Riesgos de embarazo a temprana edad

Consecuencias del embarazo adolescente y cómo evitarlo

Riesgos de embarazo a temprana edad

En España, aunque nos parezca increíble, más de cien niñas menores de 15 años tienen su primer hijo, según datos de 2017 del Instituto Nacional de Estadística. El embarazo adolescente es un problema mundial que surge en todos los países y que cada año implica a adolescentes más jóvenes.

En España el número de mujeres jóvenes que han tenido embarazos no deseados aumenta con la edad. De las jóvenes que se han quedado embarazadas contra su deseo, el 3% lo ha hecho antes de cumplir los 15 años, el 24% entre los 15 y 17 años, el 31% entre 18 y 20 años y el 38% con más de 20 años, según el Informe de la Juventud 2016.

Consecuencias de un embarazo adolescente

Tener un hijo no deseado a una edad tan temprana puede tener consecuencias para toda la vida. La salud de la madre, su formación o su futuro profesional se pueden ver perjudicados.

“Un embarazo no deseado en la adolescencia y juventud puede tener importantes implicaciones en el presente y futuro de quienes sufren esta situación.

Estos casos se producen con relativa frecuencia y afecta, según las respuestas a nuestra encuesta, al 4,9% de las entrevistadas”, se explica en el informe.

Una situación que puede afectar al futuro de la madre, el padre y su hijo. Además según nuestro Código Penal, la edad de consentimiento en España es de 16 años. Por lo tanto se considera que con menos edad la menor o menores, en el caso de que las relaciones sean consentidas, no “tienen madurez física, sexual, mental para decidir libremente acerca de su sexualidad”.

Preocupación ante la situación

La preocupación sobre esta situación surge cuando en el primer semestre de 2017 según en INE, los últimos datos que se conocen, ya se han contabilizado 197 nacimientos de madres con 15 o menos años.

Tendencia que estaba remitiendo y que había alcanzado su máximo en 2008 con 178 embarazos.

¿Qué está ocurriendo para que aumenten los nacimientos de madres menores de 15 años? ¿No están los adolescentes suficientemente informados? ¿Cómo se puede cambiar esta situación?

Muchos padres estamos convencidos de que el embarazo adolescente nunca puede ocurrir en nuestra familia.

También que nuestros hijos tienen la información suficiente pero tenemos que ser conscientes de que le puede ocurrir a cualquiera.

Solo una información sexual temprana y la resolución de las dudas que les vayan surgiendo día puede prevenir los embarazos adolescentes en un futuro.

Cómo evitar un embarazo adolescente

Lo más importante es empezar a prevenir cuanto antes. La preadolescencia se ha ido adelantando en nuestra sociedad. Una de las mejores soluciones para prevenir los embarazos adolescentes es informarles antes sobre el embarazo y las enfermedades de transmisión sexual. Nuestros hijos pasan de forma brusca de la infancia a una preadolescencia adelantada y confusa.

1. Información sin prejuicios

A partir de los 10 años nuestros hijos deberían tener información básica sobre sexo y enfermedades de transmisión sexual y el VIH. Hay que hablar con ellos y evitar los mitos y los prejuicios sobre lo que deben hacer o no. No podemos dejar esa información para los 15 años porque ya los adolescentes se pueden haber iniciado en el sexo a los 13 ó 14 años.

2. Hablar de sexo en casa

Para los padres hablar de sexo con los hijos suele resultar complicado. Tenemos que perder la vergüenza y buscar el mejor momento del día para hablar con sus hijos.

Además ellos deben tener la suficiente confianza en nosotros para poder hacernos cualquier pregunta por rara que sea.

Los preadolescentes también necesitan tener información adecuada y tenemos que intentar buscarla.

También podemos apuntarles a cursos gratuitos de educación sexual para adolescentes. En los institutos, los ayuntamientos o los centros de salud se suelen impartir estas clases.

En algunos casos los adolescentes agobiarán constantemente a sus padres o profesores con preguntas sobre el sexo. Sin embargo otros de la misma edad no tendrán ningún interés aparente en el tema.

Lo importante es que se sientan cómodos para preguntar todas sus dudas cuando les surjan o lo necesiten.

3. Información sobre anticonceptivos

Además de la información básica sobre sexo los adolescentes deben aprender a utilizar los anticonceptivos antes de mantener cualquier relación sexual. No utilizar un método anticonceptivo implica el riesgo de tener un embarazo no planificado en plena adolescencia.

Tienen que resolver todas sus dudas que pueden ir desde la menstruación, relaciones sexuales, embarazos no deseados, métodos anticonceptivos más adecuados y enfermedades de transmisión sexual.

Deben conocer cuáles son los riesgos que corren y cuáles son las implicaciones de un embarazo no deseado.

En el siglo de la información parece toda una ironía que los adolescentes carezcan de la suficiente ante un problema como los embarazos adolescentes.

ConsejosSalud InfantilAdolescencia (13-17 años) Educación sexual Preadolescencia (11-12 años)

Источник: https://saposyprincesas.elmundo.es/consejos/salud-infantil/consecuencias-del-embarazo-adolescente-y-como-evitarlo/

Riesgos de embarazo a temprana edad

Riesgos de embarazo a temprana edad

El embarazo precoz es el embarazo que se produce en niñas y adolescentes y es cada vez más frecuente. Este tipo de embarazo se trata además de un problema de prioridad para la salud pública por el alto riesgo de mortalidad que presenta.

A pesar de que anteriormente las mujeres seguían un rol muy distinto al de las mujeres de ahora, pues lo común era casarse y tener hijos muy jóvenes, ahora cada vez más mujeres lo retrasan posponiendo la maternidad hasta que se establecen en el trabajo o encuentran a la pareja correcta. Sin embargo, nadie tiene muy claro si hay o no una edad ideal para tener hijos.

¿Cuál es la edad ideal para tener un hijo?

Según algunos especialistas lo más adecuado sería concebir un hijo por primera vez antes de los 35 años.

Otros, por el contrario, opinan que la mejor edad oscila entre los 20 y los 28 años, ya que en cuanto a condiciones físicas se refiere es la edad más fértil en la vida de la mujer.

En estos años tienen más energía y vitalidad y sus óvulos están más sanos y fuertes. Sin embargo, el problema viene cuando una adolescente se queda embarazada antes de los 20 años.

Según algunos estudios, en España las jóvenes pierden cada vez antes la virginidad y esta reducción solo implica una cosa: las probabilidades de que una mujer quede embarazada en la adolescencia aumentan y, por consiguiente, el riesgo de salud para la madre y el bebé también es mayor.

En el mundo, una de cada cinco mujeres tiene un hijo antes de los 18, es decir, siendo adolescente, que según la Organización Mundial de la Salud se ve interrumpida cuando la joven se queda embarazada. ¿Por qué?

¿Una adolescente está preparada para la maternidad?

Pues bien, la adolescente no está preparada para asumir la responsabilidad de la maternidad por su juventud. No está preparada física ni mentalmente en ese momento. Son chicas que acaban de dejar a un lado su infancia para vivir una etapa de la vida maravillosa en la que poco a poco se va definiendo el carácter y personalidad que se forjará a lo largo de su vida.

Además, el embarazo en la adolescencia se considera un embarazo de alto riesgo y conlleva más complicaciones que cualquier embarazo a una edad normal y, aunque en la mayoría de las ocasiones el embarazo precoz está vinculado a una situación social algo inadecuada, que combina con una falta de educación en materia de reproducción y comportamientos sexuales, la falta de conciencia propia de la edad y otros muchos factores, está también vinculado a violaciones.

No obstante, muchas adolescentes con una buena situación social deciden seguir adelante con el embarazo por una u otra razón, y a pesar de que esto suceda, y sean cuales sean las razones, es importante aclarar algunas de las consecuencias que esto conlleva. Existen numerosos riesgos cuando una adolescente a temprana edad decide seguir adelante con su embarazo:  

– En algunos casos, las adolescentes pueden presentar cuadros de mala nutrición, lo que significa que carecen de los nutrientes necesarios para el buen desarrollo y crecimiento del bebé.

– Las adolescentes que tienen hijos a una temprana edad presentan mayor probabilidad de tener un aborto espontáneo. El aborto espontáneo, o involuntario, hace referencia a la pérdida del bebé en las veinte primeras semanas de embarazo.

Los partos prematuros son más habituales en las madres adolescentes. La prematuridad es el nacimiento de un bebé antes de tiempo. Son muchos los bebés de madres adolescentes que nacen antes de la semana 37 de gestación.

– Al no tratarse de mujeres adultas todavía, es probable que el desarrollo de su útero no se haya completado por lo que el peso del bebé puede resultar excesivamente bajo. También existe más probabilidad de que existan malformaciones estructurales o la muerte neonatal temprana.  

– En los embarazos adolescentes hay más riesgo de padecer ciertos problemas como preeclampsia, placenta previa, anemia grave, rotura prematura de membranas…

– No obstante, debemos saber que los riesgos de salud no son los únicos que pueden surgir puesto que el porcentaje de adolescentes que siguen yendo al instituto después de quedarse embarazadas se reduce.

Los bebés exigen tiempo y atención y se convierten en la máxima prioridad. Por eso es habitual que las adolescentes dejen a un lado sus estudios aumentando así la tasa de abandono escolar.

Algunas complicaciones psicológicas en la adolescente

Las adolescentes también pueden sufrir alguna serie de complicaciones y circunstancias que atraviesan cuando son madres tan jóvenes.

Problemas familiares. En muchas ocasiones anunciar el embarazo a los padres resulta bastante conflictivo e incluso puede provocar su rechazo y la insistencia en que lo mejor es abortar (dada la juventud de la adolescente).

Miedo al rechazo por parte de la sociedad. Puede suceder que la adolescente se aísle de su grupo de amigos al sentirse criticada por ellos, ya que quedarse embarazada tan pronto, todavía en edad escolar, no es lo habitual.  

Rechazo al bebé. Asumir tantas responsabilidades y obligaciones le resulta complicado de asumir, pues ya no tiene el mismo tiempo para estar con sus amigas, de celebración en celebración. Sus prioridades cambian demasiado deprisa, su autoestima se reduce y puede llegar a sentir cierto rechazo hacia el bebé.

Ante todo, es muy importante que las adolescentes obtengan la información necesaria para una planificación familiar adecuada, un correcto tratamiento de todos los métodos anticonceptivos y una buena prevención del embarazo sin planificar y las enfermedades de transmisión sexual.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/salud-embarazo/riesgos-de-embarazo-a-temprana-edad-8560

Embarazo precoz: riesgos y consecuencias

Riesgos de embarazo a temprana edad

El embarazo precoz involucra una serie de riesgos y consecuencias que ponen en riesgo la salud de la madre y la del bebé.

 Durante el embarazo, el cuerpo de la mujer experimenta una serie de cambios y requiere de mayores cuidados, así como de una mejor alimentación.

Por ello, es recomendable planificar un embarazo responsable entre los 20 y 30 años, que es en donde el cuerpo ha logrado desarrollarse por completo.

Lamentablemente, los embarazos precoces se están dando con mayor frecuencia. Según las estadísticas, 1 de cada 5 mujeres queda embarazada antes de cumplir los 18 años. En zonas de extrema pobreza, la cifra es mucho más alarmante, ya que 1 de cada 3 mujeres adolescentes se convierte en madre.

Por ello, es importante tomar los cuidados necesarios para evitar un embarazo no deseado. El embarazo es un tema bastante serio y debe ser manejado con responsabilidad. Es recomendable planificarlo y contar con la opinión de un experto, así como asistir a todas las citas ginecológicas necesarias para un cuidado oportuno durante el embarazo.

A continuación, en Clínica Internacional, te compartimos algunos de los principales riesgos médicos y psicológicos de un embarazo precoz.

Causas de un embarazo precoz

Para iniciar, es importante mencionar las causas comunes de un embarazo precoz:

  • Drogas y alcohol
  • Ausencia de los padres, familias inestables o conflictos familiares
  • Estado socioeconómico bajo
  • Abuso sexual y violaciones
  • Falta de educación sexual
  • ¿Cuáles son los síntomas del embarazo?

Probablemente te darás cuenta de que estás embarazada cuando te no presentes tu periodo menstrual. Para descartar el embarazo, realízate una prueba de embarazo o de sangres. Si las pruebas salen positivas, visita a tu ginecólogo inmediatamente.

Los signos de embarazo incluyen:

  • Sensibilidad en los senos
  • Náuseas, a menudo en la mañana
  • Vómitos
  • Mareos
  • Desmayos
  • Aumentos de peso
  • Sensación de cansancio
  • Abdomen hinchado

Riesgos médicos:

Si bien las mujeres pueden dar a luz tan pronto como comienzan a menstruar, existen algunos riesgos posibles cuando tienen un hijo a temprana edad. Si estás pasando por un embarazo precoz, habla con tu médico o ginecóloga sobre tu salud reproductiva para conocer cualquier signo o síntoma relacionado con tu cuerpo.

Aquí hay algunos riesgos que pueden agravarse si sales embarazada antes de los 17 años o no buscas atención prenatal:

  • Durante la adolescencia, las jóvenes aún no cuentan con todos los nutrientes necesarios para contribuir con el buen desarrollo del bebé. Además, sus cuerpos no están totalmente preparados para llevar un embarazo saludable.
  • Bajo peso al nacer y nacimiento prematuro del bebé.
  • Anemia (niveles bajos de hierro).
  • Una mayor tasa de mortalidad infantil (muerte).
  • Posible mayor riesgo de desproporción cefalopélvica (la cabeza del bebé es más ancha que la abertura pélvica).
  • Si la mujer gestante es una niña menor de 15 años, el bebé puede nacer con malformaciones.
  • La madre adolescente tiene un alto riesgo de sufrir de preeclampsia y eclampsia.
  • Las probabilidades de mortalidad materna son mucho mayores.
  • Se presenta un mayor riesgo de abortos naturales.
  • Los nacimientos prematuros son bastante comunes.
  • Las complicaciones durante el parto son bastante frecuentes.
  • Detención en el crecimiento de la adolescente, ya que todos los nutrientes y proteínas destinadas a la madre, ahora deben ser compartidas con el bebé.

Las visitas prenatales regulares, llevar un estilo de vida saludable y tomar clases de parto y crianza pueden ayudar a reducir estos riesgos y preparar a una joven madre (y/o padre) para un gran embarazo, parto y posparto.

Riesgos psicológicos:

  • La probabilidad de que la madre sienta rechazo hacia el bebé es mucho mayor
  • Muchas madres jóvenes optan por dar en adopción a sus bebés, lo que puede generar depresión.
  • Los problemas familiares son bastante comunes ya que los parientes pueden mostrar rechazo hacia la madre adolescente.
  • Debido a la corta edad de las madres, muchas no quieren hacerse responsable de sus bebés.
  • El fracaso escolar es otro factor importante. Los problemas de aprendizaje aparecen y en el peor de los casos, muchas adolescentes deciden dejar sus estudios.

¿Es posible que una adolescente tenga un bebé sano?

Sí. Para ello, asegúrate de ver a tu ginecólogo tan pronto como sepas que estás embarazada y de asistir a todas sus citas programadas.

La atención obstétrica adecuada durante el embarazo es tan importante para la salud y el bienestar tanto de la madre como del bebé. Aliméntate bien, realiza ejercicios y confía en amigos y familiares para recibir apoyo.

Evita fumar cigarrillos y consumir drogas y alcohol ya que pueden tener efectos muy dañinos tanto para ti como para tu bebé.

Solo toma los medicamentos que tu médico te recete y asegúrate de informar a tu ginecólogo sobre cualquier medicamento de venta libre que estés tomando.

Es importante que todas las mujeres embarazadas obtengan atención médica adecuada, independientemente de la edad que tengan. Como los cuerpos de los adolescentes aún se están desarrollando, ver a un médico regularmente es imperativo para ellas.

Te interesará: “Psicoprofilaxis: la importancia de realizar ejercicios durante el embarazo“.

¿Qué debes esperar durante las visitas prenatales?

Durante los primeros seis meses, es probable que tengas una cita al menos una vez al mes con tu ginecólogo. En los últimos meses de tu embarazo, puedes ver a tu médico cada dos semanas, finalizando con visitas semanales en tu último mes. Estas visitas son para asegurarse de que la madre adolescente y su bebé estén sanos.

En el consultorio, te pesarán, te tomarán la presión arterial y te medirán el estómago. A medida que tu bebé se desarrolle, el médico sentirá su posición y escuchará los latidos de su corazón.

Tu ginecólogo te preguntará cómo te sientes y si tienes alguna pregunta. Por lo general, luego te explicará lo que puedes esperar durante las próximas semanas de tu embarazo.

Es una buena idea anotar cualquier pregunta o inquietud que tengas para que pueda recordarla durante tu cita.

 Asegúrate de hablar con tu médico sobre tu salud, la salud del bebé y cualquier inquietud emocional o familiar que tengas.

Visita a tu ginecólogo de inmediato si presentas:

  • Sangrado vaginal
  • Dolor de cabeza intenso o continuo
  • Visión borrosa
  • Dolor abdominal
  • Vómito persistente
  • Escalofríos o fiebre
  • Dolor o ardor al orinar
  • Fuga de líquidos provenientes de tu vagina
  • Hinchazón o dolor en las piernas

Educación sexual

La única forma de asegurarse de no quedar embarazada es no tener relaciones sexuales.

 Sin embargo, hay muchos métodos para reducir las posibilidades de quedar embarazada si eres sexualmente activa, como las píldoras anticonceptivas.

Asimismo, el uso del condón no solo te protegerá de un embarazo indeseado, sino también de las enfermedades de transmisión sexual.

Puedes asistir a distintas postas; allí encontrarás programas de asesoramiento y apoyo que ayudan a prevenir el embarazo en la adolescencia. Estos grupos pueden proporcionar información sobre el control de la natalidad y ayudar a los adolescentes a entender sus propios límites sexuales.

Si sufres de abuso sexual o conoces alguien que pase por ello, no tengas miedo y dirígete a cualquier estación policial para realizar la denuncia debida.

Puedes hacerlo sola o con cualquier familiar, profesor o persona que conozca de los hechos.

Además, puedes informárselo a cualquier centro de salud o educación, así como al Ministerio Público para que también te brinden ayuda.

En Clínica Internacional contamos con la especialidad de Ginecología, en donde podrás atender tu embarazo desde el primer momento. Si deseas reservar una cita, puedes hacerlo a través de nuestra sección Citas en Línea. 

Traducido y adaptado de Healthline por Clínica Internacional

Источник: https://www.clinicainternacional.com.pe/blog/riesgos-consecuencias-embarazo-precoz/

Embarazo precoz

Riesgos de embarazo a temprana edad

El embarazo precoz acarrea graves problemas físicos y psicológicos tanto en la madre como en el niño.

¿Qué es?

El embarazo precoz, también denominado embarazo adolescente, es aquel que se produce cuando una mujer se encuentra en su etapa de pubertad (entre los 10 y los 19 años, según la Organización Mundial de la Salud). Este término también se utiliza para denominar aquellos embarazos de mujeres que no han alcanzado la mayoría de edad legal en el país en el que residen.

Al producirse el embarazo durante la etapa de adolescencia, la niña es fértil pero se encuentra experimentando los cambios hormonales naturales de esta etapa, es decir, aún no está desarrollada, lo que puede traer graves consecuencias tanto para el niño como para la madre.

Aunque el embarazo precoz estaba considerado como un problema típico de países del tercer mundo, cada vez es más habitual encontrar casos entre adolescentes de países desarrollados.

La mayor parte de estos embarazos no son deseados, sino que son las consecuencias de violaciones o de la falta de conocimiento real sobre el tema; en otras ocasiones, el embarazo precoz es el fruto del deseo de los adolescentes de experimentar relaciones sexuales sin protección.

Causas más comunes del embarazo precoz

Las causas de que se produzcan embarazos a estas edades no responden a un criterio común, sino que depende mucho de la cultura, la educación, el entorno o los avances médicos de cada país.

En algunos territorios se permite y se fomenta el matrimonio en edades muy tempranas, casi siempre cuando la niña se encuentra en su etapa adolescente; además, en muchas culturas la fertilidad de las niñas es uno de los valores más importantes.

En los territorios donde no predominan o son ilegales los matrimonios con menores de edad, la principal causa de embarazo adolescente responde a que los jóvenes mantienen relaciones sexuales sin utilizar anticonceptivos, lo que en las sociedades occidentales se conoce como embarazos no deseados.

Riesgos para el niño

Los niños que nacen a causa de embarazos precoces suelen presentar diferentes problemas físicos y también corren el riesgo de presentar problemas psicológicos y sociales a causa de la poca preparación mental de la madre.  Los problemas más comunes en los niños son:

  • Deformaciones congénitas y problemas durante el desarrollo: Esto es debido a que la madre, al no haber alcanzado su madurez sexual, no pude darle al niño todo lo que necesita para formarse completamente. En otros casos, el niño muere al nacer o no llega al año de vida.  
  • Complicaciones durante el parto: Al no estar el cuerpo de la madre desarrollado para quedarse embarazada un embarazo, los partos de adolescentes suelen tener muchas complicaciones, lo que puede dejar graves secuelas a los niños.  
  • Riesgo de sufrir problemas sociales y psicológicos: En determinadas circunstancias puede ocurrir que el niño también desarrolle problemas psicológicos y sociales durante su crecimiento. La adolescencia y la juventud en general suele ser una etapa inestable, de madurez mental, donde lo etéreo y volátil predomina más que lo estable y constante. Crecer en ciertos ambientes puede traer problemas sociales que deriven en problemas psicológicos.  

Riesgos para la madre

El embarazo representa una situación en la que influyen muchos elementos importantes, como el estado físico, el mental y el social.

Durante la etapa de la adolescencia, ninguno de estos elementos están desarrollados, sino que se encuentran en plena etapa de evolución y desarrollo.

El embarazo precoz tiene un efecto de shock e interrupción en todos estos procesos, lo que acarrea graves consecuencias para la madre:

  • Problemas físicos: Dado que la adolescente no ha alcanzado su etapa de madurez sexual, su cuerpo no está preparado para un embarazo, lo que suele acarrear problemas como anemia, desproporción cefalopélvica (al no estar del todo desarrollado el cuerpo, la pelvis de la adolescente suele ser estrecha, lo que tiene un gran riesgo de que la cabeza del bebé no pase en el parto), dolores durante la gestación, etcétera.  
  • Problemas durante el parto: El embarazo precoz se traduce en partos dolorosos y prolongados, donde son abundantes las infecciones y los problemas obstétricos.  
  • Problemas psicológicos y sociales: Además de la madurez psicológica y social necesaria para criar a un niño, es muy importante la madurez mental y la preparación para afrontar un parto. Un embarazo doloroso, seguido de un parto complicado y traumático puede acarrear trastornos psicológicos graves como la depresión o el rechazo al bebé (depresión postparto).

Aunque los problemas sociales dependen en gran medida del contexto social y cultural en el que se encuentre la madre, podemos identificar algunos que suelen ocurrir con frecuencia, como la imposibilidad de la adolescente de desarrollar su vida como el resto de jóvenes o la interrupción de sus estudios y la dificultad de acceder al mercado laboral.

¿Cómo prevenirlo?

La mejor manera de prevenir un embarazo precoz reside en la educación (aunque esto depende sobremanera del contexto cultural), concienciando a las jóvenes de la importancia de alcanzar la madurez y desarrollarse a la hora de quedarse embarazadas así como de los riesgos que esto conlleva. Fomentar el uso de preservativos y otros métodos anticonceptivos en las relaciones sexuales también ayuda a prevenir el embarazo precoz.  Por otro lado, intentar reducir el número de matrimonios celebrados antes de los 18 años también es una forma de prevenir estas situaciones.

Otros datos

La Organización Mundial de la Salud (OMS) arroja una serie de datos que permiten evaluar el impacto de un embarazo precoz:

  • Unos 16 millones de adolescentes de 15 a 19 años y aproximadamente 1 millón de niñas menores de 15 años dan a luz cada año, la mayoría en países de ingresos bajos y medianos.  
  • Las complicaciones durante el embarazo y el parto son la segunda causa de muerte entre las chicas de 15 a 19 años en todo el mundo.  
  • Cada año, unos 3 millones de muchachas de 15 a 19 años se someten a abortos peligrosos.  
  • Los bebés de madres adolescentes se enfrentan a un riesgo considerablemente superior de morir que los nacidos de mujeres de 20 a 24 años.  

Ver también:

¿Qué es el parto vaginal?

¿Qué es un parto de nalgas?

Источник: https://cuidateplus.marca.com/familia/adolescencia/diccionario/embarazo-precoz.html

Embarazo en adolescentes: los riesgos de un embarazo no deseado a edades precoces

Riesgos de embarazo a temprana edad

El embarazo adolescente es una realidad en nuestra sociedad, y un verdadero drama para los menores que se encuentran ante un embarazo no deseado.

La angustia que les genera comunicárselo a los padres, la ansiedad por los cambios propios del embarazo y enfrentarse a un parto y al cuidado de un bebé a edades tan tempranas es un trago muy difícil para los adolescentes, y una gran responsabilidad para la que no suelen estar preparados.

Según la OMS, cerca de 16 millones de chicas de 15 a 19 años y aproximadamente un millón de niñas menores de 15 años da a luz cada año en el mundo. En España, según el INE, 7.120 adolescentes menores de 19 años fueron madres en 2018 en España, de las cuales 382 eran menores de 15 años.

Además conocemos otros datos interesantes que nos hacen reflexionar:

  • En 2017 abortaron en España 94.123 mujeres, de las cuales un 8,85% eran menores de 19 años (según los últimos datos disponibles del Ministerio de Sanidad).

  • Más del 30% de adolescentes de entre 15 y 19 años asegura no usar ningún método anticonceptivo (según una encuesta realizada en agosto de 2018 por el Observatorio de Salud Sexual y Reproductiva de la Sociedad Española de Contraconcepción).

Riesgos para la salud de la madre

Los embarazos a edades precoces son considerados embarazos de riesgo. Además suelen ser gestaciones que en su mayoría no han sido controlados, en ocasiones mantenidas en secreto y que pueden derivar en graves complicaciones.

Las complicaciones durante el embarazo y el parto son la segunda causa de muerte entre las jóvenes de 15 a 19 años en todo el mundo, según la OMS. Las probabilidades de que las adolescentes de entre 15 y 19 años mueran debido a complicaciones durante el embarazo o el parto son dos veces mayores que las de una mujer de 20 a 30 años.

Además hay que añadir que unos tres millones de chicas de entre 15 a 19 años se someten a abortos en condiciones poco seguras y que ponen en peligro su salud.

En 2018, 7.120 adolescentes fueron madres, de las cuales 382 eran menores de 15 años.

Riesgos para la salud del bebé

Las adolescentes tienen más probabilidades de dar a luz un niño prematuro, con peso bajo al nacer u otras complicaciones derivadas de una falta de control prenatal. Además, los hijos de las adolescentes presentan tasas más elevadas de mortalidad neonatal.

Riesgos psicológicos y exclusión social

Para una niña o adolescente afrontar un embarazo no deseado genera una situación de ansiedad muy grande. ¿Sigo o no adelante con el embarazo? ¿Se lo digo o no a mis padres?.

  • Riesgo de depresión: la depresión, la ansiedad y el estrés son bastante habituales al no saber si podrán ocuparse del bebé, el miedo al futuro incierto, tener que dejar de estudiar, la relación con el padre del bebé… son muchos los factores que pueden poner en peligro la situación anímica de la madre.

  • Desorientación: siguen siendo niñas. No saben cómo se desarrollará el embarazo, ni el parto. No son conscientes de cómo cambiará su cuerpo y mucho menos su vida. Todo esto hace que no entiendan con claridad su nueva situación.

  • Conflictos familiares: cuando la familia esté al tanto de la noticia probablemente se disguste por la temprana edad del embarazo lo que dará lugar a discusiones y conflictos aumentando aún más la ansiedad y soledad de la niña.

  • Exclusión de la escuela y amistades: muchas adolescentes que se quedan embarazadas se ven obligadas a dejar los estudios. Además, si sus amistades se apartan se encuentran aún más solas.

Qué podemos hacer como padres

  • Hablar con los hijos sobre educación sexual: favorecer un ambiente propicio para que nuestros hijos e hijas puedan preguntarnos con libertad sobre este tema.

    La comunicación en casa con los adolescentes y saber que puedan acudir a nosotros ante cualquier problema es clave para prevenir situaciones no deseadas.

    Y educar tanto a las chicas como a los chicos, ya que el embarazo no es sólo responsabilidad de ellas.

  • Información de calidad sobre reproducción y fertilidad: es necesario que tanto desde los centros educativos, sanitarios, y fundamentalmente los padres, expliquemos a los niños y niñas cómo funciona el ciclo menstrual, la regla, hablemos de las primeras relaciones sexuales, cuáles son los métodos anticonceptivos más adecuados y cómo deben utilizarlos de forma eficaz.

Foto | PublicDomainPictures en Pixabay
En Bebés y más | Las enfermedades de transmisión sexual se disparan: qué deben saber nuestros adolescentes

Источник: https://www.bebesymas.com/embarazo/embarazo-adolescentes-riesgos-embarazo-no-deseado-a-edades-precoces

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: