Síndrome del shock tóxico y tampones

Síndrome de shock tóxico

Síndrome del shock tóxico y tampones

  • Tamaño de texto más grande

El síndrome de shock tóxico es una infección muy grave pero poco frecuente. Se trata de una emergencia médica. Por eso, es importante saber cómo prevenirla y a qué señales se debe estar atento. Con tratamiento inmediato, suele curarse.

¿Cuáles son los signos y los síntomas del síndrome de shock tóxico?

El síndrome de shock tóxico empieza de manera repentina, con frecuencia acompañado de

  • fiebre elevada (temperatura de al menos 102 °F [38.8 °C])
  • caída rápida de la tensión arterial (con sensación de desfallecimiento o desmayo)
  • diarrea
  • dolor de cabeza
  • erupción en la piel, similar a una quemadura por sol, en cualquier parte del cuerpo, incluidas las palmas de las manos y las plantas de los pies
  • dolores musculares

Otros signos incluyen los siguientes:

  • vómitos
  • confusión
  • debilidad
  • cansancio
  • orinar menos de lo habitual
  • tener sed

Es posible que la persona tenga los ojos inyectados en sangre y un enrojecimiento inusual debajo de los párpados o dentro de la boca (y, en el caso de las mujeres, en la vagina). La zona que rodea a una herida infectada puede inflamarse, enrojecerse y causar dolor.

¿Cuál es la causa del síndrome de shock tóxico?

El síndrome de shock tóxico es provocado por dos tipos de bacterias:

  1. Staphylococcus aureus (o estafilococo)
  2. Streptococcus pyogenes (o estreptococo)

La mayoría de los casos se relacionan con los estafilococos. Cuando los estafilococos provocan el síndrome de shock tóxico, suele ser debido a que las bacterias ingresaron en zonas lesionadas de la piel, como cortes y raspaduras, heridas quirúrgicas o incluso las ampollas de la varicela.

¿Quiénes desarrollan síndrome de shock tóxico?

Originalmente, el síndrome de shock tóxico estaba ligado al uso de tampones súperabsorbentes.

Las investigaciones llevaron a la creación de mejores tampones y mejores hábitos de uso, como cambiarlos con frecuencia. La cantidad de casos de síndrome de shock tóxico se redujo drásticamente.

En la actualidad, aproximadamente la mitad de los casos de síndrome de shock tóxico están relacionados con la menstruación.

Se ha relacionado a dos métodos de control de la natalidad, la esponja anticonceptiva y el diafragma, con el síndrome de shock tóxico.

El síndrome de shock tóxico también afecta a personas con cualquier tipo de infección por estafilococos, entre las que se incluyen las siguientes:

¿Qué problemas pueden surgir?

Si el síndrome de shock tóxico no recibe tratamiento:

  • Los órganos como el hígado y los riñones pueden comenzar a fallar.
  • Pueden surgir problemas como convulsiones, hemorragias e insuficiencia cardíaca.

¿Cómo se diagnostica el síndrome de shock tóxico?

Si los médicos creen que una persona tiene síndrome de shock tóxico, comenzarán a administrarle antibióticos y líquidos por vía intravenosa en cuanto sea posible, incluso antes de estar seguros de que se trata de síndrome de shock tóxico.

Para confirmar el diagnóstico, los médicos tomarán una muestra del lugar probable de la infección, como la piel, la nariz o la vagina, para comprobar si hay bacterias. Tal vez hagan también un análisis de sangre. Otros análisis de sangre pueden ayudar a los médicos a hacer lo siguiente:

  • ver cómo están funcionando algunos órganos, como los riñones
  • comprobar si existen otras enfermedades que podrían estar provocando los síntomas

¿Cómo se trata el síndrome de shock tóxico?

Además de administrar antibióticos y líquidos por vía intravenosa, si es necesario, los médicos harán algunas de las siguientes cosas:

  • quitar los tampones, dispositivos anticonceptivos o vendajes de heridas
  • limpiar las heridas
  • drenar un absceso (una cavidad infectada)

En general, las personas con síndrome de shock tóxico deben permanecer en el hospital, con frecuencia en la unidad de cuidados intensivos, durante varios días. Allí, los médicos pueden controlar la tensión arterial y la respiración, además de buscar señales de otros problemas, como daños en los órganos.

¿Es posible prevenir el síndrome de shock tóxico?

El lavado de manos frecuente y adecuado suele ayudar a prevenir el contagio de las bacterias que causan el síndrome de shock tóxico.

Durante su período, las muchachas pueden reducir el riesgo de padecer síndrome de shock tóxico si hacen lo siguiente:

  • lavarse bien las manos antes y después de colocarse un tampón
  • no usar tampones o alternarlos con toallas higiénicas
  • si optan por usar tampones, elegir aquellos con el menor nivel de absorción que les permita controlar el flujo menstrual y cambiarlos con frecuencia
  • en los días con poco flujo, usar toallas higiénicas en lugar de tampones

Entre los períodos menstruales, es necesario almacenar los tampones lejos de la humedad y el calor, donde pueden crecer bacterias (por ejemplo, en una habitación en lugar del armario del baño).

Si una mujer ha tenido síndrome de shock tóxico no debe usar tampones.

Limpia y venda todas las heridas de la piel en cuanto sea posible. Llama al médico si una herida se enrojece, se inflama o duele, o si comienzas a tener fiebre.

¿Cuándo debería llamar al médico?

Los síntomas del síndrome de shock tóxico aparecen de forma repentina. Si repentinamente tienes fiebre elevada, te sientes desfallecer o tienes alguno de los otros síntomas del síndrome de shock tóxico, debes llamar al médico.

Revisado por: Marcella A. Escoto, DO

Fecha de revisión: febrero de 2019

Источник: https://kidshealth.org/es/teens/tss-esp.html

Síndrome de shock tóxico menstrual

Síndrome del shock tóxico y tampones

El síndrome de shock tóxico menstrual (SSTm) es una enfermedad  grave, potencialmente mortal, que se presenta con fiebre, shock y problemas en varios órganos del cuerpo,  causada por Staphylococcus aureus productor de la toxina de shock tóxico-1 (TSST-1). La incidencia varía de 0,03 a 0,50 casos por cada 100 000 personas, con una mortalidad global de alrededor del 8%. 1

A principios de la década de 1980, cuando se describió por primera vez el SSTm, el uso de tampones se consideraba el principal factor de riesgo. Hoy, la compleja interacción entre los factores patogénicos de S. aureus, los mecanismos inmunológicos del huésped y los cambios en el ecosistema vaginal durante la menstruación ha ampliado la comprensión actual de la enfermedad.

Una revisión reciente presentaba el caso de una mujer menstruante de 23 años, previamente sana, que fue diagnosticada con SSTm después de asistir al hospital con un trastorno séptico por segunda vez.

El diagnóstico se confirmó mediante el cumplimiento de los criterios clínicos descritos por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EE. UU.

(CDC; fiebre, erupción cutánea, descamación, hipotensión y afectación multisistémica), así como una torunda nasal positiva para la cepa de S. aureus con el gen que codifica la toxina responsable.1

Causas

El síndrome de shock tóxico es causado por una toxina producida por algunos tipos de bacterias estafilococos. Un problema similar, llamado síndrome tóxico similar al shock (TSLS, por sus siglas en inglés), puede ser causado por las bacterias estreptococos. 2

Los primeros casos del síndrome de shock tóxico estaban ligado al uso de tampones superabsorbentes durante los períodos menstruales.

Establecida la relación, diversas investigaciones llevaron a la creación de mejores tampones y mejores hábitos de uso, como cambiarlos con frecuencia.

Así , ya en 1990 , 10 años después del reconocimiento de la asociación3, la cantidad de casos de síndrome de shock tóxico se redujo drásticamente y hoy en día menos de la mitad de los casos están asociados al uso de tampones.2

Asociación con el uso de tampones

Aunque el mecanismo exacto de cómo los tampones precipitan el síndrome de shock tóxico no estaba del todo claro en ese momento, los epidemiólogos determinaron que los tampones superabsorbentes eran un cofactor, por lo que el síndrome de shock tóxico relacionado con los tampones se convirtió en una enfermedad bien establecida. Entre 1970 y 1980, hubo 941 casos confirmados de síndrome de shock tóxico, 928 en mujeres y 905 al comienzo de la menstruación, en los que murieron 73 mujeres.1

Los tampones no causan el síndrome de shock tóxico, son un factor co-factor en muchos casos. También puede ocurrir con infecciones cutáneas, quemaduras y después de una cirugía. La afección también puede afectar a niños, mujeres posmenopáusicas y hombres, pero los tampones son el catalizador para muchas mujeres que menstrúan.4

El síndrome de shock tóxico específico de los tampones requiere la presencia de Staphlococcus aureus en la flora vaginal y la falta de anticuerpos necesarios para neutralizar la toxina TSST-1,  producida por la bacteria. 4

Muchos creen que otros co-factores incluyen: el oxígeno, traído al canal vaginal por el tampón, crea un ambiente aeróbico en lugar de anaeróbico; un medio menos ácido durante la menstruación, y el dinamismo de los ecosistemas vaginales que influye en la actividad y el componente microbiano, incluyendo S. aureus.

Así, aunque no están muy claros los mecanismos de esta asociación, parece que la capacidad de absorción de estos productos y su colocación en el interior de la vagina favorecen la producción de toxinas.

Fisopatología1

Todas las cepas patógenas de S. aureus producen superantígenos, pero la TSST-1 es la única que causa SSTm. Estas exoproteínas son pirogénicas, lo que induce la producción de interleucina (IL) 1b y 6, y por lo tanto funcionan como superantígenos. Causan un aumento de 1 × 106 veces en la sensibilidad de un organismo al shock letal provocado por los lipopolisacáridos Gram negativos.

La TSST-1 se une a las células epiteliales vaginales humanas (posiblemente a través del receptor CD40) y, en combinación con las citolisinas, eventualmente estimula la producción de quimiocinas proinflamatorias, como la IL-8.

Esta estimulación finalmente conduce a la invasión de las células del sistema inmune innato y adquirido en la submucosa y a la ruptura y permeabilidad de las barreras de la membrana mucosa.

La estimulación inicial de los linfocitos T no depende de la especificidad del antígeno del receptor de los linfocitos T, sino de la composición de la parte variable de la cadena del receptor de los linfocitos T (Vβ).

A pesar de las diferentes especificidades de antígeno, grandes subconjuntos de células T expresan la misma región Vβ en su receptor de células T. Los superantígenos activan 5–30% de todas los linfocitos T, mientras que un complejo típico de péptido antígeno MHCII estimula los linfocitos T huésped a una frecuencia de aproximadamente uno de cada 10 000, o 0,01%. 1

Cuáles son los síntomas del shock tóxico

En un primer momento, pueden aparecer: fiebre alta repentina, vómitos y diarrea, hipotensión, confusión, dolor muscular y de cabeza, erupción cutánea, enrojecimiento de ojos, boca y garganta y convulsiones.

La definición de caso según los CDC de EE. UU utiliza los siguientes criterios: 1

Criterio clínico

• Fiebre: temperatura mayor o igual a 38 ·39 ° C

• Erupción: eritrodermia macular difusa.

• Descamación: 1–2 semanas después del inicio de la erupción.

• Hipotensión: presión arterial sistólica menor o igual a 90 mm Hg para adultos o menos del quinto percentil por edad para niños menores de 16 años

• Compromiso multisistémico, es decir, tres o más de los siguientes: trastornos gastrointestinales (vómitos o diarrea) al inicio de la enfermedad), compromiso muscular (nivel de mialgia grave o creatina fosfocinasa al menos dos veces el límite superior de lo normal), compromiso de membranas mucosas (vaginal, orofaríngea o hiperemia conjuntival), renal (uremia o creatininemia al menos dos veces límite superior de lo normal, sedimento urinario o test de laboratorio con piuria [mayor que o igual a cinco leucocitos por campo de alta potencia] en ausencia de infección del tracto urinario), compromiso hepático (bilirrubina total, niveles de TGO o TGP al menos dos veces el límite superior de lo normal), hematológico (plaquetas de menos de 100 000 por μL) o sistema nervioso central (desorientación o conciencia alterada sin signos neurológicos focales, en ausencia de fiebre o hipotensión)

Criterios de laboratorio

• Resultados negativos de los cultivos de sangre, garganta o líquido cefalorraquídeo (el hemocultivo puede ser positivo para Staphylococcus aureus; serologías negativas para la fiebre manchada de las Montañas Rocosas, leptospirosis o sarampión)

Clasificación de casos

• Probable: un caso que cumple con los criterios de laboratorio y en el que  están presentes cuatro de los cinco criterios clínicos descritos anteriormente.

• Confirmado: un caso que cumple con los criterios de laboratorio y en el que están presentes los cinco criterios descritos anteriormente, incluida la descamación, a menos que el paciente muera antes de que esta ocurra.

Tratamiento

Los pacientes con sospecha de síndrome de shock tóxico deben ser internados en el hospital de inmediato y tratados de manera intensiva. Deben quitarse inmediatamente tampones, diafragmas y cualquier cuerpo extraño.

El tratamiento incluye

  • Medidas locales (descontaminación, desbridamiento)
  • Reposición de líquidos y soporte circulatorio
  • Tratamiento antibiótico empírico a la espera de los resultados del cultivo

La reposición de líquidos y electrolitos permite prevenir o tratar la hipovolemia, la hipotensión y el shock.

Dado que la salida de líquidos hacia los tejidos puede producirse en todo el cuerpo (debido al síndrome de filtración capilar sistémica y la hipoalbuminemia), el shock puede ser profundo y resistente.

A veces se requiere una reposición agresiva de los líquidos y apoyo circulatorio, respiratorio y/o por hemodiálisis.

Prevención

Se aconseja adecuar el nivel de absorción de los tampones a la cantidad de flujo menstrual, no usar productos de mayor absorbencia de la necesaria y cambiar los tampones con frecuencia (cada cuatro a ocho horas). De cualquier manera, cabe recordar que se trata de una infección infrecuente que no sólo se asocia al uso de tampones.

Las medidas de prevención incluyen

– No usar el tampón más de 4 a 8 horas

– Higiene adecuada de las manos antes de introducirlo

– No reutilizar en ningún caso

– Elegir el mínimo grado de absorción apropiado a su flujo menstrual. Del mismo modo, utilizar los tampones solo cuando necesite y no durante los días previos

– Asegurarse siempre de quitarse el tampón antes de colocar otro nuevo y lo mismo con el último que se colocó al finalizar el periodo. Nunca introducir más de uno a la vez.

– Usar compresas en vez de tampones para dormir

– Seguir las instrucciones o el folleto asociado a su marca de tampones para aplicarlo adecuadamente

En definitiva

Aunque la incidencia de SST ha disminuido en los últimos años, es crucial que los médicos reconozcan y traten rápidamente esta afección potencialmente mortal.

Los médicos de emergencias siempre deben tener un alto índice de sospecha de SSTm en mujeres jóvenes que se presentan sin otra causa obvia de shock.

Bibliografía

1. van Eijk AM, Zulaika G, Lenchner M, Mason L, Sivakami M, Nyothach E, Unger H, Laserson K, Phillips-Howard PA. Menstrual cup use, leakage, acceptability, safety, and availability: a systematic review and meta-analysis. Lancet Public Health. 2019 Aug;4(8):e376-e393.

2 Síndrome de shock tóxico: MedlinePlus enciclopedia médica https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/000653.htm. Actualizado 06 enero 2020

3. Schuchat A1, Broome CV. Toxic shock syndrome and tampons. Epidemiol Rev. 1991;13:99-112. DOI: 10.1093/oxfordjournals.epirev.a036080

4. Vostral S.Toxic shock syndrome, tampons and laboratory standard-setting. CMAJ. 2017 May 23;189(20):E726-E728.

5. CDC. Toxic Shock Syndrome (Other Than Streptococcal) (TSS) 2011 Case Definition https://wwwn.cdc.gov/nndss/conditions/toxic-shock-syndrome-other-than-streptococcal/case-definition/2011/ (consultado 17 de enero de 2020 )

6. Gossack-Keenan KL1, Kam AJ. Toxic Shock Syndrome: Still a Timely Diagnosis. Pediatr Emerg Care. 2017 Oct 16. doi: 10.1097/PEC.0000000000001310.

Источник: https://www.fundacionfemeba.org.ar/blog/farmacologia-7/post/sindrome-de-shock-toxico-menstrual-47483

Las infecciones

Síndrome del shock tóxico y tampones

(Toxic Shock Syndrome)

El síndrome de shock tóxico puede sucederle a cualquier persona: hombres, mujeres y niños. Aunque puede ser grave, es una enfermedad muy poco común. Si te preocupa el síndrome de shock tóxico, lo más inteligente que puedes hacer es leer y aprender sobre el tema, y luego tomar algunas precauciones.

¿Qué es el síndrome de shock tóxico?

Si eres una niña que ha tenido su período, es posible que hayas escuchado historias aterradoras sobre el síndrome de shock tóxico (toxic shock syndrome, TSS), una enfermedad grave originalmente relacionada con el uso de tampones.

Eso se debe a que los casos más tempranos de la enfermedad, a finales de la década de 1970, estuvieron relacionados con tampones superabsorbentes. La investigación llevó a crear mejores tampones y mejores hábitos para usarlos, tales como cambiarlos más a menudo. La cantidad de casos de TSS disminuyó drásticamente.

Hoy, alrededor de la mitad de todos los casos de TSS están vinculados a la menstruación.

Pero el TSS no está estrictamente relacionado con los tampones. La esponja anticonceptiva y el diafragma, dos tipos de métodos anticonceptivos, han sido vinculados al TSS.

También puede ocurrir si la bacteria entra en la piel cortada debido a un corte u otra herida, cirugía, o una escaldadura o quemadura; después de dar a luz; durante una infección por varicela; y por el uso prolongado de gasas nasales para hemorragias nasales, aunque todos estos casos son poco comunes.

El TSS es una enfermedad sistémica, lo cual significa que afecta a todo el organismo.

Es causado por dos tipos de bacterias, Staphylococcus aureus (a menudo denominada estafilococo) y Streptococcus pyogenes (a menudo denominada estreptococo), y la mayoría de los casos están relacionados con la bacteria estafilocócica.

Estas bacterias pueden producir toxinas. En algunas personas cuyos organismos no pueden combatir estas toxinas, el sistema inmunitario reacciona. Esta reacción causa los síntomas asociados con el TSS.

¿Cuáles son los signos y síntomas?

Los síntomas del TSS ocurren repentinamente. Debido a que es una enfermedad que es causada por una toxina, muchos de los sistemas de órganos del cuerpo se ven afectados.

Entre los signos y síntomas del TSS se incluyen:

  • fiebre alta (superior a 102 ºF [38.8 ºC])
  • rápida disminución de la presión sanguínea (con desequilibrio o desmayo)
  • sarpullido similar a las quemaduras del sol que pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, incluyendo las palmas de las manos y las plantas de los pies
  • vómitos o diarrea
  • dolores musculares o debilidad severa
  • enrojecimiento de los ojos, la boca, la garganta y la vagina
  • dolor de cabeza, confusión, desorientación o convulsiones
  • insuficiencia renal o de otros órganos

El tiempo promedio para que aparezcan los síntomas del TSS es de 2 a 3 días después de una infección por Staphylococcus o Streptococcus, aunque esto puede variar según la infección.

¿Puedo prevenir el TSS?

Tu riesgo de desarrollar el TSS es bajo. Pero puedes bajarlo aún más si sigues estas precauciones de sentido común:

  • Limpia y venda cualquier herida cutánea.
  • Cambia las vendas regularmente en vez de tenerlas puestas durante varios días.
  • Revisa las heridas en busca de signos de infección. Si una herida se vuelve roja, se inflama, te duele o está sensible, o si tienes fiebre, llama a tu médico inmediatamente.
  • Si eres una niña que ya ha tenido su período, la mejor manera de evitar el TSS es usar toallitas femeninas en vez de tampones.
  • Las niñas que prefieren usar tampones deben seleccionar los que tienen la absorbencia más baja que pueda manejar su flujo menstrual y cambiarlos frecuentemente. También puedes alternar el uso de tampones con toallitas femeninas. Si tu flujo es leve, usa una toallita femenina en vez de un tampón. Guarda los tampones lejos del calor y de la humedad (donde pueden crecer bacterias); por ejemplo, en el dormitorio en vez de en un armario del baño. Y debido a que las bacterias a menudo se transmiten por las manos, lávate bien las manos antes y después de introducirte un tampón.
  • Si ya has tenido un episodio de TSS o has tenido una infección estafilocócica o estreptocócica grave, no uses tampones o dispositivos anticonceptivos que han sido asociados con el TSS (como diafragmas y esponjas anticonceptivas).

¿Qué deben hacer los médicos?

El TSS es una emergencia médica. Si crees que tú o alguien que conoces puede tener TSS, llama a un médico inmediatamente. Según los síntomas, un médico puede verte en el consultorio o derivarte al departamento de emergencias de un hospital para que inmediatamente te evalúen y realicen pruebas.

Si un médico sospecha TSS, probablemente comenzará a administrar líquidos y antibióticos intravenosos (IV) lo antes posible.

Es posible que tome una muestra del sitio sospechoso de la infección, como la piel, la nariz o la vagina para detectar TSS. Es posible que también tome una muestra de sangre.

Otros análisis de sangre pueden ayudar a mostrar cómo diversos órganos (como los riñones) están funcionando y revisar en busca de otras enfermedades que podrían estar causando los síntomas.

El personal médico retirará tampones, dispositivos anticonceptivos, o gasas de heridas, limpiará cualquier herida y, si hay una cavidad de infección (llamada absceso), es posible que un médico deba drenar el pus del área.

Las personas con TSS generalmente deben permanecer en el hospital, a menudo en la unidad de cuidados intensivos (ICU), durante varios días para que los médicos puedan monitorear su presión sanguínea y respiración, y revisar si hay signos de otros problemas, como daños en los órganos.

El TSS es una enfermedad poco común. Aunque puede ser mortal, si se reconoce y trata de inmediato, por lo general puede curarse.

Revisado por: Larissa Hirsch, MD
Fecha de la revisión: junio de 2014

Note: All information on KidsHealth is for educational purposes only. For specific medical advice, diagnoses, and treatment, consult your doctor.

© 1995 – 2021 The Nemours Foundation/KidsHealth. All rights reserved.

Источник: https://www.rchsd.org/health-articles/sndrome-de-shock-txico/

Síndrome de Shock Tóxico (SST) y su relación con la copa menstrual

Síndrome del shock tóxico y tampones

Desde que empecé a menstruar siempre que he oído hablar del síndrome de shock tóxico o SST pensaba automáticamente en el uso de tampones.

“Es malo dormir con el tampón puesto”, “no lo dejes más de 8 horas”… ¿os suena? Sin embargo, su uso está tan normalizado y el riesgo de sufrir SST está tan pequeño escrito en el paquete, ¿verdad? Que muchas veces los usaba incorrectamente sin preocuparme mucho.

Después cambié a la copa menstrual y directamente lo olvidé, porque entonces no existía ningún caso real de SST asociado al uso de la copa menstrual. Sin embargo, en el último año cierto estudio ha generado muchas dudas entre las que usamos la copa menstrual habitualmente… Y me ha hecho preguntarme “¿puede realmente la copa menstrual provocar este síndrome?”

Bueno, para responder a esta pregunta, primero es importante entender qué es exactamente el SST y cómo se produce. Por ejemplo, ¿sabes que se da tanto en hombres como mujeres? ¿o que no solo lo provocan los tampones? Te explico en detalle a continuación.

¿Qué es el SST?

El Síndrome del Shock Tóxico (SST) es una enfermedad grave que puede ser causada por dos tipos de bacterias: el Streptococcus pyogenes y el Staphylococcus aureus.

Esta última bacteria se encuentra en la piel, nariz, vagina y otras mucosas de nuestro cuerpo, sin que en la mayoría de casos suponga ningún problema.

Sin embargo, esta puede generar una toxina que puede ser dañina para personas que no tienen anticuerpos frente a ella y provocar así el SST.

Aunque la mayoría de personas adultas son inmunes a estas toxinas, no siempre es así y no existe ningún método para detectarlo. Por lo tanto es un misterio quién puede sufrir este síndrome hasta que realmente se ve afectado por él…

Síntomas de síndrome de shock tóxico

Con este información no quiero alarmarte. Pero, debido a que no puedes saber si eres inmune o no, es importante que conozcas los principales síntomas de esta enfermedad, sobre todo si usas tampones frecuentemente.

A continuación puedes encontrar una lista de los más comunes:

  • Malestar general
  • Confusión
  • Fiebre alta
  • Tensión arterial baja
  • Náuseas, vómitos o diarrea
  • Erupciones en la piel

¿Cuáles son las causas y qué provoca el SST?

El síndrome de shock tóxico se trata de una enfermedad que afecta tanto a hombres como mujeres, y que no solo está asociada al uso de tampones. El SST también puede ser provocado por infecciones cutáneas, quemaduras y operaciones quirúrgicas.

Aunque se trata de una enfermedad poco habitual, son varios los riesgos que pueden provocar la aparición de las bacterias tóxicas que lo producen. Te detallo los más comunes a continuación:

  • Haber dado a luz recientemente
  • Infección estafilocócica
  • Uso de tampones durante la menstruación
  • Una cirugía reciente
  • Infección de una herida
  • Usar un tapón nasal para tratar una hemorragia
  • Uso del DIU y tampones simultáneamente

No sé si conocerás el caso de Lauren Wasser, una modelo estadounidense a la que tuvieron que amputar una pierna debido al SST.

Ella comenzó a sentirse mal pero no le dio demasiada importancia, y fue su madre la que la encontró inconsciente durante la noche. Sufrió un ataque cardíaco masivo, desarrollando una gangrena en las piernas.

En el hospital se analizó el tampón que llevaba colocado la modelo y se confirmó que se trataba de SST.

«El TSS es una complicación potencialmente mortal de ciertos tipos de infecciones bacteriales. La vagina es la parte más absorbente del cuerpo de una mujer, y tú colocas un tampón en ese lugar que puede llevar químicos, toxinas…» – Lauren Wasser.

Por ello, si te has enfrentado a alguno de estos riesgos y notas alguno de los síntomas que te comentaba antes, acude cuando antes al médico y no le quites importancia. 

El uso de tampones y el síndrome de shock tóxico

Llegado a este punto quizás te estés preguntando: “entonces, ¿cómo los tampones producen estas bacterias?” Pues todavía no se conoce una respuesta totalmente clara…

La mayoría de estudios indican que la capacidad de los tampones para absorber los fluidos en el interior de la vagina y su colocación permite una mayor concentración de oxígeno en la zona, lo que puede propiciar la producción de las bacterias.

Usar tampones de gran absorción cuando no es necesario, dejar el tampón dentro de la vagina más de 4 o 6 horas, usarlo durante toda la noche… Todo esto aumenta más todavía las probabilidades de SST.

El uso de la copa menstrual y el síndrome de shock tóxico

Un estudio realizado en el hospital universitario de Lyon, en Francia, el año pasado comparó  tampones usados y copas menstruales.

El resultado parecía indicar que era más probable que las copas produzcan la bacteria que causa el SST.

Esta fue una noticia que resonó mucho en redes sociales y en la prensa de todo el mundo… y que generó en muchas de vosotras ciertas dudas hacia la copa.

Sin embargo, lo que nadie comentaba es que este estudio se trata de una investigación realizada en un laboratorio y no en personas.

En lugar de vaginas reales, se usaron bolsas de plástico estériles derivadas de hidrocarburos.

Y al contrario de lo que indicaban los titulares de muchos periódicos, la única conclusión que se extrajo del estudio es que ningún método es más favorable al desarrollo de SST que otro.

Por lo tanto, estos resultados no pueden extrapolarse a la práctica clínica, es decir, a casos reales con personas. De hecho, la copa menstrual, desde que fue patentada en 1932, tan solo ha sido asociada a un caso aislado de SST en un mujer que se hizo un corte en la vagina. 

La copa menstrual sigue siendo uno de los productos de higiene menstrual, no solo más sostenible a nivel medioambiental, sino más saludable y segura para nuestro cuerpo. Y por supuesto, mucho más seguro que el uso de tampones.

En mi caso supuso además un cambio radical en mi salud y en mi calidad de vida, después de años sufriendo candidiasis por el uso de tampones y compresas desechables.

¿Cómo prevenir el síndrome de shock tóxico?

En el caso de la copa menstrual, al tratarse de un producto que introducimos en el interior de nuestra vagina y que entra en contacto directamente con nuestra piel y nuestras mucosas, es importante tener en cuenta varias cosas:  

  1. Asegúrate de escoger una copa menstrual hecha 100% de silicona de grado médico, totalmente hipoalergénica, como la de CYCLO. Porque sí,  también existen copas hechas de plástico, un material que no es inocuo para la salud…  
  2. Lávate siempre las manos antes de colocar o cambiar tu copa menstrual. También tus uñas si las llevas largas o de porcelana.
  3. Mantén siempre limpia tu copa cada vez que la uses, esterilizándola correctamente antes de su primer uso y después una vez cada ciclo, preferiblemente justo antes de tu menstruación.  Aquí te explico al detalle cómo.
  4. Sigue nuestras recomendaciones de uso, como no dejarla más de 12 horas sin vaciar (aunque no esté llena). Puedes leer estas recomendaciones en las instrucciones que van en la caja de la copa menstrual CYCLO.

Otra alternativa es usar las compresas de tela reuilizables. Se usan como una compresa normal, la única diferencia es que estas se reutilizan tras su uso.

Es decir, se lavan después de utilizarlas y se vuelven a usar. Así una y otra vez hasta unos 3 años, que es su tiempo aproximado de vida útil de nuestras compresas de tela.

Además, no están asociadas a ningún caso de SST ya que no se introducen en el interior de la vagina.

Si usas tampones durante tu menstruación, lo primero que te aconsejo es que consideres cambiarte a la copa menstrual.

¿Qué es lo que te frena?  Realmente es mucho más sano, práctico, barato y ecológico, pero muchas veces es el desconocimiento lo que nos impide dar el paso.

Te recomiendo que si tienes dudas eches un vistazo a nuestro blog o nuestro canal de , porque ahí resuelvo todas.

Sin embargo, es una decisión personal por eso, a continuación te doy unos consejos para reducir el riesgo en caso de que desees seguir utilizándolos:

  1. Nunca utilices un tampón durante más de 8 horas y cámbialo regularmente.
  2. Utiliza siempre la absorción adecuada a tu flujo menstrual, no de una absorción mayor pues esto aumenta el riesgo.
  3. No utilices un tampón antes de la menstruación
  4. Utiliza compresas en lugar de tampones, al menos durante la noche

En resumen, el uso de tampones causa muertes por SST cada año y la relación entre ambos ha sido probada por muchísimos casos clínicos.

En cuanto a la copa menstrual, más que por el uso de esta, es más probable que la bacteria que causa SST pase de tus manos a tu vagina.

 Por eso, aunque es extremadamente raro, para reducir el riesgo debes tener mucha higiene cuando uses tu copa menstrual y seguir las instrucciones de uso.

Be a #TabooBreaker

Источник: https://ilovecyclo.com/blog/sindrome-shock-toxico-sst/

Síndrome shock tóxico: ¿debo preocuparme si uso tampones?

Síndrome del shock tóxico y tampones

El síndrome del shock tóxico bacteriano, que afecta a una de cada 100.000 personas,es una una situación aguda y potencialmente mortal que se produce por una infección bacteriana.

«Está producido por las toxinas de algunas bacterias como estafilococos y estreptococos que interactúan con el sistema inmunológico y provocan un daño importante y, a veces, letal», explica el doctor Manuel Rodríguez Iglesias, jefe del servicio de microbiología del Hospital Universitario Puerta del Mar, en Cádiz. Estas bacterias pueden colonizar piel y mucosas, así como elementos inertes – por ejemplo, el tampón para la menstruación-. Las responsables de este shock son las bacterias Staphylococcus aureus en el caso del SST estafilocócico, o el Streptococcus pyogenes en el caso del SST estreptocócico. 

«Se trata de una enfermedad causada por la colonización e infección de alguna de estas bacterias, lo cual es un hecho esporádico e inevitable», indica el especialista en microbiología, quien añade que «lo que resulta excepcional es que estas bacterias lleguen a producir toxinas productoras de shock tóxico (TSST en las siglas en inglés). Además, dependen de la respuesta de activación intensa del sistema inmunológico a la presencia de estas toxinas». Eso sí, es un cuadro de rápida evolución y a veces el tratamiento no es eficaz, aunque la detección precoz es muy importante para la evolución benigna.

– Relacionado: Conmoción en Bélgica: muere una joven de 17 años por un shock tóxico tras usar un tampón

¿Debo preocuparme si uso tampón?

Aunque conviene saber qué es este síndrome, y de hecho, en el prospecto de los tampones viene descrito, no hay que alarmarse.

El coordinador de ginecología de HM Hospitales y del listado oficial del Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Madrid, el doctor Manuel Marcos, señala que «es muy poco frecuente que ocurra. Además, los materiales de los que están hechos ahora son mucho más seguros y el riesgo es bajo».

 Aun así, es importante adoptar las medidas de higiene adecuadas, tanto cuando se usan tampones como cuando se usan otros productos que permanecen mucho tiempo en contacto con las mucosas. 

Los síntomas de esta enfermedad son: 

  • Aparición repentina de fiebre alta 
  • Caída de la presión arterial
  • Náuseas
  • Dolor muscular y articular (mialgia)
  • Dolor de cabeza 
  • Puede aparecer una erupción en la piel

Otras señales pueden ser: 

  • Vómitos
  • Confusión 
  • Debilidad
  • Alteraciones en la micción 
  • Sed 

Cuando avanza se manifiesta con:

  • Insuficiencia renal 
  • Afectación hepática
  • Trombopenia -cantidad de plaquetas por debajo de lo normal- 
  • Cambios neurológicos que pueden conducir al coma, e incluso a la muerte

Para que se dé esta enfermedad, es necesario que se produzcan al menos cinco síntomas, aclara el doctor Manuel Marcos Fernández, que además es vicepresidente de la sección de asistencia privada de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO). 

Afortunadamente, señala la doctora Carmen Jodar Casanova, especialista en medicina general, «es cada vez menos frecuente que se produzca este shock porque los pacientes acuden pronto al centro de salud cuando tienen heridas con signos de complicación que suelen ser la causa de esta infección. Asimismo, hay un mayor conocimiento de esta situación por parte de los profesionales sanitarios.

Y es que, a pesar de que los síntomas son confusos y pueden hacer pensar en otra enfermedad, normalmente, «las pacientes cuentan el antecedente de que se ha olvidado un tampón dentro y lo relacionan con que lo ha llevado muchas horas puesto. Además, un tampón sin retirar o que está muchas horas produce muy mal olor. Es raro que la paciente no refiriera ese antecedente», añade la doctora. 

– Relacionado: ¿Qué es la sepsis y cómo se trata?

¿Qué otras causas provocan el síndrome del shock tóxico?

Existen varias causas que pueden producir la infección bacteriana y, como consecuencia de ella, el síndrome del shock tóxico. 

  • Uso de tampones: debido a que este material puede suponer un lugar idóneo en el que esta bacterias que colonizan las mucosas, contaminan el tampón y encuentran un ambiente adecuado para su rápida multiplicación.
  • En cuanto al uso de otros artículos de higiene íntima como la copa menstrual o métodos de anticoncepción como el diafragma el riesgo del síndrome se produce por el de contaminación por estas bacterias de la mucosa genital femenina. 

Otras causas que pueden favorecer el shock tóxico son: 

  • La neumonía
  • Un absceso 
  • Infecciones de la piel 
  • Heridas infectadas y no tratadas 
  • Infección de la sangre o septicemia 
  • Infección de los huesos. 

– Relacionado: Vacunas: ¿tengo que vacunarme contra la neumonía?

Cómo se puede prevenir 

En los casos producidos por los tampones, los expertos señalan que la manera más eficaz de prevenir este síndrome es cambiarse el tampón regularmente, tal como indica en el prospecto de estos productos, y no utilizar tampones con una mayor absorción para usarlos durante más horas. 

Asimismo, la higiene íntima diaria es básica para prevenir esta y otras infecciones que puedan afectar a la mujer. Así como el tratamiento de infecciones vaginales si se producen.

En el caso de sufrir cortes, traumatismos o tener llagas abiertas, la cura y el control de estas por parte de los profesionales sanitarios, así como la toma de antibióticos si el médico lo considera necesario evitará la propagación de agentes patógenos. 

«Manteniendo normas higiénicas adecuadas es muy improbable que se produzca el síndrome del shock tóxico pero, puesto que se produce con la «colaboración» de una respuesta inmunológica diferente en cada persona, es posible que, de forma excepcional se produzcan casos tan graves como el de la joven belga», apunta el doctor Manuel Rodríguez Iglesias. Pero como decíamos, el uso correcto del tampón es necesario para evitar que se produzca esta enfermedad. 

– Relacionado: Estos son los beneficios de usar la copa menstrual 

¿Cómo usar el tampón correctamente? 

Los prospectos de estos productos lo aclaran y así lo respalda el especialista en ginecología, el doctor Manuel Marcos: 

  • No utilizarlo más de ocho horas.
  • Tener una higiene adecuada antes de introducirlo.
  • No reutilizar el aplicador. 
  • Escoger el mínimo grado de absorción al flujo menstural. 
  • Utilizar los tampones solo cuando sea necesario y no hacerlo los días previos. 
  • Asegurarse de quitar el tampón antes de colocar otro nuevo y verificar que se ha quitado al finalizar el periodo. 
  • No usar tampones para dormir 
  • Seguir las instrucciones de la marca para utilizarlo correctamente. 

Источник: https://www.hola.com/estar-bien/20200116158269/sindrome-shock-toxico-tampones/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: