¿Qué puede comer un bebé de 5 meses?

Las primeras comidas del bebé

¿Qué puede comer un bebé de 5 meses?

13 Enero 2020 – Publicado por Marisa Gandsas

Durante los primeros 6 meses de vida del bebé, la alimentación ideal es la leche materna en forma exclusiva, es decir pecho y solamente pecho. Al llegar a los 6 meses, se iniciará la introducción de los primeras papillas.

La alimentación ideal en los primeros 6 meses de vida es la leche materna de manera exclusiva. Es decir, únicamente pecho.

Se ha demostrado, mediante estudios realizados en las últimas décadas, que la lactancia materna posee los mayores beneficios, ya que protege al bebé de muchísimas infecciones y se reconoce una disminución de diarreas, otitis, catarros y alergias en los bebés alimentados de esta forma. No hay ningún otro alimento que pueda imitar sus cualidades.

La lactancia no sólo beneficia al bebé, también beneficia a la madre, ya que permite que el útero recupere de manera más rápida su tamaño normal. Esto le permite a la mujer recuperar el cuerpo que tenía antes del embarazo.

Si por algún motivo la lactancia natural no fuera posible, el bebé debe tomar leche de fórmula, maternizada (leche de vaca modificada y enriquecida similar a la leche materna) durante sus primeros seis meses.

Si el aumento de peso del bebé es normal y crece bien, no necesita de otro alimento antes de esa edad.

No hay que apurarse para darle al bebé alimentos sólidos antes de los 6 meses. Al llegar a esta edad se puede empezar con las primeras papillas.

6 meses: ¿con qué comenzamos?

El bebé puede comenzar con sus primeras papillas al llegar a los 6 meses, de manera paulatina.

En esta etapa, la alimentación es mixta o complementaria, ya que la introducción de los primeros semisólidos tiene una función más de aprendizaje que de nutrición, pero la alimentación básica del bebé seguirá siendo la leche.

A comer bien se aprende porque la alimentación es un hábito. Cuando el bebé comienza a introducir sus primeros alimentos, comienza a formarse el hábito alimenticio que lo acompañará toda la vida.

En esta etapa, podemos comenzar a darle:

  • Purés de verdura: papa, zanahoria, zapallo.
  • Cereales (precocidos o no) y
  • Purés de frutas: manzana, banana, pera.

La fruta puede ser natural o cocida tipo compota, ya que aportan vitaminas, proteínas, minerales y fibras.

Ver recetas

Esto es sólo una guía de consulta. Antes de incorporar un alimento a la dieta de tu bebé debés consultarlo con tu pediatra de cabecera.

Algunos consejos para empezar

Horario La mamá puede elegir el horario en que le va a dar la comida. No importa que sea al mediodía, a la tardecita o a la noche. Lo que sí importa es que tanto la mamá como el bebé puedan disfrutar de ese momento relajados y tranquilos.

La segunda comida se incorpora hacia los 8 meses, en un horario opuesto al de la primera. Si la primera fue el almuerzo, la segunda será la cena, o al revés.

La primera comida reemplazará a la mamada o a la mamadera que el bebé tomaba en ese horario. Lo mismo pasará cuando se incluya la segunda comida diaria. No hace falta darle el pecho o la mamadera después del almuerzo o la cena si es que el niño ha comido bien.

7 meses

Llegados los 7 meses se le puede dar al bebé flanes o postrecitos, caseros o comprados, que pueden reemplazar a la fruta del postre. También se incorporan las verduras de hoja verde. Se le puede dar polenta y sémola. También podemos comenzar a darle arroz, pero previamente tamizado -es decir, hecho papilla- para evitar que el pequeño se atragante con los granos.

Las carnes rojas como las blancas también pueden incorporarse alrededor del séptimo mes. Las carnes le aportarán fundamentalmente las proteínas necesarias para el crecimiento. Estas deben estar siempre perfectamente cocidas.

El hígado, que es una importante fuente de hierro y proteínas, también puede incorporarse alrededor de los 7 meses.

Ver recetas

Esto es sólo una guía de consulta. Antes de incorporar un alimento a la dieta de tu bebé debés consultarlo con tu pediatra de cabecera.

8 meses

Al octavo mes, el bebé incorporará la segunda comida del día: si la primera comida era el almuerzo, será la cena, o viceversa. 

Ver recetas

Preguntas más frecuentes

¿A qué edad pueden empezar a comer maizena?
A los 6 meses.

Si le damos pollo, ¿cuál es la mejor forma de cocinarlo? ¿asado al horno? ¿a la plancha? ¿hervido?
Todas son buenas, lo importante es cortarlo chiquito y sin huesitos.

Idem carne de vaca y de pescadoEl pescado puede ser incorporado luego del año del bebé porque da más probabilidades de alergias.

¿Cuál es el pescado que mejor se adapta a los bebés, por el tema de las espinas o por otra razón?

Merluza filet o cualquier filet.

¿Y el hígado?

Es buenísimo y aporta hierro a la dieta del bebé.

¿Cuándo pueden comer huevo? ¿empezar con la clara o la yema?

La yema ya la pueden comer en tortillas, purés o comidas a los 7 u 8 meses y el huevo entero al año.

¿Conviene empezar con jugos cítricos o no cítricos?

Convienen los jugos naturales de frutas, solos sin agregados. Es lo mismo empezar con cualquiera de ellos (recordá que hasta el año no debería incluirse ni el kiwi ni la frutilla en la dieta de tu hijo).

Esto es sólo una guía de consulta. Antes de incorporar un alimento a la dieta de tu bebé debés consultarlo con tu pediatra de cabecera.

Alergias

Hay alimentos que no conviene incluir antes del año. Especialmente si en la familia hay antecedentes alérgicos. Entre ellos:

  • Huevos (se aconseja hasta dos por semana, ya sea cocido o pasado por agua)
  • Pescado
  • Chocolate
  • Dulce de leche
  • Frutillas y kiwis (pueden dar alergias cutáneas)

Una salud de hierro

El hierro es un mineral muy importante, y no olvidemos que durante los dos primeros años de vida los niños experimentan un rápido crecimiento, lo que hace que se consuman sus reservas de hierro.

Los cítricos contienen una gran cantidad de vitamina C, que favorece la absorción de hierro y sales de sodio y potasio. Los alimentos más ricos en hierro son las carnes rojas, el hígado, el pescado y el pollo. Algunos vegetales, como el berro o la espinaca, también poseen hierro, y aunque en menor medida, los lácteos.

Alimentos que conviene evitar

  • Miel: No se recomienda su consumo, especialmente en los niños menores de 1 año y hay pediatras que no lo recomiendan hasta los 3 años. La miel fresca sin pasteurizar puede transmitir botulismo, una enfermedad grave del sistema nervioso.
  • Hay alimentos que conviene evitar hasta los 3 años, por ser muy duros y no disolverse rápidamente en la boca y con los cuales el niño podría atragantarse. Estos son:

1. Maníes2. Granos de choclo3. Pochoclo4. Caramelos duros5. Frutas secas6.

Manzana en trozos (sólo se puede si está cortada en trozos pequeños, como todos los alimentos sólidos, que deben estar cortados en trozos pequeños).

  • Se deben cortar los alimentos en trozos muy pequeños así evitaremos que el niño se atragante.
  • La temperatura de las papillas deberá ser tibia.
  • A partir de los 7 meses, la carne -ya sea roja o blanca- debe ser cuidadosamente cortada en pequeños pedazos.
  • Hay que tener cuidado si le damos al niño pan para que se entretenga, ya que si tiene miga puede formar un bolo en la boca.
  • No es necesario agregarle sal a sus comidas, porque ellos no están acostumbrados a los sabores salados, y no es saludable abusar de ella. No obstante, hay alimentos que no tienen sabor sin sal (por ejemplo la polenta, o las pastas), en ese caso, colocar solo una pizca.
  • Cuando le damos la primera comida al bebé, le ofreceremos una papilla salada, y un postre, que en un principio es conveniente que sea un puré de frutas.
  • Los bebés también deben tomar una bebida en el almuerzo, así como lo hacemos los adultos. Lo ideal es que tomen agua, ya que las gaseosas contienen gran cantidad de azúcar y le quitan el apetito, además de que predispone a la aparición de caries.
  • A los 6 meses el bebé ya esta maduro como para sentarse, mirar la cuchara y abrir la boca, la lengua ya no se viene tanto para adelante. Pero no olvidemos que en esta etapa la inclusión de los alimentos es un juego, tenemos tiempo hasta el año para que el niño «coma bien». Recién en este momento  los alimentos cubrirán todas sus necesidades biológicas y la leche pasará a un segundo plano. No hay que desesperarse si al principio el niño no come «bien», es como un juego, puede escupir o rechazar el alimento y esto es normal. De cualquier manera hay que insistir a modo de juego. También hay niños que empiezan a comer bien a los 8 o 9 meses.
  • Al principio hay que dejar que el niño haga lo que desee. Por ejemplo, puede querer chupar o succionar la cuchara. 
  • En un comienzo, las texturas deben ser ni líquidas ni espesas e ir variando a medida que el bebé las vaya aceptando, no licuadas o muy procesadas. Es conveniente hacer el puré  con el tenedor.

Источник: https://www.planetamama.com.ar/nota/las-primeras-comidas-del-bebe

¿Qué puede comer un bebé de 5 meses?

A partir del 6º mes de vida es necesario incorporar nuevos alimentos que aseguren el buen desarrollo y salud de nuestro bebé. Si conseguimos que nuestro bebé adquiera unos hábitos alimenticios sanos le estaremos ayudando a llevar una dieta saludable en el futuro.

Es normal tener dudas con la introducción de los alimentos ¿Cuándo empiezo?, ¿Qué cantidad?, ¿A qué hora?, ¿Y si no quiere?…

Como siempre os hemos dicho, la introducción de alimentos debe hacerse de manera lenta y suave, no hay prisa. A esta edad el alimento principal del bebé es y debe ser la leche (materna o de fórmula).

Debéis ofrecer la comida al bebé, pero nunca forzarlo, cada bebé tiene su propio ritmo.

Para poder entender mejor el menú y hacer la introducción correctamente os invito a leer los siguientes artículos, que os guiarán en la introducción paulatina de nuevos grupos de alimentos desde los 6 a los 18 meses aproximadamente:

También os recomendamos descargar esta tabla de introducción de alimentos para bebés, para que podáis ver de forma rápida qué alimentos se pueden ir introduciendo según el bebé va creciendo.

¿Con qué frecuencia debe comer un bebé de 6 meses?

Cuando se han introducido las frutas y la papilla de cereales (6 meses), el bebé debería tener el siguiente esquema de alimentación (esta tabla es orientativa, cada familia debe adaptarla a sus horarios):

  • 8-9 am (Desayuno): Leche materna o biberón.
  • 11-12 am (Media mañana): Leche materna o biberón
  • 12-13 am (Comida): Papillas de cereales.
  • 16-17 pm (Merienda): Papilla de frutas.
  • 20-21 pm (Cena): Leche materna o biberón.
  • 12 pm: Leche materna o biberón (Hay bebés que ya han eliminado esta última toma).

La lactancia materna debe seguir siendo a demanda.

Cuando ya se han incorporado las verduras y la carne en la alimentación del bebé, el esquema queda de la siguiente manera (7 meses).

  • Desayuno: Papilla de cereales sin gluten.
  • Media mañana: A partir de los 7 meses le podemos ofrecer un trozo de pan para que vaya incorporando poco a poco el gluten en la dieta).
  • Comida: Puré de verdura con carne.
  • Merienda: Papilla de fruta.
  • Cena: Papilla de cereales.

Algún bebé puede seguir pidiendo la toma de leche de la noche.

Esto es un ejemplo de un menú diario para un bebé de 6 meses una vez ya se hayan introducido verduras y carne (naturalmente esto es solo orientativo, ya que algunos bebés comen más que otros y varían mucho de un mes a otro, y por tanto no nos debemos preocupar si el nuestro no se ajusta a este patrón):

Cómo ir introduciendo los diferentes alimentos

La OMS recomienda introducir las frutas, los cereales sin gluten o la verdura indistintamente.

Y aunque siempre ha habido discrepancias sobre este tema, las últimas recomendaciones de la Asociación Española de Pediatría sobre la introducción de diferentes frutas es que «se aconseja introducir progresivamente toda la variedad de frutas y verduras disponible, en cualquiera de las comidas diarias, e ir variando también la forma de presentación (triturada, chafada, en pequeños trozos…). No hay unas frutas mejores que otras para comenzar, la decisión dependerá de los gustos de la familia.»

No obstante yo recomiendo empezar por los cereales sin gluten o las frutas, y cuando estos ya han sido aceptados empezar entonces por las verduras, ya que como dijimos, algunas pueden tener niveles de nitratos, oxalatos y fibra demasiado altos para el organismo del bebé.

Cómo debemos preparar las papillas de cereales sin gluten

A partir de los 6 meses el bebé ya está preparado para la incorporación de cereales o papillas infantiles sin gluten. Sin embargo no es conveniente añadir los cereales al biberón.

Lo mejor es incorporarlo en forma de papilla con cuchara una vez pierda el reflejo de extrusión (es decir, una vez sea capaz de tragar una cucharadita sin expulsarla con la lengua).

Por otro lado el bebé controlará mejor cuándo está saciado y nos lo hará saber cerrando la boca o girando la cabeza.

  • Los podemos preparar con leche materna o leche de fórmula de inicio o de continuación. Si los preparáis con leche materna, tened en cuenta que tendréis que poner más cereales porque cuesta más de espesar. La introducción se debe hacer lentamente. Primero una cucharada rasa, que iremos aumentando gradualmente (unas 5 cucharadas) para que el bebé se acostumbre al cambio de textura (de líquido a menos líquido) poco a poco. Siempre que introduzcáis un nuevo alimento al bebé ha de primar la lentitud y la suavidad.
  • La cantidad recomendada será de unos 200 ml, como siempre os digo, no es una norma, es una recomendación y esta variará en cada bebé. Tanto si toma 100 ml o toma 250 ml es normal, es muy importante no forzarlo, cuando el bebé de muestras de estar saciado no hay que darle más. Si por el contrario se lo acaba podremos incrementar  la ración.

Una vez más os quiero recordar que el alimento principal del bebé es la leche y que el aporte de ésta no debe ser nunca inferior a los 500 ml.

Cereales con gluten

La Espghan, la Asociación Española de Pediatría y la FEDN aconsejan que alrededor de los 7 meses (y no mucho más tarde) hayan aparecido en la dieta del bebé pequeñas cantidades de cereales con gluten.

Se empieza con pequeñas cantidades porque cuando el bebé se expone por primera vez al gluten es mejor que sea poco a poco.

Una gran dosis de gluten (por ejemplo una papilla de 150ml) aumenta el riesgo de que se desencadene una enfermedad celíaca (en caso de bebés susceptibles).

Por eso, antes de empezar a darles papillas de cereales con gluten, lo mejor es dejarles mordisquear un poquito de pan o darle una cucharadita pequeña de sémola cocida (sin líquido).

  • Para introducirlos, si el bebé toma 5 cacitos de cereales sin gluten, tendremos que empezar por darle una papilla que contenga 4 cacitos sin gluten y 1 con gluten, al día siguiente 3 sin gluten y 2 con gluten y así progresivamente, hasta que a la semana tome los 5 cacitos con gluten. De esta manera veremos con la mínima dosis si el niño presenta alguna intolerancia.

Primeras papillas de frutas

La papilla de frutas es una de las primeras que se empiezan a ofrecer a los bebés. A partir de los 6 meses si el bebé toma lactancia materna, y a partir de los 4 a 6 meses si toma leche de fórmula, ya podemos ofrecerles fruta.

  • Para empezar, podemos triturar 60 ml de leche (materna o de fórmula) + 100 g de pera o manzana. La leche puede calentarse un poquito. Esta dosis es suficiente para los primeros días (complementando a la toma de leche). Si no les gusta le podemos añadir 1-2 cacitos de cereales. Nunca añadiremos azúcar, galletas o miel. Toda la fruta ha de ser sin piel ni pepitas.
  • Cuando lleve un par de días aceptando la papilla de pera y manzana podemos añadir 30 g de plátano.
  • Si el bebé se acaba la papilla iremos incrementando hasta los 250 ml (90-100ml serán de leche). Recordad que la alimentación complementaria es “complementaria” a la leche y no al revés. El bebé decide cuándo ya no quiere más, cuando gire la cara o cierre la boca, paramos. Pensad que la fruta es menos nutritiva que la leche, así que mientras lleguen a los 500ml de leche diarios como mínimo no debemos preocuparnos, ya que a esta edad, la leche debe seguir siendo su alimento principal.
  • Si el bebé tiene malas digestiones, evitad la manzana, ya que es la fruta que tiene más gas y le puede resultar indigesta (hervida, al microondas o al horno es mucho más digestiva).

En cuanto a los tipos de frutas más recomendables, aunque antes se recomendaba retrasar la introducción de frutas rojas o melocotones y albaricoques por ser más alergénicos que otras, las últimas recomendaciones de la AEPED lo contradicen, ya que se cree que pequeñas porciones pueden evitar el riesgo de alergias en el futuro. No obstante de nuevo os recordamos que siempre hay que hacer la introducción de cada alimento de uno en uno dejando pasar varios días entre ellos para observar posibles reacciones alérgicas.

7 potitos o papillas de frutas caseras para bebés

Purés de verduras

Es también el momento de incorporar los purés de verduras. Las verduras y hortalizas apropiadas para empezar a los 6 meses (siempre introduciéndolas de una en una para de este modo saber si alguna le ha producido alergia, gases, estreñimiento, diarrea…) son:

  • judía verde
  • calabacín
  • calabaza
  • patata
  • boniato
  • Brócoli y coliflor se le pueden dar a partir de los 6 meses, siempre que no le produzcan gases, en ese caso se podría retrasar su introducción. Pero no confundamos coliflor y col, ésta última debe retrasarse hasta los 12 meses por su alto contenido en oxalatos y nitritos.
  • La cebolla y el puerro se pueden introducir con precaución viendo la tolerancia del niño, ya que pueden provocar gases.
  • Las zanahorias también tienen niveles altos de nitritos, pero se pueden ofrecer a partir de los 6 meses si es en poca cantidad (y siempre desechando el agua de cocción, ya que la mayor parte de los nitritos quedarán ahí).
  • El tomate es una de las verduras más alergénicas. Lo podremos dar a partir de los 6-7 meses y si vemos reacción esperaremos a los 9-12 meses. Elegid los más maduros y ponedlos cocidos sin piel ni pepitas.
  • Los guisantes se suelen dar a los 6 meses, pero yo por precaución recomiendo incorporarlos con las demás legumbres.
  • Hay verduras, que por su aporte alto en oxalatos y nitritos no son aptas hasta los 12 meses, como  espinacas, acelgas, coles, chirivía, espárragos, nabos, remolacha y apio.

Cómo hacer su primera papilla de verduras

Las verduras pueden introducirse mediante el mismo sistema que las frutas, con una base de leche.

  • Podemos poner 100 g de patata y 50 g de judía verde hervidas en agua sin sal o al vapor, triturándolas en 100 ml de leche.
  • A esta papilla le incorporaremos 3-5 g de aceite de oliva virgen (½-1 cucharada postre).
  • Se puede hacer más líquida agregándole leche o más espesa poniendo una cacito de cereales sin gluten.

Cuando el bebé ya lleve 3-4 días aceptándola sin problema ya podemos introducir otras verduras: calabacín, cebolla, calabaza, boniato… El volumen total será de unos 250ml de puré. Recordad no forzar al bebé.

Es conveniente ir haciendo diferentes combinaciones de verduras para que el bebé se acostumbre a la variedad de sabores.

Te puede interesar> PURÉS PARA BEBÉS

Del mismo modo que comentamos el Baby-led Weaning con la fruta, también lo podemos hacer con la verdura siempre que veáis que vuestro bebé está preparado y a partir de los 6 meses. Por ejemplo, podemos usar un trozo grande de patata, boniato, brócoli, zanahoria… ya hervidos.

Estas son algunas reglas básicas que deben seguirse en la preparación de los alimentos:

  • Seleccionar alimentos frescos y de calidad.
  • Mantener una perfecta higiene a la hora de cocinar los alimentos, tanto de la persona que los prepara como de los utensilios y superficies de trabajo.
  • Es muy importante esperar siempre un par de días entre cada introducción de un nuevo alimento para ver la reacción del bebé. Si notamos algo extraño consultar inmediatamente con el pediatra.
  • Cocinar los alimentos con poco agua, que además aprovecharemos para la preparación de los purés y papillas.
  • La cocción no debe durar demasiado para no perder todos los nutrientes.
  • Nunca se debe agregar sal, azúcar ni miel antes del primer año de vida.
  • Hay que respetar el aprendizaje del bebé, intentando que su aproximación a la comida sea un momento relajado y agradable para evitar futuros enfrentamientos en el futuro. Nunca utilizar la agresividad ni forzarle a comer.

Y por favor siempre recordad que un bebé gordito no es sinónimo de saludable. Es el pediatra el que debe controlar su peso y estatura y decidir si el bebé goza de buena salud. Cuando forzamos excesivamente a los bebés a comer podemos estar abonando el camino para un problema de futura obesidad infantil.

Источник: https://www.pequerecetas.com/receta/menu-diario-para-bebes-de-6-a-9-meses/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: