de herencia al margen de su comportamiento?», se pregunta Ramón Durán, catedrático de Derecho Civil.

¿Son casos aislados los intentos de desheredar a los hijos?

¿Son casos aislados los intentos de desheredar a los hijos?Según el Consejo General del Notariado, los fedatarios públicos cada vez atienden más consultas en relación a cómo desheredar a hijos, especialmente cuando los padres entienden que sólo uno de los vástagos es el que se ha ocupado de manera efectiva de ellos. Es decir, tratan de buscar vías legales para dejar fuera del reparto a los hijos que se desentienden de sus progenitores. La Asociación Pro Derechos Civiles, Económicos y Sociales (Adeces) ha promovido en los últimos años varias iniciativas para solicitar al Ministerio de Justicia y a la comisión correspondiente del Congreso de los Diputados que supriman 'las legítimas' o las reduzca y que impulsen la plena libertad de testar. Según Adeces, la finalidad que pudiera cumplir 'la legítima' siglos atrás «está caduca y debe dejar paso al ideario social y familiar de nuestro siglo».

Desde la asociación se destaca que en 1889, fecha en la que se aprueba el Código Civil, 'las legítimas' se justificaban porque todos los miembros de la familia contribuían a la creación del patrimonio familiar; la media de esperanza de vida oscilaba alrededor de los 40 años, y los hijos debían conservar los bienes creados con el esfuerzo conjunto. «Hoy los hijos no contribuyen con ingresos (salvo en algunas explotaciones rústicas); más bien producen gastos hasta que consiguen su independencia económica; la media de vida supera los 80 años, por lo que los hijos heredan a una edad en que ya no necesitan esos bienes para su propio sustentos».

¿Pagan muchos impuestos los herederos?

¿Pagan muchos impuestos los herederos?El Consejo General de Economistas, en su «Panorama de la fiscalidad autonómica y foral 2016», realizó una comparativa entre autonomías del impuesto sobre sucesiones y donaciones a través de un ejemplo en el que un soltero de 30 años hereda bienes de su padre por un valor de 800.000 euros de los que 200.000 corresponden a la vivienda del fallecido. La cuota a pagar oscila entre los 164.049 euros de Andalucía a los 134 euros de Canarias.

¿Se puede renunciar a la herencia?

¿Se puede renunciar a la herencia?Sí. Durante los últimos años los notarios vinculaban el aumento de renuncias a dos factores.La crisis económica, que provocó que por un lado en muchos legados hubiera deudas y por otro que los herederos no tuvieran liquidez para pagar el Impuesto de Sucesiones.

Источник: https://www.laopiniondemurcia.es/comunidad/2018/09/11/facilidades-desheredar-hijos-31617299.html

Dejar la vivienda a los hijos: ¿herencia o donación en vida?

¿Qué hacer para que mis hijos hereden?

¿Donar o hacer testamento, qué es mejor para los bienes inmuebles fundamentales, siempre respetando la ley y sin que el bolsillo se resienta? Puede parecer una pregunta de ricos pero no lo es; la generación de los niños de la post-guerra supera ya los ochenta años y además, debido a la crisis y la precarización de las clases medias y obreras, se ha convertido en un polo de acumulación de patrimonio que ya no fluye hacia sus hijos.

Impuesto sobre plusvalías: 10 preguntas para reclamarlo a tu ayuntamiento

Aunque con magras pensiones, en una situación claramente preocupante, ellos sí pudieron acumular ciertos bienes inmuebles a los que sus hijos y nietos apenas pueden aspirar. Para colmo de males, les suceden las generaciones del 'baby boom español', la explosión demográfica de los sesenta del siglo pasado que envejecerá en masa en los próximos años.

Ante tal perspectiva, no es extraño que surja en muchas familias el dilema: ¿qué es mejor, hacer testamento en favor de los hijos o bien realizar una donación en vida de ciertas partes del patrimonio que tal vez no son fundamentales para el sostenimiento económico de los donantes? En el primer caso los herederos deberán a esperar a para recibir las transmisión patrimonial a la muerte de los padres.

En el segundo, tal vez la donación de algún bien inmueble o económico -pueden ser acciones, dinero, etc.

– les permita adquirir una liquidez con la que comprar su propia vivienda en caso de que su economía no se lo permita, dada la creciente inflación en el precio de la vivienda de las principales ciudades.

Ahora bien, el problema está principalmente, aunque no solo, en los principales tipos impositivos de cada variante.

1. Impuesto de Sucesiones y Donaciones

En ambos casos hay dos impuestos de los que no nos podremos librar si somos receptores, aunque su fiscalidad es variable.

En el caso de las herencias, hay una ley estatal que fija una reducción del 95% para cónyuges y descendientes en el Impuesto de Sucesiones y Donaciones, siempre que se trate de la transmisión de la vivienda habitual y hasta un importe de 122.606 euros.

A partir de ahí, el Estado deja que cada comunidad autónoma aplique sus propias normas fiscales, que en muchos casos suelen ser bonificaciones según una casuística prefijada por el valor del inmueble, el grado de parentesco y el destino que se le piensa dar al bien. Es conveniente consultar cómo se aplica este impuesto en cada comunidad autónoma, pues la variabilidad es enorme. En este enlace se puede ver un mapa con las bonificaciones de las 17 comunidades.

En el caso de las donaciones el Estado no prefija una fiscalidad mínima para este impuesto y dependerá de cada comunidad autónoma los topes y bonificaciones que se fijen según el tipo de bien en donación, la edad del receptor, el fin del bien, etc.

De nuevo es recomendable estudiar la fiscalidad de cada comunidad porque de un extremo a otro, es decir de Andalucía a Canarias, el gravamen varía en algunos casos en 1.000 veces. Es decir que por recibir en donación 800.000 euros, en Andalucía deberemos pagar 200.000 y en Canarias solo 200. En medio están el resto de comunidades, cada una con su régimen.

2. Impuesto de Plusvalías

Pero el Impuesto de Sucesiones y Donaciones no es el único que debe preocupar a herederos y receptores de donaciones, porque en el caso de bienes inmuebles también conviene contar con la plusvalía, que es un impuesto sobre el incremento del patrimonio que experimentan al recibir un bien. Se trata de un impuesto municipal también enormemente variable y que se calcula por unas tablas refenciadas al valor de los inmuebles según ciudades y barrios.

En muchos casos el monto de este impuesto es muy superior a lo que se debe pagar por el Impuesto de Sucesiones y Donaciones y ha sido objeto de reciente polémica por los errores cometidos en su cálculo, lo que ha dado lugar a una sentencia en contra de los ayuntamientos, que podrían tener que devolver hasta un 37,5% del cobro del mismo durante los últimos cuatro años.

3. IRPF

Finalmente, no conviene olvidar que los donantes también deberán pagar un impuesto por hacer una transmisión patrimonial, y no menor. Se trata de anotar en la declaración de la Renta la transmisión como si fuera una compraventa en la que el donante -el transmisor de una herencia no, por razones obvias- ha generado un beneficio.

Es decir, como si hubiera vendido el piso y hubiera obtenido un aumento de patrimonio. El mismo se calcula por la diferencia entre el valor de adquisición del bien inmueble y su valor en el momento de la transmisión. Si es positiva, se le aplicará un impuesto por tramos que en total puede rondar el 21% y que puede suponer un obstáculo importante a la donación.

¿Cuándo es ventajosa la donación?

A tenor de lo dicho queda claro que el testamento es generalmente menos gravoso que la donación, tanto para hijos como para padres, y que la ventaja de cada modalidad varía mucho según la comunidad. Ahora bien, la donación puede tener sus ventajas por ser una transmisión tanto escalable como reversible y sujeta a distintas bonificaciones que los asesores fiscales conocen.

En cuanto a su escalabilidad, conviene tener en cuenta que podemos hacer una donación parcial en la que el o la donante cede la titularidad de la vivienda pero se reserva el uso y disfrute -usufructo- de la misma en viva, lo que le otorga el derecho de administración de la misma. Solo tras su fallecimiento el receptor o receptora consolidará su propiedad.

La ventaja de esta fórmula para personas mayores de 65 años, es que por un lado donan su vivienda habitual y aseguran la herencia de sus hijos, pero por otro el régimen de bonificaciones les libra de pagar el aumento patrimonial en el IRPF. En cambio los hijos no estarán exentos de los pagos impositivos correspondientes, pero a la muerte del o la progenitora, consolidarán la propiedad sin pagar más impuestos.

Otra ventaja adicional es que mientras las herencias se pagan donde reside el transmisor, las donaciones de bienes inmuebles tributan donde estén, de modo que si tenemos bienes en comunidades de fiscalidad más favorable que la nuestra, podemos donarlos a los hijos sin tanto castigo impositivo.

Finalmente, hay que hacer notar que la donación es reversible si se hace constar en el documento, lo que permite asegurar que los hijos cumplirán con determinadas condiciones -como hacerse debidamente cargo de los padres, otros mayores o menores discapacitados, o de los bienes recibidos, etc.- si no quieren que se les retire la titularidad, al menos en vida del donante. Incluso después podría modificarse la donación en favor de otra persona.

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos, suscríbete a nuestros boletines

suscríbete a nuestros boletines

En ConsumoClaro estamos centrados en informarte de aquello que te interesa y, por tanto, queremos abrir un canal para que puedas comunicarte con nosotros y orientarnos sobre tus preferencias. Si quieres que investiguemos o hablemos de algún tema en especial, puedes escribirnos a redaccion@consumoclaro.es

Источник: https://www.eldiario.es/consumoclaro/por_derecho/dejar-vivienda-hijos-herencia-donacion_1_2213927.html

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: