Síntomas de intoxicación en niños

Intoxicaciones alimentarias

Síntomas de intoxicación en niños

  • Tamaño de texto más grande

Las intoxicaciones alimentarias pueden ser leves y durar poco o pueden llegar a ser muy graves. Veamos cómo podemos evitarlas.

¿Qué son las intoxicaciones alimentarias?

Las intoxicaciones alimentarias ocurren cuando ingerimos alimentos que contienen gérmenes, como las bacterias o las toxinas.

Las bacterias están por todas partes; por lo tanto, los casos leves de intoxicación alimentaria son frecuentes. Pueden causar diarrea y problemas de estómago.

Cuando te ocurra algo así, es posible que tus papás digan que tienes una gripe intestinal o un virus en el estómago.

Tal vez pienses que la solución consistiría en librarte de todas las bacterias. Pero eso es imposible y no te gustaría hacerlo, incluso si fuera posible. Las bacterias están por todas partes, incluso en los alimentos, y algunas de ellas son buenas o positivas para nosotros. Además, puedes aprender a evitar los gérmenes nocivos que pueden contener los alimentos.

¿Cuáles son los signos de una intoxicación alimentaria?

Una persona que tenga este tipo de intoxicación puede presentar:

  • el estómago revuelto (lo que se llama náuseas)
  • retortijones abdominales
  • diarrea, que puede contener sangre
  • fiebre

A veces, encontrase mal por haberse intoxicado con un alimento se muestra en las primeras horas después de haber ingerido el alimento.

Otras veces, la persona puede no encontrase mal hasta varios días después de haber ingerido el alimento.

En los casos leves de intoxicación alimentaria, no te encontrarás mal durante mucho tiempo seguido y te volverás a encontrar bien al cabo de muy poco tiempo.

Puede ser difícil saber si presentas una intoxicación alimentaria u otra cosa. Puedes hacer un poco de detective y averiguar si hay alguien más con tu mismo tipo de malestar. ¿Comió lo mismo que tú? Si solo la gente que ha ingerido determinado alimento se encuentra mal, podría tratarse de una intoxicación alimentaria.

¿Qué gérmenes pueden estar implicados?

Alimentos de origen animal, alimentos crudos, verduras o frutas no lavadas, todos ellos contienen gérmenes que pueden causar intoxicaciones alimentarias. La fuente más probable de las intoxicaciones alimentarias son los alimentos de origen animal, como la carne en general, la carne de aves de corral (como el pollo), los huevos y el marisco (como las gambas).

Algunas de las bacterias más frecuentes son:

  • La Salmonella 
  • La Listeria 
  • El Campylobacter
  • El E. coli 

Para evitar las intoxicaciones alimentarias, la gente necesita preparar, cocinar y conservar los alimentos adecuadamente.

¿Qué hará el médico?

El médico te hará muchas preguntas sobre cómo te encuentras, cuándo te empezaste a encontrar mal por primera vez, qué has comido durante los últimos días, y si hay alguien más que conoces que también se encuentra mal. Es posible que el médico te pida una muestra de heces (caca) y de orina (pipí) para evaluar la presencia de gérmenes que te podrían haber causado una intoxicación alimentaria.

El tratamiento que recibas por tu intoxicación alimentaria dependerá del tipo de germen que te haya hecho que te encuentres mal. Es posible que el médico te dé algún medicamento, pero la mayoría de las veces la gente que tiene intoxicaciones alimentarias no necesita tomar ningún medicamento.

También es raro que un niño tenga que ir a un hospital debido a una intoxicación alimentaria. Por lo general, solo aquellas personas que estén realmente deshidratadas deberán ingresar en un hospital.

Estar deshidratado significa que tu cuerpo ha perdido demasiado líquido debido a la diarrea y los vómitos. Una persona deshidratada puede recibir líquidos y medicamentos por VI en un hospital.

Para no deshidratarte, trata de seguir bebiendo líquidos cuando te encuentres mal.

También es posible que necesites ir al hospital si tienes sangre en las cacas. Si ves que tienes sangre en las cacas, asegúrate de informar a tus padres al respecto.

¿Cómo puedo prevenir las intoxicaciones alimentarias?

Se pueden hacer muchas cosas para prevenir las intoxicaciones alimentarias. Estas pautas se deben seguir en todas las etapas de la alimentación: desde su preparación hasta el cocinado y la conservación de las sobras.

Gran parte de esta responsabilidad recae en los adultos, pero los niños también pueden ayudar a luchar contra los gérmenes.

Una de las mejores formas de conseguirlo consiste en lavarte bien las manos si vas a ayudar a preparar la comida.

¿Cuándo te las debes lavar? Justo antes de empezar a preparar la comida, para que los gérmenes no puedan entrar en los alimentos, y después tú no los puedas pasar de la comida a ti mismo o a cualquier otra persona.

Otras formas de garantizar tu seguridad alimentaria son las siguientes:

  • Lavar a conciencia las frutas, verduras y hortalizas antes de comértelas.
  • Comer solamente aquellos alimentos que estén bien cocinados. Si cortas el pollo y ves que está de color rosa y crudo por dentro, explícaselo a un adulto.
  • Observa bien lo que comes y huélelo también. Si hay un alimento que tiene un aspecto o un olor diferente al normal, coméntaselo a un adulto antes de comerlo o de beberlo. La leche es un buen ejemplo. Si has probado alguna vez la leche agria, ¡no la querrás volver a probar nunca más! El moho (que puede ser de color verde, rosa, blanco o marrón) es un signo habitual de que un alimento se ha estropeado.
  • Si te vas a comer las sobras de algún alimento, pide ayuda a un adulto para que te lo caliente. Al calentarlo, podrás matar las bacterias que se habrán formado mientras estaba guardado en la nevera.
  • Fíjate bien en la fecha. Muchos alimentos envasados tienen fechas de caducidad o de «consumo preferente» (esta última indica que el alimento se debería consumir antes o poco tiempo después de esa fecha). No ingieras ningún alimento que supere su fecha de caducidad. Consúmelo siempre antes de que caduque. Pregúntaselo a un adulto si ya hace varios días que un alimento ha superado su fecha de consumo preferente.
  • Envuelve el alimento y consérvalo en la nevera desde el momento en que llegue a tu casa. Las bacterias tienen más oportunidades de crecer en alimentos que están a temperatura ambiente. Al meter el alimento en la nevera, ¡congelarás por completo algunos de esos gérmenes nocivos!

Revisado por: Ryan J. Brogan, DO

Fecha de revisión: julio de 2018

Источник: https://kidshealth.org/es/kids/food-poisoning-esp.html

Intoxicaciones en la infancia

Síntomas de intoxicación en niños

Se define la intoxicación aguda como el conjunto de signos y síntomas resultantes de la acción de un tóxico

Síntomas

En general ante un niño enfermo que presenta unos síntomas atípicos, se debe pensar en una posible intoxicación.

No todas las Intoxicaciones en la infancia son agudas, como es el caso de la exposición crónica al plomo u otros metales pesados, en los que los síntomas van apareciendo de forma lenta con el tiempo.

Causas y frecuencia de la enfermedad

lLas Intoxicaciones en la infancia son una causa frecuente de consulta en los servicios de urgencia, siendo la vía más frecuente de intoxicación la ingestión oral. La intoxicación accidental ocurre en cualquier edad, con mayor incidencia en los niños menores de cinco años. Las sustancias tóxicas ingeridas con más frecuencia en niños pequeños son:

  • Los medicamentos de uso habitual.
  • Los productos de limpieza.
  • Las plantas.
  • Los cosméticos.

En los adolescentes predomina la intoxicación voluntaria como intento de suicidio, cuya incidencia está aumentando en los países desarrollados.

Normalmente son accidentes por descuido e inconsciencia de los niños, aunque siempre hay que valorar la posibilidad de maltrato si son niños pequeños o el intento de suicidio en los adolescentes.

Habitualmente se piensa que los causantes de las intoxicaciones en los niños sólo son los productos de uso domestico o los medicamentos pero, hay plantas del campo y de interior de casa que pueden producir intoxicaciones.

Un ejemplo es el de las plantas típicas de la Navidad, como el acebo cuyo fruto produce vómitos, diarrea y hasta la muerte, o la flor de pascua cuya savia es irritante para las mucosas y si se ingiere produce síntomas nerviosos.

La ingestión de setas es otra causa de intoxicación que puede producirse en niños.

Otras vías de intoxicación son la inhalatoria a través de las vías respiratorias y la absortiva a través de la piel y mucosas. La inhalación de disolventes, pinturas e insecticidas puede producir envenenamiento.

El alcohol utilizado a veces, mediante friegas, para bajar la temperatura puede provocar intoxicación alcohólica. La intoxicación por monóxido de carbono procedente de estufas, gas natural o braseros en lugares no ventilados es un accidente muy frecuente.

Los disolventes de colas y pinturas en  ocasiones son usados por los niños como estimulantes inhalatorios pudiendo llegar a producir cuadros tóxicos.

Prevención

  • Los medicamentos, productos de limpieza e insecticidas deben guardarse en estante alto y bajo llave.
  • Nunca debe dejar medicamentos en la habitación del niño. No permita que el niño le vea tomando un medicamento, querrá imitarla.
  • No guarde productos  no comestibles  junto a alimentos. Los productos venenosos deben estar en sus envases originales.
  • Cuidado con los frutos secos y semillas, se inhalan con facilidad. Alojándose en la vía aérea y produciendo asfixia.
  • No deje que el niño juegue o corra con la boca llena de comida.
  • En caso de ingestión de productos de limpieza lo primero que debe hacer es mirar siempre la etiqueta donde pondrá el teléfono del instituto de toxicología, llamar para pedir información, y luego actuar.

Tratamiento

Los datos a identificar del tóxico cuando un niño ha sufrido un accidente son:

  • Nombre del producto y fabricante.
  • Forma de presentación.
  • Aplicaciones o indicaciones si es un medicamento.
  • Cantidad ingerida aproximada.
  • Tiempo transcurrido desde la ingesta.
  • Síntomas que presenta el niño. Siempre hay que comprobar que el producto ingerido es el que corresponde al de la etiqueta del envase.

Las primeras medidas generales que se deben tomar son:

  • La limpieza del interior de la boca con una gasa o un paño húmedo.
  • Lavado de las partes expuestas al tóxico.
  • Eliminar la ropa contaminada.

Ante una intoxicación aguda hay que:

  • Identificar el tóxico.
  • Tratar de disminuir la absorción en un primer paso.
  • Aumentar la eliminación del organismo.
  • Neutralizar el veneno absorbido.

Toda intoxicación es una urgencia y el tiempo es importante porque hay pocos tóxicos que tengan un antídoto especifico y normalmente en la mayoría de los casos se tratan los síntomas y se vigila al enfermo. A continuación describimos las etapas generales de tratamiento:

Disminuir la absorción del tóxico

En el caso de productos inhalados, se traslada al niño a una atmósfera limpia y se toman medidas para restablecer o mejorar la respiración.

Si el tóxico actúa por contacto con la piel se quitarán las ropas y se lava el cuerpo con agua y jabón o un disolvente adecuado si somos capaces de determinarlo.

Si afecta a los ojos se lavan con agua abundante durante varios minutos y después acudir siempre a un centro sanitario.

En caso de ingestión por vía oral, si está indicado se provoca el vómito. Es inútil después de las 4 horas de la ingestión a no ser que el niño haya comido o el tóxico retrase el vaciado gástrico, como en el caso del ácido acetilsalicílico.

 El vómito está contraindicado en:

  • La ingestión de cáusticos.
  • Ácidos minerales, estricnina o derivados del petróleo.
  • Si el niño ya ha vomitado de forma espontánea antes de acudir a un centro.
  • Si está inconsciente o presenta convulsiones.

El vómito se provoca mediante el estímulo físico sobre la faringe (metiendo los dedos) o con el jarabe de ipecacuana; éste es un medicamento comercializado en muchos países, que sirve para provocar el vómito con rapidez, eficacia y seguridad en los niños, siempre que estos estén perfectamente despiertos.

Es efectivo en el 97 % de los casos, vaciando el estómago a los 20 minutos. En países como Estados Unidos se recomienda tenerlo como medicamento de primeros auxilios en el botiquín familiar, debido a su baja toxicidad a las dosis recomendadas y su fácil uso.

Las dosis que se recomiendan son: entre los 9 meses y los 12 meses de edad dar 10 cc, y no se puede repetir la dosis; entre el año y los doce años de edad dar 15 cc y se puede repetir una vez; después de los doce años de edad 30 cc y también se puede repetir una vez más.

En los lactantes por debajo de nueve meses no está indicado. Una vez administrado se hace beber al niño unos 20 cc de cualquier liquido, excepto leche (retarda el efecto) o bebidas carbónicas (producen demasiada distensión del estomago). La dosis se puede repetir si el vómito no se ha producido a la media hora.

Existen otros medicamentos para inducir el vómito, pero deben ser siempre administrados por un médico.

Cuando no se consigue el vómito, o no ha sido totalmente efectivo se realiza el lavado gástrico. También es el método de elección en las intoxicaciones graves debido al factor tiempo.

Se realiza introduciendo suero salino mediante una sonda, a través de la nariz, y aspirándolo a continuación. La operación se repite hasta que el líquido sale claro.

No se puede realizar en intoxicaciones por cáusticos o derivados del petróleo.

Neutralización del tóxico

Se realiza mediante la administración del antídoto especifico del tóxico si existe, o administrando carbón activado, que es un neutralizante capaz de absorber en el estómago casi todos los compuestos excepto los ácidos o álcalis fuertes.

Se puede administrar antes del lavado gástrico, y luego realizar el lavado de estómago. En el caso de ácidos fuertes se realiza una neutralización de tipo químico dando de beber al niño un vaso de leche de magnesia.

Si se trata de álcalis fuertes o amoniaco, se neutraliza con vinagre diluido al 50% o zumo de limón.

Eliminación del tóxico

La eliminación del tóxico, una vez que ha llegado al intestino y a la circulación, se hace fundamentalmente forzando su eliminación a través del riñón con la orina. También se pueden administrar sustancias que retrasan o evitan la absorción intestinal favoreciendo la eliminación mediante las heces.

El niño tendrá que tener un período de observación, aún en los casos más leves, lo suficientemente amplio para prevenir posibles complicaciones tardías.

Es claro que una actuación rápida y eficaz es fundamental ante un caso de un niño intoxicado.

Por eso es fundamental actuar sin prisa pero sin pausa, informarse a través de las etiquetas de los envases y poniéndose en contacto por teléfono con el servicio de urgencias (061) o con el Instituto Nacional de Toxicología: 915620429 en los que nos pueden ayudar a tomar las primeras medidas adecuadas, para después trasladar al niño a un centro sanitario.

Esquema de decisión rápida:

  • Identificación del tóxico mediante preguntas: qué ha ingerido, cantidad, cuánto tiempo hace, clínica que ha presentado, y si se ha realizado algún tratamiento.
  • Reconocer el recipiente: cantidad residual, etiqueta (y si corresponde al contenido), y prospecto del producto. Consultar en los teléfonos de toxicología y referencias en libros.
  •  ¿Es tóxico?:

No es tóxico (no tóxico o en cantidad no tóxica).

Sí es tóxico:

  • Disminuir la absorción mediante la inducción del vómito si han pasado menos de 4 horas y no existe contraindicación para ello el sistema más accesible es la estimulación orofaríngea. Puede aplicarse antes de acudir al hospital y a veces evitar la consulta.
  • Si existe riesgo de toxicidad y no han pasado aún más de 36 horas hay que acudir al hospital.

Источник: https://www.discapnet.es/areas-tematicas/salud/enciclopedia/intoxicaciones-en-la-infancia

Síntomas de intoxicación alimentaria en niños

Síntomas de intoxicación en niños

Como padres, siempre debemos cuidar la alimentación y nutrición de nuestros hijos. Pero ahora que el calor se acerca, debemos estar aún más atentos a la calidad y estado de los alimentos, pues en el verano es cuando aumenta la cantidad de intoxicaciones alimentarias.

Te compartimos cuáles son los síntomas de intoxicación alimentaria en niños y qué puedes hacer para prevenirla.

Una intoxicación alimentaria, se presenta cuando se ingiere algún alimento o bebida que contiene algún virus, bacteria, parásitos o las toxinas que son producidas por éstos organismos, así como sustancias químicas dañinas que pueden haber contaminado los alimentos.

La mayoría de los casos de intoxicación alimentaria o los más comunes, son provocados por Salmonella, E. Coli, Estafilococo, Shigella o Cólera. Según reportes de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, todos los años 48 millones de personas se enferman por una afección transmitida por los alimentos.

Entre los grupos más vulnerables a presentar una intoxicación alimentaria, se encuentran los niños pequeños, los adultos mayores, las mujeres embarazadas y las personas con sistema inmunitario debilitado, por lo que es sumamente importante tener cuidado con los alimentos y bebidas, así como identificar los síntomas para que en caso de intoxicarse, pueden recibir atención médica a tiempo.

Síntomas de una intoxicación alimentaria en niños

Los síntomas de una intoxicación alimentaria regularmente se presentan algunas horas después de haber ingerido los alimentos contaminados o en mal estado, y el tiempo puede varíar según la causa.

Entre los síntomas de una intoxicación alimentaria en niños se encuentran:

  • Diarrea
  • Náusea y vómito
  • Fiebre y escalofríos
  • Dolor abdominal
  • Dolor de cabeza
  • Debilidad en general

La mayoría de los casos por intoxicación alimentaria no requieren atención médica, pero es importante dar seguimiento a los síntomas que presente el niño, y llevarlo al médico en caso de que ocurra lo siguiente:

  • Tiene vómitos por más de 12 horas
  • Presenta diarrea con fiebre (temperatura superior a los 38°C)
  • Se queja de dolor abdominal intenso que no parece mejorar después de ir al baño
  • Presenta heces o vómito con sangre
  • Se le ve agitado o con los latidos cardíacos acelerados

También es importante estar atentos a signos de deshidratación como: labios secos, ojos hundidos, sed intensa, mareos o debilidad, poca o nula producción de orina.

Si consideras que tu hijo se siente muy mal o no parece mejorar, lo mejor es no esperar y llamar o acudir al médico para que lo valore y pueda ser atendido a tiempo.

Medidas para prevenir una intoxicación alimentaria

¿Qué podemos hacer para prevenir que nuestros hijos sufran una intoxicación alimentaria? Te compartimos algunos pasos y medidas a seguir para asegurarte que tus hijos no reciban alimentos ni bebidas contaminadas.

  • Mantener una correcta higiene. Esto significa lavarnos las manos antes de manipular alimentos y después de ir al baño.
  • Limpiar el espacio donde cocinemos. Debemos mantener limpias todas las superficies y los utensilios que usemos al momento de preparar, manejar y cocinar los alimentos.
  • Separemos los alimentos crudos de los cocinados. Esto implica además de mantenerlos en recipientes distintos, no utilizar los mismos utensilios, como cuchillos o tablar de cortar.
  • Cocinemos los alimentos completamente. Evitemos que los alimentos como pollo, carne o pescado queden crudos en su interior, y que las sopas y guisos alcancen el punto de ebullición.
  • Conservemos los alimentos a temperaturas seguras. Revisemos las indicaciones que vienen en los empaques de las comidas que compramos, y evitemos descongelar aquellos que no cocinaremos en el momento.
  • Cuidado con las bebidas. Bebamos solamente agua potable y sólo consumamos leche pasteurizada o esterilizada.

Siguiendo estas medidas podremos ayudar a reducir la posibilidad de que nosotros o nuestros hijos suframos una intoxicación por alimentos y conozcamos los síntomas para saberlos identificar y llevarles al médico en caso de ser necesario.

Fotos | iStock
Más información | MedlinePlus (Estados Unidos),Centros para el Control y Prevención de Enfermedadas (Estados Unidos), Manejo del niño con sospecha de alergia a alimentos (Asociación Española de Pediatría)
En Bebés y más |

Источник: https://www.bebesymas.com/salud-infantil/sintomas-de-intoxicacion-alimentaria-en-ninos

Intoxicaciones: qué es, síntomas, causas, prevención y tratamiento

Síntomas de intoxicación en niños

Las intoxicaciones consisten en un contacto accidental con sustancias tóxicas que pueden provocar graves problemas de salud e incluso desembocar en situaciones de riesgo vital.

En el caso de las intoxicaciones pediátricas, la mayoría suelen producirse en el hogar por la ingesta accidental por parte de los niños de medicamentos, productos de aseo o fitosanitarios.

Además, en edad pediátrica son un motivo de consulta frecuente en los centros de salud, aunque parecen haberse ido estabilizando en los últimos años gracias, en parte, a una mejor educación sanitaria de las familias y a los controles de seguridad.

Por eso es muy importante mantener fuera de su alcance cualquier producto tóxico o medicamento. También pueden darse intoxicaciones por picaduras y mordeduras de insectos o animales, y por intoxicaciones alimentarias. Para su diagnóstico se requiere un examen físico completo del niño, y el tratamiento variará en función de la intoxicación.

Pronóstico de la enfermedad

Dependiendo del tipo de intoxicación y del grado de esta, el pronóstico puede ser leve o severo. Lo principal es contactar con un especialista y realizar las pruebas pertinentes para el tipo y el grado de la intoxicación.

Síntomas de las intoxicaciones

Los síntomas pueden variar dependiendo de la sustancia tóxica que se haya ingerido. Además, pueden tardar en aparecer. Los más habituales son:

  • Dolor abdominal
  • Dolor en el tórax
  • Confusión y somnolencia
  • Vértigos – Diarrea
  • Tos
  • Dolor de cabeza
  • Taquicardias y palpitaciones cardíacas
  • Pérdida del apetito acompañado de náuseas y vómitos
  • Pérdida del conocimiento
  • Convulsiones
  • Incontinencia urinaria

En el caso de que los síntomas no se manifiesten pero el paciente sospecha que ha podido ser intoxicado, no espere en contactar con un especialista.

El tratamiento para la intoxicación suele variar dependiendo de la causa

Pruebas médicas para las intoxicaciones

Las pruebas médicas para intoxicaciones incluyen:

  • Análisis de sangre, para comprobar el etilenglicol y el metanol
  • Examen toxicológico
  • Prueba de venenos en el hogar

¿Cuáles son las causas de las intoxicaciones?

Los elementos que pueden causar intoxicación pueden ser:

  • El gas monóxido de carbono (de hornos, motores a gas, incendios, calefactores)
  • Insecticidas
  • Algunos alimentos y plantas tóxicas
  • Químicos en el lugar de trabajo
  • Fármacos, entre ellos los recetados y los de venta libre y drogas
  • Detergentes y productos de limpieza de uso doméstico
  • Plantas de interiores y de exterior
  • Pinturas

¿Se puede prevenir?

Es necesario tener especial cuidado con los venenos o los tóxicos que se pueden encontrar en ambientes domésticos. Además, en el caso de niños, hay que protegerlos de las sustancias tóxicas como medicamentos, limpiadores, cosméticos etc.

También hay que prestar especial atención a las plantas que se tienen en casa, conocerlas es importante, sobre todo si se tratan de hongos, raíces o bayas silvestres.

No ingerir este tipo de plantas a no ser que este muy familiarizado con ellas.

Si cree que hay elementos tóxicos que podrían estar contaminando la tierra o el agua del área donde vive, póngase en contacto con el departamento de salud de la localidad donde se encuentre.

En el caso de que la prevención no sea suficiente y se haya puesto en contacto con una sustancia tóxica, es necesario que reciba tratamiento de inmediato para así poder evitar un daño más grande.

Tratamientos para las intoxicaciones

El tratamiento para la intoxicación suele variar dependiendo de la causa de esta y de la gravedad de los síntomas. Si la intoxicación es leve, suele pasar al cabo de unos días. En el caso de que sea moderada o grave puede tardar un poco más y puede ser necesario alguno de los siguientes tratamientos.

  • Ingreso en el hospital para poder reemplazar las sustancias que se han ido perdiendo en el cuerpo como minerales y calcio. Si la intoxicación es alimentaria, todos estos nutrientes se han podido perder debido a los síntomas presentados como diarrea o vómitos. Con esto se prevendría la deshidratación.
  • El especialista puede recetar antibióticos dependiendo del tipo de intoxicación y la gravedad.

¿Qué especialista lo trata?

El especialista que trata esta patología es un experto en Medicina General y Familiar. La Medicina Familiar y Comunitaria es la encargada de atender a las personas, es decir, de realizar la Atención Primaria de la Salud.

Artículos relacionados con Intoxicaciones

Prevención y tratamiento de la intoxicación por paracetamol en la infancia

Por Dr. Lluís Arcalà Bares
2021-03-20

La intoxicación por paracetamol es la primera causa de intoxicación farmacológica en nuestro entorno, ya sea de manera accidental no intencionada o voluntariamente. El Dr. Arcalà Bares explica en qué consiste. Ver más

Источник: https://www.topdoctors.es/diccionario-medico/intoxicaciones

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: