Síntomas del parto prematuro

Contents
  1. Parto prematuro: síntomas y cómo evitarlo
  2. Contracciones de Braxton-Hicks
  3. Contracciones de parto prematuro
  4. Detener un parto prematuro
  5. Prevenir el parto prematuro
  6. Parto prematuro
  7. Causas
  8. Síntomas
  9. Prevención
  10. Clasificación
  11. Consecuencias
  12. Noticias sobre parto prematuro:
  13. Parto prematuro: síntomas y causas
  14. ¿Qué es un parto prematuro?
  15. Síntomas de un parto prematuro
  16. Causas de un parto prematuro
  17. Complicaciones parto prematuro
  18. Prevención del parto prematuro
  19. Cuáles son los síntomas de parto prematuro
  20. Síntomas de parto prematuro
  21. Cómo actuar ante los síntomas de parto prematuro
  22. Aumento de partos prematuros en los últimos años
  23. Prueba el gel que reduce un 45% el riesgo
  24. Factores de riesgo del parto prematuro
  25. Parto prematuro: señales de alarma
  26. Síntomas y señales de alarma del parto prematuro
  27. Qué hacer ante los síntomas de parto prematuro
  28. ¿Qué provoca un parto prematuro? – Riesgos, causas y síntomas
  29. ¿Qué es el parto prematuro?
  30. Factores de riesgo
  31. Factores de riesgo maternos
  32. Factores de riesgo gestacionales
  33. Pruebas diagnósticas
  34. Medición del cuello uterino
  35. Detección de fibronectina fetal
  36. Tratamiento ante un posible parto prematuro
  37. Bebés prematuros y cuidados especiales
  38. ¿Es más probable que se produzca un parto prematuro cuando son gemelos?
  39. ¿En un proceso de FIV es más común que ocurra un parto prematuro?
  40. ¿Te dan la misma baja laboral cuando se produce un parto prematuro?
  41. ¿Qué alimentación ha de llevar un bebé prematuro?
  42. ¿Qué peso tuvo el bebé prematuro más pequeño del mundo?
  43. ¿Un bebé prematuro puede nacer por parto natural?

Parto prematuro: síntomas y cómo evitarlo

Síntomas del parto prematuro

Probablemente hayas oído que a medida que se va acercando la fecha prevista para el parto, el útero se pone tirante en ocasiones, a medida que crece, se estira y «practica» para dar a luz. Se trata de las llamadas «contracciones de Braxton-Hicks» y son perfectamente normales.

Sin embargo, alrededor del 10% de las mujeres embarazadas sufren las contracciones de parto de forma prematura. A diferencia de las Braxton-Hicks, se trata de verdaderas contracciones de parto. Indican que éste va a comenzar antes de que el bebé esté preparado para nacer.

¿Cómo distinguir las contracciones de Braxton-Hicks en un parto prematuro? Las diferencias radican principalmente en su frecuencia, intensidad y duración.

Contracciones de Braxton-Hicks

Las contracciones de Braxton-Hicks comienzan a notarse en el tercer trimestre del embarazo. Puedes notar una cierta tensión generalizada en el útero, casi como si estuvieras haciéndote un ovillo, o quizá te parezca que el bebé está dando volteretas. Estas contracciones no suelen ser dolorosas y casi siempre desaparecen en más o menos una hora.

Aunque todas las mujeres tienen las contracciones Braxton-Hicks, no todas las sienten, sobre todo si se trata de su primer hijo. Así que no te preocupes si nunca las llegas a notar.

Contracciones de parto prematuro

Las contracciones de parto pueden aparecer de forma prematura en cualquier momento entre la 20ª y la 37ª semanas de la gestación. No sólo no desaparecen, sino que son cada vez más frecuentes, regulares y molestas. 

Otros síntomas de parto prematuro son:

  • Dolores similares a los menstruales encima del pubis.
  • Presión o dolor en la pelvis, los muslos o las ingles.
  • Un moderado dolor o presión lumbar.
  • Dolores intestinales o diarrea.
  • Aumento del flujo vaginal.
  • Un flujo acuoso, rosado o marronáceo, o efusión de sangre por la vagina.

Si experimentas alguno de estos síntomas o más de cuatro contracciones en una hora, llama a tu médico inmediatamente. Quizá te diga que vayas a verlo para examinarte o que cronometre las contracciones. Las podrás sentir (tensión y relajación del útero) si apoyas ligeramente las puntas de los dedos sobre tu abdomen.

Detener un parto prematuro

Si el médico cree que puede tratarse de un parto prematuro, solicitará tu ingreso en el hospital. Hay tres razones para ello.

Primero, realizar un examen vaginal para ver si se está dilatando el cuello del útero y analizar el fluido vaginal, a fin de establecer si se trata de un parto prematuro. Segundo, intentar detener el parto con fármacos. Esto no siempre funciona y no les conviene a todas las mujeres. Será el médico quien decida.

Si efectivamente se trata de un parto prematuro, te darán una inyección de corticoides para facilitar el desarrollo pulmonar del bebé. Si las contracciones continúan, posiblemente quedarás ingresada en el hospital para poder ser controlada más de cerca.

Por último, si todo esto falla y el bebé nace prematuro, es mejor para él estar en el hospital. Podría ser muy pequeño y tener problemas para respirar, comer, mantener su temperatura corporal a nivel normal y desarrollar sus órganos vitales.

Los bebés prematuros son atendidos en una unidad de cuidados intensivos especial para neonatos, donde reciben asistencia que les ayuda a desarrollarse debidamente.

Prevenir el parto prematuro

Tú también puedes tomar precauciones que pueden contribuir a prevenir el parto prematuro:

  • Bebe el líquido suficiente para evitar deshidratarte, lo cual podría aumentar la «irritabilidad» de tu útero.
  • Mantén una dieta saludable y una ganancia de peso adecuada.
  • Mantén tu vejiga vacía para reducir las posibilidades de padecer una infección del tracto urinario (ITU), lo cual puede aumentar el riesgo de que se presenten las contracciones de parto prematuramente.
  • Sécate siempre desde delante hacia atrás después de orinar o defecar, para evitar una ITU.
  • Lleva ropa interior de algodón. Este material transpira mejor que otros y reduce el riesgo de que se produzca una infección vaginal.
  • Deja de fumar y no consumas drogas ni alcohol.
  • Evita mantener relaciones sexuales con varias personas.
  • Siéntate con las piernas elevadas más o menos cada hora y no levantes objetos pesados.
  • Cesa toda actividad física y descansa si se te presentan contracciones que no desaparecen al poco tiempo.
  • Intenta reducir el estrés en tu vida.

La posibilidad de que se presente un parto prematuro asusta, pero la mayoría de las mujeres sólo experimentan las contracciones de Braxton-Hicks. Lo mejor que puedes hacer por el momento es prestar atención a tu actividad uterina y cuidar bien de ti misma. Llama a tu médico si te ocurre cualquier cosa fuera de lo normal.

Artículo realizado por Elaine Zwelling y el Dr. Jim Thornton.

Источник: https://www.dodot.es/recien-nacido/bebes-prematuros/articulo/parto-prematuro

Parto prematuro

Síntomas del parto prematuro

Es el parto que se produce antes de tiempo. Se consideran prematuros todos los nacimientos que ocurren antes de la semana 37 de gestación y los niños que nacen en estos partos son llamados bebés prematuros. Estos niños suelen necesitar ingreso hospitalario para terminar de desarrollar sus distintos órganos del cuerpo.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año nacen 15 millones de niños prematuros en todo el mundo, de los cuales un millón no consigue sobrevivir. El parto prematuro es la primera causa de mortalidad entre los bebés que tienen hasta cuatro semanas de vida.

Causas

En la mayoría de los casos no se puede determinar la causa de un parto prematuro, pero existen factores que aumentan las probabilidades de que se produzcan:

  • Una enfermedad de la madre como una infección urinaria, una enfermedad renal, cardiaca o tiroidea; una diabetes o una anemia grave, entre otras.  
  • Una alteración durante el embarazo, como una eclampsia o preeclampsia.  
  • Haber sufrido un parto prematuro anteriormente.  
  • Que haya restos de una placenta anterior o que se desprenda la actual de forma prematura.  
  • Las madres menores de 17 años o mayores de 35.  
  • La mujer sufre estrés o depresión.  
  • Fumar, consumir alcohol o drogas.  
  • El exceso de ejercicio físico.  
  • La obesidad.  
  • El feto presenta una malformación.  
  • El cuello uterino presenta insuficiencia cervicouterina, es decir, no se cierra por su cuenta.  
  • El útero tiene una forma anormal.  

Síntomas

  • Sufrir contracciones prolongadas y fuertes.  
  • Sentir presión en el pubis y dolor en la zona lumbar.  
  • Presentar cólicos en el abdomen.  
  • Tener dolor abdominal, a veces con diarrea.  
  • Un aumento de las secreciones y del flujo vaginal. Se puede dar también sangrado.  
  • Se rompe la bolsa fetal.  

Prevención

Existen algunas recomendacionesque pueden evitar que un bebé nazca antes de tiempo:

  • Acudir a la consulta médica de manera periódica para comprobar el estado del embarazo.  
  • Alimentarse de manera saludable.  
  • No fumar ni consumir alcohol o drogas.  
  • Informarse sobre la incidencia de enfermedades, como la diabetes o la presión arterial elevada (HTA) para llevar a cabo un tratamiento compatible con el embarazo.  

Clasificación

Según el informe Nacidos demasiado pronto de la OMS, los partos prematuros se pueden clasificar en tres grupos en función de la fecha de nacimiento:

  • Extremadamente prematuro: menos de 28 semanas de gestación.  
  • Muy prematuro: entre 28 y 32 semanas de gestación.  
  • Prematuro moderado o leve: entre 32 y 37 semanas de gestación.

El parto prematuro puede ser además inducido o espontáneo.

En el caso del parto inducido, se fuerza el nacimiento del bebé antes de tiempo por causas como una enfermedad de la madre o cuando se encuentra meconio en la bolsa de líquido amniótico.

Para realizar el parto se usan medicamentos, como la oxitocina, o se realizan maniobras artificiales, como la ruptura de la bolsa de aguas o la separación de la membrana de la pared uterina.

El parto prematuro espontáneo, como su nombre indica, se produce de manera involuntaria y requiere atención médica inmediata. Sus causas más frecuentes son, entre otras, que se trate de un embarazo en una adolescente, de un embarazo múltiple, por infecciones o trastornos como el estrés.

Consecuencias

Cuanto antes nazca un bebé, más posibilidades tiene de presentar problemas o algún tipo de enfermedad,  ya sea al nacer, o a lo largo de su vida. En el momento de su nacimiento pueden sufrir:

  • Síndrome de dificultad respiratoria: el bebé tiene que hacer esfuerzo para respirar, por lo que se le proporciona oxígeno en su incubadora.  
  • Apnea: son pausas respiratorias, lo que puede reducir su ritmo cardiaco.  
  • Hemorragia cerebral intraventricular: es una hemorragia en el cerebro que se suele resolver sola. En los peores casos causa daños cerebrales permanentes.  
  • Ictericia: un aumento de bilirrubina inusual que provoca un color amarillento en la piel y en los ojos.  
  • Anemia: se produce un recuento bajo de hemoglobina en la sangre.

Las enfermedades o trastornos que puede desarrollar a lo largo de su vida son:

  • Desarrollo intelectual más lento.  
  • Parálisis cerebral.  
  • Problemas respiratorios.  
  • Problemas de vista y audición.  
  • Autismo.  

Noticias sobre parto prematuro:

Ventajas y desventajas del parto con epidural

La cafeína no aumenta el riesgo de sufrir un parto prematuro

Un parto prematuro triplica el riesgo del bebé de padecer asma y enfermedades respiratorias

Edad y estrés elevan el riesgo de parto prematuro

Источник: https://cuidateplus.marca.com/reproduccion/parto/diccionario/parto-prematuro.html

Parto prematuro: síntomas y causas

Síntomas del parto prematuro

Tras superar el segundo trimestre de embarazo y empezar el tercer trimestre de embarazo, la amenaza de un parto prematuro está mucho más presente.

Si estás embarazada y te adentras en la última etapa de embarazo debes tener cuenta que puedes sufrir un parto prematuro espontáneo, incluso aunque tengas tu parto programado.

Para estar preparada en caso de sufrir un parto antes de tiempo, tan solo debes seguir determinados pasos. 

¿Qué es un parto prematuro?

Se considera un parto prematuro cuando el bebé nace con más de tres semanas de antelación a la fecha estimada del parto. En función de la semana en la que nazca el bebé se pueden distinguir diferentes niveles.

Por un lado, cuando el parto prematuro ocurre desde las 32 semanas hasta las 34 semanas de embarazo se trata de un parto prematuro moderado, así como cuando un parto prematuro ocurre a partir de la semana 34 (cuando casi se ha completado el ciclo del embazo) se contempla como un parto prematuro tardío.

En cambio, si el bebé suele nacer antes de la semana 32 o incluso de la semana 25 de embarazo suelen tratarse de bebés prematuros extremos. 

La mayoría de bebés prematuros suelen sufrir diversos problemas médicos que pueden conllevar complicaciones. Este tipo de problemas serán más o menos complicados en función del nivel de antelación del parto. Pues cuanto antes nazca el bebé, suele aumentar el riesgo de tener complicaciones. 

Síntomas de un parto prematuro

Puede que puedas notar ciertas señales de parto prematuro que puedan avisarte que vas a tener que dar a luz a tu bebé. Son varios los síntomas que se pueden sufrir en un parto prematuro.

Como siempre señalamos cada cuerpo es un mundo, por lo que cada embarazada puede sufrir unos u otros síntomas.

A modo informativo si que podemos tener en cuenta los síntomas o signos más comunes entre las embarazadas que suelen sufrir un parto prematuro. Los cuales se recogen en los siguientes puntos:

  • Las contracciones del embarazo son uno de los principales síntomas del parto, aunque a vece pueden confundirse con las contracciones de Braxton Hicks. 
  • Alta presión en la zona del pubis, experimentando una sensación como si el bebé estuviera empujando hacia abajo. 
  • Dolores tanto en la zona lumbar y en la zona del abdomen. 
  • Sufrir cólicos leves como en periodos de la menstruación. 
  • Un aumento o cambio del flujo vaginal (con aspecto como de mucosidad o sanguinolento) o incluso sufrir manchado o sangrado vaginal. 
  • Rotura de la bolsa, conocido también como rotura de aguas del embarazo. 

Cuando tengas cualquier duda, siempre es recomendable acudir al médico o a la ginecóloga, puesto que los profesionales siempre te darán una visión o diagnóstico mucho más certero. Además, siempre que sufras algunos de estos síntomas no lo debes dudar, acude al médico. Sobre todo, porque puede que estés de parto y no se trate de una falsa alarma. 

Causas de un parto prematuro

No se puede hablar sobre unas determinadas causas que provoquen que el parto sea prematuro. Si que es verdad que hay determinados factores de riesgo que pueden provocar un parto prematuro, como pueden ser:

  • Haber experimentando otro parto prematuro en embarazos anteriores.
  • Que la madre cuente con diferentes problemas como pueden ser infecciones urinarias en el embarazo, enfermedades renales, del tiroides o corazón, diabetes gestacional, presión arterial alta, anemias de alta gravedad… En este caso puede producirse un parto prematuro por infección u otro tipo de enfermedades graves
  • Que se den determinadas alteraciones en el útero como puede ser la placenta previa o el desprendimiento de placenta. 
  • Sufrir alteraciones durante el embarazo como la eclampsia o la preeclampsia. 
  • Embarazo múltiple (mellizos, gemelos, trillizos o más), ya que el parto múltiple suele adelantarse a la fecha prevista. 
  • Factores del estilo de la madre como fumar, un consumo continuo de alcohol o drogas, así como poder experimentar un parto prematuro por estrés, depresión, mala alimentación… Los sucesos por estrés como puede ser la muerte de un familiar o sufrir violencia puede conllevar un parto prematuro.
  • Diferentes alteraciones que puede sufrir el feto como pueden ser malformaciones cromosómicas o del corazón, infecciones ultrauterinas…

Complicaciones parto prematuro

Así como se han tratado los posibles síntomas y causas, también deberás tener en cuenta las posibles complicaciones tanto para ti como para tu bebé tras sufrir un parto prematuro. 

Antes de nada, hay que destacar que la mayoría de bebés prematuros no sufren complicaciones a priori, pero sí que es verdad que algunos bebes pueden sufrir complicaciones a corto o largo plazo. Asimismo, este tipo de complicaciones también están muy relacionadas con el peso del bebé al nacer.

Algunas complicaciones o problemas a corto plazo que puede experimentar el bebé están relacionados con un bajo peso, problemas respiratorios, órganos que no se han terminado de desarrollar, problemas de visión o corazón… Asimismo, otras complicaciones que pueden sufrir a largo plazo están relacionadas con una parálisis cerebral, problemas de comportamiento o incluso de aprendizaje.

Por este tipo de problemas es por lo que los bebés prematuros suelen quedarse ingresados tras su nacimiento. En la mayoría de ocasiones tan solo son un par de semanas hasta que el bebé coge el peso adecuado y todos sus órganos están desarrollados completamente. 

Prevención del parto prematuro

Algunos de los factores que puedan causar un parto prematuro no están relacionadas directamente con tu estilo de vida. Pero si que se pueden llevar a cabo determinadas acciones para disfrutar de un embarazo mucho más saludable y sin ningún tipo de complicación. Entre esas acciones se puede:

  • Acudir a todas las consultas prenatales con las que recibir un buen seguimiento médico de forma regular. 
  • Mantener una dieta saludable y variable, disfrutar de una buena nutrición en alimentos con ácidos poliinsaturados disminuye el riesgo de sufrir un parto prematuro. 
  • No tomar ningún tipo de sustancia de alto riesgo, como puede ser el tabaco, drogas o alcohol. 
  • Esperar para volverte a quedar embaraza, puesto que algunos estudios sugieren que los embarazos con menos de seis meses de diferencia cuentan con un mayor riesgo de sufrir un nacimiento prematuro. 
  • Recibir atención y tratamientos médicos para tratar las afecciones crónicas como pueden ser la obesidad, la diabetes u otras enfermedades que puedan provocar un parto antes de tiempo. 

¿Conocías los diferentes aspectos relacionados con los partos prematuros?

Fuentes:

Trabajo de parto prematuro – Mayoclinic

Causas y síntomas del parto prematuro – Sanitas

Источник: https://www.suavinex.com/livingsuavinex/parto-prematuro-sintomas-y-causas/

Cuáles son los síntomas de parto prematuro

Síntomas del parto prematuro

Un embarazo normal llega a término entre las 37 y 42 semanas de gestación.

Si el parto se produce antes de la semana 21, se considera como un aborto, ya que el feto no está desarrollado para sobrevivir fuera del útero; si se produce entre las semanas 21 a 37 se considera parto prematuro, y si se alarga más de las 42 semanas se denomina parto tardío.

Un 10% de las mujeres embarazadas experimentan síntomas de parto prematuro, por lo que es importante reconocerlos para poder actuar a tiempo, detener los síntomas y conseguir que el bebé siga su desarrollo en el vientre de su madre hasta que el nacimiento se produzca en el momento adecuado.

(Te interesa: Bebés prematuros: el parto)

Síntomas de parto prematuro

Algunos de estos síntomas pueden ser propios de un embarazo normal, pero ante la menor sospecha de un parto prematuro debemos acudir al médico. Estos son los síntomas más comunes:

  • Aumento en la frecuencia de las contracciones: entre la semana 21 y la 37, contracciones con una frecuencia de 15 minutos o menos, de entre 20 segundos a 2 minutos cada una.
  • Presión intensa sobre el pubis: en la pelvis, caderas y parte interna de los muslos, como si el bebé estuviera empujando hacia abajo.
  • Dolor continuo en la zona lumbar.
  • Calambres o cólicos abdominales: como si se tuviera la menstruación, durante más de una hora, con o sin diarrea.
  • Aumento y cambio de fluido vaginal: que puede variar en color y consistencia, pudiendo ser transparente y mucoso, o volverse rosado o amarronado.
  • Sangrado vaginal: durante el segundo o tercer trimestre del embarazo.
  • Rotura de la bolsa amniótica: signo de que el parto se producirá en horas.
  • Expulsión del tapón mucoso: síntoma de dilatación del cuello uterino.
  • Sensación de intranquilidad y desasosiego.
  • Escalofríos y aumento de la temperatura corporal.

(Te interesa: Bebés prematuros)

Cómo actuar ante los síntomas de parto prematuro

  • Las revisiones médicas regulares disminuyen las posibilidades de sufrir un parto prematuro, pero es importante saber qué hacer ante los síntomas de parto prematuro.
  • En caso de tener contracciones regulares, hay que tumbarse sobre el lado izquierdo del cuerpo. Si en una hora no se detienen, hay que acudir al médico.
  • Si se observa salida de líquido por la vagina se debe acudir al hospital, donde el médico evaluará cuál es el estado del bebé y recetará tocolíticos para detener el trabajo de parto. En ocasiones, la embarazada volverá a casa y otras veces se quedará en el hospital, en función del avance del embarazo y de la dilatación del cuello uterino.
  • Es importante mantenerse bien hidratada, ya que la deshidratación reduce el volumen de sangre y aumenta el nivel de oxitocina, la hormona responsable de las contracciones.

Aumento de partos prematuros en los últimos años

Los nacimientos prematuros aumentan de forma considerable. De los 492.000 niños que nacieron en el 2009 en España, 41.000 no habían completado su periodo de gestación. Un 55% más de partos prematuros que hace diez años. 1131 no superaron la semana 28 de embarazo.

Según los estudios publicados en el informe de la European Foundation for the Care of Newborn Infants, un bebé prematuro es mucho más débil y vulnerable a enfermedades y trastornos que un bebé que haya completado sus 40 semanas de gestación. Según este estudio, el 51% de quienes sobreviven a un parto prematuro sufrirán retrasos en su desarrollo y el 23% padecerán trastornos de conducta.

(Te interesa: Parto inducido: cuándo es necesario)

Prueba el gel que reduce un 45% el riesgo

Se trata de un gel de progesterona que no tiene efectos secundarios. El gel vaginal basa su composición en la hormona natural de la progesterona, lo que lo convierte en óptimo para todas aquellas mujeres que tengan el cuello del útero corto y, por lo tanto, pueden sufrir un parto prematuro. 

Cuando el cuello uterino está más blando o es más corto de lo habitual, puede borrarse y dilatarse más fácilmente, provocando así un parto prematuro.

La administración de progesterona, independientemente de la vía y la dosis,  ya estaba reconocida por la OMS como una práctica beneficiosa, porque ayuda a reducir los partos prematuros.

Sin embargo, el gel vaginal, de aplicación simple, sencilla y sin efectos secundarios, es una novedad.

El estudio ha sido llevado a cabo en 44 centros médicos de todo el mundo (Asia, África, Europa, Estados Unidos y Latinoámerica). En él han participado 458 mujeres que se sometieron a una ecografía transvaginal para medir la longitud su cuello de útero.

Los datos revelan que los partos prematuros antes de la semana 33 de gestación se redujeron en un 45% entre las usuarias del gel hormonal. Además, los bebés de las madres que recibieron el tratamiento sufrieron menos síndrome de distrés respiratorio que el resto.

Factores de riesgo del parto prematuro

Los factores que pueden predisponer al riesgo de un parto prematuro son muchos y de diferente naturaleza.

  • Anomalías uterinas.
  • Enfermedades maternas, como diabetes, hipertensión o gestosis.
  • Infecciones maternas del aparato genitourinario.
  • Embarazos gemelares (en el 20-25% de los casos, los pequeños nacen antes de la 37ª semana).
  • Fumar en el embarazo.
  • Desprendimiento o rotura de la placenta.
  • Placenta previa (es decir, situada, al menos parcialmente, en el segmento inferior del útero, por donde debe pasar el niño).
  • Líquido amnótico en exceso o escaso.
  • Abortos anteriores o partos prematuros.
  • Consumo de alcohol y drogas en el embarazo.

Источник: https://mibebeyyo.elmundo.es/parto/sintomas/sintomas-parto-prematuro

Parto prematuro: señales de alarma

Síntomas del parto prematuro

Cuando el nacimiento sucede antes de la semana 37 de gestación se lo considera parto prematuro. Nacer antes de tiempo puede tener consecuencias negativas para el bebé, dependiendo del grado de prematuridad, por eso es importante saber reconocer las señales de alarma de un parto prematuro.

Aproximadamente un diez por ciento de las mujeres experimentan signos de parto prematuro en algún momento del embarazo, sin embargo en muchos casos es posible detener los síntomas de parto y finalmente el nacimiento se produce a término.

Reconocer las señales de alarma es muy importante para la detección precoz de esta complicación cada vez más habitual. De esta forma, es más factible actuar a tiempo para que el bebé se siga desarrollando en el vientre materno hasta que esté preparado para nacer.

Síntomas y señales de alarma del parto prematuro

  • Aumento de la frecuencia de las contracciones: contracciones regulares cada 15 minutos o menos, con una duración de 20 segundos a 2 minutos cada una entre la semana 21 y 37 de gestación.
  • Sangrado vaginal: una metrorragia (hemorragia vaginal procedente del útero no asociada al ciclo menstrual) en el segundo o tercer trimestre puede ser el precedente de un parto prematuro.
  • Expulsión del tapón mucoso: si bien no es signo de parto inminente, la expulsión del tapón mucoso es síntoma de que el cuello uterino comienza a dilatarse. El aspecto del tapón mucoso es el de un flujo mucoso, viscoso y espeso.
  • Acortamiento y borramiento del cuello uterino: esto es algo que sólo puede comprobarlo el médico, pero a veces el cuello uterino se dilata de forma prematura sin que haya dolor. Puede ser señal de cervix incompetente.
  • Aumento y cambio de fluido vaginal: expulsión de flujo vaginal que puede variar en su color y consistencia. Puede ser transparente de apariencia mucosa (tapón mucoso) o tornarse rosado o amarronado.
  • Rotura de bolsa amniótica: la rotura de membranas es signo inequívoco de que el parto se producirá en las próximas horas. Si bien puede no ser inminente, no se suele esperar más de 24 horas por temor a que se produzca una infección.
  • Calambres o cólicos abdominales por más de una hora (con o sin diarrea)
  • Presión intensa en la pelvis, caderas y cara interna de los muslos: puedes tener la sensación de que el bebé estuviese por ser expulsado.
  • Dolor continuo en la parte baja de la espalda
  • Sensación de desasosiego y de intranquilidad
  • Puede existir aumento de temperatura corporal y escalofríos

Qué hacer ante los síntomas de parto prematuro

  • Si hay contracciones regulares, túmbate de lado sobre el costado izquierdo. Si aún así las contracciones no se detienen en una hora, debes acudir al médico.
  • Mantenerse hidratada: beber de 2 a 3 vasos de agua aumenta el volumen de sangre en el organismo, por el contrario, la deshidratación disminuye el volumen de sangre y aumenta la concentración de oxitocina, la hormona responsable de las contracciones uterinas.
  • Observar si hay salida de líquido por la vagina, ya sea transparente (puede ser una fisura en la bolsa) o sanguinoliento (podría ser el tapón mucoso). Si la hay, hay que trasladar a la embarazada al hospital.
  • En el hospital el médico evaluará el estado del bebé y lo más posible es que te de medicación para detener el trabajo de parto, llamados tocolíticos. En algunos casos, la embarazada puede irse a su casa una vez que las contracciones han cesado, mientras que otras deben permanecer en el hospital, dependiendo de la dilatación del cuello uterino y el avance del embarazo.

Las revisiones medicas prenatales de forma regular disminuyen las probabilidades de parto prematuro, por lo que es fundamental que acudas a todas las citas desde el comienzo del embarazo.

Aún así, muchas embarazadas experimentan señales de parto prematuro en el algún momento del embarazo. Saber identificarlas a tiempo es muy importante para intentar, dentro de lo posible, prevenir un nacimiento pretérmino.

Foto | iStockphoto
En Bebés y más | Una prueba podría predecir los partos prematuros, Ejercicio para reducir el riesgo de parto prematuro, Parto: señales de que se acerca el día

Источник: https://www.bebesymas.com/embarazo/parto-prematuro-senales-de-alarma

¿Qué provoca un parto prematuro? – Riesgos, causas y síntomas

Síntomas del parto prematuro

El concepto de parto prematuro o parto pretérmino según la OMS hace referencia a aquel nacimiento que ocurre con anterioridad a la semana 37 de embarazo.

Generalmente, las consecuencias y complicaciones de un parto prematuro son menores cuánto más desarrollado está el neonato, es decir, un parto prematuro de 36 semanas conlleva menos peligro para el bebé que uno que ocurra a las 34 semanas.

¿Qué es el parto prematuro?

Un nacimiento prematuro es una complicación a nivel obstétrico y neonatal puesto que puede causar serios problemas de salud en la madre y el recién nacido. En los casos más graves, un parto prematuro extremo puede llevar a la muerte del neonato.

Dependiendo del momento del embarazo en el que se produzca, los partos prematuros se clasifican en:

  • Prematuridad extrema: nacimiento prematuro antes de la semana 28.
  • Parto prematuro severo: entre la semana 28 y 31 de gestación.
  • Prematuridad moderada: parto acaecido entre la semanas 32 y 33.
  • Parto prematuro límite o leve: a partir de la semana 34 a la 36.

Clasificación del parto prematuro

Factores de riesgo

Existen una serie de factores de riesgo conocidos que pueden incrementar la posibilidad de que se produzca un nacimiento pretérmino. No obstante, se considera que más de la mitad de este tipo de partos se producen en embarazos que no presentan ningún factor de riesgo identificable.

Es importante analizar los factores de riesgo en función de la naturaleza de cada uno de ellos: materna o gestacional.

Factores de riesgo maternos

Ciertas condiciones en la mujer embarazada pueden incrementar la amenaza de sufrir un parto prematuro. Algunas de ellas son:

  • Hábitos de vida poco saludables en el embarazo.
  • Obesidad o aumento excesivo de peso en el embarazo.
  • Sufrir procesos infecciosos.
  • Haber sufrido anteriormente un parto prematuro.
  • Antecedentes de cirugía en el cuello uterino o conización.
  • Hipertensión arterial.
  • Pertenecer a la raza negra o hispana.

Factores de riesgo gestacionales

Algunas condiciones durante la gestación pueden facilitar el parto prematuro, como por ejemplo:

Pruebas diagnósticas

Cuando una mujer presenta síntomas de parto prematuro o se encuentra en amenaza de sufrirlo, existen dos pruebas médicas que se pueden realizar para confirmar el diagnóstico:

Medición del cuello uterino

El cuello uterino es un pequeño canal con forma de cilindro que conecta la cavidad uterina con la vagina. A medida que el embarazo se desarrolla se va acortando, pasando de medir una media de 25 mm, hasta «borrarse» (desaparecer) en los momentos previos al parto.

Cuando el médico sospecha que la paciente puede encontrarse en riesgo de sufrir un parto prematuro, puede proceder a medir la longitud de este canal mediante una ecografía transvaginal, la cual permite una visualización y medición más precisa de la longitud cervical.

Si la longitud del cérvix está reducida y no hay urgencia por adelantar el parto, el obstetra puede considerar la administración de progesterona vía vaginal y/o realizar un cerclaje cervical que obstruya la zona.

Detección de fibronectina fetal

La fibronectina fetal es una proteína producida por las membranas fetales que permite que éstas se adhieran a la pared uterina. Para la medición de esta proteína se realiza un frotis vaginal.

Si la prueba detecta que la cantidad de fibronectina fetal es la normal, probablemente el parto no se produzca en las dos semanas siguientes.

Si por el contrario, la concentración de fibronectina es anormalmente elevada, hay riesgo de parto prematuro.

No obstante, no es una prueba definitiva y es importante tener en cuenta otros factores como edad gestacional o tamaño del bebé para poder establecer un tratamiento.

Tratamiento ante un posible parto prematuro

Siempre que sea posible, la primera estrategia es retrasar el nacimiento para que el feto pueda seguir creciendo y desarrollándose de forma normal. Sin embargo, muchos partos prematuros son inevitables y son provocados para evitar peores consecuencias.

Frente a una amenaza leve de parto prematuro se aconseja el reposo absoluto de la embarazada, ya que permanecer en cama hace disminuir la presión sobre el útero y el cérvix así como la probabilidad de que existan contracciones. Es recomendable que la mujer procure mantenerse hidratada para aumentar la concentración de sangre en su organismo y que trate de reducir las situaciones o actividades estresantes

En los casos más arriesgados, donde la mujer está ingresada en el hospital, se administra suero de forma intravenosa para que esté lo mejor hidratada posible. Además, cabe la posibilidad de que el médico suministre fármacos llamados tocolíticos para frenar el trabajo de parto.

Con respecto al niño, una de las complicaciones más habituales en el nacimiento de un bebé prematuro es que sus pulmones son todavía demasiado inmaduros y pueden sufrir graves problemas respiratorios.

Para evitarlo, se le administran glucocorticoides a la embarazada que estimulan la maduración y el crecimiento de los pulmones fetales.

Es necesario que la gestación haya superado al menos las 24 semanas de desarrollo para poder suministrar esta medicación.

Bebés prematuros y cuidados especiales

Un nacimiento antes de tiempo puede suponer ciertos problemas de salud y desarrollo para los bebés prematuros, ya que las 8 últimas semanas de embarazo son el periodo clave durante el cual el feto experimenta su mayor crecimiento.

Como hemos mencionado anteriormente, los problemas del aparato respiratorio son los más habituales en este tipo de recién nacidos, dado que los pulmones son uno de los últimos órganos en desarrollarse. También es común que puedan presentar problemas en el sistema digestivo, renal o inmunológico, así como en la visión.

Debido a todo esto, los bebés prematuros necesitan una serie de cuidados especiales como ventilación asistida, aplicación de calor (pues por su prematuridad tienen problemas para retener el calor corporal) o recibir los alimentos por vía intravenosa, ya que no coordinan correctamente la succión, la deglución y la respiración.

Por este motivo, no es posible que un bebé prematuro reciba los cuidados de enfermería en casa, pues se necesita equipo médico y ello implica la estancia del bebé, durante un periodo más o menos prolongado, en la UCI de neonatos.

Si quieres conocer más sobre las características de los bebés prematuros, visita este enlace: Bebés prematuros.

¿Es más probable que se produzca un parto prematuro cuando son gemelos?

Por Dr. Manuel Aparicio Caballero (ginecólogo).

Según la OMS, se considera que un parto es prematuro o pretérmino cuando el nacimiento ocurre con anterioridad a la semana 37 de embarazo.

Algunas de las causas más habituales relacionadas con el nacimiento de un bebé prematuro son:

  • Sobredistensión uterina: pérdida del tono muscular del útero que impide que este órgano recupere su tamaño natural.
  • Infección o inflamación uterina: ciertos componentes bacterianos pueden dañar las membranas fetales provocando su ruptura y desencadenando el parto prematuro. Una infección que afecte específicamente al útero también puede causar un parto pretérmino.
  • Hemorragia decidual: es un tipo de sangrado vaginal que puede ocurrir durante el embarazo.

Existen numerosos factores de riesgo para que un parto sea prematuro, desde la obesidad, la hipertensión arterial, etc. El embarazo múltiple es uno de estos factores.

¿En un proceso de FIV es más común que ocurra un parto prematuro?

Por Dra. Paloma de la Fuente Vaquero (ginecóloga).

No hay asociación directa entre tratamiento de reproducción asistida y parto prematuro. Sí es frecuente encontrar patologías ginecológicas (miomas, malformaciones uterinas…) en mujeres con esterilidad o infertilidad. Dichas patologías sí pueden condicionar un parto prematuro, pero no la propia técnica.

¿Te dan la misma baja laboral cuando se produce un parto prematuro?

Por Victoria Moliner (embrióloga).

Generalmente sí, se concede el mismo permiso tras un parto normal o un parto prematuro. No obstante, una amenaza de parto prematuro es motivo de baja laboral por enfermedad, la cual se puede prolongar con la baja maternal.

¿Qué alimentación ha de llevar un bebé prematuro?

Por Victoria Moliner (embrióloga).

Según los expertos, la leche materna es el mejor alimento para los recién nacidos y especialmente los prematuros.

Sin embargo, en el caso de los bebés prematuros, al no poder succionar correctamente, es preciso que el alimento sea introducido mediante sondas nasogástricas o estomacales.

En ocasiones, debido a las secuelas de la prematuridad de su nacimiento, es necesario complementar su alimentación con hierro.

¿Qué peso tuvo el bebé prematuro más pequeño del mundo?

Por Victoria Moliner (embrióloga).

Existen muchos casos de bebés prematuros en el mundo que, afortunadamente, han conseguido sobrevivir. Uno de los casos más impactantes es el de una niña, Amilia Taylor, que nació en un hospital de Miami a las 22 semanas de gestación y con 280 gramos de peso.

¿Un bebé prematuro puede nacer por parto natural?

Por Victoria Moliner (embrióloga).

Sí, es posible que un parto que se adelanta se produzca a través del canal vaginal. Es decir, no es necesario que se practique siempre una cesárea en caso de que se trate de un parto prematuro.

Источник: https://www.reproduccionasistida.org/parto-prematuro/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: