¿Sabes distinguir las expresiones de tu bebé?

Aprende el lenguaje gestual de tu bebé

¿Sabes distinguir las expresiones de tu bebé?

La dificultad de poder comprender las necesidades del bebé es el mayor miedo y frustración de muchas madres. Sin embargo, es necesario abrir la mente y prestar atención para poder comprender que los bebés tienen muchas formas de expresar lo que les sucede o lo que quieren por medio del lenguaje gestual.

Principalmente al no poder hablar, los niños se expresan a través de su cuerpo. Y tú al tener conocimiento de estos pequeños gestos podrás reconocer enseguida qué le pasa o qué quiere tu bebé.

Llorar es el medio de comunicación más conocido de los bebés, pero no el único. Los bebes especialmente se anuncian a través de movimientos corporales, sonrisas, gestos y sonidos que emiten para llamar tu atención.

Por lo general, las señales del bebé serán más intensas cuando las dirige a los padres. Contigo llorará más fuerte, pero a la vez te dedicará también sus mejores sonrisas. Sobre todo al separarse o al recibirlo luego de haber estado al cuidado de otras personas.

El lenguaje del bebé inicia con sus gestos

Todos los bebés hacen gestos, demuestran actitudes y emiten sonidos para que lo puedan comprender, por ejemplo: cuando está jugando, si desvía la mirada, gira la cabeza, o se arquea hacia atrás, son modos de decir que necesita un descanso y que prefiere seguir jugando más tarde.

El llanto no solo quiere decir que siente hambre, también puede significar tener frío, estar mojado o cansado. Cada bebé tiene su forma de llorar para señalar estas molestias y poco a poco las identificarás. Ten paciencia para ir reconociendo estos pequeños gestos.

Un bebé puede utilizar varias formas para demostrar lo que desea.

Si tu bebé sonríe, mientras están juntos, eso demuestra que se siente bien, que está cómodo, contento y posiblemente tenga ganas de continuar así un rato más.

Te darás cuenta de que descubrir estas señales del bebé te resultará muy útil a la hora de establecer rutinas como la de irse a dormir y saber cuándo necesita que lo ayudes a conciliar el sueño.

Cercano a los ocho meses, posiblemente notarás que tu hijo se cuelga de tu cuello y comienza a llorar cuando se acercan tus amigas o el pediatra, esto indica que ya sabe distinguir entre gente conocida y desconocida, y que sencillamente los extraños le dan miedo.

El amor hacia un recién nacida es simplemente una de las cosas más hermosas del mundo~ Autor desconocido ~

Con el paso del tiempo percibirá que lo saludan amistosamente y se irá acostumbrando a la idea, además eventualmente los aceptará, pero a su tiempo.

Es muy importante tener en cuenta que las mismas señales pueden tener diferentes significados en distintos bebés. Por eso, aprender a interpretar a tu bebé requiere, a veces, de tiempo, dedicación y paciencia.

Poder responderle correctamente, conlleva a una gran dosis de afectividad y fortalecerá el vínculo. La clave para esto es ser muy observadora y armarse de paciencia para descifrar el idioma personal de tu bebé.

Enseña a tu bebé el lenguaje de señas

Es importante ir siempre al ritmo del bebé y hacer que se divierta. El momento ideal para empezar es cuando tu pequeño comience a poner interés en comunicarse. Notarás que se vuelve más sociable, comenzará a balbucear, y a hacer sonidos y expresiones para atraer tu atención.

Cuando digas una palabra, haz también un signo o señala lo que estás nombrando. Usa siempre el mismo signo, repítelo varias veces y pon énfasis en la palabra clave, a la vez que haces el signo, para que tu bebé vea y escuche claramente la conexión entre los dos.

Al cabo de unos días, puede que tu bebé empiece a hacer él solito el gesto, aunque también podría tardar varias semanas, por eso lo ideal es tener paciencia. Transfórmalo en algo divertido para tu bebé. Es más probable que tu bebé aprenda si disfruta lo que está haciendo.

Algunos signos que puedes probar

Diferentes especialistas recomiendan algunos grupos de signos. El programa Sign with your baby (“Haz señas con tu bebé”) está basado en el lenguaje de signos estadounidense, mientras que el programa Baby Signs (“Signos para bebés”) usa un conjunto de signos sencillos diseñados especialmente para los bebés.

Cualquiera de estos sistemas funcionará, así como también funcionaría un sistema inventado por ti. Cualquier gesto que obviamente imite el significado de la palabra funcionará bien, aquí tienes unos ejemplos:

  • “Comida”: coloca las puntas de los dedos sobre los labios.
  • “Se acabó”: alza las manos hacia los lados, palmas hacia arriba.
  • “Miedo”: date palmaditas sobre el pecho.
  • “Caliente”: estira el brazo como para tocar algo, y en seguida recógelo rápidamente.
  • “¿Dónde está?“: encógete de hombros, con las palmas de las manos hacia arriba.
  • “Conejo”: arruga la nariz y enseña dos dedos.
  • “Automóvil”: gira un volante imaginario.
  • “Libro”: junta y abre las dos manos (palmas hacia arriba).

Te podría interesar…

Источник: https://eresmama.com/aprende-lenguaje-gestual-bebe/

La comunicación y su recién nacido

¿Sabes distinguir las expresiones de tu bebé?

  • Tamaño de texto más grande

¿Recuerda el primer llanto de su hijo? Desde el momento de su nacimiento, los bebés se empiezan a comunicar a través del llanto.

Al principio, es posible que los llantos de su recién nacido le parezcan un idioma extranjero. Pero, antes de lo que usted cree, aprenderá el “idioma” de su bebé y será capaz de responder a sus necesidades.

Cómo se comunican los bebés

Los bebés nacen con la facultad del llanto, que será su forma de comunicarse durante un tiempo. Por lo general, los llantos de un bebé indican que algo está mal: un estómago vacío, un pañal mojado, unos pies fríos, cansancio, necesidad de que lo lleven en brazos y lo abracen, etc.

A veces, lo que necesita un bebé se puede identificar a partir del tipo de llanto que utiliza; por ejemplo, el llanto de “tengo hambre” suele ser breve y grave, mientras que el llanto de “estoy molesto” suele ser más variable y agitado. Antes de que se dé cuenta, usted será capaz de reconocer qué necesidad está expresando su bebé y reaccionará en consonancia.

Pero los bebés también pueden llorar cuando se sienten agobiados o saturados por todas las imágenes y sonidos que les llegan del mundo que los rodea, o pueden llorar sin que se pueda identificar un motivo claro de sus llantos. Si su bebé llora y usted no consigue consolarlo de inmediato, recuerde que el llanto es una forma que tienen los bebés de desconectarse de los estímulos cuando están sobrecargados.

El llanto es la principal forma que tienen los bebés de comunicarse, pero también pueden utilizar formas de comunicación más sutiles. Aprender a reconocerlas es gratificante y puede reforzar su vínculo con su pequeño.

Un recién nacido puede distinguir entre el sonido de la voz humana y otros sonidos. Trate de prestar atención al modo en que su hijo responde a su voz, que ya asocia a todas las atenciones que usted le brinda: alimento, calor, contacto.

Si su bebé empieza a llorar desde el moisés, compruebe lo deprisa que se calma en cuanto oye su voz aproximándose. Y vea con qué atención lo escucha cuando usted le habla en tono cariñoso.

Tal vez su bebé todavía no logra coordinar la vista y el oído, pero, incluso mientras fije la mirada en el vacío, su pequeño estará prestando una gran atención a lo que usted le diga.

Es posible que su bebé adapte sutilmente sus posturas corporales y sus expresiones faciales o, incluso, que mueva brazos y piernas cuando usted le hable.

Durante el primer mes de la vida de su hijo, tal vez logre entrever su primera sonrisa, ¡un bienvenido complemento a sus habilidades de comunicación!

¿Qué debería hacer?

En cuanto usted sostenga en brazos a su bebé después de que nazca, los dos se empezarán a comunicar mediante el intercambio de miradas, sonidos y contactos. Los bebés aprenden rápidamente cosas sobre el mundo a través de los sentidos.

Cuando pasen los días inmediatamente posteriores al nacimiento de su bebé, él se acostumbrará a verlo y empezará a centrar la atención en su rosto. De todos modos, los sentidos del tacto y del oído también son muy importantes.

Su bebé sentirá curiosidad por los ruidos, pero no habrá ninguno que atraiga más su atención que la voz hablada. Hable a su pequeño siempre que tenga la oportunidad.

Aunque su hijo todavía no entienda lo que le diga, su voz calmada y tranquilizadora le trasmitirá una sensación de seguridad.

Su recién nacido también está aprendiendo cosas sobre la vida a través del tacto, de modo que dele montones de besos cariñosos para que su pequeño pueda percibir el mundo como un lugar acogedor.

Comunicarse con un recién nacido también significa saber colmar sus necesidades. Responda siempre a los llantos de su recién nacido, ya que es imposible malcriar o mimar a un bebé tan pequeño por dedicarle demasiada atención. Contrariamente, las respuestas rápidas a los llantos de los bebés les hacen saber que ellos son importantes y que merecen ser atendidos.

Probablemente habrá veces en que usted habrá colmado todas las necesidades de su bebé pero él seguirá llorando. No se desespere; es posible que su hijo esté sobreestimulado, que tenga demasiada energía acumulada o que solo necesite un buen llanto sin motivo aparente.

Es habitual que los bebés atraviesen un período de inquietud y agitación aproximadamente a la misma hora cada día, generalmente entre las últimas horas de la tarde y la media noche.

A pesar de que todos los recién nacidos lloran y tienen momentos de inquietud y agitación, cuando un bebé sano llora durante más de 3 horas al día, más de 3 días a la semana y durante por lo menos 3 semanas, se dice que padece una afección llamada “cólico del lactante”.

Puede ser inquietante para un padre, pero lo bueno es que dura poco: la mayoría de los bebés superan los cólicos cuando tienen en torno a 3 o 4 meses de edad.

Intente consolar a su bebé. Algunos bebés se calman con el movimiento, como el balanceo o que alguien los pasee por la habitación, mientras que hay otros que responden mejor a los sonidos, como una música suave o el zumbido de una aspiradora. Es posible que tarde algún tiempo en averiguar qué es lo que calma a su bebé durante esos estresantes momentos.

¿Cuándo debería llamar al médico?

Hable con el médico de su hijo si:

  • Los llantos de su bebé se prolongan durante más tiempo del habitual.
  • Su llanto le suena extraño.
  • Su llanto se asocia a un descenso de su nivel de actividad, a falta de apetito o a movimientos o formas de respirar inusuales.

El médico de su hijo lo tranquilizará o bien buscará una explicación médica al malestar de su bebé. Es muy probable que al bebé no le ocurra nada malo. Saber esto lo ayudará a relajarse y a mantener la calma cuando su pequeño vuelva a estar inquieto.

He aquí otras posibles causas de un llanto prolongado:

  • El bebé está enfermo. Un bebé que llora más cuando lo llevan en brazos o cuando lo mecen puede estar enfermo. Llame al médico, sobre todo si el bebé tiene fiebre de 38 °C (100,4 °F) o superior.
  • El bebé padece una irritación ocular. Una abrasión corneal o la presencia de un “cuerpo extraño” en el ojo del bebé puede causar enrojecimiento y lagrimeo. Llame al médico.
  • El bebé está experimentando dolor. El alfiler con gancho colocado en el pañal u otro objeto se le podría estar clavando en la piel. Observe atentamente todo su cuerpo, incluyendo todos y cada uno de los dedos de manos y pies (un pelo se podría haber enganchado en uno de los diminutos dedos del bebé y provocarle dolor).

Si hay algo que le preocupa sobre los sentidos de su recién nacido, como su vista o su oído, llame al médico de inmediato. De ser necesario, los recién nacidos se pueden evaluar usando equipos sofisticados. Además, cuanto antes se detectan los problemas, mejor se pueden tratar.

Revisado por: Mary L. Gavin, MD

Fecha de revisión: junio de 2019

Источник: https://kidshealth.org/es/parents/cnewborn-esp.html

Los bebés reconocen emociones a los seis meses

¿Sabes distinguir las expresiones de tu bebé?

Los bebés desarrollan la capacidad para diferenciar las expresiones emocionales en los primeros seis meses de vida. En estos meses, muestran su preferencia por las caras sonrientes y las voces que expresan felicidad.

Parece que antes de los seis meses pueden distinguir la felicidad de otras emociones como el miedo, la tristeza o la ira. A partir de los siete meses desarrollan la capacidad de discriminar entre varias expresiones faciales.

El misterio para los científicos es si realmente reconocen las emociones o solo distinguen las características físicas de los rostros o las voces.

Para buscar respuesta a si los bebés son capaces de discriminar las emociones en las personas de su entorno, un grupo de investigadores de la Universidad de Ginebra en Suiza ha estudiado a 24 bebés de seis meses en el Geneva BabyLab y ha medido su capacidad para establecer una conexión entre una voz que expresa felicidad o enfado y la expresión de una cara, también de felicidad o enojo.

Los bebés reaccionan ante lo nuevo

La investigación, publicada en la revista «PLoS ONE», muestra que los bebés observan un rostro enfadado, especialmente su boca, durante más tiempo si han escuchado una voz feliz. La reacción a algo nuevo demostraría por primera vez que los bebés tienen la capacidad temprana para transferir información emocional del modo auditivo al visual.

Los bebés fueron expuestos a voces y rostros que expresaban emociones de felicidad y enfado.

En una primera fase destinada a la familiarización auditiva, los niños escucharon una voz neutral, feliz o enojada durante 20 segundos y frente a una pantalla negra, que evitaba estímulos visuales.

En la segunda fase, dedicada a la discriminación visual, los bebés pudieron ver dos caras, una expresaba felicidad y la otra ira.

En su estudio, los investigadores suizos utilizaron tecnología de seguimiento ocular para medir los movimientos del ojo del bebé con gran precisión.

Con ella pudieron determinar el tiempo que dedicaron a mirar una y otra cara, así como las áreas específicas que observaban (la boca o los ojos) y si se producían variaciones de acuerdo con la voz que escuchaban.

Solo si los bebés observaban claramente una de las caras durante mucho más tiempo que la otra se podría afirmar que eran capaces de detectar una diferencia entre ambos rostros.

Habilidades tempranas de los bebés

Los hallazgos de la investigación revelaron que los bebés de seis meses no preferían ninguna de las caras emocionales si antes habían escuchado una voz neutral o una voz enfadada.

Sin embargo, pasaron más tiempo mirando la cara que expresaba enfado, especialmente su boca, después de escuchar una voz que desprendía felicidad.

Esta preferencia visual por la novedad sería una primera respuesta a la capacidad temprana de los bebés para transferir información emocional sobre la felicidad desde el modo auditivo al visual.

Los investigadores, a la vista de estos resultados, llegan a las siguientes conclusiones:

  • Los bebés de seis meses son capaces de reconocer la emoción de la felicidad independientemente de las características físicas auditivas o visuales.
  • Las emociones se integran en la vida humana desde muy temprano. Son la primera herramienta disponible para que los bebés se comuniquen con las personas que les rodean.
  • Los más pequeños son capaces de expresar sus emociones a través de su postura, su voz o sus expresiones faciales desde su nacimiento y estas actitudes ayudan a sus cuidadores a comprender el estado emocional del bebé.
  • El estudio suizo es un primer paso para comprender si los bebés son capaces de identificar las emociones expresadas por los adultos y si adaptan su comportamiento a las emociones a las que están expuestos.

El niño empieza a socializarse

Entre los dos y los seis meses, el bebé experimenta grandes cambios físicos y neurológicos.

A partir del segundo mes, suele aparecer la sonrisa social, que implica que ya no sonríe de modo automático y sin intención, sino que contesta a la sonrisa y a la vez sonríe para atraer la atención o relacionarse con su entorno. El interés por lo que le rodea va en aumento y ya no sólo se centra en su madre.

Su interacción con el entorno crece y ya comienza a participar en actividades de juego, como dar palmas o imitar expresiones faciales que son capaces de utilizar para atraer la atención. Son el comienzo de las respuestas emotivas en contexto que enriquecerá a partir de entonces hasta convertirse en una verdadera interacción emocional.

Источник: https://www.natalben.com/noticias/bebes-reconocen-emociones-seis-meses

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: