¿Qué puede comer una embarazada en un restaurante?

¿Qué puede comer una embarazada en un restaurante?

¿Qué puede comer una embarazada en un restaurante?

Indice

  • Comer en un restarurante embarazada
  • Recomendaciones saludables

Comer en un restarurante embarazada

Durante los 9 meses de embarazo es normal que salgas a comer o cenar fuera de casa más de una vez. Comidas de trabajo, cumpleaños, eventos o, simplemente, darte un homenaje con tu pareja. No hay ningún problema en que comas en un restaurante siempre que tengas en cuenta las mismas precauciones que ya tienes normalmente:

– Primeros platos: Debes procurar que los primeros platos se compongan de verduras, pasta o legumbres, que pueden ser fríos o calientes según la época del año (en verano se aconsejan las ensaladas y en invierno, los guisos).

No obstante, el problema con las ensaladas es que debes asegurarte de que las verduras están bien lavadas porque, si no, pueden contagiarte la toxoplasmosis, la listeria o cualquier otro parásito o germen con el que hayan estado en contacto. Además, lavarlas bien elimina los restos de los pesticidas, que pueden ser muy dañinos para el desarrollo del feto. Por eso, si no es un restaurante de confianza, mejor olvida las ensaladas.

También debes evitar otros alimentos que no se pueden consumir salvo que se hayan congelado previamente, como ahumados, patés o embutidos.

– Segundos platos: Lo mejor son los pescados y las carnes blancas bien cocinadas ya que las carnes rojas, por mucho que pidas que te las pasen, es probable que sigan algo crudas y ya sabes que la carne cruda puede contagiar la toxoplasmosis, la Escherichia coli o la salmonella. Por eso, a no ser que te arriesgues a tomar un filete que parezca una suela de zapato, lo mejor es que optes por carnes blancas o pescado.

Los huevos crudos te exponen a la salmonella, por lo que debes evitar las comidas que puedan contenerlo, como la mayonesa, la salsa holandesa, la menestra, etc. Aunque en general los restaurantes usan huevina, que evita este problema, pero por si acaso, es mejor que no comas estos alimentos ni tortillas de patata poco hechas.

En cuanto al sushi, recuerda que el pescado crudo puede causar una infección conocida como anisakis que, aunque no afecta directamente al feto, sí puede dañar la salud de la madre.

No obstante, la legislación europea y española obliga a congelar todo este tipo de alimentos peligrosos a -20 ºC al menos 24 horas, por lo que, si cumplen con sus obligaciones, no hay problema en que los consumas ya que la congelación en estas condiciones mata a estos gusanos.

Aun así, durante el embarazo te recomendamos que no lo hagas a no ser que el restaurante sea de confianza y sepas que cumple a rajatabla la ley.

– Postres: Con respecto a los postres, lo mejor es la fruta o los lácteos desnatados y sin azúcar. Si es una comida especial puedes darte un capricho, como un trozo de tarta o un helado, pero si comes habitualmente en restaurantes, procura no hacerlo todas las veces.

Los pudines, flanes y helados de crema o leche son también una buena opción porque contienen calcio, pero intenta que no tengan mucho azúcar.

Recomendaciones saludables

Además de evitar aquellos alimentos que pueden ser peligrosos para tu salud y la de tu bebé, es conveniente que, si comes a menudo en restaurantes por motivos laborales, tengas en cuenta otros consejos:

1- No comas en exceso, es mejor para tu digestión comidas ligeras y menor cantidad pero más a menudo.

2- Si tienes estreñimiento o acidez, procura evitar aquellos alimentos que agraven este problema.

3- Pide las carnes sin salsa o con la salsa a un lado para controlar la cantidad.

4- La mejor guarnición son las verduras crudas o al vapor, ya que proporcionan fibra y vitaminas. Si quieres patatas, mejor al horno; evita las patatas fritas.

5- Los cereales mejor integrales.

6- No comas rápido, come despacio y disfrutando cada bocado para que la digestión sea mejor.

7- Si la sobremesa se alarga mucho, levántate cada cierto tiempo para evitar que se produzcan trombos en las piernas por permanecer sentada mucho rato, así como dolor en la zona de los glúteos.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/alimentacion-embarazo/que-puede-comer-una-embarazada-en-un-restaurante-8912

¿Se puede comer pizza en el restaurante durante el embarazo ?

¿Qué puede comer una embarazada en un restaurante?

Seguimos avanzando en la lista de los alimentos autorizados y aquellos que no son recomendados durante el embarazo. Resulta fácil confundirse entre lo que se puede y lo que no se puede comer durante este período.

Nadie quiere causarle problemas al bebé.

Pero ¿se puede comer pizza en el restaurante durante el embarazo? Para empezar veremos si usted puede o no comer pizza en el restaurante durante su embarazo y a continuación le daremos algunos consejos para comer una pizza sin riesgo.

¿Se puede comer pizza en el restaurante durante el embarazo?

A todas nos pasa que a veces tenemos ganas de una deliciosa e irresistible pizza. Sin embargo, la pizza forma parte de las interrogantes que surgen durante el embarazo. ¿Se puede comer pizza en el restaurante durante el embarazo sin problemas para el bebé? La respuesta es SÍ, PERO tendremos que estar atentas a dos aspectos para poder devorarla.

Es fundamental poder darse un gusto durante el embarazo pero sin correr riesgos. Una pizza con los ingredientes bien cocidos no le causará ningún problema al bebé. Sin embargo, todo debe estar realmente cocido y no se deben añadir ingredientes de riesgo después de la cocción.

En una segunda parte explicaremos los ingredientes riesgosos para poder identificarlos correctamente.

¿Cuáles son las recomendaciones para el consumo de pizza en el restaurante durante el embarazo?

Es importante recordar que algunos ingredientes que se ponen en las pizzas puede ser riesgosos. Toda pizza bien cocida, con ingredientes bien cocidos es segura para el bebé.

Usted puede por lo tanto comer pizza en el restaurante durante su embarazo siempre que esté bien cocida.

Se recomienda consumir la pizza cuando sale del horno y no varias horas después, sobre todo si ha permanecido a temperatura ambiente.

El consumo de pizza en el restaurante que contengan frutas o verduras durante el embarazo

Casi todos los productos que han estado en contacto con tierra son potenciales transmisores de toxoplasmosis, pues se trata de un parásito que vive precisamente en la tierra. La mayoría de frutas y verduras deben ser cuidadosamente lavadas antes de su consumo. Las verduras (rúcula, lechuga…) pueden añadirse después de la cocción, siempre que hayan sido bien lavadas.

El consumo de pizza en el restaurante que contengan queso o crema (nata)

La crema (o nata) que se utilice deberá ser elaborada con leche pasteurizada. La mayoría de quesos riesgosos son aquellos fabricados con leche cruda, quesos blandos o poco cocidos (roquefort, gorgonzola). Estos productos representan un riesgo ya que pueden trasmitir listeriosis (enfermedad causada por una bacteria).

El beneficio de la cocción a alta temperatura es que elimina la bacteria. La única condición para comer pizza en el restaurante que contenga quesos durante el embarazo es que la pizza haya sido cocida a alta temperatura. Los quesos tipo cheddar o comté no representan ningún riesgo, por lo que se pueden consumir sin cocción o poco cocidos.

La mozzarella es elaborada a partir de leche pasteurizada, por lo que tampoco hay problema.

Si desea saber si algún queso está asociado al riesgo de listeriosis utilice nuestro motor de búsqueda para mujeres embarazadas.

El consumo de pizza en el restaurante que contengan embutidos durante el embarazo

Se recomienda fuertemente evitar el consumo de pizzas que contengan embutidos cuya cocción no hayamos podido verificar (jamón, jamón crudo, jamón de Parma, tocino…).

Si usted está segura de que los embutidos fueron añadidos al inicio de la cocción de la pizza, puede estar tranquila, pues la bacteria Listeria y la toxoplasmosis habrán sido eliminadas.

Por lo tanto, usted SÍ puede comer pizza en el restaurante con embutidos durante su embarazo siempre que estén bien cocidos.

El consumo de pizza en el restaurante que contengan huevo durante el embarazo

La salmonelosis es una patología ligada a una bacteria que está presente principalmente en los huevos. Para no correr riesgos, no consuma pizzas que lleven huevo crudo o poco cocido encima. Si el huevo está bien cocido, no hay nada que temer y usted podrá devorarse su pizza sin preocuparse.

El consumo de pizza en el restaurante que contengan mariscos durante el embarazo

La misma recomendación es válida para los mariscos. Los mariscos que no han sido bien congelados o que no están frescos pueden transmitir listeriosis. Usted solo debe comer mariscos que estén bien cocidos. Por lo tanto, si los moluscos o crustáceos fueron añadidos antes de la cocción de la pizza, la bacteria habrá sido eliminada y usted no corre ningún riesgo.

Conclusión

En resumen, usted puede comer pizza en el restaurante durante el embarazo con dos condiciones: que todos los ingredientes estén bien cocidos y que sean lo más frescos posible.

Источник: https://comer-embarazada.net/se-puede-comer-pizza-en-el-restaurante-durante-el-embarazo/

Alimentación en el embarazo: Desdramatizando prohibiciones

¿Qué puede comer una embarazada en un restaurante?

Para muchas embarazadas, el tema de la alimentación nos lleva de cabeza. Y es que, desde antes de quedarnos embarazadas, ya hemos escuchado mil y una historias de alimentos prohibidos y mega-súper-ultra peligrosos para la vida de nuestro bebé.

Yo, que soy una foodie en potencia como podréis ver en mi Instagram, a la que le encanta comer (y comemos mucho fuera de casa) me negaba a tener tantas historias de terror en la cabeza. Mi madre no había oído hablar ni de la cuarta parte de cosas que llegaron a mis oídos y, tampoco hemos salido tan mal ¿no?

No soy nutricionista, con este post no pretendo hablaros del balance nutricional ni de qué debéis comer o dejar de comer. Este es un post personal, cuyo objetivo es compartir mi manera de tomarme el tema de la alimentación durante esta etapa. 

Índice de contenidos

Cada cuánto comer durante el embarazo
Antojos en el embarazo
Qué se puede comer durante el embarazo
Café
Embutido y carne
Frutas y verduras
Sushi
Queso

¿Cada cuánto comer durante el embarazo?

Desde el primer momento decidí tomarme el tema de la alimentación con mucha calma, sin normas ni presiones. Simplemente quería escuchar a mi cuerpo. Y durante el primer trimestre mi cuerpo me gritaba: ¡Quiero comer a todas horas!

Por suerte, a partir de la semana 11 eso empezó a regularse. No obstante, mi cuerpo me sigue pidiendo “algo” cada 3 horitas o así.

A parte de mis tres comidas principales, respondo a este deseo con fruta (los que me sigáis en Instagram sabréis que sobre todo me ha dado por el melón) o con alguna verdura u hortaliza (como zanahorias o pepino).

Pero si alguna vez me apetece un sándwich o un caprichito dulce ¡bienvenido sea! Eso que se lleva mi niña.

Antojos en el embarazo

Señoras, yo doy fe que de sí. De hecho, mi primer antojo lo tuve antes de hacerme el test, y era una sensación taaaan distinta al simple “me apetece esto”, que ya fue totalmente sospechoso.

Lo cierto es que no todas las mujeres embarazadas tienen antojos. Sobre el porqué de este fenómeno, la ciencia no se pone muy de acuerdo.

Existe la teoría de que es provocado por los cambios hormonales que afectan a los sentidos del gusto y del olfato, y otros sin embargo, creen que es un mecanismo para cubrir posibles carencias nutritivas de la mujer. Ni idea, yo sólo sé que quiero melón.

Mi marido recién llegado de salir a buscar un melón por mi antojo :D

Qué se puede comer durante el embarazo

Como sabéis, la lista de alimentos prohibidos y peligrosos del embarazo cada vez es más larga, y yo, la verdad, es que estoy comiendo de todo. Simplemente hago un uso mínimo del sentido común y de unas medidas de prevención básicas, y… ¡a seguir disfrutando! Así que quiero compartir mi información, mi conclusión y decisión a la hora de comer estos manjares.

Insisto, no soy médico ni nutricionista. Este post esta basado en mi experiencia personal, ya que al buscar información sólo encontraba listas de prohibiciones y riesgos fatales que empujan a un abismo paranoide en el que negaba a entrar.

Café

Tomándome un mixto y un café antes de ir a trabajar

Yo no he dejado de tomar café (con cafeína).

Es cierto que sólo tomo el de la mañana, y hay días (fines de semana o días que sé que son tranquilos) que lo tomo sin cafeína, “por si acaso”.

Un café al día no es peligroso, mi sentido común así me lo decía y mi querida Doctora así me lo confirmó. Así que, futuras mamás adictas a la cafeína ¡podéis seguir consumiendo, pero con moderación (máximo 1 al día).

Embutido y carne

Desayunando jamón después de congelarlo 2 días

Sólo consumo embutido en casa y si lo he congelado previamente. Fuera de casa nada de nada (a no ser que haya sido cocinado de algún modo como por ejemplo el peperonni de la pizza). Después de haberlo congelado podemos comerlo tranquilamente, y en mi opinión, el sabor es el mismo.

En cuanto a la carne, tanto en casa como en restaurantes, únicamente tenemos que asegurarnos de que esté bien hecha.

Sushi

Sinceramente, esto era lo que más me podía fastidiar de todas las “prohibiciones” del embarazo. Puedo vivir 9 meses sin jamón, ¡pero NO sin sushi!

Pero la cuestión es que… estoy comiendo sushi durante el embarazo (no os tiréis las manos a la cabeza todavía, que me explico).

 La prohibición del consumo de pescado crudo en el embarazo es para evitar el riesgo de intoxicaciones debido a los parásitos que puede tener el pescado crudo, como el famoso anisakis.

Una solución para eliminar este parásito es congelar el pescado crudo a una temperatura interior a -20ºC durante las 24-72 horas previas al consumo.

En España es obligatorio desde el 2006 cumplir la medida preventiva anteriormente mencionada, para así eliminar el riesgo de intoxicación. Así que, según la ley, no debería de haber ningún peligro en consumir sushi. Lo que ocurre es que el ser humano es desconfiado por naturaleza, y las embarazadas más todavía.

Sushi de Sushifresh

Yo tampoco me libro de esta desconfianza, no me fío de comer sushi en cualquier sitio. Así que decidí que únicamente iba a comer sushi del único lugar que me transmitía plena confianza, el delicioso sushi de Sushifresh. Os dejo un enlace donde ellos mismos hablan del sushi en el embarazo.

Con Sushifresh tengo sushi de calidad a domicilio y en su establecimiento, y puedo comer todo el que quiera con total tranquilidad. Si voy a cualquier otro sitio, me pido un sushi que no contenga pescado crudo.

Frutas y verduras

Todo el mundo relaciona la toxoplasmosis con la carne, y más concretamente, con el jamón curado. Pero la verdad es que muchas frutas y verduras pueden estar contaminadas de este parásito.

De hecho, es más probable que el toxoplasma sobreviva en una fresa o en un melón (por estar en contacto con la tierra) que en una loncha de jamón aunque haya pasado por un largo proceso de curación. En este sentido tampoco tiene que cundir el pánico, basta con que hagamos lo que ya hacemos de por sí, sólo que con más ímpetu: lavar bien la fruta y la verdura antes de consumirla.

Quesos y pizza

Otra de mis perdiciones. Si buscas en internet sobre el tema, lo que encontrarás son listas sobre quesos permitidos y quesos prohibidos. Pero no lo tengas muy en cuenta, porque de lo que se trata es saber si la leche es pasteurizada o no .

Hay quesos que aparecen en las listas como prohibidos y yo los he encontrado en el supermercado indicando que están hechos con leche pasteurizada (frescos, mozzarella, feta, blandos o crema de untar, parmesano, cheddar, manchego, gouda, edam…). Así que, básicamente, es lo que debes tener en cuenta.

La inmensa mayoría de quesos envasados del súper, están hechos de leche pasteurizada, así que keep calm.

Pizza de pepperoni y queso

Y otra cosa, el queso en la pizza, cocinado al horno… ¡no es peligroso! No hace falta que le preguntes al camarero si el queso es pasteurizado (escuchado en la vida real en una pizzería). El calor del horno mata a la bacteria de la listeria que pueda tener un queso.

Y hasta aquí mis aprendizajes sobre la alimentación en el embarazo. La verdad, es que he escrito este post porque a mi me hubiera gustado encontrar algo más pragmático y no catastrofista cuando aterricé en este maravilloso mundo. Espero haberos ayudado, aunque sea un pelín, y sobre todo haberos transmitido el mensaje de que no dejéis de disfrutar. ¡Bon appetit!

Источник: https://www.psicologabcn.es/alimentacion-en-el-embarazo/

¿Embarazada? Consejos cuando comas fuera de casa |

¿Qué puede comer una embarazada en un restaurante?

¿Estas cansada de tu comida y te apetece algo diferente en el embarazo? Entonces no te pierdas estos consejos para comer fuera de casa estando embarazada. Durante la gestación debes ser un poco más estricta y extremar los cuidados a la hora de elegir la comida.

pm_video || Shutterstock

Cómo comer sano durante el embarazo fuera de casa

Existen enfermedades como la toxoplasmosis, la amibiasis, cólera, salmonella, entre otras, que piden contagiarse por comer comidas contaminadas.

Prevenirlas es muy sencillo, solo basta con tener higiene y seleccionar bien lo que vas a comer.

Si tienes que comer en el trabajo en el embarazo, puede que algunos días en lugar de un tupper prefieras tomar algo diferente fuera y disfrutar d e un menú variado.

Es cierto que al comer fuera de casa durante el embarazo lo que buscas es un respiro de tu dieta, pero, resulta importante cuidar lo que ingieres.

Recuerda siempre que durante esta época estás velando por la salud tuya y de tu bebé.

Los alimentos que consumas fuera de casa pueden ser igual que nutritivos a los ingeridos en casa, solo necesitas elegir lugares fiables donde te ofrezcan un menú variado cada día. Te damos unas recomendaciones:

1. Escoge siempre un restaurante

Las comidas rápidas son ricas. Pero, el nivel de higiene es inferior al de cualquier local o restaurante. Así que es mejor mantenerse alejada de este tipo de locales durante la gestación.

Además de la higiene, los restaurantes tienden a ofrecer comidas más saludables. Si no buscas aumentar mucho de peso durante este periodo tienes que evitar en lo posible las comidas basura, con muchas frituras y alta carga calórica. En cuanto a la forma de cocinar siempre es más saluble consumir los alimentos cocinados al vapor o al horno.

2. Consume las comidas calientes

Las comidas calientes aseguran una mejor higiene. Además, en los lugares donde puedes comer caliente tienes la posibilidad de escoger el grado de cocción. Y es que mientras estés embarazadas debes evitar comer carnes crudas.

3. Escoge muy bien tus bebidas

Como regla general no deberías tomar ninguna bebida que no esté debidamente empaquetada.

Las bebidas saludables en el embarazo se componen de zumos y refrescos naturales, estas ofrecen mayores garantías para ti, que estás pasando por este momento delicado de tu vida. Los lácteos deben estar pasteurizados.

Estas medidas son importantes para prevenir las diarreas. La diarrea, en tu condición, puede resultar muy peligrosa ya que tiendes a deshidratarte con facilidad.

Si quieres mantener tu dieta ignora a las gaseosas, o por lo menos, toma una pequeña cantidad. El alcohol está prohibido en casa y fuera de ella, este elemento es perjudicial para el bebé.

El agua también debe estar embotellada de preferencia y no uses hielo. No sabes con qué agua se hicieron los hielos y pudieran estar contaminados con cualquier clase de bacterias.

Dean Drobot || Shutterstock

4. No comas mariscos ni pescados

Muy pocos locales de comida saben cómo preparar adecuadamente los pescados y mariscos. Consumirlos crudos o semicrudos podría ocasionarte serios problemas gastrointestinales.

5. Cuida las cantidades

Es inevitable pasar por un postre cuando hemos salido a comer fuera de casa. Puedes permitirte esto, ya que al final, no es algo que ocurre todos los días.

Si te has esforzado en casa por seguir un régimen alimenticio saludable no lo eches a perder todo en una sola salida. Disfruta de tu comida especial y diferente, pero, con moderación. Un truco para evitar excederte demasiado en la carga calórica si vas a comer fuera de casa es evitar las gaseosas y los jugos con azúcar agregada.

En definitiva si vas a comer fuera de casa estando embarazada sigue estos consejos estarás disfrutando de una comida diferente y a la vez previniendo enfermedades. El embarazo solo dura 9 meses, luego de esto puedes volver a comer lo que se te antoje. No corras riesgos innecesarios que afecten tu salud o la de tu hijo.

Los alimentos que consumas fuera de casa pueden ser igual que nutritivos a los ingeridos en casa, solo necesitas elegir lugares confiables donde te ofrezcan un menú variado cada día. Te damos unas recomendaciones:Las carnes consúmelas sin salsa (cremas) o por separado. Si pides ensaladas es mejor calcular tu misma la cantidad de aderezo que agregarás.Pide verduras crudas hechas al vapor, serán muy saludables porque son ricas en fibra y vitaminas.El pan integral, tortillas de maíz y los molletes también contienen fibra, consúmelas  en pequeñas cantidades.En cuanto a los postres prefiere aquellos con fruta, los pudines, flanes o helados de leche son nutritivos también por su contenido en calcio.Recuerda comer sin apuros, mastica lentamente los alimentos para evitar que la digestión tarde más de lo necesario y no tengas problemas estomacales.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • SíNo
  • Asesoramiento sobre nutrición durante el embarazo. Biblioteca electrónica de documentación científica sobre medidas nutricionales . Recuperado de https://www.who.int/elena/bbc/nutrition_counselling_pregnancy/es/ (Online 29/04/2019)

Lisbeth Antonieta Dentale Pedroza Estudios y formación
Médico Cirujano: Universidad Central de Venezuela Diplomado en Medicina ocupacional: Fundación IUNETE

Experto en Nutrición Clínica: Universidad Europea del Atlántico (Presentando tesis)

Experiencia profesional

(2019) MEDICO OCUPACIONAL, Coorporación Medisalud C.A. Consultas de medicina laboral. (2014-2018) ASISTENTE MÉDICO DEL TRABAJO, Dra Adarvelys Valor Elaboración de informes varios, consultas de medicina laboral, evaluación de puestos de trabajo. (2016-2018) REDACTORA DE CONTENIDO WEB, Freelance (2015-2016) PREPARADORA, Catedra de Fisiopatología UCV Publicaciones e investigaciones: (2016) PUBLICACIÓN. MAYARO: La cuarta arbovirosis de relevancia médica descrita en Venezuela. Bol Venez Infectol Vol. 27-N°2, julio-diciembre 2016.

Número de colegiado

MPPS(Ministerio del Poder Popular para la Salud): 128044

CMDM(Colegio de Medicos del Distrito Metropolitano): 37088

Источник: https://elembarazo.net/embaraza-consejos-cuando-comas-alimentos-fuera-de-casa.html

Comer fuera de casa durante el embarazo

¿Qué puede comer una embarazada en un restaurante?

Cuidado con

Tras una noche en ayunas, tomar solo un café con leche o una fruta no es buena idea. Podemos producir sentir gran cansancio, mareo y más náuseas. A la larga, además, perjudica al feto.

Qué tomar en el desayuno

El desayuno debería aportar entre el 20 y el 30 por ciento de los nutrientes de todo el día. Si nos despertamos con náuseas podemos comer una galleta antes de levantarnos de la cama, y cuando tengamos apetito, tomar un buen desayuno.

Hacerlo fuera de casa no plantea ningún problema, ya que en todas partes encontraremos alimentos básicos: un café con leche (más leche que café, a ser posible), y dos rebanadas de pan con aceite y jamón cocido, por ejemplo, son una buena combinación.

La fruta, también aconsejable, podemos llevarla de casa y tomarla a lo largo de la mañana.

Evitar

Las mujeres sin anticuerpos de la toxoplasmosis deben evitar el jamón serrano, el chorizo… es decir, en general todos los embutidos (menos el jamón cocido, que no es crudo). El café, por su contenido en cafeína, es mejor reducirlo a la mínima expresión. Si no podemos evitarlo, nunca debemos sobrepasar las tres tazas al día.

Alternativas

Podemos optar por una fruta y un yogur (que llevaremos de casa).

La máquina de la empresa. Es mejor evitar sus chocolatinas (mucha energía y más calorías), las patatas fritas (grasas saturadas), la bollería industrial (ni que decir), las bebidas con gas (interfieren en la absorción del calcio), y el café (con valor nutricional cero).

Qué tomar

  • El tentempié es algo que tomamos entre el desayuno y la comida para mantener estables nuestros niveles de glucosa, y para no llegar al almuerzo con un hambre incontrolable.
  • Lo ideal es complementarlo con el desayuno, es decir: si para el primero elegimos pan, para el tentempié podemos optar por la fruta y el yogur (los hay para llevar en el bolso), aunque no a todo el mundo le gusta esta opción.

Alternativas

  • Si el cuerpo nos pide algo más contundente (sobre todo al principio o al final del embarazo), podemos optar por un pincho de tortilla con tomate, otro trozo de pan con aceite como el del desayuno o un puñado de frutos secos, como las almendras.
  • Una idea es llevar siempre en el bolso una barrita de cereales, por si nos asalta el hambre con la máquina de la empresa cerca.
  • La comida principal debería estar compuesta por un plato de guiso tradicional no muy pesado (arroz, legumbres, pasta), un plato de proteína acompañado de una guarnición de verdura o ensalada (carne, pescado, huevos), y un postre, preferiblemente fruta con yogur.
  • Podemos encontrar estos platos en restaurantes de comida casera y, simplemente, pedir que no nos pongan salsa o que nos cambien la guarnición de patatas fritas por una ración de verduras.
  • Cambiar lo frito y rebozado por alimentos a la plancha no tiene nada que ver con hacer dieta.

    Los aceites que se usan en bares y restaurantes suelen ser de baja calidad y reutilizarse mucho, lo que los hace poco cardiosaludables.

  • Podemos empezar con un plato de pasta con salsa de tomate natural (o con unas gotas de aceite), seguir con un huevo a la plancha con guarnición de verduras y terminar con una fruta o yogur.
  • O comenzar por una rica y variada ensalada (pediremos que nos la laven bien), seguir con un pescado con verduras y terminar con un flan.
  • Los guisos de lentejas o garbanzos son también un buen primero, para seguir con una pechuga de pollo a la plancha (con su guarnición de verdura) y terminar con una fruta.
  • La carne poco hecha: puede transmitir la toxoplasmosis a las mujeres que no la hayan pasado. Basta con asegurarse de que no hay trozos sonrosados o con sangre.
  • Pescado crudo (sushi, boquerones en vinagre, ostras, mejillones y marisco crudo en general) y los ahumados, por el riesgo de contraer la bacteria listeria o el parásito anisakis. El pescado se debe consumir a la plancha o cocido. De todas formas, los restaurantes tienen la obligación legal de congelar el pescado que vayan a servir crudo, ahumado, en salazones o en escabeche, precisamente para evitar el anisakis.
  • Las salsas, casi siempre demasiado grasas e indigestas. Se pueden sustituir por unas gotas de aceite y limón.
  • Las bebidas carbonatadas, fuente de calorías vacías, dificultan la absorción del calcio y algunas vitaminas.

No están prohibidos. Tomarlos o no dependerá sobre todo de si estamos ganando demasiado peso o hemos desarrollado diabetes del embarazo. Si la respuesta es sí, es lo primero que se suprime. Un trozo de tarta de chocolate, por ejemplo, puede tener 400 calorías.

  • Si tenemos mucho antojo (y antes de lanzarnos a la máquina de la empresa al menor descuido), siempre podemos dividir ese trozo de tarta en cuatro, coger una pequeña porción (100 calorías, como una manzana) y comerlo lentamente. En el embarazo, como en cualquier época, es contraproducente «alimentar» las prohibiciones.
  • También hay trucos para mantener a raya la necesidad de «algo dulce» (debida a la demanda constante de glucosa por parte del feto). Si la comida es equilibrada en alimentos y sabores, es más difícil que apetezca. Si comemos poco, cada poco tiempo, también. ¿Alternativas? Los dulces naturales, como las manzanas asadas, son una buena opción.
  • Cuidado con comer rápido. A veces, el problema de comer fuera de casa radica más que en qué se come, en cómo se hace. Es muy importante comer despacio, ensalivando, masticando bien… Disfrutando.

Es un momento de expansión y alegría. Debemos guardar los mismos cuidados que durante la comida respecto a la carne y el pescado, y las mismas precauciones respecto a las calorías encubiertas.También evitar el alcohol (que prolifera con más facilidad en las cenas que en las comidas), pero nada más.

Si todos a nuestro alrededor beben podemos sentirnos «diferentes». Realmente, y a efectos del alcohol, lo somos. Pero podemos dejarnos contagiar por la alegría de los demás con una cerveza sin alcohol en la mano.

El mayor problema que plantean las cenas en la calle es que suelen ser demasiado pesadas para el estómago de la embarazada, que habitualmente tiene problemas de digestión.

Si la nuestra es lenta, tenemos acidez o reflujo, es mejor precindir de los aperitivos (habitualmente fritos, grasos) y los postres, y optar por comida poco aderezada y preparada de forma simple; eliminar las bebidas (excepto el agua) y cenar al menos dos horas antes de ir a dormir.

La piña natural y el kiwi tienen enzimas que facilitan la digestión. Podemos tomarlos en casa antes de salir. De paso, saciarán nuestro apetito y necesitaremos cenar menos. Siempre contamos con la saludable excepción. Es la forma de no obsesionarnos (un postre o un frito no nos va a echar a perder nada) y evitar la sensación de privación.

  • Hacer 5 ó 6 comidas al día, ya que la demanda de glucosa y nutrientes por parte del feto es constante. Si pasamos mucho tiempo sin comer, podemos sentirnos débiles y cansadas.
  • Procurar que las dos comidas principales sean equilibradas en hidratos de carbono (que aportarán la energía y la glucosa que el feto demanda), proteínas (base de la formación de sus huesos, músculos, órganos y vísceras) y grasas monoinsaturadas, preferiblemente aceite virgen.
  • Tomar 2 ó 3 piezas de fruta al día para beneficiarnos de sus vitaminas y evitar el estreñimiento.
  • No olvidarse de la leche, clave en esta época: se aconsejan unos 3 vasos diarios, o complementarlos con sus derivados (como el yogur o el queso).
  • Beber de 1,5 a 2 litros de líquido diario, especialmente agua, pero también zumos, infusiones…
  • Elegir un restaurante sano. La primera medida será cambiar los restaurantes de comida rápida por otros de comida casera. Eso no debería implicar gastar mucho dinero. Hay muchos con buenos menús, donde además probablemente podremos pedir los cambios que nos parezcan oportunos o que nos exija el médico.
  • Elegir menú equilibrado. No hay alimentos prohibidos.
    1. Lo importante es que haya cierto equilibrio entre hidratos de carbono (pasta, arroz, legumbres), proteínas (carne, pescado, huevos) y grasas (aceites como el de oliva);
    2. que comamos lo que necesitamos (ni más ni menos);
    3. que apostemos por la variedad.
    4. Respecto a la forma de cocinar, nos inclinaremos por las que tengan menos grasas (a la plancha, mejor que frito), aunque sin fanatismos.

Asesora: Estela González Romero, especialista en endocrinología y nutrición, responsable de la unidad de Endocrinología y Embarazo del Hospital Carlos Haya, de Málaga.

¿Qué debe comer una mujer embarazada?

Continúa leyendo

Источник: https://www.serpadres.es/embarazo/ejercicios-belleza-embarazo/articulo/comer-fuera-casa-embarazo

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: