Sinusitis en niños

Sinusitis en niños: diagnóstico y tratamiento

Sinusitis en niños

La sinusitis es una trastorno frecuente. Está causada por la acumulación de moco infectado en los senos paranasales, lo cual ocasiona una serie de molestias al niño.

Los senos paranasales son las cavidades que se encuentran en los huesos de la cara. Según la localización de la inflamación, la sinusitis tiene distintos nombres.

Conozcamos cuáles son los síntomas y cómo aliviar este trastorno.

Cómo se manifiesta

En el niño, las cavidades que se llenan de moco más fácilmente son los senos de las mejillas y los etmoidales, situados debajo de la frente. En los chicos y adolescentes, la sinusitis afecta, por el contrario, a los senos frontales. Éstos están situados encima de las cejas y provoca una presión alrededor de los ojos.

Si el niño es pequeño, el síntoma principal es la tos. Se presenta con mucho moco, dura algunos días y es más insistente cuando el bebé se acuesta o se despierta. Una señal constante es la inflamación de moco verde amarillento que obtura la nariz.

Al principio, la sinusitis se anuncia con hinchazón y, raramente, con un enrojecimiento de los párpados de un ojo. Otras veces, causa un violento dolor de cabeza, moco con pus, tos y fiebre, sobre todo después de nadar en la piscina.

Si se oprime con un dedo la zona que rodea la nariz, el niño nota una sensación dolorosa. Esta sensación empeora si se inclina, se tumba o tose. En casos más raros, el dolor de extiende a los oídos y al cuello.

Las infecciones de los senos paranasales pueden hacerse crónicas y se caracterizan por tos de larga duración.

– A menudo, la sinusitis se reconoce inmediatamente. El niño tiene frecuentes dolores de cabeza y ataques de tos. Éstos se producen, sobre todo, cuando se acuesta para irse a dormir.

Síntomas de la sinusitis

Normalmente, no se piensa en atribuir estos síntomas a la inflamación de los senos paranasales. «El primer problema de la sinusitis es sospechar su presencia», solía decir el pediatra Marcello Bernardi. Y es que los senos paranasales maduran según la edad y los síntomas de los niños no son siempre los mismos que los de los adultos.

Los síntomas y signos que se manifiestan con mayor frecuencia son:

– En el 75% de los casos, rinorrea purulenta, emisición de secreción verde amarillenta de la nariz, de forma continuada durante más de 10-12 días.

– En el 65-70% de los casos, dolor de oídos.

– En el 50% de los casos, tos persistente durante el día.

– En el 20%, fiebre.

– En el 15%, dolor de cabeza.

Causas de la sinusitis

Rodeando la nariz, existen siete cavidades, llamadas senos paranasales. Su función es calentar y humidificar el aire que pasa por ellos. Todos los senos están conectados con la nariz por pequeños orificios que permiten el paso del aire y del moco.

Aunque existan mecanismos fisiológicos que «limpian las cavidades», a veces, las secreciones que se forman en el interior no salen completamente.

Si las mucosas internas que tapizan las paredes de este intrincado laberinto se edematizan a causa de una inflamación, los conductos se cierran. El aire y las secreciones de moco quedan aprisionadas, las bacterias se multiplican y se forma pus.

Ésta, a su vez, oprime las paredes de los senos provocando un dolor muy punzante: es la sinusitis.

Si se producen repetidas infecciones, las paredes mucosas que revisten los senos paranasales, con el paso del tiempo, se engrosan. Esto hace más difícil, o imposible, la circulación del aire y del moco. En tal caso, una sinusitis aguda se convierte en crónica. Se estima que una persona de cada diez sufre este trastorno.

Casi siempre, la sinusitis se debe a una infección bacteriana, que a menudo se sobrepone a una infección debida a un virus, como un resfriado común. También puede estar desencadenada por una rinitis. Es decir, por la inflamación de las mucosas de las cavidades nasales provocadas por una alergia.

En un caso de cada cuatro, el trastorno está ocasionado por un flemón dentario situado en la arcada superior.

En un menor número de casos, la sinusitis está inducida por una complicación de una enfermedad infecciosa, como una pulmonía y el sarampión. También puede ser la consecuencia de una malformación del tabique nasal.

La alergia o la intolerancia a algunos alimentos, como los lácteos, la irritación causada por el humo de los cigarrillos, los contaminantes de atmósfera y el cloro de las piscinas son factores que pueden inducir una situación de constante inflamación de los senos paranasales. Estos factores pueden ocasionar, al cabo de un tiempo, una sinusitis crónica.

Alimentación

Éstas son algunas indicaciones que hay que seguir tanto durante los cuadros de sinusitis como para prevenirlos de forma habitual.

El niño debe beber muchos líquidos calientes, zumos de verdura y agua. Esto le ayudará a fludificar el moco.

– No está científicamente probado, pero, según los médicos naturópatas, es bueno que el niño se abstenga de comer los alimentos alergizantes más comunes. Por ejemplo, la leche y los lácteos, huevos, trigo, maíz, cítricos y arándanos.

– Asimismo, el azúcar debe reducirse lo máximo posible. Y es que obstaculiza la actividad de los glóbulos blancos necesarios para contrarrestar la infección.

Inhalación de vapor caliente

– Las inhalaciones ayudan a liberar el moco de las cavidades nasales y facilitan el drenaje del moco. Para ello, hay que poner agua hirviendo en una palangana e inhalar el vapor durante 10-15 minutos. Esta operación debe repetirse cuatros veces al día.

– Para aumentar el efecto de las inhalaciones, en el agua, cuando aún está hirviendo, hay que poner 10 gramos de hojas de algunas hierbas. Por ejemplo, eucalipto, menta y eufrasia.

– Si el niño se niega a hacer las inhalaciones, se le puede cubrir la nariz y la boca con un paño empapado en agua caliente, no hirviendo. Después, se le pide que respire a través del mismo.

Compresas de vapor

Para la elaboración de las compresas, se procede de la siguiente manera:

– Se coge un paño de lino, se dobla varias veces como un pañuelo y se enrolla. Se sumerge en agua hirviendo y se deja hervir durante cinco minutos.

– Después, se extrae el agua con una pinza, se envuelve en una pequeña toalla seca y se estruja para sacar el exceso de agua.

– Se saca el paño de la toalla, se envuelve con una capa de tela seca, de lino o de algodón, y se aplica sobre la nariz del niño. Hay que cubrir las zonas donde el pequeño siente dolor.

– La compresa debe mantenerse en el sitio hasta que se enfríe. Entonces, se debe cambiar.

Gotas descongestionantes

Si, a pesar de las inhalaciones, la nariz sigue obturada, se pueden instilar en la nariz del niño gotas descongestionantes. Esto debe ser siempre bajo la prescripción del pediatra, durante los primeros 2-3 días.

Antes de la aplicación, si el niño es pequeño, hay que lavarle la nariz con soluciones específicas. Si, por el contrario, es capaz de hacerlo solo, hay que pedirle que se suene la nariz para liberarla del moco y permitir que el fármaco sea absorbido por la mucosa.

Después, se le hace tumbar en la cama, con la cabeza inclinada hacia atrás y girada hacia la derecha. De este modo, las gotas llegan hasta la parte superior de las cavidades de la nariz. Después, se repite la operación con la cabeza girada hacia el otro lado.

El tratamiento no se puede prolongar más de tres días. Solo se puede repetir si la nariz se congestiona de nuevo.

Fármacos

– En general, la sinusitis se resuelve en una semana sin necesidad de ningún tratamiento. Sin embargo, a menudo, cuando las bacterias presentes en las cavidades obstruidas se multiplican, pueden dar complicaciones.

– Entonces, se produce una secreción amarilla, que sale de la nariz, y la zona de alrededor de los ojos se enrojece y se hincha. Por ello, cuando se diagnostica sinusitis, el pediatra prescribe un tratamiento con antibióticos. Este tratamiento, normalmente, dura como mínimo, 14 días.

– Debe recordarse que los cubitos de hielo envueltos en un paño y colocados sobre la zona de los senos paranasales también ayudan a aliviar el dolor.

Si el niño sufre rinitis alérgica, el pediatra puede prescribir antihistamínicos. Éstos puede ser muy eficaces incluso en niños que no son alérgicos.

Aspirador

– Para acelerar la curación y reducir el malestar del niño, resulta muy útil eliminar el moco nasal con un aspirador nasal. Se trata de un aspirador específico para este fin que se puede adquirir en las farmacias.

Tratamientos termales

– Los niños que sufren sinusitis crónica obtienen un gran beneficio de los tratamientos termales. Tanto de la inhalación de vapor como de las nebulizaciones. La nebulización es un proceso que fracciona el agua terminal en microscópicas gotitas. Estas gotitas son capaces de penetrar en los senos paranasales más profundos.

Las agua sulfúreas son particularmente eficaces a la hora de eliminar el moco.

– En los casos de sinusitis en los que no se produzca una hinchazón de la mucosa, los tratamientos termales tienen escasos resultados.

Cúando dirigirse al pediatra

– Hay que llamarle inmediatamente si las mejillas, los párpados y la frente del niño están enrojecidos o hinchados. También si el niño parece sufrir bastante.

– Hay que llamarle durante las horas de consulta si el pequeño tiene la nariz tapada y tose desde hace 2-3 semanas.

– También si le duelen los pómulos y la nariz, y no consigue dormir bien.

Si las secreciones nasales son amarillentas y persistentes, también hay que consultarle con el pediatra.

– Asimismo, si la sinusitis no mejora al cabo de 48 horas a pesar del tratamiento y si el niño suele sufrir sinusitis recurrentes.

Prevenir la sinusitis

Hay que enseñar al niño a sonarse la nariz y a intentar mantenerla despejada. Y es que, en caso contrario, el moco, en lugar de salir, aún permanece más en los senos paranasales. Esto puede llegar a obstruir la trompa de Eustaquio.

Se aconseja efectuar controles regulares por parte del dentista. De este modo, se evitan las sinusitis provocadas por abscesos dentales debidos a dientes enfermos que no estén tratados de forma adecuada.

Se debe evitar zambullirse en el agua sin taparse la nariz y bucear sin utilizar gafas.

– Al contrario que el agua de mar, que ejerce una acción purificante, el cloro utilizado para desinfectar el agua de las piscinas resulta muy irritante para la mucosa que recubre las paredes de los senos paranasales.

Los ambientes en los que el niño vive deben estar libres de humo, sustancias contaminantes y olores irritantes causados por detergentes, barnices o colorantes.

(Te interesa: Enfermedades en niños)

Источник: https://mibebeyyo.elmundo.es/enfermedades/enfermedades-infantiles/sinusitis-1258

Si su hijo tiene sinusitis

Sinusitis en niños

Los senos paranasales son espacios vacíos situados en los huesos de la cara. Cuando están sanos, producen y drenan mucosidad constantemente. Esto mantiene las vías nasales limpias. Sin embargo, algún problema subyacente puede impedir el drenaje apropiado. Esto puede ocasionar la inflamación e infección de los senos paranasales (sinusitis).

La sinusitis puede ser aguda o crónica. La sinusitis aguda aparece repentinamente, a menudo después de un resfriado o una gripe. Si su hijo tiene sinusitis aguda al menos 3 veces en un año, se denomina sinusitis aguda recurrente. Si la sinusitis aguda dura más de 12 semanas, se dice que es crónica.

 La sinusitis crónica suele deberse a alergias o a obstrucciones físicas (bloqueos) en la nariz.

Los siguientes problemas pueden ocasionar sinusitis:

  • Infecciones de las vías respiratorias superiores. Un resfriado o gripe puede provocar la hinchazón de los senos paranasales y del recubrimiento de mucosa de la nariz. Esto bloquea la abertura del seno y permite que se acumule la mucosidad. Esta mucosidad acumulada puede infectarse con microbios (bacterias o virus).
  • Reacciones alérgicas. La sensibilidad a ciertas sustancias del ambiente, como el polen, el polvo o el moho, hace que los senos paranasales se hinchen. La hinchazón impide el drenaje de la mucosidad.
  • Obstrucciones en la nariz. La presencia de un pólipo o tabique desviado puede ocasionar sinusitis persistente. Un pólipo es un saco de tejido que se hincha, a menudo como resultado de una infección. Los pólipos pueden obstruir la diminuta abertura en la que drenan la mayoría de los senos paranasales. Pueden crecer al punto de bloquear el conducto nasal. El tabique es la pared de tejido conectivo robusto (cartílago) que divide la cavidad nasal por la mitad. Cuando está torcida (desviada), esta pared puede impedir que los senos paranasales se drenen normalmente.

¿Cuáles son los síntomas de la sinusitis?

  • Secreción espesa y descolorida que sale de la nariz
  • Congestión nasal
  • Dolor y presión alrededor de los ojos, la nariz, las mejillas o la frente
  • Dolor de cabeza
  • Tos
  • Moco espeso que gotea hacia la garganta (goteo posnasal)
  • Fiebre
  • Pérdida del olfato

El médico de su hijo le hará preguntas sobre la historia clínica de su hijo y le hará un examen físico. Le examinará los oídos, la nariz y la garganta y revisará si la zona cercana a los senos paranasales es sensible al tacto. Eso es todo lo que suele hacerse con la sinusitis aguda. 

Si su hijo tiene sinusitis aguda recurrente o crónica, es posible que necesite hacerse pruebas. En ellas se podrían buscar bacterias, alergias o pólipos. También podría necesitar hacerse radiografías o una tomografía computada.

En algunos casos, es posible que deriven al niño a un médico especializado en garganta, nariz y oídos (otorrinolaringólogo).

Si es así, el otorrinolaringólogo podría usar un instrumento largo y delgado parecido llamado endoscopio para examinar el interior de las aberturas sinusales.

La sinusitis aguda suele mejorar por su cuenta. Cuando esto no sucede, el médico del niño podría recetarle lo siguiente:

  • Antibióticos. Si los senos paranasales de su hijo están infectados con bacterias, le administrarán antibióticos para eliminarlas. Si después de 3 a 5 días los síntomas del niño no mejoran, es posible que el proveedor de atención médica pruebe con otro antibiótico.
  • Medicamentos para la alergia. En caso de sinusitis alérgica, los antihistamínicos y otros medicamentos para la alergia pueden reducir la hinchazón.

No use aerosoles nasales descongestivos para tratar la sinusitis. Esto puede hacer que el problema empeore.

La sinusitis aguda recurrente también se trata con antibióticos y medicamentos para la alergia. El proveedor de atención médica del niño probablemente lo derivará a un otorrinolaringólogo para que le haga pruebas y le dé tratamiento.

El médico de su hijo podría intentar lo siguiente:

  • Derivación. El médico de su hijo quizás quiera que vea a un especialista en enfermedades de garganta, nariz y oídos.
  • Antibióticos. Su hijo podría tener que tomar antibióticos durante más tiempo. Si la causa no son bacterias, los antibióticos no serán de ayuda.
  • Medicamentos corticoesteroides inhalados. Generalmente se recetan aerosoles o gotas nasales con esteroides.
  • Otros medicamentos. Es posible que le receten aerosoles nasales con antihistamínicos y descongestivos, aerosol o gotas de agua con sal (solución salina), o mucolíticos o expectorantes (para aflojar y eliminar la mucosidad).
  • Vacunas antialérgicas (inmunoterapia). Si su hijo tiene alergias nasales, las vacunas pueden reducir la sensibilidad de su hijo a alérgenos como el polen, los ácaros del polvo o el moho.
  • Cirugía. La cirugía para la sinusitis crónica es una opción, aunque no se hace con frecuencia en los niños.

Las sinusitis bacterianas pueden tratarse con antibióticos. Para usarlos sin peligro, siga estas recomendaciones:

  • Puede llevar de 3 a 5 días que los síntomas de su hijo empiecen a mejorar. Si no ha mejorado en este lapso, llame al médico de su hijo.
  • Asegúrese de que el niño tome todo el medicamento, aunque se sienta mejor. Si no lo hace, la infección podría reaparecer.
  • Asegúrese de que su hijo tome el medicamento de la forma indicada. Por ejemplo, algunos antibióticos deben tomarse con la comida.
  • Consulte con el proveedor de atención médica de su hijo o un farmacéutico sobre los efectos secundarios que podrían surgir con el medicamento, y lo que puede hacer al respecto.

Muchos niños con sinusitis mejoran con reposo y con los siguientes cuidados:

  • Líquidos. Una buena recomendación general es darles un vaso de agua o jugo cada hora o dos. Los líquidos diluyen la mucosidad y permiten que se drene más fácilmente. También ayudan a prevenir la deshidratación.
  • Lavado con agua salada. Estos lavados ayudan a mantener la humedad en los senos paranasales y la nariz. Pida instrucciones al proveedor de atención médica de su hijo o al personal de enfermería.
  • Compresas tibias. Aplique una toallita húmeda y tibia a la nariz, las mejillas y los ojos de su hijo, para aliviar el dolor facial.

Los resfriados, la gripe y las alergias pueden provocar sinusitis. Para tratar de prevenir estos problemas, haga lo siguiente:

  • Enséñele a su hijo a lavarse bien las manos con frecuencia. Es la mejor manera de prevenir la mayoría de las infecciones.
  • Asegúrese de que su hijo consuma comidas nutritivas y beba mucho líquido.
  • Mantenga a su hijo alejado de personas enfermas, especialmente en la temporada de resfriados y gripes.
  • Pregúntele al médico si el niño debe hacerse pruebas para la alergia. Tome medidas para ayudar a su hijo a evitar los alérgenos que le causan sensibilidad. El médico de su hijo puede darle más información a este respecto.
  • No deje que nadie fume cerca de su hijo.

Recomendaciones para lavarse bien las manos

Use agua corriente limpia (fría o tibia) y jabón. Haga una buena cantidad de espuma.

  • Limpie bien toda la mano, debajo de las uñas, entre los dedos y hasta las muñecas.
  • Lávese durante al menos 10 a 15 segundos (lo que dure recitar el alfabeto o cantar la canción de feliz cumpleaños). No se limite a lavar superficialmente y frótese bien.
  • Enjuáguese bien. Deje que el agua corra de los dedos hacia abajo y no hacia las muñecas.
  • Si está en un cuarto de baño público, use una toalla de papel para cerrar el grifo y abrir la puerta.

Es importante encontrar y tratar la causa subyacente de la sinusitis en los niños. En casos infrecuentes, la infección de la sinusitis puede propagarse a los ojos o el cerebro. Si su hijo tiene alergias o asma, hable con su médico sobre posibles opciones de tratamiento. También infórmele si su hijo se enferma de resfriado o gripe con más frecuencia de lo normal.

Llame al proveedor de atención médica de su hijo en los siguientes casos:

  • Los síntomas del niño empeoran o le aparecen nuevos síntomas.
  • Su hijo tiene dificultades para respirar.
  • Los síntomas no mejoran unos 3 a 5 días después de empezar los antibióticos.
  • Se presenta una erupción en la piel, urticaria o silbidos al respirar: estas señales podría indicar una reacción alérgica.

Источник: https://www.fairview.org/sitecore/content/Fairview/Home/Patient-Education/Articles/Spanish/s/i/_/s/u/Si_su_hijo_tiene_sinusitis_88958_espa%C3%B1ol

Los niños con sinusitis generalmente no necesitan diagnóstico por imágenes – Escuela de Medicina

Sinusitis en niños

Autores

Dra. Claudia López A. Residente Medicina Familiar mención Niño PUC.

Dr. Thomas Leisewitz Docente Dpto. Medicina Familiar PUC.

Dr. Rodrigo Silva G. Docente Dpto. Medicina Familiar PUC.

INTRODUCCION

A pesar de su aparente alta incidencia, el diagnóstico de sinusitis en niños no es fácil. La historia natural de una infección respiratoria alta (IRA) de origen viral suele confundirse con una sinusitis.

Aunque no se conoce con precisión el valor diagnóstico de los síntomas y signos de sinusitis, existe consenso de que el estudio con imágenes debe reservarse para casos muy específicos.
La sinusitis es la inflamación de uno o más senos paranasales, cuya causa puede ser viral, bacteriana, alérgica y más raramente fúngica.

Es una patología frecuentemente diagnosticada en la consulta ambulatoria, ya que una variedad de condiciones que afectan la vía respiratoria superior pueden confundirse con una sinusitis, y en consecuencia iniciar tratamiento antibiótico en forma innecesaria.

El mayor desafío en la consulta ambulatoria consiste en diferenciar si nuestro paciente cursa con una Infección Respiratoria Alta viral (IRA) o una Sinusitis bacteriana.¿CÓMO ENFRENTAR EL PROBLEMA?

Dada la aparente alta incidencia del problema, y de la imposibilidad de hacer un diagnóstico de certeza (el gold-standard es la punción de los senos paranasales), sugerimos seguir los siguientes pasos: Reconocer la historia natural de las IRAs altas Basar el diagnóstico en la clínica del paciente Reservar el estudio por imágenes sólo para ciertas situaciones específicas.

HISTORIA NATURAL DE UNA IRA VIRAL

Durante un resfrío común la odinofagia y estornudos son de aparición precoz y tiende a la resolución a los 3-6 días. La evolución de la descarga nasal de clara a purulenta ocurre en los primeros 5 días.

Existe fiebre, malestar general y mialgias en una pequeña proporción de pacientes, resolviéndose a los 6-8 días. La tos, descarga y obstrucción nasal son comunes y persistentes, incluso el 25% de los pacientes con resfrío aún los presentan a los 14 días(9).

Es importante destacar que en la mayoría de las IRAs no complicadas, la TAC y la radiografía de cavidades perinasales están alteradas4.DIAGNOSTICO CLINICO

Las guías de práctica clínica basadas en evidencia revisadas (5,6,7) coinciden en que los síntomas más característicos de sinusitis son: Duración de síntomas respiratorios por más de 14 días Tos persistente, más severa en la noche Descarga nasal. Por otra parte, los síntomas de una sinusitis grave son: Fiebre alta Descarga nasal purulenta Niño que se ve muy enfermo

ESTUDIO DE IMÁGENES

Desgraciadamente, no existen buenos estudios que permitan precisar la utilidad de los estudios por imágenes para el diagnóstico de sinusitis en niños. De acuerdo a la evidencia disponible, existe consenso que no están indicados de rutina.Evaluación Radiológica

Existe consenso en que el estudio radiológico de rutina no está indicado en el manejo de un paciente en que se sospecha sinusitis bacteriana aguda no complicada.

Los pacientes con sospecha de sinusitis bacteriana aguda deben ser tratados en base a la impresión clínica, sin estudio de imágenes (5) estudio radiológico no distingue entre anormalidades de los senos asociados por IRA viral o sinusitis bacteriana. (6), su sensibilidad es de un 60%.

El estudio con imágenes no es necesario para confirmar el diagnóstico de sinusitis en niños menores de 6 años (7). En 1981, se estudiaron niños entre 2-16 años que consultaban por síntomas persistentes o severos, con radiografía de cavidades perinasales (CPN).

A los niños que presentaban anormalidad radiológica definida como: opacificación completa, engrosamiento de la mucosa de al menos 4 mm. o niveles hidroaéreos, se le practicaba aspiración de senos paranasales. A un 70 a 75% de los niños se les encontró una alta densidad de bacterias (≥10 UFC/ml).

La historia de síntomas persistentes predice anormalidades radiológicas en un 80% de los niños, por lo tanto, la radiografía puede ser omitida. Sin embargo, los resultados de este estudio deben ser interpretados con cuidado, en la ausencia de datos sobre aquellos niños que no presentaban anomalías radiológicas.

Por otro lado, las anormalidades radiológicas no son específicas y a menudo están presentes en niños sin sinusitis. Una IRA no complicada, puede producir engrosamiento de la mucosa y hallazgos anormales en radiografía de CPN.Evaluación Ecográfica.

El único estudio existente en una revisión sistemática que compara ecografía de CPN con radiografía de CPN y anormalidades en aspirado sinusal demuestra muy baja concordancia entre estas técnicas diagnósticas.Evaluación Tomográfica.

La Tomografía Axial Computada (TAC) de senos paranasales, no debe ser una evaluación de rutina en sinusitis aguda. Numerosas investigaciones han demostrado la alta frecuencia de imágenes anormales en TAC de niños que fueron evaluados por otras causas.

Según la Academia Americana de Pediatría este examen estaría indicado en las siguientes circunstancias: En niños con sinusitis aguda y sospecha de absceso orbitario (E). Niños con sinusitis aguda y sospecha de complicación intracraneana (E). Sinusitis Crónica. (E) Pacientes en que se considera realizar cirugía. BIBLIOGRAFÍA Wald,E.R. Sinusitis in children..

N Engl J Med 1992; 326:319-23 Wald ER et al. Acute maxillary sinusitis in children. N Engl J Med. 1981; 304:749-54 Van Buchem FL, et al. Maxillary sinusitis in children. Clin Otolaryngol. 1992;17:49-53 Gwaltney JM Jr et al Rhinovirus Infections in an industrial population. Characteristics of illness and antibody response. JAMA 1967; 202: 494-500.

Health policy and Clinical Effectiveness Program. Children’s Hospital Medical Center Cincinnati. «Acute bacterial sinusitis in children 1 to 18 years of age». April 2001 Alberta Clinical Practice Guidelines. Steering Committee. The Diagnosis and Management of Acute. Bacterial sinusitis. December 2000. Revised, November 2001 American Academy of Pediatrics.

Clinical Practice Guidelines: Management of sinusitis. Pediatrics Vol. 108 N° 3 September 2001 Spector SL et al. Parameters for the diagnosis and management of sinusitis. J. Allergy Clin Inmunol,1998 Dec; 102(6 Pt2):S107-44 Butler C et al. Clinical course of acute infection of the upper respiratory tract in children: Cohort Study. BMJ 327.

November 2003 Willet LR, Carson JL, WilliamsJW Jr. Current diagnosis and management of sinusitis. J Gen Intern Medicine1994; 9: 38-45. Clinical Evidence, Sept.2003

Jannert M, Andreasson L, Helin I, Petterson H. Acute sinusitis in children-symptoms, clinical finding and bacteriology related to initial radiologic appearance. Int J Pediatric Otorhinolaryngol.1982; 4 : 139-148

Publicaciones relacionadas

Источник: https://medicina.uc.cl/publicacion/los-ninos-con-sinusitis-generalmente-no-necesitan-diagnostico-por-imagenes/

Sinusitis

Sinusitis en niños

  • Tamaño de texto más grande

Los senos nasales son las cavidades óseas llenas de aire húmedo que hay en el interior de los huesos de la cara y alrededor de la nariz. Cuando se infectan y se hinchan o se irritan, esta afección recibe el nombre de sinusitis (o infección de los senos nasales).

Este tipo de infección suele seguir a los catarros o a los ataques alérgicos. La sinusitis es frecuente y fácil de tratar.

¿Cuáles son las causas de la sinusitis?

Los senos nasales son cuatro conjuntos de cavidades o espacios huecos ubicados dentro de los pómulos (los huesos de las mejillas), la frente, entre ambos ojos, detrás de los ojos y en los conductos nasales. Los senos nasales están recubiertos por las mismas membranas mucosas que recubren el interior de la nariz y de la boca.

Cuando una persona contrae un catarro o un resfriado o tiene una crisis alérgica y los conductos nasales se hinchan y fabrican mucosidades, ocurre exactamente lo mismo con el tejido de los senos nasales. Si no drenan bien, los senos nasales se pueden llegar a obstruir, quedando las mucosidades atrapadas en su interior. Los gérmenes pueden proliferar allí y conducir a una sinusitis.

¿Cuáles son los signos y los síntomas de la sinusitis?

La sinusitis puede causar distintos síntomas.

Los niños pequeños suelen presentar:

  • síntomas catarrales, como secreción nasal, nariz tapada (o congestionada)
  • febrícula o fiebre baja.

Si su hijo tiene fiebre entre 5 y 7 días después de que se inicien los síntomas de un resfriado, se podría tratar de un signo de sinusitis o de otro tipo de infección (como la bronquitis, la pulmonía o la otitis o infección de oído), por lo que usted debería llamar a su médico.

Los dolores de cabeza que acompañan a los catarros en los niños pequeños no se suelen deber a una infección de los senos nasales.

Esto se debe a que los senos que hay dentro de la frente no se empiezan a desarrollar hasta que el niño tiene de 9 a 12 años de edad, de modo que no están lo bastante desarrollados como para infectarse hasta principios de la adolescencia.

En los niños mayores y los adolescentes, los síntomas más habituales de la sinusitis son los siguientes:

  • una tos que no mejora después de los siete primeros días de síntomas catarrales
  • fiebre
  • empeoramiento de la congestión nasal
  • mal aliento
  • dolor de dientes
  • dolor de oídos
  • sensibilidad o dolor al tacto en la cara

A veces, los adolescentes con sinusitis también pueden tener molestias estomacales, náuseas, dolores de cabeza y dolor detrás de los ojos.

¿Se puede prevenir la sinusitis?

La aplicación de cambios sencillos en el estilo de vida de su familia o en su entorno doméstico puede ayudarles a reducir el riesgo de sinusitis.

Por ejemplo, durante el invierno, use un humidificador para mantener la humedad del aire entre el 45% y el 50%. Esto impedirá que el aire seco les irrite los senos nasales y los hará menos proclives a las infecciones.

Es importante limpiar el humidificador con regularidad para que no se forme moho.

¿La sinusitis es contagiosa?

La sinusitis, en sí misma, no es contagiosa. Pero suele ir precedida de un catarro o resfriado, que se contagia con facilidad entre familiares y amigos. La forma más eficaz de prevenir el contagio consiste en enseñar a su familia la importancia de lavarse bien las manos y con frecuencia, sobre todo cuando haya alguien enfermo en casa.

¿Cómo se trata la sinusitis?

Los médicos pueden recetar antibióticos por boca (o vía oral) para tratar las sinusitis provocadas por bacterias. Algunos médicos pueden recomendar medicamentos descongestivos y antihistamínicos para ayudar a aliviar los síntomas.

Las sinusitis de origen vírico suelen remitir sin necesidad de tratarla con medicamentos. El paracetamol, el ibuprofeno y/o las compresas y/o paños calientes pueden ayudar a reducir cualquier dolor. Las gotas de solución salina de venta sin receta médica (agua salada) son seguras y ayudan a despejar la nariz y a aliviar los síntomas causados por las alergias, los virus y las bacterias.

¿Cuándo debería llamar al médico?

Llame al médico siempre que su hijo presente:

  • un catarro de más de 7 a 10 días de duración que no mejora
  • un catarro que parece empeorar después de los primeros 7 días de síntomas
  • síntomas alérgicos que no desaparecen con la medicación habitual contra la alergia

Llame también al médico si su hijo presenta cualquier otro signo de sinusitis, como:

  • dolor o una sensación de presión en las mejillas o alrededor de los ojos
  • hinchazón alrededor del ojo (o de los ojos)
  • fiebre
  • un catarro que parece peor de lo habitual y que no desaparece

Revisado por: Patricia Solo-Josephson, MD

Fecha de revisión: mayo de 2018

Источник: https://kidshealth.org/es/parents/sinusitis-esp.html

Sinusitis en niños: por qué se produce, cuáles son sus síntomas y cómo se trata

Sinusitis en niños

La sinusitis es la inflamación y/o infección de las mucosas de los senos paranasales. Se calcula que entre un 5% y un 10% de las infecciones de la vía aérea superior se complican con una sinusitis, pero aunque su incidencia en niños es elevada, no es fácil determinar con exactitud ya que en muchas ocasiones la sinusitis no se diagnostica.

Te explicamos por qué se produce la sinusitis, cuáles son sus síntomas y cómo se trata.

¿Qué es la sinusitis y por qué se produce?

Los senos paranasales son cavidades que se desarrollan en el interior de los huesos del cráneo y se comunican con las fosas nasales. Su función principal es la de aligerar el peso del cráneo, así como calentar y humedecer el aire que respiramos y secretar moco para impedir que la nariz se seque durante la respiración.

Como explicábamos al inicio, la sinusitis es la inflamación y/o infección de la mucosa que recubre los senos, generalmente en el curso de una infección vírica de vías altas. Los gérmenes que con mayor frecuencia están implicados en la aparición de la sinusitis son similares a los que producen la otitis media.

Pero existen otros factores que pueden hacer que el niño desarrolle una sinusitis:

  • La hipertrofia adenoidea, puesto que se dificulta la correcta ventilación nasal y provoca edema en la mucosa
  • Cuadros alérgicos, ya que se origina una inflamación de la mucosa y un aumento en la producción del moco
  • Reflujo gastroesofágico, pues se ha demostrado que el jugo gástrico puede llegar a la rinofaringe e inflamar los orificios paranasales
  • Factores ambientales como el humo del tabaco o la contaminación pueden producir una respuesta inflamatoria en los senos paranasales
  • Enfermedades como fibrosis quística, anomalías anatómicas o déficit inmunitarios también podrían desencadenar episodios de sinusitis

Síntomas de sinusitis infantil

A pesar de tratarse de una patología frecuente, en muchas ocasiones la sinusitis no se diagnostica porque sus síntomas se confunden con los de un proceso catarral, siendo los más frecuentes la congestión nasal, mocos y tos húmeda o seca. Algunos padres también refieren la presencia de halitosis.

En el caso de los adolescentes puede aparecer también dolor facial y cefalea, pero estos síntomas no son frecuentes en los niños.

Por otro lado, aunque en raras ocasiones aparece fiebre, también podría darse un cuadro clínico de sinusitis más grave, que se caracteriza por la presencia de fiebre superior a 38,5º, rinorrea purulenta de más de tres días de evolución o un resfriado que no mejora al cabo de los 10 días.

El tiempo es un factor clave a la hora de diferenciar la sinusitis de un catarro, pues los resfriados no suelen durar más de una semana, mientras que la sinusitis persiste en el tiempo y sus síntomas son más acentuados.

Podemos distinguir cuatro tipos de sinusitis según la duración de sus síntomas:

  • Aguda, con una duración inferior a 30 días
  • Subaguda, con una duración entre 30 y 90 días
  • Crónica, con una duración igual o mayor a 90 días
  • Recurrente, que es cuando se producen tres episodios de menos de 30 días de duración en un periodo de seis meses o cuatro episodios en un periodo de 12 meses. Los síntomas se alternan con periodos libres de síntomas de al menos 10 días o más.

Diagnóstico y tratamiento de la sinusitis

El diagnóstico de la sinusitis es fundamentalmente clínico, aunque en los casos más graves atendidos en el ámbito hospitalario podría estar indicado un cultivo de las secreciones obtenidas a través de la punción y aspiración directa del seno.

La realización de radiografías no está indicada de forma rutinaria, y deben reservarse solo para aquellos casos en los que los síntomas empeoren y siempre en niños mayores de seis años.

El tratamiento de una sinusitis suele resolverse con antibióticos que acortan el tiempo de la enfermedad y evitan algunas complicaciones. Además, con el objetivo de aliviar los síntomas podría recomendarse de forma paralela el uso de corticoides intranasales durante 15-20 días y la administración de paracetamol o ibuprofeno.

Fotos | iStock

Vía | FAPap, Anales de Pediatría

En Bebés y Más | Protege a tu bebé de las infecciones respiratorias

Источник: https://www.bebesymas.com/salud-infantil/sinusitis-ninos-que-se-produce-cuales-sus-sintomas-como-se-trata

FAPap – Sinusitis

Sinusitis en niños

La sinusitis es la inflamación y/o infección de la mucosa que recubre los senos paranasales.

La infección viral de vías respiratorias superiores, la rinitis alérgica y el humo del tabaco favorecen la sobreinfección bacteriana, al dificultar el drenaje de las secreciones en los senos.

La sinusitis en niños tiene tres formas de presentación clínica: persistente, grave y empeoramiento de los síntomas.

El diagnóstico debe basarse en la historia clínica, generalmente sin el uso de pruebas de imagen, dado que la radiología es muy inespecífica.

Los gérmenes implicados son los mismos que en la otitis media aguda: Haemophilus influenzae, Streptococcus pneumoniae, y con menos frecuencia Moraxella, Streptococcus pyogenes y Staphylococcus.

El tratamiento antibiótico de primera línea es amoxicilina-clavulánico. No se recomiendan otros tratamientos, como mucolíticos, antihistamínicos o descongestivos.

INTRODUCCIÓN

Los senos paranasales son cavidades que se desarrollan en el interior de los huesos del cráneo, comunicados con las fosas nasales por el ostium, situado entre el cornete inferior y el medio.

La función principal de los senos es aligerar el peso de los huesos del cráneo; si estos fuesen totalmente compactos, los seres humanos no podríamos erguir la cabeza. Además tienen la función de calentar y humedecer el aire inspirado, secretar moco y sirven de caja de resonancia de la voz (estos senos son de mayor calibre en los hombres).

La afectación de los senos tiene relación con la edad en la que se airean (Figura 1): en el primer año solo están aireados los senos etmoidales, a partir de los 12 meses se airean los maxilares, que son los más frecuentemente afectados, y entre los seis y los diez años se airean los senos frontales y esfenoidales.

Figura 1. Mostrar/ocultar

DEFINICIÓN

Definimos la sinusitis como la inflamación de la mucosa que tapiza uno o más senos paranasales, asociada habitualmente a la inflamación de la mucosa nasal1 debido a que existe una continuidadde la misma, podemos hablar de Rinosinusitis2.

Los niños presentan una media de seis infecciones de vías respiratorias superiores (IVRS) al año, y en aproximadamente el 5% de estas se produce la sobreinfección bacteriana de los senos paranasales3.

La sinusitis puede desarrollarse a cualquier edad, en el momento en que los senos están aireados. En los niños más pequeños puede aparecer una sinusitis de las celdas etmoidales, los senos maxilares son los más frecuentemente afectados en niños mayores y la sinusitis esfenoidal es más propia de adolescentes, si bien suele presentarse en un contexto de pansinusitis.

Se clasifica según la duración de los síntomas o recurrencia en1:

ETIOLOGÍA

La causa de las sinusitis es frecuentemente multifactorial.

Las IVRS y la rinitis alérgica, junto al humo del tabaco3, son los principales factores predisponentes. Estos producen inflamación de la mucosa, con edema, aumento de la viscosidad de las secreciones y retención de las mismas por disfunción ciliar y obstrucción del ostium2.

Los senos paranasales son estériles, pero cuando las secreciones quedan atrapadas en las cavidades sinusales se produce un sobrecrecimiento bacteriano3.

Los gérmenes causantes de la sinusitis son similares a los de la otitis media aguda: el Streptococcus pneumoniae (30%), Haemophilus influenzae (30%) y Moraxella catarrhalis (10%) son los responsables de la mayoría de los casos. Con menor frecuencia se aíslan estreptococo y estafilococo, y en el 30% el cultivo es estéril.

Desde la introducción de la vacuna antineumocócica se ha podido apreciar una mayor implicación del Haemophilus influenzae.

CLÍNICA

La sinusitis aguda tiene tres formas clínicas de presentación (Tabla 1)4.

Tabla 1. Mostrar/ocultar

La más frecuente es la persistencia de los síntomas de infección del tracto respiratorio superior durante más de diez días sin mejoría, a diferencia de las IVRS, que generalmente se resuelven antes.

Clínicamente, aparece congestión nasal, rinorrea de cualquier característica (acuosa, mucoide o purulenta) y tos, que puede ser húmeda o seca, se produce durante el día, pero a menudo empeora por la noche. La fiebre, si está presente, no es elevada.

En el examen físico, la mucosa nasal está eritematosa y se observa moco en los cornetes nasales.

Otra forma puede presentar síntomas graves desde el inicio, con fiebre ≥38,5 °C y rinorrea purulenta durante más de 3-4 días, un periodo más largo que los 1-2 días típicos de una IVRS.

La tercera forma se caracteriza por el empeoramiento de los síntomas después de una mejora inicial (curso bifásico) con reaparición de fiebre y un aumento en la secreción nasal, tos diurna o ambos, que suelen manifestarse alrededor de una semana después del inicio de la enfermedad.

El dolor y la hipersensibilidad facial son raros en niños pequeños y poco específicos en niños mayores y adolescentes. El dolor unilateral a la presión o percusión sobre los senos frontales o maxilares puede indicar sinusitis aguda bacteriana. La existencia de tumefacción periorbitaria es sugestiva de sinusitis etmoidal.

DIAGNÓSTICO

El diagnóstico de la sinusitis en Pediatría es fundamentalmente clínico y se basa en la presencia de síntomas respiratorios altos más persistentes o más graves que los esperables en una IVRS1.

El cultivo de las secreciones obtenidas por punción y aspiración directa del seno es el patrón oro diagnóstico, pero solo está indicado en casos graves atendidos en el ámbito hospitalario: enfermedad grave con aspecto tóxico, inmunodeficiencias y complicaciones supurativas intracraneales. Los cultivos de secreción nasal o exudado faríngeo no tienen correlación con el cultivo de exudado sinusal, por lo que no deben realizarse1.

La transiluminación de los senos paranasales es controvertida, imprecisa y aporta poco al diagnóstico.

Los estudios de imagen (radiografía simple, tomografía computarizada, resonancia magnética y ecografía) muestran signos de inflamación del seno, de baja especificidad con una alta frecuencia de hallazgos anormales (opacidad completa, engrosamiento de mucosa o nivel hidroaéreo) en pacientes con IVRS sin complicaciones4 y no distinguen entre alteraciones de los senos asociadas a IVRS o sinusitis bacteriana3.

La realización de radiografías no está indicada de forma rutinaria para el diagnóstico de la sinusitis aguda no complicada en Pediatría de Atención Primaria1. Las pruebas de imagen deben reservarse para los casos de fracaso terapéutico o empeoramiento de los síntomas y no están recomendadas en menores de seis años.

DIAGNÓSTICO DIFERENCIAL5,6

El diagnóstico diferencial de la sinusitis aguda se debe realizar con la rinitis alérgica, la hipertrofia adenoidea o adenoiditis, y alteraciones estructurales de las fosas nasales o senos paranasales. También hay que descartar tosferina, sobre todo en el estadio catarral.

Ante la presencia de rinorrea persistente unilateral, se debe descartar la presencia de un cuerpo extraño nasal.

TRATAMIENTO

El objetivo del tratamiento es doble: aliviar los síntomas y reducir el riesgo de complicaciones (Tabla 2).

Tabla 2. Mostrar/ocultar

Antibióticos

Se recomienda el empleo de antibióticos en el tratamiento de la sinusitis bacteriana aguda tan pronto como se realice el diagnóstico2, según los criterios clínicos referidos previamente.

Se recomienda administrar dosis altas de amoxicilina-clavulánico (90 mg/kg/día en 2-3 dosis) en las siguientes situaciones:

La duración recomendada del tratamiento es de 10 a 14 días, como mínimo siete días tras la mejoría de los síntomas.

En caso de alergia no anafiláctica a la penicilina, pueden utilizarse cefalosporinas de tercera generación (cefixima o cefuroxima).

En casos de alergia grave con reacción anafiláctica a la penicilina, teniendo en cuenta que la microbiología de la sinusitis es similar a la de la otitis media, en un reciente documento de consenso nacional sobre otitis8 y en el consenso sobre sinusitis que se publicará próximamente se recomienda claritromicina o azitromicina, realizando un seguimiento estrecho por la posibilidad de mala evolución. Las guías internacionales2,4 recomiendan levofloxacino, a pesar de las precauciones de uso en niños y la ausencia de presentación en solución. Esta recomendación se basa en que las tasas de resistencia del neumococo a los macrólidos son cada vez más altas, hasta del 30-50% en España. Por tanto, en caso de fracaso del tratamiento con macrólidos, se recomienda levofloxacino (se aconseja explicar a las familias las razones y la idoneidad de esta medicación) (Figura 2).

Figura 2. Mostrar/ocultar

Corticoides intranasales

La evidencia actual es limitada, pero apoya el uso de corticoides intranasales durante 15-21 días para el alivio o mejoría de los síntomas en la sinusitis, como tratamiento coadyuvante especialmente en los casos en que exista historia de rinitis alérgica9.

Corticoides orales

Aunque en niños no hay estudios de su uso en sinusitis, en adultos los corticoides orales son más eficaces que el placebo o los antiinflamatorios no esteroideos para mejorar los síntomas a corto plazo10.

Descongestionantes, antihistamínicos e irrigaciones nasales

No se recomiendan los antihistamínicos, los mucolíticos, los antitusígenos ni los descongestivos (tópicos o sistémicos), ya que no hay evidencia de que su uso de sea útil para el tratamiento de la sinusitis en niños11.

Para licuar las secreciones puede ser útil la instilación de suero fisiológico, al mejorar la obstrucción nasal del paciente, aunque no existe evidencia científica de su efecto en la sinusitis aguda en niños.

Analgésicos

El paracetamol y el ibuprofeno en dosis habituales son eficaces para combatir los síntomas de la sinusitis en niños.

COMPLICACIONES

Las complicaciones de la sinusitis son infrecuentes, pero pueden aparecer debido a la proximidad anatómica de los senos paranasales al cerebro y las órbitas4.

Estas complicaciones pueden ser extracraneales, incluyendo edema inflamatorio periorbitario, celulitis orbitaria, absceso orbital y absceso subperióstico, o intracraneales, como empiema subdural, epidural o absceso cerebral, meningitis y trombosis del seno venoso.

LECTURAS RECOMENDADAS

Источник: https://fapap.es/articulo/244/sinusitis

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: