Síntomas de la anafilaxia en niños

Anafilaxia y shock anafiláctico en niños: por qué se produce, qué síntomas presenta y cómo debemos actuar

Síntomas de la anafilaxia en niños

Las alergias son muy comunes entre la población infantil. De hecho, según cifras de la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP), se estima que hasta un 35% de los niños de países desarrollados presenta alguna alergia; dato que podría aumentar hasta un 50% en las próximas décadas.

Aunque afortunadamente, en la mayoría de los casos los síntomas de alergia no llegan a comprometer la vida del paciente, existen dos situaciones graves que deben ser reconocidas y atendidas de inmediato: la reacción anafiláctica (anafilaxia) y el shock.

Te explicamos en qué consisten, qué alérgenos pueden desencadenarla y cómo debemos actuar si se presentan.

La alergia es una respuesta exagerada del organismo ante una sustancia inofensiva para la mayoría de las personas, pero que el sistema inmunitario del alérgico identifica como un «enemigo» contra el que hay que defenderse.

Las alergias pueden tener diversos desencadenantes. En la infancia son más comunes las alergias alimentarias, siendo la alergia a la leche, al huevo y a los frutos secos las mas habituales, y las alergias a sustancias como pólenes, pelo de animales y picaduras de insectos.

Los síntomas de una alergia son muy diversos y varían de una persona a otra, pudiendo llegar a ser muy graves. Entre los síntomas más comunes destacan:

  • Síntomas respiratorios (rinitis, estornudos, picor de nariz, mocos, congestión, dificultad para respirar, tos, presión en el pecho…)
  • Síntomas cutáneos (urticaria, granos, picor, dermatitis, enrojecimiento, hinchazón…)
  • Síntomas digestivos (diarrea, vómitos, malestar…)
  • Otros síntomas (conjuntivitis, hormigueo en la boca, lengua y labios…)

Anafilaxia y el shock: qué son y qué puede provocarlos

La anafilaxia es una reacción alérgica que afecta a dos o más sistemas del organismo. Puede ser potencialmente grave, y si los síntomas evolucionan podría desencadenar un shock anafiláctico, que implica la afectación del sistema circulatorio y supone riesgo de muerte

Casi cualquier sustancia que provoque una alergia también puede acabar desencadenando una anafilaxia, aunque en el caso de los niños, los alérgenos con mayor frecuencia implicados son:

  • Los alimentos, especialmente la leche, el pescado y marisco, ciertas frutas, frutos secos y legumbres
  • Veneno de himenópteros, especialmente abejas y avispas
  • Ciertos medicamentos, como antibióticos, antiinflamatorios, anestésicos generales, vacunas antiinfecciosas y vacunas antialérgicas

Síntomas de una anafilaxia

Según podemos leer en la web de AEPNAA, los síntomas de una anafilaxia se presentan poco tiempo después que el organismo entre en contacto con el alérgeno (aunque excepcionalmente pueden demorarse unas horas) y van evolucionando de forma rápida en poco tiempo.

  • Los síntomas iniciales más característicos son el picor en palmas y plantas de las manos y pies, en los pabellones auriculares y en la nariz, los estornudos, sensación de hormigueo, intranquilidad y malestar general.
  • Después pueden ir apareciendo otros síntomas más graves como picor o sensación de opresión en la garganta, dificultad para tragar, cambios en la voz o ronquera, tos, sensación de ahogo, presión en el pecho, picor e hinchazón en lengua, labios y paladar, dolor abdominal, vómitos…
  • Cuando el sistema cardiovascular se ve afectado, los síntomas que se presentan son de extrema gravedad, y se caracterizan por dolor torácico, desmayo, palpitaciones, bajada de la tensión arterial y pérdida del conocimiento (shock).

Según datos de AEPNAA, la mortalidad como consecuencia de una reacción alérgica grave se sitúa entre el 0'05 y el 2%, y si bien son tasas bajas, se trata de muertes que podrían evitarse reconociendo los síntomas a tiempo y sabiendo cómo actuar.

Ante una anafilaxia, cada segundo cuenta: así debes actuar

Si el niño sufre una reacción alérgica grave, lo primero y principal es que los adultos que le acompañen sepan reconocer de inmediato los síntomas, pues ello permitirá una actuación temprana.

Según SEICAPP, una de cada cinco reacciones anafilácticas en niños tienen lugar fuera de la vivienda, por lo que es fundamental que tanto el colegio, como los familiares y amigos sepan reaccionar

Esto es lo que debes hacer, según la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAPP):

  • Jamás dejes al niño solo. Busca ayuda en personas que estén cerca y avisa por teléfono a los servicios de emergencia
  • Es frecuente que las personas que tienen una alergia diagnosticada lleven siempre encima por indicación médica un autoinyector de adrenalina. En este sentido, si tu hijo es alérgico jamás debes olvidar esta medicación en casa, y ante la sospecha de estar sufriendo una reacción alérgica grave debe aplicarse lo antes posible. Se ha demostrado que cuanto más retraso haya en la administración de adrenalina, más resistente será la anafilaxia al tratamiento.

La adrenalina autoinyectable tiene forma de bolígrafo y su aplicación es muy sencilla. Debe administrarse la inyección en la cara externa del muslo, teniendo en cuenta que la aguja es capaz de penetrar la ropa, por lo que no será necesario perder tiempo desvistiendo al niño para inyectársela.

Una vez inyectada la adrenalina, desde la web de Mayo Clinic nos recomiendan acostar al niño de lado (y así evitaremos que se atragante si vomita) y aflojarle las prendas de ropa que pueda tener más ajustadas. En todo momento hemos de vigilar que esté respirando bien y si no es así proceder a practicarle la reanimación cardiopulmonar hasta que lleguen los servicios de emergencia.

Ante una reacción anafiláctica hay que tener muy presente estas premisas básicas:

  • Después de la reacción los síntomas pueden volver a aparecer. Por ello, aunque creamos que el paciente ha mejorado tras administrarle la adrenalina, es imprescindible llevarle de inmediato a un hospital, donde permanecerá en observación durante varias horas
  • Ante una reacción alérgica jamás debemos esperar a ver qué ocurre, o creer que los síntomas podrían acabar desapareciendo pos sí solos
  • Los corticoides y antihistamínicos son medicamentos a menudo utilizados para aliviar los síntomas de alergia, pero en ningún caso deben sustituir a la administración de adrenalina, pues su efecto es más lento

¿Qué debes tener en cuenta si tu hijo es alérgico?

Si tu hijo sufre alguna de las alergias que con mayor frecuencia se asocian a la anafilaxia, debes saber que:

  • Aunque las reacciones sufridas con anterioridad hayan sido leves, eso no garantiza que en un futuro vayan a seguir siéndolo, por lo que jamás debemos confiarnos o bajar la guardia
  • La cantidad de alérgeno que hace falta para desencadenar una anafilaxia puede variar de una persona a otra. Por ejemplo, hay personas con alergias alimentarias que reaccionan incluso con las cantidades más pequeñas de alimento
  • Los valores IgE no guardan relación con los síntomas: hay niños con valores IgE bajos que pueden experimentar reacciones alérgicas muy graves
  • Si tu hijo ha padecido ya una anafilaxia, el riesgo de volver a sufrirla aumenta
  • Si tu hijo tiene una alergia alimentaria y además ha sido diagnosticado de asma, el riesgo de sufrir reacciones graves al alimento que le provoca alergia es mayor

Prevalencia de anafilaxia en niños

Un estudio llevado a cabo en EEUU confirma un aumento en los últimos años de las cifras de anafilaxia provocada por alimentos, especialmente frutos secos. Según esta investigación, las visitas a urgencias por este motivo aumentaron un 214% entre los años 2005 y 2014, sobre todo en niños menores de dos años.

La Academia Europea de Alergia e Inmunología Clínica también ha constatado este aumento. Según sus estimaciones, los ingresos hospitalarios por reacciones alérgicas graves se ha multiplicado por siete en los últimos diez años.

En nuestro país, un estudio realizado por el Hospital Fundación Alcorcón (Madrid), alertó de que unas 113 personas por cada 100.000 habitantes sufren al año una anafilaxia, aumentando en un 50% el número de casos resgitrados entre 2005 y 2011.

Si bien existen pocos datos sobre su frecuencia, desde AEPNAA alertan de que las reacciones graves por alimentos afectan principalmente a adolescentes y jóvenes, y que la incidencia en niños está creciendo

Fotos | iStock

Más información | SEICAPP, AEPNAA

En Bebés y Más | Cómo saber si mi bebé podría tener alergia a las proteínas de leche de vaca, Nueve consejos para afrontar la vuelta al cole cuando hay alergias alimentarias

Источник: https://www.bebesymas.com/salud-infantil/shock-anafilactico-anafilaxia-ninos-que-se-produce-que-sintomas-presenta-como-debemos-actuar

Shock anafiláctico: cómo actuar

Síntomas de la anafilaxia en niños

En presencia de una sustancia alergena, el organismo del niño se comporta como si se encontrase frente a un enemigo, es decir, desencadena las propias «defensas», produciendo histamina. Los capilares se dilatan y se produce una baja de la presión, los bronquios se estrechan y provocan asfixia, aparecen reacciones sobre la piel, la garganta se hincha y, a veces, el niño tiene diarrea.

En la mayor parte de los casos, estas reacciones no son alarmantes.

Sin embargo, en algunas ocasiones, el efecto puede manifestarse de un modo extremadamente rápido y violento, y puede producirse un shock anafiláctico en el niño.

 También denominado anafilaxia, el shock anafiláctico, por tanto, es una reacción alérgica violenta que pone en peligro la vida del niño.

Cómo se manifiesta

El shock anafiláctico se inicia cuando el sistema inmunitario del pequeño reacciona a una sustancia inofensiva como si se tratara de una amenaza seria. Esto hace que el cuerpo libere sustancias, como la histamina, que desencadenan una serie de síntomas, que pueden poner en peligro la vida del niño.

Los síntomas suelen aparecer transcurridas unas dos horas de que el niño haya estado expuesto al alergeno. Sin embargo, en algunos casos, los síntomas pueden aparecer al cabo de pocos minutos y, en otros, pasadas unas cuatro horas.

Éstos son algunos de los síntomas más destacados.

  • La piel de los labios o de la cara se inflaman. La piel aparece también pálida o azulada y el niño empieza a sudar.
  • El niño tiene silbidos en el pecho y dificultades para respirar.
  • Sufre taquicardia.
  • También puede sufrir desmayos y llegar a perder el conocimiento.
  • Pueden producirse episodios de vómitos, cólicos y diarrea.

Sustancias que pueden desencadenarlo

Las sustancias que pueden desencadenar una anafilaxia pueden ser numerosas. Sin embargo, éstas son las más comunes.

Determinados alimentos. Por ejemplo, destacan el huevo, el trigo, algunos frutos secos como los cacahuetes, la leche, etc. También algunos colorantes utilizados en la alimentación.

  • El látex utilizado en la fabricación de algunos productos.
  • Fármacos. Especialmente, los de la familia de la penicilina.
  • Las picaduras de algunos insectos o de algún animal marino.

Cómo actuar en caso de shock anafiláctico

  • En primer lugar, hay que telefonear al 112 y llamar a una ambulancia.
  • Mientras tanto, ayuda al niño a colocarse en la posición que más alivie su dificultad respiratoria.
  • Después, háblale con calma y tranquilízale, mientras esperas que llegue la ambulancia.
  • Si el niño pierde el conocimiento, ábrele las vías respiratorias y comprueba su respiración. Si respira, colócale en la posición de recuperación. Si no lo hace, realízale el boca a boca y un masaje cardíaco.
  • Si el niño tiene su propia medicación, ayúdale a administrársela o, si se está habituado, dásela tú mismo.
  • Cuando llegue la ambulancia, seguramente le administrarán al niño una inyección de adrenalina. La adrenalina detendrá la reacción en pocos minutos, pues que el corazón lata más rápidamente, relaja los músculos del canal respiratorio, reduce la hinchazón, mejora el flujo de la sangre y del cerebro.

Cómo administrar un autoinyector

El niño que sufre una alergia conocida puede disponer de su propia medicación en caso de ataque. Normalmente, el fármaco está en forma de jeringa o de autoinyector de epinefrina (adrenalina), prescrito específicamente para el pequeño.

  • En primer lugar, inyecta la medicación en el muslo a través de la ropa.
  • Sujeta el inyector con los dedos y extrae el capuchón protector.
  • Sujetando el inyector con el puño, coloca el extremo negro firmemente sobre el muslo del niño, para administrar la medicación.
  • Frota el punto de la inyección.

Cómo prevenir un shock anafiláctico

  • Lo primero que hay que hacer es evitar las sustancias que puedan causar estas reacciones alérgicas graves.
  • Si tu hijo es alérgico a algún alimento, es importante leer atentamente las etiquetas y estar muy alerta en el caso de que salgamos fuera a comer.
  • Si la alergia es a la picadura de algún insecto o animal marino, hay que evitar acudir a lugares donde pueda encontrárselos.
  • Si la alergia ya está detectada, es importante que el niño lleve siempre consigo la inyección de adrenalina. No es necesario esperar a que desarrollen los síntomas. Es importante aplicársela lo antes posible.

Источник: https://mibebeyyo.elmundo.es/ninos/salud-bienestar/enfermedades-nino/shock-anafilactico-1850

Anafilaxia En Niños Care Guide Information En Espanol

Síntomas de la anafilaxia en niños

This material must not be used for commercial purposes, or in any hospital or medical facility. Failure to comply may result in legal action.

¿Qué es la anafilaxia?

La anafilaxia es una reacción alérgica de peligro mortal que debe ser tratada inmediatamente. El riesgo de anafilaxia de su hijo aumenta si tiene asma que es severo o no controlado.

Las condiciones médicas como la enfermedad del corazón también pueden aumentar el riesgo de su hijo. Es importante estar preparado en caso de que su hijo corra el riesgo de presentar anafilaxia.

Los síntomas pueden empeorar cada vez que su hijo está expuesto a un desencadenante.

¿Qué puede desencadenar la anafilaxia?

Los siguientes son algunos de los desencadenantes más comunes en los niños:

  • Leche, cacahuetes, frutos secos, huevos, mariscos y ciertos otros tipos de pescado, trigo y soja
  • Las picaduras de abeja, de avispa o de las hormigas rojas
  • Los antibióticos, analgésicos antiinflamatorios no esteroides (AINE o NSAID en inglés) o la aspirina
  • El látex que se encuentra en los guantes médicos
  • El hacer ejercicio tras una exposición a otro desencadenante, como después de que su hijo come un alimento desencadenante

¿Cuáles son los signos y síntomas de la anafilaxia?

Su hijo puede presentar cualquiera de los siguientes síntomas desde un par de segundos hasta horas después de estar expuesto a un desencadenante:

  • Dificultad para respirar, falta de aire, tos o sibilancia (respiración con un ruido en el pecho)
  • Se le cierra la garganta, inflamación de los labios o de la lengua o dificultad para tragar
  • Salpullido, brote, inflamación o comezón en la piel
  • Náuseas, vómito, diarrea o espasmo abdominal (retorcijones)
  • Mareos, desvanecimientos, desmayos o confusión
  • Alteraciones del comportamiento o irritabilidad repentina

¿Cómo se diagnostica la anafilaxia?

El médico de su hijo lo examinará para detectar los signos de anafilaxia. También le preguntará si su hijo tiene antecedentes de alergias. El médico también le preguntará sobre la exposición a posibles desencadenantes y cuándo ocurrió.

Dígale si su hijo toma medicamentos o si tiene alguna condición de salud. Su niño podría necesitar exámenes adicionales si desarrolló anafilaxia después de estar expuesto a un factor desencadenante y luego hizo ejercicio.

Esto se conoce como anafilaxia inducida por el ejercicio.

¿Cuál es el tratamiento para la anafilaxia?

  • La epinefrina es un medicamento usado para tratar reacciones alérgicas graves como la anafilaxia. Se administra como una inyección en el músculo externo del muslo.
  • Los medicamentos , como los antihistamínicos, esteroides y broncodilatadores disminuyen la inflamación, abren las vías respiratorias y facilitan la respiración.
  • Oxígeno podría ser necesario en caso de que el nivel de oxígeno esté por debajo de lo normal. Su niño puede recibir oxígeno mediante una máscara colocada sobre su nariz y boca o por unos tubos pequeños que se colocan en sus fosas nasales.

¿Qué pasos necesitamos seguir mi hijo y yo cuando hay signos o síntomas de anafilaxis?

  • Inmediatamente administre 1 inyección de epinefrina solo en el músculo externo del muslo. Incluso si la reacción alérgica de su hijo parece leve, rápidamente puede convertirse en anafilaxia. Esto puede suceder incluso si su hijo tuvo una reacción leve al alérgeno en el pasado. Cada exposición puede causar una reacción diferente. Compruebe si tiene signos y síntomas de anafilaxia cada vez que su niño esté expuesto a un desencadenante. Esté preparado para administrar una inyección de epinefrina. Está bien inyectar epinefrina a través de la ropa. Solo tenga cuidado de evitar las costuras, cremalleras u otras partes que pueden evitar que la aguja penetre en la piel.
  • Deje la inyección en el lugar según las indicaciones. Es probable que el médico de su hijo le recomiende que se la deje puesta por hasta 10 segundos antes de quitarla. Esto ayuda a asegurarse de que toda la epinefrina sea aplicada.
  • Llame al 911 y vaya al servicio de urgencias, aunque la inyección haya mejorado sus síntomas. Dígale a su hijo adolescente que nunca debe manejar para llegar al servicio de urgencias. Lleve con usted la inyección de epinefrina que usó.

¿Qué medidas de precaución debemos tomar mi hijo y yo?

  • Tenga a mano 2 inyecciones de epinefrina en todo momento para su hijo. Puede que su hijo necesite una segunda inyección ya que la epinefrina solamente actúa por aproximadamente 20 minutos y los síntomas podrían regresar. El médico de su hijo puede mostrarle a usted, a su hijo y a otros familiares cómo aplicar la inyección. Revise la fecha de vencimiento todos los meses y reemplace el medicamento de su vencimiento.
  • Elabore un plan de acción. Su médico puede ayudarle a crear un plan escrito que explique la alergia y un plan de emergencia para tratar una reacción. El plan explica cuándo aplicar una segunda inyección de epinefrina si los síntomas vuelven o no mejoran después de la primera inyección. Asegúrese de que sus familiares, personal de su trabajo y escuela tengan una copia del plan de acción e instrucciones de emergencia. Muéstreles cómo aplicar la inyección de epinefrina.
  • Ayude a su hijo a tener cuidado cuando hace ejercicio. Si su hijo ha tenido anafilaxia inducida por el ejercicio, no deje que haga ejercicio justo después de comer. Dígale a su hijo que deje de hacer ejercicio de inmediato si comienza a desarrollar signos o síntomas de anafilaxia. Es probable que su hijo primero se sienta cansado, caliente, o tenga picazón en la piel. También podría desarrollar urticaria, inflamación y problemas graves para respirar si continúa ejercitándose.
  • Haga que su niño lleve una identificación de alerta médica. Haga que su hijo use un brazalete o un collar de alerta médica o que lleve consigo una tarjeta que explique la alergia. Pregúntele a su médico dónde conseguir estos artículos.
  • Identifique y evite los desencadenantes conocidos. Lea las etiquetas de los alimentos por los ingredientes. Esté pendiente de desencadenantes en el entorno de su hijo.
  • Consulte sobre tratamientos para prevenir la anafilaxia. Su hijo puede necesitar inyecciones para la alergia u otros medicamentos para tratar las alergias.

Llame al 911 en caso de presentar lo siguiente:

  • Su hijo tiene sarpullido, urticaria, inflamación o picazón en la piel.
  • Su hijo tiene dificultad para respirar, falta de aliento, sibilancias o tos.
  • A su hijo se le cierra la garganta o se le hinchan los labios o la lengua.
  • Su hijo tiene dificultad para hablar o tragar.
  • Su hijo tiene mareos, desvanecimiento, confusión o siente que se va a desmayar.
  • Su hijo tiene náuseas, diarrea, calambres abdominales o vomita.

¿Cuándo debo buscar atención inmediata?

  • Los signos o síntomas de la anafilaxia regresan.

¿Cuándo debo comunicarme con el médico de mi niño?

  • Usted tiene preguntas o inquietudes sobre la condición o el cuidado de su hijo.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de participar en la planificación del cuidado de su hijo. Infórmese sobre la condición de salud de su niño y cómo puede ser tratada.

Discuta las opciones de tratamiento con los médicos de su niño para decidir el cuidado que usted desea para él.Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos.

Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.

Medical Disclaimer

Источник: https://www.drugs.com/cg_esp/anafilaxia-en-ni%C3%B1os.html

Reacciones alérgicas graves (anafilaxia)

Síntomas de la anafilaxia en niños

  • Tamaño de texto más grande

La anafilaxia es una reacción alérgica muy grave. Las cosas o las sustancias que pueden causar reacciones alérgicas se llaman alérgenos.

Las anafilaxias suelen ocurrir durante reacciones alérgicas a:

  • los alimentos
  • las picaduras de insectos
  • los medicamentos
  • el látex

La anafilaxia puede asustar mucho. Pero, si está preparado, podrá tratar esta reacción alérgica rápidamente.

¿Cuáles son los signos y los síntomas de la anafilaxia?

Las reacciones alérgicas pueden causar:

  • dificultades para respirar
  • opresión de garganta o notar que la garganta o las vías respiratorias se están estrechando
  • ronquera o dificultades para hablar
  • resuello o respiración sibilante
  • nariz tapada (congestión nasal) o tos
  • náuseas, dolor abdominal, vómitos, o diarrea
  • problemas para tragar
  • pulso o ritmo cardíaco rápido
  • picores en la piel, hormigueo, cosquilleo, enrojecimiento o inflamación
  • urticaria
  • sensación de que va a ocurrir algo malo
  • palidez
  • desmayo (pérdida de la conciencia)

La anafilaxia puede causar síntomas diferentes en momentos diferentes. Se considera que una persona está teniendo una reacción anafiláctica (o anafilaxia) cuando tiene:

  • cualquier síntoma grave, como dificultades para respirar, vómitos repetidos, pérdida de la conciencia u opresión de garganta
    o bien
  • dos o más síntomas leves, como urticaria sumada a vómitos o tos con dolor abdominal

Una persona con anafilaxia necesita tratamiento inmediato.

¿Cómo se trata la anafilaxia?

Cuando una persona tiene una reacción anafiláctica, necesita recibir ayuda inmediata. La reacción puede empeorar rápidamente. Por eso, los médicos suelen preferir que las personas con alergias graves lleven encima un medicamento inyectable llamado adrenalina o epinefrina. La adrenalina entra en el torrente sanguíneo y funciona rápidamente contra los síntomas graves.

Los médicos recetan auto-inyectables de adrenalina. Los niños con alergias siempre deben tener a mano estos inyectables: en las clases, el deporte, el trabajo y otras actividades. Estos auto-inyectables son pequeños y fáciles de usar.

Si el médico le receta adrenalina a su hijo, le enseñará cómo se la debe poner. Su hijo siempre debe disponer de dos auto-inyectables por si el primer inyectable no funcionara bien o el niño necesitara una segunda dosis.

Es posible que el médico de su hijo también le enseñe a darle medicamentos antihistamínicos en ciertos casos. Pero trate siempre las reacciones alérgicas graves con adrenalina. No use nunca un antihistamínico en vez de la adrenalina ante una anafilaxia.

¿Qué debo hacer si mi hijo tiene una anafilaxia?

Los segundos importan mucho en las anafilaxias. Si su hijo presenta signos de una reacción alérgica grave:

  1. Póngale el auto-inyectable de adrenalina de inmediato. Si está solo con su hijo, póngale antes la adrenalina y luego llame al teléfono de emergencias (el 911 en Estado Unidos). Si hay más gente con ustedes, haga que la otra persona llame al 911 mientras usted le pone la adrenalina.
  2. Acueste a su hijo con las piernas en alto mientras espera la llegada de la ambulancia.
  3. Diríjanse al servicio de urgencias de un hospital, incluso aunque los síntomas de su hijo mejoren después de haberle puesto el inyectable de adrenalina. Su hijo debería estar bajo supervisión médica durante varias horas. Esto se debe a que suele haber una segunda oleada de síntomas graves (llamada «reacción bifásica»). Su hijo podrá recibir tratamiento complementario en el servicio de urgencias de un hospital, si fuera necesario.

¿Qué más debería saber?

Las alergias graves son un motivo de alarma. Pero usted puede mantener a su hijo sano y seguro, siguiendo estas recomendaciones:

  • Ayudarle a evitar sus alérgenos
  • Asegurase de que su hijo siempre tiene dos auto-inyectables de adrenalina a mano.
  • Informar a todos los cuidadores, profesores, monitores o entrenadores sobre la alergia de su hijo y asegurarse de que saben cómo actuar en caso de emergencia.
  • Ir comprobando que los auto-inyectables de su hijo no han caducado y asegurarse de que no se ponen demasiado fríos ni demasiado calientes.
  • Haga que su hijo lleve una pulsera de identificación y alerta médica para que los demás sepan que deben usar un inyectable de adrenalina en caso de emergencia.

Revisado por: Larissa Hirsch, MD

Fecha de revisión: noviembre de 2019

Источник: https://kidshealth.org/es/parents/anaphylaxis-esp.html

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: