¿Qué hacer si mi bebé vomita?

Mi bebé vomita fórmula infantil a menudo ¿qué hacer?

¿Qué hacer si mi bebé vomita?

La regurgitación o los vómitos de la leche en fórmula es más habitual de los que pueda parecer en un principio. Es por eso por lo que, si en algún momento te preguntas por qué mi bebé la vomita, en este artículo te ayudamos a aclararlo explicándote las causas más habituales por las que se produce la regurgitación de leche en fórmula y cuándo acudir al pediatra.

¿Por qué mi bebé vomita la leche en fórmula?

La regurgitación en los bebés puede parecer alarmante, pero ciertamente es algo muy normal en bebés menores de 12 meses. La regurgitación sucede porque el músculo que normalmente retiene el contenido del estómago es aún inmaduro.

Al no estar suficientemente desarrollado, aún no es capaz de retener lo que el pequeño ingiere, como por ejemplo la leche en fórmula.

Estos vómitos que parecen tan alarmantes, se dan cuando el bebé ingiere algo y luego se mueve demasiado, o bien cuando ha comido hasta llenarse mucho.

Así que si tu bebé regurgita sin llorar y de forma tranquila, no deberás preocuparte porque es algo normal en menores de un año. Es a partir del año cuando el músculo empieza a madurar y a retener el contenido estomacal, por lo que los vómitos se irán haciendo menos frecuentes.

Si este es el caso, no debes estar preocupada por posibles intolerancias, reflujo gastroesofágico o problemas estomacales. No obstante, si prefieres descartar estas condiciones, puedes consultarlo con el pediatra para que le haga un examen a tu hijo y comprobar que todo está bien.

Para evitar que tu bebé vomite la leche en fórmula, es importante que lo mantengas erguido durante las tomas o inmediatamente después de las mismas.

También es recomendable que le ayudes a expulsar los gases tras las tomas para evitar que se acumule aire en su estómago, esto ayudará a disminuir el número de vómitos.

Si quieres algunas recomendaciones respecto a este proceso, en nuestro artículo Consejos para ayudar al bebé a expulsar gases te las damos.

Diferencias entre vómitos y regurgitación en bebés

A pesar de que muchas personas piensan que es lo mismo, no lo es. Los vómitos y la regurgitación tienen sus diferencias. ¿Cuáles son? Vamos a verlas.

Regurgitación

Por norma general, los bebés recién nacidos pueden regurgitar parte de la leche. Esto suelen hacerlo tanto durante la comida como después de haber comido.

En la regurgitación, la leche sube de forma espontánea hacia fuera de la boca del bebé, a veces en forma de eructo. Es precisamente por eso por lo que la regurgitación también es conocida como reflujo gastroesofágico.

¿Por qué se produce? Porque el anillo muscular que se sitúa justo al principio del estómago no se cierra por completo. La comida baja y sube sin nada que la frene.

Suele disminuir a medida que los bebés van creciendo y su sistema digestivo va siendo más maduro. En general, desaparece antes de que el bebé llegue al año de vida. En caso de dudas, te recomendamos que lo consultes con el pediatra.

Vómitos

Mientras que el reflujo gastroesofágico no es nada violento, los vómitos sí que pueden serlo.

Ocurren cuando los músculos abdominales y el diafragma se contraen de forma fuerte mientras el estómago se relaja.

Esto provoca que la expulsión de leche vaya acompañada de contenido estomacal y que sea una expulsión más violenta y desagradable. Es recomendable visitar al pediatra.

Cuándo ir al pediatra por las regurgitaciones del bebé

Es normal que, aun sabiendo que son comunes, te preguntes cuándo es el momento de ir al pediatra por las regurgitaciones del bebé. Si tu bebé muestra las siguientes señales aparte de la regurgitación, y sobre todo si esta aumenta, te recomendamos ir al pediatra.

  • Llanto fuerte y/o prolongado durante o tras las tomas.
  • Gestos de dolor.
  • Irritabilidad. 
  • Pérdida de peso.
  • Estancamiento del peso.
  • Ruidos fuertes en la tripa.
  • Estreñimiento.
  • Diarrea. 
  • Arcadas y vómitos.

Si tu bebé muestra algunas de estas señales, podría indicar que las regurgitaciones son producto de alguna condición digestiva, por lo que se recomienda acudir al pediatra con tu hijo para que haga un diagnóstico y te dé el mejor tratamiento.

Si el pediatra recomienda cambiar la leche de fórmula 

Es importante consultar previamente al pediatra ante cualquier modificación que deseemos hacer en la dieta del pequeño.

Si deseamos hacer el cambio porque pensamos que la leche de fórmula actual no sienta bien al bebé, debemos conversarlo con el especialista, indicando las señales que hemos observado.

Recuerda que cualquier cambio de fórmula debería ser supervisado antes por el pediatra.

Si el médico ha recomendado finalmente cambiar la marca de leche del bebé, entonces puedes seguir algunos consejos para hacer esta modificación de manera correcta. Su sistema digestivo no está del todo desarrollado, por eso su alimentación ha de ser supervisada. De ese modo, el proceso que ha de llevarse a cabo debe ser observado para detectar cualquier tipo de alteración.

Lo primero que debes hacer es informarte sobre los tipos y marcas de leche artificial. Es muy importante descartar opciones y decantarte por la que va a satisfacer adecuadamente las necesidades nutricionales de tu pequeño en función de su edad.

Enfamil Premium COMPLETE 2 es una leche de continuación capaz de cubrir las necesidades nutricionales del bebé a partir de los 6 meses de edad, formando parte de una dieta diversificada y equilibrada. Sus propiedades son múltiples:

  • Ayuda al desarrollo visual: Enfamil Premium COMPLETE 2 contiene el nivel recomendado por numerosos expertos de DHA, un tipo concreto de Omega 3 que contribuye al desarrollo visual normal en niños hasta los 12 meses de edad, con una ingesta diaria de 100 mg de DHA.
  • Ayuda al desarrollo cognitivo: el hierro que forma parte de su composición ayudará a su sistema inmune y a su normal desarrollo cognitivo.
  • Ayuda al crecimiento del niño: el zinc que contiene es esencial para su crecimiento y el calcio para los dientes y huesos.

Fortalece los huesos: también contiene vitamina C para fortalecer el sistema inmune y la vitamina D para que los huesos crezcan fuertes.

Comprar ahora

¿Te ha gustado este artículo? Entonces te invitamos a registrarte en el Club Enfamamá para acceder a información de calidad para que puedas acompañar a tu bebé en cada etapa. ¡Apúntate!

Источник: https://www.enfamil.es/blogs/problemas-de-alimentacion/mi-bebe-vomita-formula-infantil-a-menudo-que-hacer

Mi BEBÉ VOMITA Mucho, ¿Por qué y Qué hago?

¿Qué hacer si mi bebé vomita?

Los vómitos ocurren a menudo durante la infancia y estos pueden ser debidos a alguna enfermedad presente en ese momento o pueden aparecer de forma aislada, sin motivo aparente ni ningún otro síntoma, como es el caso de las regurgitaciones.

Estas regurgitaciones, durante el periodo que dure la lactancia se hacen muy frecuentes, hasta que el bebé se hace un poco más mayor. No se tratan de verdaderos vómitos, por ello es importante saber distinguirlos.

De esta manera sabremos cuándo tenemos que consultar con el o la pediatra.

En este artículo de paraBebés vamos a ver si es normal o no que un bebé vomite mucho, por qué razón puede vomitar la leche y qué se debe hacer cuando el bebé vomita.

Puede que observes que a tu bebé le sale a veces una cantidad variable de leche por su boca tras las tomas. Pero esto no quiere decir que el niño o la niña hayan vomitado. Para poder distinguir fácilmente lo que es vómito o regurgitación, vamos a ver sus diferencias principales:

  • La regurgitación es la salida de la leche desde el estómago hacia la boca sin hacer fuerza. Es decir, no pasa de forma brusca ni duele, se produce de forma muy fácil. De hecho es muy frecuente en bebés lactantes y prácticamente ni se enteran de que les ha salido un poco de leche. Esto ocurre sobre todo durante los primeros meses de vida, cuando su aparato digestivo aún no ha madurado del todo. Suele cesar cuando se comienza a ofrecer diferentes alimentos a parte de la leche, alrededor de los 6 meses.
  • Sin embargo, los vómitos se producen cuando se expulsa con energía y fuerza el contenido que hay en el estómago, bruscamente y con dolor o molestias.

Aquí puedes ver más información sobre por qué un bebé vomita la leche materna y qué hacer al respecto.

Si hablamos de regurgitaciones, son totalmente normales mientras el bebé tome para alimentarse solamente leche. Hay bebés que apenas regurgitan, en cambio otros tienen reflujo tras cada toma.

En principio no debemos preocuparnos ya que se debe a la propia inmadurez de su aparato digestivo y pasado un tiempo cesará. Si esto te preocupa o las regurgitaciones son exageradas, lo mejor es que consultes a tu pediatra.

Si estamos seguros de que son verdaderos vómitos y lo hace de forma continua, no es una situación que se encuentre dentro de la normalidad, e indica que algo está ocurriendo en el organismo del bebé y necesita ser estudiado para conocer el origen.

¿Por qué mi bebé vomita mucho después del biberón? Los vómitos pueden ocurrir por diferentes motivos. Estas son las causas principales por las que los bebés pueden vomitar la leche:

  • Reflujo gastroesofágico. Tenemos un esfínter entre el esófago y el estómago que se abre y se cierra a conveniencia para el paso de los alimentos y que no vuelvan a subir. En el caso de los bebés, debido a su propia inmadurez, este esfínter a veces no se cierra de forma correcta y una cantidad de leche vuelve a salir al exterior sin esfuerzo. Es lo que conocemos por regurgitaciones.
  • Exceso de leche. Los bebés tienen el estómago de un tamaño diminuto, y si ingieren más cantidad de la que pueden albergar esta saldrá, normalmente sin esfuerzo, en forma de regurgitación. También ocurre si la concentración del biberón está mal hecha.
  • Producción insuficiente de lactasa. La lactasa es una enzima que se encuentra en nuestro cuerpo para descomponer la lactosa de la leche que tomamos. Algunos bebés prematuros no pueden producir la suficiente cantidad de lactasa por su inmadurez, pero pasado un tiempo se resuelve.
  • Sensibilidad temporal a la lactosa. Puede producirse secundario a falta de hierro, a consecuencia de la toma de un medicamento o por una infección gastrointestinal. Aquí puedes ver los síntomas de un bebé intolerante a la lactosa.
  • Galactosemia. Se trata de una enfermedad en la que no se puede descomponer uno de los azúcares de la lactosa, la galactosa. Si este es vuestro caso, nunca podrá beber leche que contenga lactosa.
  • Alergias. Si el bebé tiene alergia a un determinado alimento y la madre lo toma y posteriormente le da el pecho, una pequeña parte puede pasar a la leche y provocar una reacción en el pequeño.
  • Nerviosismo. Anticípate y no esperes a que el bebé esté ansioso por comer, ya que al encontrarse con hambre y nervioso es mucho más fácil que llegue a vomitar. Además, en el siguiente artículo encontrarás pautas para un bebé nervioso.
  • Diferentes infecciones. Estas provocan a veces vómitos y pueden ser urinarias, digestivas como la gastroenteritis, etc.
  • Malformaciones digestivas. Por ejemplo la estenosis hipertrófica de píloro, que es un estrechamiento de la salida del estómago y aparece en las primeras 6 semanas de vida.

Estas son las medidas a seguir si el bebé vomita:

  1. Después de cada toma ayúdale a eructar. Te contamos las mejores técnicas y posiciones para hacer eructar a un bebé. Acto seguido mantenlo en posición vertical mínimo 20 minutos. Si tiene mucho reflujo puedes levantar un poco el colchón por la parte de la cabeza.
  2. Anticípate y observa las señales, no esperes hasta que el bebé se ponga a llorar desesperado por el hambre. Procura darle la toma en un ambiente lo más relajado posible.
  3. Si vomita porque come en exceso, ofrece de forma más frecuente en pequeñas cantidades.
  4. En caso de sospecha de alergia, la madre deberá suprimir por el momento ese alimento hasta que se finalice la lactancia materna.
  5. Utiliza prendas de ropa que no compriman el abdomen del bebé, ya que de lo contrario las regurgitaciones serán más probables.
  6. No administrar medicamentos para suprimir los vómitos si no los ha prescrito un médico previamente.

¿Si mi bebé vomita le vuelvo a dar de comer?

En casos de vómitos verdaderos y repetidos la medida más importante es la hidratación, ofreciendo más pecho o biberón, y si es más mayor y ya ha iniciado la alimentación complementaria, también se pueden utilizar soluciones de rehidratación oral a pequeños sorbitos.

Cuándo acudir al médico

Acudir al pediatra si el bebé no aumenta de peso, está muy irritable, rechaza las tomas, moja menos pañales, si está decaído, con fiebre, aparecen manchas en la piel o vomita de forma muy frecuente, repetida y no cesa, de color verde o restos de sangre. Si aparecen otros síntomas distintos a estos también será necesario la visita al médico.

Si deseas leer más artículos parecidos a Mi bebé vomita mucho, ¿por qué y qué hacer?, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Salud del bebé.

Bibliografía

  • American Academy of Pediatrics. (2015). Vómitos de bebés.
  • Asociación Española de Pediatría. (2013). Guía práctica para padres desde el nacimiento hasta los 3 años.
  • Galán Bertrand, L. (2016). Mi bebé vomita tras las tomas. ¿Cuáles son los signos de alarma?

Источник: https://www.parabebes.com/mi-bebe-vomita-mucho-por-que-y-que-hacer-4628.html

Qué hacer si tu bebé tiene vómitos

¿Qué hacer si mi bebé vomita?

Casi todos los bebés regurgitan una pequeña cantidad de leche durante la toma o después, es una circunstancia normal que no tiene por qué indicar que padezca alguna enfermedad. Sin embargo, si tu bebé tiene vómitos frecuentes es importante que sepas cómo actuar, ya que un niño puede deshidratarse fácilmente, y esta situación sí resulta peligrosa. 

Cuando el niño tiene vómitos intensos

No es lo mismo regurgitar una pequeña cantidad de leche que vomitar. La diferencia la puedes valorar en que al vomitar, tu bebé echará la mayor parte de la leche que ha ingerido.

Por lo tanto, una regurgitación puede no deberse a una enfermedad, mientras que los vómitos pueden estar provocados por una gastroenteritis, una condición médica que nos obliga a observar al bebé y actuar con premura ya que podría deshidratarse rápidamente.

Los bebés y los niños pequeños pueden vomitar con mucha fuerza y, si ocurre tan slo una vez, puede que simplemente haya coincidido con un gran eructo. Pero, si se vuelve repetir has de: 

Seguir alimentando normalmente a tu bebé para que pueda reponer los líquidos que pierde con los vómitos. No interrumpas la lactanciasi toma pecho o evites las comidas si ya toma alimentación complementaria.

Dale pequeños sorbitos de agua hervida y enfriada o puedes adquirir una solución de suero oral en la farmacia especial para bebés, que contiene los minerales necesarios para reponer los que el bebé pierde a través de los vómitos.

Evita hacer tu propia solución de suero en casa con azúcar y sal ya que el preparado es menos eficaz que el que puedes adquirir en una farmacia.

– Si tu bebé vomita y no quiere ingerir líquido alguno, es conveniente acudir a urgencias para que puedan rehidratarle. Los vómitos en adultos no suelen ser peligrosos pero sí lo son en niños pequeños. 

– Evita dar a tu hijo ningún tipo de fármaco contra las náuseas o los vómitos si no te lo ha recomendado su pediatra. Tampoco es necesario cambiar la leche de fórmulasi le alimentas a biberón si no te lo recomiendan.

Tampoco ha de tomar bebidas isotónicas ya que, ni son productos elaborados para niños, ni son refrescos que sirvan para perder los minerales que se pierden durante una gastroenteritis. Son bebidas para reponerse tras haber practicado deporte.

Qué hacer si el bebé tiene vómitos intensos

En el caso de que tenga una gastroenteritis y haya vomitado más de una vez, deberías acudir a urgencias si: 

– Está vomitando todas las tomas.

– Tiene los labios y la boca seca.

– Tiene los ojos y la fontanela hundidos.

– No ha mojado el pañalen varias horas.

– Su vómito ha adquirido un color verde.

– Está somnoliento, cansado e incluso casi sin llanto.

Cuál es el tratamiento para los vómitos en el bebé

El médico realizará un diagnóstico del estado del bebé, por lo tanto, es importante que puedas aportarle información y anotes cuántas veces ha vomitado, cada cuánto tiempo lo hace, si tiene o no fiebre o cuál es su estado anímico en comparación con su estado habitual.

El pediatra de urgencias, le recomendará tomar una solución de suelo que se tomará por vía oral, mediante un biberónsi el bebé es pequeño o en vaso si ya sabe hacerlo. Es posible que te recomiende que tome el suero a pequeños sorbitos y, si vomita, que esperes unos minutos antes de darle otro sorbo. 

En caso de que le encuentre deshidratado, el bebé podría tener que ser tratado con suero intravenoso, que se administra a través de un gotero. Y, si la deshidratación es severa, podría tener que permanecer en el hospital hasta que se considere que ha recuperado la hidratación.

¿Y si los vómitos se acompañan de diarrea?

Se considera que un bebé tiene diarreacuando las deposiciones son acuosas, posiblemente verdosas, y las realiza con más frecuencia de la habitual. De nuevo, supone una condición que reviste gravedad para niños pequeños ya que podrían deshidratarse de forma rápida si no se toman medidas.

En este caso, de nuevo, asegúrate que está bebiendo líquido para reponer los líquidos que está perdiendo con la diarrea.

Puedes ofrecerle agua hervida o suero oral y, si la cantidad de deposiciones es constante e intensa, acude rápidamente a urgencias.

Si la diarrea no es tan constante pero ha tenido diarrea durante más de seis horas y además tiene otros síntomas, o tiene diarrea desde hace 24 horas, acude a urgencias para que el personal médico pueda valorar el estado del bebé.

En cualquier caso, ante la duda y si tienes un bebé o un niño pequeño, la recomendación es acudir a urgencias para evitar males mayores, ya que una deshidratación grave puede ser potencialmente mortal.

Qué dieta deben seguir los bebés y niños con vómitos o diarrea

Antiguamente los médicos imponían una dieta blanda para los enfermos de gastroenteritis. Sin embargo, las recomendaciones actuales pasan por realizar una comida normal, siempre sin forzar a comer, ya que el paciente puede estar inapetente. En definitiva, los niños deben comer la cantidad de comida que les apetezca, evitando las comidas muy pesadas y los azúcares.

Источник: https://www.conmishijos.com/salud/enfermedades/que-hacer-si-tu-bebe-tiene-vomitos/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: