Síntomas en niños celiacos

La enfermedad celíaca

Síntomas en niños celiacos

  • Tamaño de texto más grande

La enfermedad celíaca es un trastorno del sistema inmunológico ocasionado por una intolerancia al gluten. También es conocida como sprue celiaco, enteropatía sensitiva al gluten y esprue no tropical. Gluten es el nombre general de las proteínas que se encuentran en el trigo, centeno, cebada y otros cereales derivados.

Cuando un niño(a) padece la enfermedad celíaca, el gluten daña las vellosidades en el intestino delgado, conocidas como villi, cuya función es absorber los nutrientes de los alimentos. Cuando estas vellosidades sufren cualquier daño, el cuerpo no puede absorber los nutrientes que necesita para desarrollarse. Cuando esto ocurre, el niño(a) puede sufrir de desnutrición.

La enferemedad celíaca puede manifestarse en una variedad de síntomas en diferentes personas. Los bebés puede que no puedan ganar peso y desarrollarse como se espera (una condición denominada “falla de progreso”). En los niños(as) mayores, esta condición puede ocasionar diarrea, dolor de estómago, flatulencia, pérdida de peso, fatiga y eczema doloroso en la piel.

Algunas personas con la enfermedad celíaca no padecen de ningún tipo de síntoma.

Los doctores no saben con certeza la razón que ocasiona la reacción del sistema inmunológico al gluten en las personas con la enfermedad celíaca. No existe cura para esta condición, pero si el doctor ha diagnosticado que su hijo(a) tiene la enfermedad celíaca, existen formas para remediar los síntomas y cualquier daño que hayan sufrido los intestinos.

Síntomas de la enfermedad celíaca

Los síntomas de la enfermedad celíaca pueden ocurrir en cualquier momento de la vida de un niño(a). Algunos niños(as) experimentan síntomas el primer día de estar expuestos al gluten, mientras que otros desarrollan síntomas después de haber ingerido gluten durante años sin tener ningún problema.

Uno de los primeros síntomas de que un bebe puede tener la enfermedad celíaca puede ocurrir poco después de la introducción de cereales en su dieta.

Un bebe que haya comenzado a consumir alimentos con gluten puede tener diarrea y dolor de estómago y puede dejar de ganar peso a un ritmo saludable. Puede que también aparezcan eczemas en la piel, especialmente alrededor de los codos, glúteos y rodillas.

Con el paso del tiempo, el niño(a) desarrollará anemia y aftas bucales y se tornan retraidos e irritables.

¿Cuáles son las causas de la enfermedad celíaca?

Las causas de la enfermedad celíaca se desconocen. Se lo ha relacionado estado ligada a otras condiciones con otras enfermedades como el Síndrome de Down, el Síndrome Williams, trastornos de la tiroides, y deficiencia selectiva de la immunoglobulina IgA.

La enfermedad celíaca tiende a manifestarse en familias, así que si hay enfermedad celíaca en la familia incluye la enfermedad celíaca, su hijo(a) puede que tenga un riesgo de desarrollarla Cuando un niño(a) es diagnosticado con la enfermedad celíaca, tanto el niño(a) como sus hermanos, sus padres y sus abuelos deberían someterse a una prueba para detectar esta condición, ya que ellos pueden padecerla sin tener ningún tipo de síntomas. Cuando la enfermedad celíaca no se detecta durante un largo periodo de tiempo, puede ocasionar serios problemas de salud.

El diagnóstico de la enfermedad celíaca

El diagnóstico de la enfermedad celíaca generalmente comienza con un simple examen de sangre que mide el nivel de anticuerpos al gluten y ciertas proteínas que recubren el intestino. Si se encuentran altos niveles de estos anticuerpos, el doctor probablemente ordenará una biopsia del intestino delgado y la enviará al laboratorio para analizarla.

Los doctores realizan esta prueba de tejidos insertando un tubo largo y delgado llamado endoscopio a través de la boca y del estómago hasta llegar al intestino delgado. El niño(a) recibirá un sedante ligero o anestesia general para someterse a esta prueba.

Modificaciones dietéticas en la enfermedad celíaca

Cuando se diagnostique la enfermedad celíaca, el doctor le informará sobre los alimentos que su hijo(a) puede comer y cuales debe evitar. Debido a que estos cambios pueden afectar la rutina de su vida en familia y la dieta de su hijo(a), el doctor puede que sugiera que visite a un nutricionista para recibir consejos adicionales.

El trigo, el centeno y la cebada, son cereales relacionados entre sí, y debe eliminarlos de la dieta de su hijo(a).

Pero debido que no existe una ley que requiere que los fabricantes de alimentos incluyan al gluten en las etiquetas de ingredientes, detectarlo puede ser difícil.

Generalmente, si su hijo(a) tiene la enfermedad celíaca, es acertado evitar alimentos que contengan los siguientes ingredientes relacionados con el gluten:

  • Cubitos de sazón y caldos
  • Alimentos empanados (como el pollo empanado, etc.)
  • Jarabe de arroz integral (frecuentemente hecho con cebada)
  • Harina para tortas (hecha con trigo)
  • Colorante caramelo (ocasionalmente hecho de cebada)
  • Obleas de comunión
  • Cuscús
  • Vegetales en crema o empanados
  • Dextrin (un ingrediente poco común que puede estar hecho a partir de trigo, maltodextrin está permitida)
  • Frutos secos como los cacahuetes, almendras (los ingredientes aditivos pueden contener harina de trigo o sabores artificiales)
  • Pollo frito
  • Papas fritas (si están rebozabas en harina de trigo)
  • Salsas (incluyendo la salsa de tomate y las salsas de las carnes)
  • Tocineta, cangrejo o mariscos sucedáneos
  • Fiambres procesados
  • Malta o sabor artificial de malta (generalmente provienen de la cebada)
  • Aderezos para marinar alimentos
  • Matzo
  • Almidón modificado (en inglés “modified food starch”). La mayoría de los fabricantes ahora especifican a fuente de este ingrediente, como por ejemplo, almidón modificado de maíz, el cual está permitido, versus almidón modificado de trigo el cual no está permitido
  • Crema para café que no sea láctea
  • Pastas
  • Aderezos de ensaladas
  • Especies (las especies puras están permitidas, pero verificar chequear los ingredientes de las combinadas ya que pueden contener aditivos con gluten)
  • Algunos tes de hierbas y cafés con sabores
  • Mezclas para sopas y sopas enlatadas
  • La salsa de soya y los sólidos de soya (puede que hayan sido fermentados con harina de trigo; no los consuma a menos que haya podido verificar los ingredientes con un nutricionista)
  • Preparados para untar, quesos crema y salsas de aperitivos
  • Rellenos
  • Espesantes
  • Fideos udon
  • Productos «sin trigo» (muchas galletas y panes que especifican que no tienen trigo pueden contener harina de centeno o cebada, las cuales contienen gluten o ingredientes que los contienen)
  • Yogur con almidón de trigo
  • Generalmente un niño(a) con la enfermedad celíaca puede comer avena, siempre y cuando provenga de una fuente que no esté contaminada. Esto significa que haya estado procesada en una planta que no procese cereales que contengan gluten en los mismos equipos en que se procesa la avena. La etiqueta en el paquete debe indicar claramente si ese es el caso.

Para evitar estas fuentes de gluten y evitar ocasionar síntomas de intolerancia al gluten en su hijo(a), es importante que lea cuidadosamente las etiquetas de todos los alimentos antes de comprarlos antes de que permita que su hijo(a) los consuma. Y usted puede ayudar a que su hijo(a) aprenda cómo hacerlo también. Cuando surjan dudas, lo más seguro es asumir que el producto tiene gluten y descartarlo.

En los Estados Unidos, todos los alimentos deben de especificar claramente si contienen uno de los principales ocho causantes de alergias, incluyendo el trigo. Sin embargo, esto no significa que los alimentos que no tienen trigo no tienen gluten.

Los oficiales a cargo de la ley están trabajando para hacer que las etiquetas sean más informativas para las personas con la enfermedad celíaca requiriendo que las compañías identifiquen a otros componentes de los productos como la cebada y el centeno.

Comiendo fuera

Las personas con la enfermedad celíaca no están limitadas a comer solamente en sus casas. Con la experiencia y el conocimiento, usted podrá averiguar los platos en los restaurantes o en las casas de sus amigos que contienen gluten.

Algunos restaurantes ahora ofrecen platos libres de gluten en sus menús— asegúrese de preguntar. Algunas veces, independientemente de cuan preparada una persona esté, usted tendrá dificultar en averiguar si un alimento o plato están libres de gluten.

Cuando tenga dudas, ¡ordene otro plato que su hijo(a) si pueda comer!

A continuación detallamos algunos consejos que debe recordar cuando escoja los menús para su hijo(a):

Comience con los alimentos que su hijo(a) puede comer.

Los alimentos y los ingredientes que una persona con la enfermedad celíaca puede comer y utilizar al preparar recetas incluyen: alimentos preparados con harina de maíz, arroz, sarraceno, sorgo, arruruz, garbanzos, quínoa, tapioca, teff, y papa (siempre y cuando otros ingredientes en la receta no contengan gluten). Otros alimentos permitidos son la carne, pescado, pollo, legumbres, frutos secos, leche, queso, frutas y vegetales.

Tenga en cuenta contaminación cruzada. Incluso cuando se come o prepara recetas que no contienen gluten, si estas comidas entran en contacto con alimentos que lo contienen hay un riesgo de contaminación por contacto.

Por ejemplo, las migas de pan pueden llegar a las mermeladas, mezclas para untar y condimentos si las personas no tienen cuidado en utilizar una espátula u otro utensilio limpio cada vez que se sirven.

Mantener los condimentos en botellas que pueden apretarse y utilizar contenedores diferentes de mermelada, jaleas y otros productos para untar es una buena idea. También lo es tener una tostadora para el pan sin gluten.

Si usted hornea productos que contienen gluten, limpie debidamente los aparatos y utensilios donde los prepara, así como las superficies donde cocina, antes de preparar cualquier receta sin gluten. Recuerde lavar sus manos debidamente y a menudo cuando prepare los alimentos.

En los restaurantes, informe a la persona a cargo de su mesa o al personal en la cocina sobre la condición de su hijo(a) y asegúrese que ellos sepan cuán importante es que la comida de su hijo(a) no contenga gluten o ingredientes relacionados con el gluten.

La mayoría de los supermercados venden pan, cereales, mezclas para hornear, galletas y otros productos sin gluten. Las tiendas de comidas sanas y los supermercados de alimentos naturales puede que tengan una selección más amplia de estos alimentos. No es una buena idea utilizar productos sin gluten presentados a granel debido a que puede haber un riesgo de contaminación por contacto.

Incluso si usted tiene precaución, habrá momentos en los que su hijo(a) comerá gluten accidentalmente.

Cuando esto ocurra no será grave— la ingestión de una pequeña cantidad de gluten puede causar una pequeña infamación en el intestino pero probablemente no ocasionará síntomas inmediatamente.

Normalmente, el tejido que recubre el intestino delgado se regenera completamente en tres o cuatro días, así que después de un pequeño incidente, las células dañadas serán reemplazadas por células nuevas.

Ayudando a su hijo a lidiar con la enfermedad celíaca

El conocimiento de los expertos respecto a la enfermedad celíaca se está desarrollando con tanta rapidez que muchos libros y sitios Web no están actualizados.

Para asegurar que usted tiene la información más actual y correcta, considere unirse a una de las organizaciones nacionales de enfermedad celíaca.

Incluso existen campamentos de verano y grupos de apoyo diseñados a ayudar a los niños y adolescentes con la enfermedad celíaca.

Si su hijo(a) sufre de enfermedad celíaca, es importante educar a los otros adultos en o que se relacionan con su hijo(a) — maestros, enfermeras, consejeros de campamento, cuidadoras de bebés y amigos de los padres— sobre la condición y la importancia de mantener los alimentos con gluten fuera del alcance de su hijo(a). Enseñe a los niños (as) más mayores a que no acepten comidas al menos que provengan de quien se asegure de que estas no contienen gluten.

Puede que sea difícil que su hijo se adapte a una dieta libre de gluten y al comienzo, puede ser retador realizar todos los ajustes necesarios. Con el tiempo, usted y su hijo reconocerán los alimentos permitidos y los prohibidos, haciendo más facil encontrar comidas, aperitivos e ingredientes que no generen los síntomas de la enfermedad celíaca.

Muchos niños(as) con síntomas que reciben un diagnóstico de la enfermedad celíaca se sienten mejor rápidamente en cuanto eliminan el gluten de sus dietas y pueden hacer una transición fácil a una alimentación sin gluten.

Pero cuando los síntomas son leves o ausentes, es más difícil que los niños(as) se acostumbren a los cambios dietéticos.

También ayuda unirse a grupos de apoyo, muchos de los cuales tienen eventos especiales para ayudar a los niños(as) con la enfermedad celíaca a entender que no son los únicos que tienen problemas dietéticos. Hable con su doctor para encontrar grupos de apoyo en su comunidad.

Источник: https://kidshealth.org/es/parents/celiac-disease-esp.html

Bebés celiacos: cómo detectar los síntomas de la celiaquía

Síntomas en niños celiacos

La enfermedad celiaca es un trastorno del sistema inmunológico que está ocasionado por una intolerancia al gluten. Este es el nombre general que se le da a las proteínas que se encuentran en el trigo, centeno, cebada y otros cereales derivados.

Cuando un niño padece de este problema, el gluten lo que hace es dañar las vellosidades en el intestino delgado, conocidas como villa, cuya función es absorber los nutrientes que el cuerpo necesita para desarrollarse.

Cuando esto ocurre, y en casos concretos y extremos, el menor puede sufrir una desnutrición.

Los síntomas

La celiaquía puede manifestarse en una infinidad de síntomas. Los bebés puede que no ganen peso y se desarrollen tal y como se espera. En niños más mayores esto puede acarrear diarrea, dolor de estómago, flatulencia, pérdida de peso, fatiga y un eccema doloroso en la piel.

Aún así, otras personas no presentan ningún síntoma.

Los especialistas no saben con certeza por qué se produce esta reacción del sistema inmunológico contra el gluten.

Tampoco existe un medicamento que cure esta intolerancia. Aún así, se podrán tomar distintas medidas para remediar los síntomas y cualquier otro daño que haya sufrido el intestino.

Los síntomas de la celiaquía.divinity.es

Los síntomas de la celiaquía pueden surgir en cualquier momento de la vida del niño. Algunos de ellos experimentan síntomas los primeros días de vida que están expuestos al gluten y otros los desarrollan según va pasando el tiempo.

Uno de los primeros síntomas que tu bebé puede tener puede ser diarrea y dolor de estómago y puede dejar de ganar peso a un ritmo saludable. Puede también que le aparezcan eccemas en la piel, especialmente en la zona de las rodillas, los codos y glúteos.

Con el paso del tiempo, el menor podrá desarrollar anemia y aftas bucales y se podrán volver irritables y más introvertidos.

Cómo se diagnostica

Como ya hemos comentado, las causas de la enfermedad celiaca son totalmente desconocidas.

Sí que ha estado relacionada con otras enfermedades como el síndrome de Down, el síndrome Williams, trastornos del tiroides y deficiencia selectiva de la immunoglobulina IgA.

Además, suele manifestarse también de forma hereditaria. Por tanto, si algún familiar tiene celiaquía, puede que algún niño corra el riesgo de desarollarla.

Cuando un menor es diagnosticado, lo mejor será que tanto sus padres, como hermanos y abuelos se sometan a una prueba para detectar esta condición, ya que pueden padecerlo sin saberlo. Cuando la enfermedad celiaca no se detecta durante un largo periodo de tiempo, puede ocasionar serios problemas de salud.

Análisis de sangre para saber si el menor es celiaco.divinity.es

El diagnóstico suele comenzar con un simple análisis de sangre, donde se medirá el nivel de anticuerpos al gluten y ciertas proteínas que recubren al intestino.

Si los niveles son altos, el especialista ordenará una biopsia del intestino delgado y enviará los resultados a cualquier laboratorio para que los analicen. Cuando el médico diagnostique la celiaquía, os explicará qué productos puede tomar el menor y cuáles no.

Además, podrá sugerir que visitéis a una nutricionista para que os de las indicaciones adecuadas.

Qué alimentos no se deben comer

El trigo, el centeno y la cebada son cereales que están relacionados entre sí y que, por tanto, tendrán que ser eliminados de la dieta del menor. Aún así, será difícil detectar qué alimentos contienen gluten y cuáles no.

Generalmente no será recomendado consumir alimentos empanados, harina, colorantes, obleas, vegetales en crema, frutos secos como los cacahuetes o las almendras, patatas fritas, salsas, fiambres, aderezos para marinar alimentos, pastas, aderezos para ensaladas, especies, algunos tés y cafés con sabores, salsa de soja, queso crema, espesantes y yogur.

Alimentos que no pueden comer los celiacos.divinity.es

En general, un niño celiaco podrá consumir avena, siempre y cuando esta provenga de una fuente que no esté contaminada. La etiqueta del paquete lo debe de indicar. Leer cuidadosamente todas las etiquetas será fundamental para que tu hijo no sufra los síntomas de la celiaquía.

Cabe destacar que las personas con este tipo de enfermedad no están limitadas a comer solamente en su casa. Con la experiencia y los conocimientos adecuados podrá saber qué alimentos podrá consumir el menor. Además, ahora, algunos restaurantes ofrecen la opción de platos sin gluten.

Aún así, muchas veces te preguntarás qué de todo lo que hay en la carta podrá consumir el niño. Ante estas dudas, lo mejor será que sigas una serie de recomendaciones. Entre ellos, comienza pidiendo aquello que sabes que tu hijo puede comer, como el arroz, la quinoa, garbanzos, carnes, pescados, frutas y vegetales.

Los niños celiacos pueden comer fuera de casa.divinity.es

También, tendrás que tener en cuenta la contaminación cruzada. En muchas ocasiones, cuando se prepara un plato sin gluten, los utensilios de la cocina pueden tocar otros alimentos que sí contienen el gluten. Esto puede traer las mismas consecuencias que si se comiera directamente.

Por ejemplo, si horneas productos que tienen gluten, lo mejor será que limpies bien el horno, así como las superficies donde se cocina, antes de preparar cualquier receta para celiacos.

Recuerda lavar las manos debidamente y a menudo cuando se prepare los alimentos.

En el caso de los restaurantes, lo mejor será que se informe a los camareros y, por ende, a los encargados de la cocina.

MÁS

Источник: https://www.divinity.es/mamas/sintomas-celiaquia-be5m_18_2923470145.html

Enfermedad celíaca en niños: síntomas y la importancia de la detección precoz

Síntomas en niños celiacos

Hoy se conmemora en España el Día Nacional del Celiaco, una fecha propuesta por la Federación de Asociaciones de Celiacos de España (FACE) para dar visibilidad y apoyar al colectivo celiaco, al tiempo que se busca concienciar a todos los sectores de la sociedad.

Según la SEGHNP, se calcula que la celiaquía afecta uno de cada 71 niños en España y puede presentarse a cualquier edad, tanto en bebés al introducir la alimentación complementaria, como en niños y adolescentes. Hoy vamos a repasar cuáles son los síntomas de la enfermedad celíaca en la infancia y por qué es importante un diágnostico precoz.

Estrictamente hablando, la celiaquía no se consiera ni una intolerancia ni una alergia, sino una enfermedad autoinmune (es decir, una respuesta inmunológica contra el propio organismo) ocasionada por la exposición a las proteínas del gluten, presente en ciertos cereales.

Por el contrario, la alergia es una reacción inmunológica, mientras que la intolerancia hace referencia a la dificultad de digerir ciertos alimentos.

Síntomas de enfermedad celíaca en niños

La mayoría de las personas celíacas manifiestan uno o más síntomas, aunque también hay personas asintomáticas que no presentan ningún malestar. La enfermedad celíaca no solo afecta al aparato digestivo, sino a cualquier otro órgano del cuerpo humano, como la piel, los huesos o el sistema neurológico, por ejemplo.

Entre los síntomas más destacables en niños y adolescentes están:

  • En la infancia: diarrea crónica, pérdida de apetito, distensión abdominal (tripa hinchada), pérdida de peso, gases, retraso en el crecimiento y talla baja, anemia, irritabilidad, tristeza, heces grasosas y con mal olor.

  • En la adolescencia se suman, además: cambios de humor o sensación de molestia o inquietud, retraso de crecimiento, daños en el esmalte de los dientes permanentes, retraso puberal e irregularidades menstruales.

Cómo se diagnostica la celiaquía

Cuando hay sospecha de enfermedad celíaca el diagnóstico se hace mediante un análisis de sangre que incluye la detección de los anticuerpos propios de la celiaquía. Si esta prueba resulta positiva, los síntomas son muy evidentes y además hay genética compatible con la celiaquía, muchos expertos recomiendan evitar la biopsia en niños por lo invasiva que resulta.

Sin embargo, la prueba más fiable para detectar la celiaquía es la biopsia duodenal, y en algunos casos es necesario realizarla. La biopsia consiste en obtener una pequeña muestra de la superficie del intestino para poder estudiarla al microscopio.

Hace tres años os informábamos también de una técnica de detección desarrollada por científicos de la Universidad de Granada, consistente en un rápido pinchazo en el dedo.

Según FACE, el 75% de las personas celíacas estaría sin diagnosticar debido especialmente a que los síntomas pueden confundirse con otro tipo de patologías. Esto ocurre especialmente en la infancia, lo que lleva a las familias a transitar por un camino largo hasta alcanzar el diagnóstico.

Por eso es tan importante la implantación de un protocolo de diagnóstico precoz, que reduzca el tiempo de incertidumbre y se pueda poner en marcha cuanto antes un tratamiento que mejore la calidad del vida del paciente.

Factores de riesgo para la celiaquía

La enfermedad celíaca no es hereditaria, pero sí existe una predisposición genética a padecerla. La probabilidad de desarrollar celiaquía es de uno entre diez para niños con un familiar de primer grado diagnosticado.

Por eso, una vez confirmado el diagnostico es recomendable valorar si el resto de familiares cercanos (hermanos, padres e hijos) también pudieran estar afectados por la enfermedad.

También se encuentran entre los grupos de riesgo con mayor predisposición a la celiaquía: las personas con diabetes tipo 1, Síndrome de Turner, Síndrome de Down, enfermedad tiroidea autoinmune, Síndrome de Williams y enfermedad autoinmune de hígado.

¿La celiaquía tiene cura?

No, la enfermedad celiaca no tiene cura, pero con una dieta exenta de gluten los síntomas desaparecen y con ello los problemas asociados.

No obstante, las investigaciones sobre la enfermedad siguen avanzando y a día de hoy sabemos que se está trabajando en una futura vacuna que tendría como objetivo restaurar la capacidad de tolerar el gluten por parte del sistema inmune. Por el momento, la vacuna se encuentra en fase de ensayo.

La dieta del niño con enfermedad celíaca

Si a tu hijo acaban de diagnosticarle celiaquía, el especialista os informará sobre los pasos a seguir y los cambios que debes realizar en su dieta, pues a partir de este momento no podrá consumir ningún producto con gluten.

Pero es muy importante que la dieta de exclusión la aconseje un especialista, pues hay padres que toman esta decisión por iniciativa propia, sin saber si sus hijos son realmente celiacos. El gluten no es una proteína indispensable para la salud, pero eliminarla sin indicación médica puede conllevar ciertos problemas.

El gluten es una proteína presente en el trigo, el centeno, la cebada, el triticale, la espelta y algunas variedades de avena, así como sus híbridos y derivados.

Son varios los productos que llevan gluten en su composición, por lo que es fundamental revisar con detenimiento el etiquetado y en caso de duda consultar con el fabricante.

También es importante saber que hay ciertas leyendas que introducen los fabricantes en el envoltorio de sus productos que no garantizan la ausencia total de gluten.

La espiga tachada dentro de un círculo y la marca «Controlado por FACE» son símbolos internacionales de garantía para considerarlos inocuos para los celiacos.

Igualmente, se debe prestar atención a ciertos productos no alimenticios, pues también pueden ocasionar daños en personas celíacas.

Es muy importante la lectura del etiquetado antes de ofrecer un producto a un niño con enfermedad celiaca. Vía celiacos.org

Otras recomendaciones de la FACE para la dieta del colectivo celiaco son:

  • Advertir al colegio sobre la enfermedad celiaca del niño y asegurarnos de que le ofrecen un menú alternatio y apto para él en el comedor.

  • Evitar los productos a granel, por riesgo de contaminación cruzada.

  • Optar por productos naturales o genéricos libres de gluten por naturaleza.

  • Extremar la precaución con la manipulación de alimentos, el uso de utensilios de cocina y el empleo del mismo aceite para cocinar productos con gluten y productos sin gluten. Todas estas prácticas conllevan riesgo para las personas celiacas.

  • En aquellas casas en las que haya un miembro de la familia celiaco, se aconseja evitar harinas de trigo y pan rallado con gluten, y utilizar en su lugar harinas y/o pan rallado sin gluten, copos de puré de patata para rebozar, empanar o espesar salsas. De este modo los alimentos concinados podrán ser consumidos por todos los miembros de la familia y se evitarán accidentes por ingesta accidental.

Precaución con ciertos medicamentos

También es importante saber que ciertos medicamentos y complementos alimenticios pueden contener gluten que dañen a las personas celiacas. Por ello se recomienda que todos los medicamentos sean adquiridos bajo prescripción médica y preguntar en la farmacia en caso de dudas.

Vía FACE

Источник: https://www.bebesymas.com/salud-infantil/enfermedad-celiaca-ninos-sintomas-importancia-deteccion-precoz

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: