Riesgos de la biopsia corial

Biopsia corial: El tejido de la placenta, a examen

Riesgos de la biopsia corial

La biopsia corial es un procedimiento diagnóstico que consiste en obtener vellosidades coriales de la placenta del bebé. Se realiza entre las semanas 10 y 14 de embarazo.

Se puede practicar a través del cuello del útero o mediante una punción y estudia las vellosidades coriales de la placenta.

Se considera la técnica útil en caso de sospechar anomalías cromosómicas y enfermedades hereditarias en el primer trimestre de embarazo.

Cuándo se realiza la biopsia corial

  • Si el cribado Bioquímico nos da un riesgo combinado alto (1/250) para Trisomía 21 (Síndrome de Down) o Trisomía 18 (Síndrome de Edwards)
  • Si ha existido una anomalía cromosómica en alguna gestación previa
  • Si existe una anomalía cromosómica en alguno de los progenitores
  • Si se observa una alteración fetal en la ecografía del primer trimestre
  • Para confirmación de un diagnóstico preimplantacional tras implantación de uno o más embriones en técnicas de reproducción asisitida
  • Si existe discordancia de más de una semana entre gemelos, diagnosticado de forma precoz mediante la medición ecográfica de la longitud de los embriones.
  • Para estudio genético tras una aborto cuando ha habido más abortos previos.    

Cómo se realiza la biopsia corial

La biopsia corial se realiza entre las semanas 10 y 14 de embarazo. Se puede realizar a través del cuello del útero por vía transcervical (entre las semanas 10 a 14) o por vía transabdominal entre las semanas 11 a 14.

  • A través del cuello del útero: Se debe realizar una asepsia de la vulva y la vagina. Se introduce un espéculo vaginal y se localiza el cervix. Se introduce una pinza semirrígida a través del cuello uterino y se accede al corion frondoso (placenta) mediante control ecográfico continuo, de donde se extrae una muestra de las vellosidades coriales.

También se pueden extraer vellosidades coriales mediante una cánula de aspiración rígida o flexible.

  • A través de la pared abdominal: Se realiza una asepsia de la pared abdominal y posteriormente anestesia local. Se punciona con un trócar hasta llegar a la placenta bajo control ecográfico continuo. Se retira el fiador y a través del trócar se introduce una pinza fina hasta el corión, de donde se extrae la muestra.

También se puede realizar con técnica de aspiración con jeringa.

La elección de una u otra técnica, transcervical o transabdominal, depende de la experiencia de cada ginecólogo, aunque la cantidad de muestra obtenida por vía transcervical suele ser siempre mayor que por vía transabdominal.

Se recomienda tras la biopsia corial reposo unas 24 a 48 horas. Además, debe administrarse gammaglobulina anti-D a todas gestantes Rh negativas antes de 72 horas.

Contraindicaciones

  • La biopsia corial no debe realizarse antes de la semana 10 de embarazo porque se ha asociado a defectos en las extremidades con acortamiento de los miembros.
  • Pacientes seropositivas para VIH, hepatitis B y hepatitis C con alta carga viral.
  • Casos de isoinmunización.

Estas contraindicaciones no son absolutas, ya que se deberá individualizar cada caso, valorando siempre los mayores beneficios tanto para la madre como para el feto.

Resultados

En un 2% de los casos los resultados no son concluyentes, debiéndose proponer una amniocentesis y estudio del líquido amniótico.

El resultado de esta prueba tarda en llegar 48 horas en llegar a la consulta del ginecólogo.

Complicaciones de la biopsia corial

Las complicaciones más frecuentes de la biopsia corial son el sangrado vaginal  si se realiza por vía transcervical y el dolor abdominal en la zona de la punción en el caso de haberse realizado por vía transabdominal.

Existe un pequeño riesgo (1%) de rotura prematura de membranas y de infección del líquido amniótico y las membranas (corioamnionitis).

El riesgo de aborto ha ido disminuyendo con la experiencia de los equipos, siendo en la actualidad menor del 1%.

Algunos estudios indican que el riesgo de aborto es similar en la biopsia corial por vía transcervical que en la amniocentesis.

Artículos Relacionados A lo largo del embarazo te harán diferentes pruebas para comprobar el correcto desarrollo de tu bebé, y descartar tenga alguna alteración cromosómica, como el síndrome de Down, o una malformación. Algunas de ellas consisten en un simple análisis de sangre o en una ecografía, otras en… Saber si los pulmones del bebé están maduros o no es importante en muchos embarazos de riesgo que necesitan acabar antes de tiempo. Expertos de BCNatal (Hospital Clínic-Hospital Sant Joan de Deu) acaban de presentar en sociedad el primer test no invasivo para averiguar la madurez pulmonar… La resonancia magnética (RM) está adquiriendo mucha importancia en los últimos años debido a que su utilización permite confirmar los casos de diagnóstico ecográfico dudoso. Esto es debido a la capacidad de la RM para proporcionar detalles anatómicos del feto que con la ecografía no se… La detección en sangre materna de ADN (ácido desoxirribonucleico) del feto, es una prueba diagnóstica prenatal que cada vez está cobrando más interés dentro de las consultas de obstetricia y en especial en los embarazos de alto riesgo. Se conoce como el test no invasivo de anomalías…

Источник: https://www.natalben.com/pruebas-diagnosticas/biopsia-corial

Riesgos de la biopsia corial

Riesgos de la biopsia corial

La biopsia corial es un procedimiento invasivo que tiene por estudio el objeto cromosómico a partir del tejido corial (células placentarias) en el primer trimestre de embarazo.

La biopsia corial o de corión se aconseja a aquellas mujeres embarazadas en las que existe una historia familiar de algún problema genético o un factor de riesgo determinado. Se realiza en algunos casos en lugar de la amniocentesis ya que sus resultados se pueden obtener mucho antes, lo que puede resultar beneficioso para tratar algunos trastornos.

Además, se recomienda en los siguientes casos:

– Si el triple screening da un riesgo combinado alto (1/250) para Trisomía 21 (Síndrome de Down) o Trisomía 18 (Síndrome de Edwards).

– Si ha existido una anomalía cromosómica en alguna gestación previa.

– Si existe una anomalía cromosómica en alguno de los progenitores.

– Si se observa una alteración fetal en la ecografía del primer trimestre

– Para confirmación de un diagnóstico preimplantacional tras implantación de uno o más embriones en técnicas de reproducción asisitida.

– Si existe discordancia de más de una semana entre gemelos.

– Para estudio genético tras un aborto cuando ha habido más abortos previos.  

Con ella se busca el diagnóstico de ciertas anomalías cromosómicas del feto como el síndrome de Down, la enfermedad de Tay-Sachs, la fibrosis quística, la anemia de células falciformes, la hiperplasia adrenal congénita, etc. Lo que no puede es detectar defectos del tubo neural.
 

¿Cómo se lleva a cabo la biopsia corial?

Es una prueba que se lleva cabo entre las semanas 10 y 12 de gestación.

Se trata de una biopsia y consiste en introducir, bajo control ecográfico, una aguja en la piel de la pared abdominal hasta llegar a la placenta y extraer una muestra de las vellosidades coriónicas, que son las prolongaciones vasculares del corión (una membrana fetal externa) que intervienen en la formación de la placenta.

No se toca el saco amniótico y, una vez terminada la prueba se controla el ritmo cardiaco del feto para comprobar que todo va bien.

El procedimiento es rápido y puede resultar un poco molesto.

Se recomienda ir siempre acompañada y llevar un análisis de sangre reciente que incluya el grupo sanguíneo ya que si la mujer es RH negativo precisará de la administración de la gammaglobulina anti- D.

¿Qué riesgos comporta esta prueba?

Al igual que la amniocentesis la biopsia corial presenta un pequeño riesgo de aborto espontáneo (del 1-2%).  También otros posibles riesgos como infección, hemorragia materna, rotura prematura de membranas…

En ocasiones puede haber fracaso de la prueba, por dificultad en la obtención de la muestra, o problemas en el laboratorio que impidan la obtención de un diagnóstico correcto.

También hay estudios que afirman que esta prueba, realizada antes de la semana 11, puede afectar al crecimiento de las extremidades del feto, causando anomalías como falta de dedos en los pies o las manos.

Asimismo, existe un 1% de riesgo de un falso positivo.

Por otra parte, la biopsia corial no debe realizarse en pacientes seropositivas para VIH, hepatitis B y hepatitis C con alta carga viral o en casos de isoinmunización.
 

Consejos tras la prueba

– Se debe guardar reposo evitando esfuerzos durante unas 72 h: reposo absoluto en cama las primeras 24 h y relativo las restantes. Después, si no hay complicaciones, se puede retomar la vida normal.

– Debes acudir a urgencias o consultar a un profesional de medicina antes los siguientes síntomas: sangrado vaginal, pérdida de líquido amniótico, fiebre o dolor abdominal agudo.
 

¿Cuándo se obtiene los resultados?

A las 48 horas de la prueba se obtiene un cariotipo a partir de un cultivo corto, y a las 3 semanas los resultados completos (cultivo largo).

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/tests-y-pruebas/riesgos-de-la-biopsia-corial-6063

Biopsia corial

Riesgos de la biopsia corial

La biopsia corial consiste en tomar una muestra de las vellosidades coriales de la placenta para analizarla en busca de posibles enfermedades genéticas o malformaciones en el feto. Se trata de una intervención muy precisa utilizada para conocer el estado de salud del feto o sus futuras condiciones de vida.

Se introdujo por primera vez en los años 80 y se ha convertido en una operación rutinaria hoy en día. Entre las enfermedades que se pueden detectar recurriendo a esta prueba se encuentran el síndrome de Down, el síndrome de Turner, espina bífida u otras.

¿Cuándo se realiza?

La biopsia corial se recomienda a las mujeres embarazadas que presenten las siguientes características:

  • Cuando se detecta un alto riesgo de que el embrión tenga enfermedades cromosómicas.  
  • Cuando haya indicios de enfermedades moleculares o bioquímicas.  
  • Cuando un hijo o un feto han tenido enfermedades genéticas.  
  • Cuando uno de los padres tiene enfermedades genéticas.  
  • Para confirmar estudios preimplantacionales.  
  • Cuando se han detectado alteraciones en el crecimiento o desarrollo del feto en las ecografías previas.  
  • Se suele también recomendar en mujeres de avanzada edad embarazadas.

Existen casos en los que no se recomienda llevar a cabo una biopsia corial:

Procedimiento

La parte de la placenta en la que se realiza la biopsia es el corion, que es la parte de la placenta que tiene contacto directo con las paredes uterinas y desde la que se nutre el feto.

Es por tanto la más externa.

Esta biopsia sólo se puede realizar entre las semanas 11 y 13 del embarazo, ya que de realizarla antes de este tiempo se podrían dar defectos en las extremidades del feto como su acortamiento.

Se diferencia entre tres tipos, a escoger por el ginecólogo conforme a la experiencia que tenga:

Transabdominal

Se realiza con una punción en la pared abdominal. Mediante una ecografía se localiza la sección de la que escoger una muestra, la cual se extrae con una pinza o mediante absorción.

Transcervical

Se efectúa a través de la vagina y el cuello uterino, no siendo necesaria una punción. También se utiliza una ecografía para localizar el corion y obtener su muestra. La muestra a través de este método suele ser mayor que la transabdominal.

Aspiración por jeringa

Se realiza una operación similar a la amniocentesis.

La biopsia corial tiene una duración de 30 a 60 minutos y no cuenta con requisitos previos como ir en ayunas o la toma de ciertos medicamentos para su realización. Se puede realizar tanto en una clínica como en un hospital.

Generalmente no resulta un proceso doloroso, pudiendo ocasionar leves dolores de presión interna como único efecto perceptible tras el procedimiento.

Se recomienda que una vez acabada la intervención la mujer no realice esfuerzos ni mantenga relaciones sexuales en las siguientes 72 horas.

El resultado de la biopsia corial tarda unas 48 horas, y sólo falla en el 2 por ciento de los casos. En caso de fallo, se suele realizar una amniocentesis y un estudio del líquido amniótico.

En el caso de que el embarazo sea de dos o más fetos (lo que se conoce como una gestación bicorial), la extracción del corion deberá ser de cada una de las placentas que haya, pudiendo tener que recurrir a ambos métodos debido a la posición de los fetos en el útero.

Noticias sobre biopsia corial:

El cribado del primer trimestre detecta el 90% de los Down

La ecografía de infusión salina es más eficaz que la biopsia a ciegas para detectar los pólipos de endometrio

Источник: https://cuidateplus.marca.com/reproduccion/embarazo/diccionario/biopsia-corial.html

¿En que consiste la prueba de biopsia corial

La biopsia corial consiste en la toma de una muestra de tejido del corion mediante una aguja guiada. El corion es una capa

que recubre al embrión y que colabora en la formación de la placenta. Tiene características muy similares al embrión, por lo que es útil para analizar sus células y cromosomas.

El mejor conocimiento de la genética humana también ha hecho posible asociar determinadas alteraciones cromosómicas con algunas enfermedades.

Proporciona información citogenética entre las semanas 10 y 14 de gestación con una demora diagnóstica de sólo 2-7 días, mucho más precozmente que la amniocentesis.

La biopsia corial se practica a través del cuello del útero por vía transcervical, entre las semanas 10 y 14, o mediante punción abdominal con una aguja guiada por ecografía entre las semanas 11 y 14. La elección de una u otra técnica depende de la experiencia de cada ginecólogo, aunque la cantidad de la muestra obtenida por vía transcervical suele ser mayor que por vía transabdominal.

¿Cómo se realiza el estudio?

El estudio se puede realizar ambulatoriamente en clínicas u hospitales acondicionados a tal fin.

Si se realiza vía transcervical se aplican sustancias antisépticas en vulva y vagina. La paciente se coloca en posición ginecológica.

El facultativo procede a localizar el cérvix con la ayuda de un espéculo, que mediante dos valvas permite ensanchar la abertura vaginal y facilitar la observación directa.

Se introduce una pinza semirrígida a través del cuello uterino y mediante control ecográfico se extrae una muestra de las vellosidades coriales. También se pueden extraer vellosidades coriales mediante una cánula de aspiración rígida o flexible.

Para la biopsia corial transabdominal se limpia la pared abdominal y posteriormente se infiltra anestesia local en el lugar de punción.

Bajo control ecográfico continuo se localizan la placenta y el corion, y se punciona con un trócar a través de la pared abdominal.

El trócar es una aguja con una amplia luz que permite introducir una pinza fina hasta el corion, de donde se extrae la muestra.

Preparación para el estudio

A todas las gestantes con grupo sanguíneo Rh negativo se les debe administrar gammaglobulina anti-D.

Con ello se evitará un fenómeno denominado isoinmunización Rh, que puede presentarse en hijos Rh positivos de madres Rh negativas.

La isoinmunización es una situación que produce anemia grave en el bebé, tras el contacto de la sangre materna con la sangre fetal, generalmente en el contexto de alguna exploración invasiva durante la gestación.

¿Qué se siente durante y después del estudio?

Una vez practicada la biopsia puede notarse alguna molestia, similar al dolor menstrual, que dura uno o dos días.

Riesgos del estudio

La presencia de problemas de salud en la gestante puede incrementar los riesgos de la prueba. Las complicaciones más frecuentes son el sangrado vaginal si se realiza por vía transcervical y el dolor abdominal en la zona de la punción en el caso de haberse realizado por vía transabdominal.

Se trata de un procedimiento invasivo que puede afectar a la continuidad de la gestación. El riesgo de aborto ha ido disminuyendo con la experiencia de los equipos, siendo en la actualidad inferior al 1%. También pueden producirse otras complicaciones como sangrados vaginales, rotura de la bolsa amniótica, infecciones, hematomas o bridas amnióticas.

La técnica puede fracasar por no conseguirse suficiente o adecuado material para estudio o por las técnicas de laboratorio.

Contraindicaciones del estudio

No existen contraindicaciones absolutas. Se deberá indivudualizar la indicación de la prueba en pacientes seropositivas para VIH, hepatitis B y hepatitis C.

Razones por las que se realiza el estudio

Se indicará la realización de una biopsia corial en aquellas situaciones en las que se sospeche una anomalía genética en el embrión.

Estas situaciones pueden ser: anomalías en gestaciones previas, detección de anomalía fetal en la ecografía del primer trimestre, confirmación de un diagnóstico preimplantacional tras implantación de uno a más embriones en técnicas de reproducción asistida, estudio genético tras una aborto cuando ha habido más abortos previos, defecto genético heredable en progenitores, cribado bioquímico del primer trimestre de riesgo.

Dr. Germán Delgado

Especialista en Medicina de Familia

Médico consultor de Advance Médical

Источник: https://www.salud.mapfre.es/pruebas-diagnosticas/ginecologicas-pruebas/biopsia-corial/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: