Semanas de gravidez: a gravidez semana a semana, 26 semanas de gravidez

26 semanas de embarazo

Semanas de gravidez: a gravidez semana a semana, 26 semanas de gravidez

El espacio dentro del útero se está haciendo más pequeño y si apenas sintió el movimiento del bebé antes, a partir de esa semana en adelante, se pueden ver patadas y golpes. Deje su teléfono cerca para grabar cuando ocurra.

Intensifique aún más la relación entre usted y el bebé al hablar con él y llamar a papá para que también lo haga. ¿Sabías que el bebé se calma cuando escucha tu voz, incluso cuando está dentro del vientre? Increíble, ¿no?

A partir de la semana 26, el desarrollo del bebé está prácticamente completo y lo que hará es crecer. Existe la posibilidad de parto prematuro, sin embargo, la posibilidad de supervivencia aumenta al 80%.

Siga leyendo y descubra los parámetros de medición para su bebé esta semana y lo que puede hacer para aliviar los síntomas específicos del embarazo.

Aunque muchas personas a su alrededor quieren opinar sobre su embarazo y compararlo con otras mujeres, es importante recordar que usted y su bebé son únicos. No se preocupe si su barriga es diferente de alguien de la familia o de un amigo y si los síntomas no son los mismos. Vive tu momento.

Desarrollo del bebé

Los párpados están formados y abiertos, como el entrenamiento. La retina se forma, pero el bebé mejorará su funcionamiento unos meses después del nacimiento, cuando tendrá que acostumbrarse a las luces y los colores del exterior.

Su tamaño continúa aumentando y debe medir unos 36 centímetros y pesa entre 760 gramos y 1 kilo. La piel gana esa capa de grasa tan importante para el control de la temperatura y se vuelve más rosada.

Los pulmones respiran líquido amniótico y continúan entrenando para respirar sin la ayuda de la placenta poco después del parto. El líquido tensioactivo, importante para el movimiento de los pulmones, continúa formándose.

Que le pasa a mamá

¿Tienes problemas para respirar? Probablemente se deba a que su útero está a 7 cm por encima de su ombligo, a 24 cm de altura y su frecuencia respiratoria ha aumentado, causando esta molestia. Hable con su médico sobre el dolor no estándar.

El volumen de sangre también es más alto y la hinchazón es muy evidente. Alternar entre sentarse o pararse, y cada vez que se acuesta, levantar los pies ayuda mucho.

La presión del útero sobre la vejiga debe causar incontinencia urinaria temporal. Momentos de escape suceden. Aun así, siga bebiendo líquidos y no posponga los viajes al baño para evitar infecciones del tracto urinario.

Si continúa cuidando su dieta, su aumento de peso debe ser según lo planeado. Si está por debajo o por encima, hable con su médico o nutricionista sobre un programa de alimentos específico.

El peso del vientre puede causar dolor de espalda y ahora comienza a ser más difícil agacharse para atrapar cosas que caen al suelo. Las noches de sueño ya no son las mismas que antes y encontrar una posición es más difícil. La recomendación es acostarse sobre el lado izquierdo para no presionar la vena cava.

Cuidado que se debe tener en esta etapa

El médico puede ordenar el examen de la curva glucémica para verificar el nivel de glucosa en sangre y la posibilidad de diabetes gestacional. Se debe tener cuidado para mantener el azúcar en la sangre bajo control, evitando el exceso de dulces y carbohidratos.

Un ejercicio sugerido es pilates. Previene el dolor lumbar, ayuda en el centro de gravedad, que se mueve, mejora la respiración, reduce la hinchazón, mejora el sueño, aumenta la resistencia física y prepara el cuerpo para el parto.

Esté atento a dolores más severos, visión borrosa, cansancio excesivo, secreción con un fuerte color u olor, sangrado. Si lo hacen, comuníquese con su médico de inmediato o vaya al hospital más cercano.

¿Has proporcionado la canastilla de tu bebé? Disfrútalo antes de que termine el segundo trimestre. Incluso puede hacer esto en el tercer trimestre, pero la pesada barriga hace que caminar por las tiendas o entrar y salir de automóviles o autobuses sea mucho más complicado.

Curso de preparación al parto

Es tu primer bebé, has elegido tener un parto normal y te sientes ansioso y asustado debido a la proximidad del nacimiento. Los hospitales de maternidad y algunas compañías ofrecen un curso para guiar a la madre y al padre sobre qué hacer cuando comienza el parto.

Pídale al hospital que ha elegido que le dé seguimiento a su bebé u otros lugares con doulas, parteras, psicólogos e invite al padre a que lo acompañe.

Fases da GravidezFasesdaGravidez

Источник: https://bebedorminhoco.com.br/es/26-semanas-de-gravidez/

Semana 26 de embarazo: el bebé aprende a coordinar sus movimientos

Semanas de gravidez: a gravidez semana a semana, 26 semanas de gravidez

Estamos ya en la semana 26 de embarazo, inmersas en el sexto mes de nuestro repaso del embarazo semana a semana. El bebé claramente nos muestra su fuerza y su actividad a través de las pataditas e incluso podremos sentir si se sobresalta o si tiene hipo.

Y aunque va creciendo sin pausa, el bebé aún puede moverse libremente en el útero y no ha adoptado su posición definitiva.

Si todo va bien y aún no las has empezado, es el momento de plantearse realizar las clases de preparación al parto y de mantenerse en forma para afrontar el gran momento en el que nacerá el bebé.

Esto te ayudará a minimizar algunas de las molestias propias de esta etapa.

El bebé en la semana 26 de embarazo mide unos 35 centímetros (de la coronilla a las nalgas unos 23 centímetros) y pesa unos 800 gramos.

Como sigue teniendo espacio en el útero para flotar y moverse, está bastante activo y coordina cada vez mejor sus movimientos.

En las ecografías se le puede ver «pedalear» con las piernas y presionar con los pies la pared uterina. Los puños también tienen más fuerza y puede coger el cordón.

La madre nota claramente los movimientos del bebé en el vientre, aunque este tendrá unos días más movidos que otros. A menudo es cuando la mamá se relaja y queda quieta cuando más se notan los movimientos del bebé (porque ella está más atenta y porque el bebé nota la quietud; con el movimiento se duerma más fácilmente).

Aunque no es muy habitual, tal vez las patadas lleguen a doler en las costillas, en ese caso lo mejor es cambiar de posición, tumbándose de lado.

El bebé esta semana es capaz de abrir y cerrar los ojos, que ya pueden reaccionar a la luz (la tibia luz que le llegue desde el exterior). Los párpados están completos y los ojos y las capas de la retina están casi formados totalmente. De momento, sus ojos son azules, aunque después de varios meses tras el nacimiento este color puede cambiar.

Y aunque su primer sonido llegará en el nacimiento, el feto ya tiene preparadas las cuerdas vocales. El hipo fetal es muy común en esta etapa, dando la sensación de que se agita toda la estructura uterina. Tiene pequeñas uñas en las manos, que habrán de crecer aún más.

Cambios en la madre en la semana 26 de embarazo

A estas alturas el útero ya está unos cinco centímetros por encima del ombligo. La matriz tiene el tamaño aproximado de una pelota de baloncesto, y la mamá sigue aumentando de peso, pero con el ejercicio adecuado, si no existen ninguna contraindicación ni riesgo para el embarazo, nos mantendremos saludables.

No obstante, es habitual que a estas alturas se sientan determinadas molestias. En la semana 26 y en las circundantes puede que se hinchen los tobillos y pies (edema benigno), especialmente si hace calor, por lo que caminar para activar la circulación y seguir bebiendo mucha agua nos ayudará a reducir el riesgo.

Otras molestias propias de esta etapa del embarazo son:

  • Dolores en la parte baja del abdomen (a causa del estiramiento de los ligamentos que sujetan el útero). El aumento de peso también provoca presión y molestias en la zona pélvica.

  • Estreñimiento y/o hemorroides debidos al aumento de volumen sanguíneo que se produce en la zona del útero: no olvides una dieta rica en fibra e hidratación para prevenir.

  • Se pueden agudizar la acidez de estómago y la indigestión conforme avancen las semanas de gestación.

  • Dolor y entumecimiento de las manos, que podría indicar síndrome del túnel carpiano.

  • Calambres en las piernas (fundamentalmente, pero también son posibles en otras zonas) y dolor de espalda debido al aumento de peso.

  • Venas varicosas, congestión nasal y hemorragias nasales ocasionales debidas al aumento de la presión sanguínea…

Si alguna de estas molestias impidiera realizar las actividades diarias normales o se extienden en el tiempo, conviene consultar a nuestro médico.

Si realizamos una consulta de rutina, el especialista controlará el peso y la presión sanguínea, la altura y tamaño del útero, el latido cardíaco del feto, y preguntará sobre todos los síntomas explicados, comprobando el buen estado de la futura mamá y aconsejándola en lo que sea necesario.

Aunque nos veamos muy «grandes» y en ocasiones pesadas, el bebé no está preparado para nacer, por lo que nos esperan unas cuantas semanas más para lidiar con estas molestias.

No obstante, con suerte no se darán todos los síntomas arriba mencionados, solo algunos de ellos, y seguramente serán ocasionales.

Es cada vez más recomendable descansar lo suficiente para evitar muchas de estas molestias.

Estos son los principales cambios que se producen en la madre y el bebé durante la semana 26 de embarazo. No dejes de seguir tu embarazo semana a semana, porque pronto os hablaremos de la semana 27 de embarazo.

Suscríbete para recibir cada día nuestros consejos sobre embarazo, maternidad, bebés, lactancia y familia.

Siguiente semana: semana 27 de embarazo

Источник: https://www.bebesymas.com/embarazo/semana-26-de-embarazo

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: