Síntomas de la alergia

Síntomas y causas de la alergia, anticípate

Síntomas de la alergia

Aunque el término “alergia” se emplea habitualmente para referirse a una serie de síntomas causados por irritantes ambientales, lo cierto es que, en sentido estricto, engloba a un amplio abanico de enfermedades en función del órgano o sistema afectado (respiratorio, cutáneo, digestivo, etcétera).

Los agentes que producen este tipo de enfermedades se denominan alérgenos.

El sistema inmunitario del enfermo alérgico reconoce estas sustancias, que son inocuas, como extrañas y potencialmente peligrosas, desencadenando una serie de mecanismos de defensa que se manifiestan con diversos síntomas. Esta reacción depende, entre otras cosas, de la susceptibilidad de cada persona y de la intensidad de la exposición.

La piel y las vías respiratorias, al ser la primera zona de contacto con los alérgenos, son los dos órganos que con mayor frecuencia sufren reacciones alérgicas, siendo probablemente la sensibilidad al polen de las plantas la más común, junto con la de los ácaros del polvo.

¿Cuáles son los síntomas de la polinosis?

La polinosis se caracteriza por una serie de síntomas que afectan a los ojos, la nariz y los pulmones, y se presenta normalmente durante las estaciones de primavera y verano. Aunque puede aparecer a cualquier edad, su inicio suele ser más habitual en la infancia y juventud.

Afecta aproximadamente al 15% de la población, llegando este porcentaje hasta el 30% en el caso de los jóvenes, según datos del Ministerio de Sanidad.

En los días de viento los pacientes acusan más sintomatología y, por el contrario, cuando llueve mejoran, ya que se limpia la atmósfera y los granos de polen se depositan en el suelo por el peso de la lluvia.

Las personas que reaccionan a los alérgenos aerotransportados suelen padecer un cuadro conocido como rinitis alérgica. Los síntomas incluyen estornudos, picor en la nariz y/o la garganta, congestión, secreción y obstrucción nasal, y tos. Estos síntomas suelen ir acompañados de picor, lagrimeo y/o enrojecimiento de los ojos, lo que se denomina conjuntivitis alérgica.

Si una persona presenta estos síntomas y también respiración sibilante, dificultad para respirar y sensación de opresión torácica, es posible que su alergia haya evolucionado y se haya acabado convirtiendo en un asma de origen alérgico.

No obstante, en ocasiones estas molestas alergias no resultan fáciles de diferenciar de los resfriados comunes. Es más frecuente que sea alergia si no hay fiebre, los ojos pican, se producen muchos estornudos y si el malestar dura más de una semana, señalan los expertos.

¿Cómo se realiza el diagnóstico y cuál es el tratamiento?

La Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC) recomienda ir al alergólogo ante los primeros síntomas y sea cual sea la edad del afectado, porque de ello depende “el buen control de la enfermedad alérgica”. Una vez en consulta, el médico recopilará el historial clínico del paciente y realizará las pruebas diagnósticas que considere necesarias para determinar exactamente qué tipos de polen están implicados.

En cuanto al tratamiento, se basa, fundamentalmente, en evitar la exposición al alérgeno.

Con objeto de aliviar los síntomas, el especialista podrá prescribir fármacos como antihistamínicos, corticoides o broncodilatadores.

En algunos casos, si procede, se le indicará un tratamiento específico, la inmunoterapia (vacunas), que siempre debe ser aplicado bajo control sanitario.

Cómo prevenir los síntomas de la alergia

Para evitar inhalar el polen presente en el aire que se respira, es conveniente seguir una serie de rutinas preventivas:

  • Mantener las ventanas cerradas por la noche para que el polen no entre en casa. Si es necesario, poner el aire condicionado que limpia, enfría y seca el aire.
  • Ducharse y cambiarse de ropa al llegar a casa.
  • Minimizar la actividad a primera hora de la mañana, pues generalmente el polen se emite entre las 5.00 y las 10.00 horas.
  • Mantener las ventanas del automóvil cerradas al viajar.
  • Si se sale, utilizar gafas de sol para proteger los ojos del polen.
  • Procurar permanecer en interiores cuando el recuento de pólenes sea alto.
  • Irse de vacaciones durante el período de mayor intensidad de la temporada de polen a una zona con menos polen, como la playa.
  • Tomar los medicamentos recetados por el médico, de forma regular y en la dosis recomendada.
  • No tomar más fármacos de los prescritos con el fin de disminuir los síntomas.
  • No cortar el césped ni ponerse cerca cuando esté recién cortado; el corte del césped agita el polen.
  • No poner ropa a secar al aire libre; el polen puede acumularse en ella.
  • Consultar los niveles de polen en la página web del Comité de Aerobiología, de la SEAIC, o a través de aplicaciones móviles avaladas por este organismo.

Источник: https://muysaludable.sanitas.es/salud/cuales-son-los-sintomas-de-la-alergia/

Alergia: qué es, síntomas, causas, prevención y tratamiento

Síntomas de la alergia

La alergia es una respuesta del sistema inmune a la exposición de sustancias inofensivas para la mayoría de personas, tales como:

  • El polen
  • Algunos alimentos (frutos secos, leche, huevo, pescado, trigo, etc.)
  • Algunos medicamentos (anticonvulsivos, insulina, penicilina, antibióticos, sulfamidas, etc.)
  • Los ácaros
  • Etc.

La alergia puede afectar a diferentes tejidos, sin embargo, las áreas afectadas con mayor frecuencia son la nariz, los ojos, las vías respiratorias y la piel.

Síntomas de alergia

Dado que la alergia afecta a diferentes áreas del cuerpo, los síntomas pueden ser más o menos intensos y diferir según el desencadenante. A pesar de esto, hay algunos síntomas más comunes que otros, como:

  • Nariz cerrada
  • Estornudos
  • Ojos hinchados y llorosos
  • Picazón en la nariz, boca, garganta y labios
  • Picazón de la piel
  • Erupciones y enrojecimiento
  • Tos
  • Falta de aliento
  • Asma
  • Diarrea
  • Náuseas y vómitos

Diagnóstico de alergia

La alergia solo puede ser diagnosticada mediante pruebas específicas, que incluyen:

  • Prueba de pinchazo: se aplica una solución de los alérgenos en la piel, a través de una aguja para promover su penetración. Si después de 20 minutos hay hinchazón, enrojecimiento o calor en el área de aplicación significa que el paciente es sensible a la sustancia inyectada.
  • Prueba de parche: se aplican parches impregnados con extractos alergénicos en el antebrazo o el abdomen. La reacción será más lenta que la de la prueba de punción.
  • Prueba rápida: es un análisis de sangre en el que se buscan anticuerpos específicos que el paciente debe tener si es alérgico a cierta sustancia.

¿Cuáles son las causas de la alergia?

La alergia es causada por una predisposición genética que hace que los glóbulos blancos perciban como dañinas algunas sustancias que en realidad son inofensivas, produciendo así muchos anticuerpos que a su vez liberan las sustancias que causan la reacción alérgica.

¿Se puede prevenir?

Es muy difícil determinar si las alergias generalmente se pueden prevenir o no, porque esto depende de muchos factores, como la salud del paciente y el factor desencadenante.

Por ejemplo, las alergias al polen son muy difíciles de prevenir, mientras que las alergias alimentarias se pueden evitar acostumbrando a los niños a no comer ciertos alimentos que causan las reacciones alérgicas más comunes.

Tratamientos para combatir la alergia

Dependiendo del tipo de alergia, se pueden elegir diferentes tratamientos. El ejemplo más común son los antihistamínicos, utilizados para alergias al polen o a las plantas particulares. Asimismo, también existen tratamientos con vacunas para intentar frenar algunos tipos de alergia.

¿Con qué especialista contactar?

El especialista al que recurrir para el diagnóstico y tratamiento de alergias es el alergólogo.

Artículos relacionados con Alergia

La relación entre estado emocional y alergias

Por Dr. Àngel Roig Alabart
2021-03-21

¿Sabías que nuestro estado emocional puede influir incluso en las alergias que padecemos? Conoce todos los factores que influyen en las alergias y qué agentes son susceptibles de ser alérgenos. Ver más

¿Existe la alergia al frío?

Por Dr. Manuel de Barrio Fernández
2021-03-21

Al igual que sucede con otros agentes físicos (roce, presión, ejercicio físico, agua o luz solar), el frío, puede inducir reacciones alérgicas que suelen manifestarse en forma de urticaria. Descubre más de la mano del Dr. De Barrio. Ver más

10 preguntas y respuestas a la alergia

Por Dr. Angel Moral de Gregorio
2021-03-21

¿Por qué determinadas personas sufren algún tipo de alergia? El doctor y alergólogo Ángel Moral de Gregorio nos responde a 10 cuestiones rápidas sobre la alergia y su incidencia en España. Ver más

Unidad para el estudio y prevención de enfermedades profesionales y peritaciones médicas

Por Dra. Inmaculada Herrera Mozo
2021-03-21

En la actualidad existe un gran número de enfermedades consideradas de origen ocupacional. Esto es consecuencia de la inhalación y/o contacto de la piel y las mucosas mediante agentes presentes en múltiples ámbitos laborales. Ver más

Источник: https://www.topdoctors.es/diccionario-medico/alergia

Alergia estacional (fiebre del heno)

Síntomas de la alergia

  • Tamaño de texto más grande

Sobre la alergia estacional

«¡Achís!» Es el tercer ataque de estornudos de su hijo de la mañana y, mientras le alarga otro pañuelo de papel, usted se pregunta si estos síntomas catarrales (estornudos, congestión y secreción nasales) tienen algo que ver con el reciente cambio de estación. Si su hijo desarrolla síntomas similares cada año en la misma época, lo más probable es que usted tenga razón y que se trate de una alergia estacional.

La alergia estacional, a veces denominada «fiebre del heno» o «rinitis alérgica estacional», cursa con síntomas alérgicos que ocurren durante ciertas épocas del año, generalmente cuando el moho del exterior libera sus esporas y las plantas (árboles, arbustos y hierbas) liberan diminutas partículas de polen al aire para fecundar otras plantas.

Los sistemas inmunitarios de la gente alérgica a las esporas del moho y/o al polen tratan estas partículas (denominadas alérgenos) como si fueran invasoras y liberan sustancias químicas, como la histamina, en el torrente sanguíneo para defenderse contra ellas. Es la liberación de estas sustancias químicas la que ocasiona los síntomas alérgicos.

El recuento de polen mide la cantidad de polen que contiene el aire, de modo que puede ayudar a las personas alérgicas a saber lo malos que podrían ser sus síntomas en un día determinado.

Las concentraciones de polen suelen ser superiores por la mañana y en los días cálidos, secos y ventosos e inferiores en los días fríos y húmedos.

Aunque no siempre sean exactos, los recuentos de polen que facilitan las predicciones meteorológicas locales pueden ayudar a planificar las actividades al aire libre.

La gente puede ser alérgica a uno o a más tipos de polen y/o de moho. El tipo específico de polen al que sea alérgica una persona determinará cuándo aparecerán sus síntomas. Por ejemplo, en los estados de la parte central del Atlántico de EE.UU.

, los árboles polinizan entre febrero y finales mayo, el polen procedente del césped y de la grama se libera entre mayo y finales de junio y el polen de las malas hierbas, entre agosto y finales de octubre, de modo que los niños que padecen este tipo de alergias tienen más probabilidades de presentar síntomas más intensos en estas épocas del año.

Y las esporas del moho tienden a alcanzar sus máximas cotas entre mediados de verano y finales de otoño, dependiendo de la ubicación.

Hasta un niño que no ha presentado nunca una alergia estacional, la puede desarrollar.

Las alergias estacionales se pueden iniciar prácticamente en cualquier momento de la vida de una persona, aunque se suelen desarrollar cuando la persona tiene unos 10 años.

Suelen alcanzar su máxima expresión a principios de la segunda década de la vida y los síntomas alérgicos suelen desaparecer en etapas posteriores de la vida adulta.

Signos y síntomas

Si su hijo desarrolla un «catarro» cada año en la misma época, es bastante probable que se trate de una alergia estacional. Los síntomas de la alergia, que suelen aparecer de repente y durar mientras la persona se sigue exponiendo a su alérgeno en particular, abarcan los siguientes:

  • estornudos
  • picor de nariz y/o de garganta
  • congestión nasal
  • secreción nasal acuosa
  • tos

Estos síntomas suelen ir acompañados de picor ocular y de ojos llorosos y/o enrojecidos, lo que recibe el nombre de conjuntivitis alérgica. Si su hijo también presenta resuello, respiración sibilante y sensación de ahogo, es posible que su alergia se haya acabado convirtiendo en asma.

Diagnóstico

Las alergias estacionales son bastante fáciles de identificar porque sus síntomas reaparecen año tras año tras la exposición a alérgenos estacionales.

Hable con el pediatra si cree que su hijo podría padecer este tipo de alergia.

Él les preguntará sobre los síntomas que presenta el niño y sobre cuándo suelen aparecer y, basándose en estas respuestas y en la exploración física del niño, debería poder emitir un diagnóstico.

En caso negativo, es posible que el pediatra los remita a un alergólogo, quien probablemente solicitará un análisis de sangre y/o pruebas cutáneas para detectar la alergia.

Para determinar la causa de la alergia, los alergólogos suelen solicitar uno de los siguientes tipos de pruebas cutáneas:

  1. Se deja caer sobre la piel una gota del alérgeno en forma de líquido purificado y se pincha suavemente esa área de la piel con un pequeño dispositivo de punción.
  2. Se inyecta una pequeña cantidad del alérgeno bajo la piel. Esta prueba escuece un poco pero no se puede considerar muy dolorosa. Trascurridos unos quince minutos, si aparece un bultito rodeado de un área rojiza (como si se tratara de una picadura de mosquito) en el lugar de la inyección, el resultado de la prueba es positivo.

A pesar de que una prueba cutánea o un análisis de sangre indiquen la presencia de una alergia, el niño también deberá presentar síntomas para poderle diagnosticar una alergia.

Por ejemplo, un niño que obtiene un resultado positivo en la prueba para el polen del césped y que estornuda a menudo mientras juega en el césped se podrá considerar que padece una alergia al polen del césped.

Tratamiento

No existe ninguna cura definitiva de la alergia estacional, pero es posible aliviar su sintomatología. Hay que empezar reduciendo o eliminando la exposición a los alérgenos. Durante la estación en que se produce este tipo de alergias, se deben mantener las ventanas cerradas, utilizar el aire acondicionado a ser posible y quedarse en interiores cuando la concentración de polen sea alta.

Pida a su hijo que se lave las manos o que se dé una ducha y se cambie de ropa después de jugar al aire libre. Y un niño con alergia estacional no debe cortar el césped (ya que, al pasar la segadora se levantan partículas de polen y esporas procedentes del moho).

Si la reducción de la exposición al alérgeno es imposible o resulta ineficaz, hay medicamentos que pueden ayudar a aliviar los síntomas alérgicos. Entre ellos, se incluyen los descongestivos, los antihistamínicos y los espráis nasales que contienen corticoides.

Si no se pueden controlar los síntomas alérgicos de su hijo con medicamentos, es posible que su pediatra les recomiende visitar a un alergólogo o a un inmunólogo para que le administre inyecciones contra la alergia (tratamiento conocido como inmunoterapia) con regularidad, lo que puede ayudar a desensibilizar al niño a los alérgenos.

Revisado por: Nicole A. Green, MD

Fecha de revisión: mayo de 2013

Источник: https://kidshealth.org/es/parents/seasonal-allergies-esp.html

Alergias

Síntomas de la alergia

La alergia es una susceptibilidad especial de algunas personas que hace que respondan de una forma exagerada a uno o varios elementos externos.

Entre los causantes más comunes de alergia están; los pólenes de las plantas, algunos alimentos, los productos químicos (incluídos algunos medicamentos), los mohos, los llamados ácaros del polvo, las picaduras de insecto y en general cualquier sustancia capaz de desencadenar una respuesta por parte del sistema inmunitario del organismo.

Esta peculiaridad de las personas alérgicas de desarrollar una respuesta exagerada a un agente externo (alergeno), se acompaña de una serie de reacciones físicas y químicas que son las responsables de los síntomas de la alergia

¿Cuál es el mecanismo de la Alergia?

Cuando los alergenos ingresan por primera vez en el cuerpo de una persona predispuesta a las alergias, se produce una serie de reacciones y se generan anticuerpos específicos contra esa sustancia.

Después estos anticuerpos viajan a unas células llamadas mastocitos que son particularmente abundantes en la nariz, ojos y pulmones.

Los anticuerpos se adhieren a la superficie de estas células y la próxima vez que una persona alérgica tome contacto con los alergenos a los cuales reacciona, se inicia la liberación de sustancias conocidas como «mediadores de la inflamación», entre los que se encuentra la histamina, que producen los síntomas propios de la alergia.

¿Cuáles son los síntomas de la alergia?

Los síntomas son muy variados en cuanto a su localización, intensidad y gravedad. Puede haber reacciones alérgicas graves que pueden incluso llegar a causar la muerte del que las sufre.

Pero estas no son situaciones habituales, lo más frecuente es que los síntomas sean leves. Entre los más comunes están:

  • Picor en la piel y los ojos.

  • Estornudos o nariz que gotea.

  • Tos y picor en la garganta.

  • Silbido en el pecho.

¿Qué causa la alergia?

Como se ha dicho antes, cada persona puede ser alérgica a cosas diferentes. Sólo el médico mediante la realización de una serie de estudios complejos, puede determinar la causa o causas de alergia de una persona.

Por eso, los consejos que deban aplicarse para evitar la exposición pueden ser diferentes para cada persona o grupo.

Alergia al polen: También llamada polinosis

¿Qué es la polinosis?

La polinosis es una enfermedad alérgica caracterizada por síntomas que afectan a los ojos, nariz y pulmones y que se presenta normalmente durante las estaciones de primavera y verano. Afecta aproximadamente al 15% de la población, incrementándose este porcentaje hasta un 30% entre los jóvenes.

La polinosis es más frecuente en los medios urbanos que en los ámbitos rurales, probablemente por que la polución atmosférica potencia el efecto alergénico del polen.

¿Qué es el polen?

El polen está formado por las células masculinas del aparato reproductor de las plantas con flor. Son partículas de tamaño microscópico.

También muchos árboles, y hierbas de poca altura como las de las praderas o el césped de los parques, tienen tipos de polen pequeño, liviano y seco aptos para diseminarse con las corrientes de aire. Éstos son los que con mayor frecuencia desencadenan síntomas de alergia.

Cada especie de planta tiene un período de polinización que no varía considerablemente de un año a otro. Sin embargo, las condiciones meteorológicas pueden afectar la cantidad de polen en el aire en un momento dado.

Los pólenes alergénicos varían según la vegetación y el clima. En general los pólenes de los árboles son los predominantes durante el invierno y principios de la primavera, los pólenes de las gramíneas durante la primavera y los de las malezas durante el verano y otoño.

¿Cómo se produce la alergia a los pólenes?

La polinosis está causada por una reacción alérgica frente a los pólenes que, presentes en la atmósfera, penetran en el organismo a través de las mucosas expuestas al aire (ojos, nariz, y boca) y producen procesos respiratorios como la rinitis y el asma.

¿Cuáles son los síntomas de la polinosis?

La reacción alérgica al polen, puede afectar a diferentes órganos; cuando afecta a la nariz, produce una inflamación, caracterizada por estornudos, picor, congestión, secreción y obstrucción nasal.

Es frecuente que se afecten otros tejidos, provocando inflamación en los ojos (conjuntivitis), picor de paladar, de garganta y de oídos. Este conjunto de síntomas también se conoce con el nombre de «fiebre del heno».

Si la inflamación afecta a los pulmones se produce tos, dificultad para respirar, sensación de opresión torácica y pitidos, el llamado asma polínico las personas afectadas, pueden presentar agudizaciones bruscas y recortadas sólo durante períodos muy específicos del año y permanecer con síntomas leves o sin ellos en otras épocas.

El clima puede influir en los síntomas de la polinosis. Los síntomas alérgicos a menudo son mínimos en los días de lluvia por un efecto de barrido atmosférico, así como en días nublados o sin viento, porque el polen no se desplaza en estas condiciones. El tiempo cálido, seco y con viento indica mayor distribución del polen y, en consecuencia, de mayores síntomas alérgicos.

¿Cómo se realiza el diagnóstico de la polinosis?

El diagnóstico de la polinosis lo realiza el médico y se basa en los siguientes medios:

  • Historia clínica: en la mayor parte de los casos existe una correlación directa entre los síntomas y la exposición ambiental a los pólenes.

  • Estudio alergológico: se realiza mediante pruebas cutáneas con un extracto del alergeno que se sospecha.

  • Otras pruebas complementarias son: la determinación en sangre de unas inmunoglobulinas, en especial IgE específica, las pruebas funcionales respiratorias si se padece de asma, las pruebas de provocación específica con alergeno (conjuntival, nasal o bronquial), análisis de sangre, estudio de exudado nasal, rinomanometría, y examen radiológico, entre otros.

¿Cuál es el tratamiento de la polinosis?

Fundamentalmente se basa en evitar la exposición al alergeno. Los pacientes deben ser informados sobre el comienzo, duración y finalización de aquellos pólenes a los que tienen alergia, para que de esa manera sepan cuando deben de iniciar y finalizar las medidas de evitación y tratamiento medicamentoso.

Los recuentos diarios de pólenes que se dan en los medios de comunicación, también pueden ser de ayuda para este objetivo. Estos recuentos se informan como granos por metro cúbico, y es muy importante conocer su concentración atmosférica cada día, porque así, al saber aproximadamente qué concentración de pólenes desencadena los síntomas, se adoptan las medidas de prevención necesarias.

Las concentraciones de pólenes se miden mediante redes de estaciones de Aerobiología distribuidas por toda España. Su información puede conocerse a través de los medios de información y también en INTERNET en las siguientes direcciones:.

Las medidas de evitación se basan principalmente en mantenerse durante el pico de polinización el mayor tiempo posible en el interior de las casas con las ventanas cerradas siendo útil el uso de aire acondicionado con filtros tanto en casa como en el coche.

Estas medidas son difíciles de cumplir, dada las diversas actividades que desarrollan las personas a diario.

Por ello, en un gran número de casos, es necesaria la utilización de medicación para controlar los síntomas y/o inmunoterapia para mejorar la calidad de vida de éstos pacientes.

Debe consultar a su médico, quien recopilará su historial clínico y realizará las pruebas diagnósticas necesarias para determinar exactamente que tipos de polen están implicados.

En algunos casos, si procede, se le indicará un tratamiento específico, la inmunoterapia, conocido popularmente como las vacunas, este tratamiento debe ser indicado por un especialista en alergología y siempre aplicado bajo control sanitario.

¿Qué medidas se pueden adoptar para prevenir los síntomas?

  • MANTENGA sus ventanas cerradas por la noche para prevenir que entre el polen en la casa. Si es necesario, use aire condicionado que limpia, enfría y seca el aire.

  • MINIMICE la actividad temprano en la mañana porque generalmente el polen se emite entre las 5-10 a.m.

  • MANTENGA las ventanas del automóvil cerradas al viajar.

  • PROCURE estar en interiores cuando el recuento de pólenes sea alto.

  • TOME vacaciones durante el período de mayor intensidad de la temporada de polen a una zona con menos polen, como la playa o el mar.

  • TOME los medicamentos recetados por su médico, de forma regularmente y a la dosis recomendada.

  • NO tome más medicamento de lo recomendado con el objeto de disminuir sus síntomas.

  • NO corte el césped ni se ponga cerca cuando esté recién cortado; el corte del césped agita el polen.

  • NO cuelgue sábanas ni ropa a secar al aire libre. El polen puede acumularse en ellas.

Источник: https://www.mscbs.gob.es/ciudadanos/enfLesiones/enfNoTransmisibles/alergias.htm

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: