Síntomas en niños de influenza

Contents
  1. Gripe (influenza)
  2. ¿Cuáles son los signos y los síntomas de la gripe?
  3. ¿Cuál es la causa de la gripe?
  4. ¿Es contagiosa la gripe?
  5. ¿Cómo se diagnostica la gripe? 
  6. ¿Cómo se trata la gripe?
  7. ¿Qué problemas puede haber? 
  8. ¿Cuánto dura la gripe?
  9. ¿Se puede prevenir la gripe?
  10. ¿Qué más puede ayudar?
  11. Influenza (gripe)
  12. ¿Cuáles son los síntomas de la influenza?
  13. ¿Hay personas que tienen mayor riesgo de tener complicaciones si contraen la influenza?
  14. ¿Cuáles son las complicaciones asociadas con la influenza?
  15. ¿Cómo se propaga la influenza?
  16. ¿Cuándo es el período de contagio y cuánto dura?
  17. ¿Cuál es la diferencia entre un resfrío y la influenza?
  18. ¿Cuáles son los síntomas de la influenza que la distinguen del resfrío?
  19. ¿Qué puedo hacer para protegerme de la influenza?
  20. ¿Quiénes deben vacunarse?
  21. ¿Quiénes no deben vacunarse?
  22. ¿La medicación antiviral puede prevenir la influenza?
  23. La influenza y su bebé
  24. ¿Cómo se transmite la influenza?
  25. ¿Necesita su bebé la vacuna contra la influenza?
  26. ¿Corren algunos niños más riesgo que otros de tener problemas graves de salud causados por la influenza?
  27. ¿Qué problemas de salud puede causar la influenza en los niños?
  28. ¿Cuáles son las señales y los síntomas de que su bebé tiene la influenza?
  29. ¿Cómo se trata la influenza en los bebés y niños?
  30. ¿Cómo puede detener el contagio de la influenza?
  31. Para más información
  32. Gripe H1n1 En Niños Care Guide Information En Espanol
  33. ¿Qué es la gripe H1N1?
  34. ¿Cuáles son los signos y síntomas de la gripe H1N1?
  35. ¿Cómo se diagnostica la gripe H1N1?
  36. ¿Cómo se trata la gripe H1N1?
  37. ¿Cómo puedo controlar los síntomas de mi hijo?
  38. ¿Cómo puedo ayudar a evitar la propagación de la gripe H1N1?
  39. Llame al número de emergencias local (911 en los Estados Unidos) en cualquiera de los siguientes casos:
  40. ¿Cuándo debo buscar atención inmediata?
  41. ¿Cuándo debo llamar al médico de mi hijo?
  42. ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:
  43. Medicine.com Guides (External)

Gripe (influenza)

Síntomas en niños de influenza

  • Tamaño de texto más grande

La gripe es una infección de las vías respiratorias (nariz, garganta y pulmones). Está causada por un virus que se contagia fácilmente de una persona a otra. El virus de la gripe suele causar la mayoría de las enfermedades durante los meses más fríos del año. En Estados Unidos, la temporada de la gripe dura de octubre a mayo.

¿Cuáles son los signos y los síntomas de la gripe?

Cuando una persona tiene la gripe, se suele sentir peor que cuando tiene un resfriado o un catarro común. Los niños que contraen la gripe suelen presentar síntomas 2 días después de entrar en contacto con el virus. Entre sus síntomas, se incluyen los siguientes:

  • fiebre que llega de repente
  • escalofríos
  • dolor de cabeza
  • dolores musculares
  • mareo
  • pérdida del apetito
  • cansancio o fatiga
  • tos
  • dolor de garganta
  • secreción nasal
  • náuseas o vómitos
  • debilidad
  • dolor de oídos
  • diarrea

Los bebés con gripe también pueden dar la sensación de ponerse inquietos o irritables de repente o, simplemente, pueden «tener mal aspecto».

¿Cuál es la causa de la gripe?

La gripe también se llama «influenza», y debe su nombre al virus que la causa, el virus de la influenza.

  Se contagia cuando la gente expulsa gotitas infectadas por el virus al toser o al estornudar, y otras personas las inspiran.

Las gotitas también se pueden depositar en cosas como los pomos de las puertas y los carros de la compra, infectando a las personas que toquen esos objetos y luego se lleven las manos a la boca o a la nariz. 

¿Es contagiosa la gripe?

Sí, la gripe es muy contagiosa. La gente la puede contagiar desde un día antes de sentirse mal hasta que le desparezcan los síntomas. Estos suelen durar en torno a una semana en los adultos, pero pueden durar más tiempo en los niños pequeños.

La gripe se suele dar en pequeños brotes. Cuando la enfermedad se propaga rápidamente y afecta a mucha gente en la misma zona y al mismo tiempo, se trata de una epidemia.

Las epidemias de gripe tienden a ocurrir cada pocos años. Cuando una epidemia se extiende por todo el mundo, recibe el nombre de pandemia. Esto es mucho menos común.

Hubo tres pandemias de influenza en el siglo XX, y una hasta ahora en el siglo XXI (la influenza A [H1N1] del 2009).

Durante la pandemia de coronavirus, los expertos constataron que llevar mascarilla ayuda a proteger a la comunidad del contagio de gérmenes. Recomendaron que todos los niños de a partir de 2 años llevaran puesta una mascarilla cuando estuvieran en lugares públicos o con gente con la que no convivieran. Llevar puesta una mascarilla también puede ayudar a frenar el contagio de la gripe.

¿Cómo se diagnostica la gripe? 

Los profesionales de la salud suelen saber si un niño tiene la gripe solo al observarlo. Los niños con gripe suelen tener mal aspecto y se sienten mal.

Hay otras infecciones que pueden causar síntomas similares a los de la gripe. Si el profesional de la salud tiene dudas sobre si se trata o no de una gripe, puede ser necesario hacer una prueba.

Obtendrá una muestra pasando un largo bastoncillo de algodón por el interior de la nariz o de la garganta del niño.

Los resultados se pueden obtener deprisa, o pueden tardar más tiempo si se envían a un laboratorio. 

¿Cómo se trata la gripe?

La mayoría de los niños con gripe mejoran en casa. Asegúrese de que su hijo:

  • bebe abundantes líquidos para evitar la deshidratación 
  • duerme mucho y se toma las cosas con calma 
  • toma paracetamol y/o ibuprofeno para aliviarle la fiebre y las molestias. No dé aspirina, ni ningún otro medicamento que contenga salicilatos, a niños ni a adolescentes porque estos medicamentos se han relacionado con el síndrome de Reye. 
  • va vestido con varias capas de ropa que se puede poner y quitar fácilmente. Los niños pueden tener frío en un momento y calor en el momento siguiente.

Los niños que contraen la gripe se deben quedar en casa, sin ir a la guardería o a la escuela hasta que se encuentren mejor. Solo pueden volver a la guardería o a la escuela cuando hayan pasado 24 horas seguidas sin fiebre y sin tomar medicamentos para bajar la fiebre. Algunos de estos niños pueden necesitar quedarse más tiempo en casa. Pregunte al médico de su hijo qué es mejor para él.

Los médicos pueden recetar medicamentos antivirales a niños que estén muy enfermos o que corran un mayor riesgo de desarrollar síntomas muy graves. Estos medicamentos permiten acortar la gripe 1 o 2 días.

Funcionan mejor si los niños los empiezan a tomar antes de que pasen más de 48 horas desde el principio de la gripe. Si un médico le receta medicamentos antivirales a su hijo, pregúntele por sus posibles efectos secundarios. Los médicos no recetan antibióticos para la gripe.

Los antibióticos solo son eficaces contra las bacterias, no contra los virus.

¿Qué problemas puede haber? 

Algunos niños tienen más probabilidades de tener problemas al contraer la gripe, como:

  • los niños de hasta 5 años de edad, sobre todo los bebés 
  • las personas con sistemas inmunitarios debilitados por tomar medicamentos (como la quimioterapia o el uso de esteroides durante largos períodos de tiempo) o por enfermedades (como una infección por el VIH) o el cáncer). 
  • las personas con enfermedades crónicas (de larga duración), como el asma o la diabetes 
  • los niños y adolescentes que toman aspirina con regularidad 
  • las personas que son muy obesas 
  • las mujeres embarazadas, las que están intentando quedarse embarazadas, las que acaban de tener un bebé o las que lo están amamantando. 
  • las personas hospitalizadas o que residen en instalaciones sanitarias o residenciales durante largos períodos de tiempo, como una residencia de ancianos 
  • cualquier persona a partir de los 65 años de edad 
  • los indios americanos y los nativos de Alaska

Si alguna de las personas que acabamos de mencionar contrae la gripe, su enfermedad puede ser más grave.

Estas personas pueden desarrollar una neumonía (pulmonía) o enfermarse más que otras personas al contraer infecciones (como las de origen bacteriano).

De darse estas circunstancias, muchas de ellas necesitarán recibir cuidados médicos en un hospital. Por eso, es importante que estas personas no se acerquen a gente que tenga la gripe o síntomas gripales. 

Las personas con síntomas gripales deben mantener las distancias con respecto a quienes podrían enfermar de gravedad si contrajeran la gripe.

¿Cuánto dura la gripe?

La fiebre y otros síntomas gripales suelen remitir al cabo de una semana aproximadamente, pero algunas personas pueden seguir teniendo tos o estando débiles durante más tiempo.

¿Se puede prevenir la gripe?

No hay ninguna forma garantizada de evitar la gripe. Pero ponerse la vacuna antigripal cada año puede ayudar. Todas las personas de 6 meses de edad en adelante deben ponerse la vacuna antigripal cada año. Vacunarse es incluso más importante durante la temporada de la gripe 2020-2021, mientras continúa la pandemia del coronavirus porque:

  • Lo más probable es que los consultorios médicos, los hospitales y lo centros de urgencias estén saturados debido a los casos de COVID-19 durante la temporada de la gripe. Impedir que su familia contraiga la gripe ayudará a que no necesiten recibir cuidados médicos en un período en que los profesionales del cuidado de la salud estarán colapsados y bajo estrés. Menos visitas médicas significa menos oportunidades de exponerse a las enfermedades, como el COVID-19. 
  • A los expertos en salud, les preocupa que las personas que contraigan la gripe y el COVID-19 al mismo tiempo puedan enfermar de mayor gravedad. 
  • La gripe y el COVID-19 causan síntomas similares. Si alguien de su familia presenta síntoma como fiebre y tos, puede tener que hacerse la prueba del coronavirus o aislarse en casa. Incluso aunque una persona obtenga un resultado negativo en la prueba del coronavirus, es posible que su médico le siga recomendando que se aísle en casa durante hasta 10 días. Prevenir la gripe y sus síntomas significa que será menos probable que su familia necesite hacerse pruebas y/o aislarse en casa.

En Estados Unidos, la mayoría de los consultorios médicos, clínicas y farmacias ofrecen la vacuna antigripal desde septiembre hasta la primavera.

Lo mejor es ponérsela antes de finales de octubre para obtener protección antes de que la gripe comience a propagarse en la comunidad.

Incluso aunque una persona no se vacune al principio de la temporada de la gripe, no es demasiado tarde ponérsela mientras dure esta temporada.

Si su hijo está enfermo, tiene fiebre, resuello o respiración sibilante (hace «pitos» al respirar), hable con su médico sobre si debería ponerle la vacuna antigripal en otro momento.

¿Qué más puede ayudar?

Para frenar la propagación de la gripe, todos y cada uno de los miembros de su familia deben:

  • Lavarse las manos a fondo y con frecuencia, con agua y jabón, sobre todo después toser o estornudar, antes de comer o de preparar comida y después de utilizar el baño. 
  • No recoger nunca pañuelos de papel usados. 
  • No compartir vasos ni otros utensilios que se utilizan para beber o comer.
  • Quedarse en casa cuando tengan la gripe y no ir al trabajo o a la escuela. 
  • Cubrirse la boca y la nariz con un pañuelo de papel al estornudar o toser, y luego tirarlo a la basura. 
  • Si no se dispone de un pañuelo de papel, toser o estornudar sobre el brazo superior, en vez de hacerlo sobre las manos.

Revisado por: Jonathan M. Miller, MD

Fecha de revisión: septiembre de 2020

Источник: https://kidshealth.org/es/parents/flu-esp.html

Influenza (gripe)

Síntomas en niños de influenza

La influenza o gripe es una enfermedad respiratoria contagiosa producida por los virus de la influenza. Puede causar desde una enfermedad leve hasta una grave y en algunos casos puede ser mortal. Algunas personas, como los ancianos, los niños pequeños y las personas con ciertas afecciones de salud tienen un riesgo alto de sufrir complicaciones graves a causa de la influenza

Las siguientes son las cifras promedio anuales en los Estados Unidos:

  • entre el 5 y el 20% de la población contrae influenza;
  • más de 200,000 personas son hospitalizadas debido a complicaciones de la influenza, y
  • alrededor de 36,000 personas mueren a causa de la influenza.

La mejor manera de prevenir esta enfermedad es vacunarse contra la influenza.

¿Cuáles son los síntomas de la influenza?

La gripe o influenza por lo general comienza repentinamente y puede incluir los siguientes síntomas:

  • fiebre (generalmente alta)
  • dolor de cabeza
  • cansancio extremado
  • tos seca
  • dolor de garganta
  • moqueo o congestión de nariz
  • dolores musculares
  • síntomas estomacales, como náusea, vómitos y diarrea pueden ocurrir en los niños pero rara vez en los adultos

¿Hay personas que tienen mayor riesgo de tener complicaciones si contraen la influenza?

Sí. Entre las personas con alto riesgo de sufrir complicaciones si contraen la influenza se encuentran las personas mayores, los niños pequeños y las personas de cualquier edad con ciertas afecciones de salud.

¿Cuáles son las complicaciones asociadas con la influenza?

Algunas complicaciones causadas por la influenza incluyen neumonía, deshidratación y empeoramiento de las afecciones de salud crónicas, tales como insuficiencia cardíaca congestiva, asma o diabetes. Los niños pueden tener problemas de sinusitis e infecciones de oídos.

¿Cómo se propaga la influenza?

La influenza se transmite a través de gotitas respiratorias que se emiten al toser o estornudar. Generalmente se transmite de persona a persona, aunque de vez en cuando una persona se puede infectar al tocar un objeto contaminado con el virus y luego tocarse la nariz o la boca.

¿Cuándo es el período de contagio y cuánto dura?

Una persona con influenza es contagiosa (en condiciones de infectar a otros) a partir del día anterior a que se presenten los síntomas.

Los adultos siguen siendo contagiosos hasta siete días después de haberse enfermado, y los niños pueden seguir siendo contagiosos durante un período aún más largo.

Esto significa que se puede contagiar la influenza a otra persona antes de que uno se dé cuenta de que está enfermo, y también durante la enfermedad.

¿Cuál es la diferencia entre un resfrío y la influenza?

La influenza y el resfrío ordinario son ambas enfermedades respiratorias, pero son causadas por virus diferentes.

Al tener muchos síntomas en común, puede ser difícil (si no imposible) establecer la diferencia basándose solamente en los síntomas.

Se pueden hacer pruebas especiales, de ser necesario, para determinar si una persona tiene o no influenza; estas pruebas usualmente deben realizarse durante los primeros días de la enfermedad.

¿Cuáles son los síntomas de la influenza que la distinguen del resfrío?

En general, la influenza es peor que el resfrío, y los síntomas como fiebre, dolores corporales, cansancio extremo y tos seca resultan ser más habituales e intensos. Los resfríos tienden a desarrollarse gradualmente, mientras que la gripe o influenza tiende a aparecer muy repentinamente.

Los resfriados son generalmente más leves que la influenza. Las personas resfriadas tienen mayor probabilidad de experimentar moqueo o congestión de nariz.

Los resfríos por lo general no producen complicaciones graves de la salud, como neumonía, infecciones bacterianas o necesidad de hospitalización.

¿Qué puedo hacer para protegerme de la influenza?

La mejor manera de prevenir la gripe o influenza es vacunarse cada otoño. Hay dos tipos de vacunas:

  • La vacuna contra la gripe («flu shot») es una vacuna inactivada (que contiene el virus muerto) que se aplica con una aguja. La vacuna por inyección se ha aprobado para su uso en personas mayores de seis meses, lo cual incluye a las personas sanas y aquellas con afecciones crónicas de la salud.
  • La vacuna por spray nasal (llamada a veces LAIV) está elaborada con virus de la influenza vivos pero debilitados y NO causan la influenza. Este tipo de vacuna está aprobado para su uso entre los dos años y los 49 años de edad; no está aprobada para las mujeres embarazadas
  • Los niños entre los seis meses y los ocho años deben recibir dos dosis de la vacuna si no han sido vacunados previamente, en ningún momento, ni por inyección ni por spray nasal. Los niños entre seis meses y ocho años que recibieron solamente una dosis en el primer año que se vacunaron deben recibir dos dosis el año siguiente.

Alrededor de dos semanas después de la vacunación, el organismo crea anticuerpos que protegen contra la infección por el virus de la influenza. Las vacunas de la influenza no protegen contra enfermedades causadas por otros virus, como el del resfriado ordinario.

¿Quiénes deben vacunarse?

Todas las personas que deseen reducir el riesgo de enfermarse de influenza o de transmitirla a otros, incluyendo a los niños en edad escolar, deben vacunarse.

Aquellas personas con el mayor riesgo de sufrir complicaciones a causa de la gripe o influenza y aquellas con mayores probabilidades de contraer o transmitir la influenza deben vacunarse en cuanto estén disponibles las vacunas. Estos grupos incluyen a

  • los niños desde 6 meses hasta los adolescentes menores de 19 años;
  • las personas mayores de 50 años;
  • los niños y adolescentes (de 6 meses a 18 años) que reciben terapia a largo plazo con aspirina y por lo tanto pueden tener el riesgo de experimentar el síndrome de Reye si contraen la infección por el virus de la gripe o influenza;
  • las mujeres que van a encontrarse embarazadas durante la temporada de influenza;
  • adultos y niños que tienen trastornos crónicos de pulmones, corazón, riñón, hígado, sanguíneos o metabólicos (incluyendo la diabetes);
  • adultos y niños que presentan supresión en el sistema inmunológico (incluyendo la supresión en el sistema inmunológico causada por los medicamentos o por el VIH);
  • adultos y niños que presentan cualquier afección (por ejemplo disfunciones cognitivas, lesiones en la médula espinal, episodios epilépticos, u otros desórdenes neuromusculares) que pueda comprometer las funciones respiratorias o el manejo de las secreciones respiratorias;
  • los empleados de residencias e instituciones de cuidado a largo plazo;
  • los trabajadores del área de salud;
  • contacto en los hogares de las personas de alto riesgo de tener complicaciones de gripe;
  • contacto en los hogares de niños menores de seis años.

Para una lista completa de recomendaciones, visite el portal http://www.cdc.gov/flu/professionals/acip/persons.htm

¿Quiénes no deben vacunarse?

Algunas personas no deberían vacunarse. Este grupo incluye:

  • las personas que tienen un alergia severa al huevo de gallina;
  • las personas que tuvieron en el pasado una reacción severa a la vacuna contra la influenza;
  • las personas que desarrollaron el síndrome Guillain-Barre (GBS) dentro de las seis semanas siguientes de haber recibido la vacuna de la influenza;
  • los menores de 6 meses;
  • las personas que tienen alguna enfermedad que produce fiebre. (Estas personas se pueden vacunar cuando los síntomas disminuyen. Las personas con una enfermedad leve usualmente pueden recibir la vacuna.)

¿La medicación antiviral puede prevenir la influenza?

Cuatro medicinas antivirales (amantadine, rimantadine, oseltamivir y zanamivir) han recibido la aprobación de la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) para el tratamiento y la prevención de la influenza. Sin embargo, los medicamentos antivirales NO son sustitutos para la vacuna de la influenza.

Todos estos medicamentos se pueden obtener sólo con una prescripción médica y cada uno de ellos varía en cuanto a quién puede tomarlo, cómo se administra, las dosis que se suministra de acuerdo a la edad o las condiciones médicas, y los efectos secundarios.

Su médico puede ayudarle a decidir si debería o no tomar un medicamento antiviral, y en caso de que así sea, cuál.

Источник: https://www.health.ny.gov/es/diseases/communicable/influenza/fact_sheet.htm

La influenza y su bebé

Síntomas en niños de influenza
Puntos claves

  • La influenza puede ser peligrosa para todos los bebés, incluso los que están sanos.
  • Los bebés mayores de 6 meses necesitan la vacuna contra la influenza todos los años. Esta ayuda a proteger a los niños contra serios problemas de salud.
  • Los padres, otros familiares y cuidadores deben darse la vacuna contra la influenza todos los años para ayudar a proteger a los bebés que son demasiado pequeños para que los vacunen.
  • Las señales y los síntomas de la influenza incluyen dolores musculares, escalofríos, tos, fatiga, fiebre, dolor de cabeza, mucosidad nasal o nariz tapada, dolor de garganta, vómitos y diarrea.
  • Si cree que su bebé tiene influenza, llame al profesional médico del niño de inmediato. El tratamiento rápido puede ayudar a prevenir las complicaciones graves de la influenza.

La influenza (o gripe) es un virus que puede causar enfermedad grave. No es tan solo mucosidad o congestión nasal y dolor de garganta.

Es realmente importante proteger a los bebés y niños pequeños contra la influenza porque pueden enfermarse mucho. En casos poco comunes, la influenza puede causar la muerte.

En el año 2017, la influenza causó un número récord de muertes infantiles. La mayoría de los niños que murieron no tenían la vacuna contra la influenza.

¿Cómo se transmite la influenza?

La influenza se transmite fácilmente de persona a persona. Cuando alguien enfermo con influenza tose, estornuda o habla, el virus se disemina por el aire. Su bebé también puede contagiarse la influenza si respira el virus o si toca algo (como un juguete) que tiene el virus de la influenza y luego se toca la nariz, los ojos o la boca.

La gente con influenza puede infectar a otros a partir del día antes de que se enferme y hasta los 5 a 7 días después. Las personas que están muy enfermas por la influenza o los niños pequeños pueden contagiarla más tiempo, en especial si todavía tienen síntomas.

¿Necesita su bebé la vacuna contra la influenza?

Sí. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y la Academia Americana de Pediatría (AAP) recomiendan que todas las personas mayores de 6 meses se den la vacuna contra la influenza todos los años.

Es especialmente importante que los niños menores de 5 años se vacunen porque corren más riesgo que los niños más grandes de sufrir problemas graves de salud causados por la influenza.

La influenza puede ser peligrosa para todos los niños, incluso los que están sanos.

La mejor manera de proteger a su hijo contra la influenza es asegurarse de vacunarlo todos los años antes de que comience la temporada de la influenza (de octubre a mayo). Aunque es más probable que su hijo se la contagie durante la temporada de la influenza, se la puede contagiar en cualquier momento del año.

Hay dos maneras de darle la vacuna contra la influenza a su hijo:                                       

  1. Vacuna inyectable contra la influenza. Se puede dar la vacuna inyectable contra la influenza a los niños mayores de 6 meses.
  2. Vacuna en atomizador nasal contra la influenza. Es un rociador que se coloca en la nariz del niño. Se puede dar la vacuna en atomizador nasal contra la influenza a la mayoría de los niños mayores de 2 años. Sin embargo, no se recomienda para los niños con ciertas condiciones de salud, como asma, problemas de corazón y pulmones o con un sistema inmunitario débil que no los protege bien contra las infecciones. La vacuna en atomizador nasal tampoco se recomienda para los niños que toman ciertos medicamentos por períodos muy largos, como aspirina (tratamiento de largo plazo con aspirina).

La primera vez que se vacuna a su bebé contra la influenza, le darán dos dosis para protegerlo mejor. A partir de ello, le darán una dosis de la vacuna todos los años.  

Si no está segura de qué vacuna es mejor para su bebé, pregúntele al profesional médico del niño. Visite flu.gov para averiguar más sobre las vacunas contra la influenza.

La vacuna contra la influenza es segura para la mayoría de los niños. Pero si su bebé tuvo una mala reacción en el pasado, avísele al profesional médico del niño.

Es posible que el profesional desee vigilar de cerca a su bebé después de darle la vacuna para ver si tiene una reacción.

Si su hijo es alérgico a los huevos, hable con el profesional médico para decidir si se lo puede vacunar contra la influenza. Algunas vacunas contra la influenza están elaboradas con huevos.

Hay muchos tipos de virus de la influenza y siempre están cambiando. Cada año se elabora una nueva vacuna contra la influenza para proteger contra tres o cuatro virus que probablemente causen la enfermedad durante la próxima temporada.

La vacuna protege contra la influenza durante alrededor de un año, de modo que es importante vacunar a su bebé cada año. Puede vacunar a su bebé en el consultorio de su profesional o en otros sitios, como farmacias que ofrecen la vacuna.

Use el Buscador de vacunas de HealthMap (sitio en inglés) para averiguar dónde le pueden dar la vacuna contra la influenza a su bebé.

¿Corren algunos niños más riesgo que otros de tener problemas graves de salud causados por la influenza?

Sí. Los bebés y niños menores de 5 años –en especial los menores de 2 años de edad– corren más riesgo que los niños más grandes de tener complicaciones por la influenza. Los bebés prematuros también corren mayor riesgo de sufrir complicaciones graves por la influenza.

Los CDC recomiendan dar la mayoría de las vacunas a los bebés prematuros, incluida la vacuna contra la influenza, según su edad cronológica (el momento desde el nacimiento).

Aunque un bebé nazca pequeño o con bajo peso al nacer, se le puede dar la vacuna al mismo tiempo que a los otros bebés de la misma edad. Si tiene un bebé prematuro, hable con el profesional del niño para asegurarse de que le den la vacuna contra la influenza a tiempo.

Los niños con condiciones crónicas de salud, como asma, enfermedad del corazón o trastornos de la sangre, también corren un alto riesgo de sufrir complicaciones por la influenza.

¿Qué problemas de salud puede causar la influenza en los niños?

Las complicaciones de la influenza en los niños menores de 5 años incluyen:

  • Empeora las condiciones crónicas de salud, como la enfermedad del corazón o el asma
  • Problemas del cerebro, como encefalopatía. La encefalopatía es una enfermedad del cerebro que afecta la estructura cerebral o el funcionamiento del cerebro.
  • Deshidratación. Significa que su cuerpo no tiene suficiente agua.
  • Neumonía. Es una infección en uno o ambos pulmones
  • Problemas de sinusitis e infecciones de oído. Los senos nasales son espacios huecos de aire dentro de los huesos alrededor de la nariz. Las infecciones de sinusitis pueden suceder cuando se acumula líquido en los senos nasales.
  • Muerte. Las complicaciones de la influenza a veces pueden causar la muerte, pero no es común. 

¿Cuáles son las señales y los síntomas de que su bebé tiene la influenza?

Las señales de una condición de salud son las cosas que alguien puede ver o saber acerca de usted, como por ejemplo si usted tiene un sarpullido o si está tosiendo.

Los síntomas son las cosas que usted siente y que otros no pueden ver, como por ejemplo tener dolor de garganta o sentirse mareada.

Si su bebé muestra cualquiera de estas señales y síntomas de la influenza, llame a su profesional médico de inmediato o lleve al niño al consultorio:

  • Está muy cansado
  • Tos 
  • Fiebre (100 F o más), escalofríos o temblores del cuerpo. No todas las personas con influenza tienen fiebre.
  • Dolor de cabeza, dolor muscular o dolores de cuerpo
  • Congestión o goteo nasal
  • Dolor de garganta
  • Vómitos (devolver) o diarrea

La influenza suele aparecer con rapidez.  La fiebre y la mayoría de las otras señales y síntomas pueden durar una semana o más.

Aunque su bebé no puede decirle cómo se siente, los bebés con influenza suelen estar más enfermos, molestos, incómodos y desdichados que los bebés que tienen un resfriado común.

Si cree que su bebé tiene influenza aunque le hayan dado la vacuna contra la influenza, llame a su profesional médico. 

Si su bebé muestra cualquiera de estas señales o síntomas, llévelo a la sala de emergencias de un hospital:

  • Está tan irritable que no quiere que lo tengan en brazos
  • Coloración azulada en los labios o la cara
  • Empeoran las condiciones crónicas de salud, como el asma
  • Respiración acelerada, problemas para respirar, dolor de pecho o se expande la caja torácica al respirar
  • Fiebre en un bebé de menos de 12 semanas de vida, fiebre por encima de 104 °F en bebés más grandes o en niños, o fiebre con sarpullido
  • Fiebre o tos que mejora, pero vuelve a aparecer y empeora
  • Convulsiones. La convulsión sucede cuando todo el cuerpo o partes del cuerpo se mueven sin control.
  • No está bebiendo suficientes líquidos o no está produciendo tanta orina como es habitual. Si su bebé no produce orina en 8 horas, tiene la boca seca o no le salen lágrimas cuando llora, puede estar deshidratado. 
  • No se está despertando o no está alerta ni interactúa con usted cuando está despierto
  • Dolor muscular intenso. Puede ser tan intenso que su hijo no puede caminar.
  • Vómitos que son intensos o que no paran

¿Cómo se trata la influenza en los bebés y niños?

Si su bebé corre más riesgo de tener influenza, el profesional puede recetarle un antiviral en cuanto comience a tener síntomas.

El antiviral es un medicamento que mata las infecciones causadas por virus.

Esos medicamentos pueden atenuar la influenza del bebé y ayudarle a sentirse mejor con más rapidez. Los antivirales también pueden ayudar a prevenir las complicaciones graves de la influenza, como una infección pulmonar llamada neumonía.

Para la influenza, los antivirales son más efectivos si se usan dentro de los 2 días de tener señales o síntomas.

Si su bebé corre más riesgo de tener influenza, el profesional puede recetarle un antiviral en cuanto comience a tener síntomas.

Todos los niños menores de 5 años corren más riesgo de contagiarse la influenza, en especial los menores de 2 años.

Los niños que nacen prematuramente (antes de las 37 semanas de embarazo) o que tienen condiciones crónicas de salud, como asma o anemia falciforme, también corren más riesgo.

En los Estados Unidos se aprobaron tres medicamentos para prevenir o tratar la influenza en los niños:

  1. Oseltamivir (Tamiflu®) para los niños de hasta apenas 2 semanas de edad.  Este medicamento viene en forma de cápsula o líquido.
  2. Zanamivir (Relenza®) para los niños de al menos 5 años de edad.  Este medicamento es un polvo que su hijo respira a través de la boca. No se recomienda para las personas con problemas de respiración, como el asma.
  3. Peramivir (Rapivab®) para los niños de al menos 2 años de edad. El profesional médico administra este medicamento a través de una aguja que se inserta en una vena (IV o intravenoso).

Si su hijo tiene influenza, ayúdele a descansar mucho y a beber líquidos en abundancia. Es posible que no tenga mucho apetito. Trate de darle pequeñas comidas para ayudar a que su cuerpo se recupere.

Si su bebé parece sentirse incómodo por la fiebre, pregunte al profesional médico si puede darle acetaminofeno (Tylenol®) o ibuprofeno (Motrin® o Advil®) para bebés o niños.

No le dé aspirina sin consultar con el profesional médico.

La aspirina puede causar un trastorno del hígado poco común pero potencialmente mortal llamado “síndrome de Reye” en niños con ciertas enfermedades, como resfriados, influenza y varicela.

Si su bebé tiene tos o un resfriado, no le dé medicamentos de venta libre para la tos y los resfriados. Estos son medicamentos que puede comprar sin la receta de un profesional médico. La AAP dice que esos medicamentos pueden causar graves problemas de salud para los niños. Hable con el profesional médico de su bebé antes de darle cualquier tipo de medicamento.

¿Cómo puede detener el contagio de la influenza?

Todas las personas de 6 meses de edad o más deben recibir la vacuna contra la influenza. Eso significa usted, en especial si tiene o cuida a un bebé menor de 6 meses de edad. Si usted se vacuna contra la influenza, puede ayudar a prevenir que se propague.

Si usted o su bebé tienen influenza, se la pueden contagiar a otras personas. Haga lo siguiente para ayudar a prevenir la propagación de la influenza: 

  • No lleve a su hijo a la guardería, escuela o campamento durante al menos 24 horas después de que la fiebre (100 °F o más) le haya desaparecido. La fiebre tiene que haber desaparecido sin tomar un medicamento que baja la fiebre.
  • Evite el contacto con otras personas. Limite el contacto de su bebé con otras personas.
  • No bese a su bebé en la boca ni cerca de la boca. ¡Pero puede abrazarlo!
  • Enseñe a su hijo a toser o estornudar en un pañuelo o en su brazo. Tire el pañuelo desechable en la basura.
  • Lávese las manos con agua y jabón antes y después de atender a su bebé. También puede usar desinfectantes de manos a base de alcohol. Aplíquese suficiente desinfectante para que le lleve al menos 15 segundos para que se le sequen las manos.
  • Limpie las superficies y los juguetes que puedan tener el virus de la influenza.
  • Use agua caliente y jabón o el lavaplatos para lavar los platos y utensilios de su bebé.
  • No comparta los platos, vasos, utensilios o cepillo de dientes de su bebé.

Para más información

Flu.gov

Revisado en septiembre del 2019

Ver también: La influenza y el embarazo; Las vacuna de su bebé

Источник: https://nacersano.marchofdimes.org/complicaciones/la-influenza-y-su-bebe.aspx

Gripe H1n1 En Niños Care Guide Information En Espanol

Síntomas en niños de influenza

This material must not be used for commercial purposes, or in any hospital or medical facility. Failure to comply may result in legal action.

¿Qué es la gripe H1N1?

La influenza H1N1 (gripe porcina) es provocada por un virus. La gripe H1N1 se contagia fácilmente cuando una persona infectada tose, estornuda o tiene contacto cercano con otras personas. Su hijo podría propagar el virus H1N1 a otras personas durante 1 semana o más después de que aparezcan los primeros signos o síntomas.

¿Cuáles son los signos y síntomas de la gripe H1N1?

El riesgo de su hijo de síntomas graves es mayor si es menor de 5 años. Una enfermedad cardíaca o pulmonar o un sistema inmunitario débil también aumentan su riesgo. Su hijo podría tener cualquiera de los siguientes:

  • Fiebre y escalofríos
  • Dolor de cabeza, dolor en el cuerpo, en los oídos y en los músculos o articulaciones
  • Tos seca, congestión o escurrimiento nasal y dolor de garganta
  • Pérdida del apetito, náuseas, vómitos o diarrea
  • Cansancio
  • Respiración acelerada, dificultad para respirar o dolor en el pecho

¿Cómo se diagnostica la gripe H1N1?

El médico examinará a su niño. Infórmele si su hijo tiene problemas de salud, como epilepsia o asma. Infórmele si su hijo ha estado con personas enfermas o si ha viajado en forma reciente. Se puede tomar una muestra de líquido de la nariz o la garganta del niño para comprobar si tiene el virus de la gripe H1N1.

¿Cómo se trata la gripe H1N1?

La mayoría de los niños mejoran dentro de una semana. Su hijo podría necesitar cualquiera de los siguientes:

  • Acetaminofén alivia el dolor y baja la fiebre. Está disponible sin receta médica. Pregunte qué cantidad debe darle a su niño y con qué frecuencia. Siga las indicaciones. Lea las etiquetas de todos los demás medicamentos que esté tomando su hijo para saber si también contienen acetaminofén, o pregunte a su médico o farmacéutico. El acetaminofén puede causar daño en el hígado cuando no se toma de forma correcta.
  • Los AINE, como el ibuprofeno, ayudan a disminuir la inflamación, el dolor y la fiebre. Este medicamento está disponible con o sin una receta médica. Los AINE pueden causar sangrado estomacal o problemas renales en ciertas personas. Si su niño está tomando un anticoagulante, siempre pregunte si los AINE son seguros para él. Siempre lea la etiqueta de este medicamento y siga las instrucciones. No administre este medicamento a niños menores de 6 meses de vida sin antes obtener la autorización de su médico.
  • No les dé aspirina a niños menores de 18 años de edad. Su hijo podría desarrollar el síndrome de Reye si toma aspirina. El síndrome de Reye puede causar daños letales en el cerebro e hígado. Revise las etiquetas de los medicamentos de su niño para ver si contienen aspirina, salicilato, o aceite de gaulteria.
  • Los antivirales ayudan a combatir una infección viral. Este medicamento funciona mejor cuando se aplica dentro de 48 horas después que los síntomas hayan empezado.

¿Cómo puedo controlar los síntomas de mi hijo?

  • Pídale a su niño que repose. El reposo lo ayudará a recuperarse.
  • Dé a su niño más líquidos como se le haya indicado. Los líquidos le ayudarán a disolver y aflojar la mucosidad para que su hijo pueda expulsarla al toser. Los líquidos ayudarán a evitar la deshidratación.

    Los líquidos que ayudan a prevenir la deshidratación pueden ser agua, jugo de fruta y caldo. No le dé a su niño líquidos que contienen cafeína. La cafeína puede aumentar el riesgo de deshidratación en su hijo. Pregunte al médico del niño cuánto líquido le debe dar por día.

  • Limpie la mucosidad de la nariz de su niño. Use una perilla de goma.

    Apriete la perilla de goma y coloque la punta en una de las fosas nasales de su bebé. Cierre cuidadosamente la otra fosa nasal con su dedo. Suelte lentamente la bombilla para succionar la mucosidad. Vacíe la jeringuilla con bulbo en un pañuelo. Repita estos pasos si es necesario. Haga lo mismo con la otra fosa nasal.

    Asegúrese de que la nariz de su bebé esté despejada antes de alimentarlo o de que se duerma. El médico de su niño podría recomendarle que ponga gotas de agua salina en la nariz de su bebé si la mucosidad es muy espesa.

  • Alivie el dolor de garganta de su niño.

    Si su niño tiene 8 años o más, pídale que haga gárgaras con agua con sal. Prepare agua salina disolviendo ¼ de cucharada de sal a 1 taza de agua tibia.

  • Alivie la tos de su hijo. Puede darles miel a niños de más de 1 año de edad. Puede darles 1/2 cucharadita de miel a niños de 1 a 5 años. Puede darles 1 cucharadita de miel a niños de 6 a 11 años.

    Puede darles 2 cucharaditas de miel a niños de 12 años o mayores.

  • Use un humidificador de vapor frío. Esto agregará humedad al aire y ayudará a que su niño respire mejor. Asegúrese de que el humidificador esté lejos del alcance de los niños.
  • Aplique vaselina en la parte externa alrededor de las fosas nasales de su hijo.

    Esto puede disminuir la irritación por soplar su nariz.

  • Mantenga a su hijo alejado del humo del cigarrillo y el cigarro. No fume cerca de su niño. No permita que su hijo mayor fume. La nicotina y otros químicos presentes en los cigarrillos y cigarros pueden empeorar los síntomas de su hijo. También pueden causar infecciones como la bronquitis o la neumonía.

    Pida información al médico de su niño si él fuma actualmente y necesita ayuda para dejar de hacerlo. Los cigarrillos electrónicos o el tabaco sin humo igualmente contienen nicotina. Consulte con su médico antes de que usted o su niño usen estos productos.

¿Cómo puedo ayudar a evitar la propagación de la gripe H1N1?

  • Indique a su hijo que se lave las manos con frecuencia. Enséñele a su hijo a usar siempre agua y jabón. Muéstrele a su hijo cómo frotarse las manos enjabonadas, entrelazando los dedos. Enséñele a usar los dedos de una mano para restregar debajo de las uñas de la otra mano. Su hijo necesita lavarse durante al menos 20 segundos.

    Puede usar un temporizador o cantar una canción que lleve 20 segundos. Por ejemplo, cantar el alfabeto 2 veces. Enséñele a su hijo a enjuagarse las manos con agua caliente y corriente durante varios segundos. Luego debería secarse con una toalla limpia o una toalla de papel.

    Dependiendo de la edad de su hijo, puede utilizar un gel antibacterial si no hay agua y jabón disponibles. Indíquele a su hijo que no se toque los ojos, la nariz o la boca sin lavarse las manos primero.

  • Enséñele a cubrirse la boca al toser o estornudar.

    Enséñele a toser en un pañuelo desechable o a usar el pliegue interior del codo. Enséñele a su hijo a arrojar los pañuelos usados a la basura inmediatamente. Luego haga que su hijo se lave las manos o use un desinfectante de manos.

  • Limpie los artículos que se comparten con una solución de limpieza mata gérmenes.

    Limpie las superficies de las mesas, las manijas de las puertas y los interruptores de la luz. No permita que su niño comparta las toallas, los cubiertos ni platos con nadie. Lave las sábanas, toallas, cubiertos y vajilla con agua caliente y jabón.

  • Use una mascarilla para cubrirse la boca y la nariz cuando esté con su hijo enfermo.

  • Mantenga a su niño en casa si está enfermo. Evite en la mayor medida de lo posible que el niño entre en contacto con otras personas mientras se recupera. No debe ir a la escuela, a la guardería ni a otras actividades hasta que la fiebre u otros síntomas desaparezcan.
  • Haga que su hijo reciba una vacuna contra la influenza para ayudar a prevenir la gripe. Su hijo debe vacunarse tan pronto como se lo recomienden cada año, generalmente en septiembre u octubre. Su hijo no necesita una vacuna separada para la H1N1. Las vacunas contra la gripe incluyen la protección contra la H1N1.

Llame al número de emergencias local (911 en los Estados Unidos) en cualquiera de los siguientes casos:

  • Su hijo tiene la respiración acelerada, dificultad para respirar o dolor en el pecho.
  • Su hijo sufre una convulsión.
  • Su hijo no quiere que lo sostengan ni le responde a su llamado ni tampoco se despierta.

¿Cuándo debo buscar atención inmediata?

  • Su hijo tiene fiebre y un sarpullido.
  • Su niño tiene la piel azulada o grisácea.
  • Los síntomas de su hijo mejoran, pero luego tiene una recaída con fiebre o su tos empeora.
  • Su hijo no toma líquido, no orina o no le caen lágrimas cuando llora.
  • Su hijo tiene dificultad para respirar, tos y vómitos con sangre.

¿Cuándo debo llamar al médico de mi hijo?

  • Los síntomas de su niña empeoran.
  • Su hijo presenta nuevos síntomas, como dolor muscular o debilidad.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes sobre la condición o el cuidado de su hijo.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de participar en la planificación del cuidado de su hijo. Infórmese sobre la condición de salud de su niño y cómo puede ser tratada.

Discuta las opciones de tratamiento con los médicos de su niño para decidir el cuidado que usted desea para él.Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos.

Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Medicine.com Guides (External)

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.

Medical Disclaimer

Источник: https://www.drugs.com/cg_esp/gripe-h1n1-en-ni%C3%B1os.html

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: