¿Quién es el hermano mayor en un embarazo gemelar?

Gemelos y mellizos, ¿cuál es la diferencia?

¿Quién es el hermano mayor en un embarazo gemelar?

Se trata de una de esas confusiones muy frecuentes, y puede que hasta que no te toque de cerca no sepamos diferenciar muy bien. Y es que, aunque tengan el mismo origen, son términos que han acabado distinguiéndose. Gemelos y mellizos, ¿son lo mismo? Pues aunque es indudable que se parecen, no son iguales. ¿Qué diferencia hay entre ellos?

Etimológicamente ambos términos poseen el mismo origen (latín «gemellicium») y aunque históricamente se han utilizado ambos indistintamente para hacer referencia a niños nacidos de un mismo parto (con la diferencia de que «mellizo» era más propio del habla popular y «gemelo» de la culta), la evolución de significado de las palabras ha ido acompañada de una diferenciación. ¿Cuál es la diferencia entre gemelos y mellizos?

Si consultamos la última edición del diccionario de la RAE, estos términos se diferencian, aunque con el matiz de «especialmente» (es decir, que la primera parte de la definición es común y uno no excluye al otro obligatoriamente en su segunda parte):

  • Gemelo, la. Del latín 'gemellus'. 1. adj. Dicho de una persona o de un animal: Nacido del mismo parto que otro, especialmente cuando se ha originado por la fecundación del mismo óvulo.
  • Mellizo, za. Del latín vulgar 'gemellicius', de 'gemellus', gemelo. 1. adj. Dicho de una persona o de un animal: Nacido del mismo parto que otro, especialmente cuando se ha originado por la fecundación de distinto óvulo.

Es decir, entendemos por «gemelos» aquellos hermanos idénticos o que tanto se parecen, del mismo sexo, porque vienen de un mismo óvulo y de un mismo espermatozoide que lo fecundó. En cambio, los mellizos son hermanos con un parecido menor, porque se han gestado de un óvulo y un espermatozoide diferente, con lo cual pueden ser del mismo sexo o no.

Gemelos monocigóticos o idénticos (univitelinos)

La palabra «monocigótico» que acompaña a 'gemelo' nos da la clave: 'mono' significa ‘uno’ y 'cigótico' hace referencia al cigoto.

Esto es: son gemelos que provienen de un solo cigoto o del mismo cigoto, entendiendo por cigoto la célula que resulta de la unión de las células sexuales masculina y femenina y a partir de la cual se desarrolla el embrión.

Es decir, que un solo óvulo es fecundado por un espermatozoide.

Después se produce una bipartición celular y se originan dos embriones distintos, del mismo sexo, los gemelos idénticos (solo en casos extremadamente raros hay gemelos de distinto sexo, como veremos).

Por lo tanto, la separación en dos organismos sucede días después a la concepción. Se puede decir que los gemelos idénticos, al principio, fueron uno solo.

¿Y por qué son tan parecidos? Porque la división celular origina dos células genéticamente iguales que se desarrollan aparte. No obstante, hay hermanos gemelos que presentan un parecido menor y esto es debido a que, aunque comparten un genotipo muy similar, sus genes no son idénticos.

Además, siempre existen rasgos intrínsecos en la complexión de cada uno: reciben una nutrición desigual durante la gestación, influye la epigenética luego del nacimiento… y existen otras variaciones en el desarrollo de ambos que pueden cambiar sus apariencias durante el crecimiento.

Tipos de gemelos monocigóticos o idénticos

Veamos ahora los distintos tipos de gemelos monocigóticos o idénticos, ya que según el momento en que se produzca la división celular, tendrán un desarrollo diferente:

  • Lo habitual es que los gemelos sean monocoriales y biamnióticos, es decir, que cada uno se desarrolle en su propio saco amniótico aunque compartan corno (la membrana exterior de las dos que envuelven el embrión y que da origen a la placenta). Esto es así porque la división se suele producir entre el cuarto y el séptimo día tras la fecundación, antes de que se formen los sacos amnióticos. Estos gemelos comparten la placenta, pero cuentan con sacos amnióticos individuales. Suelen ser el 90% de los embarazos gemelares monocigóticos.
  • Gemelos bicoriales y biamnióticos, menos frecuentes: se divide dentro de los tres primeros días posteriores a la fecundación. Cada embrión crece dentro de su propia bolsa amniótica y se alimenta de su propia placenta.
  • Los gemelos monoamnióticos son gemelos idénticos que se desarrollan dentro del mismo saco amniótico, comparten la placenta dentro del útero materno, pero poseen dos cordones umbilicales separados. La división del cigoto sucede tardíamente, a partir del séptimo día desde la concepción. Tener gemelos monoamnióticos es poco frecuente y conlleva riesgos y complicaciones habituales (sucede aproximadamente 1 de cada 50.000 embarazos). En este último grupo se engloban el extraño fenómeno de los «gemelos en espejo».

En algunos casos excepcionales de hermanos gemelos monocigóticos ocurre que los hermanos comparten algún órgano o distintas extensiones del mismo cuerpo. Esto sucede cuando la división celular se produce más allá de los doce días tras la fecundación y son los conocidos como hermanos siameses o gemelos siameses.

Otro caso raro de gemelos es aquel que produce hermanos de diferente género, es decir, serán gemelos idénticos, pero uno varón y otro mujer.

Se da cuando uno de los gemelos aporta la totalidad de sus cromosomas (46), incluyendo los cromosomas XX (femenino) y XY (masculino) mientras que el otro aporta solo 45 faltando el cromosoma Y, o bien uno de los cromosomas X.

Al haber un solo cromosoma X, el segundo gemelo será forzosamente una niña (al no haber cromosoma Y) portadora de una enfermedad conocida como Síndrome de Turner.

Mellizos o gemelos dicigóticos (bivitelinos)

La palabra «mellizos», como hemos dicho, se refiere especialmente a aquellos hermanos que provienen de dos embriones que se han fertilizado por separado. Por eso estos hermanos pueden ser de distintos sexos. La palabra «dicigótico» se refiere a que estos hermanos provienen de dos (o más) cigotos y no de uno solo como en el caso anterior.

En estos casos, la gestación ocurre de manera simultánea al fecundarse dos óvulos distintos por dos espermatozoides distintos (o más de dos óvulos por más de dos espermatozoides): esto da como resultado individuos dicigóticos o mellizos.

¿Por qué se produce esta multiplicidad? Porque durante el periodo de ovulación es liberado más de un óvulo, lo cual puede ocurrir de manera natural (en este caso, suelen ser dos óvulos al mismo tiempo) y más frecuentemente si la mujer se ha sometido a un procedimiento de fertilidad (cuando las posibilidades de que haya más de dos óvulos aumentan).

Cuando estos óvulos son fertilizados por espermatozoides distintos, comienzan a desarrollarse cigotos distintos, independientemente. Por eso los mellizos no se parecen tanto: tienen una diferente constitución física y genética. Además sus placentas y membranas son diferentes y separadas.

Incluso, podría darse el caso de que los bebés nacidos en el mismo parto fueran de padres diferentes, si un gameto resulta fecundado en un coito y el otro lo fuera en un acto sexual diferente.

En definitiva, vemos que un embarazo múltiple puede engendrarse de dos maneras.

La más frecuente, un 70%-75% de los casos, es producto de dos óvulos fecundados por dos espermatozoides: son los mellizos o gemelos dicigóticos.

El 25%-30% de casos de partos múltiples resultan de la división del mismo cigoto tras la fecundación: son los gemelos idénticos o monocigóticos. En cualquier caso, ¡doble alegría para los papás!

Suscríbete para recibir cada día nuestros consejos sobre embarazo, maternidad, bebés, lactancia y familia.

Fotos | iStock
En Bebés y más | Probabilidades de tener gemelos, Tipos de gemelos

Источник: https://www.bebesymas.com/embarazo/gemelos-mellizos-cual-diferencia

Cómo se realiza el diagnóstico del embarazo gemelar

¿Quién es el hermano mayor en un embarazo gemelar?

La mayoría de los gemelos y mellizos de la historia han pillado casi por sorpresa a sus padres.

Sólo se podía sospechar del embarazo múltiple por el gran tamaño del abdomen materno.

Afortunadamente con las ecografías actuales somos capaces de verificar el embarazo de gemelos casi en sus primeros compases. Incluso averiguar el número de bolsas y placentas.

Hasta hace unos años, el diagnóstico de un embarazo gemelar se hacía en el momento del parto.

Otros tantos se sospechaban ante el aumento desproporcionado del tamaño del útero en comparación con las semanas de gestación.

Actualmente, la ecografía es el único  medio  definitivo y seguro en el diagnóstico de una gestación gemelar: 

  • El examen ecográfico permite datar con exactitud la edad gestacional, clave en todas las gestaciones, pero mucho más en las gestaciones múltiples, en las que la prematuridad es mucho más elevada. 
  • El diagnóstico de cigosidad (si es monocigoto o gemelos idénticos, o bien dicigoto o de mellizos) tiene su importancia, pero no siempre es posible realizarlo.
  • Sin embargo, lo más importante a la hora de diagnosticar una gestación gemelar es fijarnos en su número de bolsas (anmiosidad) y en su número de placentas (corionicidad). 
  • Estas características son las que nos van a cambiar el pronóstico de la gestación gemelar y la atención obstétrica durante el embarazo.
  • Un diagnóstico preciso de la corionicidad (número de placentas) es más importante que la cigosidad (si proviene de la fecundación de uno o dos cigotos).

Es decir, saber si son gemelos idénticos o mellizos no es tan importante como conocer qué elementos comparten (placenta, bolsa…) porque es ahí cuando los riesgos se disparan.

Gemelos idénticos genética y físicamente: gestación gemelar monocigota

El embarazo procede de la fecundación y la división de un solo óvulo. Los gemelos son idénticos genética y físicamente. Dependiendo del momento de la división del cigoto, tendremos cuatro diferentes tipos de gestación:

Dos placentas y dos bolsas 

Gestación gemelar bicorial biamniótica (supone el 30% de los casos de gemelos idénticos): Cada feto tiene su placenta y su bolsa. La división tiene lugar antes del tercer día tras la fecundación, en la fase preimplantatoria de la mórula, por lo que cada embrión tiene su amnios (líquido), su saco coriónico y su placenta propia.

Por tanto, con esta definición queda aclarado un error muy frecuente: se cree que los fetos están en diferentes bolsas y con distintas placentas son mellizos, y no siempre es el caso, según estamos viendo.

Los casos de gestación gemelar bicorial biamniótica proveniente de un mismo cigoto van a ser hermanos idénticos genética y físicamente y lo que popularmente se conocen como gemelos.

Una placenta y dos bolsas

Cada feto tiene su propia bolsa pero comparten la misma placenta. La división tiene lugar entre los días cuarto y octavo tras la fecundación, en la fase de blastocisto temprano. Ambos embriones tienen saco coriónico y placenta comunes pero distintos amnios (dos bolsas amnióticas diferentes).

Una placenta y una bolsa

Ambos fetos comparten placenta y bolsa. La división del cigoto se produce entre los días 9 y 13 tras la fecundación, cuando se diferencian la cavidad amniótica y el disco embrionario. Los dos embriones comparten saco coriónico, placenta y bolsa.

Una placenta, una bolsa y órganos comunes

Gemelos siameses. (0,06% de los casos): Los dos embriones comparten partes del cuerpo, además de placenta y bolsa.

Esta rara situación se da cuando la división del cigoto se produce después de 13 días de la fecundación.

Actualmente se desconocen cuáles son los factores que hacen que un cigoto se divida antes o después, dando lugar a estos tipos distintos de gestación gemelar.

Mellizos o gemelos fraternos: gestación gemelar dicigota

La gestación gemelar dicigota es la que se produce por la fecundación de dos óvulos distintos. Por tanto, los gemelos son diferentes genéticamente y físicamente tienen el parecido de cualquier hermano. Pueden ser del mismo sexo o distinto. Cada feto tiene su placenta, su bolsa amniótica y su saco coriónico.

A veces, puede ocurrir que las dos placentas se fusionen si los dos blatocistos se implantan muy cerca. Por tanto, toda gestación gemelar dicigota siempre va a ser «bicorial biamniótica».

Sin embargo, no toda gestación gemelar bicorial biamniótica es dicigota (proviene de dos ovocitos), porque puede ser monocigota (un solo ovocito que se divide en dos), como hemos visto anteriormente.

Según las estadísticas, el 70% de las gestaciones gemelares son dicigotas (dos ovocitos) y un 30% son monocigotas (un solo ovocito). De éstas, un 70% son monocoriales (una placenta) y un 30% bicoriales (dos placentas).

El diagnóstico de la corionicidad (número de placentas) en la gestación gemelar es de suma importancia porque nos va a modificar el manejo del embarazo: se controlan más estrechamente a las gestaciones monocoriales (con una sola placenta). Las gestaciones con  gemelos monocoriales son embarazos de mayor riesgo debido al mayor número de complicaciones que pueden tener con respecto a las gestaciones gemelares bicoriales (dos placentas).

Todos los mellizos son bicoriales biamnióticos: dos placentas y dos bolsas. Aunque si las placentas se implantan muy cerca, pueden llegar a fundirse (una placenta y dos bolsas).

Источник: https://www.natalben.com/embarazo-multiple/diagnostico-embarazo-gemelar

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: