Reflujo gastroesofágico en bebés

Reflujo gastroesofágico en bebés

Reflujo gastroesofágico en bebés
Usted esta aquí: https://medlineplus.gov/spanish/refluxininfants.html

El esófago es un tubo que lleva el alimento de su boca al estómago. Si su hijo tiene reflujo, el alimento en su estómago vuelve al esófago.

Por otra parte, la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) es un tipo de reflujo más grave y duradero. Si su bebé no puede alimentarse o el reflujo dura más de 12 a 14 meses, puede ser que tenga ERGE.

¿Qué causa el reflujo y la ERGE en los bebés?

Existe un músculo (el esfínter esofágico inferior) que actúa como una válvula entre el esófago y el estómago. Cuando su bebé traga, este músculo se relaja para permitir que los alimentos pasen del esófago al estómago. Por lo general, este músculo permanece cerrado y el contenido del estómago no regresa al esófago.

En los bebés que tienen reflujo, el músculo del esfínter esofágico inferior no está totalmente desarrollado y por ello el contenido del estómago regresa al esófago. Esto hace que su bebé regurgite o «devuelva» la leche. Una vez que su esfínter se desarrolla por completo, su bebé ya no debería regurgitar.

En los bebés que tienen ERGE, el músculo del esfínter se debilita o se relaja cuando no debe.

¿Qué tan común es el reflujo y la ERGE en los bebés?

El reflujo es muy común en los bebés. Cerca de la mitad de los bebés regurgitan varias veces al día durante los primeros tres meses de vida. Por lo general, dejan de regurgitar entre los 12 y 14 meses.

La ERGE también es común en bebés. Muchos bebés de cuatro meses la padecen. Pero para su primer cumpleaños, sólo el 10 por ciento de los bebés aún tienen ERGE.

¿Cuáles son los síntomas del reflujo y la ERGE en los bebés?

En los bebés, el principal síntoma de reflujo y ERGE es regurgitar (devolver la leche). La ERGE también puede causar síntomas como:

  • Arqueo de la espalda: Su bebé tira la cabeza hacia atrás, durante o justo después de comer
  • Cólico: Llanto que dura más de tres horas al día sin causa médica
  • Tos
  • Arcadas o problemas para tragar
  • Irritabilidad, especialmente después de comer
  • Comer poco o negarse a comer
  • Poco aumento de peso o pérdida de peso
  • Sibilancias o problemas para respirar
  • Vómitos fuertes o frecuentes

¿Cómo diagnostican los médicos el reflujo y la ERGE en los bebés?

En la mayoría de los casos, un médico diagnostica el reflujo revisando los síntomas y la historia clínica de su bebé. Si los síntomas no mejoran con cambios en la alimentación y medicamentos para el reflujo, es posible que su hijo necesite hacerse pruebas.

Varias pruebas pueden ayudar al médico a diagnosticar la ERGE. A veces, los médicos piden más de una prueba para obtener un diagnóstico. Pruebas comunes incluyen:

  • Serie gastrointestinal superior: Examina la forma del tracto gastrointestinal superior de su bebé. Su bebé tomará un líquido de contraste llamado bario. El bario se mezcla en un biberón con otro alimento. El profesional de la salud tomará varias radiografías de su hijo para rastrear el bario por el esófago y el estómago
  • Monitorización de pH esofágico: Mide la cantidad de ácido o líquido en el esófago de su bebé. Un médico o enfermera coloca un tubo delgado flexible en el estómago a través de la nariz de su bebé. El extremo del tubo en el esófago mide cuándo y cuánto ácido entra al esófago. El otro extremo del tubo se conecta a un monitor que registra estas mediciones. Su bebé usará el tubo durante 24 horas, probablemente en el hospital
  • Endoscopia gastrointestinal superior y biopsia: Utiliza un endoscopio, un tubo largo y flexible con una cámara. El médico recorre el esófago, el estómago y la primera parte del intestino delgado con el endoscopio. Mientras observa las imágenes del endoscopio, el médico también puede tomar muestras de tejido (biopsia)

¿Qué cambios en la alimentación pueden ayudar a tratar el reflujo o la ERGE del bebé?

Los cambios en la alimentación pueden ayudar al reflujo y la ERGE de su bebé:

  • Agregue cereal de arroz al biberón de leche materna o fórmula. Consulte con el médico cuánto añadir. Si la mezcla es muy espesa, puede cambiar la tetina por una más grande o cortar la abertura con forma de «X» para agrandarla
  • Haga eructar a su bebé cada una a dos onzas de fórmula. Si amamanta, hágalo después de darle cada pecho
  • No lo alimente demasiado: Dele a su bebé la cantidad de fórmula o leche materna recomendada
  • Mantenga a su bebé en posición vertical durante 30 minutos después de las comidas
  • Si usa fórmula y su médico piensa que su bebé puede ser sensible a las proteínas de la leche, su médico puede sugerir cambiar la fórmula. No cambie fórmulas sin hablar con el médico

¿Qué tratamientos para la ERGE del bebé podría recomendar el médico?

Si los cambios en la alimentación no ayudan, el médico puede recomendar medicamentos. Los medicamentos funcionan reduciendo la cantidad de ácido en el estómago de su bebé. El médico sólo sugerirá medicamentos si su bebé aún tiene síntomas de ERGE cuando:

  • Ya ha probado algunos cambios en la alimentación
  • Su bebé tiene problemas para dormir o alimentarse
  • Su bebé no crece en forma adecuada

A menudo, el médico recetará un medicamento como prueba y explicará las posibles complicaciones. No debe administrarle a su bebé medicamentos a menos que el médico se lo indique.

Los medicamentos para la ERGE en los bebés incluyen:

  • Bloqueadores H2, que disminuyen la producción de ácido
  • Inhibidores de la bomba de protones, que reducen la cantidad de ácido que produce el estómago

Si estos no ayudan y su bebé todavía tiene síntomas severos, entonces la cirugía podría ser una opción. Los gastroenterólogos pediátricos sólo realizan esta operación en bebés en casos raros. Pueden sugerir cirugía cuando los bebés tienen problemas respiratorios graves o tienen un problema físico que causa los síntomas de ERGE.

NIH: Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales

Источник: https://medlineplus.gov/spanish/refluxininfants.html

Enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE)

Reflujo gastroesofágico en bebés

  • Tamaño de texto más grande

En un momento u otro, muchos adultos han experimentado acidez y una sensación de malestar en el pecho después de comer una gran cantidad de comida o alimentos muy condimentados.

Cuando estos síntomas son frecuentes o no pueden atribuirse a determinados ingredientes, pueden ser por causa de la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE).

Pero ERGE no es solamente un problema de los adultos, también afecta a los niños. En los lactantes, puede causar vómitos y molestias después de comer. En niños mayores y adolescentes, la ERGE puede generar acidez y malestar en el estómago y el pecho.

La mayoría de los niños se curan solos, pero algunos necesitan tratamiento.

Los eructos, la acidez y las regurgitaciones asociados con la ERGE son consecuencia del contenido estomacal ácido que regresa al esófago (lo que se llama reflujo). Esto puede suceder porque el músculo que conecta el esófago con el estómago (el esfínter esofágico) se relaja en el momento incorrecto o no se cierra bien.

Muchas personas tienen reflujo habitualmente y esto no suele ser una causa de preocupación. Sin embargo, con la ERGE, el reflujo se produce más seguido y causa un malestar evidente. Después de casi todas las comidas, la ERGE causa acidez, también conocida como indigestión ácida, que se parece a una sensación de ardor en el pecho, el cuello y la garganta.

En los bebés con ERGE, la leche materna o la fórmula láctea suele regresar como un reflujo hacia el esófago y a veces salirse de la boca. En ocasiones, los bebés regurgitan enérgicamente o tienen «eructos húmedos».

La mayoría de los bebés se curan de la ERGE cuando tienen entre 1 y 2 años de edad. Pero, en algunos casos, los síntomas de la ERGE persisten. Los niños con afecciones neurológicas o del desarrollo, como parálisis cerebral, corren mayor riesgo de sufrir ERGE y pueden tener síntomas más graves y duraderos.

Síntomas de la ERGE

La acidez es el síntoma más frecuente de la ERGE en niños y adolescentes. Puede durar hasta 2 horas y tiende a empeorar después de las comidas. En los lactantes y los niños pequeños, la ERGE puede causar problemas durante y después de la alimentación, que incluyen:

  • vómitos o regurgitación frecuentes, en especial después de las comidas
  • atragantamiento o sibilancia si el contenido del reflujo entra en la tráquea y los pulmones
  • eructos húmedos o hipo húmedo
  • regurgitación que continúa después del primer año de vida (cuando habitualmente se detiene en la mayoría de los bebés)
  • irritabilidad o llanto inconsolable después de comer
  • negativa a comer (no comer en absoluto o comer cantidades limitadas)
  • el hecho de no aumentar de peso

Estos síntomas pueden empeorar si se acuesta al bebé o se lo coloca en el asiento para bebés del coche después de alimentarlo.

Complicaciones de la ERGE

Algunos niños sufren complicaciones de la ERGE. El reflujo constante del ácido estomacal puede causar:

  • problemas respiratorios (si el contenido del estómago ingresa en la tráquea, los pulmones o la nariz)
  • enrojecimiento e irritación en el esófago (una afección llamada esofagitis)
  • sangrado del esófago
  • tejido cicatricial en el esófago, que puede dificultar la acción de tragar

Debido a que estas complicaciones ocasionan dolor al comer, la ERGE puede interferir en la nutrición adecuada. De modo que, si su hijo no aumenta de peso según lo previsto o está adelgazando, es importante que hable con su médico.

Diagnóstico de la ERGE

En los niños mayores, los médicos habitualmente pueden diagnosticar la ERGE al hacer un examen físico y escuchar cuáles son los síntomas. Intente hacer un seguimiento de los alimentos que parecen provocar síntomas en su hijo, esta información puede ayudar al médico a determinar lo que está causando el problema.

En los bebés y los niños más pequeños, los médicos podrían hacer estas pruebas para diagnosticar la ERGE o descartar otros problemas:

  • Contraste de bario. Esta radiografía especial puede mostrar el reflujo de líquido hacia el esófago, cualquier irritación en el esófago y las anormalidades en la parte superior del tubo digestivo. Para la prueba, el niño debe tragar una pequeña cantidad de un líquido calcáreo (bario). Este líquido aparece en la radiografía y muestra lo que sucede al tragar.
  • Estudio con sonda de impedancia de 24 horas. Este estudio se considera la manera más precisa de detectar reflujo y la cantidad de episodios de reflujo. Se introduce una sonda delgada y flexible en la nariz, hasta el esófago. La punta se apoya justo sobre el esfínter esofágico para controlar los niveles de ácidos en el esófago y para detectar toda presencia de reflujo.
  • Escintigrafía gastroesofágica. Esta serie de radiografías examina el recorrido de un líquido especial a medida que el niño lo traga. Los estudios pueden mostrar si el estómago elimina los líquidos lentamente y si los pulmones inhalan el líquido del reflujo.
  • Endoscopía superior. En esta prueba, los médicos observan directamente el esófago, el estómago y una parte de los intestinos delgados mediante una cámara diminuta de fibra óptica. Durante el procedimiento, los médicos también pueden extraer una biopsia o una pequeña muestra del revestimiento del esófago para descartar otros problemas y determinar si la ERGE está causando otras complicaciones.

Tratamiento de la ERGE

El tratamiento de la ERGE depende del tipo y la gravedad de los síntomas.

En el caso de los bebés, para reducir el reflujo, los médicos a veces recomiendan espesar levemente la leche materna o la fórmula láctea con cereal de avena. También puede ser útil asegurarse de que el bebé esté en posición vertical (sentado o erguido) durante la alimentación.

Los niños mayores a menudo se sienten mejor si evitan alimentos y bebidas que parecen desencadenar los síntomas de la ERGE, entre los que se incluyen:

  • frutas cítricas
  • chocolate
  • alimentos con cafeína
  • alimentos grasos y fritos
  • ajo y cebollas
  • alimentos muy condimentados
  • alimentos y salsas a base de tomate
  • menta

Los médicos pueden recomendar levantar la cabecera de la cama de 15 a 20 cm (6 a 8 pulgadas) para minimizar el reflujo que se produce durante la noche. También pueden intentar abordar otras afecciones que pueden contribuir con los síntomas de las ERGE, que incluyen la obesidad y el uso de determinados medicamentos, y para los adolescentes, el hábito de fumar y el consumo de alcohol.

Si estas medidas no ayudan a aliviar los síntomas, el médico también puede recetar medicamentos, como bloqueadores H2, que pueden ayudar a bloquear la producción de ácido estomacal, o inhibidores de la bomba de protones, que reducen la cantidad de ácido que produce el estómago.

Los medicamentos denominados procinéticos, por lo general, se utilizan para reducir la cantidad de episodios de reflujo al ayudar a que el músculo del esfínter esofágico funcione mejor y a que el estómago se vacíe más rápido.

En casos poco frecuentes, cuando el tratamiento médico individual no ayuda y el niño no crece o tiene otras complicaciones, una opción puede ser realizar un procedimiento quirúrgico llamado fundoplicatura. Esto conlleva a crear una válvula en la parte superior del estómago envolviendo una parte del estómago alrededor del esófago.

¿Cuándo llamar al médico?

Si su hijo está padeciendo síntomas de ERGE, hable con su médico. Con el diagnóstico y el tratamiento adecuados, los niños pueden mejorar y evitar problemas de salud a más largo plazo.

Revisado por: J. Fernando del Rosario, MD

Fecha de revisión: enero de 2015

Источник: https://kidshealth.org/es/parents/gerd-reflux-esp.html

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: