¿Qué pasa si estoy embarazada y tengo clamidia?

Clamidia, la silenciosa y creciente amenaza de la fertilidad femenina

¿Qué pasa si estoy embarazada y tengo clamidia?

Las infecciones de transmisión sexual crecen en todo el mundo de forma alarmante. Desde 2001, dos de las más conocidas, la gonorrea y la sífilis, han multiplicado su incidencia por 10 y por siete respectivamente, como han recordado los expertos con motivo este 4 de septiembre del Día de las Infecciones de Transmisión Sexual (ITS).

Sin embargo, no son éstas las más frecuentes. La clamidia es la ITS bacteriana más común del mundo occidental y tiene, además, una singular característica. La mayoría de los afectados son mujeres, cuando en general en las ITS ellas representan apenas un 10%.

En España en 2017 casi 10.000 personas se infectaron de chlamidia trachomatis y aunque no hay muchos datos sobre la evolución (pues hasta hace unos años no era una enfermedad de declaración obligatoria), los expertos alertan del crecimiento.

Según los datos de países europeos que reportan casos, se incrementó un 68% entre 2004 y 2013.

Cifras de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC) calculan que en España padece esta infección entre el 1 y el 8,5% de la población.

Santiago Moreno, jefe de Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, explica que la eclosión de la clamidia es algo más tardía que la de otras ITS, alrededor de 2007: “La clamidia es una amenaza tremenda, no solo por las consecuencias a corto plazo sino porque puede dar lugar a cuadros más graves”.

Dos de cada tres casos cursan sin síntomas

El principal problema de la clamidia es que pasa desapercibida en dos de cada tres casos.

Esta bacteria se contagia fácilmente por contacto directo sexual (si no se usa preservativo)  por vía oral, vaginal o anal y produce una infección que cursa sin síntomas en muchas ocasiones o con síntomas leves.

Cuando estos aparecen, en las mujeres, pueden ser un cambio en color, olor o cantidad de secreciones vaginales, reglas más abundantes o sangrado entre períodos, sangrado tras las relaciones sexuales, sensación de ardor al orinar o dolor o molestias bajo el abdomen.

Mientras que la infección es muy fácil de combatir con un antibiótico, la ausencia de síntomas hace que en muchas ocasiones la infección perdure o no cure bien.

«Este es el paradigma de las ITS, que son bacterias muy fácilmente curables y que sin embargo, de no hacerlo dejan secuelas y ocasionan que la enfermedad se siga traspasando a toras personas», explica Jordi Casabona, portavoz de la Junta Directiva del grupo de estudio de ITS  del SEIMC.

Problemas serios a medio y largo plazo

Y ahí es cuando la clamidia puede convertirse en un problema más serio.

 “En un primer momento, la clamidia por vía vaginal infecta el cuello del útero, pero si no se trata puede ‘subir’ a otros órganos y ocasionar problemas que no dan la cara incluso hasta 15 años después”, indica Alicia Comunión, coordinadora del Grupo de ETS de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV).

Si las infecciones tienden a producirse a entre los 18 y los 25 años, las complicaciones suelen surgir en la década de los treinta.

Las principales afecciones son, según apunta Comunión, la enfermedad inflamatoria pélvica y dolor pélvico crónico y la salpingitis.

Esta última es la inflamación de las trompas de Falopio y sus consecuencias atacan directamente a la fertilidad femenina, pues produce un mayor número de embarazos ectópicos y esterilidad.

“Aunque se trata de un fenómeno multifactorial, se piensa que la clamidia es uno de los factores a tener en cuenta en el creciente problema de la infertilidad”, advierte Comunión. También Moreno asegura que “está demostrada la relación entre la infección por clamidia y la infertilidad, aunque no hay grandes estudios de cifras”.

Lo cierto es que la inflamación de las trompas dificulta el transporte del espermatozoide al óvulo y de éste al útero. Es por ello que el embrión corre el riesgo de anidarse fuera de lugar (embarazo ectópico) o de que pueda llegar a anidar. También está relacionada con la dificultad de embarazo en tratamientos de reproducción asistida.

La clamidia es una de las causas prevenibles de infertilidad más importantes

Casabona advierte que la clamidia puede afectar a la mujer incluso aunque ésta se haya tratado la infección. «A veces incluso curada, la infección puede dejar cicatrices que dificulten el embarazo. Por ello se habla de esta como una de las causas prevenibles más importantes de la infertilidad», afirma el médico.

Volver a usar el preservativo

Y la única forma de revertir el problema, coinciden los expertos, es el uso correcto del preservativo. Hay que usarlo durante toda la relación sexual, algo que los jóvenes españoles cada vez hacen menos. La pérdida del miedo al VIH, la mayor frecuencia de relaciones sexuales y un mayor número de parejas sexuales son los factores que manejan expertos para este fenómeno.

El uso del preservativo y, en caso de mantener relaciones de riesgo, acudir a un centro sanitario aunque no se presenten síntomas, para realizar un cribado y poder tomar el antibiótico para tratar la infección.

En Europa, tan solo Gran Bretaña y Suecia, recuerda Casabona, tienen programas de cribado poblacionales de esta infección: «En España se recomienda el cribado oportunista, que es la recomendación del análisis en las consultas a mujeres de entre 18 y 25 años, especialmente si han cambiado de pareja o mantenido este tipo de relacionales. Los test son sencillos y la cura, efectiva».

Mejorar los cribados y el uso del preservativo son las únicas fórmulas para controlar esta infección que va en aumento y que Casabona califica de «importante problema de salud pública». «Hablamos mucho de sida pero no de otras que son muchísimo más frecuentes, afectan a personas muy jóvenes y que pueden curarse fácilmente. Pero solo si se hace a tiempo», concluye.

Источник: https://www.elindependiente.com/vida-sana/salud/2019/09/04/clamidia-la-silenciosa-y-creciente-amenaza-de-la-fertilidad-femenina/

¿Pueden las infecciones de clamidia provocar infertilidad? – FIV4

¿Qué pasa si estoy embarazada y tengo clamidia?

Cuando hablamos de infertilidad, entre las causas principales reconocidas por la Organización Mundial de la Salud aparece una enfermedad bacteriana de transmisión sexual que afecta tanto a hombres como a mujeres y que a pesar de poder prevenirse, tomando las  precauciones necesarias, se corre el riesgo de contagiarlo e infectarse con facilidad si se mantienen relaciones sexuales sin preservativo o incluso practicando sexo oral.

Se trata de la Clamidia, pero ¿qué es?, ¿cómo se contrae?, ¿qué síntomas tiene?, ¿cómo se cura o se previene?, ¿qué tratamiento se recomienda?, ¿quieres saber más? No te preocupes, el equipo de FIV4 te responderá a estas y a otras preguntas en el siguiente post.

Qué es la clamidia y qué síntomas tiene

Como ya hemos adelantado en párrafos anteriores, se trata de una enfermedad infecciosa, bastante frecuente, causada por la bacteria Chlamydia Trachomatis, que se transmite por vía sexual y que apenas presenta síntomas, salvo algún dolor al orinar o durante las relaciones íntimas, por lo que es difícil de detectar sin un reconocimiento médico previo.

Así que, teniendo en cuenta, que se trata de una enfermedad de carácter silencioso, que pasa bastante desapercibida, es recomendable, sobre todo, cuando se tiene una vida sexual activa y sin pareja estable, que se acuda a las revisiones ginecológicas anuales, para que,  en caso de padecerla, se pueda tratar a tiempo, evitando que se produzcan males mayores como por ejemplo, infertilidad o esterilidad, que en este caso, puede afectar tanto a mujeres como a hombres a partes iguales.

Por qué la clamidia puede causar infertilidad

Al tratarse de una enfermedad asintomática, ocurre con frecuencia que podemos descubrir su existencia varios meses después del contagio o cuando la bacteria, dormida durante años, despierta y se activa cuando menos te lo esperas, infectando y provocando daños en nuestros órganos reproductivos sin dar pistas de ello.

Entre las consecuencias negativas que puede provocar la bacteria de la clamidia es que se genere una enfermedad pélvica inflamatoria, causando infertilidad e incluso embarazos extrauterinos o ectópicos, pero ¿cómo ocurre esto?

La bacteria puede llegar a adherirse a las células del cuello cervical, impidiendo con ello el paso de los espermatozoides al útero, extenderse después a los ovarios, alterando la fase de ovulación y bloquear las trompas de Falopio. De esta forma, se evita la fertilización del óvulo, su posterior acceso al útero y por tanto, puede acabar por anular cualquier posibilidad de un embarazo exitoso.

Tratamientos recomendados

Una vez que se ha detectado la presencia de la clamidia a través de un cultivo ginecológico, se recomienda combatir la infección a través de los siguientes métodos:

  1. Con antibióticos. Teniendo en cuenta que se contagia mediante el contacto sexual, se recomienda que los dos miembros de la pareja se sometan al mismo tratamiento.
  2. Acudir a las revisiones periódicas. Una vez finalizado el tratamiento es importante que ambos acudan a las revisiones médicas posteriores con el fin de asegurar que, no sólo se ha acabado con la infección sino también para comprobar que ésta, no ha llegado a afectar a los órganos reproductivos de forma crónica.
  3. Someterse a una Laparoscopia o Fecundación In Vitro (FIV). En el caso de que la clamidia finalmente haya causado lesiones, afectando a la fertilidad de la pareja, lo que recomendamos desde el equipo de FIV4 es que se proceda a eliminar las adherencias ubicadas en las Trompas de Falopio mediante intervención quirúrgica por laparoscopia o, si estamos en casos más graves, recurrir a la Fecundación In Vitro si fuera necesario.
  4. Hábitos sexuales saludables e información previa. Por suerte, la clamidia es una enfermedad que se puede prevenir o curar, si se llevan a cabo los procedimientos adecuados. Por lo que, además de los tratamientos farmacológicos, otra forma de contrarrestar los efectos de este tipo de enfermedades de transmisión sexual y de paso, prevenir una posible infertilidad es promoviendo la concienciación y la formación educativa en hábitos sexuales saludables con el objetivo de mejorar la salud reproductiva. Para lograrlo, entre algunas de las recomendaciones clave se encuentran:
  • Información sobre los antecedentes sexuales. En primer lugar, obtener información resulta muy útil. Es decir, tener conocimiento, si es posible, sobre los antecedentes sexuales de tu pareja, tanto si esta es estable como si es esporádica puede ser fundamental para evitar infecciones de este tipo.
  • Mantener relaciones sexuales seguras. En segundo lugar pero no menos importante, es mantener relaciones sexuales con preservativo. De esta manera lograrás reducir considerablemente las probabilidades de sufrir una ETS.

Conclusión

La incidencia de esterilidad tras sufrir una enfermedad pélvica inflamatoria a causa de la clamidia puede alcanzar incluso el 75% de probabilidades cuando se han dado tres o más episodios recurrentes.

Al tratarse de una enfermedad de transmisión sexual que puede llegar a producir infertilidad tanto en mujeres, a través de una inflamación del suelo pélvico como en hombres, mediante una inflamación en el epidídimo, la zona donde maduran los espermatozoides, es muy importante acudir regularmente a las revisiones médicas reglamentarias, preferiblemente una vez al año e iniciar un tratamiento específico contra la clamidia cuanto antes, si fuera necesario.

Источник: https://fiv4.es/pueden-las-infecciones-de-clamidia-provocar-infertilidad/

Clamidia durante el embarazo

¿Qué pasa si estoy embarazada y tengo clamidia?

Muchas mujeres sufren las consecuencias de la clamidia durante el embarazo, ya que esta enfermedad es casi asintomática. Por tal motivo, lo mejor es tener un diagnóstico temprano. En caso de ser positivo, es conveniente tratarla a tiempo y evitar daños durante la gestación para no contagiar al bebé en su nacimiento.

¿Qué es la clamidia?

Es unainfección bacterianatransmitida por medio de las relaciones sexuales. Alrededor del 75% de las mujeres no presentan síntomas inmediatos, pero es potencialmente perjudicial.

Se estima que existen casi 3 millones de personas contagiadas con clamidia. Es, por lo tanto, una de las enfermedades de transmisión sexual más comunes. De hecho, las mujeres con edades de entre 19 y 25 años padecen un alto índice de contagio.

Cómo afecta la clamidia durante el embarazo

Las mujeres con clamidia en el embarazo pueden padecer infecciones en el líquido amniótico y el saco, ruptura anticipada de la membrana y parto prematuro.

Esta bacteria es causante de la salpingitis, una enfermedad pélvica que inflama las trompas de Falopio. Además, también produce endometritis,es decir, inflamación del endometrio.

Las mujeres con clamidia son susceptibles a otras enfermedades de transmisión sexual, como el virus de inmunodeficiencia humana. Asimismo, poseen gran riesgo de sufrir infección uterina después del parto.

Otra complicación que causa la infección no tratada es la infección de las heridas practicadas durante el parto o de la cesárea.

“Una infección por clamidia no tratada eleva la posibilidad de contagio del bebé durante el nacimiento”

Riesgos de la clamidia en el nacimiento del bebé

Si la clamidia no es tratada antes del parto, elbebé corre el riesgo de ser infectado al pasar por el canal vaginal. Esto lecausaría enfermedades y daños en sus tejidos corporales.

Al contagiarse, el bebé sufre una infección ocular, llamadaconjuntivitis de inclusión del recién nacido. Esta le puede ocasionar fuertes molestias y requiere tratamiento médico.

Otra afección que puede sufrir es neumonía, que representa complicación grave y peligrosa y amerita atención médica inmediata. Esta afección se manifiesta después de las 4 semanas de nacido.

“Alrededor del 75% de las mujeres que padecen clamidia durante el embarazo no presentan síntomas inmediatos, pero es potencialmente perjudicial”

¿Cómo saber si tienes clamidia durante el embarazo?

Aunque la gran mayoría no presenta síntomas, si tienes alto riesgo de padecer esta infección o sospecha que la tienes, acude a tu médico de inmediato.

Por lo general, los síntomas aparecen una o dos semanas después del contagio. Algunas señales son:

  • Ardor y molestia al orinar.
  • Dolor al tener relaciones sexuales.
  • Inflamación del cuello uterino o cérvix.
  • Aumento del flujo vaginal.
  • En ocasiones, pérdida de sangre, secreción por la uretra y dolor en la parte baja de la pelvis.

La embarazada debe realizarse un estudio en la primera cita con el médico. El especialista toma una muestra del cuello uterino o muestra de orina que analizan en un laboratorio. De ser positiva, te harán otros estudios para detectar cualquier otra enfermedad de trasmisión sexual.

Tratamiento para la clamidia durante el embarazo

El tratamiento para la clamidia durante el embarazo es a base de antibióticos. Por supuesto, es el especialista quien lo prescribe, dependiendo de la localización de la lesión y el tipo de paciente.

Generalmente, se administra en una sola toma y con un solo tratamiento es suficiente. Además, la pareja también debe recibir tratamiento al mismo tiempo.

Por otro lado, deben evitar las relaciones sexuales hasta 15 días después del tratamiento para impedir nuevo contagio.

Los médicos aconsejan realizar estudios nuevamente de 3 a 4 semanas después de cumplir el tratamiento.

Tratamiento natural para curar la clamidia

Optar por tratamientos a base de plantas es una buena decisión. A continuación mencionamos algunas de las más usadas.

Propóleo

Es uno de los antibióticos naturales más efectivos. Se usa para tratar infecciones causadas por virus, hongos y bacterias. Tiene la propiedad de calmar el dolor y reducir la inflamación causada por la enfermedad.

Toma 5 gotas de propóleo 3 o 5 veces al día, si deseas más efectividad debes usarlo directamente pero sin base alcohólica. También puedes diluir unas gotas en agua y realizarte lavados en la zona afectada.

Aceite esencial de árbol de té

Es un potente antifúngico y antibacteriano. Además, absorbe los malos olores, favorece la regeneración de las células y reduce la inflamación. Es de uso tópico y puede combinarse con el aceite de orégano y complementarse con tratamiento oral.

En definitiva, si padeces clamidia durante el embarazo, toma cuanto antes las medidas indicadas para librarte de ese mal. Así tendrás un parto feliz y evitarás complicaciones para tu hijo.

Te podría interesar…

Источник: https://eresmama.com/clamidia-durante-el-embarazo/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: