¿Qué pasa si estoy embarazada y tengo clamidia?

Clamidia: Hoja informativa de los CDC

¿Qué pasa si estoy embarazada y tengo clamidia?

La infección por clamidia es una ETS común que puede infectar tanto a los hombres como a las mujeres. Puede causar daños graves y permanentes en el aparato reproductor de una mujer y hacer más difícil o imposible que quede embarazada en el futuro. La infección por clamidia también puede provocar un embarazo ectópico (embarazo que ocurre fuera del útero) que puede ser mortal.

¿Cómo se propaga la infección por clamidia?

Usted puede contraer la infección por clamidia al tener relaciones sexuales anales, vaginales u orales con una persona que tenga esta infección.

Si su pareja sexual es hombre, usted puede contraer la infección por clamidia aunque él no eyacule (acabe).

Si ya ha tenido la infección por clamidia y recibió tratamiento en el pasado, usted puede todavía volver a infectarse si tiene relaciones sexuales sin protección con una persona infectada.

Si está embarazada, usted puede transmitírsela a su bebé durante el parto.

¿Cómo puedo evitar contraer la infección por clamidia?

Usted puede protegerse de contraer la infección por clamidia si:

  • no tiene relaciones sexuales;
  • tiene una relación mutuamente monógama a largo plazo con una pareja a quien se le hayan realizado pruebas y haya tenido resultados negativos para las ETS;
  • usa condones de látex y diques dentales en forma correcta cada vez que tiene relaciones sexuales.

¿Tengo riesgo de contraer la infección por clamidia?

Cualquier persona que tenga relaciones sexuales puede contraer la infección por clamidia mediante relaciones sexuales anales, vaginales u orales sin protección. No obstante, las personas jóvenes sexualmente activas tienen mayor riesgo de contraer esta infección.

Esto se debe a factores conductuales y biológicos comunes entre las personas jóvenes.

Los homosexuales, bisexuales y otros hombres que tienen relaciones sexuales con hombres también corren riesgo debido a que la infección por clamidia puede propagarse mediante las relaciones sexuales orales y anales.

Hable con su proveedor de atención médica de manera honesta y abierta y pregúntele si debe hacerse la prueba de detección de la clamidia o de otras ETS.

Si es una mujer sexualmente activa menor de 25 años, o una mujer mayor con factores de riesgo —como el tener una nueva pareja sexual o múltiples parejas sexuales, o una pareja sexual con una infección de transmisión sexual—, debe hacerse una prueba de detección de la clamidia todos los años.

Los homosexuales, bisexuales y otros hombres que tienen relaciones sexuales con hombres y las mujeres embarazadas también deben hacerse la prueba de detección de la clamidia.

Estoy embarazada. ¿Cómo afecta a mi bebé la infección por clamidia?

Si está embarazada y tiene la infección por clamidia, puede transmitírsela a su bebé durante el parto. Esto podría causar una infección en los ojos o neumonía en el recién nacido. Tener la infección por clamidia puede también aumentar su probabilidad de dar a luz a su bebé de manera prematura.

Si está embarazada, usted debe hacerse la prueba de detección de la clamidia en su primera visita prenatal. Las pruebas y los tratamientos son las mejores maneras de prevenir problemas de salud.

¿Cómo sé si tengo la infección por clamidia?

La mayoría de las personas que tienen la infección por clamidia no presentan síntomas. Si usted presenta síntomas, es posible que no aparezcan por varias semanas después de que haya tenido relaciones sexuales con una persona infectada. Incluso cuando no causa síntomas, la infección por clamidia puede dañar su aparato reproductor.

Las mujeres con síntomas podrían notar los siguientes:

  • secreción vaginal anormal;
  • sensación de ardor al orinar.

Los síntomas en los hombres pueden ser los siguientes:

  • secreción del pene;
  • sensación de ardor al orinar;
  • dolor e inflamación de uno o ambos testículos (aunque esto es menos común).

Los hombres y las mujeres también pueden infectarse por clamidia en el recto, ya sea mediante las relaciones sexuales anales receptivas o la propagación desde otra parte infectada (como la vagina). Aunque por lo general estas infecciones no causan síntomas, pueden provocar:

  • dolor en el recto;
  • secreciones;
  • sangrado.

Debe hacerse revisar por un médico si nota cualquiera de estos síntomas o si su pareja tiene una ETS o síntomas de una ETS, como dolor inusual, secreción con olor, ardor al orinar o sangrado entre periodos.

¿Cómo sabrá mi médico si tengo la infección por clamidia?

Existen pruebas de laboratorio para diagnosticar la infección por clamidia. Es posible que su proveedor de atención médica le pida una muestra de orina o use (o le pida que use) un hisopo para obtener una muestra de las secreciones de su vagina para hacerle una prueba para detectar la clamidia.

¿La infección por clamidia se puede curar?

Sí, la infección por clamidia se puede curar con el tratamiento correcto. Es importante que tome todos los medicamentos que su médico le recete para curar su infección. Cuando se toman de manera adecuada, detienen la infección y pueden disminuir su probabilidad de tener complicaciones en el futuro. Los medicamentos contra la infección por clamidia no se deben compartir con nadie.

La recurrencia de la infección por clamidia es común. Debe volver a hacerse la prueba unos tres meses después del tratamiento, incluso si su pareja sexual o parejas sexuales recibieron tratamiento.

¿Qué pasa si no recibo tratamiento?

A menudo, el daño que inicialmente causa la clamidia pasa desapercibido. Sin embargo, la infección por clamidia puede causar problemas de salud graves.

Si usted es mujer, la infección por clamidia que no se trata puede propagarse al útero y a las trompas de Falopio (los conductos que transportan los óvulos fecundados desde los ovarios hasta el útero), y causar enfermedad inflamatoria pélvica (EIP).

La enfermedad inflamatoria pélvica por lo general no presenta síntomas; sin embargo, algunas mujeres pueden tener dolor abdominal y pélvico.

Aun cuando no cause síntomas iniciales, la enfermedad inflamatoria pélvica puede causar daño permanente al aparato reproductor y dolor pélvico crónico, imposibilidad de quedar embarazada y embarazo ectópico (embarazo fuera del útero) que puede causar la muerte.

Los hombres raramente tienen problemas de salud asociados a la infección por clamidia. En ocasiones, la infección se propaga al conducto que transporta el semen desde los testículos, lo cual causa dolor y fiebre. La clamidia, en muy pocos casos, puede causar que un hombre no pueda tener hijos.

Una infección por clamidia que no se trate también puede aumentar su probabilidad de contraer o transmitir el VIH, el virus que causa el SIDA.

Recibí tratamiento contra la infección por clamidia. ¿Cuándo puedo tener relaciones sexuales nuevamente?

Usted no debe tener relaciones sexuales de nuevo hasta que usted y su pareja sexual o sus parejas sexuales hayan completado el tratamiento.

Si su médico le recetó un medicamento de una sola dosis, deberá esperar siete días después de haberlo tomado, antes de volver a tener relaciones sexuales.

Si su médico le recetó un medicamento que debe tomar durante siete días, deberá esperar a terminar todas las dosis antes de tener relaciones sexuales.

División de Prevención de Enfermedades de Transmisión Sexual (DSTDP)
Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades

Centro de información de los CDC
1-800-CDC-INFO (1-800-232-4636)
Comuníquese con CDC–INFO

Quiero Saberexternal icon (from ASHA)

919-361-8488

Источник: https://www.cdc.gov/std/spanish/clamidia/stdfact-chlamydia-s.htm

Clamidia durante el embarazo

¿Qué pasa si estoy embarazada y tengo clamidia?

Muchas mujeres sufren las consecuencias de la clamidia durante el embarazo, ya que esta enfermedad es casi asintomática. Por tal motivo, lo mejor es tener un diagnóstico temprano. En caso de ser positivo, es conveniente tratarla a tiempo y evitar daños durante la gestación para no contagiar al bebé en su nacimiento.

¿Qué es la clamidia?

Es unainfección bacterianatransmitida por medio de las relaciones sexuales. Alrededor del 75% de las mujeres no presentan síntomas inmediatos, pero es potencialmente perjudicial.

Se estima que existen casi 3 millones de personas contagiadas con clamidia. Es, por lo tanto, una de las enfermedades de transmisión sexual más comunes. De hecho, las mujeres con edades de entre 19 y 25 años padecen un alto índice de contagio.

Cómo afecta la clamidia durante el embarazo

Las mujeres con clamidia en el embarazo pueden padecer infecciones en el líquido amniótico y el saco, ruptura anticipada de la membrana y parto prematuro.

Esta bacteria es causante de la salpingitis, una enfermedad pélvica que inflama las trompas de Falopio. Además, también produce endometritis,es decir, inflamación del endometrio.

Las mujeres con clamidia son susceptibles a otras enfermedades de transmisión sexual, como el virus de inmunodeficiencia humana. Asimismo, poseen gran riesgo de sufrir infección uterina después del parto.

Otra complicación que causa la infección no tratada es la infección de las heridas practicadas durante el parto o de la cesárea.

“Una infección por clamidia no tratada eleva la posibilidad de contagio del bebé durante el nacimiento”

Riesgos de la clamidia en el nacimiento del bebé

Si la clamidia no es tratada antes del parto, elbebé corre el riesgo de ser infectado al pasar por el canal vaginal. Esto lecausaría enfermedades y daños en sus tejidos corporales.

Al contagiarse, el bebé sufre una infección ocular, llamadaconjuntivitis de inclusión del recién nacido. Esta le puede ocasionar fuertes molestias y requiere tratamiento médico.

Otra afección que puede sufrir es neumonía, que representa complicación grave y peligrosa y amerita atención médica inmediata. Esta afección se manifiesta después de las 4 semanas de nacido.

“Alrededor del 75% de las mujeres que padecen clamidia durante el embarazo no presentan síntomas inmediatos, pero es potencialmente perjudicial”

¿Cómo saber si tienes clamidia durante el embarazo?

Aunque la gran mayoría no presenta síntomas, si tienes alto riesgo de padecer esta infección o sospecha que la tienes, acude a tu médico de inmediato.

Por lo general, los síntomas aparecen una o dos semanas después del contagio. Algunas señales son:

  • Ardor y molestia al orinar.
  • Dolor al tener relaciones sexuales.
  • Inflamación del cuello uterino o cérvix.
  • Aumento del flujo vaginal.
  • En ocasiones, pérdida de sangre, secreción por la uretra y dolor en la parte baja de la pelvis.

La embarazada debe realizarse un estudio en la primera cita con el médico. El especialista toma una muestra del cuello uterino o muestra de orina que analizan en un laboratorio. De ser positiva, te harán otros estudios para detectar cualquier otra enfermedad de trasmisión sexual.

Tratamiento para la clamidia durante el embarazo

El tratamiento para la clamidia durante el embarazo es a base de antibióticos. Por supuesto, es el especialista quien lo prescribe, dependiendo de la localización de la lesión y el tipo de paciente.

Generalmente, se administra en una sola toma y con un solo tratamiento es suficiente. Además, la pareja también debe recibir tratamiento al mismo tiempo.

Por otro lado, deben evitar las relaciones sexuales hasta 15 días después del tratamiento para impedir nuevo contagio.

Los médicos aconsejan realizar estudios nuevamente de 3 a 4 semanas después de cumplir el tratamiento.

Tratamiento natural para curar la clamidia

Optar por tratamientos a base de plantas es una buena decisión. A continuación mencionamos algunas de las más usadas.

Propóleo

Es uno de los antibióticos naturales más efectivos. Se usa para tratar infecciones causadas por virus, hongos y bacterias. Tiene la propiedad de calmar el dolor y reducir la inflamación causada por la enfermedad.

Toma 5 gotas de propóleo 3 o 5 veces al día, si deseas más efectividad debes usarlo directamente pero sin base alcohólica. También puedes diluir unas gotas en agua y realizarte lavados en la zona afectada.

Aceite esencial de árbol de té

Es un potente antifúngico y antibacteriano. Además, absorbe los malos olores, favorece la regeneración de las células y reduce la inflamación. Es de uso tópico y puede combinarse con el aceite de orégano y complementarse con tratamiento oral.

En definitiva, si padeces clamidia durante el embarazo, toma cuanto antes las medidas indicadas para librarte de ese mal. Así tendrás un parto feliz y evitarás complicaciones para tu hijo.

Te podría interesar…

Источник: https://eresmama.com/clamidia-durante-el-embarazo/

¿Pueden las infecciones de clamidia provocar infertilidad? – FIV4

¿Qué pasa si estoy embarazada y tengo clamidia?

Cuando hablamos de infertilidad, entre las causas principales reconocidas por la Organización Mundial de la Salud aparece una enfermedad bacteriana de transmisión sexual que afecta tanto a hombres como a mujeres y que a pesar de poder prevenirse, tomando las  precauciones necesarias, se corre el riesgo de contagiarlo e infectarse con facilidad si se mantienen relaciones sexuales sin preservativo o incluso practicando sexo oral.

Se trata de la Clamidia, pero ¿qué es?, ¿cómo se contrae?, ¿qué síntomas tiene?, ¿cómo se cura o se previene?, ¿qué tratamiento se recomienda?, ¿quieres saber más? No te preocupes, el equipo de FIV4 te responderá a estas y a otras preguntas en el siguiente post.

Qué es la clamidia y qué síntomas tiene

Como ya hemos adelantado en párrafos anteriores, se trata de una enfermedad infecciosa, bastante frecuente, causada por la bacteria Chlamydia Trachomatis, que se transmite por vía sexual y que apenas presenta síntomas, salvo algún dolor al orinar o durante las relaciones íntimas, por lo que es difícil de detectar sin un reconocimiento médico previo.

Así que, teniendo en cuenta, que se trata de una enfermedad de carácter silencioso, que pasa bastante desapercibida, es recomendable, sobre todo, cuando se tiene una vida sexual activa y sin pareja estable, que se acuda a las revisiones ginecológicas anuales, para que,  en caso de padecerla, se pueda tratar a tiempo, evitando que se produzcan males mayores como por ejemplo, infertilidad o esterilidad, que en este caso, puede afectar tanto a mujeres como a hombres a partes iguales.

Por qué la clamidia puede causar infertilidad

Al tratarse de una enfermedad asintomática, ocurre con frecuencia que podemos descubrir su existencia varios meses después del contagio o cuando la bacteria, dormida durante años, despierta y se activa cuando menos te lo esperas, infectando y provocando daños en nuestros órganos reproductivos sin dar pistas de ello.

Entre las consecuencias negativas que puede provocar la bacteria de la clamidia es que se genere una enfermedad pélvica inflamatoria, causando infertilidad e incluso embarazos extrauterinos o ectópicos, pero ¿cómo ocurre esto?

La bacteria puede llegar a adherirse a las células del cuello cervical, impidiendo con ello el paso de los espermatozoides al útero, extenderse después a los ovarios, alterando la fase de ovulación y bloquear las trompas de Falopio. De esta forma, se evita la fertilización del óvulo, su posterior acceso al útero y por tanto, puede acabar por anular cualquier posibilidad de un embarazo exitoso.

Tratamientos recomendados

Una vez que se ha detectado la presencia de la clamidia a través de un cultivo ginecológico, se recomienda combatir la infección a través de los siguientes métodos:

  1. Con antibióticos. Teniendo en cuenta que se contagia mediante el contacto sexual, se recomienda que los dos miembros de la pareja se sometan al mismo tratamiento.
  2. Acudir a las revisiones periódicas. Una vez finalizado el tratamiento es importante que ambos acudan a las revisiones médicas posteriores con el fin de asegurar que, no sólo se ha acabado con la infección sino también para comprobar que ésta, no ha llegado a afectar a los órganos reproductivos de forma crónica.
  3. Someterse a una Laparoscopia o Fecundación In Vitro (FIV). En el caso de que la clamidia finalmente haya causado lesiones, afectando a la fertilidad de la pareja, lo que recomendamos desde el equipo de FIV4 es que se proceda a eliminar las adherencias ubicadas en las Trompas de Falopio mediante intervención quirúrgica por laparoscopia o, si estamos en casos más graves, recurrir a la Fecundación In Vitro si fuera necesario.
  4. Hábitos sexuales saludables e información previa. Por suerte, la clamidia es una enfermedad que se puede prevenir o curar, si se llevan a cabo los procedimientos adecuados. Por lo que, además de los tratamientos farmacológicos, otra forma de contrarrestar los efectos de este tipo de enfermedades de transmisión sexual y de paso, prevenir una posible infertilidad es promoviendo la concienciación y la formación educativa en hábitos sexuales saludables con el objetivo de mejorar la salud reproductiva. Para lograrlo, entre algunas de las recomendaciones clave se encuentran:
  • Información sobre los antecedentes sexuales. En primer lugar, obtener información resulta muy útil. Es decir, tener conocimiento, si es posible, sobre los antecedentes sexuales de tu pareja, tanto si esta es estable como si es esporádica puede ser fundamental para evitar infecciones de este tipo.
  • Mantener relaciones sexuales seguras. En segundo lugar pero no menos importante, es mantener relaciones sexuales con preservativo. De esta manera lograrás reducir considerablemente las probabilidades de sufrir una ETS.

Conclusión

La incidencia de esterilidad tras sufrir una enfermedad pélvica inflamatoria a causa de la clamidia puede alcanzar incluso el 75% de probabilidades cuando se han dado tres o más episodios recurrentes.

Al tratarse de una enfermedad de transmisión sexual que puede llegar a producir infertilidad tanto en mujeres, a través de una inflamación del suelo pélvico como en hombres, mediante una inflamación en el epidídimo, la zona donde maduran los espermatozoides, es muy importante acudir regularmente a las revisiones médicas reglamentarias, preferiblemente una vez al año e iniciar un tratamiento específico contra la clamidia cuanto antes, si fuera necesario.

Источник: https://fiv4.es/pueden-las-infecciones-de-clamidia-provocar-infertilidad/

Clamidia durante el embarazo: todo lo que debes saber — Mejor con Salud

¿Qué pasa si estoy embarazada y tengo clamidia?

La clamidia durante el embarazo representa una de las infecciones de transmisión sexual más comunes en todo el mundo. Aunque se puede desarrollar en cualquier etapa, la aparición de la clamidida en la gestación es un motivo de preocupación, sobre todo por los riesgos que acarrea sobre el bebé.

En ocasiones estas enfermedades pasan desapercibidas en la mujer, pero inciden de forma negativa sobre su fertilidad. Además, puede originarse durante el embarazo, ya que estar en este estado no protege contra ninguna infección.

Debido a eso es muy importante acudir a las revisiones médicas regulares y verificar que la pareja no está infectada con clamidia o cualquier otra enfermedad de transmisión sexual (ETS). De hecho, para no correr riesgos, lo mejor es usar anticonceptivos de barrera al tener sexo.

¿Te preocupa la clamidia durante el embarazo? Sabemos que el tema causa muchas dudas en las gestantes. Por tal razón, a continuación queremos repasar los aspectos más relevantes de la enfermedad y sus respectivos tratamientos.

¿Qué es la clamidia?

La clamidia es una infección bacteriana que se transmite a través de los fluidos durante las relaciones sexuales genitales, orales o anales. Está causada por la bacteria Chlamydia trachomatis que se puede combatir con el uso de algunos antibióticos.

Leer también: ¿Cuáles son los métodos anticonceptivos que más se utilizan?

A menudo infecta el pene y la vagina, pero también se puede propagar hacia el cuello uterino, uretra, ano y garganta. Si bien se puede desarrollar de manera asintomática, a futuro incide en la aparición de problemas graves como la infertilidad y enfermedad inflamatoria pélvica.

Una mujer embarazada que sufre de clamidia requiere de una atención especial. Aunque no siempre se considera grave, hay riesgo de transmisión de la enfermedad al bebé durante el parto, además de poder desencadenar varias complicaciones en la gestación.

Síntomas de la clamidia

La mayoría de los pacientes con clamidia ignoran que tienen la enfermedad. Por eso, suelen ser focos de contaminación permanentes, lo que explica por qué se trata de una de las ETS más comunes del mundo. El enfermo puede no saber que está contaminado o no saber quién lo contaminó.

La infección se puede transmitir por vía sexual o de madre a hijo durante el parto. Por ello, es primordial lograr un diagnóstico oportuno, atendiendo cualquier señal que pueda servir como alerta. A continuación repasamos las más importantes:

  • Secreciones vaginales anormales
  • Ardor al orinar
  • Sangrado vaginal
  • Dolor al mantener relaciones sexuales
  • Dolor en la región pélvica

¿Qué puede causar la clamidia durante el embarazo?

Las mujeres embarazadas deben someterse a una serie de chequeos médicos que permiten determinar si padecen algún tipo de enfermedad de transmisión sexual (ETS). Si la vida sexual sigue activa durante la gestación, es de gran importancia repetir estos exámenes de forma regular.

La detección oportuna de la clamidia durante el embarazo puede mejorar el pronóstico tanto para la madre como para el feto. De no ser así, ambos quedan expuestos a riesgos importantes. A continuación, citamos los más importantes:

  • Aumenta el riesgo de infección en el saco y líquido amniótico.
  • Mayor probabilidad de parto prematuro.
  • Ruptura prematura de las membranas.
  • Mayor susceptibilidad a otras enfermedades de transmisión sexual (ETS), incluyendo VIH/SIDA.
  • Riesgo de infección uterina después del parto.
  • Contagio de la bacteria al bebé.
  • Bebé con problemas de conjuntivitis o neumonía al contagiarse en el canal del parto.

Puede que te interese: Tratamiento de la neumonía en niños

¿Cómo se trata la clamidia durante el embarazo?

La clamidia se trata de manera exitosa con el uso de antibióticos. En el caso de las mujeres gestantes, el médico es el encargado de evaluar cuáles son los medicamentos más seguros para la madre y el feto. A menudo sugiere uno que se toma en una sola dosis u otra presentación que se administra durante una semana.

Asimismo, es primordial que la pareja de la madre reciba el tratamiento. Luego, ambos se deben abstener de tener relaciones sexuales hasta una semana después de completar la medicación. Los antibióticos que más se utilizan son los macrólidos.

¿Cómo reducir el riesgo de clamidia durante el embarazo?

La mejor manera de evitar el contagio de clamidia durante el embarazo es tomando medidas preventivas antes de tener relaciones sexuales. Así las cosas, lo más adecuado es utilizar métodos de barrera como el preservativo y un protector dental en caso de sexo oral.

Otra medida importante es tener una pareja estable y que ambos se practiquen pruebas de ETS regulares. De hecho, si ambos planean tener un bebé, lo más conveniente es realizar estos exámenes antes de buscar el embarazo.

¿Tienes algún síntoma de clamidia o ETS y estás embarazada? No dudes en contárselo al médico lo antes posible.
Aunque puede causar un poco de vergüenza, como toda infección de transmisión sexual, es primordial pedir ayuda para un tratamiento eficaz y apropiado.

Источник: https://mejorconsalud.as.com/clamidia-embarazo-lo-debes-saber/

Consecuencias de la clamidia en el embarazo

¿Qué pasa si estoy embarazada y tengo clamidia?

La salud es uno de los aspectos más importantes que hay que cuidar durante la gestación, en pro del bienestar de la madre y también del bebé. No obstante, en ocasiones, se producen situaciones que pueden afectar en mayor o menor medida a ambos. Un ejemplo de eso es que la mujer tenga que hacerle frente a la clamidia en el embarazo.

¿No sabes qué es ni cómo se manifiesta? Sigue leyendo. Te lo vamos a contar todo a continuación.

Síntomas

Dolor durante las relaciones sexuales es uno de los síntomas

Además de lo ya indicado, es importante conocer que, en muchos casos, las personas que sufren clamidia no lo saben porque no tienen síntomas. Sin embargo, en otras ocasiones sí es fácil descubrir que se tiene esa mencionada enfermedad porque se manifiesta a través de señales tales como las siguientes:

  • Picazón en la zona genital.
  • Ciertas molestias al orinar como pueden ser ardor o escozor.
  • Dolor durante las relaciones sexuales.
  • Flujo vaginal anormal que adquiere un tono amarillento y que comienza a tener un olor excesivamente fuerte.
  • Aumento de la sensibilidad en los genitales e incluso inflamación.
  • Sangrado leve después de haber mantenido un contacto íntimo.
  • Dolor en el ano o en la zona del bajo vientre.

Tratamiento

Se diagnosticará con una prueba de orina

Si se sospecha que se tiene clamidia es fundamental acudir al médico para que realice un diagnóstico certero y pueda establecer el tratamiento adecuado en pro de ponerle fin a esa ETS.

En concreto, se podrá averiguar si la mujer la sufre mediante una prueba de orina, aunque, si así lo considera oportuno el doctor, se puede tomar, con ayuda de un hisopo, lo que son células de las zonas genitales o incluso del ano.

El tratamiento más certero para acabar con la clamidia se sustenta en antibióticos.

No obstante, cuando esa se produce durante el embarazo surge el problema de que la mujer no puede tomar esa medicación habitual en el resto de pacientes.

En este caso, el profesional médico que atienda a la gestante optará por recetarle un fármaco que sea seguro para el feto y para ella al tiempo que consigue acabar con esa enfermedad.

Consecuencias

Si importante es conocer toda la información que hemos dado, también es relevante tener claro qué consecuencias trae consigo esa enfermedad para el embarazo si no se trata a tiempo o si directamente no se tiene un tratamiento:

  • Provoca que existan mayores probabilidades de sufrir una infección en el líquido amniótico y también en la bolsa donde ese encuentra el bebé.
  • También es relevante establecer que se incrementan las posibilidades de que pueda producirse un aborto.
  • Muy importante es saber que si la clamidia no se trata aumentan los riesgos de que la embarazada pueda contraer otras enfermedades de transmisión sexual e incluso el VIH.
  • Se puede producir una rotura temprana de lo que son las membranas.
  • Aumentan de forma considerable las posibilidades de que pueda tener lugar un parto prematuro.
  • Ni que decir tiene que también es una manera de incrementar los riesgos de que la mujer sufra una infección uterina después de dar a luz.

Otros datos de interés

Se puede transmitir al bebé en el parto

Además de toda la información expuesta, hay que dar a conocer otra serie importante de aspectos sobre la clamidia en el embarazo:

  • Si la mujer la sufre durante la gestación y no es tratada, puede transmitírsela a su bebé en el parto. Y eso traería consigo que el pequeño pudiera padecer desde neumonía hasta una infección en los ojos. Eso sin pasar por alto que tendría unas defensas en niveles muy bajos.
  • En el caso de que la gestante tenga clamidia, su pareja también tendrá que recibir el pertinente tratamiento. Es más, será necesario que no mantengan relaciones sexuales durante el tiempo que dure el mismo.
  • Tanto en el hombre como en la mujer, en determinados casos, esta ETS puede traer consigo la infertilidad.

Источник: https://okdiario.com/bebes/clamidia-embarazo-3088790

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: