Sangrado de implantación

Cómo reconocer el sangrado de implantación

Sangrado de implantación

El sangrado de implantación aparece en algunas mujeres entre la primera y segunda semana de gestación. Este se produce debido a la irrigación que recibe el endometrio en el momento en que el óvulo fecundado se ancla en el útero, donde permanece el resto del embarazo.

Normalmente este fenómeno se confunde con la menstruación, ya que la diferencia en el sangrado es muy sutil. Difiere básicamente en que puede que su color es ligeramente más oscuro y su duración es menor a la del periodo menstrual.

El sangrado de implantación puede confundir a la futura madre, ya que si no es consciente de ello siempre va a atribuir su sangrado a la llegada del periodo. Algo que puede llegar a resultar entendible, si consideramos que sospechar un embarazo pasa por la ausencia del mismo.

En este artículo de Equipo Juana Crespo te ayudamos a entender el sangrado de implantación y cómo reconocerlo.

¿Cómo se inicia el proceso de fecundación?

La magia del proceso de fecundación empieza cuando óvulo recibe el espermatozoide y forman el huevo o cigoto, para dar paso a la mórula que, tras dividirse en un plazo de 72 horas, en aproximadamente 4 días se forma el blastocito; que es lo que se adhiere a la pared del útero para darle forma al embrión.

La fecundación

Una vez la realizada a la paciente una FIV convencional o mediante ICSI y, más o menos 18 horas después, se debe poder observar que la célula tiene 2 pronúcleos. Es decir, la fecundación ha sido un éxito y el embrión está en fase de desarrollo.

Al segundo día, el embrión debería entrar en fase de división celular (entre 2 y 4 células). Ya en el tercer día, aumentará. (6 y 8 células). Y será en ese momento cuando los embriólogos empiecen a observar determinados parámetros tales como: aspecto, simetría, número de células… que permiten clasificar la calidad del embrión y seleccionar los mejores.

En caso de optar por la prolongación del cultivo embrionario en el laboratorio (FIV), el embrión se dividirá más, formando una masa y llegando al estado de mórula que va cavitando. De tal manera que el cuarto día estaremos en la fase previa al blastocito.

El blastocito es un estado en el desarrollo del embrión que suele darse 120 horas después de la punción (quinto día).

Se sabe que es blastocisto por su apariencia y estructura, es decir, ha de tener una masa celular interna óptima y un trofectodermo con cientos de células.

Si el embrión tiene la estructura correcta se transfiere al útero de la mujer donde seguirá evolucionando.

Esta aproximación del blastocito al endometrio es literalmente una invasión, donde ocurre un desgarre mediante el cual se forman nuevas terminaciones que se amalgaman, y mediante las cuales queda adherido a la pared del útero el futuro embrión.

Inicio del sangrado

En este momento, la confluencia de ese nuevo elemento en la zona y su proceso de anclaje produce una irritación y consecuente desgarre que produce precisamente el sangrado de implantación.

Se calcula que entre el 25 y 30% de las mujeres con embarazos observarán el sangrado de implantación, por lo que es muy importante tener en cuenta esta posibilidad y no descartar la fecundación, confundiéndolo con una regla anticipada.

Las mujeres que están pensando en ser mamás pueden prestar especial atención para notar diferencias a las que produce la menstruación y, de esta forma, estar prevenidas ante su aparición.

Sangrado de implantación y menstruación: principales diferencias

El sangrado que se produce por el proceso de implantación embrionaria es -generalmente-, algo más oscuro que el sangrado por menstruación. Es el primer signo que se puede evaluar a simple vista.

Tras el color, también hay que fijarse en la cantidad del sangrado. Y es que cuando se trata del sangrado de implantación se manifiesta en menor cantidad en comparación con el sangrado menstrual.

Por otro lado, es conveniente comparar la densidad del sangrado para verificar si es algo más liviano o diluido que el de la menstruación.  En dicho caso podremos estar ante un sangrado de implantación.

Por último, la duración del sangrado será una indicación que pueda darnos a entender que se trata del sangrado de implantación. Aproximadamente a los 14 días el blastocito se instala plenamente en el útero, por lo que el plazo de sangrado es menor a la duración del sangrado de la regla.

Otros síntomas relacionados

Existen otros signos determinados que pueden reforzar las sospechas de la aparición del sangrado de implantación. Y es que como mujeres, podemos sentir algunos cambios en el organismo como: sensibilidad en los pechos, alteración en la temperatura basal, micción frecuente, náuseas, dolor de cabeza, malestar o cansancio, entre otros.

Hay que entender que cada organismo experimenta de forma distinta el proceso de implantación embrionario. Es por ello que habrá mujeres que ni se enterarán del suceso; mientras otras sí que verán como dicho sangrado aparece en su organismo. Por lo que es importante ser consciente de sus síntomas y tenerlos claros.

En cualquier caso, ante la duda la mejor respuesta es acudir al especialista y someterse a una prueba de embarazo  10-12 dias post transferencia –preferiblemente al menos 12 días después de la ovulación–, para confirmar si es el caso en el que se ha manifestado el sangrado de implantación, o si se debe a alguna otra razón diferente a ello.

En Equipo Juana Crespo estamos dispuestos a ayudarte en cualquier aspecto relacionado con la fertilidad. Contacta con nosotros, ven a visitarnos y sal de dudas ante tus inquietudes.

Источник: https://www.juanacrespo.es/como-reconocer-sangrado-implantacion/

Todo lo que necesitas saber sobre el sangrado de implantación

Sangrado de implantación

Cuando una mujer está en el proceso de intentar quedarse embarazada, la llegada de la menstruación es señal inequívoca de que no lo está. Mientras espera el tan ansiado retraso de la regla es importante conocer que un leve sangrado también puede ser señal de embarazo. A esto le llamamos sangrado de implantación.

Contenido no disponible.
Por favor, acepta las cookies haciendo clic en «Aceptar» en el banner

Se trata de un proceso biológico muy común que incide en al menos un tercio de las mujeres entre la primera y segunda semana de gestación, tan temprano que en ocasiones ni siquiera conoce su nuevo estado.

El sangrado de implantación consiste en una leve pérdida de sangre que dura pocos días y se tiende a confundir con una menstruación ligera.

¿Qué es el sangrado de implantación?

El sangrado de implantación es una confirmación del proceso de fecundación. Cuando el óvulo es fecundado por el espermatozoide se forma el cigoto, que inicia su división celular a las 72 horas. Al cuarto día se convertirá en blastocito y viajará desde las trompas de Falopio hasta el útero donde se convierte en embrión.

Seis días después de la fecundación el blastocito desarrolla prolongaciones o tejidos embrionarios para favorecer la adherencia del embrión en las paredes del útero, donde se desarrollará los meses que dure la gestación. Todo este proceso tarda entre 10 y 14 días.

La anidación es lo que se conoce como implantación embrionaria. En ese momento la mucosa intrauterina presenta una elevada irrigación, provocando que cuando el embrión se incruste en ella, se rompan algunos vasos sanguíneos y se genere el sangrado.

¿Sangrado de implantación o menstruación?

Lo cierto es que tanto la menstruación como el sangrado de implantación tienen tantas similitudes como diferencias y es común que muchas mujeres se confundan con ello.

Teniendo en cuenta el periodo fértil, momento en que ocurre la fecundación, son altas las probabilidades de que el sangrado de implantación ocurra los días cercanos al siguiente ciclo menstrual. De allí que muchas mujeres crean que se trate de la regla.

El sangrado de implantación ocurre los días cercanos al siguiente ciclo menstrual. De ahí que muchas mujeres crean que se trate de la regla.

También hay que tener en cuenta que cada organismo es distinto y como en la menstruación, el sangrado por la implantación embrionaria se manifiesta de diferentes maneras en cada mujer. Aunque no hay un patrón fijo, existen ciertos indicios que te permitirán diferenciarlas:

  • Color. La sangre producida por la implantación es más oscura, acercándose al marrón en vez del rojo habitual, lo que se nota a simple vista.
  • Densidad. También presenta una textura particularmente más ligera y diluida, generando una mancha opaca.
  • Cantidad. El flujo es otra distinción clave, ya que será mucho menor que durante la menstruación.
  • Duración. El sangrado de implantación puede durar de uno a tres días, pero nunca los cinco días regulares de la regla.

Otros síntomas del sangrado de implantación

También existen otros indicios que ayudan ante la sospecha de tener sangrado de implantación, que además están relacionados con los síntomas tradicionales del embarazo incipiente.

Los cambios biológicos en el organismo suelen manifestarse físicamente como sensibilidad en los pechos, náuseas ante olores fuertes o vómitos en determinados horarios, alteración de la temperatura basal, cólicos de baja intensidad, así como ganas intensas y frecuentes de orinar.

No todas las mujeres sufren sangrados durante el proceso de implantación embrionaria e incluso puede que una misma mujer no los tenga en todos sus embarazos. Se trata de un proceso normal y no representa ningún riesgo o indicio de aborto.

Para realizarse una prueba de embarazo casera con un test comprado en la farmacia es preferible esperar unos días tras la fecha en la que se esperaba la menstruación para que los niveles de la hormona gonadotropina coriónica (hCG), u hormona del embarazo, sean los suficientes para poder ser detectados en la orina y el resultado no de falsos negativos.

Una vez que se conoce el embarazo hay que acudir al ginecólogo para comenzar el control de la gestación. En la primera visita se confirmará la existencia del embrión, si es un embrión único o hay más de uno, que se encuentra bien implantado y confirmar la edad gestacional.

En EGOM recomendamos a todas las mujeres que desean buscar un embarazo realizar una consulta pregestacional para comprobar su estado de salud en general.

El resultado favorable de un embarazo, puede depender en parte, de un correcto asesoramiento pregestacional.

Nuestros especialistas te indicaran unos correctos hábitos dietéticos, como por ejemplo comenzar a tomar ácido fólico unos meses antes de lograr un embarazo, y otras medidas para disminuir el riesgo de complicaciones durante la futura gestación.

Fotografía de Lennart Nilsson

Источник: https://egom.es/blog/sangrado-implantacion-que-es-sintomas/

Sangrado de implantación: cómo distinguirlo de la regla

Sangrado de implantación

Si tu test de embarazo ha dado positivo y, días más tarde, tienes un sangrado; o si estás buscando quedarte embarazada y sigues manchando, pero menos cantidad que con tu regla habitual; puede que estés teniendo un sangrado de implantación o falsa regla.

Aproximadamente 1 de cada 4 mujeres embarazadas experimentan una ligera pérdida de sangre en las fechas en las que suelen tener la menstruación, lo que provoca nerviosismo, confusión y miedo a un aborto, o también dudas sobre si estás embarazada.

A continuación te vamos a explicar qué es el sangrado de implantación y cómo diferenciarlo de la regla para que te quedes más tranquila

Источник: https://laboratoriosniam.com/sangrado-implantacion/

Sangrado de implantación: ¿Cómo puedo reconocerlo?

Sangrado de implantación

Una de cada tres mujeres presenta sangrado de implantación. Entre la primera y segunda semana de gestación detectan una ligera pérdida de sangre que sucede cuando el embrión anida en la pared del útero. Puede ser uno de primeros signos evidentes de embarazo.

También puede llegar a ser un momento de verdadera angustia para quien desean tener un bebé, ya que se puede llegar a confundir, erróneamente, con el inicio de la siguiente menstruación.

Junio es el mes de la infertilidad y desde el blog de IVF-Spain queremos ayudar a despejar las dudas sobre este tema tan importante para quien está buscando el embarazo, ya sea mediante la ayuda de la medicina y una fecundación in vitro o sin ella.

¿Qué es el sangrado de implantación?

Durante las primeras semanas de gestación el útero está muy irrigado. Cuando el embrión se adhiere al endometrio, que se ha engrosado para recibir al embrión, se pueden romper algunos vasos sanguíneos dando lugar a un leve sangrado vaginal.

No todas las embarazadas presentan sangrado de implantación y, si lo han tenido, no tiene porqué repetirse en todos sus embarazos.

Puede ser motivo de angustia y de estrés para quien ansía tener un bebé, ya que puede llegar a confundirse con el inicio del siguiente periodo.

¿Cuándo se produce el sangrado de implantación?

El óvulo se encuentra con el espermatozoide en las trompas de Falopio y se produce la fecundación, juntos inician un viaje hacía el útero.

Entonces se inicia un proceso de división celular hasta llegan a convertirse en un blastocisto (día 5-6 de fecundación).

Una vez en el útero, y para que se produzca el embarazo, el embrión deberá implantar en el endometrio de la futura madre.

Este proceso dura aproximadamente entre diez y catorce días tras la concepción, por lo que ese pequeño sangrado puede llegar a confundirse con el inicio de la menstruación.

¿Cómo diferenciar entre sangrado de implantación o menstruación?

Como ya hemos mencionado en este artículo, dado que el sangrado de implantación puede producirse durante las primeras semanas de gestación, no resulta extraño que pueda llegar a confundirse con el principio de la próxima regla.

Si bien por fechas es difícil de diferenciar, existen otros factores que nos pueden ayudar a identificar fácilmente que se trata de un sagrado por la correcta implantación del embrión en la pared del útero.

Un aspecto a valorar es la cantidad. El sangrado que sucede cuando el embrión se adhiere a la pared uterina es más leve que el de la menstruación. Puede ser desde una gota hasta un ligero sangrado. Es cierto que la cantidad al inicio de la menstruación suele ser leve. Sin embargo esta irá en aumento con el paso de los días.

El color también nos puede ayudar a identificar un sangrando de otro. La sangre habitual en la implantación es más oscura, a diferencia del rojo vivo que suele aparecer durante la regla.

En comparación con la menstruación, la duración del sangrado es más corta. Mientas que en la menstruación, según van pasando los días, aumenta la cantidad de sangrado, en el de implantación puede durar unas hora o no pasar de los tres días. Otro factor clave es la textura que suele ser más fluida y ligera.

Lo cierto es que cada mujer es única, como lo son sus síntomas y el sangrado que experimenta durante cada periodo. Por lo que resulta importante observar otro tipo de síntomas que pueden indicar que se trata del inicio de un embarazo.

Síntomas de embarazo como: la sensibilidad en los pechos, las náuseas a determinadas horas, el cansancio o la necesidad constante de acudir al baño, nos pueden estar dando pista de que hemos logrado el deseado embarazo.

¿Cómo confirmar que realmente estás embarazada?

Los más sencillo es realizar un test de embarazo en orina. El inconveniente es que puede resultar un poco pronto para obtener un resultado positivo.

Este tipo de test tardan más tiempo en detectar los niveles de la hormona hCG (gonadotropina coriónica humana), por lo que si no se realiza en el momento adecuado, se puede obtener un falso negativo aunque sí se haya implantado el embrión.

Para poder hacer la prueba de embarazo en orina, adecuadamente, hay que esperar a que se hayan producido algunos días de retraso de la regla.

La hormona hCG, también conocida como Beta-hCG, la segrega el embrión al implantarse en el útero. Medir los niveles de la Beta-hCG resulta un indicativo fiable a la hora de evaluar si hemos conseguido el embarazo.

En centros de reproducción asistida como IVF-Spain, diez días después de trasferir el embrión a la paciente, se mide los niveles de la hormona hCG con un análisis de sangre. Para que podamos confirmar que el embarazo evoluciona favorablemente, los niveles de la hormona irán creciendo  de manera exponencial durante el primer trimestre.

Ese periodo de tiempo, entre la trasferencia del embrión o la inseminación hasta que se obtiene el resultado, se llama betaespera. Suele ser el momento más difícil para los pacientes dentro de un tratamiento de fertilidad. Se trata de un análisis de sangre que les va a cambiar la vida.

¿Cómo debes actuar si tienes un sangrado?

Si has realizado un tratamiento de fertilidad, lo primero que recomendamos es seguir con la medicación y contactar con nuestro equipo de atención al paciente para que uno de nuestros médicos especialistas en fertilidad valore que todo sigue con normalidad y te indique los pasos a seguir.

Por el contrario, si no has realizado ningún tratamiento y en caso de dudas, lo más adecuado es que consultes a tu ginecólogo para que valore de qué tipo de sangrado se trata.

Источник: https://www.ivf-spain.com/blog/es/sangrado-de-implantacion-como-puedo-reconocerlo/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: