¿Qué puede comer una embarazada con azúcar alta?

Contents
  1. Qué Comer Si Tienes Diabetes Gestacional | Nación Farma: Salud Y Medicina Para Todos
  2. Lo que sí puedes comer
  3. Una carga glucémica de 10 o menos se considera baja.
  4. Lo que no puedes comer
  5. Diagnóstico y tratamiento
  6. Dieta Para La Diabetes Gestacional Care Guide Information En Espanol
  7. ¿Qué es la dieta para la diabetes gestacional?
  8. ¿Qué plan de alimentación es correcto para mí?
  9. ¿Cuáles son algunas de las pautas generales para los carbohidratos que debo seguir?
  10. ¿Cuáles alimentos contienen carbohidratos?
  11. ¿Qué otras pautas debo seguir?
  12. ¿Cuándo debo llamar a mi médico o dietista?
  13. ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:
  14. Further information
  15. Recetas para diabetes gestacional
  16. ¿Y cuando la diabetes aparece durante el embarazo?
  17. La mejor forma de alimentarse
  18. Dime cuánto pesas y te diré como será tu hijo
  19. ¿Y después del parto, qué ocurre con la diabetes gestacional?
  20. Consejos para controlar la diabetes gestacional
  21. Pautas para controlar la diabetes durante el embarazo
  22. Factores de riesgo
  23. Ver también:
  24. Diabetes tipo 1 y 2 y embarazo
  25. Defectos de nacimiento
  26. Un bebé demasiado grande
  27. Cesárea
  28. Presión arterial alta (preeclampsia)
  29. Nacimiento prematuro (antes de término)
  30. Bajo nivel de azúcar en la sangre (hipoglucemia)
  31. Abortos espontáneos o mortinatos
  32. 7 consejos para las mujeres con diabetes
  33. Información adicional
  34. Cómo bajar los niveles de azúcar en sangre durante el embarazo
  35. Pruebas de glucemia durante el embarazo
  36. Consejos para bajar el nivel de azúcar en sangre
  37. Algunos trucos caseros
  38. ¿Qué puede comer una embarazada con azúcar alta?
  39. Efectos de la diabetes gestacional
  40. Alimentación de la embarazada con azúcar alta
  41. ¿Cómo la azúcar alta puede afectar al bebé y a la mujer embarazada?
  42. Suplementos de vitaminas y minerales

Qué Comer Si Tienes Diabetes Gestacional | Nación Farma: Salud Y Medicina Para Todos

¿Qué puede comer una embarazada con azúcar alta?

La diabetes gestacional ocurre cuando una mujer no produce suficiente insulina durante su embarazo; y presenta intolerancia a los carbohidratos.

Este desorden conduce a altos niveles altos de azúcar en la sangre que pueden causar problemas tanto en la madre como en el hijo.

Algunas de las consecuencias de la diabetes gestacional para el bebé son: pesar más de 3 kilogramos; nacimiento prematuro; bajos niveles de azúcar en la sangre; desarrollo de diabetes tipo 2.

En el caso de las mujeres, la presión arterial sube y aumenta el riesgo de sangrado; así como las probabilidades de cesárea.

Según los Centers for Disease Control and Prevention (CDC) de Estados Unidos, entre el 2% y el 10% de las embarazadas presentan diabetes gestacional cada año.

En México, el Instituto Mexicano del Seguro Social reporta una prevalencia de entre 8.7% y 17.7% de diabetes gestacional.

Sucede en general porque, durante el embarazo, el cuerpo produce más hormonas y hay aumento de peso. Estos cambios pueden significar que las células no usen tan bien la insulina como lo hacían antes.

Así, las mujeres se hacen resistentes a esta hormona; o, en otras palabras, su cuerpo necesita más insulina para agotar el azúcar en la sangre.

Entre los síntomas de la diabetes gestacional se encuentran:

  • Sed inusual;
  • orinar con frecuencia;
  • cansancio;
  • náuseas;
  • infecciones de vejiga frecuentes;
  • visión borrosa;
  • azúcar en la sangre en análisis médicos.

Para reducir el riesgo de complicaciones, sobre todo cuando la diabetes ha sido diagnosticada, una alimentación adecuada ayudará. Por eso, Medical News Today publicó una guía con los alimentos de una dieta saludable para las embarazadas.

Lo que sí puedes comer

Para ayudar a controlar los niveles de azúcar en la sangre es importante controlar cuántos, qué tipo y con qué frecuencia se consumen los carbohidratos.

Los especialistas recomiendan comer carbohidratos complejos en lugar de simples. Además de dar más espacio entre las comidas y refrigerios que contienen estos alimentos.

La American Diabetes Association recomienda que las mujeres con diabetes gestacional coman tres veces al día en raciones pequeñas o moderadas; y de dos a cuatro colaciones.

De igual manera se deben evitar los carbohidratos complejos altos en fibra; y combinar estos productos con proteínas o grasas saludables.

Es importante no saltarse comidas y alimentarse con proteínas y fibra en el desayuno.

Los alimentos con bajo índice glucémico son indispensables en una dieta de diabetes gestacional; pues se descomponen de forma más lenta.

Una carga glucémica de 10 o menos se considera baja.

Según los expertos, para cuidar el índice glucémico, se pueden ingerir:

  • Panes integrales y cereales;
  • verdura sin almidón;
  • zanahorias y chícharos (que sí contienen almidón);
  • frutas como manzanas, naranjas, toronjas, peras y melocotones;
  • frijoles, lentejas y garbanzos.

Las proteínas también son importantes y en la dieta se deben incluir pescado, pollo, pavo, huevos, nueces, quinoa, legumbres.

En el caso de las grasas insaturadas están permitidos el aceite de oliva, aguacate, salmón, atún y semillas de chía.

Lo que no puedes comer

Para tener los niveles de azúcar bajo control, es necesario quitar ciertos alimentos. Los primeros en la lista son los azucarados; en especial los refinados y procesados, incluidas las bebidas.

Lo anterior significa eliminar de la dieta: pasteles, galletas, dulces, refrescos, jugos con endulzantes artificiales.

Se recomienda bajar la ingesta de alimentos ricos en almidón, como la papa, pan blanco, arroz blanco y pasta; porque tienen alto contenidos de carbohidratos y un mayor impacto en el azúcar en la sangre.

Los productos altamente procesados y algunos condimentos como la salsa catsup o los aderezos, las comidas rápidas, el alcohol, se pueden consumir de forma moderada.

Diagnóstico y tratamiento

La diabetes gestacional suele presentarse a partir de las 24 semanas. En ese periodo, se puede solicitar un análisis al doctor para saber si la mujer presenta dicha condición.

Si la embarazada presenta los síntomas de diabetes gestacional antes mencionados; tiene un índice de masa corporal mayor a 30; o anteriormente dio a luz a un bebé de más de 4 kilos, debe acudir con su especialista.

El tratamiento para controlar la diabetes gestacional incluirá actividad física y una dieta balanceada; esto ayudará a manejar los niveles de azúcar en la sangre y a disminuir el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 tras el embarazo.

Por supuesto, la mejor manera de estar saludable es acudir a las citas médicas y dar seguimiento de cualquier malestar o padecimiento con un médico.

Источник: https://nacionfarma.com/que-comer-embarazada-diabetes-gestacional/

Dieta Para La Diabetes Gestacional Care Guide Information En Espanol

¿Qué puede comer una embarazada con azúcar alta?

This material must not be used for commercial purposes, or in any hospital or medical facility. Failure to comply may result in legal action.

¿Qué es la dieta para la diabetes gestacional?

La dieta para la diabetes gestacional es un plan alimenticio que ayuda a controlar sus niveles de azúcar en la sangre a través de su embarazo.

El consumo de altas cantidades de carbohidratos en una comida o en un bocadillo puede provocar un aumento grande en sus niveles de azúcar en la sangre.

Los niveles de azúcar en la sangre durante su embarazo pueden causar que su bebé suba demasiado peso y por ende desarrolle otros problemas de salud. Un plan alimenticio saludable le ayudará a usted a mantener sus niveles de azúcar dentro del rango recomendado.

¿Qué plan de alimentación es correcto para mí?

El recuento de carbohidratos e intercambios diabéticos son métodos de planificación alimenticios que le pueden ayudar a controlar su azúcar en la sangre.

Su dietista o médico le informará sobre la cantidad de calorías, carbohidratos y otros nutrientes que usted necesita diariamente. Le informará cuántas porciones de cada alimento debe consumir para cada comida y bocadillo.

También le puede ayudar a encontrar el plan de alimentación justo para usted que cubra sus necesidades nutritivas y que funcione mejor en su caso.

¿Cuáles son algunas de las pautas generales para los carbohidratos que debo seguir?

Su médico podría recomendarle lo siguiente:

  • Elija carbohidratos complejos siempre que sea posible. Los ejemplos incluyen frijoles, verduras y granos, como el arroz integral. Todos los carbohidratos se descomponen en glucosa, pero los carbohidratos complejos se descomponen más lentamente que los simples. El nivel de azúcar en la sangre aumenta más lentamente después de los carbohidratos complejos. Limite los carbohidratos simples. Por ejemplo, el azúcar de mesa, la miel y el azúcar de la leche (lactosa).
  • Distribuya los carbohidratos a lo largo del día. Intente consumir 3 comidas de tamaño pequeño a mediano, más 2 a 4 bocadillos. Tal vez necesite comer un bocadillo por la noche para evitar un nivel bajo de azúcar en la sangre durante la noche. Consuma la misma cantidad de carbohidratos durante sus comidas y bocadillos diariamente.
  • Consuma menos porciones de carbohidratos en el desayuno que en otras comidas. Su nivel de azúcar en la sangre tiende a ser más alto en la mañana. Consuma menos porciones de carbohidratos para evitar que su nivel de azúcar en la sangre aumente aún más.
  • No se salte comidas ni elimine los carbohidratos para controlar el nivel de azúcar en la sangre. El nivel de azúcar en la sangre puede bajar a un nivel demasiado bajo para ser seguro.

¿Cuáles alimentos contienen carbohidratos?

Una porción de los siguientes alimentos contiene aproximadamente 15 gramos de carbohidratos.

  • Panes, cereales y galletas saladas:
    • 1 rebanada de pan, 1 tortilla de 6 pulgadas o ¼ de un bagel grande
    • ½ taza de avena
    • ½ pan de hamburguesa, perro caliente o panecillo inglés
    • 2 tortillas crujientes para tacos (de 5 pulgadas de tamaño)
    • 4 a 6 galletas saladas pequeñas o ¾ de onza de pretzels o papas fritas
  • Pasta, arroz, vegetales con almidón y frijoles:
    • ⅓ de taza de pasta o arroz cocidos
    • ½ taza de guisado
    • ½ taza de frijoles pintos, frijoles negros o arvejas
    • ½ taza de maíz, arvejas verdes, papas o calabaza de invierno
    • ¼ de una papa grande horneada
  • Frutas:
    • 1 fruta fresca pequeña, como una manzana, naranja o melocotón
    • ½ taza de jugo de frutas sin azúcar, fruta enlatada o fruta congelada
    • 2 cucharadas de fruta seca
  • Leche y yogur:
    • 1 taza de leche o leche de soya descremada o semidescremada
    • ⅔ taza (6 onzas) de yogur descremado y con edulcorante sin azúcar
  • Postres o dulces:
    • 2 galletas dulces pequeñas
    • ½ taza de helado o yogur helado
    • 1 cucharada de sirope, jalea, mermelada, azúcar de mesa o miel

¿Qué otras pautas debo seguir?

  • Revise su nivel de azúcar en la sangre según indicaciones. Pregúntele a su médico cuándo y qué tan seguido necesita revisar su nivel de azúcar durante el día. Anote su nivel de azúcar en la sangre cada vez que lo revisa. Es posible que necesite llevar esta información a sus citas de seguimiento.
  • Realice actividad física según las instrucciones. La actividad física, como el ejercicio, puede ayudar a mantener su nivel de azúcar en la sangre dentro de los niveles recomendados. La actividad física también puede mantener su peso dentro de un rango saludable durante el embarazo. Hable con su médico acerca del tipo y cantidad de actividad física que es mejor para usted.
  • Elija fuentes saludables de proteínas. Por ejemplo, carne magra, pescado, aves (como el pollo y el pavo), huevos, frijoles cocidos y nueces.
  • Elija alimentos que son una buena fuente de fibra. Los ejemplos incluyen frutas, verduras, legumbres, como frijoles y lentejas, y panes y cereales integrales. Elija cereales con 5 o más gramos de fibra por porción.
  • Limite los dulces y postres. Estos alimentos son altos en azúcares, grasas y calorías y bajos en nutrientes saludables.
  • Limite la cantidad de grasa que usted consume a diario. Elija alimentos bajos en grasa saturada, grasas trans y colesterol. Ejemplos incluyen pollo sin la piel y productos lácteos descremados.

¿Cuándo debo llamar a mi médico o dietista?

  • Sus niveles de azúcar en la sangre se mantienen altos a pesar de que está siguiendo su plan alimenticio.
  • Sus niveles de azúcar en la sangre están bajos durante ciertas horas del día.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su plan de alimentación o tiene dificultades para seguir el plan.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de ayudar a planear su cuidado. Discuta sus opciones de tratamiento con sus médicos para decidir el cuidado que usted desea recibir. Usted siempre tiene el derecho de rechazar el tratamiento.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos.

Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.

Medical Disclaimer

Источник: https://www.drugs.com/cg_esp/dieta-para-la-diabetes-gestacional.html

Recetas para diabetes gestacional

¿Qué puede comer una embarazada con azúcar alta?

EFE/Zayra Mo

La diabetes es una enfermedad crónica que se produce cuando estos niveles de azúcar o glucosa en sangre están alterados dando lugar a las hipoglucemias (bajada) o hiperglucemias (subida) que deben controlarse con alimentos y medicamentos. Si este control es fundamental para cualquier diabético, en el caso de las embarazadas requiere especial atención por los cambios metabólicos propios de la gestación ya que se puede producir diabetes gestacional.

“En el caso de las mujeres diabéticas tipo 1 y tipo 2 es muy importante planificar la gestación con un control metabólico previo y un tratamiento con insulina intensivo”, explica el doctor José López, miembro del Grupo Diabetes y Embarazo de la Sociedad Española de Diabetes.

¿Y cuando la diabetes aparece durante el embarazo?

Entre el 9 y el 15% de las embarazadas no previamente diabéticas desarrollan una “diabetes gestacional”.

“Y esto se debe a que en este periodo hay unas mayores necesidades de insulina para las adaptaciones metabólicas y si el páncreas de esa mujer no fabrica suficiente cantidad de insulina, los niveles de glucosa suben y pueden provocar partos con cesárea, sufrimiento fetal y hasta la muerte intrautero del bebe”, explica el también jefe de Servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Virgen de la Salud de Toledo.

Esta diabetes gestacional aparece de forma silenciosa, “hay que buscarla para poder diagnosticarla y es necesario que todas las gestantes, entre las semanas 24 y 28, pasen determinadas pruebas diagnósticas”, como el test de O’Sullivan.

La mejor forma de alimentarse

Las normas de alimentación son iguales tanto para las mujeres con diabetes estacional como con diabetes previa, aunque a las primeras se les enseña a controlar los niveles de glucemia a través de la dieta y de la actividad física.

Las pautas nutricionales durante el embarazado con diabetes se basan,  fundamentalmente, en practicar una dieta equilibrada y saludable como la que debe llevar cualquier grupo de población:

  • Adecuar el aporte calórico: Ajustar la cantidad total de energía o de alimento que tiene que consumir al día según sus necesidades. Dependerá del peso que la madre tenía antes y de la ganancia total de peso durante el embarazo. Una gestante con peso normal necesita de 30 a 35 kilocalorías por kilo de peso al día, mientras que una madre obesa necesita menos, unas 25 kilocalorías.
  • Se aconseja no hacer dietas muy restrictivas porque generan acetona e hipoglucemias que son perjudiciales para el niño.
  • Fragmentar la cantidad total de alimento en seis tomas al día,  de forma que no esté más de 2 o 3 horas en periodo de ayuno por el día y por la noche no más de 8 horas para evitar que la madre utilice grasas y genere cuerpos cetónicos que pueden pasar al niño. Se deben hacer las tres comidas principales (desayuno, comida y cena) y al menos otras tres tomas intermedias (a media mañana, merienda y antes de ir a la cama).
  • Alimentos básicos: los lácteos por su aporte alto de calcio. Se deben consumir  tres raciones como un vaso de leche, dos yogures y queso. Otro plato fundamental son las verduras, para comer y para cenar, complementado con fécula que lleva fibra como legumbre, patata, pasta. Dos raciones de proteínas: 100/125 gramos de carne o pescado y un huevo. Frutas:  de 3 a 4 piezas tras la comida o entre horas. También cereales y pan en el desayuno.
  • Evitar “al máximo” los alimentos ricos en azúcar y en grasas saturadas (bollería, precocinados..)
  • En caso de una hipoglucemia (que se debe evitar tomando alimentos cada 2 ó 3 horas), la embarazada puede ingerir glucosa o hidratos de carbono. Lo ideal es tomar hidratos de carbono complejos (pan, legumbre, patata, arroz…)
  • Actividad física es imprescindible para complementar la dieta. La embarazada debe caminar de 20 a 30 minutos diarios. En la diabetes gestacional es recomendable que las mujeres hagan una actividad física suave después de cada comida “porque es cuando el azúcar sube más”.
  • Lactancia: las recomendaciones nutricionales son similares a las de la gestación con especial incidencia en el consumo de las tres raciones de lácteos (que refuercen la producción de leche materna), además de beber agua y mantener el aporte protéico.

Dime cuánto pesas y te diré como será tu hijo

El doctor José López insiste en la necesidad de que la madre llegue al embarazo con un peso óptimo y se alimente adecuadamente “porque  si se alimenta mucho y si se alimenta poco, todo contribuye a alterar el crecimiento del niño”.

Tanto si el niño nace bajo de peso como con peso excesivo tiene posibilidades de desarrollar un síndrome metabólico (obesidad, hipertensión, riesgo cardiovascular…)

Muchos niños macrosómicos (aquellos que nacen con más de 4 kilos) son hijos de mamás diabéticas y con problemas de obesidad. “La importancia que la mujer llegue al embarazo con peso óptimo, que se alimente bien y ganancia ponderal para prevenir la salud metabólica de su descendencia”, apunta el doctor.

Y en el caso de las mujeres diabéticas es una obligación, no solo una recomendación.

¿Y después del parto, qué ocurre con la diabetes gestacional?

En una diabetes gestacional hay que revisar a la madre a los dos meses del parto para ver cómo ha quedado su metabolismo. En esa prueba ya un 10% de las mujeres pueden presentar algún grado que se puede controlar con dieta. Conviene valorar anualmente el metabolismo de estas mujeres ya que tienen un riesgo de ser diabéticas.

Al cabo de 10 ó 15 años de la diabetes gestacional, más de un 40% pueden desarrollar una prediabetes o diabetes fuera del embarazo y, normalmente, tienen asociados otros marcadores del síndrome metabólico (obesidad, hipertensión, mayor riesgo cardiovascular…) Y esto hay que intentar prevenirlo siguiendo unas recomendaciones de alimentación saludable y perder kilos en caso de sobrepeso y obesidad.

(1 votes, average: 3,00 5)
Cargando…

Источник: https://www.efesalud.com/como-controlar-la-alimentacion-de-la-embarazada-con-diabetes/

Consejos para controlar la diabetes gestacional

¿Qué puede comer una embarazada con azúcar alta?

La diabetes gestacional consiste en una alteración metabólica de los hidratos de carbono o alteración de la tolerancia a la glucosa que se diagnostica por primera vez durante la gestación. Por ello, al tratarse de una enfermedad que surge durante el embarazo, no sólo afecta a la madre, sino también al bebé.

Esta patología puede llegar a aparecer por la mala adaptación de los mecanismos reguladores de los carbohidratos en la madre.

Esto se produce porque “las hormonas producidas durante el embarazo por la placenta bloquean la actividad de la insulina, que es la sustancia encargada de regularizar el consumo de glucosa”, apunta José María Fernández Moya, coordinador del servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital Nisa Pardo de Aravaca, en Madrid.

Pautas para controlar la diabetes durante el embarazo

Para poder evitar padecerla, tanto en las madres como en sus futuros hijos, hay que acudir al médico para iniciar un plan de tratamiento y poder controlar la diabetes durante el embarazo. Es muy importante seguir los consejos del profesional médico y acudir a las consultas de forma rutinaria.

Una dieta equilibrada es el elemento clave para conseguir que la diabetes desaparezca. El plan de alimentación debe ser personalizado para cada paciente y adaptarse a sus necesidades. En ningún caso es recomendable la bajada de peso al seguir este tipo de dieta, no se trata de adelgazar sino de basar la nutrición en alimentos saludables.

Lo mejor es consultar con un nutricionista o educador en diabetes para que la embarazada pueda aprender cuáles son alimentos que debe consumir para tener el nivel de glucosa bajo control.

Este plan dietético no debe ser ni hipocalórico ni restrictivo en carbohidratos, se recomienda el consumo de frutas, pasta y arroz, pero sí se controlan los productos con azúcar refinado, las proteínas y las grasas.

El número de comidas y las calorías diarias tienen que estar bien distribuidas y fraccionadas para evitar hipoglucemias.

Otra de las pautas a seguir es realizar ejercicio físico diario pero moderado, siempre acorde con las indicaciones médicas. Un paseo diario o ejercicios de las extremidades superiores y actividades aeróbicas un par de veces por semana son válidos. Esto ayuda a mejorar en el aumento de la sensibilidad a la insulina y el consumo de glucosa.

Por último, como tratamiento adicional está la toma de medicamentos. Aunque esto no esté pautado en todos los casos. La insulina resulta ser el más eficaz para la diabetes, pero no es la misma actuación cuando se tiene durante la gestación. Por lo que siempre se debe cumplir con las instrucciones médicas.

Es importante mantener estas pautas saludables durante y después del embarazo.

Factores de riesgo

Existen algunos factores de riesgo que pueden ayudar a identificar y prever si una mujer puede ser diabética gestacional, lo que ayudará no sólo a evitarlo sino a saber cómo tratarlo:

  • Antecedentes de familiares con primer grado de diabetes.  
  • Haber padecido diabetes o cualquier otro problema con la glucosa con anterioridad.  
  • Haber padecido preeclampsia, síndrome de ovario poliquístico (SOP) o hipertensión.  
  • Tener una edad entre los 25 y 30 años.  
  • Tener un índice de masa corporal (IMC) superior a 25-30, dependiendo del tiempo de gestación, es decir, padecer sobrepeso.  
  • Poseer antecedentes de recién nacido con macrosomía, esto es, el tamaño o desarrollo excesivo del cuerpo.  
  • Antecedentes de la madre de bajo o alto peso al nacer.  
  • Antecedentes de aborto espontáneo o mortalidad del feto al nacer.

También se pueden presentar algunas señales como mareos, visión borrosa, fatiga, infecciones frecuentes, sensación de sed o pérdida de peso, los cuales se descubren en el screening rutinario al que se someten las embarazadas, tal y como advierte Fernández. Aunque esta enfermedad no suele presentar síntomas concretos

Por ello es fundamental acudir a consulta médica ante cualquier duda para que le realicen una prueba para detectar el nivel de glucosa y, si el nivel de dicho azúcar en sangre es elevado, se procede a hacer una prueba de tolerancia a la glucosa.

Conocer los riesgos y causas de esta enfermedad no debe tenerse en cuenta como un factor de alarma, pero es necesario conocer, no solo los peligros que suponen para la madre, sino especialmente para el feto.

En el caso de que la madre no controle la diabetes gestacional, esto podría provocarle: complicaciones en el parto y necesidad de parto por cesárea y, después del embarazo, la mujer puede padecer preeclampsia o, tras no haber desaparecido la diabetes durante la gestación, esto daría lugar a la diabetes de tipo 2.

Sin embargo, la mayor amenaza recae sobre el niño que aún no ha nacido y se está gestando, causando un excesivo peso al nacer, provocando problemas al dar a luz; mayor probabilidad de tener sobrepeso u obesidad en un futuro, lo que, a su vez, puede ocasionar la diabetes de tipo 2; problema respiratorios y cambios en los niveles de azúcar en la sangre.

Además, “si la madre tiene diabetes gestacional, el riesgo en el niño de tener algún tipo de defecto refractivo, como miopía, hipermetropía o astigmatismo, sería de un 35”, afirma Amina El Rubaidi, oftalmóloga del Hospital Nisa Pardo.

Ver también:

Glucosa

Diabetes gestacional

Hipoglucemia

  • Google +
  • E-mail
  • Imprimir

Источник: https://cuidateplus.marca.com/reproduccion/embarazo/2016/07/06/consejos-controlar-diabetes-gestacional-113492.html

Diabetes tipo 1 y 2 y embarazo

¿Qué puede comer una embarazada con azúcar alta?

Las mujeres embarazadas con diabetes tipo 1 o tipo 2 que no controlan sus niveles de azúcar en la sangre pueden sufrir problemas de salud al igual que sus bebés:

Defectos de nacimiento

Los órganos del bebé se forman durante los primeros dos meses del embarazo, a menudo antes de que la mujer sepa que está embarazada. El azúcar en la sangre que no está controlada puede afectar esos órganos mientras se están formando y causar graves defectos de nacimiento en el desarrollo del bebé, como del cerebro, la columna vertebral y el corazón.

Un bebé demasiado grande

La diabetes que no se controla bien causa un aumento en el azúcar de la sangre del bebé. El bebé está “sobrealimentado” y crece demasiado.

Además de causar incomodidades en los últimos meses del embarazo, tener un bebé demasiado grande puede causar problemas durante el parto tanto para la madre como para él. Puede ser que la madre necesite una cesáreaexternal icon para poder dar a luz.

También es posible que el bebé nazca con daño en los nervios debido a la presión en los hombros durante el parto.

Cesárea

La cesárea es una operación para sacar al bebé a través del vientre de la madre. Una mujer con diabetes mal controlada tiene una probabilidad más alta de requerir una cesárea para dar a luz al bebé. Cuando el bebé nace por cesárea, a la madre le toma más tiempo recuperarse del parto.

Presión arterial alta (preeclampsia)

Cuando una mujer embarazada presenta presión arterial alta, proteína en la orina y una inflamación frecuente en los dedos de las manos y los pies que no se alivia, puede ser que tenga preeclampsia. Este es un problema grave que amerita ser vigilado muy de cerca por el doctor.

La presión arterial alta puede causar daños tanto a la madre como a su bebé en gestación. Puede provocar un nacimiento prematuro del bebé y también convulsiones o accidentes cerebrovasculares (un coágulo sanguíneo o sangrado en el cerebro con posible daño cerebral) en la mujer durante el trabajo de parto y el alumbramiento.

Las mujeres con diabetes tienen presión arterial alta con más frecuencia que las mujeres que no la tienen.

Nacimiento prematuro (antes de término)

Un bebé que nace de manera muy prematura puede tener complicaciones, como problemas para respirar, problemas cardiacos, sangrado en el cerebro, problemas intestinales o de la visión. Las mujeres con diabetes tipo 1 o 2 tienen más probabilidad de dar a luz a un bebé prematuro que las mujeres que no tienen diabetes.

Bajo nivel de azúcar en la sangre (hipoglucemia)

Las personas con diabetes que toman insulina u otros medicamentos para la diabetes puede que sufran una baja en su nivel de azúcar en la sangre.

El bajo nivel de azúcar en la sangre puede ser grave y hasta mortal si no se atiende rápidamente.

Las mujeres pueden evitar una disminución peligrosa de su azúcar en la sangre si vigilan cuidadosamente sus niveles y se tratan en forma oportuna.

Si la madre no se ha controlado su diabetes durante el embarazo, puede que los niveles de azúcar en la sangre del bebé disminuyan rápidamente después de nacer. Los niveles de azúcar del bebé se deberán mantener bajo observación durante varias horas después de su nacimiento.

Abortos espontáneos o mortinatos

Un aborto espontáneo es la interrupción de un embarazo antes de las 20 semanas. El mortinato ocurre después de 20 semanas de gestación. Los abortos espontáneos y los mortinatos pueden ocurrir por varias causas. Una mujer que tiene diabetes no controlada tiene una probabilidad mayor de tener un aborto espontáneo o un mortinato.

7 consejos para las mujeres con diabetes

La mujer que tiene diabetes y mantiene controlado su azúcar en la sangre antes y después del embarazo puede reducir sus probabilidades de tener un bebé con defectos de nacimiento. El control del azúcar en la sangre también reduce el riesgo de que la mujer sufra las complicaciones comunes de la diabetes, o de que esas complicaciones empeoren durante el embarazo.

Medidas que pueden tomar las mujeres antes y después del embarazo para evitar complicaciones:

  1. Antes de buscar un embarazo, consulte a su médico.

    Este tiene que evaluar los efectos que la diabetes ha causado en su cuerpo, aconsejarle cómo lograr y mantener el control del nivel de azúcar en la sangre, cambiarle los medicamentos si es necesario y planear un seguimiento frecuente. Si usted tiene sobrepeso, el médico podría recomendarle que intente perder peso antes de quedar embarazada como parte del plan para controlar su azúcar en la sangre.

  2. Durante el embarazo, una mujer que tiene diabetes necesita ver a su médico con más frecuencia que las mujeres embarazadas que no tienen la enfermedad. Usted y su médico pueden trabajar juntos para prevenir o detectar problemas en forma temprana.

  3. Coma alimentos saludables incluidos en un plan de comidas para personas con diabetes. Un nutricionista puede ayudarle a crear un plan de comidas saludable. También le puede enseñar a controlar su azúcar en la sangre durante el embarazo.

    Sabrosas recetas para personas con diabetes y sus familias pdf icon[PDF – 8 MB] »

  4. El ejercicio es otra manera de controlar el azúcar en la sangre. Ayuda a equilibrar el consumo de alimentos.

    Después de consultar a su médico, puede realizar ejercicio regular antes, durante y después del embarazo.

    Procure hacer un mínimo de 30 minutos de actividad física, de moderada a intensa, al menos cinco días a la semana. Esto puede ser caminar a paso rápido, nadar o jugar activamente con los niños.

  5. Si su médico le prescribe medicamentos o insulina, tómelos de la manera indicada para ayudar a controlar su azúcar en la sangre.

  6. Mantener un estricto control del azúcar en la sangre puede ocasionar una baja en el azúcar.

    Si usted está tomando tabletas para la diabetes o insulina, es muy útil tener siempre azúcar a la mano, como un caramelo, tabletas o gel de glucosa.

    También es aconsejable enseñar a sus familiares, compañeros de trabajo y amigos a cómo prestar asistencia en caso de que usted presente una baja grave de su nivel de azúcar en la sangre.

    Aprenda más sobre el bajo nivel de azúcar en la sangre »

  7. Dado que el embarazo causa cambios en las necesidades de energía del cuerpo, los niveles de azúcar en la sangre pueden cambiar muy rápido. Usted necesita revisar su azúcar en la sangre a menudo, como se lo indique su médico. Es importante aprender a ajustar el consumo de alimentos, el ejercicio y la insulina, dependiendo de los resultados de las pruebas de azúcar en la sangre.

    Aprenda más sobre cómo controlar su diabetes »

Información adicional

¿Tiene diabetes? ¿Está pensando tener un bebé? pdf icon[PDF – 4.6 MB]Vea, descargue e imprima este folleto sobre la diabetes y el embarazo.

Para obtener más información sobre cómo mantener controlado el azúcar en la sangre, visite el sitio web de la Asociación Americana de Diabetesexternal icon.

Источник: https://www.cdc.gov/pregnancy/spanish/diabetes-types.html

Cómo bajar los niveles de azúcar en sangre durante el embarazo

¿Qué puede comer una embarazada con azúcar alta?

Uno de los aspectos a tener en cuenta durante tu embarazo son los niveles de azúcar en sangre.

Durante este periodo aumentan  las necesidades de insulina de tu cuerpo debido a los cambios metabólicos y hormonales. Si tu páncreas no segrega la suficiente cantidad de insulina, suben los niveles de glucosa en sangre y podrías sufrir un tipo de diabetes conocida como diabetes gestacional.

Este tipo de diabetes no suele dar ningún tipo de síntoma por lo que sin las pruebas pertinentes podría pasar desapercibida y tener una serie de consecuencias negativas para tu salud y la de tu bebé.

Pruebas de glucemia durante el embarazo

Durante el tercer trimestre tu médico te indicará la realización de una prueba conocida como la prueba de la curva o de la glucosa (test de O’Sullivan). Si los resultados de este test son positivos deberás someterte a una segunda prueba, la curva larga. Este test confirmará si sufres o no de diabetes gestacional.

Si es así no te alarmes, tu médico te indicará unas pautas a seguir y los controles pertinentes durante todo tu embarazo. Este tipo de diabetes suele desaparecer unas semanas después del parto.

En muchos casos los resultados del test de O’Sullivan dan positivos y después la curva larga es negativa. Sin embargo la mayoría de nosotras nos asustamos mucho cuando la primera prueba da positiva y no tenemos muy claro qué hacer para bajar los niveles de azúcar en sangre.

Consejos para bajar el nivel de azúcar en sangre

  • Intenta seguir una tu dieta saludable, equilibrada y variada.
  • Reparte el total de calorías entre todas tus comidas. Es mejor comer menor cantidad y más a menudo, esto mantendrá más estables tus niveles de azúcar.
  • Los alimentos con carbohidratos se dividen en dos grupos. Los de alto nivel glucémico son los que se digieren rápido y aumentan los niveles de azúcar en sangre (pan, arroz, cereales, pasta, bollería, precocinados). Los de índice glucémico bajose digieren más lentamente evitando los picos de azúcar (productos integrales, semillas, verduras, frutas, etc.). Evita los del primer grupo y come alimentos de índice glucémico bajo. Puedes consultar por internet alguna tabla de los índices glucémicos de los alimentos.
  • Dile adiós definitivamente a los helados, los dulces, las golosinas, y en general a todos los alimentos ricos en grasas y azúcares.
  • Incorpora a tu dieta alimentos ricos en fibra (legumbres, avena, cereales integrales, frutas y verduras).
  • Opta por los yogures naturales con principios activos (sin azúcar).
  • No olvides incorporar en todas tus comidas una ración de proteínas magras (nueces, huevos, pavo, etc.) que te proporcionaran energía y te ayudarán a sentirte saciada.
  • Las grasas saludables (aceite de oliva, aguacates, coco, nueces) evitarán tus tentaciones de picoteo.
  • Nunca te saltes el desayuno, evita los carbohidratos y los jugos y aumenta las proteínas.
  • Para mantener estable el nivel de azúcar es importante que no te saltes ninguna comida.
  • Bebe agua, evita los refrescos, las colas, cafés y tés. Controla la cantidad de leche que tomas ya que tiene un alto contenido de azúcares.
  • Complementa tu dieta con una actividad física suave, un paseo por ejemplo, si es posible después de la comida ya que es cuando los niveles de azúcar están más altos.

Algunos trucos caseros

  • Añade un poquito de ajo picado a tus verduras o ensaladas.
  • Atrévete con el zumo de arándanos.
  • Que no falten los cítricos en tu cesta de la compra (naranjas, mandarinas, pomelos, maracuyá, lima).
  • Prueba las hojas frescas de alfalfa en tus ensaladas.
  • Aumenta el consumo de acelgas, alcachofas, calabaza, chirimoyas y coles de Bruselas. El hinojo, el tomate, las espinacas, los calabacines y el brócoli son también buenos aliados para tu dieta.

Las indicaciones de este post te pueden orientar pero siempre debes seguir  las indicaciones de tu médico que es el profesional que mejor conoce tu caso particular. Si tienes dudas no dudes en preguntarle.

Источник: https://madreshoy.com/bajar-el-azucar-en-sangre-en-embarazo/

¿Qué puede comer una embarazada con azúcar alta?

¿Qué puede comer una embarazada con azúcar alta?

La diabetes gestacional es un tipo de diabetes que solo se desarrolla durante el embarazo y es considerada una de las patologías de medicina más comunes en esta etapa de la vida. Pero, por cuestiones genéticas, el porcentaje es aún mayor.

Indice

Efectos de la diabetes gestacional

La consecuencia de la diabetes gestacional es que aumenta la glucosa en sangre (glucemia), sobre todo después de las comidas, y el feto crece demasiado. 

Este tipo de diabetes no presenta ningún síntoma y, por ello es por lo que a casi todas las mujeres embarazadas se les realiza la prueba de la tolerancia a la glucosa entre las 24 y las 28 semanas de embarazo para determinarlo.

Si la diabetes gestacional no se trata adecuadamente puede tener consecuencias serias a corto y a largo plazo para el bebé y la mamá (macrosomía, diabetes y obesidad en la infancia, complicaciones en el parto…). 

Alimentación de la embarazada con azúcar alta

Para poder mantener los niveles de glucosa en la sangre bajo control es aconsejable que se sigan algunas pautas durante el embarazo, como, por ejemplo: 

– Seguir una dieta equilibrada y variada. De esta manera, el azúcar en la sangre permanecerá más estable si la comida se distribuye de manera equilibrada a lo largo del día y de forma consistente de un día a otro. 

– Tomar un buen desayuno. Los niveles de azúcar en la sangre generalmente están más descompensados por la mañana. Para mantener los niveles en un grado aceptable, es recomendable limitar los hidratos de carbono (pan, cereales, fruta y leche) y aumentar la ingesta de proteína. 

– Incluir comidas con mucha fibra. Las frutas, los vegetales, el pan integral, los cereales y las legumbres son fundamentales. Estos alimentos se absorben de forma más lenta que los hidratos de carbono simples como la harina blanca o el azúcar, y ayudarán a que los niveles de azúcar en sangre no se eleven demasiado rápido después de las comidas. 

– Evitar el consumo de azúcares simples y alimentos de alto índice glucémico. La bollería industrial, el chocolate, la miel, los zumos, los refrescos y las golosinas son un tipo de comidas que elevan rápidamente el nivel de azúcar en la sangre.

– Hacer ejercicio. Los estudios también muestran que el ejercicio moderado ayuda al cuerpo a procesar la glucosa y hace que los niveles de azúcar en la sangre estén en su nivel adecuado.

– Respetar los horarios de las comidas. Con el fin de que los niveles de glucosa en sangre sean lo más equilibrados posible es muy conveniente el reparto de comidas a lo largo del día.

Se deberán realizar cinco o seis comidas al día adaptándolas al horario habitual, pero manteniendo entre ellas un intervalo de 2.5 a 3.5 horas; y no deben pasar más de ocho horas desde la última comida antes de ir a dormir y el desayuno del día siguiente.

– Disminuir el consumo de sal. Los expertos recomiendan consumir diariamente 5 g de sal, pero en muchos países se triplica esa cantidad. 

¿Cómo la azúcar alta puede afectar al bebé y a la mujer embarazada?

Los niveles altos de glucosa en sangre antes del embarazo y durante este, pueden aumentar la probabilidad de que el bebé presente algunos problemas, como nacer de forma prematura, tener exceso de peso, problemas respiratorios o presentar un nivel bajo de glucosa en sangre inmediatamente después de nacer.

Suplementos de vitaminas y minerales

Muchas mujeres embarazadas necesitan suplementos porque sus dietas no aportan suficiente cantidad de las siguientes vitaminas y minerales:

– Hierro: para ayudar a producir sangre adicional para el embarazo y para el suministro de hierro del bebé

– Ácido fólico: para prevenir defectos de nacimiento en el cerebro y en la médula espinal

– Calcio: para desarrollar huesos fuertes.

El ácido fólico es una vitamina importante para tomar antes y después de quedar embarazada, a fin de proteger la salud del bebé. Se deberá comenzar a tomar un suplemento de ácido fólico, al menos un mes antes de quedar embarazada.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/alimentacion-embarazo/que-puede-comer-una-embarazada-con-azucar-alta-9461

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: