Tatuajes, piercings y embarazo

Embarazo: los

Tatuajes, piercings y embarazo

Los tatuajes están de moda. Antes solo eran unos pocos los que se atrevían a hacerse uno, al vincularse esta práctica con gente de mal vivir y con hábitos de vida poco saludables (trasnochar, alcohol, drogas…). Pero ahora estos dibujos sobre la piel permanentes se han extendido y cualquier persona decora su cuerpo con ellos sin que signifique ser un vividor.

También han ayudado a esa expansión los nuevos métodos con láser para borrarlos. Nos hemos acostumbrado a ver a toda clase de personas, sobre todo las más jóvenes, con el cuerpo tatuado: pequeños motivos florales, letras árabes o chinas, nombres…, en la espalda, el brazo, encima del tobillo…

¿Pero puedes tatuarte la piel si estás embarazada? Lo más razonable es que una mujer no se tatúe durante el embarazo para no correr ningún riesgo. Los médicos así lo aconsejan.  

En el caso del «piercing», la recomendación es exactamente la misma. Es un riesgo innecesario durante el embarazo, por esa posibilidad de infección y contagio de enfermedades.  

Sin embargo, tampoco es una práctica prohibida totalmente como una operación de estética, por poner un ejemplo.

Si al final la mujer gestante no puede esperar a que termine el embarazo para tatuarse, «la época de menos riesgo es la del segundo trimestre de embarazo», afirma Raúl de Lucas, dermatólogo del Hospital La Paz.

«Aunque -añade- lo mejor es no realizarse por el riesgo de contagio de enfermedades como hepatitis C o VIH , así como por el riesgo de infección local o diseminada, ya que estarían limitados algunos antibióticos».

Pero si aún así la mujer se empeña, que «evite las zonas de los pezones y los genitales porque podrían interferir en el parto y la lactancia», advierte de Lucas.

Otra razón más para no tatuarte la piel cuando ya estés embarazada: corres el riesgo de parto prematuro porque, según explica Ramón de Lucas, cualquier procedimiento doloroso puede desencadenar el adelanto del nacimiento, sobre todo cuando se manipulan los pezones y las areolas o los genitales. Consulta siempre a tu médico si estás pensando en hacerte un tatuaje o «piercing».

Riesgos de los tatuajes y los «piercing» mientras dura la gestación

Ambas prácticas para decorar el cuerpo o la cara están desaconsejadas durante el embarazo porque suponen un riesgo extra. Uno más que se añade a la lista de contingencias de las mujeres embarazadas. Por eso, ¿merece la pena arriesgarte? Que no te extrañe si algún tatuador no tatúa a mujeres embarazadas.

Algunos no quieren correr riesgos innecesarios y se niegan a hacer ese trabajo. Las tintas empleadas para realizar tatuajes son inocuas para la salud, sus pigmentos son hipoalergénicos y en principio no causan ningún daño ni la mujer ni en el feto.

Aunque es verdad que los tintes de colores, no el negro, pueden producir alergias.

Sin embargo, los médicos desaconsejan hacerse un tatuaje durante el embarazo por la  posibilidad de transmisión de enfermedades como la silenciosa hepatitis C o el VIH existen también en personas no embarazadas, así como la aparición de una infección sobre la zona tatuada, sobre todo bacteriana, o que esa infección se extienda a órganos como el corazón. El problema añadido durante el embarazo es que ante una infección, la mujer queda desprotegida porque no pueden tomar los medicamentos apropiados  y resulta muy difícil luchar contra ella.

Para evitar esas posibles complicaciones derivadas de tatuar la piel o perforarla para introducir un «piercing», la zona donde se realice debe estar en las mejores condiciones de asepsia y esterilización, las mismas de un quirófano.

La mujer gestante debe exigir esa desinfección profunda del sitio donde se vaya a practicar. Por ejemplo, además de comprobar que el tatuador está capacitado para ello, es decir, está registrado para ejercer esa profesión, fíjate que lleve guantes.

Y, por supuesto, informa al tatuador de que estás en estado. Otra advertencia antes de decidirte a marcar tu piel con un «tattoo»: si te lo haces embarazada, probablemente te duela más que sin estarlo.

Los cambios hormonales provocan que la mujer esté más sensible en todos los aspectos, entre ellos al dolor.

¿Puedo tatuarme con «henna» o micropigmentación durante el embarazo?

La «henna» presenta la ventaja de que desaparece con el tiempo (tres o cuatro semanas), y no crea heridas, ni produce dolor para la mujer embarazada. Y la tinta de henna no es tóxica para las mujeres gestantes.

El problema es que a veces la henna se mezcla con un tinte para obtener una coloración negra y ese tinte «puede provocar alergia o incluso dar una reacción cruzada con los tintes del pelo y algunos textiles. Por lo tanto, hay que tener cuidado también con este tipo de tatuajes», advierte el dermatólogo del Hospital La Paz.

Otra vez llegamos a la misma conclusión: ¡mejor deja los tatuajes para cuando tengas a tu bebé en los brazos!

La micropigmentación es una técnica utilizada en los centros de estética para colorear las cejas, pestañas, labios, para que queden maquillados de forma temporal (entre una año y dos)  o para corregir pequeñas imperfecciones como cicatrices o atenuar arrugas. No está permitida durante el embarazo. Los micropigmentos empleados pueden producir una reacción alérgica.

¿Es cierto que las mujeres embarazadas y con un tatuaje no pueden ponerse la anestesia epidural?

Eres joven y has decido hacerte un precioso tatuaje en la parte baja de la espalda, en todo lo ancho de esa zona. No has pensado que ese dibujo sobre esa parte del cuerpo podría tener consecuencias en el futuro, cuanto decidas quedarte embarazada.

Si el tatuaje está localizado sobre la columna vertebral, en la zona donde se pincha la anestesia epidural, hay riesgo de que los pigmentos pasen al canal raquídeo y por lo tanto no se puede.

Si el tatuaje está situado en otra área, no hay problema y sí puedes ponerte la epidural.

Cuando el tatuaje se encuentra en el abdomen, también se produce otro efecto que muy probablemente no hayas pensado: al estirarse la piel de la tripa, el tatuaje quedará deformado y solo recuperará su aspecto original si tu piel vuelve a ese estado, lo que no siempre sucede.  Así que cuidado con las zonas en las que te tatúas porque luego puedes arrepentirte. Para evitar esa deformación y la aparición de estrías, mantén la piel muy hidratada con la aplicación dos veces al día (mañana y noche) de una crema hidratante o especial para las estrías. Si finalmente no puedes evitar su aparición, siempre puedes retocarte el tatuaje cuando hayas dado a luz y la piel vuelva a su estado original. Embarazada, por supuesto, tampoco puedes borrarte un tatuaje con láser. Esta técnica no está permitida durante la gestación.

Artículos Relacionados En el embarazo las hormonas se disparan y con ellas los cambios en la mujer. Y la piel no es una excepción. En algunas se vuelve más grasa y otras tienden a la sequedad. En ambos casos deberás cuidártela más de lo habitual antes de quedar en estado. Te explicamos cómo cuidar la piel, y… Cuando al principio del embarazo se confirma que todo está bien, hay una pregunta que siempre nos ronda por la cabeza: «¿Cuándo salgo de cuentas…?». En el momento en que nos dan una fecha probable de parto cercana a las fiestas navideñas, añadimos algunas preocupaciones a las propias del… La Navidad es una época entrañable, aunque este año todo se complica por la situación de pandemia que nos envuelve. Nos apetece ver a nuestros seres queridos y el ambiente navideño nos hace querer compartir la alegría con todos los que nos importan. Hay que seguir las normas de prevención… La congestión nasal en el embarazo afecta a dos de cada diez gestantes: sus síntomas merman la calidad de vida de la embarazada. No debe confundirse con la rinitis alérgica. Puede ser uno de los primeros síntomas de embarazo para la mujer; pero también algunas mujeres llegan hasta el…

Источник: https://www.natalben.com/cuidados-embarazo/piercing-y-tatuajes-son-desaconsejables

Pros y contras de los tatuajes y piercings en el embarazo

Tatuajes, piercings y embarazo

Existen muchas maneras de disfrutar de nuestro cuerpo a través de la propia decoración del mismo.

Los tatuajes y los piercings han sido un símbolo, a lo largo de los siglos y las distintas culturas, de identidad y reafirmación de nuestro propio ser.

La imagen de un ser querido, una fecha importante o la esencia de nuestra filosofía de vida, son algunos de esos sellos que aparecen, de forma permanente, en nuestra piel y que elegimos para que nos acompañen el resto de nuestra vida.

A esta manera de entender nuestro cuerpo, se une también el uso de los piercings, esos adornos de metal que taladran algunas partes de nuestra anatomía y que resultan especialmente llamativos, o más o menos prácticos, dependiendo del lugar en el que decidamos colocarlos. Pero ambas tendencias, que siempre deben ser decididas de forma personal y voluntaria, ¿qué tienen qué ver con el embarazo? ¿Son perjudiciales? ¿Nos aporta algún beneficio?

Los tatuajes y el embarazo

Es posible que antes de quedarnos embarazadas ya tengamos algún tatuaje en nuestro cuerpo. Depende en el sitio en el que se encuentre no tiene porqué variar.

No debemos olvidar que aquellos que están en el vientre o en el pecho, incluso en las caderas, pueden cambiar, no sólo de tamaño sino también de aspecto.

Nuestra piel se dilata a lo largo de los nueve meses y, por lo tanto, ese dibujo «perfecto» que nos habíamos tatuado puede quedar desdibujado, incluso irreconocible.

Si estás embarazada y has pensado en ponerte un piercing o hacerte un tatuaje, mejor déjalo para después del parto

Las estrías también hacen su papel. Suele ser habitual que los tejidos de la epidermis se rompan debido al excesivo estiramiento, así que el tatuaje quedará distorsionado y será la propia estría la que lo absorba. Con cremas reparadoras y otros cuidados puede que retome su visión primera, pero no siempre está garantizado.

El embarazo es también un momento de exaltación emocional que va muy unida al arte, y quizás por ello te apetezca hacerte un tatuaje para no olvidar nunca ese momento.

Sin embargo, y aunque no hay una prueba científica demostrable, mejor no te lo hagas entonces, no sólo porque tu piel no está en las mejores condiciones, sino porque el uso de las agujas, que pueden transmitir alguna que otra infección, y el estrés que produce ese dolor, no son buenos para el momento en el que te encuentras. ¿Qué tal si esperas a cuando ya estés totalmente recuperada?

Otra desventaja, aunque tampoco ha sido probada al cien por cien, es la de tener el tatuaje en la espalda, precisamente en la zona estratégica en la que se inyecta la anestesia epidural. Según la opinión de algunos es incompatible ya que el líquido que se inyecta podría contaminarse con la tinta del tatuaje creando problemas graves en la médula.

Los piercings y el embarazo

Los piercings que llevamos antes del embarazo no tienen que suponer ningún problema durante la gestación.

Como pasa con los tatuajes, siempre dependerá de donde se encuentren y las molestias que nos ocasionen una vez nuestro cuerpo empiece a cambiar.

Este es el caso de aquellos piercings que se tienen en el ombligo o en los pechos, precisamente estas son las zonas en las que más cambios se producen, así que lo más probable es que, conforme vaya avanzando el embarazo nos causen algunas molestias.

Si nos apetece ponernos un piercing una vez estamos embarazadas, lo mejor es dejarlo para después.

Durante el embarazo estamos más vulnerables ante las infecciones, nuestras defensas están más bajas, y colocar un piercing, por muy seguro que se realice, acarrea una serie de riesgos que son innecesarios. Además pueden provocarse reacciones alérgicas al metal del adorno.

Cuando el piercing se encuentra en el pezón es importante quitarlo si vamos a darle de mamar al bebé. Aunque no existe un peligro potencial, sí tenemos más riesgos de atragantamiento, infecciones o dificultades del niño para alimentarse correctamente.

Vía | Infobae
Fotos | Tatuajes y Expobeauty

Embarazo Seguridad #piercing #tatuaje

Источник: https://www.unomasenlafamilia.com/pros-contras-tatuajes-piercings-embarazo.html

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: