¿Qué puedo darle a mi bebé estreñido?

¿Qué hacer si mi hijo está estreñido?

¿Qué puedo darle a mi bebé estreñido?

El estreñimiento en bebés y niños pequeños no es una razón para preocuparse, sobre todo si no se trata de un verdadero estreñimiento.

Los lactantes estreñidos

Es casi tan normal que un bebé de pecho no haga caquita más que una vez por semana como que la haga varias veces al día.

Con los niños que no toman leche materna a demanda hay que estar más atentos, pues no son ellos los que regulan directamente la densidad y la cantidad o frecuencia de la alimentación.

De todos modos, si las heces no son duras y no hay dolor no habría que preocuparse en principio aunque no lo haga todos los días.

Una vez el niño comienza la alimentación complementaria o a usar el orinal o el baño podemos encontrarnos con cambios en su frecuencia en ir hacer caca. Hay muchas razones por las que puede suceder esto y desembocar en un estreñimiento: poco apetito, dieta con poca fibra o poco líquido, cambios en la rutina o un equivocada presentación de la nueva etapa.

La introducción de la alimentación sólida

Si el cambio en las heces se produce cuando hemos introducido la alimentación complementaria no hay que alarmarse. El cuerpo del bebé necesita tiempo para adaptarse a este gran cambio en su dieta. Por eso es importante no introducir alimentos sólidos antes de tiempo y hacerlo de manera muy pausada.

La base de la alimentación de un bebé hasta el año sigue siendo la leche y hasta los dos años esta sigue siendo muy importante en su dieta.

Nada es tan completo y alimenticio, ni tiene tanta energía y proteínas de calidad, digan lo que digan las campañas publicitarias de potitos y papillas y demás productos para niños pequeños.

Lo mejor que podemos darle es la leche de su madre sin restricción alguna y complementar su nutrición con alimentos naturales siguiendo las pautas de introducción convenientes.

Insisto en el tema de las cantidades, que siempre suele preocupar mucho a los padres. En realidad, como decía, la leche es la base de la correcta alimentación de los bebés y confiar en su autoregulación nos da la pista de las cantidades que deben tomar. El especial sobre Alimentación complementaria de Bebés y más creo que os puede ser de enorme utilidad si tenéis dudas sobre esta cuestión.

Mientras el sistema digestivo del pequeño se acostumbra a estos cambios y a los nuevos alimentos puede ser que pase por momentos de estreñimiento pero podemos ayudarle a mejorar en este sentido con algunas pautas sencillas como veremos más adelante.

El momento de dejar el pañal

En realidad el momento de dejar el pañal debería ser un decisión del niño, cuando desease hacer este cambio ayudado y guiado por sus padres que supieran reconocer los signos de que ya está maduro física y psíquicamente. Pero no siempre es así y puede suceder que presionemos en exceso a un niño que no se siente preparado afrontar un cambio que, al fin y al cabo, se refiere a sus funciones corporales más personales.

Lo que debemos evitar es la presión, burlas, enfados y premios, respetando en todo lo posible que sean los avances a un ritmo que le haga sentise cómodo y tranquilo. Y es que no importa si empieza a hacer caca en el orinal a los dos o a los cuatro, a la larga seguro que dejará el pañal.

No conozco a ningún adolescente que vaya al instituto y que siga haciendose caca en un pañal por gusto o tomando la teta, así que suelo ser bastante reticente a meter prisa con estas cosas.

Alimentos que estriñen y alimentos que ayudan

Algunos alimentos pueden provocar cierto estreñimiento. El plátano, la zanahoria, la manzana, el arroz, el pan blanco o el yogurt son los más comunes pero también en esto cada niño es diferente.

En cambio el tomate, la pera, la fresa, los guisantes o las uvas ayudan normalmente, aunque siempre hay que seguir las recomendaciones sobre la edad a la que introducir los alimentos, pues algunos de los que he citado son alergénicos y no se deben dar a edades tempranas.

Si el arroz le produce estreñimiento podemos mezclarlo con otros cereales poniendo atención a si el niño toma ya gluten, o mezclarlo con verdura.

Beber agua suele ser necesario para evitar que las heces se endurezcan y también ayudan los masajes en la tripita siguiendo círculos o doblar sus piernecitas por las rodillas y hacia arriba, siempre con mucha suavidad y consiguiendo que el niño disfrute del masaje con juegos y cosquillas.

Lo que hay que evitar es la estimulación del ano. Y los enemas, supositorios o medicamentos solo darlos bajo prescripción médica estrictamente.

Ejercicio

Otra cosa que incide en el estreñimiento en los niños como en los adultos es la falta de ejercicio. Evitemos que esté sentado mucho tiempo en la sillita de paseo o la hamaquita, dejando que se mueva libremente podrá poner en funcionamiento su cuerpo y mejorar su tono muscular abdominal, imprescindible para que pueda ir superando poco a poco este problema.

Conclusión

En cualquier caso, ante la duda, si el niño padece estreñimiento habitual, si lleva más de una semana sin hacer caquita o si tiene dolores muy fuertes o heridas siempre es conveniente consultar con el pediatra que nos dará pautas alimentarias y otros consejos personalizados para nuestro caso particular.

En Bebés y más | Estreñimiento infantil: qué hacer

Источник: https://www.bebesymas.com/alimentacion-para-bebes-y-ninos/que-hacer-si-mi-hijo-esta-estrenido

Los alimentos contra el estreñimiento del bebé

¿Qué puedo darle a mi bebé estreñido?

El estreñimiento es uno de los trastornos que más afectan a los bebés pequeñitos. Para prevenir o solucionar el estreñimiento del bebé debes enriquecer su dieta diaria con fibra, puesto que la fibra aumenta el volumen de la masa fecal y, por lo tanto, facilita su eliminación. Pero ¿en qué alimentos se encuentra la fibra?

(Te interesa: Estreñimiento bebé: síntomas y tratamientos)

Alimentos contra el estreñimiento antes del primer año

Para combatir el estreñimiento del bebé, una vez se ha iniciado la alimentación diversificada, se aconseja ofrecerle:

Purés de verduras verdes

Los calabacines y las judías verdes son los reyes. Su sabor suave y más bien dulce es ideal para los primeros purés con verduras. Además, son vegetales que se digieren muy bien desde el inicio. Si, además, se añade un chorrito de aceite de oliva virgen crudo al puré, además de mejorar su sabor, se contribuye a lubricar el bolo fecal y se mejora el tránsito intestinal.

(Te interesa: Recetas de puré de verduras para bebés)

Legumbres

Guisantes, lentejas, garbanzos, habas… Las legumbres se introducen en pequeñas cantidades, añadidas al puré de verduras, durant el primer año. Si embargo, son alimentos más bien pesados y de difícil digestión, por lo que es mejor esperar hasta después del año para ofrecerle platos de legumbres estofadas, por ejemplo.

Maíz, tapioca, malta

Son cereales sin gluten, que se pueden introducir desde el inicio de la alimentación complementaria en la dieta del bebé. Además, se pueden añadir a los purés de verdura y legumbres, para completarlos y enriquecerlos.

Purés de fruta y fruta cocida

Los purés de frutas de peras y ciruelas son ideales para favorecer el tránsito intestinal, puesto que se trata de frutas con mucha fibra y que el bebé puede tomar desde el inicio de la alimentación complementaria.

La manzada cocida también puede ayudar. No obstante, cabe destacar que la manzana actúa como excelente regulador intestinal.

Si se toma cruda y con piel, favorecer el tránsito intestinal, mientras que si se come pelada, rallada y oxidada, combate la diarrea.

Cuando la fruta está cocida, se puede chafar con un tenedor, de manera que no quede tan triturada, pero sin representar ningún peligro de atragantamiento para el bebé.

Alimentos que deben reducirse:

Zanahorias

Las zanahorias cocidas son astringentes y provocan la retención de agua. Por lo tanto, no favorecen para nada el tránsito intestinal. Las zanahorias crudas no se pueden ofrecer al bebé en trocitos porque son muy duras y representan un peligro de atragantamiento.

Plátanos

El plátano es una fruta muy especial. Es muy harinoso y contiene muy poca agua. Cuenta con muchísimas propiedades nutricionales, pero entre ellas no se encuentra la de combatir el estreñimiento. Todo lo contrario, lo favorece aún más. Conviene reducir su consumo en épocas de tránsito intestinal dificultoso.

Alimentos contra el estreñimiento después del primer año

Se aconseja tomar los siguientes alimentos a partir del año:

Alimentos integrales

Es mejor que el niño coma pan, crackers y tostadas integrales, para aumentar su nivel nutricional y, sobre todo en este caso, por contener más fibra que sus alternativas refinadas.

Asimismo, se puede añadir salvado o cereales integrales al yogur o al puré de frutas, para acentuar su poder laxante.

Carnes magras y blancas

Pavo, pollo, conejo… Las carnes blancas tienen menos grasas que las rojas, como la de ternera, buey y cordero. Por lo tanto, son preferibles en la dieta del niño.

Pescados magros

Mero, dentón, pescadilla, merluza, emperador, lenguado, trucha, besugo… Los pescados con poca grasa también son preferibles, si lo que se desea es favorecer la movilidad del intestino.

Verduras de hoja verde y con un alto contenido en fibra

Como alcachofas, coliflor, calabacín y menestra de verduras. Como hemos dicho, condimentar con aceite de oliva virgen contribuye a lubricar la masa fecal y favorece el tránsito.

Fruta fresca cruda, cocida al vapor o al horno

Sobre todo, ciruelas, peras maduras, frutas del bosque, higos y frutas secas: dátiles, higos y pasas.

Leches y lácteos

La leche y sus derivados pueden ir bien en la dieta para combatir el estreñimiento. Sin embarago, deben tomarse en cantidad moderada.

Mucha agua

Ni que decir tiene que la ingesta de líquido es imprescindible para ablandar las heces y combatir el estreñimiento. De entre todos los líquidos, hay que dar preferencia al agua. Ni zumos de fruta ni infusiones; tomar agua es lo mejor.

Alimentos que deben limitarse:

Arroz blanco y harinas refinadas

Como hemos dicho, siempre que sea posible, hay que elegir harinas y cereales integrales, los que contienen el salvado, y por tanto, la fibra necesaria para favorecer la motilidad intestinal.

Plátanos y zanahorias

Son astringentes y absorben el agua del intestino. Deben evitarse si se desea acelerar el tránsito intestinal.

Grasas animales

Carne grasa, embutidos, tocino, mortadela, manteca… Estas grasas animales no ayudan nada y aportan pocos beneficios desde el punto de vista nutricional. Es necesaro eliminarlos de la dieta si el niño sufre estreñimiento.

Todas las frituras y salsas

Los alimentos fritos en aceite tampoco favorecen el tránsito. Además, suelen ser alimentos salados, y la sal provoca retención de líquidos, cosa que no interesa en caso de estreñimiento.

Margarinas

Como otras grasas, no favorecen la lucha contra el estreñimiento.

Chocolate, dulces y bollería industrial

Contienen una gran cantidad de grasas saturadas y harinas y azúcares refinados. Son una «bomba» calórica, con escaso valor nutricional y con más perjuicios que beneficios. Por lo tanto, es preferible limitar su consumo a momentos ocasionales, pero sin que formen parte de la dieta habitual del niño. 

Otra sugerencia muy importante es aumentar la cantidad de líquidos que el pequeño consume. El agua hace que las caquitas del bebé estén más blandas y sean más fáciles de eliminar.

(Te interesa: Agua mineral: los tipos que hay)

Asimismo, practicar ejercicio físico es muy beneficioso contra el estreñimiento.

Si el niño no tiene la posibilidad de estar mucho tiempo al aire libre donde puede correr y moverse, debe practicar regularmente un deporte.

La costumbre de sentarse delante de la televisión o del ordenador en cuanto se acaba de comer dificulta la digestión y es una de las principales causas de estreñimiento.

Источник: https://mibebeyyo.elmundo.es/bebes/alimentacion/alimentacion-bebe/alimentacion-contra-el-estrenimiento-6111

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: