¿Qué ocurre durante la fase de expulsivo?

Expulsivo: las complicaciones y curiosidades del parto

¿Qué ocurre durante la fase de expulsivo?

Ya has dilatado, solo queda un último esfuerzo y podrás ver la cara de tu bebé. El periodo expulsivo, la recta final del parto, se caracteriza por los pujos, que permitirán al feto salir al exterior.

Pero hay algunos detalles que no se comentan en la consulta y que muchas embarazadas desconocen, como son sus complicaciones y curiosidades.

Con la ayuda Fernando Martín Caballero, coordinador de Ginecología del Hospital Nuestra Señora del Rosario, te contamos lo que no sabías de la fase del expulsivo.

Pujos: tendrás ganas de empujar

El periodo expulsivo comienza cuando el cuello del útero alcanza su máxima dilatación, (alrededor de 10 cm) y asoma la cabeza del bebé. Es el momento en el que el feto va a nacer y la madre debe hacer un último esfuerzo que al final se verá recompensado porque podrá, por fin, ver a su hijo.

Todas las mujeres sienten cierta inseguridad cuando llega el momento y hay algunos aspectos que no suelen contarse en las consultas de los ginecólogos y que quizá puedan sorprenderte, sobre todo si eres primeriza. Por eso, el doctor Martín Caballero nos explica detalladamente esta etapa del parto.

El expulsivo se caracteriza por las ganas de empujar que siente la madre, los pujos, provocados por la presión que ejerce la cabeza del bebé sobre el suelo pélvico. Es un periodo corto, indica este especialista, aunque puede alargarse por determinadas circunstancias.

Expulsivo sin prisas, menos episiotomías

Se pueden diferenciar dos momentos: el expulsivo activo y el expulsivo pasivo. Cuando se completa la dilatación puede haber un espacio de tiempo en el que no pasa nada. Hay que esperar, porque luego el parto se activa y concluye con la salida del feto.

“Ahora se intenta dejar pasar más tiempo en el expulsivo, que sea más tranquilo.

La ventaja es que se reduce el riesgo de episiotomía y la mujer está más calmada y más descansada, pero también es cierto que se puede sobrecargar la zona del útero y pueden aparecer problemas posteriores, como atonías”, explica el coordinador de ginecología del Hospital Nuestra Señora del Rosario.

Cuando se produce una atonía uterina, la musculatura de este órgano no se contrae por pérdida de tono muscular y existe un gran riesgo de hemorragia posparto. En cada caso, puntualiza el Dr. Martín Caballero, se busca la mejor solución, porque cada mujer es diferente.

¿Y si me han operado o ya he tenido cesáreas?

En mujeres con patologías previas, aquellas que han pasado por cirugías uterinas o cesáreas, se busca evitar los expulsivos largos que perjudiquen esa zona. En estos casos hay que acelerar el proceso.

En algunos casos el especialista necesita ayuda para sacar el feto y toma la decisión de usar instrumentos como fórceps o ventosa.

Muchas mujeres temen esa instrumentalización del parto y también la episiotomía, la incisión que se practica en el perineo para ampliar el canal del parto.

Hay que tener en cuenta que ambas fórmulas pueden ser necesarias en determinados casos y el especialista informará a la madre si tiene que usarlas.

Primíparas: canal del parto a estrenar

En las madres primerizas el expulsivo suele ser más largo y tedioso, mientras que en las que ya han pasado por otros embarazos suele ser más rápido.

Las complicaciones son más frecuentes entre las primíparas o primerizas, porque “el canal del parto está ‘a estrenar’.

Esa zona -añade- está más elástica en las multíparas”, explica el coordinador de Ginecología del Hospital Nuestra Señora del Rosario.

¿Con epidural o sin epidural?

La anestesia epidural alarga generalmente el proceso y disminuye la intensidad de las contracciones, por lo que suele ser necesario el uso de la oxcitocina, que se administrará a la madre para favorecer el trabajo del parto.

En el expulsivo es necesaria la colaboración directa de la mujer. Pero si el proceso se alarga, la embarazada puede bloquearse y perder la sensibilidad.

Si eso ocurre, al no contar con la estimulación de las contracciones, por el efecto de la anestesia, puede dejar de sentir ganas de empujar, por lo que no controla si está haciendo bien los pujos o no.

Por eso es importante que la embarazada acuda a los cursos de preparación a la maternidad, donde le enseñarán qué hacer para que los pujos sean efectivos, explica el doctor Martín Caballero.

Sin anestesia epidural, el parto es más activo, la madre controla más el pujo siempre que tenga autocontrol y no se ponga nerviosa.

Por eso es recomendable siempre una buena preparación al parto, aprender a respirar y luego practicarlo durante el parto, “porque a veces se olvida cómo hacer las respiraciones”, puntualiza el doctor. Sin la epidural, el pujo es un reflejo instintivo, una respuesta innata al estímulo de la contracción.

Artículos Relacionados Sin placenta no hay embarazo viable. Este órgano tan especial, el único del cuerpo humano con “fecha de caducidad”, es vital para el desarrollo del feto y para la protección del embarazo. Pero también tiene una misión importante en el momento del parto. Descubrimos los secretos de la… Artículos del Dr. Herráiz Tradicionalmente y hasta los años 80, el parto de nalgas se asistía, tanto en primerizas como en embarazadas con más hijos, por vía vaginal. Los ginecólogos estaban capacitados para su asistencia. Años 80: empezó la cesárea en partos de nalgas Durante la década de los 80, se empezó a… Las causas que provocan el comienzo del trabajo de parto son un misterio, no se conocen verdaderamente. Los especialistas indican algunas: la maduración del bebé dentro del útero materno, el aumento de la hormona oxitocina y la rotura de la bolsa de las aguas. El color de las aguas que se… La dilatación es uno de los tres periodos en los que se divide el parto. Los otros dos son el expulsivo, cuando el bebé sale al exterior, y el alumbramiento, cuando se expulsa la placenta. Para los médicos la dilatación comienza cuando el cérvix o cuello del útero, que originalmente tiene…

Источник: https://www.natalben.com/expulsivo-complicaciones-curiosidades-parto

El expulsivo, conociendo las etapas del parto

¿Qué ocurre durante la fase de expulsivo?

Para una mujer que está esperando un bebé, el parto es como una primera cita: un momento que se espera con nervios e ilusión. Va a conocer a una de las personas más importantes de su vida: su bebé.

Y, al igual se hace en una cita, hay que llegar a ese momento preparada. Eso incluye conocer cuáles son las etapas del parto y qué va a pasar en cada una de ellas.

¿Qué ocurre en el expulsivo? ¿Cuál es su duración?

¿Qué es el expulsivo?

El expulsivo o “periodo de pujar” es la segunda fase del parto. Se produce después de la dilatación y termina con el nacimiento. En esta fase es en la que conocerás a tu bebé.

¿Cómo se sabe que el expulsivo ha comenzado?

La forma más certera de saber que el expulsivo es mediante un tacto vaginal, en el que se compruebe que el bebé ha atravesado el cuello del útero. Se produce cuando la mujer ha dilatado por completo o la cabeza del bebé está a la vista.

En un parto fisiológico, también conocido como parto normal, puedes notar los siguientes signos de que el expulsivo ha comenzado:

  • Ganas de pujar de manera natural
  • Cómo las membranas se rompen, si aún permanecían intactas
  • Si pasas a estar activa entre las contracciones, con la sensación de que algo va a ocurrir
  • La aparición del llamado “reflejo de eyección materno-fetal”, unos pujos involuntarios que empujan al bebé hacia el exterior de manera muy eficaz. Esto ocurre en los partos fisiológicos con un trato discreto y respetuoso y en un entorno acogedor.

Las fases del expulsivo

El expulsivo no es un proceso lineal, también tiene unas etapas diferenciadas. La primera es la fase preexpulsiva, en la que la mujer no siente aún ganas de empujar, aunque haya dilatado por completo.

Esto ocurre porque el bebé no ha descendido lo suficiente por el canal de parto. En estos casos, se suele recomendar esperar a que el expulsivo activo, la siguiente fase, se desencadene por sí mismo.

En ocasiones basta con esperar unos 10 o 20 minutos para que esto ocurra.

Como decíamos, la fase de expulsivo activo se caracteriza por las ganas de empujar. La fase final del expulsivo se llama “coronar”, que es cuando el pelo del bebé empieza a verse en la vulva de su madre.

¿Has oído hablar del “anillo de fuego”? Se conoce así a la sensación de quemazón en la zona vulva que se produce cuando el bebé atraviesa el estrecho inferior del canal de parto.

Durante esta etapa, el bebé puede ir hacia adelante y hacia atrás, como si estuviera cogiendo impulso. Lo que ocurre en realidad es que, con esos movimientos, prepara la zona perineal, haciendo que se estire de forma paulatina para minimizar daños.

Para ayudar a evitar una episiotomía, o posibles desgarros, se recomienda realizar el masaje perineal, con un aceite de masaje perineal específico.

¿Cómo se empuja en el expulsivo?

Las mujeres saben empujar para traer a sus bebés al mundo de forma instintiva, está en el ADN de la especie para su continuidad.

Pero si el parto está medicalizado lo habitual es que los pujos sean dirigidos en vez de espontáneos, sobre todo porque, con la epidural, los pujos no se sienten.

En ese sentido, se recomienda la walking epidural que permite mayor sensibilidad (se puede caminar con ella puesta, como su nombre indica).

En cualquier caso, se recomienda asistir a clases de preparación al parto para conocer en profundidad todo lo que rodea a este momento tan importante en tu vida.

Qué son los pujos

Los pujos son los empujones que debe hacer la madre para que su bebé nazca. Se diferencia entre los pujos espontáneos (los que siente la mujer en los partos fisiológicos) o los pujos dirigidos (iniciados por la matrona o personal sanitario que está atendiendo el parto, si se trata de un parto medicalizado).

En cuanto a la forma de empujar en sí misma, los pujos pueden ser:

  • A glotis abierta, cuando se suelta aire al mismo tiempo que se empuja.
  • Maniobra de Valsalva: se coge mucho aire y se empuja sin soltarlo. Es más lesivo para el suelo pélvico y disminuye el aporte de aire para el bebé.

¿Cuánto dura la fase expulsiva?

  • Que la madre sea primípara o multípara
  • Que se le haya administrado epidural, ya que alarga la duración de esta fase

Tras el expulsivo llega la última fase del parto: la del alumbramiento.

Referencias:

Periodo de expulsivo. El parto es nuestro

Las fases del parto normal: dilatación, expulsivo y alumbramiento. Inatal

Источник: https://www.suavinex.com/livingsuavinex/expulsivo-etapas-parto/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: