Tabaquismo y desarrollo de bronquiolitis en bebés

Bronquiolitis

Tabaquismo y desarrollo de bronquiolitis en bebés

  • Tamaño de texto más grande

La bronquiolitis es una enfermedad de las vías respiratorias. Ocurre cuando unas vías diminutas llamadas «bronquiolos» contraen una infección de origen viral.  Estas vías respiratorias se inflaman, se hinchan y se llenan de mucosidades, lo que puede dificultar la respiración.  

¿Quién puede desarrollar una bronquiolitis?  

La bronquiolitis: 

  • afecta más a menudo a bebés y niños pequeños porque sus narices y sus vías respiratorias, de tamaño reducido, se obstruyen con más facilidad que las de los niños mayores y los adultos
  • es más frecuente durante los dos primeros años de vida, sobre todo en bebés de entre tres y seis meses de vida 
  • es más frecuente en el sexo masculino, los bebés prematuros, los niños que no fueron amamantados y los que viven en condiciones de hacinamiento (con mucha gente)

La asistencia a guarderías y ser fumador pasivo (exponerse al humo del tabaco fumado por otras personas) también aumentan el riesgo de desarrollar bronquiolitis. 

Causas de la bronquiolitis

La bronquiolitis es una infección viral. El virus respiratorio sincitial (VRS) causa más de la mitad de los casos. 

Otros virus que también puede causar bronquiolitis son los siguientes: 

¿Qué problemas pueden ocurrir?

La bronquiolitis suele ser una enfermedad leve.  Pero algunos bebés corren el riesgo de enfermar de gravedad, incluyendo los que:  

  • hayan nacido de forma prematura,
  • padezcan una enfermedad pulmonar o cardíaca crónicas 
  • tengan un sistema inmunitario debilitado por enfermedades o medicamentos

En estos bebés, la bronquiolitis se debe tratar en un hospital. 

Los niños que han padecido una bronquiolitis cuando eran bebés tienen más probabilidades de desarrollar asma más adelante.  Aún no está claro si la bronquiolitis provoca o desencadena el asma o si los niños que desarrollan asma más adelante ya eran más proclives a la bronquiolitis cuando eran bebés. 

¿Cuáles son los signos y los síntomas de la bronquiolitis? 

Los primeros síntomas de la bronquiolitis suelen ser los mismos que los del resfriado común: 

  • congestión nasal (nariz tapada)
  • moqueo nasal
  • tos
  • fiebre

Estos síntomas duran uno o dos días.  Van seguidos de empeoramiento de la tos, resuello y respiración sibilante (emisión de «pitos» o silbidos agudos al espirar). 

A veces, ocurren problemas respiratorios más graves con el paso del tiempo. Esté pendiente de lo siguiente: 

  • respiración rápida y superficial  
  • frecuencia cardíaca acelerada
  • retracciones: cuando las áreas que hay bajo y entre las costillas y en el cuello se hunden en cada inhalación (o inspiración)  
  • ensanchamiento de las fosas nasales 
  • irritabilidad, asociada dificultades para dormir, y signos de fatiga o de mucha somnolencia 
  • vomitar después de toser  
  • falta de apetito o no alimentarse bien 
  • menos pañales mojados u orinar menos de lo habitual 

A veces estos problemas pueden conducir a una deshidratación. Con menor frecuencia, los bebés, sobre todo los prematuros, pueden tener breves episodios donde dejan de respirar (llamados apneas) antes de desarrollar otros síntomas. 

En los casos graves, los síntomas empeoran rápidamente. Un niño con bronquiolitis grave puede: 

  • fatigarse de forma considerable por lo mucho que le cuesta respirar 
  • tener un escaso intercambio de aire con el exterior porque sus estrechas vías respiratorias están obstruidas 
  • tener una tonalidad azulada en la piel (llamada cianosis), sobre todo, en los labios y las uñas de las manos. 

¿La bronquiolitis es contagiosa? 

Las infecciones que pueden provocar una bronquiolitis son contagiosas. Los gérmenes se pueden propagar a través de pequeñas gotas del líquido procedentes de la nariz y la boca de una persona infectada al estornudar, toser o reírse. Las gotas de líquido infectadas también pueden acabar en objetos que toca la persona infectada, como pañuelos usados o juguetes. 

Los bebés que van a guarderías tienen un mayor riesgo de contraer una infección que podría conducir a una bronquiolitis porque están en contacto directo con muchos otros bebés y niños pequeños. 

¿Cuánto dura la bronquiolitis?

La bronquiolitis suele durar alrededor de 12 días. Los niños con casos graves de esta enfermedad pueden seguir tosiendo y teniendo resuello o respiración sibilante durante varias semanas. 

¿Cómo se trata la bronquiolitis?

La mayoría de los casos de bronquiolitis son leves y no requieren ningún tratamiento médico específico. Los antibióticos no son útiles porque la bronquiolitis está provocada por un virus. Los antibióticos solo son eficaces en las infecciones bacterianas.  

Los médicos pueden recetar medicamentos para ayudar a abrir o despejar las vías respiratorias del niño. 

Los bebés y los niños que tengan problemas para respirar, estén deshidratados o parezcan estar agotados deben ser evaluados por un médico. Los que presenten síntomas graves pueden requerir hospitalización, donde podrán ser observados atentamente y recibir líquidos y oxígeno húmedo. 

En contadas ocasiones y en casos muy graves, los médicos conectan al bebé a un respirador para ayudarlo a respirar hasta que mejore. 

¿Cómo puedo ayudar a mi hijo?

El mejor tratamiento para la mayoría de los niños es tiempo para que se recuperen y beber abundantes líquidos. Asegúrese de que su bebé bebe lo suficiente, ofreciéndole líquidos en pequeñas cantidades y con más frecuencia que de costumbre. 

El aire de los interiores, sobre todo durante los meses de invierno, puede resecar las vías respiratorias y hacer que las mucosidades se vuelvan más pegajosas.

Puede usar un humidificador de vapor frío en la habitación de su hijo para ablandar y fluidificar las mucosidades de sus vías respiratorias y para aliviarle la tos y la congestión nasal.

Asegúrese de limpiarlo a diario con lejía de uso doméstico para evitar la acumulación de bacterias y la formación e moho. Evite los humidificadores de vapor caliente o de agua caliente, que pueden ser peligrosos por las quemaduras que pueden ocasionar. 

Para despejar la congestión nasal de su hijo, pruebe a utilizar una perita de goma y gotas nasales de solución salina. Esto puede ser especialmente útil justo antes de alimentar y de acostar a su hijo. A veces, mantener al bebé o al niño en una postura erguida, puede ayudar a reducir su esfuerzo respiratorio. 

Puede darle paracetamol para bajarle la fiebre y aliviarle las molestias. Siga las instrucciones del prospecto sobre cuánta cantidad le debe dar y con qué frecuencia. 

¿Se puede prevenir la bronquiolitis?

Lavarse las manos bien y a menudo es la mejor forma de evitar la propagación de los virus que pueden causar bronquiolitis y otras infecciones. 

Así mismo: 

  • Mantenga a su bebé bien alejado de personas que estén resfriadas y/o que tengan tos. 
  • Impida que su bebé sea fumador pasivo. 

Aunque todavía no se ha desarrollado una vacuna contra la bronquiolitis, existe un medicamento llamado «palivizumab» para reducir la gravedad de esta enfermedad.

Este medicamento solo es recomendable en bebés de alto riesgo de presentar síntomas graves, como los bebés muy prematuros o aquellos que padecen una enfermedad pulmonar o cardíaca crónicas. Contiene anticuerpos contra el virus respiratorio sincitial (VRS).

  Se administra una vez al mes en forma de inyección durante la temporada de mayor incidencia de las infecciones por el VRS. 

¿Cuándo debería llamar al médico? 

Llame al médico si su hijo:

  • presenta respiración acelerada, sobre todo, si va acompañada de retracciones, resuello o de respiración sibilante (hacer «pitos» al respirar)   
  • podría estar deshidratado debido a los vómitos y la falta de apetito 
  • está más somnoliento de lo habitual
  • tiene fiebre alta

Pida ayuda inmediata si su hijo:  

  • Tiene problemas para respirar.  
  • La tos, las retracciones o la respiración sibilante empeoran. 
  • Los labios o las uñas de los manos se le ponen azules. 

Revisado por: Irina S. Ten, MD

Fecha de revisión: marzo de 2019

Источник: https://kidshealth.org/es/parents/bronchiolitis-esp.html

Las terribles secuelas del tabaco en el bebé fumador pasivo

Tabaquismo y desarrollo de bronquiolitis en bebés

  • El polémico vídeo en el que un padre enseña fumar a su hijo pequeño

Entre las poblaciones con mayor riesgo de exposición pasiva al humo del tabaco destaca la pediátrica.

De acuerdo con numerosos estudios publicados, el tabaquismo pasivo pre y postnatal constituye un factor de riesgo para padecer bronquiolitis, una infección respiratoria aguda que constituye un importante problema sanitario en los dos primeros años de vida, al suponer la primera causa de hospitalizaciones del lactante.

Se estima que durante la estación epidémica (septiembre-abril) por virus respiratorio sincitial (VRS), pueden enfermar alrededor del 10% de los lactantes, de los que el 15% aproximadamente requerirán ingreso.

Las enfermedades respiratorias infantiles son extremadamente frecuentes y representan un alto porcentaje de morbilidad, visitas médicas e ingresos hospitalarios, así como un elevado coste económico para la sanidad pública.

Con el objetivo de señalar los riesgos que supone el consumo de tabaco para la salud, en especial para la de los más pequeños, y fomentar políticas eficaces para reducir su consumo, cada 31 de mayo la Organización Mundial de la Salud (OMS) celebra el Día Mundial sin Tabaco.

Hospitalización en la infancia

La patología respiratoria y los episodios de obstrucción bronquial constituyen una de las principales causas de consulta ambulatoria y de hospitalización en la infancia, constituyendo las infecciones virales la causa principal de esta patología, pero, dentro de los factores de riesgo, el humo del tabaco es determinante; así, la exposición a éste multiplica por cuatro el riesgo de sufrir una infección por el virus respiratorio sincitial .

Son numerosas las publicaciones que relacionan el tabaquismo materno durante la etapa prenatal con la bronquiolitis y con la gravedad de esta. Es más, según algunos autores, constituye un predictor de riesgo de hospitalización.

Con el objetivo de determinar la influencia de la exposición prenatal y posnatal al tabaco en el posterior desarrollo de bronquiolitis, el estudio «Tabaquismo pasivo prenatal y posnatal y bronquiolitis», de J.

Cano Fernández y colaboradores, revela que, con una muestra de 450 lactantes, de los cuales el 27,3% fueron diagnosticados de bronquiolitis, el 32,9% de los bebés ingresados por bronquiolitis tenía al menos un progenitor fumador.

Además, cabe destacar que el 27,8% de los bebés incluidos en el estudio fueron expuestos al tabaco durante la gestación, el 44% de ellos ingresaron por bronquiolitis.

La incidencia de embarazadas fumadoras era elevada, llegando a ser 1 de cada 4 de ellas; lo que hace destacar la elevada incidencia de fumadores en hogares donde se convive con niños pequeños, así se habla de hasta un 41% en hogares con niños afectos de bronquiolitis y/o asma.

Este estudio pone de manifiesto que el hábito tabáquico durante el embarazo aumenta significativamente el riesgo de bronquiolitis en el lactante y revela que la exposición prenatal exclusiva al tabaco se relaciona con mayor riesgo de hospitalización por infección respiratoria, especialmente en el segundo año de vida, mientras que la exposición posnatal se asocia con la aparición de sibilancias tardías y aumenta la probabilidad del diagnóstico de asma a los 4 años.

El estudio concluye que la exposición al humo del tabaco tiene efectos nocivos para la salud del niño, especialmente para el aparato respiratorio, por lo que la interrupción del hábito tabáquico en mujeres en edad fértil tiene que ser una prioridad en medicina preventiva, ya que el consumo de tabaco es la principal epidemia prevenible a la que se enfrenta la comunidad sanitaria.

Consecuencias de la bronquiolitis

Las infecciones respiratorias son la primera causa de morbimortalidad en los lactantes.

El virus respiratorio sincitial (VRS) es el agente infeccioso que más frecuentemente causa infecciones en lactantes y niños menores de 2 años .

El VRS es el causante de más del 90% de los casos de bronquiolitis , una infección respiratoria aguda del tracto respiratorio que afecta a los bronquiolos, en los que se hace el intercambio de oxígeno por dióxido de carbono.

Entre el 0,5% y el 2% de los afectados son hospitalizados.

Sin embargo, esta tasa de hospitalización llega a ser del 13% en niños considerados de alto riesgo como los bebés prematuros, los niños con cardiopatías congénitas, los niños con síndrome de Down y aquellos con enfermedades pulmonares crónicas .

Todos estos niños representan los principales grupos de riesgo ante la infección por VRS, ya que sus vías respiratorias presentan un déficit en su formación y por tanto son más vulnerables, pudiendo el virus cursar en ellos con un mayor impacto.

Algunos consejos prácticos

Puesto que la bronquiolitis presenta elevados índices de morbilidad en los lactantes y niños menores de 2 años y constituye una de las primeras causas de ingreso hospitalario de éstos, es importante evitar factores de riesgo de infección por VRS como el tabaquismo e implantar una serie de sencillas medidas, tanto higiénicas como preventivas, para evitar el contagio de infecciones respiratorias en la población pediátrica, como el lavado de manos, evitar ambientes y entornos cerrados, utilizar pañuelos desechables y tirarlos inmediatamente después de su uso con el fin de evitar la permanencia y circulación de los virus, evitar el humo del tabaco cerca de los bebés y, en el caso de que se trate de un paciente en riesgo de padecer una infección por VRS y se indique la necesidad de prevención, utilizar un tratamiento profiláctico basado en anticuerpos monoclonales que combaten la infección.

Ver los comentarios

Источник: https://www.abc.es/familia-padres-hijos/20140531/abci-fumar-salud-bebes-201405301745.html

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: