Si el parto no llega nunca

¿Qué ocurre si no me pongo de parto?

Si el parto no llega nunca

Entre las 38 y las 42 semanas de embarazo da a luz la mayoría de mujeres, y aunque es probable que al llegar a las 40 ya creas que es demasiado tarde y no veas el momento de que nazca el bebé, no estás fuera de término. Se considera que un embarazo está fuera de término o un bebé es post-término cuando supera las 42 semanas de gestación. Entonces, ¿qué ocurre si no me pongo de parto?

Y aunque es probable que haya habido un error en el cálculo de la fecha probable de parto (se calcula que solo un 2% de los embarazos son en realidad prolongados), los médicos suelen tomar en consideración otras opciones para que el parto se produzca y no dejan pasar mucho más tiempo.

Cuando se acerca la semana 42 de gestación y el parto no se ha desencadenado de forma espontánea, el ginecólogo puede intentar la separación o desprendimiento de membranas, que consiste en separar con el dedo y mediante movimientos circulares alrededor de la pared del útero la fina membrana que conecta el saco amniótico esta pared uterina.

Esta maniobra solo se realiza si ya hay cierta dilatación y el cuello ha madurado y ha ablandado (y no existe ninguna complicación en el embarazo).

Al separar esta membrana, el cuerpo libera unas hormonas denominadas prostaglandinas, que ayudan a preparar el cuello uterino para el parto y que es posible que desencadenen las primeras contracciones.

No obstante, este método funciona tan solo en algunas mujeres.

En cualquier caso, cuando las semanas pasan y se acerca el término es importante revisar la condición del bebé mediante el control fetal, monitores y ultrasonido.

Si estas pruebas demuestran que el bebé está activo y saludable y que el volumen de líquido amniótico es normal, el ginecólogo normalmente recomendará esperar un poco más y continuar el control fetal a intervalos programados con la esperanza de que el parto comience de manera natural.

Si el desprendimiento de membranas no funciona, o el cuello uterino no está ablandado y los monitores no indican contracciones y siguen pasando los días, el ginecólogo recomendará el ingreso en el hospital para inducir el inicio del parto. La técnica para ello depende de varios factores a valorar por el profesional.

En el hospital, los médicos pueden intentar provocar un parto favoreciendo el inicio de las contracciones, mediante la rotura de la bolsa de aguas (también denominada amniotomía): una manera de que la madre «rompa aguas» de manera artificial. El médico rompe el saco amniótico durante la exploración vaginal, utilizando un pequeño gancho de plástico para romper las membranas. Si el cuello uterino está preparado para el parto, la amniotomía lo suele desencadenar en cuestión de horas.

Esta técnica suele combinarse con la administración de manera artificial de las sustancias que el propio cuerpo produce cuando la mujer se pone de parto de manera natural. Las más utilizadas son:

  • Prostaglandinas: son unas sustancias que favorecen que el cuello del útero madure y en algunos casos desencadenan el parto. Se administran vía vaginal a través de un óvulo o de un gel y a veces es necesario más de una dosis en días consecutivos. También puede administrarse vía oral. A veces se usa antes de administrar la hormona oxitocina si las prostaglandinas no hacen su función.
  • Oxitocina: esta hormona que induce la contracción uterina se administra de forma intravenosa, primero a dosis reducidas, y luego se va incrementando la dosis hasta que el parto evoluciona sin complicaciones. Después de administrar el medicamento, se debe monitorizar atentamente el estado del feto y del útero. La oxitocina también se utiliza frecuentemente en el caso de partos lentos o estancados, para intentar su aceleración o avance.

Riesgos si el parto se retrasa

En general, no existen grandes riesgos para la madre o el bebé, ya que, como hemos apuntado, es bien probable que no haya un embarazo largo sino que la fecha probable de parto se haya calculado mal. No obstante, al final del embarazo ya habrá hecho mella en la madre la incomodidad del peso, del gran volumen de la barriga, la hinchazón de pies, los problemas para dormir…

Algunos riesgos para el feto son que si el embarazo se alarga, la placenta puede «envejecer»: deja de funcionar de forma efectiva como a lo largo de todo el embarazo, por lo que el feto podría no recibir la alimentación u oxígeno necesarios. Otra posible complicación es el síndrome de aspiración de meconio, si el feto defeca en una cantidad más pequeña de líquido amniótico y luego lo inhala.

Si el bebé ha crecido más de lo normal, se puede ver dificultado el parto vaginal (aumentan los índices de cesárea) o pude causar un mayor trauma a la madre en el nacimiento (mayor índice de lesiones perineales).

Aparte de esto, los bebés post término suelen nacer sanos y sin ninguna complicación, aunque su aspecto puede ser un poco diferentes: piel arrugada, uñas y cabellos más largos…

¿Y qué puedo hacer si no me pongo de parto?

Si has llegado hasta estas líneas, es probable que sea porque tu parto se retrasa. Y lo que más deseas es que este se produzca de manera natural. Tranquila, aún puedes lograrlo si no hay contraindicaciones o riesgo para el embarazo. ¿Cómo provocar que el parto se produzca naturalmente? Con estos «trucos» de los que os hemos hablado en ocasiones:

  • Camina, baila, ya que el balanceo pélvico ayuda a la dilatación del cuello del útero.
  • Haz el amor, ya que el esperma contiene prostaglandinas y además el orgasmo favorece las contracciones.
  • Estimula los pezones, ya que se produce oxitocina.

Finalmente, mantén la calma y la tranquilidad, que junto al buen humor permitirá que estés relajada y más reparada para afrontar el gran momento.

Lo más probable es que no haya ningún riesgo si el parto se retrasa y si llegas a la semana 42 sin señales de que el bebé quiera salir, existen maneras seguras y controladas de hacer que esto suceda, ya en el hospital y bajo supervisión médica.

Fotos | iStock
En Bebés y más | Lo que sucede al superar las 42 semanas de embarazo

Источник: https://www.bebesymas.com/embarazo/que-ocurre-si-no-me-pongo-de-parto

Ellas opinan: mi parto inducido

Si el parto no llega nunca

Amaya Ruibal es una Malamadre primeriza que se enfrentó a su primer y único parto con la idea de que todo iría de una manera favorable.

Sin embargo, su experiencia la recuerda con tristeza y dolor, fue un parto inducido en el que no le fueron explicando absolutamente nada y que acabo con una cesárea muy urgente.

A Amaya la duermen completamente y cuando despierta y pregunta por su bebé estaba en la UCI de neonatología, como consecuencia del estrés tu hijo no es capaz de usar sus pulmones, y esta conectado a una máquina que le insufla aire. Hoy nuestra protagonista de ‘Ellas opinan’ nos cuenta su historia”.

*Puedes seguir a Amaya en e Instagram.

Cuando estaba embarazada siempre me decían que “sea una horita corta” y la verdad que nunca me paré a pensar el porqué me lo decían hasta que llegó el día. Mi embarazo fue muy bueno, tanto que desde que me enteré que estaba embarazada pude disfrutar del momento y no tenía tiempo para pensar en el momento del parto: ¿cómo iba a tener miedo a algo que no había vivido nunca?

Pasada la fecha probable de parto, los monitores en el hospital eran con mas frecuencia así que en el control de la semana 41+3 me detectaron que la tensión arterial la tenía un poco alta y como ya estábamos en el “limite” para inducir el parto sino se producía sólo, me aconsejaron quedarme ingresada y empezar a inducírmelo.

En ese momento, he de confesar, si que sentí nervios, por fin el momento había llegado sabía que antes o después iba a ver la cara de mi hijo y la emoción era enorme.

Mientras se informaba a mi pareja del ingreso, yo me encontraba en una sala “de exploración” con la ginecóloga explicándome que me iban a introducir un propess, es decir, un tampón de prostaglandina para que el cuello del útero se fuera dilatando y empezarán las contracciones.

Una vez puesto me subieron a la habitación y aunque alguna que otra contracción sentía no parecía que hiciese mucho efecto… a la mañana siguiente la ginecóloga de ese turno me quitó el propess y decidió ponerme otro segundo propess y vuelta a la habitación, esa noche rompí aguas.

Recuerdo la emoción de haber roto aguas por fin. Ahora si que estaba cerca el momento. Toda esa emoción se fue poco a poco transformando en dolor a medida que venía una contracción, avisé a la enfermera de planta y vinieron a buscarme para llevarme al paritorio, a la sala de dilatación.

El dolor de las contracciones era cada vez más fuerte, la matrona y ginecóloga de ese turno de noche supuestamente “estaban desbordadas”, sólo a nosotras se nos ocurre romper aguas un día festivo, sí señores rompí aguas el 15 de agosto siento no haber planificado dar a luz en Agosto, a quien se le ocurre por favor…

Dos horas y media sola en la sala de dilatación

Pues sí, las profesionales de ese turno estaban desbordadas y a mi me dejaron 2 horas y medias sola en una sala de dilatación con un dolor insufrible e ignorando lo que les decía y sentía las 2 veces que entraron en la sala.

Me volvieron a subir a la habitación pero resulta que la exagerada madre primeriza, es decir, yo, no aguantaba el dolor y la enfermera de planta cuando me vio volver a la habitación volvió a llamar a paritorio porque yo no podía estar ahí “sólo faltaba que diera a luz en planta”.

Así que esperados 15-20 minutos volvieron a bajarme y gracias a que está vez mi pareja exigió entrar a la sala de dilatación pudo entrar. Yo sólo recuerdo dolor y más dolor, no podía hablar, sólo concentrarme en mi respiración que, por supuesto, “no estaba haciendo bien”.

Resulta que aparte ser una madre primeriza exagerada no sabía respirar.

Cuando la ginecóloga volvió a la sala de dilatación para decirme “no estás de parto “, “no estás para la epidural”, “no puedes sentir tanto dolor “… lo único que podía hacer era quitarme el propess porque igual no lo estaba tolerando y, una vez quitado el propess , decidieron sedarme y subirme a la habitación “así descansar un poco”. aA día de hoy no tengo muy claro quien era la que tenía que descansar un poco si yo o ellas…

Por fin llegó la mañana siguiente volvimos a bajar a paritorio y sí, está vez si, la ginecóloga de ese turno sí decidió poner oxitocina no sin antes tener otra charla de otra matrona “sabia”, recordaros que a parte de ser una madre exagerada primeriza que no sabía respirar y tampoco soportar el dolor (“por que parir no duele”) ahora también resulta que tenía una lucha interna con mi bebé, sí, eso era, yo no quería que mi hijo naciera y el peor parado iba a ser mi hijo. (Ahora recordad y guardar estas palabras para más adelante).

La matrona me volvió a subir a planta para que me duchara, desayunara algo y me pusieran un enema, entonces una vez hecho esas 3 pautas ya empezaríamos con la oxitocina.

Ahora si que parecía que llegaba el momento y podía ser cierto eso de que después de la tempestad llega la calma pero sin embargo algo ocurre, algo que trunca todo lo que podías haber soñado hasta ese momento… después de estar con la oxitocina puesta, que la anestesista me pusiera la epidural, dos horas escasas el monitor empieza a marcar una bajada, mi pareja sale al pasillo a avisar, acude la ginecóloga ve el monitor, me observa a mi, avisa al personal que vengan que “es urgente” me ponen oxígeno, empiezan a moverme las piernas sin explicarme el motivo, empiezo a asustarme… ¿qué pasa?, ¿qué ocurre? Parece que con la pierna izquierda levantada el monitor vuelve a marcar el pulso. Me dice la matrona que intente aguantar así, salen de la sala ante el silencio de mi pareja y mío. ¿Qué está pasando?, ¿por qué me tiene que estar sucediendo esto ahora?

“Avisad, cesárea muy, muy urgente…”

Unos diez minutos después el monitor registra otra bajada, vuelven a entrar en la sala pero está vez mucha más gente, me dicen que respire, me preguntan si estoy mareada, comienzo a ver caras de preocupación, una de ellas se lleva la mano a la cabeza, otra a la boca… algo malo está sucediendo, lo veo en sus caras y de repente se escuchan las palabras “avisad, cesárea muy muy urgente”.

¿Por qué?, ¿qué le ocurre a mi hijo? Me dicen que no consiguen estabilizar el pulso del niño, escucho que están perdiendo el pulso, echan a mi pareja le dicen que le avisarán tan pronto acaben y de repente me encuentro sola, asustada, mi cabeza no deja de repetir que no hay pulso mientras me llevan al quirófano repitiendo las siguientes palabras “rápido, rápido, corre, corre…”. En esos momentos sinceramente pienso lo peor.

Cuando llego al quirófano están todos los profesionales del mismo preparados y todo ocurre muy rápido, me duermen completamente y cuando despierto están acabando de cerrar el corte. ¿Y mi bebé?, ¿qué ha pasado?, ¿alguien me va a explicar algo? Me dicen que mi bebé está bien que no me preocupe y me llevan a reanimación durante dos horas sin haberle visto la cara a mi bebé.

Ahora imagínate que te ocurre a ti, tu bebe está en la planta de neonatología.  Como consecuencia del estrés tu hijo no es capaz de usar sus pulmones, y esta conectado a una máquina que le insufla aire.

Tu hijo también ha estado 3 minutos sin usar los pulmones por sí mismo, todo el aire se lo insuflaba una máquina, hasta adquirir fuerza.

Además si fuera poco tu bebé salió con la piel gris, aunque ya ha cogido algo de color y está evolucionando favorablemente, pero debe estar unos días ingresado, puesto que su metabolismo ha sufrido mucho debido al estrés, y aunque los pulmones están ganando fuerza, su sistema digestivo no funciona correctamente.

Imagínate el dolor que puedes estar sintiendo como madre, estás rota emocionalmente sin poder articular palabra, subes a una habitación (de maternidad) sin tu bebé, escuchas a otros bebés llorar y cuando quieres ver a tu hijo te enfrentas a las enfermeras que te dicen que es mejor que lo veas mañana, que tu hijo seguirá ahí pero mejor mañana. Claro que seguirá ahí mañana pero no has visto nacer a tu hijo, te han privado de ese momento y ¿pretendes que no lo vaya a ver? Imagínate lo que es ver por primera vez a tu hijo rodeado de cables… eso no era lo que tú te imaginabas, nunca te habían hablado de algo así y sí, tu bebe está ahí, sólo en una cuna de la UCI, separados porque según tu matrona has tenido una lucha interna con tu hijo y el peor parado iba a ser el, sólo le falta decir ahora “te lo dije”.

“Lo importante es que estáis bien,” “lo importante es que lo podéis contar”… pues no, lo importante son las vidas con las que se puede llegar a jugar, lo importante es que te respeten, que no te traten de menos por ser madre primeriza, poder ver nacer a tu hijo y cuidar ciertas palabras y comentarios.

Y a pesar de estar 3 días en un hospital para dar a luz, otros tres para recuperarte de la cesárea, marcharte a casa sin tu bebé (no te puedes imaginar la ansiedad que eso provoca) mientras se queda ingresado en neonatos… resulta que no puedes denunciar porque no hay secuelas en el niño ni en la madre. Estamos seguros? Seguros que no hay secuelas? Ningún trauma? Y tu? Volverías a quedarte embarazada? Repetirías en ese hospital?

Sí señores, mi hijo está bien pero lo siento no todo vale.

Y vosotras Malasmadres, ¿cómo fue tu experiencia de parto?, ¿fue negativa como la de Amaya o, por el contrario, todo fue como esperabas?

Источник: https://clubdemalasmadres.com/ellas-opinan-parto-inducido/

¿Está pensando que le induzcan el parto?

Si el parto no llega nunca

Guía para la mujer embarazada

Eisenberg Center at Oregon Health & Science University.

Publicada: September 7, 2010.

Hechos resumidos

  • Tener un parto con una inducción electiva significa que se da inicio al parto cerca de la fecha en que se completa el embarazo pero antes de que su cuerpo comience el parto espontáneamente.

    El parto puede iniciarse mediante el uso de medicamentos u otros medios para abrir el cuello uterino e iniciar las contracciones.

  • Si hay problemas con el parto, puede que se necesite una cesárea (también llamada C-section en inglés).

    La cesárea puede hacerse tanto con el parto inducido como con el parto que se inicia espontáneamente.

  • Si al iniciarse el parto, el cuello uterino está abierto y listo, menor es la probabilidad de que se necesite una cesárea.

  • El riesgo de tener una cesárea con inducción electiva depende si usted ha tenido un bebé anteriormente.

Esta guía le puede ayudar a hablar con su médico o partera sobre el parto con inducción electiva. Le ayuda a responder las siguientes preguntas:

  • ¿Qué es la inducción electiva?

  • ¿Cuáles son los problemas posibles con la inducción electiva?

  • ¿Qué no se sabe todavía sobre la inducción electiva?

Esta guía presenta lo que las investigaciones pueden o no pueden determinar sobre la inducción electiva. Se basa en una revisión, financiada por el gobierno, de la investigación sobre el parto con inducción electiva.

Esta guía no trata el parto con inducción por razones médicas, tales como problemas de azúcar en la sangre o presión alta. No cubre el parto con inducción después de más de una semana de la fecha en que se completa el embarazo (due date, en inglés). Tampoco habla sobre el uso de medicamentos para mantener el parto en curso o fortalecerlo una vez que inicia espontáneamente.

En un parto con inducción se usan medicamentos u otros métodos para dar inicio al parto. Con la inducción se inician las contracciones cuando éstas aún no han comenzado espontáneamente. El objetivo es que el útero se empiece a contraer y que el cuello uterino se abra.

  • La oxitocina (Pitocin®) es un medicamento que se usa para dar inicio a las contracciones.

  • Otras formas para inducir el parto pueden incluir el rompimiento de la fuente o el uso de un dispositivo similar a un globo que ayuda a abrir y ensanchar el cuello uterino.

  • Su médico o partera puede recomendarle otros medicamentos que ayuden a ablandar y abrir el cuello uterino.

La embarazada y su médico o partera pueden elegir dar inicio al parto cerca de la fecha en que se completa el embarazo si así lo deciden ambos. “Electivo” significa que se realiza por razones no relacionadas a algún problema con el embarazo.

Un parto con inducción debido a alguna razón médica, como un problema de presión alta, no es una inducción electiva.

Algunas veces, se les administra oxitocina (Pitocin®) a las mujeres que ya están en parto. Esto ayuda a que las contracciones sean más fuertes. Aunque se utilice el mismo medicamento, en este caso no es una inducción electiva.

¿Por qué podrían querer las mujeres inducir el parto?

  • Por molestias físicas durante la parte final del embarazo.
  • Por preocupación de poder llegar a tiempo al hospital.
  • Por tener su propio médico o partera en el parto.
  • Por tener a su esposo o pareja en el parto.
  • Por conflictos de horario con el trabajo o guardería.

¿Por qué podrían no querer las mujeres inducir el parto?

  • Por desear que el parto se inicie sin usar ningún medicamento.
  • Por preocupación de que al usar medicamentos, el parto pueda ser más doloroso.
  • Por preocupación de que el bebé pueda nacer prematuro (antes de tiempo) debido a que la fecha en que se completa el embarazo es incierta.
  • Por no desear permanecer en el hospital más tiempo del necesario.
  • Por preocupación de que pueda haber problemas que no se han estudiado.

Durante el parto, el útero se endurece y luego se vuelve a relajar. A esto se le llama contracción. Las contracciones son más fuertes y más frecuentes a medida que el parto avanza.

Ayudan a que el cuello uterino se abra y empujen al bebé fuera del útero.

El cuello uterino es la abertura del útero. Durante el parto, se abre (dilata). Su médico o partera medirá qué tan dilatado se encuentra su cuello uterino. La abertura se mide en centímetros.

Por ejemplo, al inicio del parto, su cuello uterino puede dilatarse tres centímetros. Cuando el cuello uterino se dilata 10 centímetros, quiere decir que se ha abierto completamente.

En ese momento la mujer generalmente empieza a pujar.

Cuando se induce el parto, se puede tardar mucho en comenzar o realmente ponerse en marcha. Puede que el cuello uterino tarde en abrirse. Si se presentaran estos problemas, existen alternativas para usted.

Es apropiado preguntarle a su médico o partera si puede tomar un descanso y quizá irse a casa. Puede que el parto comience después. Una vez que la fuente se rompe, hay más probabilidad de infección.

Se puede ir a casa sólo si su fuente no se ha roto y si usted y su bebé están sanos.

Cuando se induce el parto con medicamentos, la mujer generalmente necesita usar un monitor que registre el ritmo cardiaco del bebé. Esto significa que usted no se podrá levantar o moverse mucho durante el parto.

Los medicamentos para inducir el parto pueden causar que la mujer tenga contracciones más fuertes y más dolorosas en etapas más tempranas del parto que si comienza el parto sin estos medicamentos.

Generalmente, no es seguro inducir el parto antes de las 39 semanas de embarazo (una semana antes de que se complete el embarazo). Si se induce el parto mucho antes, el bebé puede nacer muy temprano o prematuro.

Los bebés prematuros pueden tener problemas de respiración, alimentación o para mantener su temperatura normal. Si usted tiene algún problema de salud, como presión alta o diabetes, o su bebé tiene algún problema de salud, la inducción del parto antes de las 39 semanas puede, en ocasiones, ser lo correcto.

El riesgo de que su bebé nazca prematuro contrarresta los peligros del problema de salud.

La cesárea es una cirugía mayor en la que el bebé nace por el vientre de la madre. Si hay problemas durante el parto, se puede realizar una cesárea por el bienestar del bebé o la madre. También se puede realizar una cesárea, si el parto no avanza lo suficiente para que el bebé nazca de manera natural.

Hay mayor probabilidad de que una mujer necesite una cesárea si:

  • Su cuello uterino no ha empezado a dilatarse cuando se induce el parto.

  • Tendrá su primer bebé.

  • Tiene mucho sobrepeso antes o durante el embarazo.

Las investigaciones no determinan si la probabilidad de que una mujer tenga una cesárea es diferente si ella elije la inducción en lugar de esperar a que el parto comience espontáneamente.

La inducción electiva puede ayudarle si tiene un embarazo incómodo o quiere programar su parto. Sin embargo, las investigaciones no determinan si hay algún beneficio médico con la inducción electiva o si hay beneficios para el bebé cuando se utiliza la inducción electiva.

Las investigaciones demuestran que la inducción del parto no significa que los bebés tengan una mayor probabilidad de tener problemas respiratorios, infecciones graves, convulsiones, azúcar baja en la sangre o ictericia, la cual ocurre cuando la piel o parte blanca de los ojos del bebé se pone amarilla. Las investigaciones no han podido determinar otros problemas en los bebés recién nacidos.

Las investigaciones tampoco dan respuesta sobre el efecto que tendrá la inducción del parto en el uso de medicamentos para el dolor, el tiempo de estadía en el hospital, los problemas para amamantar y problemas del bebé durante el parto.

Las investigaciones no determinan si inducir el parto hace más probable que se tenga una cesárea, que si se espera a que el parto ocurra espontáneamente. Sin embargo, sus probabilidades de tener una cesárea son mayores si nunca ha tenido un parto vaginal.

La cesárea deja una cicatriz en el útero. Esta cicatriz hace que la inducción electiva sea más riesgosa. Si usted ya tuvo una cesárea, probablemente su médico le sugerirá otras opciones diferentes a la inducción electiva.

No existen muchas investigaciones sobre esto. Tome como base su experiencia pasada y hable con su médico o partera.

Si su cuello uterino está cerrado y quiere que se le induzca el parto, pregunte cómo podría aumentar sus probabilidades de tener un parto vaginal. Su médico o partera pueden recomendar un tipo especial de examen del cuello uterino que separa las membranas y en inglés se conoce como membrane sweeping.

La separación de membranas puede realizarse en el consultorio. Asimismo, hay medicamentos para ablandar y abrir el cuello uterino. Estos medicamentos se administran en la vagina. Generalmente se inician cuando está en el hospital.

Pregunte a su médico o partera si alguna de estas opciones sería adecuada para usted.

Sí. Siempre hay alternativas a la inducción electiva. Asegúrese de hablar con su médico o partera sobre lo que usted quiere.

Preguntas para su médico o partera

  • Estoy considerando tener una inducción electiva.

    ¿Usted realiza inducciones electivas?

  • ¿Cuándo programaría una inducción?
  • ¿Qué métodos usa para dar inicio al parto?
  • Si mi inducción avanza lentamente y mi bebé está bien, ¿puedo tomar un descanso o regresar otro día para el parto?
  • ¿Hay algo que podamos hacer para que mi cuerpo inicie el parto espontáneamente?
  • ¿Cubrirá mi seguro una inducción electiva?

La información de esta guía deriva de una revisión detallada de 76 informes de investigación. La revisión se titula Maternal and Neonatal Outcomes of Elective Induction of Labor: A Systematic Review and Cost-Effectiveness Analysis (Resultados del parto con inducción electiva en la madre y el neonato: Revisión sistemática y análisis de la relacíon efectividad-costo) (2008) y fue escrita por el Stanford University-UCSF Evidence-based Practice Center (Centro de Práctica Basada en la Evidencia de la Universidad de California en San Francisco y la Universidad de Stanford).

La Agency for Healthcare Research and Quality (Agencia para la Investigación y la Calidad de la Atención Médica, AHRQ, por sus siglas en inglés) creó el Eisenberg Center (Centro Eisenberg), en la Oregon Health & Science University (Universidad de la Salud y Ciencia de Oregon), con el fin de lograr que la investigación sea útil para los consumidores. Esta guía, anteriormente titulada Thinking About Inducing Your Labor? A Guide for Pregnant Women (¿Está pensando en inducir su parto?: Guía para la mujer embarazada), fue escrita por Amanda Risser, M.D., Valerie King, M.D., Erin Davis, B.A., Martha Schechtel, R.N., y David Hickam, M.D., del Centro Eisenberg. Para escribir esta guía, el Centro Eisenberg recibió la ayuda de mujeres embarazadas y mujeres que recientemente tuvieron un bebé.

Источник: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK47067/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: