¿Qué puedo darle a mi bebé estreñido?

Estreñimiento en bebés: laxantes para los pequeños sufridores

¿Qué puedo darle a mi bebé estreñido?

El estreñimientoes habitual en los primeros meses de vida, en especial, entre los bebés alimentados con leche artificial.

Sus heces “son más duras  y con más jabones cálcicos que los niños alimentados con leche materna, por la distinta composición de los ácidos grasos”, explica a Correo Farmacéutico María Jesús Pascual, jefa del Servicio de Pediatría del Hospital Vithas Nisa Pardo de Aravaca (Madrid).

La clave está para Daniel Barrachina, vocal del Colegio de Farmacéuticos (COF) de Valencia, en que carecen de la microbiota de la leche materna. “Esto no favorece en absoluto el desarrollo de la flora intestinal en el recién nacido, aunque parece ser que cada vez hay más marcas que intentar suplir esta carencia”.

A la hora de elegir una leche artificial para un bebé estreñido, Óscar López Moreno, vocal de Titulares de Oficina de Farmacia del COF de Madrid, recomienda “las fórmulas con baja cantidad de grasas saturadas, que contienen principalmente lípidos en forma de ácidos grasos poliinsaturados”. Aconseja además “evitar la preparación de biberones concentrados e incluso se debe aumentar un poco el aporte de agua”.

Sin evidencias

Sin embargo, las leches de fórmula anti-estreñimiento “carecen de evidencias de su eficacia”, advierte Adriana Montoto, del Grupo de Nutrición y Dietética de la Sociedad Española de Farmacia Comunitaria (Sefac).

Aun así, reconoce que “la relación riesgo-beneficio es completamente positiva y no aportará ningún efecto negativo al niño”.

En este sentido, aconseja fijarse en que contengan frutoligosacáridos y galactooligosacáridos (fibras), beta-palmitato (grasa que facilita la digestión) y/o hidrolizados parciales, “que parecen aumentar las deposiciones”.

Entre los productos laxantes de venta en farmacia, la experta de Sefac señala que los granulados de frutas laxantes son fibras que se pueden usar desde las primeras semanas. También hay diferentes presentaciones de fibra vegetal (líquido, polvo, gotas…), pero deben ser pautadas por el médico, señala.

Los probióticos, útiles frente al cólico del lactante, “en los estudios en estreñimiento han dado resultados poco significativos”, observa Montoto. Sin embargo, Pascual entiende que “pueden ayudar a regular la flora intestinal”.

En el campo de la prescripción médica, la pediatra señala que en los muy pequeños puede ser útil y seguro el sulfato de magnesio y, por encima de los seis meses, el polietilglicol macrogol 4.

000 a dosis habituales. Este es el laxante “de elección en estreñimiento funcional de más de seis meses”, corrobora Montoto.

“La lactulosa y el lactitol, se usan en casos de intolerancia al anterior”, añade.

Un clásico al rescate son los supositorios de glicerina. La pediatra reconoce que es una opción que “le gusta poco, teniendo en cuenta la disponibilidad de laxantes orales muy eficaces, que evitan interferir con los mecanismos defecatorios normales del niño y su aprendizaje”.

“Son útiles en el tratamiento del estreñimiento agudo, pero su uso puede producir irritación anal por lo que se recomienda utilizarlos en periodos del tiempo limitados”, agrega López Moreno.

Hay que tener en cuenta que “laboratorios de fitoterapia han formulado enemas a base de miel y otros derivados naturales que tienen efectos secundarios menos frecuentes y graves que los clásicos”, expone la portavoz de Sefac.

Se puede recurrir a estas ayudas sin olvidar que las medidas higiénico-dietéticas son el primer pilar también desterrando mitos para evitar la desesperación de los padres.

Por ejemplo, una etapa crítica es la introducción de la alimentación complementaria.

Aunque entre las recomendaciones en esta etapa están la de introducir alimentos con mucha fibra, Pascual sostiene que “a esa edad no es un problema de fibra sino de ajuste de líquidos en una dieta que es muy láctea”.

A medida que el resto de alimentos ocupa el espacio de la leche, el vocal del COF de Madrid sí recomienda una dieta rica en fibra (con cereales, verduras, legumbres y frutas) y la ingestión abundante de líquidos.

Entre las frutas, en el estreñimiento debe darse preferencia a la naranja y a la pera.

Y aunque no haya alimentos prohibidos, apunta que los niños con estreñimiento deben limitar los alimentos astringentes como arroz, zanahoria, chocolate, membrillo, plátano, manzana, patatas o pasta.

Dieta y hábitos, primeras medidas

Para evitar el establecimiento de estreñimiento crónico en el niño pequeño, Óscar López Moreno, del Colegio de Farmacéuticos de Madrid, aconseja enseñar a los padres a instaurar  medidas dietéticas, correctos hábitos higiénicos de defecación, tener un horario de comidas regular, masticar bien los alimentos e instar a la práctica de ejercicio físico.

También es importante tranquilizar a los padres, observa Daniel Barrachina, del COF de Valencia, “ya que en el proceso de maduración intestinal hay fases en las que se pueden producir periodos en los que se defeca menos de lo habitual”.

  • Google +
  • E-mail
  • Imprimir

Источник: https://cuidateplus.marca.com/familia/bebe/2019/04/05/estrenimiento-bebes-laxantes-pequenos-sufridores-169989.html

¿Qué hacer si mi hijo está estreñido?

¿Qué puedo darle a mi bebé estreñido?

El estreñimiento en bebés y niños pequeños no es una razón para preocuparse, sobre todo si no se trata de un verdadero estreñimiento.

Los lactantes estreñidos

Es casi tan normal que un bebé de pecho no haga caquita más que una vez por semana como que la haga varias veces al día.

Con los niños que no toman leche materna a demanda hay que estar más atentos, pues no son ellos los que regulan directamente la densidad y la cantidad o frecuencia de la alimentación.

De todos modos, si las heces no son duras y no hay dolor no habría que preocuparse en principio aunque no lo haga todos los días.

Una vez el niño comienza la alimentación complementaria o a usar el orinal o el baño podemos encontrarnos con cambios en su frecuencia en ir hacer caca. Hay muchas razones por las que puede suceder esto y desembocar en un estreñimiento: poco apetito, dieta con poca fibra o poco líquido, cambios en la rutina o un equivocada presentación de la nueva etapa.

La introducción de la alimentación sólida

Si el cambio en las heces se produce cuando hemos introducido la alimentación complementaria no hay que alarmarse. El cuerpo del bebé necesita tiempo para adaptarse a este gran cambio en su dieta. Por eso es importante no introducir alimentos sólidos antes de tiempo y hacerlo de manera muy pausada.

La base de la alimentación de un bebé hasta el año sigue siendo la leche y hasta los dos años esta sigue siendo muy importante en su dieta.

Nada es tan completo y alimenticio, ni tiene tanta energía y proteínas de calidad, digan lo que digan las campañas publicitarias de potitos y papillas y demás productos para niños pequeños.

Lo mejor que podemos darle es la leche de su madre sin restricción alguna y complementar su nutrición con alimentos naturales siguiendo las pautas de introducción convenientes.

Insisto en el tema de las cantidades, que siempre suele preocupar mucho a los padres. En realidad, como decía, la leche es la base de la correcta alimentación de los bebés y confiar en su autoregulación nos da la pista de las cantidades que deben tomar. El especial sobre Alimentación complementaria de Bebés y más creo que os puede ser de enorme utilidad si tenéis dudas sobre esta cuestión.

Mientras el sistema digestivo del pequeño se acostumbra a estos cambios y a los nuevos alimentos puede ser que pase por momentos de estreñimiento pero podemos ayudarle a mejorar en este sentido con algunas pautas sencillas como veremos más adelante.

El momento de dejar el pañal

En realidad el momento de dejar el pañal debería ser un decisión del niño, cuando desease hacer este cambio ayudado y guiado por sus padres que supieran reconocer los signos de que ya está maduro física y psíquicamente. Pero no siempre es así y puede suceder que presionemos en exceso a un niño que no se siente preparado afrontar un cambio que, al fin y al cabo, se refiere a sus funciones corporales más personales.

Lo que debemos evitar es la presión, burlas, enfados y premios, respetando en todo lo posible que sean los avances a un ritmo que le haga sentise cómodo y tranquilo. Y es que no importa si empieza a hacer caca en el orinal a los dos o a los cuatro, a la larga seguro que dejará el pañal.

No conozco a ningún adolescente que vaya al instituto y que siga haciendose caca en un pañal por gusto o tomando la teta, así que suelo ser bastante reticente a meter prisa con estas cosas.

Alimentos que estriñen y alimentos que ayudan

Algunos alimentos pueden provocar cierto estreñimiento. El plátano, la zanahoria, la manzana, el arroz, el pan blanco o el yogurt son los más comunes pero también en esto cada niño es diferente.

En cambio el tomate, la pera, la fresa, los guisantes o las uvas ayudan normalmente, aunque siempre hay que seguir las recomendaciones sobre la edad a la que introducir los alimentos, pues algunos de los que he citado son alergénicos y no se deben dar a edades tempranas.

Si el arroz le produce estreñimiento podemos mezclarlo con otros cereales poniendo atención a si el niño toma ya gluten, o mezclarlo con verdura.

Beber agua suele ser necesario para evitar que las heces se endurezcan y también ayudan los masajes en la tripita siguiendo círculos o doblar sus piernecitas por las rodillas y hacia arriba, siempre con mucha suavidad y consiguiendo que el niño disfrute del masaje con juegos y cosquillas.

Lo que hay que evitar es la estimulación del ano. Y los enemas, supositorios o medicamentos solo darlos bajo prescripción médica estrictamente.

Ejercicio

Otra cosa que incide en el estreñimiento en los niños como en los adultos es la falta de ejercicio. Evitemos que esté sentado mucho tiempo en la sillita de paseo o la hamaquita, dejando que se mueva libremente podrá poner en funcionamiento su cuerpo y mejorar su tono muscular abdominal, imprescindible para que pueda ir superando poco a poco este problema.

Conclusión

En cualquier caso, ante la duda, si el niño padece estreñimiento habitual, si lleva más de una semana sin hacer caquita o si tiene dolores muy fuertes o heridas siempre es conveniente consultar con el pediatra que nos dará pautas alimentarias y otros consejos personalizados para nuestro caso particular.

En Bebés y más | Estreñimiento infantil: qué hacer

Источник: https://www.bebesymas.com/alimentacion-para-bebes-y-ninos/que-hacer-si-mi-hijo-esta-estrenido

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: