Tetanalgesia: quitar el dolor dando el pecho

Tetanalgesia: parece magia pero no lo es

Tetanalgesia: quitar el dolor dando el pecho

La tetanalgesia como su propio nombre indica, es un término que se usa para referirse a la calma y la reducción del dolor que sienten los bebés que son amamantados mientras sufren pruebas médicas dolorosas: vacunas, prueba del talón, administración de vitamina K tras el parto, extracción de sangre, etc.

Este «palabro» se inventó hace ya algunos años por un grupo de pediatras del Centro de Salud El Greco de Getafe (Madrid) pertenecientes al Grupo Previnfad/PAPPS tras ver que los bebés que estaban al pecho de sus madres prácticamente ni lloraban ni se quejaban cuando les ponían las vacunas correspondientes (todo lo contrario que el resto de bebés que normalmente lloran desconsolados).

Si lo piensas tiene toda la lógica del mundo, porque los bebés de forma instintiva, piden mamar cuando sienten dolor (o miedo) por lo que en una situación nueva, que ellos pueden percibir como de peligro, lo normal es que les podamos ofrecer el pecho para calmarlos y ayudar a que su dolor sea menor.

[Tweet «La tetanalgesia es beneficiosa para todos, bebé, madre y personal sanitario»]

Es una solución sencilla y barata que beneficia a todos los interesados:

Al bebé

Sin duda es el mayor beneficiado aquí porque disminuye significativamente su dolor y su estrés, con lo que la prueba no supone un trauma para él.

El bebé se encuentra tranquilo, recibiendo la leche calentita de mamá y normalmente ni se da cuenta de que le están pinchando y si lo nota, le molesta muchísimo menos que si le pinchan «a pelo» sujetado entre dos adultos, inmovilizado y aterrorizado.

A la madre

Que siente que está ayudando a su hijo en un momento complicado de su vida (y es que de verdad lo está haciendo).

Además esto aumenta su confianza como madre, se siente parte activa del tratamiento y mejora el vínculo con su bebé.

Al personal sanitario

Las ventajas para el personal sanitario son numerosas:

  • la prueba se realiza más rápidamente y sin sufrimiento
  • no es necesaria ayuda de otros compañeros para inmovilizar al bebé
  • el bebé no se mueve por lo que se producen menos errores
  • se puede «aprovechar la ocasión» para resolver dudas de la madre en cuanto a su lactancia o revisar el agarre del bebé al pecho

Sin embargo se practica poco

¡Qué raro! ¿verdad? algo tan sencillo, tan barato y que no tiene ningún inconveniente para nadie ¿cómo es posible que no se esté haciendo de forma protocolaria en todos los hospitales y centros de salud?

Pues como siempre, la culpa la tiene el desconocimiento y los protocolos rígidos de algunos centros sanitarios.

En abril de 2015, se realizó un pequeño estudio en Sevilla sobre la evaluación de los conocimientos de tetanalgesia y su aplicación en una unidad de neonatología. Se entrevistó una población de 51 profesionales sanitarios y se vio que únicamente el 45% de ellos conocía el término y su aplicación.

Pero lo más curioso de todo es que estos sanitarios que lo conocían, sólo lo estaban aplicando el 22%.

¿Qué cosas pasan verdad? la falta de consenso entre los que no conocen la tetanalgesia y los que sí la conocen es la causa mayoritaria para no aplicarla (ganando los que NO la conocen porque no se aplica), seguida por la falta de tiempo, algo bastante absurdo ya que la tetanalgesia ahorra tiempo en las pruebas, lo que nos lleva de nuevo al desconocimiento y la desinformación.

¿Y con los bebés que toman biberón qué pasa?

En estos casos se denomina «maternoanalgesia» y casualmente se ha visto que los bebés también están más calmados y sienten menos dolor ante pruebas invasivas si están en el regazo de su madre tomando un biberón, así que también se podría hacer muy fácilmente.

Para saber más sobre tetanalgesia, puedes leer este artículo publicado en la revista digital de la Asociación Española de Pediatría o descargar esta presentación donde el pediatra Manuel Merino explica de forma sencilla en qué consiste la técnica.

Y ahora llega tu turno ¿has usado la tetanalgesia alguna vez? ¿ha funcionado para tu hijo? dímelo en los comentarios

Fotografías: tetanalgesia en el Hospital Dr. Peset de Valencia gracias a Hoy Comentamos, presentación de Manuel Merino y grupo de apoyo a la lactancia del Centro de Salud Olaguibel (Vitoria-Gasteiz), tetanalgesia ganadora del concurso de fotografía WABA 2014.

Источник: https://www.maternidadcontinuum.com/2016/03/tetanalgesia-parece-magia-pero-no-lo-es/

Tetanalgesia: quitar el dolor dando el pecho

Tetanalgesia: quitar el dolor dando el pecho

Este término con un nombre tan curioso hace referencia al efecto calmante que les produce a los bebés darles el pecho. ¿Quieres saber cómo funciona?

Indice

¿Qué es la tetanelgesia?

Si eres mamá y le das el pecho a tu hijo habrás comprobado cómo muchas veces que llora sin motivo, le pones al pecho y se calma. Esto es lo que se conoce como tetanalgesia, es decir, el efecto de alivio y consuelo que provoca en el lactante pequeño el mamar cuando sienten dolor.

Y es que las sensaciones que experimenta al pecho (calor, seguridad, amor, protección…) disminuyen el dolor o el miedo que pueden estar sintiendo. Asimismo, la lactosa, uno de los componentes de la leche materna, ayuda a reducir la sensación de dolor.

De hecho, en cada vez más centros médicos acompañan ciertos actos dolorosos que hay que realizar al pequeño, como la prueba del talón, las extracciones de sangre para análisis o la vacunación, del amamantamiento. Así, el pequeño notará menos dolor y llorará menos.

Por otra parte, las mamás se sentirán más tranquilas y seguras al ver que contribuyen a reducir el sufrimiento de sus pequeños. Y será más sencillo para los pediatras llevar a cabo la prueba que tengan que realizar.

Por lo tanto, la tetanalgesia solo ofrece ventajas; pero eso sí, no es mágica, por lo que el bebé seguirá notando dolor, simplemente se calmará más rápido y llorará menos y durante menos tiempo.

¿Es una técnica novedosa?¿Tiene efectos secundarios?

Esto no es una técnica novedosa. En realidad, es algo que se conoce desde hace siglos y que las madres que le dan el pecho a sus hijos practican habitualmente. Muchas madres saben que amamantar no sólo alimenta, también reconforta y provoca un efecto balsámico especial en el bebé o niño pequeño.

Además, la tetanelgesia no tiene ningún efecto secundario, todos los efectos son beneficiosos.
 

¿Qué produce la tetanalgesia?

Para el bebé: la tetanalgesia para el bebé supone consuelo y alivio aparente e inmediato del dolor.

Para la madre: produce una actitud activa ante los posibles problemas de su bebé, le proporciona una sensación de servir de ayuda y consuelo directo para su hijo. Además, aumenta la confianza en la capacidad para el cuidado de su hijo y en la lactancia natural.

– Para el personal sanitario: en el caso de los recién nacidos, facilita la supervisión de una toma para verificar si la técnica de amamantamiento y así corregir los posibles errores y reforzar a la madre.

– Para la sociedad: promueve la lactancia materna.

¿Por qué se practica poco?

Es raro que algo tan sencillo, barato y sin efectos secundarios para nadie se practique tan poco en los hospitales y centros de salud. Esto se debe al desconocimiento (tanto del personal médico como de los padres) y a los protocolos rígidos de algunos centros sanitarios.

Un estudio realizado en Sevilla (estudio) sobre la evaluación de los conocimientos de la tetanalgesia y de su aplicación en una unidad de neonatología vislumbró que, de los 51 profesionales sanitarios entrevistados, solamente el 45% conocía el término de tetanalgesia y su aplicación.

Lo más llamativo y curioso es que del 45% de los sanitarios que lo conocía, sólo lo estaba aplicando el 22%. Muchos de los profesionales se escudaban en no aplicarlo debido al pensamiento de que la tetanalgesia les costaría tiempo (algo absurdo ya que esto ahorra tiempo en las pruebas). Esto lleva a pensar que solamente no se realiza debido al desconocimiento y desinformación.

¿Por qué la tetanalgesia funciona?

Succionar produce relajación, libera endorfinas en el bebé que hace que se sienta a gusto y, además, hace que se reduzca la sensación dolorosa. Asimismo, la leche materna, al contener lactosa, ayuda a la liberación de sustancias que hacen que el bebé tenga menos dolor. De esta manera, el trabajo de los profesionales les resulta mucho más sencillo, ya que el bebé permanecerá más quieto.

¿Existe la tetanalgesia en los bebés que toman biberón?

Existe algo parecido, en estos casos se denomina “maternoanalgesia”. Esto es que el bebé tome el biberón en el regazo de la madre mientras están en unas pruebas que pueden ser dolorosas o invasivas.
 

¿Cómo puedo reducir el dolor de mi bebé durante la vacunación?

Esto es algo que suele preocupar a los padres, por lo que la OMS ha hecho oficial la “tetanalgesia” al decir que es conveniente dar el pecho a los lactantes durante la vacunación o inmediatamente después.

La OMS ha publicado un documento de posición de reducción del dolor que causa la vacunación. En este documento se establecen unas medidas generales que se recomiendan incluir en los programas nacionales de vacunación (aplicables a todos los países y grupos de edad).

Estas medidas generales son: – El personal que lleve a cabo la vacunación debe estar bien informado y tener una actitud calmada y cooperativa. Por ejemplo, se debe tener cuidado a la hora de utilizar expresiones como “ahora te voy a pinchar”.

Es preferible utilizar expresiones como “ahora se la voy a poner”. – Hay que tener en cuenta la edad del paciente para colocar la vacuna correctamente. Si es un lactante o un niño pequeño, es conveniente que lo sostenga la persona que les cuida.

Para el resto de pacientes, lo más adecuado es que se sienten con la espalda recta. – No se recomienda la aspiración (tirar hacia atrás del émbolo de la jeringa) durante las inyecciones intramusculares, esto puede aumentar el dolor.

– Cuando se pongan varias vacunas de forma secuencias en la misma visita, deben administrarse de menor a mayor posibilidad de causar dolor.

Además de estas medidas generales, existen otras más específicas para niños pequeños y lactantes: – La persona que cuida al niño debe estar siempre durante y después de la inyección. – Es conveniente dar el pecho a los lactantes durante la vacunación o inmediatamente después, siempre que no resulte contrario a las costumbres locales.

– Se recomienda distraer a los niños menores de seis años con un juguete, un vídeo o música.

Las medidas de biberón para recién nacidos deben ser definida por el propio bebé tal y como se hace con la lactancia materna, que es a demanda. De esta manera, el bebé se regula en función de las necesidades de cada momento.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/bebe/lactancia/tetanalgesia-quitar-el-dolor-dando-el-pecho-6595

La tetanalgesia, cuando nuestras abuelas tenían razón

Tetanalgesia: quitar el dolor dando el pecho

Nuestras abuelas tenían razón, pocas cosas pueden aliviar más el llanto de un bebé como darle el pecho. La tetanalgesia es ese efecto calmante que los niños experimentan al ser amamantados, al sentirse seguros y relajados además protegidos sintiendo el contacto de su madre.

El término, desde luego no es nuevo. Dentro de las imágenes más clásicas sobre la crianza que todos tenemos en mente, está la de esas mujeres con sus niños pegados al pecho por simple placer y no con fines de alimentación. Tras un golpe, un berrinche o una visita al médico, era común que esos pequeños encontraran calma al ser amamantados.

Ahora bien, la palabra en sí fue acuñada por dos pediatras: M. Merino Moína y J.

Bravo Acuña del Centro de Salud “El Greco” de Getafe (Madrid), quienes publicaron su trabajo en la revista médica “FAPap“.

La tetanalgesia es capaz de aliviar el dolor en el lactante, y de ahí, que muchos pediatras y médicos hagan uso de esta “técnica” a la hora de aplicar las vacunas o de realizar ciertas pruebas con los bebés.

Un tema interesante que hoy queremos compartir contigo en nuestro espacio.

La tetanalgesia, cuando dar el pecho alivia el dolor del lactante

Todas las mamás que hayan dado el pecho a sus hijos lo habrán notado. En ocasiones, el bebé no tiene hambre, sin embargo, cuando se despiertan entre lágrimas por la noche con un cólico o cuando nada parece calmar su llanto, nada resulta tan terapéutico y efectivo como darle el pecho.

La tetanalgesia permite a los bebés poder succionar, ese reflejo instintivo que garantiza su supervivencia es una auténtica coreografía fisiológica que a su vez, reduce el estrés en el cerebro del niño. Un bebé succiona no solo para saciar su hambre, sino para sentirse bien, para relajarse.

La succión nutritiva y la no nutritiva

El tema resulta sin duda interesante. Los bebés realizan dos tipos de succión: la nutritiva y la no nutritiva. La succión nutritiva es la que utilizan para comer. Es rítmica, profunda y rítmica y dura unos minutos.

  • Ahora bien, a su vez, es común que también practiquen la no nutritiva, que es algo más superficial, relajante y les sirve a su vez para afianzar y mejorar la propia succión nutritiva. A pesar de que no existen muchos estudios al respecto de este tipo de succión cabe decir que no debemos verla como algo negativo o como un “vicio” (en referencia al placer de los niños con los chupetes).
  • Hay que tener presente que un chupete nunca puede reemplazar el pecho de una madre. Es precisamente al practicar la succión no nutritiva cuando el bebé entra en calma al sentir el olor de su madre, al sentir su calor y quedar envuelto en esa grata sensación de seguridad y complacencia.

Un chupete nunca propiciará este tipo de sensaciones. Son dos cosas completamente diferentes.

La tetanalgesia para los procedimientos médicos dolorosos

Son muchos los médicos y pediatras que están intentando implantar en los centros sanitarios la técnica de la tetanalgesia para reducir el dolor que sufren los bebés al ser sometidos a ciertos procedimientos invasivos como puede ser, por ejemplo, la prueba del talón.

Se sugiere incluso que si la mamá decide alargar la lactancia varios años más, también utilice la tetanalgesia para esos momentos en que los niños deben recibir sus vacunas, para aliviar sus miedos, reducir el estrés o los momentos de ansiedad.

Los problemas reales de la tetanalgesia

La tetanalgesia no tiene ningún efecto secundario, al contrario, es una actividad que la mujer ha puesto en práctica desde tiempos inmemoriales, puesto que una mamá sabe muy bien cuando su niño necesita alimento y cuando consuelo, cuando busca sentirse protegido o sentir su cercanía en esas noches en que las pesadillas o el miedo enturbian su descanso.

  • La mamá que sigue su instinto es la más sabia, sin embargo, existen varios problemas que frenan en la actualidad el que los bebés se beneficien de algo tan maravilloso como es la tetanalgesia.
  • Los niños que alargan su lactancia durante años si así lo quiere la madre, son vistos como dependientes, como si de algún modo, estuviéramos frenando su madurez emocional al no haber acabado antes con ese vínculo.
  • La lactancia materna aún no está bien vista públicamente. Pocas mamás se atreven o pueden dar el pecho en espacios públicos sin ser amonestadas, o sin recibir miradas incómodas por parte de personas que confunden lo natural con algo erótico o de mal gusto.
  • Si ya resulta ofensivo para muchos ver a una madre dando el pecho a su bebé, aún lo es más ver a una mujer con sus niños de dos o tres años pegados “a la teta”.

Ninguna mujer debería ser juzgada o criticada por ello. No debería existir ninguna doble moral al respecto de la lactancia materna ni deberían escucharse ofensas hacia una mujer si ésta, decide alargarla hasta que sus hijos son mayores. A día de hoy existe muy poca cultura acerca de la lactancia, cuando en realidad, es algo que solo debería preocupar a dos personas, a la mamá y a su hijo.

No dudes en hacer caso de lo que nos decían las abuelas. Si un bebé llora, dale teta, si un niño está nervioso, tiene un cólico o le duele algo, dale teta. Practica la tetanalgesia hasta que tú lo quieras o tu hijo te lo pida.

Источник: https://eresmama.com/la-tetanalgesia-cuando-nuestras-abuelas-tenian-razon/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: