Síntomas y tratamiento de la aortoesclerosis

Arterioesclerosis: qué es, síntomas, causas, prevención y tratamiento

Síntomas y tratamiento de la aortoesclerosis

La arterioesclerosis o ateroesclerosis es la enfermedad más frecuente de las arterias. Consiste en la formación de placa en los vasos sanguíneos a través de los cuales se transportan el oxígeno y los nutrientes.

La placa es una sustancia pegajosa formada por grasa, colesterol, calcio u otras sustancias situadas en la sangre que, con el paso del tiempo, puede llegar a endurecerse y estrechar las arterias provocando la falta de flujo de sangre rica en oxígeno.

¿Qué síntomas presenta?

Por lo general, la arterioesclerosis no presenta síntomas hasta el momento en que una arteria se reduce demasiado o por completo o el flujo sanguíneo de una parte del cuerpo se vuelve lento o se bloquea.

Este hecho provoca que quienes la padecen no lo perciban hasta que no tienen una emergencia. El tipo de síntomas dependerá del territorio vascular afectado y se manifestarán los propios del órgano afectado.

Causas de la arterioesclerosis o por qué se produce

Se conocen varios factores que pueden intervenir en la etiología de la aterosclerosis, como son: patologías como el colesterol o la hipertensión arterial; factores ligados al sexo, hereditarios, étnicos, el consumo de tabaco, el sedentarismo, la tensión nerviosa… Todos estos factores parecen desempeñar un papel muy importante en la aparición de esta patología. 

¿Se puede prevenir?

Es posible prevenir la arterioesclerosis con un correcto estilo de vida como pueden ser una dieta sana sin alimentos grasos y que contengan antioxidantes, la práctica de ejercicio físico con regularidad e intensidad moderada, mantener un peso saludable, no fumar, reducir la cantidad de alcohol consumido y saber controlar los niveles de estrés. Además, otra medida de prevención es la detección mediante un examen físico o con métodos por imagen u otro tipo de pruebas.

¿En qué consiste el tratamiento?

Debido a que los fármacos no pueden depurar las arterias que han quedado obstruidas, es necesario que el especialista plantee otras formas de tratamiento. Una de las alternativas es la angioplastia coronaria percutánea.

Este método permite dilatar una o más arterias coronarias empleando un catéter, cuyo extremo cuenta con un dispositivo que se hincha al llegar a la zona obstruida. De este modo se incrementa el diámetro de la arteria y se reestablece el flujo normal de sangre.

El catéter se filtra a través de la arteria femoral o radial, desde donde se transporta hasta la obstrucción.

Además, se pueden introducir dispositivos metálicos, llamados endoprótesis o stens, en las arterias coronarias de forma percutánea con el fin de corregir el estrechamiento causado por un trombo o placa. Otra forma de tratamiento es la operación en las arterias coronarias o carótidas.

Los tratamientos siempre van dirigidos a orientar a las personas que tienen antecedentes familiares a controlar lo antes posible los factores de riesgo y mantener los hábitos de vida saludables ya mencionados. En casos de estadios iniciales, el tratamiento recomendado es el que facilita desacelerar el avance de la acumulación de placa.

Artículos relacionados con Arterioesclerosis

Arteriosclerosis, una enfermedad arterial degenerativa

Por Dr. José María García Colodro
2021-03-21

La arteriosclerosis es una enfermedad degenerativa de las arterias que, aunque no tiene cura, puede prevenirse controlando los factores de riesgo cardiovascular, como el colesterol, la hipertensión, el tabaco, la diabetes, la obesidad y el sedentarismo. Ver más

Tratamiento con espuma para la esclerosis

Por Dra. Cristina Bernal Bernal
2021-03-21

¿Conoces el tratamiento de la esclerosis con espuma? La Dra. Bernal, especialista en cirugía vascular del centro Felicidad Carrera, en qué consiste y qué ventajas tiene. Ver más

Causas y tratamiento de la arterioesclerosis

Por Dr. Xavier Puncernau
2021-03-21

El Dr Puncernau es un cirujano vascular experto en el tratamiento de la arterioesclerosis. El doctor advierte de la importancia de controlar los factores de riesgo como el tabaquismo para evitar síntomas graves como los infartos. Ver más

Patología carotídea: enfermedad arteriosclerótica

Por Dr. José María García Colodro
2021-03-21

En este artículo, el Dr. García Colodro, especialista en Angiología y Cirugía Vascular, explica qué es la patología carotídea y cómo se diagnostica. Además, explica los motivos por los cuáles no produce dolor y qué consecuencias puede tener. Ver más

Источник: https://www.topdoctors.es/diccionario-medico/arterioesclerosis

¿Qué es la aterosclerosis?

Síntomas y tratamiento de la aortoesclerosis

⌚ 3 Min de lectura | La aterosclerosis es un término médico que probablemente no habías oído con anterioridad, pero conviene conocerlo para evitar sus consecuencias. Esta enfermedad es la principal causa de muerte en las sociedades occidentales. En nuestro país es la causa de más de 120.000 muertes anuales.

Las arterias son los vasos sanguíneos que llevan sangre rica en oxígeno desde el corazón (y al propio corazón, a través de las arterias coronarias) a otras partes del cuerpo.

La aterosclerosis es la variedad más común de arteriosclerosis que se caracteriza por el depósito de sustancias grasas en el interior de las arterias, concretamente en las de mediano y grueso calibre, lo cual puede restringir el flujo sanguíneo por estrechamiento de la luz arterial y provocar problemas en los órganos afectados.
Cabe destacar que, aunque la aterosclerosis es un tipo específico de arteriosclerosis, a veces los términos se utilizan indistintamente.

Factores causantes

Hay algunas circunstancias que pueden favorecer la aparición de esta afección, como son:

  • Fumar.
  • Hiperlipidemia: niveles de colesterol y triglicéridos altos en sangre.
  • Hipertensión arterial.
  • Obesidad.
  • Sedentarismo o escasa práctica de ejercicio físico.
  • Diabetes mellitus.
  • Estrés, asociado a un estilo de vida competitivo.
  • Factores genéticos: otro factor de riesgo, pero menos decisivo a la hora de desarrollar ateroesclerosis, es tener algún familiar de primer grado que haya padecido esta enfermedad a una edad temprana.

Qué síntomas produce

Al comienzo de la ateroesclerosis los síntomas son inexistentes y no empieza a aparecer hasta que la obstrucción en las arterias es grave. Las enfermedades que pueden padecerse debido a la formación de ateroesclerosis dependen de la arteria del órgano afectado:

  • Corazón: cardiopatía isquémica, con su máximo representante en el infarto agudo de miocardio.
  • Cerebro: accidente vascular cerebral en forma de ictus o hemorragia cerebral.
  • Extremidades inferiores: claudicación intermitente.
  • Arteria aorta: aneurisma de aorta, con su máxima gravedad en la disección de aorta.
  • Intestinos: colitis isquémica.
  • Órganos sexuales: disfunción eréctil. Es la principal causa de impotencia en personas mayores de 40 años.

Tratamiento

  • Modificar el estilo de vida, para eliminar sus factores de riesgo, es la clave para evitar la arteriosclerosis: reducir el colesterol, el tabaquismo o la falta de ejercicio…
  • Como segundo escalón de tratamiento, se pueden administrar distintos tipos de medicamentos, como anticoagulantes para prevenir la formación de coágulos o medicamentos para disminuir la presión arterial y el colesterol, entre otros ejemplos.
  • Tratamientos quirúrgicos como la angioplastia (consiste en dilatar una arteria o vena estrecha u ocluida para restablecer el flujo sanguíneo obstruido).

Consejos para reducir el riesgo de aterosclerosis

  • Dejar de fumar. Es importantísimo. Si necesitas ayuda, consulta con los especialistas.
  • Dieta sana y equilibrada: aprovecha nuestra dieta mediterránea y aumenta el consumo de verduras, frutas y hortalizas.
  • Practica ejercicio físico con regularidad: es el mejor aliado porque mantiene un corazón fuerte y unas arterias limpias. Empieza caminando una hora al día.
  • Controla la hipertensión arterial: conviene intentar mantener sus niveles en valores óptimos. Acude regularmente al médico si tienes problemas de tensión.
  • Controla la diabetes (niveles de azúcar sanguíneos elevados).
  • Controla el colesterol: junto con el tabaco, es el principal causante de la creación de la placa arteriosclerótica que obstruye o tapona las arterias.
  • Reduce el consumo de alcohol.
  • Evita el sobrepeso. La obesidad suele llevar asociada problemas de hipercolesterolemia, diabetes o el sedentarismo, entre otros ejemplos.
  • Respeta tu descanso diario y procura mantenerte sereno y positivo.
  • Ejercita tu mente: con ejercicios mentales que estimulen la memoria, la atención, la orientación, la percepción, etc., practicados con regularidad como, por ejemplo, leer, aprender un idioma, hacer tareas bimanuales…

Lo que debes saber…

  • Aunque la aterosclerosis es un tipo específico de arteriosclerosis, a veces los términos se utilizan indistintamente.
  • Al comienzo de la ateroesclerosis los síntomas son inexistentes y no empieza a aparecer hasta que la obstrucción en las arterias es grave.
  • Modificar el estilo de vida, para eliminar sus factores de riesgo, es la clave para evitar la arteriosclerosis: reducir el colesterol, el tabaquismo o la falta de ejercicio…

Dra. Gemma Cardona
Médico consultor de Advance Medical

Publicado por canalSALUD – 26 julio 2019

Источник: https://www.salud.mapfre.es/enfermedades/cardiovasculares/aterosclerosis/

Ateroesclerosis: Qué es, Síntomas, Tratamientos e Información

Síntomas y tratamiento de la aortoesclerosis

Las arterias son vasos sanguíneos que se encargan de llevar la sangre rica en oxígeno al corazón y a otras partes del cuerpo.

Cuando los revestimientos interiores de estas arterias se llenan de grasa, colesterol y otras sustancias que van formando una placa que las obstruye, aparece la ateroesclerosis.  

Al formarse esta placa, la pared de la arteria aumenta y pierde su elasticidad. Uno de los problemas que presenta esta enfermedad es que tiende a desarrollarse con bastante rapidez. La ateroesclerosis afecta a las arterias tanto medianas como grandes.

A medida que el organismo envejece, el endurecimiento de las arterias se convierte en algo común entre los pacientes: las placas se acumulan y estrechan las arterias, haciéndolas, además, más rígidas.

Los coágulos pueden formarse en estas arterias estrechas y bloquear el flujo de sangre, pero, también, se pueden desprender fragmentos de placa y desplazarse a otros vasos más pequeños e impedir el paso de la sangre y del oxígeno.

Aunque no se conocen las causas exactas de esta enfermedad hay algunas circunstancias que pueden convertirse en factores de riesgo y provocar la aparición de esta afección, como son:

  • Realizar comidas con alto porcentaje de grasas saturadas.

Otro factor de riesgo, pero menos decisivo a la hora de desarrollar ateroesclerosis, es tener algún familiar de primer grado que haya padecido esta enfermedad a una edad temprana.

Los hombres son más proclives a padecer ateroesclerosis; en cambio, cuando las mujeres alcanzan el estado de la menopausia, el riesgo se iguala entre hombres y mujeres.

Al comienzo de la ateroesclerosis los síntomas son prácticamente nulos y no comienzan a aparecer hasta que la obstrucción en las arterias es grave. Cuando esto ocurre, aparece un dolor fuerte en el área afectada.

Estos síntomas suelen presentarse cuando el flujo sanguíneo a una parte del cuerpo se vuelve lento o se bloquea. Puede provocar dolor torácico y dificultad a la hora de respirar.

Las zonas de afectación más frecuentes son el corazón, la carótida, las arterias cerebrales y las de las extremidades inferiores.

En algunas personas los síntomas se aparecen cuando están en reposo y en cambio, en otras, sólo aparecen cuando realizan algún tipo de actividad.

Para prevenir la ateroesclerosis, se deben evitar factores de riesgo tales como el consumo de grasas saturadas y colesterol, la hipertensión, fumar o la falta de ejercicio.

Por ello, los especialistas recomiendan llevar una dieta equilibrada y saludable y realizar actividades físicas con carácter rutinario para evitar la aparición de este tipo de afecciones. 

Actualmente, no existe una clasificación por tipos de esta enfermedad. 

En primer lugar, para diagnosticar la ateroesclerosis, el especialista llevará a cabo un examen físico para comprobar los síntomas del paciente, y, además, realizará una de las siguientes pruebas o, dependiendo del caso, una combinación de las mismas:

  • Cateterización cardiaca: Se inyecta un contraste en la arteria coronaria afectada y, a continuación, se realiza una prueba de rayos X. Sirve para localizar los lugares en donde hay estrechamientos u obstáculos y otro tipo de irregularidades.  
  • Hacer una prueba de ultrasonidos, llamada Doppler, consistente en enviar ondas sonoras a los vasos sanguíneos para valorar el flujo de la sangre. Si este sonido es débil o nulo, significará una obstrucción en la arteria.  
  • Contrastar la presión de la sangre en los tobillos y en los brazos para delimitar si existe una buena o mala circulación en la sangre. Si la diferencia de presión es grande, eso significaría que el paciente presenta ateroesclerosis.  
  • Realizar un escáner nuclear cuando el paciente está reposando, o bien después de haber llevado a cabo una actividad física; esta prueba puede revelar qué áreas del corazón no están recibiendo suficiente sangre.

El tratamiento puede variar de una persona a otra debido a la edad o el estado de salud, y dependiendo de donde se encuentre localizada la ateroesclerosis. Pero, por lo general, el procedimiento para tratar la ateroesclerosis es:

  • Modificar y disminuir los hábitos propios del paciente: Reducir el colesterol, el tabaquismo o la falta de ejercicio.  
  • Administrar distintos tipos de medicamentos, como anticoagulantes para prevenir la formación de coágulos, o medicamentos antiagregantes plaquetarios para reducir la capacidad de adhesión de las plaquetas, ya que éstas producen coágulos. También se pueden recetar medicamentos para disminuir la presión arterial y el colesterol.  
  • Tratamientos quirúrgicos como la angioplastia, que abre las arterias obstruidas, o un bypass de la arteria coronaria que se utiliza en los pacientes que tienen angina de pecho debido a la obstrucción en las arterias coronarias.

Si no se aplica un tratamiento precoz para la ateroesclerosis, esta enfermedad se puede convertir en factor de riesgo de ataques cardiacos o de accidentes cerebrovasculares.

Los especialistas recomiendan que los pacientes con riesgo de sufrir esta afección comiencen a realizarse exámenes desde los 20 años para poder llevar a cabo una detección temprana, si se padece.

En el caso de no contar con factores de riesgo que puedan provocarla, se aconseja que el primer examen en hombres se realice a los 35 años y a los 45 años en el caso de las mujeres. 

Denominación

La Real Academia Española (RAE), en su diccionario panhispánico de dudas, incluye como preferencia el uso del término aterosclerosis en vez de ateroesclerosis, dejando esta segunda acepción para su forma adjetiva: ateroesclerótico.

Es poco frecuente el uso del término ateroesclerosis, pero aun así, según las reglas básicas de la lengua, cuando una palabra que comienza por “s líquida”  lleva un prefijo terminado en vocal, se debe incluir una e intermedia. 

Noticias sobre aterosclerosis:

Una dieta mediterránea enriquecida revierte la ateroesclerosis

Identifican cinco posiciones genéticas vinculadas con la ateroesclerosis subclínica

Un nuevo test sanguíneo detecta la presencia de ateroesclerosis

Источник: https://cuidateplus.marca.com/enfermedades/enfermedades-vasculares-y-del-corazon/aterosclerosis.html

Aneurisma aórtico abdominal – Bupa Latam

Síntomas y tratamiento de la aortoesclerosis

U n aneurisma aórtico abdominal se produce cuando la aorta (el vaso sanguíneo más grande) se ensancha o abulta en el abdomen. Generalmente, el aneurisma aórtico abdominal se produce en un punto debilitado de la pared aórtica.

No provoca ningún síntoma, pero si el aneurisma se expande rápidamente, puede causar dolor abdominal, lo cual puede ser serio. Si se (rompe) puede ser mortal.

  1. La aorta es la arteria más grande de su cuerpo. Transporta toda la sangre que bombea el corazón y la distribuye, a través sus ramificaciones, a todos los órganos del cuerpo. La aorta pasa hacia arriba desde su corazón antes de volver hacia atrás y hacia abajo y viajar a través del pecho (la aorta torácica) y hacia su abdomen (la aorta abdominal).  

    La aorta tiene, generalmente, de 2 a 3 cm (alrededor de una pulgada) de diámetro. Un punto débil en la aorta puede provocar que se abulte hacia afuera (esto es llamado aneurisma). Si se produce un bulto en la aorta en su recorrido por el pecho, se le llama aneurisma aórtico torácico. 

Si ocurre en la aorta en su recorrido por el abdomen, se le llama aneurisma aórtico abdominal, y son más comunes que los aneurismas torácicos.  

La posibilidad de una ruptura de aneurisma depende del tamaño. Si su aneurisma es mayor de 5,5 cm de ancho, las posibilidades de que se rompa son altas, y el riesgo aumenta a medida que aumenta el tamaño.

  • Por lo general, el aneurisma aórtico abdominal no produce síntomas. Sin embargo, si comienza a expandirse y a empujar el tejido o nervios en el abdomen, puede provocar dolor abdominal y/o dolor lumbar.

  • Si el aneurisma se rompe, provoca una hemorragia interna severa y puede ser mortal si no se opera con urgencia para repararlo. El riesgo de que un aneurisma se rompa aumenta a medida que se ensancha.

  • La causa principal del aneurisma aórtico abdominal es la aterosclerosis. Este es un proceso en el cual los depósitos de grasa se acumulan dentro de las arterias y debilitan sus paredes.  

    Es más probable que desarrolle aterosclerosis, y por consiguiente, afecta más el aneurisma aórtico abdominal, si:

    • es hombre (son tres veces más comunes en los hombres que en las mujeres)
    • fuma
    • es mayor de 50 años
    • tiene antecedentes familiares de aneurisma aórtico abdominal
    • tiene hipertensión arterial
    • realiza poca actividad física
    • tiene colesterol alto
    • tiene sobrepeso

     
    Su riesgo de desarrollar un aneurisma también crece si padece el síndrome de Marfan (ver más información en la sección de Preguntas y Respuestas al final de este artículo). 

  • Generalmente, los aneurismas aórticos no presentan síntomas, a menos que sean grandes o estén creciendo rápidamente. Es posible que su médico de cabecera solamente sospeche que usted tiene un aneurisma aórtico mediante un examen de rutina.  

    Cuando su médico le examina, puede sentir en su abdomen una masa que palpita, la cual puede ser delicada si su aneurisma aórtico abdominal es grande. Si su médico sospecha que tiene un aneurisma aórtico abdominal, es posible que le realicen otros exámenes en el hospital, incluyendo los siguientes:

     

    • Ecografía: proporciona una imagen clara de la aorta abdominal y puede ayudar a identificar un aneurisma y medir su tamaño.
    • Tomografía computada o visualización de resonancia magnética: proporcionan una imagen detallada en 3D de la aorta abdominal y son muy útiles para determinar la posición exacta del aneurisma.
    • Prueba de detección: Si usted es un hombre mayor a 65 años, es posible que le hagan exámenes en su centro de salud u hospital para ver si tiene un aneurisma aórtico abdominal. Para más información, consulte a su médico de cabecera. 
  • Su tratamiento para el aneurisma aórtico abdominal dependerá de sus síntomas y del tamaño del aneurisma.
     

    Espera en observación

    Si tiene un aneurisma pequeño, por lo general, no se recomienda una cirugía; sin embargo, necesitará realizarse ecografías regularme para ver si su aneurisma se expande. También es importante controlar la enfermedad realizando cambios en su estilo de vida y tratando cualquier enfermedad que pueda estar provocando el aneurisma (como hipertensión arterial).

     
    Cirugía para aneurisma aórtico abdominal

    Por lo general, se recomienda la cirugía electiva o planeada si su aneurisma:

    • es mayor de 5,5 cm
    • se expande más de 1 cm por año
    • provoca dolor
    • Si el aneurisma se rompe, se necesita una cirugía de urgencia (para salvarle la vida).

     
    Existen dos opciones quirúrgicas principales para el aneurisma aórtico abdominal. Ambas se realizan bajo anestesia general. Esto significa que usted estará dormido durante la operación.

    Cirugía abierta

    Es el método tradicional para tratar aneurismas. Es una operación mayor en la cual el cirujano abre su abdomen para acceder a la aorta e inserta un injerto en el área debilitada de la aorta. El injerto puede ser un pedazo de vaso sanguíneo tomado de otro lugar de su cuerpo o puede ser sintético. 

    Un injerto sintético está hecho de un material elástico y se asemeja a una aorta saludable normal. La sangre fluye a través del injerto dentro de la aorta en lugar de atravesar el aneurisma y evita que el aneurisma crezca.

    La operación se puede realizar usando la técnica de cirugía de cerradura. La cirugía de cerradura es menos invasiva y sólo implica realizar dos o tres pequeños cortes en el abdomen.

    El cirujano insertará una cámara telescópica similar a un tubo, que enviará imágenes a un monitor de modo que pueda ver el aneurisma.

    El cirujano colocará el injerto en su lugar utilizando instrumentos quirúrgicos especialmente diseñados que pasarán a través de los otros cortes. No obstante, la cirugía de cerradura no es conveniente para todos.
     

    Sustitución endovascular de injerto de stent

    A veces, los aneurismas se pueden tratar utilizando un nuevo procedimiento llamado sustitución de injerto de stent (o reparación de aneurisma endovascular, EVAR). Se coloca un stent (tubo recubierto con un material sintético de injerto) a través de las arterias femorales de su ingle hasta la aorta en el área del aneurisma. 

    El cirujano utiliza imágenes de rayos X para guiar la ubicación del stent. El material de injerto se adhiere a la pared arterial y la sangre fluye a través del stent en lugar del aneurisma debilitado. Sin embargo, los stent no son apropiados para todos; depende de la ubicación del aneurisma y otros factores.

  • Puede hacer varias cosas para reducir las posibilidades de desarrollar aterosclerosis y por lo tanto un aneurisma:

    • no fumar
    • controlar su presión arterial y colesterol con regularidad
    • realizar ejercicio regularmente
    • mantener un peso saludable
    • comer una dieta saludable
    • realizar revisiones médicas regularmente si tiene antecedentes familiares de enfermedades arteriales para poder detectar cualquier problema en una etapa temprana.
  • ¿Qué es el síndrome de Marfan?

    El síndrome de Marfan es una enfermedad que afecta la manera en que su cuerpo produce fibras que forman los tejidos conectivos del cuerpo.

    Explicación

    El síndrome de Marfan es una enfermedad que afecta el tejido entre las articulaciones y los órganos. Las personas con el síndrome de Marfan poseen un defecto en los genes que controlan la producción de fibras elásticas en sus cuerpos.

    Las fibras elásticas (tejido conectivo) mantienen sus articulaciones y órganos en su lugar y ayudan a controlar el crecimiento corporal.

    Debido a que el tejido conectivo se encuentra por todo el cuerpo, los efectos del síndrome de Marfan se pueden extender, involucrando el corazón, pulmones, esqueleto, piel y ojos. Por ejemplo, puede tener brazos y piernas largos y el blanco del ojo puede estar teñido de azul.

      Alrededor de una de cada 5.000 personas padecen del síndrome de Marfan. Esta enfermedad se puede heredar, lo cual significa que la obtienen de un padre que también padece del síndrome de Marfan.  

    Si usted padece del síndrome de Marfan, es más probable que tenga un aneurisma aórtico ya que no se produce tejido elástico en la aorta (la arteria más grande del cuerpo). Esto debilita la aorta y, por este motivo, se ensancha.

    Tengo un aneurisma aórtico abdominal y he oído que se puede romper. ¿Qué significa esto y qué puedo hacer para evitar que suceda?

    Un aneurisma aórtico abdominal se puede romper (reventar) si la pared arterial debilitada de su aorta no puede contener la presión de la sangre en su interior. Un aneurisma roto es un problema muy grave y requiere de una cirugía de emergencia para tratarlo. Debería controlarse regularmente y cambiar su estilo de vida para evitar que esto suceda.

    Enfermedad de la aorta torácica

    Síntomas y tratamiento de la aortoesclerosis

    Enfermedad de la aorta torácica

    La aorta es la arteria principal del cuerpo humano y distribuye la sangre oxigenada por todos los órganos a través de sus ramas. Tiene 3 porciones:

    • Aorta ascendente, sale del ventrículo izquierdo, asciende por la parte anterior del tórax y puede afectar  al funcionamiento de la válvula aórtica, por su proximidad.
    • Arco aórtico, parte que se dobla y de la que salen las arterias de los brazos y la cabeza.
    • Aorta descendente, a lo largo de todo el cuerpo, lleva la sangre al resto de órganos del tórax y abdomen y termina en dos ramas finales (“arterias ilíacas”), una para cada pierna.

    Las enfermedades más frecuentes de la aorta son los aneurismas, las disecciones y muy raramente,  las coartaciones.

    Aneurismas

    Dilataciones de la pared de la aorta en cualquier segmento de la misma, aunque  el lugar más común para que se produzca es en el abdomen (aneurisma aórtico abdominal).

     Pueden estar causados por  endurecimiento de las arterias (aterosclerosis),  hipertensión, enfermedades de los vasos sanguíneos, infección en la aorta y/o por un traumatismo.

     Los factores de riesgo del aneurisma de la aorta abdominal  suelen ser el tabaco, la edad, el sexo, los antecedentes familiares/o  la existencia de otros aneurismas.

    Aunque suelen cursar asintomáticos, se pueden presentar síntomas como:

    • Dolor adbominal intenso, que puede ser constante o ir y venir.
    • Dolor en la parte inferior de la espalda irradiado a nalgas, ingle o piernas.
    • Sensación de “latido de corazón” o pulso en el abdomen.
    • Masa suave en el abdomen.
    • Enfermedades genéticas (síndrome de Marfan, enfermedades del tejido conectivo…).
    • Sexo, edad, embarazo.
    • Consumo de cocaína.
    • Si se produce rotura, dolor repentino, intenso y persistente en el estómago o en la espalda, presión arterial baja y/o pulso acelerado. Una rotura del aneurisma supone una hemorragia interna que compromete la vida del paciente y requiere atención inmediata.

    Los aneurismas requieren revisiones periódicas mediante ecografía o TAC para ver su crecimiento y salvo que el vaso alcance un cierto tamaño (a partir de 5 cm) o cuando la dilatación es muy rápida y/o se acompaña de dolor, no necesitan tratamiento. El objetivo del tratamiento (controles médicos o cirugía) es prevenir la rotura del aneurisma.

    Tratamiento

    • Sustitución del tramo de aorta enferma por un conducto de tela especial denominado Dacron que se une a los segmentos sanos mediante una sutura.
    • El aislamiento del tramo de aorta enferma colocando una prótesis interna (“endoprótesis”) mediante  finos catéteres que se introducen a través de la arteria de la ingle sin necesidad de abrir el tórax o el abdomen (control de rayos x).

    Su médico  le indicará cual es la técnica más adecuada para su caso concreto.

    Disección

    La disección aórtica es una afección potencialmente grave producida por un desgarro en el recubrimiento interno de la aorta que causa hemorragia entre las capas internas y externas de la pared de la aorta, creando un canal falso para el flujo de sangre.

    Normalmente  sucede en una zona debilitada de la pared aórtica, ocasionada por presión arterial alta crónica, enfermedad asociada a una aorta debilitada o agrandada (síndrome de Marfan), válvula aórtica bicúspide y /o enfermedad de  los vasos sanguíneos con paredes debilitadas. En rara ocasión, puede ser consecuencia de un traumatismo en la zona del pecho, como en un accidente automovilístico

    Hay 2 tipos de disección:

    • Tipo A: el más frecuente y más peligroso, con desgarro en la parte de la aorta que sale del corazón o en la aorta ascendente, y se puede extender hasta el abdomen.
    • Tipo B: desgarro en la aorta inferior o descendente que también se puede extender hasta el abdomen.

    Existen factores de riesgo que pueden favorecer la aparición de una disección pueden ser el sexo, la edad, el embarazo, la presión arterial alta no controlada, el endurecimiento de las arterias (aterosclerosis), un aneurisma aórtico previo, el defecto de la válvula aórtica (válvula aórtica bicúspide) y/o estrechamiento de la aorta en el nacimiento (coartación aórtica).

     Los síntomas pueden ser similares a aquellos de otros problemas del corazón:

    • Dolor intenso y repentino de pecho o de la zona superior de la espalda (desgarrante o cizallante hacia el cuello o la espalda).
    • Dolor abdominal intenso y repentino.
    • Falta de aire.
    • Pérdida del conocimiento.
    • Dolor de piernas, dificultad para caminar y/o parálisis en las piernas.
    • Dificultad repentina para hablar, pérdida de visión, debilidad o parálisis de un lado del cuerpo.

    El tratamiento de la disección A consiste en cirugía, retirando la mayor parte posible de la parte afectada,  colocando en su lugar un conducto sintético (injerto) y en ocasiones requiere también la sustitución de la válvula, que irá dentro del propio injerto. El tratamiento de la disección B es similar, pero en ocasiones, se pone una  malla metálica (stent) en el interior de la aorta. En ambos casos, suele acompañarse de tratamiento farmacológico para el control dela presión arterial.

    Coartación de aorta

    Defecto normalmente  presente desde el nacimiento (congénito) caracterizado por un «estrechamiento de la aorta» y que obliga al corazón a bombear con más fuerza para poder expulsar la sangre al resto del organismo. Normalmente está ligada a otras malformaciones cardiacas (comunicación interventricular y válvula aórtica bicúspide).

    Cuando es leve no suele producir síntomas y puede pasar desapercibida hasta la edad adulta, manifestándose a menudo como hipertensión arterial temprana o provocar la aparición de infarto de miocardio. El control de la presión arterial y un estilo de vida saludable son medidas imprescindibles en los pacientes que presentan la enfermedad.

    Para saber con exactitud la severidad de la coartación, es necesario realizar un ecocardiograma e incluso, si no se visualiza bien, también puede precisar la resonancia magnética nuclear y el TAC

    El tipo de tratamiento  para la coartación dependerá de la edad la gravedad de la afección.

    En la edad adulta, si requiere tratamiento, el procedimiento de elección es el intervencionismo percutáneo colocando una malla metálica (stent) a nivel de la zona estrecha y si no fuera posible, se realizará cirugía: resección de la anastomosis -colocación de una porción de un vaso sanguíneo- colocación de un tubo de plástico (injerto) y/o  colocación de un parche sintético para ensanchar el vaso sanguíneo.

    La complicación más frecuente de la coartación aórtica es la presión arterial alta, que incluso a veces se mantiene elevada después de la reparación de la coartación aórtica.

    Consejos para prevenir y/o controlar las enfermedades de la aorta

    Llevar un estilo de vida cardiosaludable, fomentar hábitos de vida saludables con la modificación de conductas de riesgo y el control de los factores de riesgo puede reducir los episodios cardiovasculares y la muerte prematura tanto en las personas con enfermedad cardiovascular establecida como en aquellas con alto riesgo cardiovascular debido a uno o más factores de riesgo.

    • Dieta cardiosaludable, baja en grasas saturadas y colesterol. La dieta ideal es la mediterránea (fruta /vegetales, cereales integrales, pescados, legumbres, aceite de oliva, frutos secos, leche desnatada, y de forma moderada pequeñas raciones de carne magra o aves de corral sin piel.
    • Controla tu peso. Perímetro abdominal 102 cm en varones y 88 cm en mujeres. Cifras más altas indican alto riesgo de hipertensión, dislipemia… factores que pueden influir en la aparición de aneurismas y/o disección.
    • Controla la presión arterial (< 140/85 mmHg) reduce la incidencia de cualquier manifestación de la EV (cardiopatía isquémica, ictus, enfermedad arterial periférica o enfermedad renal crónica).
    • Controla el colesterol y los triglicéridos: cifras en personas sanas de colesterol normal < 200 mg/dl- colesterol malo (LDL) < 100 mg/dl- colesterol bueno (HDL) > 35 en varones y > 40 en mujeres. Triglicéridos < 150 mg/dl. Las personas con niveles elevados tienen un riesgo incrementado de sufrir síndromes coronarios.
    • Controla la glucemia (niveles de glucosa en ayunas entre 100 y 125 mg/dl), se asocia al aumento del riesgo de isquemia miocárdica, de ataque al corazón y de otros problemas cardiacos.
    • Haz ejercicio cada día de forma regular (caminar, andar en bici…) un mínimo de 15-30 minutos todos los días; si sientes alguna molestia, descansa, y si ésta persiste, acude a su médico o enfermera. Evita siempre la actividad física después de las comidas o ante temperaturas extremas.
    • Deja de fumar. La posibilidad de padecer una enfermedad decorazón es proporcional a la cantidad de cigarrillos fumados al día y al número de años en los que se mantiene este hábito nocivo. Un fumador pierde de media 10 años de vida y otros tantos en años de vida saludable. Consulta con tu médico y/o enfermera sobre las estrategias o los programas para ayudarte a abandonar el hábito.
    • Bebe alcohol con mesura. El consumo de alcohol se asocia a múltiples riesgos para la salud (tensión arterial, arritmias cardiacas, miocardiopatía, muerte súbita y accidentes cerebrovasculares) y puede hacer que el corazón aumente de tamaño (se dilate) y se contraiga muy débilmente.
    • Evita el consumo de drogas como cocaína y derivados, puede provocar taquicardia, vasoconstricción y elevación de la presión arterial.
    • Evita el estrés. La ansiedad, la depresión y el estrés emocional se asocian a una peor calidad de vida y a un peor pronóstico en los pacientes con enfermedad coronaria.
    • Usa el cinturón de seguridad. Esto reduce el riesgo de sufrir una lesión traumática en la zona del tórax.
    • Sigue el tratamiento médico de los factores de riesgo cardiovascular, cardiopatía y/o de otras enfermedades, salvo otra indicación médica.

    Источник: https://www.enfermeriaencardiologia.com/enfermedad-de-la-aorta-toracica/

  • Embarazo y niños
    Deja una respuesta

    ;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: