Sinusitis

Sinusitis

Sinusitis

La sinusitis, infección de los senos paranasales, infección sinusal, sinusitis aguda y crónica o rinosinusitis es una inflamación de los senos paranasales, generalmente originada por un agente infeccioso. Esta infección puede ser provocada por hongos, virus o bacterias.

Dichos senos afectados son cavidades óseas que se encuentran en el macizo facial.

Estas cavidades están llenas de aire y comunicadas con las fosas nasales mediante unos orificios (ostium) de drenaje, por lo que es frecuente la asociación de inflamación nasal y sinusitis, de aquí que lo correcto sería hablar de rinosinusitis.

Precisamente, la clave del desarrollo de una sinusitis esta en la alteracion de los ostium de drenaje que provoca retención de moco dentro de los senos afectos.

Tipos de sinusitis

La sinusitis se divide en dos tipos: aguda y crónica. En términos muy generales, estos tipos se definen por el periodo de tiempo que perduran los síntomas, pero existen otras diferencias importantes en cuanto síntomas, causas y tratamientos.

  • La sinusitis aguda: puede durar un máximo de ocho semanas y su causa más común es la infección por bacterias.
  • La sinusitis crónica se determina de esta forma cuando supera los tres meses de síntomas. Aquí, las bacterias son tan frecuentes como los hongos, los cuales causan infecciones más difíciles de tratar.

Síntomas de la sinusitis aguda

Los primeros síntomas de una sinusitis aguda pudieran presentarse aproximadamente una semana después de que el paciente sufra un resfriado no tratado ó insuficientemente tratado, lo que hace que empeoren los síntomas. Los síntomas más comunes son:

  • Cefalea ( dolor de cabeza). Presión molesta y que puede llegar a ser dolorosa en el área de los ojos, las encías y las mejillas. El dolor sobre el seno afecto, se intensifica con lo esfuerzos fisicos
  • Obstrucción y/o congestión nasal, generalmente bilateral pero que puede presentarse de forma unilateral.
  • Rinorrea anterior y posterior de coloración blanquecina ó amarilloverdosa, (rinorrea purulenta), y pérdida de olfación.
  • Alta sensibilidad en las diferentes partes del rostro.
  • En ocasiones fiebre moderada.
  • Halitosis (mal aliento).
  • Dolor en la arcada dentaria.
  • Dolor de garganta.
  • Tos, especialmente cuando se intenta dormir.
  • Goteo retronasal.
  • Fatiga elevada durante el día.

En la mayoría de los casos, la sinusitis aguda, responde bien al tratamiento médico habitual, pero hay aproximadamente un tercio de los casos que no lo hace.

Síntomas de la sinusitis crónica

En el caso de la sinusitis crónica, los síntomas son menos manifiestos, presentando algunos síntomas como obstrucción nasal, rinorrea mucoide persistente, hiposmia, síntomas tubáricos, etc…

Causas de la sinusitis

Existe una gran variedad de causas que podrían estar originando la sinusitis, por lo que es necesariaun estudio detallado por parte del otorrinolaringólogo para determinar cual puede ser la causa qué afecta al paciente realmente. Entre ellas tenemos la alergia, alteraciones de los cilios, rinitis vasomotoras.

En términos generales, la sinusitis aparece cuando se obstruyen las aperturas (ostium) de los senos y se acumulan secreciones mucoides en los senos paranasales. Esta situación da pie a que las bacterias puedan crecer con mayor facilidad.

Entre las causas más comunes encontramos:

  • Infección y/o inflamacioón de los mucosa ciliar nasal que origina una alteración para conducir la mucosa fuera de los senos paranasales, provocando la obstrucción.
  • Alergias y rinitis infeccionsas.
  • Obstrucción de los senos paranasalespor exceso de mucosa al sufrir un resfriado o alergias severas.
  • Obstrucción de los senos paranasales por problemas anatómicos, como un tabique desviado, cornetes hipertróficos, un espolón óseo nasal o la aparición de pólipos nasales.
  • En niños habría que añadir la hipertrofia del tejido adenoideo (vegetaciones).

Factores de riesgo de la sinusitis

Más allá de las causas que la sinusitis pueda tener, muchas veces ésta se origina a través de factores provocados por el propio paciente.

Entre los factores de riesgo que mayor influencia tienen en el desarrollo de la sinusitis, encontramos:

  • Haberse sumergido en agua contaminada, exponiendo al organismo y especialmente a la nariz a agentes y microorganismos infecciosos.
  • Fumar, hábito que espesa la mucosa y hace más fácil la obstrucción en los senos paranasales.
  • Rinitis alérgica.
  • Fibrosis quística.
  • Cambios de altitud donde la presión es considerable, sea bucear en profundidades o viajar en avión.
  • Deficiencias inmunitarias, muchas veces causadas por VIH/SIDA.
  • Desarrollo de tumores en la zona de los senos paranasales.

Diagnóstico de la sinusitis

Al presentar cualquiera de estos síntomas, el paciente debe acudir a su médico u otorrinolaringólogo tan pronto como sea posible.

Lo que se busca evitar es que la situación empeore y se convierta en una sinusitis crónica.

Es conveniente realizar una serie de pruebas exploratorias antes de hacer su diagnóstico. Primeramente, se palpará el rostro para detectar si existen algias (dolores) en algunas de las zonas anatómicas de los senos paranasales.

Realizar una rinoscopia anterior para examinar la nariz en busca de posibles alteraciones anatomicas y valorar el estado de permeabilidad de las fosas nasales.

La prueba que más información nos va a proporcionar es la endoscopia nasal. Este estudio le permitirá al médico ver qué es lo que está sucediendo dentro de la cavidad nasal.

Se utiliza un pequeño endoscopio, que puede ser flexible o rígido, de fibra óptica que nos permite con claridad ver cual es el estado de la mucosa nasal y valorar como se encuentran los meatos o escios que delimitan los cornetes.

Si aún quedan dudas al respecto, también se pueden utilizar la tomografía computada y la resonancia magnética, estudios que permiten observar mejor los huesos y tejidos en el rostro y zona nasal. La resonancia es especialmente útil para descartar cualquier tipo de tumor.

Finalmente, el médico podría proponer al paciente exámenes para identificar alergias, citología nasal, pruebas de cloro en sudor y exámenes de sangre en búsqueda de VIH/SIDA o cualquier otro factor que pudiera estar afectando al sistema inmunológico.

Tratamiento de la sinusitis

En la mayoría de los casos, la sinusitis se cura con tratamiento médico.

La sinusitis aguda, generalmente requiere el uso de antibióticos, ya que un buen control de la infección nos facilita la curación.

Además hay que añadir un tratamiento dirigido a mejorar la inflamación de la mucosa nasosinusal y facilitar el drenaje de los ostium, tales como descongestionantes nasales, corticoides tópicos y/o mucolíticos.

Si los síntomas de los senos paranasales no mejoran con el tratamiento empleado, si existen complicaciones derivadas de la sinusitis, probablemente el médico sugerirá realizar una cirugía para solucionar la patología, recurriendo a un tratamiento quirúrgico que en la actualidad se efectúa mediante endoscopios rígidos y se denomina Cirugía Endoscópica Nasosinusal (CENS) o bien a través de un procedimiento no quirúrgico en la que el Instituto IOM somos especialistas: la Sinuplastia con Balón de Dilatación.

La Cirugía Endoscópica Nasosinusal (CENS).

Como hemos comentado se realiza en casos en los que la sinusitis se convierte en crónica ó el paciente no responde adecuadamente a los tratamientos farmacológicos.

El objetivo de la intervención no es otro que el restablecer la función que tienen los senos paranasales mediante la mínima invasión quirúrgica necesaria.


Esta intervención tiene una duración variable en función de la complejidad de cada caso.

En ella no se  realizan incisiones externas y se efectúa a través de las fosas nasales mediante los endoscopios a los que se acopla una cámara para visualizarlo en un monitor, y se van observando y corrigiendo las lesiones que provocan la sinusitis.

Sinuplastia con Balón de Dilatación

Esta intervención se incorporó en el año 2010 al Instituto IOM.  Se trata de una técnica no quirúrgica que permite corregir de forma eficiente la sinusitis con el objetivo de eliminar este tipo de infección de las fosas nasales.

Hoy en día la podemos considerar como una de las mejores alternativas a la cirugía endoscópica tradicional. El procedimiento consiste introducir a través del orificio del seno corresondiente, una guía con un balón desinflado que una vez dentro se insufla con suero para dilatar el conducto y posteriormente desinflarlo.

La gran ventaja de la Sinuplastia con Balón de Dilatación es que no es necesaria anestesia general y es muy poco invasiva.

En ella no se corta tejido y se actúa directamente sobre los ostium de los senos paranasales. La otra gran ventaja es el tiempo de recuperación del paciente que es notablemente inferior a los de la cirugía tradicional.

Ambos procedimientos que ha generado resultados muy positivos para curar de una vez por todas casos difíciles de sinusitis.

Источник: https://www.institutoorl-iom.com/sinusitis-sintomas-causas-tratamientos/

Sinusitis (infección de los senos paranasales)

Sinusitis

¿Congestión nasal que simplemente no mejora? Podría tener una sinusitis, también llamada infección de los senos paranasales.

Algunas infecciones de la piel, como la celulitis, necesitan tratamiento con antibióticos, pero otras mejorarán por sí solas sin antibióticos. El médico puede determinar si usted necesita un antibiótico.

Causas

Las sinusitis ocurren cuando se acumula líquido en las cavidades llenas de aire en la cara (senos paranasales), lo cual permite que los microbios se multipliquen. La mayoría de las sinusitis son causadas por virus, pero algunas pueden ser causadas por bacterias.

Factores de riesgo

Varios factores pueden aumentar el riesgo de contraer una sinusitis:

  • Tabaquismo y exposición al humo de segunda mano
  • Problemas estructurales dentro de los senos paranasales (como proliferaciones en el recubrimiento de la nariz o los senos paranasales, conocidos como pólipos nasales)
  • Tener el sistema inmunitario debilitado o tomar medicamentos que lo debilitan

Síntomas

Los síntomas comunes de las sinusitis incluyen:

Hay otras afecciones que pueden causar síntomas similares a los de la sinusitis; estas afecciones incluyen:

  • Alergias estacionales
  • Resfriados
  • Moqueo
  • Congestión nasal
  • Dolor o presión en la cara
  • Dolor de cabeza
  • Goteo de mucosidad en la garganta (goteo posnasal)
  • Dolor de garganta
  • Tos
  • Mal aliento

Cuándo buscar atención médica

Consulte a un médico si presenta:

  • Síntomas graves, como dolor de cabeza intenso o dolor facial.
  • Síntomas que empeoran después de mejorar inicialmente.
  • Síntomas que duran más de 10 días y no mejoran.
  • Fiebre que dura más de 3 a 4 días.

Siempre debe buscar atención médica si ha tenido varias sinusitis en el último año.

Consulte de inmediato a un médico si su hijo tiene menos de 3 meses de vida y fiebre de 100.4 °F (38 °C) o más.

Esta lista no incluye todos los signos y síntomas. Consulte a un médico si algún síntoma es grave o preocupante.

Tratamiento

El médico determinará si usted tiene una sinusitis haciendo preguntas sobre los síntomas y un examen físico.

En muchas sinusitis, los antibióticos no son necesarios. Por lo general, la mayoría de las sinusitis mejoran por sí solas, sin antibióticos. Los antibióticos no lo ayudarán si no los necesita y los efectos secundarios incluso podrían hacerle daño.

Los efectos secundarios pueden variar desde problemas menores, como un sarpullido, hasta problemas de salud muy graves, como infecciones resistentes a los antibióticos e infección por C. diff.

, la cual causa diarrea que puede lesionar gravemente el colon y producir la muerte.

Sin embargo, en algunos casos se necesitan antibióticos. Hable con su médico sobre el mejor tratamiento para su enfermedad.

Para algunas sinusitis, el médico podría recomendar tener una conducta expectante o prescripción de antibióticos diferida.

  • Conducta expectante: El médico de su hijo tal vez sugiera estar atentos y esperar para determinar si su hijo necesita antibióticos. Esto le da tiempo al sistema inmunitario para combatir la infección. Si su hijo no se siente mejor después de 2 o 3 días de descanso, más líquidos y medicamentos para aliviar el dolor, el médico tal vez recete un antibiótico.
  • Prescripción diferida: El médico de su hijo tal vez le dé una receta para antibióticos, pero le sugiera esperar 2 o 3 días antes de comprarlos para ver si su hijo todavía está enfermo.

Qué hacer para sentirse mejor

A continuación, hay algunas maneras en las que usted puede ayudar a aliviar el dolor y la presión en los senos paranasales:

  • Coloque una compresa tibia sobre la nariz y la frente para ayudar a aliviar la presión en los senos paranasales.
  • Use un descongestionante o una solución salina nasal en aerosol.
  • Inhale vapor de un recipiente con agua caliente o de la ducha.

Consulte a su médico o farmacéutico sobre medicamentos de venta libre que pueden ayudarlo a sentirse mejor. Siempre use los medicamentos de venta libre según las indicaciones.

Los medicamentos de venta libre y los niños

Tenga cuidado a la hora de administrar medicamentos de venta libre a los niños. No todos los medicamentos de venta libre son recomendados para niños de ciertas edades.

  • Medicamentos para aliviar el dolor:
    • Niños menores de 6 meses de vida: deles solamente acetaminofeno.
    • Niños de 6 meses de vida o mayores: está bien darles acetaminofeno o ibuprofeno.
    •  Nunca les dé aspirina a los niños porque puede causar el síndrome de Reye, una enfermedad rara, pero muy grave que daña el hígado y el cerebro.
  • Medicamentos para la tos y el resfriado:
    • Niños menores de 4 años de edad: no los use a menos que un médico lo indique específicamente. El uso de medicamentos de venta libre para la tos y el resfriado en niños pequeños puede tener efectos secundarios graves y potencialmente mortales.
    • Niños de 4 años de edad o mayores: hable con el médico de su hijo para determinar si es seguro darle medicamentos de venta libre para la tos y el resfriado a fin de aliviar temporalmente los síntomas.

Asegúrese de preguntarle a su médico o farmacéutico sobre la dosis adecuada de medicamentos de venta libre según la edad y el tamaño de su hijo. Asimismo, dígale al médico de su hijo y al farmacéutico todo medicamento recetado o de venta libre que su hijo esté tomando.

Prevención

Usted puede ayudar a prevenir las sinusitis haciendo todo lo posible para mantenerse sano y mantener sanos a los demás. Esto incluye:

  • Usar un humidificador limpio para humedecer el aire en su casa.

Источник: https://www.cdc.gov/antibiotic-use/community/sp/for-patients/common-illnesses/sinus-infection.html

Sinusitis: causas, síntomas, prevención y tratamiento

Sinusitis

La sinusitis es la inflamación de la mucosa de los senos paranasales que puede ser causada por un hongo, una bacteria o un virus, o bien por una alergia.

Los senos paranasales son pequeños huecos llenos de aire; se dividen en senos frontales (están en la parte frontal del cráneo, situados encima de la nariz, es decir, en la frente), senos etmoidales (se sitúan en los laterales de la nariz, entre los huesos) y senos maxilares (localizados en las mejillas).

En situaciones normales, el aire pasa a través de los senos sin problema; sin embargo, las personas que padecen sinusitis tienen bloqueados estos espacios y sufren molestias y dificultades a la hora de respirar.

La inflamación de la mucosa sinusal (sinusitis) normalmente viene asociada con la inflamación de la mucosa de la cavidad nasal (rinitis) llamándose entonces, rinosinusitis.

Es una patología muy común en la población general, por lo que suele ser vista por multitud de especialistas. Puede presentarse con una gran variedad de síntomas y, en algunos casos, puede tener una importante repercusión a la calidad de vida de los pacientes.

Las causas principales de esta patología son las infecciones, ya sean víricas (las más frecuentes), bacterianas y fúngicas. Existen otras causas relacionadas con los mecanismos inflamatorios y del sistema inmune del propio paciente, que pese a estar ampliamente demostradas sus implicaciones, todavía se desconoce del mecanismo exacto.

Según Isam Alobid, Alfonso Santamaría y José Miguel Villacampa, presidente y vocales de la Comisión de Rinología de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC), hay factores que predisponen a la sinusitis:

  • Variaciones climáticas: las estaciones más frías y el aumento de la humedad predisponen a una mayor probabilidad de padecer sinusitis.  
  • Tabaco: Tanto ser fumador activo como estar expuesto a su humo es un factor predisponente en esta patología.  
  • Exposiciones ambientales o laborales a la contaminación, a irritantes utilizados en la industria y a la exposición al humo.  
  • Variaciones anatómicas individuales (desviaciones septales y del tabique nasal, falta de desarrollo de los senos paranasales, un espolón óseo nasal o la presencia de pólipos nasales).  
  • Alergias: relación no clara con las sinusitis agudas, pero sí demostrada en el caso de la sinusitis crónica, junto con el asma.  
  • Enfermedades asociadas: alteraciones del aclaramiento mucociliar (los cilios o vellos que se sitúan en el interior de las aberturas paranasales no logran sacar el moco debido a alguna afección), fibrosis quística, vasculitis.  
  • Tener un sistema inmunológico débil, debido al virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) o a tratamientos como la quimioterapia.  
  • Hipertrofia de adenoides (tejido linfático que se encuentra en las vías respiratorias entre la nariz y la parte posterior de la garganta).  
  • Sometimiento a fuerzas como la gravedad y la presión: volar, bucear, montañismo, etcétera.

Los principales síntomas de esta enfermedad son:

  • Dolor y presión detrás de los ojos y en la zona maxilofacial.  
  • Secreción y congestión nasal.  
  • Pérdida parcial o total del sentido del olfato.  
  • Fatiga y sensación de malestar general.  
  • Cefalea o dolor de cabeza.  
  • Fiebre.  
  • Dolor de garganta y goteo entre la nariz y la faringe.  
  • Tos, que tiende a empeorar por la noche.  

En una sinusitis aguda, estos síntomas suelen aparecer tras el séptimo día de un resfriado que no ha mejorado o que incluso ha empeorado. En el caso de una sinusitis crónica, los síntomas son los mismos, aunque más leves.

A pesar de que no es frecuente que se produzcan complicaciones, una sinusitis puede provocar absceso (aparición de pus en una zona determinada que causa dolor e inflamación), meningitis, osteomielitis e infección cutánea alrededor de los ojos.

¿Cuándo acudir al médico?

Se debe acudir a un especialista en cualquiera de estos casos:

  • Los síntomas duran más de 14 días o se agrava un resfriado a partir de los siete días.  
  • Se presenta fiebre.  
  • Se padece un fuerte dolor de cabeza.  
  • Todavía perduran los síntomas después de haber tomado un tratamiento antibiótico.  
  • Se nota algún cambio en la visión durante una infección.

La prevención está basada principalmente evitar los factores predisponentes, dicen los miembros de la SEORL-CCC.

“Eludir o disminuir el contacto con contaminantes, humo del tabaco y tóxicos puede reducir la probabilidad de padecer una sinusitis o disminuir los síntomas.

Por otro lado, evitar el contacto con agentes infecciosos con unas buenas medidas de higiene también reduce las tasas de sinusitis, especialmente en el caso de las agudas”.

Consejos para evitar la sinusitis:

  • Aumentar la humedad del cuerpo y de las vías sinusales mediante la ingesta de líquidos, especialmente agua, y el uso de un humidificador.  
  • Atajar rápidamente y de forma eficaz las alergias.  
  • Evitar el humo y espacios contaminantes.  
  • Administrar descongestionantes si se sufre una infección de las vías respiratorias.

Existen dos tipos de sinusitis, que vienen determinados por la duración de la enfermedad y sus síntomas:

  • Sinusitis aguda: su duración es menor a 12 semanas. Es una patología muy frecuente y se le estima una prevalencia entre el 6 y el 15 por ciento. Causada principalmente por infecciones víricas y conocida en ocasiones como catarro común. Es más habitual en las épocas invernales. Se estima que el 0,5 y el 2 por ciento de estas rinosinusitis agudas víricas se convertirán en bacterianas, caracterizadas entonces por presencia de mucosidad purulenta, fiebre, dolor unilateral intenso, empeoramiento posterior al inicio de la recuperación. En estos casos está indicado el uso de antibióticos sistémicos.
  • Sinusitis crónica: su duración es igual o mayor a 12 semanas. Con una prevalencia estimada de entre el 2 y el 16 por ciento de la población. Existen dos tipos principales: con pólipos y sin ellos. Debido a su curso crónico y su molesta sintomatología los subtipos más graves de estas sinusitis pueden generar una gran alteración de la calidad de vida del paciente. Además de por las bacterias, también puede ser causada por hongos.

Es una patología muy común, por lo que suele ser atendida por multitud de especialistas y facultativos generalistas. En la mayoría de las ocasiones el diagnóstico es clínico, basado en los síntomas, dado que no llegan a un especialista en Otorrinolaringología.

Sin embargo, en aquellos casos crónicos o que no mejoran con el tratamiento sería recomendable la realización de una endoscopia nasal para descartar la presenta de pólipos u otras alteraciones.

Además, en algunos casos también puede ser necesaria la realización de alguna prueba de imagen como una tomografía computarizada (TC) o resonancia magnética (RM).

En concreto, hay disponibles las siguientes pruebas y exámenes:

  • Rinoscopia: es una endoscopia nasal mediante la que se introduce un tubo para ver los senos paranasales.  
  • Tomografía computarizada: para ver las aberturas paranasales y observar el estado de los tejidos y los huesos.  
  • Resonancia magnética: para comprobar la posible presencia de tumores e infecciones en los senos paranasales.  
  • Transiluminación: el especialista proyecta una luz contra los senos para comprobar si están inflamados u ocupados.  
  • Hacer presión sobre el área sinusal para causar dolor, lo que significa que hay infección o inflamación.

El tratamiento de las sinusitis agudas está basado principalmente en tratamiento sintomático. La analgesia en caso de dolor, los lavados nasales con soluciones salinas, los corticoides intranasales o descongestionantes nasales pueden ser de utilidad. A pesar de que en la mayoría de los casos no cambian el curso de la enfermedad, mejoran los síntomas durante la misma.

Los antibióticos sistémicos son recomendados en pacientes con sinusitis aguda y factores de riesgo como fiebre, mucosidad purulenta y dolor unilateral por sospecha de sobreinfección bacteriana. En algunos casos más graves, tandas cortas de corticoides orales pueden ser de gran utilidad.

En el caso de las sinusitis crónicas el tratamiento está basado principalmente en los corticoides intranasales. Los lavados nasales con soluciones salinas mejoran el efecto del tratamiento al remover la mucosidad que cubre la mucosa nasal.

En casos de reagudizaciones, las pautas de corticoides sistémicos y tandas cortas de antibióticos sistémicos suelen ser necesarias. En otros casos tandas largas de antibióticos también han demostrado beneficio.

Si la clínica persiste tras un correcto tratamiento médico los pacientes podrían beneficiarse de cirugía -con el objetivo de ensanchar las aberturas y drenar los senos paranasales-.

El autocuidado también puede ayudar a reducir la congestión sinusal. Ante un caso de sinusitis se pueden tener en cuenta las siguientes recomendaciones para tratar y reducir los síntomas de esta patología:

• Beber mucho líquido para diluir las secreciones.

 • Inhalar vapor, de dos a cuatro veces al día.

 • Utilizar un humidificador para reducir la sequedad ambiental.

 • Aplicar paños calientes y húmedos en la cara varias veces al día.

 • Usar descongestionantes nasales.

La mayoría de las complicaciones que pueden aparecer a partir de una sinusitis son debidas a las estructuras adyacentes a los senos paranasales.

  • Erosión ósea o infección/inflamación del hueso que rodea los senos paranasales.  
  • Formaciones de mucoceles (quistes).  
  • Infecciones de la piel facial.  
  • Complicaciones orbitarias: celulitis orbitaria, abscesos orbitarios, alteraciones de la agudeza visual o de la movilidad ocular.  
  • Complicaciones cerebrales: meningitis y abscesos cerebrales.  
  • Crisis de asma: la sinusitis crónica puede desencadenar dificultades respiratorias y ataques de asma.  
  • Problemas de visión: si la infección se propaga al ojo, puede causar pérdida de visión o incluso ceguera.  
  • Aneurismas o coágulos de sangre: la sinusitis puede ocasionar problemas en las venas que rodean los senos paranasales, interfiriendo el suministro de sangre al cerebro y poniéndolo en riesgo de sufrir un derrame cerebral.

Источник: https://cuidateplus.marca.com/enfermedades/respiratorias/sinusitis.html

Sinusitis: qué es, síntomas, causas, prevención y tratamiento

Sinusitis

La sinusitis es una enfermedad que se caracteriza por la inflamación de los senos paranasales, unas cavidades que están situadas detrás de la frente, las mejillas y los ojos. Se produce como resultado de una infección por virus, hongos o bacterias.

Hay dos tipos de sinusitis:

  • Sinusitis aguda: es cuando los síntomas están presentes durante cuatro semanas o menos. Está causada por bacterias que proliferan en los senos paranasales.
  • Sinusitis crónica: se produce durante más de tres meses y la causa puede ser una bacteria o un hongo.

¿Qué síntomas presenta?

Los principales síntomas de la sinusitis son:

  • Mal aliento
  • Pérdida del sentido del olfato
  • Fiebre
  • Fatiga y sensación de malestar general
  • Tos, que empeora por la noche
  • Dolor de garganta
  • Dolor de cabeza
  • Congestión y secreción nasal

Causas de la sinusitis o por qué se produce

La causa de la sinusitis es una infección causada por virus, hongos o bacterias. Cuando las aberturas paranasales se bloquean, pueden crecer fácilmente bacterias u otros microorganismos. La obstrucción de las aberturas paranasales puede deberse a:

  • Los pequeños vellos de los senos paranasales no logran sacar el moco de forma apropiada.
  • Los resfriados y las alergias pueden provocar la producción de demasiado
  • Un tabique nasal desviado, un espolón óseo nasal o pólipos nasales.

¿Se puede prevenir?

La mejor manera de prevenir la sinusitis es evitar la gripe y los resfriados. En caso de no poder evitarlos, es importante tratarlos rápidamente.  Algunos consejos para prevenir la sinusitis son:

  • Reducir el estrés
  • Lavarse las manos con frecuencia
  • Evitar el humo y los contaminantes
  • Tomar descongestionantes durante una infección de las vías respiratorias altas
  • Utilizar un humificador para incrementar la humedad en la nariz

¿En qué consiste el tratamiento?

Por lo general, la sinusitis se cura por sí sola aunque también se pueden administrar antibióticos para reducir el tiempo de desaparición de la infección.

La sinusitis aguda se debe tratar durante 10 0 14 días, mientras que la sinusitis crónica se tratar durante un período de entre 3 y 4 semanas.

Si los síntomas no desaparecen con el tratamiento, puede llegar a ser necesario realizar una cirugía para agrandar la abertura y drenar los senos paranasales. La mayoría de las infecciones de los senos paranasales causadas por hongos necesitan cirugía.

¿Qué especialista lo trata?

El especialista encargado de tratar a pacientes con sinusitis es el otorrinolaringólogo o el médico de familia.

Artículos relacionados con Sinusitis

¿Cuál es el método recomendado para limpiar las orejas?

Por Dr. Carlos L. O'Connor Reina
2021-03-21

El oído es muy delicado, tanto la piel del conducto auditivo externo como el tímpano. Por ello, es muy importante mantener una buena higiene, pero sobretodo saber hacerlo correctamente. Para empezar, recomendamos no usar bastoncillos de algodón. Ver más

¿Qué es la sinusitis y cómo tratarla?

Por Dr. Alejandro Martínez Morán
2021-03-21

El doctor Martínez Moran nos explica qué es la sinusitis, cuáles son sus causas, los exámenes para diagnosticarla y los tratamientos para su curación, además de detallar la diferencia entre una sinusitis aguda y una sinusitis crónica. Ver más

Poliposis nasal, una enfermedad crónica de la nariz

Por Dr. Alejandro Martínez Morán
2021-03-21

El Dr. Martínez Morán, especialista en Otorrinolaringología y experto en Rinología, nos habla de la poliposis nasal: ¿cuáles son los síntomas y cómo se diagnóstica? ¿cuál es el tratamiento disponible para esta patología? Ver más

Cómo saber si tienes sinusitis

Por Dr. Juan García-Valdecasas Bernal
2021-03-21

La sinusitis es una infección que tiene como principal síntoma el dolor de cabeza, pero a veces se puede confundir con otras patologías y diagnosticarse mal. Por este motivo, el Dr. García-Valdecasas Bernal, especialista en Otorrinolaringología, te explica cómo distinguirla de otras enfermedades. Ver más

Источник: https://www.topdoctors.es/diccionario-medico/sinusitis

¿Qué es exactamente la sinusitis?

Sinusitis

La sinusitis consiste en la infección e inflamación de la membrana mucosa que reviste la nariz y los senos paranasales. Como explicamos en el contenido general de Cuidado de la nariz, estos son unas cavidades de aire situadas en los huesos del rostro, conocidas como senos frontales, etmoidales, maxilares y esfenoidales.

En condiciones normales, el moco puede salir y el aire circular a través de los senos, pero la sinusitis puede provocar que los pelos que filtran el aire nasal inspirado no logren evacuar las mucosidades o que los orificios de salida se bloqueen y se llenen de moco.

Se trata de una infección bastante común y puede estar causada por bacterias, virus u hongos. Entre otros síntomas, produce obstrucción y/o congestión nasal, pérdida del olfato o incapacidad de detectar olores, secreción nasal y dolor o sensación de presión facial.

¿Quién padece sinusitis?

Según datos de la Clínica Universidad de Navarra, esta patología es uno de los motivos de consulta médica más frecuentes y afecta tanto a niños como a adultos. De acuerdo a datos publicados por la revista “Medicine”, suele aparecer en el 5%-10% de las infecciones virales de los niños y en el 1%-2% de las infecciones de los adultos.

Normalmente se cura espontáneamente en el plazo de una semana con un tratamiento sintomático, pero entre el 0,5% y el 2% de las ocasiones puede complicarse con una sobreinfección bacteriana.

¿Cuáles son sus causas?

La sinusitis puede producirse por diversas causas:

  • Los cilios -también denominados vibrisasnasales-, que son los pelos que se encuentran en las fosas nasales, no logran extraer la mucosidad de la forma adecuada.
  • Resfriados o procesos alérgicos pueden provocar la producción de demasiado moco –más grueso y viscoso- o inflamar la membrana mucosa, lo que reduce o bloquea la abertura de los senos paranasales e impide el drenaje del moco.

De acuerdo a la Asociación Española de Pediatría, las infecciones víricas predisponen al desarrollo de la sinusitis bacteriana en un 80% de los casos, mientras que el 20% restante tienen componente alérgico.

  • Un tabique nasal desviado o pólipos en el interior de la nariz pueden bloquear la abertura de los senos paranasales.

¿Existen factores de riesgo?

Por tanto, incrementan el riesgo de padecer sinusitis los siguientes factores de riesgo:

  • Catarros agudos de las vías altas de origen viral.
  • Padecer rinitis alérgica, sobre todo en sus periodos de mayor intensidad.
  • Enfermedades como la fibrosis quística.
  • Obstrucciones anatómicas como desviación del tabique nasal, hipertrofia adenoidea (mayor tamaño de las amígdalas faríngeas) o pólipos nasales.
  • Irritantes como el tabaco (también los fumadores pasivos corren mayor riesgo), el agua clorada de las piscinas, el aire acondicionado, etc.
  • Tener el sistema inmunitario debilitado por VIH o quimioterapia.
  • Cambios bruscos de presión atmosférica (volar o bucear).

¿Qué síntomas produce la sinusitis?

Entre los síntomas más comunes de la sinusitis, que con frecuencia se manifiestan tras un resfriado, se hallan:

  • Fiebre
  • Tos durante el día, que puede empeorar por la noche.
  • Ojos hinchados, especialmente por la mañana.
  • Obstrucción nasal.
  • Pérdida del olfato (hiposmia), disminución de este sentido o incapacidad para detectar olores (anosmia).
  • Flujo abundante de mucosidad nasal (rinorrea).
  • Fatiga y sensación de malestar general.
  • Dolor de cabeza.
  • Dolor o sensación de presión detrás de los ojosdolor dental o sensibilidad facial.
  • Congestión y secreción nasal.
  • Dolor de garganta y goteo retronasal.
  • Dificultades para respirar.

¿Qué tipos de sinusitis hay?

Esta infección puede ser:

  • Aguda. Los síntomas se mantienen un máximo de cuatro semanas.
  • Subaguda. La enfermedad dura de cuatro semanas a tres meses.
  • Crónica. La inflamación se prolonga durante más de tres meses. Sus síntomas son similares a los de la sinusitis aguda, pero tienden a ser más leves y no suelen estar acompañados de fiebre.

Por otra parte, dependiendo de su localización, la sinusitis puede ser frontal, maxilar, etmoidal y esfenoidal o pansinusitis, si es que todos los senos paranasales están afectados.

¿Qué complicaciones puede tener la sinusitis?

La cronificación de la propia sinusitis ya debe ser considerada una complicación, que puede llegar a requerir tratamiento quirúrgico.

Además, aunque poco frecuentes, pueden producirse las siguientes complicaciones:

  • Infección cutánea alrededor del ojo (celulitis orbitaria). La infección se extiende a la órbita y al sistema nervioso central. Es un proceso muy grave.
  • Si se propaga al sistema nervioso central, lo cual es más probable si la sinusitis afecta a los senos frontales o etmoidales, puede desarrollarse meningitis, encefalitis o abscesos intracerebrales que requieren diagnóstico y tratamiento hospitalario
  • Trombosis séptica del seno cavernoso. Es una complicación muy grave, cuya probabilidad aumenta en el caso de infección en los senos etmoidales y esfenoidales.

¿Cómo se diagnostica la sinusitis?

El diagnóstico de la sinusitis es clínico y se realiza a partir de la historia clínica del paciente y la exploración física. Esta se basa en la palpación de las zonas sinusales y la realización de una rinoscopia anterior, preferentemente endoscópica.Existen unos criterios claramente definidos que confirman el diagnóstico de la sinusitis:

  • La presentación de una infección respiratoria de siete días de duración.
  • La presencia de dos o más de los siguientes síntomas: exudado nasal purulento, respuesta a los descongestionantes, dolor facial o en zonas sinusales que se agrava con cambios posturales, cefalea y, por último, otros como fiebre, antecedentes personales de sinusitis, dolor dental o alteraciones anatómicas (pólipos nasales, desviación del tabique nasal, etc.).

En general, no son necesarias para el diagnóstico pruebas de imagen, que solo se suelen realizar para detectar posibles complicaciones. La más conveniente es la tomografía axial computarizada (TAC) de los senos. La radiografía simple tiene baja sensibilidad, por lo que puede dar falsos positivos y negativos.

Por último, puede ser necesario realizar estudios microbiológicos en casos de mala evolución, complicaciones, inmunodepresión o sospecha de gérmenes atípicos.

¿Cómo se trata la sinusitis?

De acuerdo a la Clínica Universidad de Navarra, el 80% de los casos se resuelve con tratamiento farmacológico. Con el objetivo de drenar los senos, este combina la administración de antibióticos, fármacos antiinflamatorios y medicación tópica que facilite la apertura de los senos paranasales para facilitar así la evacuación de la mucosidad.

Para aliviar el dolor, puede usarse un fármaco antiinflamatorio no esteroideo como el ibuprofeno y algún analgésico-antipirético como el paracetamol. También puede ser eficaz aplicar calor local sobre el seno afectado.

Igualmente, puede prescribirse un nebulizador nasal de efedrina o pseudoefedrina para facilitar el drenaje de los senos, tras el que se pueden realizar lavados nasales con suero fisiológico, que ayudan a eliminar las secreciones.

También está recomendado el uso de corticoides tópicos nasales, mientras que los antihistamínicos solo están indicados en los pacientes alérgicos.

Los mucolíticos podrían ayudar a disminuir la viscosidad del moco y, así mismo, pueden prescribirse vahos.

Por último, en casos complicados y sinusitis crónica confirmada por TAC, que persisten a pesar del tratamiento, puede recurrirse a la cirugía endoscópica.

Источник: https://cinfasalud.cinfa.com/p/sinusitis/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: