Síntomas de lombrices en los niños

Tiene lombrices: qué hacer para eliminarlas

Síntomas de lombrices en los niños

Cuando el niño tiene el culito irritado y le pica continuamente, es probable que tenga lombrices. Se trata de unos molestos parásitos, que también se conocen como oxiuros.

Sepamos más sobre sus síntomas, sus causas y sus posibles tratamientos.​ Tener lombrices es tan antiguo como el ser humano, y no se puede decir que sea un trastorno que se haya logrado erradicar o reducir a unos casos esporádicos, como la difteria, por ejemplo. Por el contrario, los oxiuros siguen estando a la orden del día.

Qué son las lombrices

Las lombrices intestinales, también llamadas oxiuros, son unos pequeños gusanos de color blanco. Son unos parásitos que anidan en el intestino grueso y en el recto, en la zona anal, entre las nalgas o, en el caso de las niñas, entre los labios menores y mayores; más raramente, se encuentran en las heces del niño.

Una vez ingeridos, los huevos se abren en el interior del intestino y las lombrices alcanzan su madurez al cabo de 2-6 semanas. Las hembras tienen un color blanco y miden en torno a un centímetro.

Durante la noche, los oxiuros depositan los huevos en la zona de alrededor del ano. Con su movimiento, provocan un picor intenso. El pequeño se rasca, está muy inquieto, tiene el sueño agitado y se despierta varias veces durante la noche.

Cuáles son los tipos de lombrices en niños

Las lombrices que más afectan a los niños suelen ser los oxiuros y las áscaris. Sin embargo, existen otros parásitos intestinales, como la Giardia Lamblia, más pequeños, que pueden pasar inadvertidos por los padres al no provocar síntomas.

Conozamos en detalle los tipos de lombrices que pueden afectar a los niños y cuáles son sus síntomas.

Los áscaris

Los áscaris son poco frecuentes, pero sí son los parásitos más grandes que pueden afectar al organismo. Tienen más o menos el tamaño de un lápiz pequeño.

Sin embargo, a pesar de su tamaño, pasan inadvertidos por los padres. ¿Por qué? Porque no ocasionan síntomas relevantes. Por ejemplo, el niño no rechina los dientes.

La única forma de diagnosticarlos es cuando los padres los ven en las heces o en el vómito.

Los oxiuros

Son los parásitos que afectan de forma más frecuente a los niños. Son pequeños, más o menos miden un centímetro o menos de largo. Se transmiten al ingerir alimentos o tierra contaminada. También a través del polvo, la ropa interior o cualquier otra prenda u objeto que estén contaminado por los huevos del parásito.

Lo oxiuros sí que provocan síntomas, como picor del ano durante la noche. Y es que es cuando la hembra del parásito sale por las noches a poner los huevos en la parte exterior del ano.

Debido al picor, el pequeño duerma mal. En algunos casos, la presencia de este parásito también ocasiona dolor abdominal y falta de apetito.

La vulvovaginitis es otro síntoma muy común en las niñas, debida al rascado.

La lambliasis

Es una infectación causada por un parásito que se llama «Giardia lamblia». Es muy frecuente, ya que casi uno de cada 10 niños, entre los dos y los seis años, ha contraído este parásito. Su tamaño es microscópico y no se ve a simple vista.

Su contagio es muy frecuente entre los lactantes y preescolares, especialmente si asisten a guarderías. Su presencia puede no causar síntomas, pero si los causa suelen ser diarreas alternadas con fases de estreñimiento, gases, inapetencia, hinchazón abdominal y pérdida de peso.

Los quistes de Giardia

Son parásitos muy resistentes a la cloración del agua, pero no a la ebullición del agua, que debe ser de solo un minuto.

Este parásito produce diarrea muy acuosa, que desprende muy mal olor. En ocasiones, tambié provoca vómitos y dolor abdominal.

Las amebas

Estos parásitos son muy frecuentes en países subdesarrolados, debido a que sus aguas y alimentos suelen estar contaminadas. Sus síntomas más comunes son diarrea acuosa y frecuente, generalmente con moco y sangre. En otros casos, puede provocar otros síntomas menos graves, como diarrea, dolor en el abdomen, falta de apetito y, a veces, fiebre.

Los anisakis

Los anisakis son unos parásitos del pescado, presentes cuando éste se consume fresco o poco cocinado. Sus larvas producen anisakiasis, una enfermedad que se caracteriza por unas diarreas muy acentuadas y la aparicion de habones que provocan prurito después de su ingesta.

Por esta razón, se aconseja congelar el pescado antes de su consumo durante un mínimo de 48 horas. Otra opción es cocinar el pescado durante más de 20 minutos a una temperatura superior a 60º C.

Cómo saber si el niño tiene lombrices

– Los síntomas de infestación empiezan a presentarse, más o menos, un mes después del contacto. Éste es el tiempo que el parásito necesita para hacerse adulto y reproducirse. Picor, escozor y dermatitis en la zona del culito son los síntomas más comunesde la infestación.

– Estos síntomas se presentan, generalmente, durante la noche. Por eso, el insomnio con el consiguiente estado de irritabilidad y nerviosismo, es otro de los posibles síntomas.

– Como consecuencia de la infección parasitaria, el niño puede presentar un malestar general, que va desde el cansancio hasta la inapetencia a la hora de comer. También puede padecer fiebre. Además, pueden ser responsables de que el niño no pueda retener el pipí durante el sueño, puesto que el picor puede impedirle controlar la vejiga.

– Para estar seguros de que el niño ha contraído oxiuros, es necesario hablar con el pediatra. El médico, si lo considera necesario, para efectuar el diagnóstico, prescribirá el scotch test, un sencillo examen de laboratorio. Pero, antes de visitar al pediatra, ya podemos hacer una primera comprobación en casa.

– Cuando el niño se vaya a la cama o poco después de que se despierte, los papás podéis buscar las lombrices en el culito. Con una luz intensa, si el niño está infestado, podréis ver cómo las hembras salen del organismo para depositar sus huevos. Además, podéis observar las heces del pequeño. Si está infestado, sus caquitas contendrán filamentos blanquecinos.

Cómo se contagian las lombrices

El contagio se produce en ambientes de colectividad. Un niño que ya ha contraído la infestación toca un objeto y, sin darse cuenta, deja allí los microscópicos huevos que tenía bajo las uñas después de haberse rascado o de haber ido al baño. Cuando el otro niño toca el mismo objeto, recoge los huevos.

No obstante, la infestación sólo se produce si el niño se mete las manos (o el objeto) en la boca. Es decir, el contagio sólo se da si se ingieren los huevos. 

Cómo eliminar las lombrices

Para eliminar los oxiuros o lombrices, es suficiente con realizar un tratamiento sencillo y rápido.

Se trata de una única administración, por vía oral, de un fármaco antiparásito.

La ingestión de este fármaco debe repetirse al cabo de 10-20 días, para tener la seguridad de que no hayan nacido nuevas lombrices de huevos que se han abierto después de la primera administración.

Algunos médicos consideran que es útil tratar a todos los miembros de la familia para eliminar la infestación. Las personas que sufren mayor riesgo de contraer oxiuros son los que duermen en la misma habitación del niño.

Cómo evitar su contagio

Si ya las has localizado y estás intentando eliminarlas, es muy importante que tomes algunas precauciones para evitar el autocontagio.

– El niño deberá lavarse bien las manos después de ir al baño.

– Mantén siempre sus uñas muy cortas y limpiáselas con un cepillito, con el fin de eliminar los huevos que pueden encontrarse debajo de las mismas.

– Presta atención a que no se chupe el pulgar.

– No permitas que chupe objetos del suelo.

– Lava en la lavadora a 60-90ºC su ropa interior y la de uso común para toda la familia con un producto desinfectante.

– Por precaución, de noche, cuando el picor sea más intenso, ponle unos guantes para evitar que los huevos queden pegados en las uñas.

Remedios naturales contra parásitos

Aunque siempre que el niño o la niña sufra síntomas compatibles con la presencia de parásitos intestinales, como lombrices, es necesario que el pediatra realice un diagnóstico y prescriba un tratamiento, también existen ciertos “remedios caseros”.

A modo informativo, te explicamos cuáles son algunos de estos remedios naturales, que se han ido utilizando desde tiempos inmemoriales para combatir las lombrices en niños, dadas sus propiedades antiparasitarias.

En cualquier caso, siempre es el pediatra quien debe aconsejar el tratamiento más adecuado para los oxiuros, siendo estos remedios únicamente complementos del tratamiento indicado.

Menta y hierbabuena

Su acción antihelmíntica natural favorecería la eliminación de los parásitos. Se puede tomar poniendo unas hojas de menta en infusión en un vaso de leche hirviendo. Cuando la leche esté templada, se puede beber.

Ajo

Las propiedades antisépticas son de sobra conocidas. En este caso, el ajo se puede usar para aromatizar un aceite de oliva con unos ajos machacados. Se puede usar para condimentar los platos del niño.

Este aceite también se puede aromatizar con unas hojas de tomillo y de romero, que acentuarán la acción antiséptica.

Tomillo

El tomillo contiene timol, una sustancia de efecto antibacteriano, que puede eliminar hongos y parásitos. Asimismo, contribuye al bienestar del sistema digestivo.

Se prepara una infusión con un litro de agua y un par de cucharadas de hojas de tomillo y se va bebiendo.

Limón

El zumo de limón también tiene propiedades antifúngicas y ayuda a eliminar sustancias extrañas del organismo. Mezclado con zumo de zanahoria es excelente.

Artemisa

La infusión de artemisa, también conocida como hierba de San Juan, es estupenda para eliminar los parásitos intestinales por sus propiedades antiparasitarias.

Anís

La infusión de anís también tiene acción antihelmíntica, y puede servir para complementar el tratamiento contra los parásitos intestinales.

Árbol de té

El aceite esencia de árbol de té es un potente antiparasitario intestinal, y sirve para combatir diferentes tipos de parásitos. No obstante, como todos los aceites esenciales, no debe administrarse a niños.

(Te interesa: Enfermedades en niños)

Источник: https://mibebeyyo.elmundo.es/enfermedades/enfermedades-infantiles/lombrices-4326

Lombriz solitaria

Síntomas de lombrices en los niños

  • Tamaño de texto más grande

Las lombrices solitarias (o tenias) son gusanos planos que viven en el sistema digestivo de las personas. Las infecciones por lombriz solitaria son muy poco frecuentes en Estados Unidos. Cuando ocurren, son fáciles de tratar. Con frecuencia, una persona no se da cuenta de que tiene una infección por lombriz solitaria porque no tiene síntomas o los síntomas que tiene son leves.

¿Cuál es la causa de una infección por lombriz solitaria?

La lombriz solitaria entra en el cuerpo cuando una persona come o bebe algo que está infectado por uno de estos gusanos o por sus huevos.

Una vez que está dentro del cuerpo, la lombriz solitaria une su cabeza a una de las paredes internas de los intestinos y se nutre de los alimentos que están siendo digeridos.

Algunos trozos de la lombriz solitaria se desprenden y salen del cuerpo en los excrementos, junto con los huevos que contienen. Si este excremento infectado llega a la tierra o el agua, puede infectar a otras personas o a animales.

La mayoría de las personas con una infección por lombriz solitaria se contagiaron de las siguientes maneras:

  • por comer carnes rojas, cerdo o pescado infectados con la lombriz solitaria y crudos o poco cocidos; o
  • por contacto con excrementos que contienen huevos de lombriz solitaria. Las personas pueden contagiar a otras con los huevos de la lombriz solitaria si no se lavan las manos después de ir al baño. Los huevos de la lombriz solitaria presentes en el excremento pueden pasar a los alimentos o a las superficies, como los pomos de las puertas.

¿Cuáles son los signos y síntomas de una infección por lombriz solitaria?

La mayoría de los niños que tienen una infección por lombriz solitaria no notan nada. Los signos de infección pueden tardar meses o años en aparecer. Después, un niño podría quejarse de lo siguiente:

  • leves náuseas
  • diarrea
  • dolor abdominal
  • pérdida de peso

Los niños con una infección por lombriz solitaria pueden sentir una parte del gusano mientras les sale por el ano (el orificio por donde salen los excrementos). Es posible que incluso vea un trozo de la lombriz en el excremento.

Si una lombriz solitaria permanece durante un largo período de tiempo en los intestinos, puede crecer y bloquear el apéndice y otros órganos, lo cual provoca apendicitis y otros problemas.

Hay distintos tipos de lombriz solitaria. Una de ellas (la tenia de los peces) puede causar anemia porque consume la vitamina B12 que las personas necesitamos para producir glóbulos rojos.

Los huevos de otro tipo de lombriz solitaria (la tenia de los cerdos) puede causar una enfermedad que recibe el nombre de «cisticercosis». Esto ocurre cuando los huevos de la lombriz solitaria que se encuentran en el excremento llegan a la boca de alguna persona.

(No ocurre por comer cerdo contaminado). Estas larvas atraviesan las paredes intestinales y entran en el torrente sanguíneo. Desde allí, se pueden trasladar a distintos órganos del cuerpo (como los músculos, los ojos o el cerebro), donde formarán quistes.

Esto suele producir lo siguiente:

  • bultos debajo de la piel
  • convulsiones
  • problemas en la vista
  • ritmo cardíaco anormal
  • debilidad o dificultad para andar

La cisticercosis es muy poco frecuente en los Estados Unidos, pero es habitual en muchos países en vías de desarrollo.

¿Cómo se diagnostica una infección por la lombriz solitaria?

Para diagnosticar una infección por la lombriz solitaria, los médicos recolectan y examinan una muestra de excremento en 3 días diferentes para controlar si hay huevos o trozos de lombriz solitaria. También pueden hacer un análisis de sangre.

Si es posible que un niño tenga cisticercosis, el médico tal vez recomiende una tomografía computarizada o una resonancia magnética del cerebro y de otros órganos para detectar si hay quistes.

¿Cómo se trata una infección por la lombriz solitaria?

Los médicos tratan las infecciones por lombriz solitaria con drogas antiparasitarias con receta. Por lo general, suele bastar con una sola dosis.

En el caso de cisticercosis que provoca hidrocefalia (exceso de líquido en el cerebro), los médicos pueden colocar una derivación para drenar el exceso de líquido. Los cirujanos extirparán los quistes si causan problemas con los ojos, el hígado, los pulmones, el corazón u otros órganos.

¿Se pueden prevenir las infecciones por lombriz solitaria?

Para ayudar a proteger a su familia de las infecciones por lombriz solitaria:

  • Lávese las manos correctamente y con frecuencia, con agua caliente y jabón, sobre todo después usar el baño y antes de tocar alimentos. Enseñe a sus niños a hacer lo mismo.
  • Cocine bien la carne hasta que el jugo que despida sea transparente y la parte central deje de estar rosada.
  • Cocine el pescado hasta que adquiera color (en vez de seguir siendo traslúcido) y se desmenuce con facilidad al separarlo con un tenedor.
  • Congele la carne durante 24 horas antes de cocinarla para matar todos los huevos de lombriz solitaria que pueda contener.

Si vive o viaja a lugares en los que las infecciones por lombriz solitaria son comunes, haga lo siguiente:

  • Lave y/o cocine todas las frutas y verduras con agua potable y segura.
  • Evite comer carne o pescado crudos o que no estén bien cocidos, frutas y verduras crudas que no haya pelado usted mismo y cualquier comida que se venda en puestos callejeros.
  • Beba únicamente agua que haya hervido durante al menos un minuto, agua embotellada u otras bebidas embotelladas o enlatadas.
  • En los restaurantes, pregunte si el agua y el hielo son filtrados.

¿Cuándo debería llamar al médico?

Llame al médico si:

  • Ve gusanos en el excremento de su hijo.
  • Su hijo presenta signos de infección después de viajar a una zona que no tiene buenas medidas higiénicas y sanitarias.
  • Su hijo tiene bultos o masas debajo de la piel y fiebre, dolor de cabeza o cualquier otro síntoma de cisticercosis.

Si su hijo tiene convulsiones o dificultades para moverse, andar o hablar, diríjase de inmediato a un servicio de urgencias médicas.

Revisado por: Elana Pearl Ben-Joseph, MD

Fecha de revisión: octubre de 2019

Источник: https://kidshealth.org/es/parents/tapeworm-esp.html

Cómo eliminar las lombrices intestinales

Síntomas de lombrices en los niños

Las popularmente conocidas como lombrices intestinales son en realidad una infección por un gusano u oxiuro llamado Enterobius vermicularis. Este es uno de los parásitos responsables de la mayor parte de las infecciones parasitarias intestinales que se producen en nuestro país.

El oxiuro puede llegar a alcanzar los diez milímetros de longitud y se caracteriza por su forma fina y alargada y su color blanco, lo que recuerda a una lombriz.

Recordemos que un parásito es un organismo que vive a costa de otro de distinta especie, alimentándose de él y pudiéndole ocasionar importantes daños o lesiones sin aportarle ningún beneficio.

En concreto, en esta infección, lo que ocurre es que, tras entrar en el sistema digestivo por la boca, los huevos del oxiuro eclosionan en el intestino delgado y las larvas continúan avanzando y madurando en su camino hacia el intestino grueso.

Se transforman en adultos allí, donde incrustan sus cabezas a la pared intestinal. Las hembras se desplazan desde esta zona hasta el recto y el ano, generalmente por la noche. Ahí ponen sus huevos, que se adhieren a los bordes del ano y a la piel que lo rodea.

El ciclo completo de todo este proceso dura aproximadamente un mes.

Una infección que afecta al 40% de los escolares

Aunque esta infección se puede presentar en personas de todas las edades, alcanza tasas superiores en los menores de entre 5 y 14 años. De hecho, según la Asociación Española de Pediatría, la infección por Enterobius vermicularis (oxiuros) afecta al 40%-50% de los niños en edad escolar.

Fácil contagio por vía fecal-oral

Estas lombrices intestinales u oxiuriasis se contagian con facilidad. Los vehículos de transmisión de los huevos son:

  • Las manos de los niños, ya que habitualmente se rascan con ellas la zona afectada, debido al picor que sienten. A partir de ahí, los huevos microscópicos se adhieren bajo las uñas y los dedos contaminados pueden llevar los huevos otra vez hacia la boca desde donde vuelven a entrar en el organismo. Esto se denomina autoinfección, y perpetúa el circuito de transmisión fecal-oral. Por el contrario, la autoinfestación aparece si los huevos han permanecido en la piel que rodea al ano el tiempo suficiente para eclosionar, porque entonces las larvas se introducen desde el ano de nuevo hacia el intestino, donde se transforman otra vez en adultas.
  • Distintas superficies donde pueden acabar depositados los huevos, en las que llegan a sobrevivir hasta dos o tres semanas, como por ejemplo:
    • La ropa sucia (sobre todo mudas y pijamas).
    • La ropa de cama y toallas.
    • Los alimentos infectados por riego con aguas fecales, por ejemplo.
    • Vasos, cubiertos y utensilios de cocina.
    • Juguetes.
    • El váter y el lavabo.
    • Los pupitres y mesas de los centros escolares.
    • El polvo atmosférico contaminado.
    • La arena de los parques y zonas de juego.

Este tipo de lombrices intestinales afectan a los seres humanos, que son sus huéspedes habituales; no proceden ni se desarrollan en animales domésticos, aunque estos sí puedan ser transmisores de otro tipo de infecciones por parásitos.

Cómo reconocer la oxiuriasis: picor y sueño inquieto por la noche

Los principales síntomas a los que los padres han de estar atentos para reconocer la infección por oxiuro en sus hijos son:

  • Picor o prurito alrededor del ano.
  • En ocasiones, la infección se puede extender a los genitales y, en las niñas, provocar irritación vaginal.
  • Sueño inquieto y despertares del niño durante la noche.
  • El rascado puede producir erosiones en la piel y ello ser la puerta de entrada de otros gérmenes que la sobreinfectan.
  • Si el intestino está infestado de una cantidad de lombrices muy elevada, puede aparecer el dolor abdominal -que, a veces, puede ser similar el de una apendicitis aguda-.
  • Hay que tener en cuenta también que, en una amplia proporción de casos, las infecciones por oxiuros pueden ser asintomáticas, siendo esto más frecuente en los adultos.

Cómo diagnosticar definitivamente la oxiuriasis: visualización de huevos y/o gusanos

Los principales métodos para el diagnóstico definitivo de las lombrices son:

  • La visualización directa: en ocasiones, pueden verse las lombrices (gusanos adultos) en la región del ano, en las heces o en la ropa interior. También pueden apreciarse los huevos en la zona perianal.
  • El test de Graham: consiste en aplicar una cinta adhesiva (celo) en la región perianal durante toda la noche o bien por la mañana antes de la higiene de la zona y antes de defecar. Posteriormente, esta cinta se coloca en un portaobjetos y se examina al microscopio, donde se identifica el parásito.Nuestro médico establecerá el tratamientoLa infección por lombrices se cura fácilmente mediante la ingesta de un fármaco antiparasitario, pero antes de automedicarnos, siempre debemos acudir al médico de cabecera, que nos pautará el tratamiento más adecuado a cada caso.

Así mismo, la intensidad del picor y la irritación local y su persistencia pueden precisar valoración por el pediatra, quien indicará si el niño precisa algún tratamiento adicional.

Además de seguir el tratamiento, es fundamental extremar las medidas de higiene con el fin de controlar la propagación de los huevos y prevenir la transmisión de la infección:

  • 1. Lávate las manos con mucha frecuencia.Y, por supuesto, haz que los niños se las laven también, sobre todo después de ir al baño, de los juegos en el exterior y antes de comer. Tómate y haz que se tomen su tiempo para ello: restregad una mano contra la otra y usad siempre agua caliente y jabón.
  • 2. Evita llevarte las manos al rostro.Ni tú ni los tuyos debéis acercaros las manos, posibles portadoras de parásitos, a la boca y a la nariz, a no ser que estén recién lavadas.
  • 3. Lleva las uñas cortas y limpias.Con ello evitaréis que los huevos se alojen bajo ellas. Limpia con un cepillo las de tus hijos.
  • 4. Mantén muy limpio el aseo.Sobre todo, limpia en profundidad el retrete y el lavabo con lejía y agua caliente.
  • 5. Usad mejor pijamas cerrados.Puede ser una buena idea en los niños para evitar, que si se rascan, los huevos entren en contacto con sus manos y contribuir con esto  a que no se propaguen.
  • 6. Ducha a tus hijos por las mañanas.Con el fin de eliminar una gran cantidad de huevos. Asegúrate también de que se limpien bien la zona perianal después de que hayan ido al baño, y a poder ser, que lo hagan con agua y jabón
  • 7. No sacudas la ropa antes de meterla en la lavadora.Así evitarás que los huevos se desprendan y depositen sobre otras superficies.
  • 8. Lava a temperatura superior a 55º y con cloro como desinfectante.Tanto la ropa de cama, como el pijama, la ropa interior o toallas que hayan estado en contacto con el paciente deben ser lavadas con frecuencia y a temperaturas elevadas.
  • 9. Tiende al sol.Además de no soportar las temperaturas elevadas, los huevos de estas lombrices son sensibles a su luz. Permite, por tanto, que los rayos solares entren en la casa.
  • 10. Limpia concienzudamente las frutas y verduras.Con ello previenes el riesgo de infección a través de este tipo de  productos frescos que puedan haber sido contaminados por el riego con aguas fecales.

Descargar PDF Consejos para prevenir las lombrices intestinales

  • Revista Offarm. “Nematodosis intestinales”. Áurea Pereira. Profesora titular de Parasitología. Facultad de Farmacia. Universidad de Santiago. Mónica Pérez.Farmacéutica. Laboratorio de Parasitología. Universidad de Santiago. Farmacéutica. Laboratorio de Parasitología. Universidad de Santiago-European. Pp 137-146. Junio, 2001.
  • Asociación Española de Pediatría (AEP). “Protocolos diagnóstico-terapéuticos de la AEP: Infectología pediátrica. 9. Parasitosis intestinales”. A.F. Medina Claros, M.J. Mellado Peña, M. García López Hortelano, R. Piñeiro Pérez, P. Martín Fontelos. Pp. 77-88.
  • Asociación Española de Pediatría (AEP). “Protocolos diagnóstico-terapéuticos de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica SEGHNP-AEP17. Parasitosis intestinales”. Julio Romero González, Miguel Angel López Casado. Hospital Universitario Materno Infantil Virgen de las Nieves. Granada. Pp. 143-149.
  • Pediatría Integral. “Parásitos intestinales”. V. Fumadó. Doctor en Medicina, Máster en Medicina Tropical, Máster en Salud Pública. Profesor Asociado de la Universidad de Barcelona. Responsable de Patología Importada en el Servicio de Pediatría del Hospital Universitario de Sant Joan de Deu, de Barcelona. 2015; XIX (1): 58-65.
  • Kidshealth.org. Fundación Neumors. “Oxiuros (lombrices intestinales)”.
  • Medline Plus Enciclopedia Médica. Institutos Nacionales de la Salud de Estados Unidos (NIH).  “Oxiuros”.
  • Revista Consumer.es. “Mi hijo tiene lombrices, ¿soluciones”. Cristian Vázquez. 22 de julio de 2013.

*Esta información en ningún momento sustituye la consulta o diagnóstico de un profesional médico o farmacéutico.

Источник: https://cinfasalud.cinfa.com/p/lombrices-intestinales/

Mi hijo tiene lombrices: oxiuriasis, ¿qué debo hacer?

Síntomas de lombrices en los niños

Las infecciones parasitarias intestinales, comúnmente conocidas como “lombrices”, provocan un número considerable de niños infestados en cualquier país. Si nuestro hijo se muestra irritable por las noches, con molestias, habremos de revisar el ano y las heces porque ahí está la clave para saber si mi hijo tiene lombrices.

La mayoría de los niños pequeños tienen lombrices en algún momento. ¿Cómo se producen? ¿Se pueden prevenir? ¿Cuál es el tratamiento? A continuación os lo contamos todo sobre este molesto contagio que, por suerte, no es grave y tiene solución.

Las parasitosis intestinales más frecuentes en nuestro entorno son las producidas por las lombrices u los oxiuros “Enterobius vermicularis”. Son infecciones intestinales que pueden producirse por la ingestión (o inhalación) de quistes de protozoos, huevos o larvas de gusanos.

Puede aparecer en cualquier momento de la vida, pero el mayor número de casos de produce en los menores de entre cinco y 14 años. Según la Asociación Española de Pediatría, la infección por oxiuros afecta al 40%-50% de los escolares.

Después de entrar en la boca, los huevos atraviesan el sistema digestivo, eclosionando en el intestino delgado, desde donde las larvas de las lombrices avanzan hasta llegar al intestino grueso. Transcurridas unas pocas semanas, las hembras de lombriz progresan hasta el final del aparato digestivo y salen fuera del cuerpo, generalmente por la noche, para realizar la puesta de huevos.

Los huevos mediante una secreción especial se adhieren a las márgenes del ano y piel circundante. Desde aquí, es posible reiniciar un contagio (si el niño se rasca y luego se lleva las manos a la boca). Este proceso suele durar de uno a dos meses.

Cuando llega al ano y sale con las heces la longitud del oxiuro puede llegar a alcanzar cerca de diez milímetros, lo suficiente para ser captada por el ojo humano y lo reconocemos por su forma fina y alargada y su color blanco. Pero, ¿cómo sospechar que mi hijo tiene lombrices antes de verlas?

Síntomas de lombrices en los niños

El principal síntoma de un niño con oxiuriasis es el picor y dolor en la región anal o en los genitales.

Este síntoma se manifiesta sobre todo por la noche, que como hemos dicho es cuando las lombrices salen al ano.

Este hecho suele producir a los niños irritabilidad, un sueño intranquilo, bruxismo (apretar y rechinar los dientes) y trastornos como pesadillas e incluso sonambulismo.

El picor se puede extender también al área de los genitales, que se irritan e inflaman por el rascado. Alguna vez también hay sobreinfección de las pequeñas heridas que se hacen con las uñas. En las niñas pueden llegar a la vagina o a la uretra. Da lugar a irritación vaginal con picor, flujo o molestias al orinar (con menos frecuencia).

Si observamos estos síntomas, hay que revisar atentamente la zona perianal del niño, separando las nalgas y con una buena iluminación. También podemos revisar las heces, donde frecuentemente se observan las lombrices, como pequeños hilos finos y blancos que se mueven (de entre 0'5 y 1 centímetro).

Entre los síntomas falsos de lombrices se encuentran el dolor abdominal, un bajo incremento de peso, la falta de apetito, anemia, cansancio…

¿Cómo se contagia de oxiuriasis el niño?

Es preciso destacar que estas lombrices intestinales se contagian con facilidad. Los vehículos de transmisión de los huevos son:

  • Principalmente las manos de los niños, ya que con frecuencia se rascan la zona afectada, debido a la irritación que sienten. Lo que sucede a partir de ahí es que los huevos microscópicos se adhieren bajo las uñas y puede producirse una autoinducción: los dedos contaminados acaban en la boca, y desde allí vuelven a entrar en el organismo y reiniciar el proceso de transmisión. Por eso, es importante repetir el tratamiento como veremos más abajo. Desde el ano si los huevos permanecen el tiempo suficiente para eclosionar, se introducirán de nuevo las larvas al aparato digestivo.
  • Los huevos pueden acabar depositados en superficies como la ropa sucia (ropa interior, pijamas), la ropa de cama, toallas… También en el inodoro, en juguetes… y en todos los objetos que el niño pueda tocar con las manos infectadas (pupitres, muebles…). En esos lugares los huevos puede sobrevivir hasta dos o tres semanas.
  • Los alimentos infectados por riego con aguas fecales.
  • El polvo atmosférico contaminado.
  • Los huevos también pueden depositarse en la arena de los parques y zonas de juego, piscinas, aulas…

Este tipo de lombrices intestinales solo afectan a los seres humanos y ni proceden ni se desarrollan en animales domésticos. Tampoco la ingesta de golosinas está relacionada con la aparición de lombrices.

¿Qué tratamiento hay que seguir para acabar con las lombrices?

Existe un tratamiento simple y eficaz para acabar con las lombrices. No es cierto que las lombrices sean difíciles de eliminar, pero sí que si no se realiza bien el tratamiento, pueden reaparecer.

El pediatra te recomendará el medicamento que, por vía oral, mata los oxiuros adultos tras una sola dosis.

Sin embargo, ninguno de los medicamentos existentes elimina los huevos, que pueden volver a eclosionar o infectar al niño y a todas las personas que vivan con él tras unas semanas.

Por ello, es muy importante repetir una segunda toma del medicamento dos semanas más tarde y tratar a toda la familia.

Para calmar las molestias del niño se puede mojar en el bidé en agua tibia durante unos minutos.

Se recomienda que las personas infectadas se bañen por las mañanas con el fin de eliminar los huevos que se depositaron en el ano durante la noche.

¿Cómo se puede prevenir la oxiuriasis y su propagación?

Gracias a unas sencillas medidas se puede prevenir la reaparición de lombrices e incluso la infección inicial.

  • Conviene lavarse bien las manos con frecuencia, especialmente antes de comer y después de ir al baño o del cambio de pañales, al volver del parque y del colegio… Es una buena práctica que ha de llevar a cabo toda la familia.
  • Limpiarse las uñas con un cepillo completa la higiene de las manos.
  • Con las uñas cortas el niño no se hará daño al rascarse y no se le acumulará los huevos o suciedad.
  • No morderse las uñas.
  • Limpia bien la zona del pañal del bebé o cuando crece, después de ir al baño. Es fundamental para no transmitir infecciones la higiene íntima de niños y niñas.
  • Cambia la ropa interior a diario.
  • Como hemos dicho anteriormente, es inevitable que el niño se rasque la zona afectada y con las manos contaminadas podrá diseminar de nuevo los huevos de oxiuro y contagiar a otras personas o autoinfectarse. Por ello, si la infección ha sido detectada, tras consultar al pediatra e iniciar el tratamiento hay que lavar con agua caliente toda la ropa del niño (no sacudirla), la ropa de cama, desinfectar los baños… Un pijama cerrado evita que el niño llegue a tocar el ano y propague los huevos.

Fotos | iStock
Más información | MedlinePlus, Familia y Salud
En Bebes y más | Oxiuriasis: el niño tiene lombrices, ¿De verdad las chucherías provocan lombrices en los niños?

Источник: https://www.bebesymas.com/salud-infantil/mi-hijo-tiene-lombrices-oxiuriasis-que-debo-hacer

Las infecciones

Síntomas de lombrices en los niños

(Pinworm)

La infección por oxiuros es una infección intestinal provocada por pequeños gusanos parasitarios. Siendo una de las infecciones más frecuentes por ascárides, la infección por oxiuros afecta a millones de personas cada año, sobre todo a niños en edad escolar.

Si su hijo desarrolla una infección por lombrices intestinales, intente no preocuparse. Los gusanos no provocan ningún dolor, solo picores, y no tardará mucho tiempo en deshacerse de ellos. La gente que contrae infecciones por gusanos intestinales no es más sucia ni más marrana que quienes no la contraen; los niños cogen oxiuros independientemente de la frecuencia con que se bañen o duchen.

Cómo se propagan estas infecciones

Las infecciones por lombrices intestinales (también conocidas como “infecciones por gusanos” “enterobiasis” u “oxiuriasis”) son contagiosas.

Las lombrices intestinales entran el organismo cuando la gente ingiere huevos microscópicos de lombrices. Estos huevos se pueden encontrar en manos contaminadas y en superficies como las siguientes:

  • sábanas
  • toallas
  • ropa de vestir (sobre todo, ropa interior y pijamas)
  • váteres
  • lavabos
  • alimentos
  • vasos
  • cubiertos y otros utensilios de cocina
  • juguetes
  • encimeras y pollos de la cocina
  • pupitres y mesas de comedores escolares
  • arena (de parques y cajas)

Los huevos entran en el sistema digestivo y se abren en el intestino delgado. Desde aquí, las larvas de las lombrices siguen avanzando hasta llegar al intestino grueso, donde se aposentan como parásitos (con las cabezas adheridas a las paredes internas del intestino).

Aproximadamente de 1 a 2 meses después, las hembras de lombriz se desplazan desde el intestino grueso hasta el área que hay alrededor del recto. Allí, depositan sus huevos, que son los que desencadenan los picores en la zona del ano.

Cuando una persona se rasca el área que le pica, los huevos microscópicos se transfieren a sus dedos. Y unos dedos contaminados pueden llevar los huevos otra vez hacia la boca, desde donde vuelven a entrar en el organismo, o bien los huevos pueden permanecer sobre distintas superficies, donde pueden vivir de dos a tres semanas.

Si usted se pregunta si la mascota familiar podría haber contagiado las lombrices intestinales a su hijo, la respuesta es no. Las lombrices intestinales nunca provienen de los animales domésticos.

Signos y síntomas

A menudo, la gente tiene infecciones por oxiuros sin saberlo. Cuando hay síntomas, el más frecuente es el picor alrededor del ano y el sueño inquieto.

Los picores suelen ser peores por las noches porque las lombrices se desplazan al área que hay al final del recto (el ano) para poner sus huevos. En las chicas, las infecciones por lombrices se pueden extender al área de la vagina y provocar flujo vaginal.

Si, debido al rascado, se producen roturas en la piel, esto puede conducir a infecciones bacterianas en la piel afectada.

Si su hijo tiene una infección por oxiuros, usted es posible que le vea lombrices en la región anal, sobre todo si le presta atención unas 2 o 3 horas después de que su hijo concilie el sueño.

También es posible que vea las lombrices en el váter cuando su hijo vaya de vientre. Parecen pequeños trozos de hilo blanco y son realmente pequeños, con la longitud aproximada de una grapa.

También es posible que los vea en la ropa interior de su hijo cuando se levante por la mañana.

El dolor abdominal y las náuseas son síntomas menos comunes de la oxiuriasis, pero pueden ocurrir si el niño tiene grandes cantidades de lombrices en el intestino.

Diagnóstico y tratamiento

Es posible que el pediatra de su hijo le pida que le ayude a hacer el diagnóstico pegando en el ano de su hijo un trozo de cinta adhesiva trasparente (o celo).

Si su hijo tuviera huevos de lombrices en el ano, estos se pegarían al celo y se podrían ver utilizando un microscopio en un laboratorio.

El mejor momento para recoger los huevos utilizando cinta adhesiva es por la noche o a primera hora de la mañana (cuando las lombrices son más activas en el recto). Es posible que el pediatra también recoja varias muestras de debajo de las uñas del su hijo en busca de huevos.

Si su hijo tuviera una infección por lombrices intestinales, lo más probable es que el pediatra le recomendara un medicamento anti-oxiuros, que se administra en una sola dosis y se repite al cabo de dos semanas. Es posible que el pediatra decida tratar a toda la familia, sobre todo si su hijo ha tenido infecciones por lombrices intestinales de forma repetida.

A pesar de que el medicamento hará desparecer todas las lombrices intestinales, los picores pueden continuar durante una semana. Por lo tanto, el pediatra de su hijo es posible que también les recomiende una crema u otra medicación para aliviar el picor.

Lavarse las manos a menudo y limpiar la casa regularmente (lo que incluye cambiarse a menudo de ropa interior y lavar el pijama y la ropa de cama) también ayudará a prevenir que la infección por oxiuros se contagie al resto de la familia.

Cuándo llamar al pediatra

Llame al pediatra si su hijo se queja de que le pica la zona anal o si se rasca a menudo la zona anal y/o vaginal.

Así mismo, plantéese la posibilidad de que su hijo pueda tener lombrices intestinales si tiene problemas para conciliar el sueño o empieza a mojar la cama. (Los oxiuros pueden irritar la uretra, el canal a través del cual la orina sale del cuerpo desde de la vejiga, lo que se puede asociar a mojar la cama mientras se duerme).

Prevención

He aquí unas cuantas formas de prevenir las lombrices intestinales en su familia:

  • Recuerde a sus hijos que se laven las manos a menudo, sobre todo, después de utilizar el váter, de jugar en el exterior y antes de comer.
  • Asegúrese de que sus hijos se duchan o se bañan y que se cambian de ropa interior y de traje de baño cada día que los utilizan.
  • Mantenga las uñas de sus hijos cortas y limpias.
  • Diga a sus hijos que no se rasquen atrás o se coman las uñas.
  • Lave el pijama de sus hijos cada pocos días.

Recuerde que los oxiuros son bastante frecuentes en la población infantil y que no son perjudiciales. Tomando la medicación adecuada y siguiendo las anteriores medidas preventivas, se deshará de los gusanos visto y no visto.

Revisado por: Rupal Christine Gupta, MD
Fecha de la revisión: agosto de 2014

Источник: https://www.rchsd.org/health-articles/oxiuros-lombrices-intestinales/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: