Todavía usa pañales

Chicos mayores con pañales

Todavía usa pañales

¿Cuándo es hora de preocuparse por el retraso en el entrenamiento de tu hijo para ir al baño? ¿y de los niños mayores que todavía usan pañales? Los expertos no siempre están de acuerdo, y ciertamente tú conoces a tu pequeño mejor que nadie. Sin embargo, ¿será posible que tú subconscientemente presentes excusas por la incapacidad de tu hijo mayor para usar el inodoro?

Preocupaciones acerca de los niños mayores todavía en pañales

¿Es hora de empezar a preocuparse? ¿Se considera que los niños mayores que todavía usan pañales tienen un retraso en el desarrollo? ¿Tu hijo todavía estará en pañales cuando comience el jardín de infantes?

Si bien algunas de estas preguntas pueden parecer ridículas, realmente son preocupaciones legítimas.

Si alguna vez has buscado en Internet este tema, puede que te sorprendas un poco al leer todas las entradas de los padres que buscan ayuda para sus hijos.

Dependiendo del sitio que visites, es posible que te encuentres con estas preguntas y, de repente, ¡puedan no parecer tan serias tus preocupaciones!

  • «¿Por qué hay compañías que están haciendo pañales para niños de 7-8 años?»
  • «¿Los padres realmente ponen a sus hijos mayores en pañales para un viaje al mundo de Disney?»
  • «Lo que me gustaría saber es ¿cuál es el problema con los pañales en niños mayores? Mi hijo de 10 años usa Goodnites día/noche; mi hijo de 15 años usa pañales juveniles día/noche, y mis hijos no son bebés. Mi hijo de 15 años usaba Goodnites, pero estaban goteando demasiado».

Para muchos, el término niños mayores que todavía usan pañales en realidad se refiere a niños pequeños o preescolares, tal vez incluso a niños de kindergarten. ¿Qué edad es demasiado crecidito?

Motivos

Antes de comenzar a preocuparte y tratar de remediar el hecho de que tu hijo mayor usa pañales, realmente debes considerar la motivación de tu hijo/a. ¿No puedes entrenar a tu hijo para ir al baño debido a problemas físicos, problemas emocionales o una combinación de ambos?

En lo que respecta a los problemas físicos, ten en cuenta que algunos niños tienen vejigas más pequeñas o hiperactivas, lo que hace que tengan más accidentes o que tengan dificultades para mantenerse secos durante la noche. En este caso, hay productos, como Goodnites, que están diseñados para mantener a tu hijo cómodo y ayudarlo a evitar una situación embarazosa cuando esté lejos de casa.

Los problemas emocionales pueden ser un poco más difíciles de diagnosticar y manejar. Echa un vistazo a lo que está sucediendo en tu vida y en la vida de tu hijo.

Los eventos significativos que cambian la vida pueden tener una influencia directa en el comportamiento de tu hijo.

Mientras que un niño de tres años que vuelve repentinamente a usar pañales puede causar poca preocupación, un niño de cuatro o cinco años que súbitamente pide un pañal o comienza a ensuciar sus pantalones es mucho más angustiante.

  • ¿Alguien cercano a tu hijo se mudó lejos, se fue o incluso murió recientemente?
  • ¿Están tú y tu pareja teniendo problemas, separados o divorciados?
  • ¿Has tenido recientemente otro bebé?
  • ¿Te has mudado a una nueva casa?
  • ¿Has vuelto al trabajo?
  • ¿Has cambiado el cuidador diurno de tu hijo?

Si respondiste sí a cualquiera de estas preguntas, es posible que hayas encontrado tu respuesta. Es posible que tu hijo sienta la necesidad de volver a sus días más jóvenes simplemente por comodidad emocional.

Si bien no quieres que esto dure para siempre, el mejor paso que puedes dar es ser amoroso y paciente. Eventualmente, puedes querer discutir esto con tu pediatra.

Él o ella puede recomendarte asesoramiento para ti o para tu hijo si el problema persiste a medida que tu hijo crece.

Consejos útiles

Los problemas de entrenamiento para ir al baño pueden ser frustrantes para ti y para tu hijo. Sin embargo, no es necesario exagerar tanto el tema para que se convierta en una lucha de poder.

Mantén una perspectiva positiva. Sé paciente, y sé amoroso. Considera un sistema de recompensa, pero no le ruegues ni le supliques ni trates de convencer a tu hijo sobre el comportamiento que deseas.

Esto solo le da al niño más poder.

Sé firme y consistente con tus expectativas. Si tu hijo es un niño mayor con pañales, entonces tiene la edad suficiente para que puedas hablar, razonar y explicar las consecuencias de sus acciones inapropiadas. Sin embargo, si tienes alguna duda de que su incapacidad para ir al baño podría ser física, ¡busca el consejo de tu pediatra!

Источник: https://es.lovetoknow.com/bebe/desarrollo-bebe/chicos-mayores-panales

Mi hijo todavía usa pañales, ¿debo preocuparme?

Todavía usa pañales

Una de las preguntas que circula con frecuencia entre los grupos de madres tiene que ver con la edad en la que los niños van al baño solos. Si no sabes la respuesta, seguro tienes la misma inquietud que las demás. En este artículo te quitaremos las dudas al respecto: ¿Qué hacer si mi hijo todavía usa pañales?

Mi hijo todavía usa pañales: ¿Es normal?

Podríamos decir que lo ‘normal’ tiene más que ver con una presión social que con otra cosa. Se dice que para los tres años de edad, el niño debe haber dejado de usar pañales; no obstante, en cuestiones biológicas, no se puede ser tan estrictos.

Si el pequeño ya tiene más de 36 meses y no sabe ir al baño solo, se considera un error por parte de los padres, quienes no le han enseñado como corresponde o lo hicieron de un modo demasiado tardío.

En el jardín de infantes, las otras madres pueden ejercer una presión algo molesta con respecto al control de esfínteres del niño. Por eso, es normal que una mamá diga “mi hijo todavía usa pañales” con algo de tristeza y hasta vergüenza.

Pero tranquila, porque tampoco es cuestión de traumar al niño solo porque los demás de su edad ya van al baño. Lo mismo sucede con otros hitos relativos al desarrollo, como puede ser caminar, hablar o usar los cubiertos para comer.

No se trata de un estímulo, de falta de enseñanza o de despreocupación parental, sino de maduración biológica. Lo habitual es que los niños de entre 2 y 3 años de edad ya estén en condiciones físicas y psicológicas de dejar los pañales.

Sin embargo, como dijimos antes, no es un límite taxativo. Por ello, es muy importante respetar sus tiempos y, a la vez, ayudarle a superar este cambio tan importante para su vida.

Dejar los pañales lleva tiempo

Algunos niños tienen la capacidad de dejar los pañales de un día para el otro, pero a la mayoría les cuesta un par de semanas. Para que el pequeño pueda ir al baño solo, tanto sus órganos como su sistema nervioso han de estar maduros. Esa maduración se da en torno a los tres años de edad, aunque es una cifra orientativa.

Te podrás dar cuenta en qué momento tu hijo está listo para dejar los pañales cuando anuncia que hizo sus necesidades y quiere ser cambiado; también si indica que está orinando o defecando en ese momento, o en caso de que informe que está a punto de hacer pis.

Estas son señales de que el pequeño percibe lo que sucede con su cuerpo y que la vejiga o el intestino envían los mensajes correctos al cerebro.

“Lo habitual es que los niños de entre 2 y 3 años de edad ya estén en condiciones físicas y psicológicas de dejar los pañales. Sin embargo, como dijimos antes, no es un límite taxativo; es muy importante respetar sus tiempos”

Consejos para que el niño deje los pañales

¿Qué debo tener en cuenta si mi hijo todavía usa pañales? Aquí te dejamos algunas pautas al respecto:

  • Dejar el pañal no tiene que ver con la edad, sino con lo biológico.
  • No se trata de una competición con otras madres. No prestes atención a comentarios que comparen la maduración de un niño con sus pares.
  • El verano es una estación más. Evita esperar a ese momento para quitarle el pañal a tu pequeño.
  • Evita los castigos cuando no consigue hacer sus necesidades en el baño.
  • Imponer la voluntad de los mayores es contraproducente. El niño dejará los pañales cuando así lo sienta.
  • Tener en cuenta que puede haber ‘regresiones’ y que estas son normales, sobre todo ante ciertos cambios como la llegada de un hermano, una mudanza, etc.

Para que el proceso sea más divertido y eficaz, como padres debemos prestar mucha atención a las necesidades de los niños. Comprar un orinal de colores o inventar juegos puede ser una buena idea.

También podemos mostrarles cómo se deben sentar poniéndonos como propio ejemplo, leerle un cuento mientras está ‘esperando’ hacer pis, elogiarlo cuando logra el objetivo y, sobre todo, tener mucha ropa interior de repuesto para ‘accidentes’.

“Mi hijo todavía usa pañales” es una frase muy oída por los médicos y los maestros, pero no se trata de algo de lo que avergonzarse ni sentirse culpable. El niño, alrededor de los tres años de vida, podrá ir al baño solo. Para ello, necesita nuestra ayuda y apoyo, no presión ni incomprensión.

Te podría interesar…

Источник: https://eresmama.com/mi-hijo-todavia-usa-panales-debo-preocuparme/

¿Qué hacer si tu hijo todavía usa pañal y ha empezado el colegio?

Todavía usa pañales

Uno de los mayores problemas del comienzo del colegio de los niños que ya «empiezan el cole de mayores» en primero de infantil, es que muchos de ellos todavía necesitan pañal porque no controlan los esfínteres.

Sin embargo, en la mayoría de los colegios «tienen prohibido» que los niños vayan con pañal a la escuela y eso provoca muchos problemas en los niños que se ven obligados a dejar el pañal antes de tiempo y en las familias que deben acudir a cambiar a los niños cuando se producen los escapes.

Me parece una falta de respeto absoluta a los niños y a sus familias, porque el control de esfínteres no es algo que se pueda conseguir antes «practicando mucho» es algo que depende del desarrollo neuronal del niño y de la misma forma que no podemos obligar a un niño a que aprenda a andar antes de tiempo, tampoco podemos obligarle a que controle el pipí antes de su momento.

Pero es que además, presionar a un niño para dejar el pañal cuando no está preparado puede tener consecuencias muy nefastas en muchos sentidos.

Muchos niños tardan muchísimo más en controlar esfínteres por haber sufrido demasiada presión en ese tema y otros niños sufren estreñimiento porque no se atreven a hacer caca fuera del pañal. Incluso hay algunos niños que necesitan enemas para eliminar la caca acumulada.

Y todo esto por querer adelantar un proceso natural que NO puede ser adelantado

He consultado a Mónica Serrano sobre este tema (psicóloga experta y creadora del programa Maternidad feliz, crianza respetada) y me ha comentado algunas cosas interesantes:

«En el control de esfínteres influyen tres factores: factores físicos, factores neurológicos y emocionales. Tanto los factores físicos como los neurológicos se desarrollan con la edad y como a los 3 años suelen estar maduros para este control, este es el motivo de que en los colegios consideren que al entrar en P3 ya deben controlar los esfínteres y no usar pañal.

Pero estamos olvidando el factor emocional que es tan importante o más que los anteriores.

La implicación emocional y la responsabilidad que supone dejar el pañal (algo que han llevado desde el nacimiento) es muy grande.

El respeto al niño para que adquiera su autonomía le da seguridad y si lo hacemos bien el niño saldrá empoderado de ese evento vital tan importante como es el control de esfínteres. 

Sin embargo, si lo obligamos (y además en un entorno nuevo) el niño va a sufrir mucho estrés y esto dificulta no sólo el control de esfínteres, sino también la propia adaptación a la escuela.»

Joana Landa me ha dado su testimonio para este post y es desgarrador:

«A mi hijo de diciembre le prohibieron llevar pañal en el aula de 3 años (el todavía no los había cumplido). Así durante los 3 años de infantil que estuvo con el mismo profesor. Llegó incluso a empezar a sufrir bullying porque mancharse en clase

Hubo una profesora, cuando tenía 5 años, que me dijo que se había cagado en clase y que no le había cambiado porque «con esa edad tiene que controlar ya». Y luego me decía que «sus compañer@s se reían de él

La opción que me daban en el colegio, y a la que me negué, era ponerle cada 10 minutos ¡cada 10 minutos!!!!! en el baño durante una semana, luego creo que cada 20 y así aumentando. Un tipo «método estivill de dormir»

Lo demás niños no querían jugar con el «porque olía a caca». Lo cambié de colegio tres veces hasta que por fin, tuvo una profesora maravillosa (ya en segundo de primaria) y, por supuesto, este tema también lo trató genial.

Una vez que se hizo caca en clase, tranquilamente le acompañó al baño sin que sus compañer@s se percataron de lo que ocurría y me llamó para que fuera a recogerlo y cambiarle.

Todo de forma muy discreta y respetuosa para mi hijo»

Parece mentira que los profesionales de la educación no sepan que presionar a un niño para que deje el pañal antes de tiempo es perjudicial para él.

¿Y el colegio puede prohibir a un niño a usar pañal?

Como me parece que esta prohibición atenta contra el desarrollo de los niños e incluso contra su dignidad, he consultado con la experta Lorena Moncholí (abogada experta en derecho sanitario, de familia y la infancia) pare que me aclare este tema y sus comentarios son muy clarificadores.

«Todos los ciudadanos tenemos unos derechos constitucionales que deben cumplirse siempre y dentro de estos tenemos el derecho a la integridad física, la no discriminación, la intimidad y a la imagen.

Los padres debemos velar para que estos derechos se cumplan con nuestros hijos ya que tenemos la patria potestad y debemos saber que las necesidades organizativas de las instituciones (ya sean públicas o privadas) no pueden primar frente a sus derechos constitucionales.

Por otra parte, existe el interés superior del menor (en las leyes de protección de la infancia y en la Convención de los Derechos del niño) por tanto, si el estado madurativo del niño indica que necesita usar pañal, no pueden prohibirlo y además, deben prestar el servicio adecuado que necesite este menor.»

¿Qué opciones tenemos como padres?

Buscar un colegio respetuoso: que no siempre estará a nuestro alcance porque puede ser que no tengamos ninguno en nuestra localidad o que sea demasiado caro, pero podemos buscar porque cada vez hay más colegios que van entendiendo que hacer esto no tiene sentido.

Solicitar las normas de régimen interior: si en esas normas no se indica la prohibición de ir al colegio con pañal, entonces no está prohibido y si lo indica, les podemos informar que eso incumple la ley y lo podemos denunciar.

Proponer al colegio una solución: hay colegios que tienen una persona contratada para estos menesteres. A veces el AMPA se encarga de su salario, otras veces el colegio y otras veces se organizan entre los padres, cada cual que encuentre la solución que mejor le funcione.

Llevar a nuestro hijo al colegio con braga/pañal: Igual que nadie puede prohibir llevar braguitas o calzoncillos con dibujitos, tampoco pueden impedir que un niño vaya con una braga/pañal que pueda retener los posibles escapes. Muchos niños prefieren usar este tipo de pañales porque son más pequeños.

Conclusión

Obligar a un niño que no está preparado a ir a la escuela sin pañal es una barbaridad en todos los sentidos, puede retrasar el proceso natural, provocar problemas emocionales y de adaptación, bajar su autoestima y además es ilegal, así que no debemos pasar por el aro.

¿Tienes alguna experiencia que contarme? ¿obligaron a tu hijo a dejar el pañal antes de tiempo? ¿cómo actuaste? te leo en los comentarios.

Источник: https://www.maternidadcontinuum.com/2017/09/usar-panal-en-el-colegio/

Pañales, ¿hasta cuándo?

Todavía usa pañales

Parece que van a estar así toda la vida, pero no hay que alarmarse; todos, al final, dejan de utilizar los pañales. No hay ninguna fórmula mágica para lograr el éxito de inmediato, pero sí hay muchas formas de intentarlo: con razonamientos, estímulos y hasta con premios.

En cualquier caso, antes de que el niño cumpla los 2 años no se lo plantea nadie, de acuerdo con el pediatra Ricardo Escorihuela. Según este especialista, a esa edad no todos los niños alcanzan la misma maduración neurológica “y no tienen la misma dosis de comprensión y de imitación”, indica.

A partir de los dos años los padres ya empiezan a planteárselo.

Es una edad que generalmente coincide con la de ir a la guardería; hay más presión social, se compara al niño con otros que a su misma edad ya lo han dejado y, además, están los padres que presumen de que sus hijos ya no usan pañales…“Hay que explicárselo en un lenguaje muy claro, aunque no es fácil que lo entiendan, al tiempo que se acompaña de estímulos positivos y, desde luego, nunca regañándolos. Ir poco a poco sentándolos en el orinal para que se vayan acostumbrando, pero sin perder la paciencia. Es muy fácil que después de estar media hora en el orinal, sin hacer nada, le pongamos el pañal y lo haga. Puede ocurrir, y no hay que desesperarse”, dice el especialista. Cuando se le siente en el orinal, se puede echar mano de ciertos estímulos, como abrir el grifo, animarle diciéndole que ya es mayor, que lo puede hacer solo… Existen también unos dispositivos para colocar en la taza del water. Su objetivo es que el niño se encuentre cómodo mientras lo intenta, o hace pis, sin tener que hacer equilibrios para no caerse dentro. Afortunadamente, los pañales de ahora impiden que el niño esté mojado. Y con ello se evitan los eczemas y hasta las infecciones. Por lo general, los pañales se cambian tres veces al día. La mayoría de las veces y de forma casi inesperada, sin que nadie les diga nada, los niños deciden utilizar la taza para ir al baño, imitando a un adulto…

¿Y por las noches?

Si de día ya es difícil controlar el pis, por la noche es más complicado. “Se considera normal que un niño siga haciéndose pis en la cama hasta los 5 años”, advierte el doctor Escorihuela.

Tampoco aquí hay fórmulas mágicas: se recomienda que no tomen mucho líquido a partir de las 6 de la tarde, orinar antes de irse a la cama y despertarle una o dos veces durante la noche para llevarle hasta el cuarto de baño, “pero no hay que alarmarse ni hacer un drama si el proceso es largo. Hay que ser positivo, y premiar al niño por cada noche seca”, añade este especialista.

Lo pasan mal

Los niños también lo pasan mal cuando mojan la cama, no es algo que les agrade, ni siquiera que les sea indiferente. Les preocupa no poder controlarse y la mayoría de las veces no se atreven a quedarse a dormir en casa de un amigo por temor a lo inevitable.

Causa orgánica

Los riñones producen constantemente orina que llega, a través de dos largos tubos (uréteres), hasta la vejiga. Aquí se almacena y, gracias a que los músculos que rodean el cuello de la vejiga (esfínteres) están contraídos, la orina no sale. Estos músculos se contraen a voluntad, pero el niño pequeño no sabe hacerlo.

Cuando la vejiga está llena, el “mensaje” llega hasta el cerebro; en ese momento la persona tiene conciencia de que le urge orinar y, cuando toma la decisión de hacerlo, los músculos se relajan y dejan que la orina salga hacia fuera a través de la uretra.

El proceso de contener y liberar la orina a voluntad puede ser para un niño un proceso más complicado que el de andar. Si ya le resulta difícil cuando todo va bien, cuando hay una interferencia o anomalía, necesita la ayuda médica. Se considera que es normal que los niños no controlen la orina durante los 2 ó 3 primeros años de vida.

Si no lo hace a partir de esa edad, puede haber problemas orgánicos, “porque los músculos y los nervios de las vías urinarias no han madurado lo suficiente, porque hay una infección, como puede ser la cistitis, o porque están obstruidas las vías urinarias debido a un estrechamiento de la uretra o de la vejiga”, señala el doctor Escorihuela.

En algunos casos, como en los niños con diabetes, las ganas de hacer pis son más frecuentes (como consecuencia de una concentración elevada de glucosa en la sangre), por lo que hay que tener más paciencia con ellos.

No hay que olvidar que también puede haber un problema psicológico o trastornos del sueño, como sonambulismo, terror nocturno… “A veces el niño vuelve a mojar la cama después de haber dejado de hacerlo. Puede deberse a un acontecimiento o una enfermedad que le ha causado estrés, o quizá a que tiene una infección”.

Qué es la enuresis

Se considera que un niño padece enuresis (mojar la cama) cuando tiene edad suficiente para poder controlar sus esfínteres, pero orina de forma accidental y repetida durante el sueño. Un 30% de los niños sigue mojando la cama a los 4 años, el 10% a los 6 años y el 3% a los 12 años.

Es más frecuente en niños que en niñas, y suele estar causado por una lenta maduración, aunque a veces se acompaña de trastornos del sueño.

En el 15% de los niños mayores de 6 años, el problema desaparece sin más, pero si no es así, se pueden intentar varios tratamientos: · Asesoramiento con terapia de comportamiento, tanto del niño como de los padres. · Alarmas que se disparan con una gotas de orina. Suelen ser económicas y fáciles de instalar.

Curan el trastorno en el 70% de los casos. · En ocasiones especiales, con fármacos. Se trata de antidepresivos que relajan la vejiga y tensan el esfínter que bloquea el flujo de orina. Carmen Salvador.

Источник: https://www.conmishijos.com/panales-hasta-cuando.html

Todavía usa pañales

Todavía usa pañales

Tu pequeña va a cumplir 3 años y pronto irá al cole por primera vez. ¡Ya se hace mayor! Sin embargo, te inquieta el hecho de que aún use pañales. Calma, con una buena dosis de paciencia y un poco de comprensión puedes ayudarle a prepararse para el gran día

Indice

¿Cuándo el bebé está listo para dejar los pañales?

Para que un niño pueda ir al baño por sí mismo y dejar los pañales, sus órganos y su sistema nervioso deben ser suficientemente maduros. Un proceso que requiere su tiempo:

1. El control mental. Antes del año y medio o los dos años aproximadamente, la mayoría de los bebés orina sin ser conscientes: la vejiga se llena y se vacía.

La maduración del sistema nervioso, que permite al cerebro percibir las sensaciones y ordenar a los músculos, finaliza entre el 9º y el 24º mes.

A partir de entonces, el bebé ya será capaz de decir que tiene ganas de hacer pis, controlar sus nervios motores y orinar, o retener.

2. La regulación de los esfínteres. Entre los 2 y 3 años deberá poder controlar sus esfínteres, los músculos que regulan la micción, y podrá orinar cuando él quiera. Adquirirá autonomía definitivamente cuando pida el orinal él mismo.

3. La etapa psicoafectiva. Si tu hijo demuestra que es capaz de ir al baño solo, apreciará que vosotros, sus padres, manifestéis vuestra satisfacción felicitándole por sus logros.

4. El aprendizaje. La habilidad de controlar la micción no se adquiere en un solo día. A esta edad, es habitual que tenga fugas ocasionales. Son meros accidentes, así que, sobre todo ¡no le riñas!

 

¿A qué edad debo quitarle el pañal?

No intentes acelerar el proceso precipitando las cosas antes de los 15 ó 18 meses. Cuando tengas que dar el paso, procura que el niño esté viviendo un periodo estable. La llegada de un nuevo hermanito, una crisis familiar o una mudanza no son los momentos más propicios para olvidarse del pañal.

¿Cómo ayudar al bebé en este proceso?

Enséñale dónde puede encontrar el orinal. Acostúmbrate a colocar el recipiente en un lugar al que pueda acceder él mismo y sin dificultad.

Incítale a utilizarlo. Propónselo cada 2 horas, ya que cuando son tan pequeños, aunque tengan ganas pueden estar ocupados y no darle importancia hasta que ya es demasiado tarde. Si se muestra inquieto y se mueve desazonadamente mientras juega, ofrécele el orinal sin esperar.

No le fuerces. ¿La higiene no parece ser su prioridad? Por el momento no hay motivo de alarma. Aún está cómodo en sus pañales o tal vez le gusta dejarse mimar mientras le cambias. Espera un par de semanas y vuelve a intentarlo.

Reacciona rápidamente si te pide el orinal. No le hagas esperar. Y al contrario, si cada 2 horas no tiene ganas aún, espacia los intervalos.

 

Cuando la cosa se complica…

1. ¿Se niega a quitarse el pañal y te responde sistemáticamente que no cuando le preguntas si tiene ganas de ir al baño? Esta reacción puede suponer una forma de oponerse a tu autoridad. Mantente alerta.

2. ¿Ha tenido una recaída? Parecía que había adquirido este hábito de higiene y un día descubres que ha mojado los pantalones. Presta atención a los cambios que ocurren alrededor. ¿Llega un nuevo bebé? ¿Habéis cambiado de niñera? Probablemente esté tratando de llamar tu atención.

 

Mojar la cama

No podemos pedirle a un niño que no moje la cama si aún no controla sus esfínteres durante el día. Espera cuatro o cinco meses antes de quitarle los pañales por la noche. ¿No ha habido éxito la primera vez? Prueba de nuevo al cabo de unas semanas.

Los niños suelen pasar por un periodo en el que mojan la cama cuando dejan de usar pañales por la noche. El sistema urinario ha de desarrollar la capacidad de producir menos orina por la noche para que la vejiga se llene más despacio.

Asimismo la coordinación entre los nervios, en proceso de evolución, y los músculos que controlan la vejiga tienen que evolucionar. El niño también deberá aprender a despertarse cuando tenga la vejiga llena. Hacia los dos años y medio, la mayoría de los niños ya no se mojan por el día.

Sobre los 3, tres cuartas partes también permanecen secos durante la noche. Alrededor de los 4, uno de cada diez, aún moja la cama al menos una vez por semana. Y suele ser más frecuente en niños que en niñas.

Hasta los 4 o 5 años no se puede hablar de enuresis -fugas involuntarias nocturnas, cuyas causas aún son inciertas. Existen pocas pruebas científicas que respalden la idea de que la enuresis es un problema psicológico. En el 75% de los casos, la enuresis cuenta con factores genéticos y generalmente se soluciona con la edad.

Enuresis

Definición:

Incapacidad del niño para controlar las ganas de orinar, haciéndoselo encima sin querer.

Síntomas:

Ninguno.

Tratamiento:

Suele corregirse sola al hacerse el niño mayor. Sin embargo hay unos trucos que puede ayudar, como beber poca agua las horas previas a irse a la cama, ir a orinar justo antes de ir a dormir, motivarle y alabar sus logros, etc.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/ninos/desarrollo-infantil/todavia-usa-panales-854

¿Y si después de los cinco años no hay manera de quitarle el pañal de noche?: la enuresis nocturna

Todavía usa pañales

Tras hablar hace dos días de los diez consejos que podemos seguir los padres para ayudar a los niños a dejar el pañal, y tras hablar ayer un poco del pañal nocturno, por aquello de que es más difícil que controlen los esfínteres de noche que de día, hoy seguimos con el tema centrándonos en la noche, para cuando vemos que pasan los días, las semanas y los meses y nuestro hijo o hija no controla y sigue teniendo «fugas nocturnas».

Me refiero a aquellos niños que llegan a los cinco años y siguen necesitando el pañal por la noche.

No hay manera, les hemos quitado el pañal porque alguien nos ha sugerido que hay que quitarlo, nos hemos pasado días y días lavando sábanas, le hemos dicho a él que las cambie él mismo y no hay ningún avance.

Se le llama enuresis nocturna y a continuación responderemos a la pregunta: ¿Y si después de los cinco años no hay manera de quitarle el pañal de noche?

Como dije ayer, lo primero que debemos tener claro es que es algo normal.

Puede ser porque la vejiga del niño aún no es lo suficientemente grande como para retener la orina que genera por la noche, porque aún no es capaz de despertarse cuando tiene la vejiga llena o porque no segrega suficiente hormona antidiurética (ADH), que la hormona encargada de determinar cuánta orina debe filtrarse en los riñones (a más hormona, menos se filtra y menos orina llega a la vejiga).

Debemos tener claro, clarísimo, que no lo hace para molestar, no lo hace para llamar la atención ni lo hace como venganza de nada, pues el primero que no querría vivir algo así es el niño, que se siente mojado y molesto.

Si el niño nunca ha sido capaz de controlar por la noche, no es algo que esté ligado con problemas emocionales.

Si en cambio sí ha estado una temporada sin pañal, pero luego vuelve a mojar la cama cada noche, o varias noches, podría estar intranquilo o estresado por algo y como padres tendríamos que intentar buscar la causa, para ayudarle con ello.

Puede suceder que la enuresis nocturna se deba a un problema físico, es decir, a algún tipo de malformación en la vejiga o a nivel renal.

El pediatra puede hacer unas preguntas al respecto para tratar de averiguar si la enuresis podría responder a ello, y si lo cree solicitará una ecografía con la que se puede ver la forma de los órganos y decidir si debe derivarse al urólogo o si todo es normal y se debe a otra cosa. En caso de que no sea una cuestión física, se puede optar por intentar hacer algo al respecto o bien esperar.

Posibles tratamientos a la enuresis

Yo personalmente no soy muy partidario de utilizar tratamientos para la enuresis noctura, básicamente porque muchas veces no funcionan y porque algunos de ellos son molestos para el niño.

Pero si el hecho de que un niño tenga escapes por la noche supone un problema para la familia y/o para el niño, podría intentarse alguna de las soluciones, ya que lo más importante es el bienestar del niño y su autoestima.

Antes de entrar con ellas, decir que si es un problema para el niño podría deberse a que alguien se ríe de él o de los niños a los que les pasa, y esto tendría que trabajarse, porque no es culpa del niño, él no elige hacerlo así y, como no tiene control sobre ello, nadie debería reírse de ello, siendo además algo normal.

  • Explicarle que es normal: obviamente, dejarle claro al niño que es algo normal, que sabemos que no es su culpa, sino que es algo que simplemente pasa, y decirle que vamos a intentar poner solución, por si fuera posible, pero que si no se soluciona tampoco pasa nada.
  • Disminuir la ingesta de líquidos en las últimas horas de la tarde-noche: No es la panacea, no es una solución que en realidad obre grandes maravillas, pero puede ser útil para que durante la noche genere menos orina y tarde más en llenarse la vejiga.
  • Que haga pipí antes de acostarse: justo antes de ponerse a dormir, que vacíe la vejiga, claro.
  • Despertarle por la noche para que haga un pipí: no es algo que a los niños les emocione demasiado, pero puede servir como entrenamiento nocturno para que vaya notando la vejiga llena y con el tiempo levantándose él a orinar si tiene ganas.
  • No premiar y no castigar: se suele recomendar dar premios los días que se despierten secos, para reforzar, pero como no es algo que el niño haga voluntariamente, yo no soy muy partidario ni de premiar, ni mucho menos de castigar si se le escapa. Cuanto más natural lo hagamos, más normal lo verá él y más fácil será que no sienta vergüenza por ello. También se suele utilizar un calendario mensual en que se dibuja un sol si el niño amanece seco, o una nube lloviendo si esa noche ha habido escape. Si al cabo del mes hay más soles que nubes (un porcentaje, o todo soles y ninguna nube… esto hay que pactarlo con el niño), recibe un premio. De nuevo, digo lo mismo, la idea es que no se sienta mal por ello, si no es capaz de lograrlo y se queda sin premio ¿qué hacemos?
  • ¿Hacerle cambiar las sábanas al niño?: Lo pongo entre interrogante porque es un consejo que muchos padres reciben. Como se hace pipí y lo mancha todo, que vea lo que nos cuesta a los padres por la noche levantarnos a cambiar la cama, haciéndolo él. Si el niño quiere hacerlo, no pasa nada, que lo haga, pero que seamos nosotros los que se lo hagamos hacer puede ser tomado por el niño como un castigo, como un «te has meado, pues ahora lo limpias tú», y esto no debería suceder. Si se ha mojado, le ayudamos. Que nos ayude a hacer la cama y así acabamos antes, o que se cambie el pijama mientras le hacemos la cama. Pero no jugar con la sensación de castigo. Además, si las fugas son cada noche, ¿por qué no lleva pañal? No hay razón para quitarlo si no es capaz de controlar.

Esto se hace durante unos tres meses, tras los que puede haber alguna mejoría o ninguna. En caso de que suceda esto, que no haya ningún cambio, se puede intentar lo siguiente:

  • Utilizar una alarma, un cinturón, que se le pone al niño antes de dormir y que le avisa cuando empieza a mojarse. El niño se despierta por la alarma y puede ir al lavabo a acabar de hacer pipí ahí. Es un método del que ya hablamos hace un tiempo en Bebés y más con el que se calcula que se solucionan casi la mitad de los casos. Si el niño lo lleva bien, si no le molesta, no me parece mal. Si en cambio al niño le molesta el cinturón o el hecho de andarse despertando por la noche por una alarma le afecta luego durante el día (que esté más cansado, irritable, etc.), pues entonces no lo usaría.
  • Utilizar un tratamiento médico: se le da al niño desmopresina, que hace las veces de hormona ADH, la hormona que regula la cantidad de orina que se filtra de la que ya hemos hablado antes. Si un niño segrega poco ADH o no tiene receptores para dicha hormona, tendrá muchos problemas para aguantar la orina. En el caso de que segregue poca, el tratamiento le puede ser útil. El problema es que aumenta un poco la presión arterial y a algunos niños les produce náuseas y dolor de cabeza. En principio, según la Academia Americana de Pediatría, debería ser el último recurso, pero cuando se llega a él puede ser útil en un alto porcentaje de niños.

Si no hay ningún tratamiento que funcione

Hay niños a los que ningún tratamiento les sirve, aunque en la adolescencia, porque ya segregan ADH suficiente o porque ya son capaces de notar cuándo se llena la vejiga por la noche, la mayoría ya controlan la orina. Suele ser hereditario, y cuando preguntas si a alguno de los padres le pasaba no suele fallar: al uno o al otro le pasó hasta no sé qué edad.

Si el nuestro es de estos, de los que no hay remedio posible, sólo nos quedará seguir trabajando en el tema, seguir dándole nuestro apoyo y aconsejarle que por el día trate de aguantar las ganas de orinar cuando las tenga, para que aumente la capacidad de la vejiga, además de seguir diciéndole que no abuse de líquidos y cafeína, que harán que tenga más ganas de hacer pipí por la noche.

Fotos | Thinkstock
En Bebés y más | Qué es la enuresis nocturna, Los niños con enuresis nocturna pueden padecerla en la vida adulta, Algunos datos sobre la enuresis nocturna, Mojarlacama.es, un sitio para conocerlo todo sobre la enuresis

Источник: https://www.bebesymas.com/salud-infantil/y-si-despues-de-los-cinco-anos-no-hay-manera-de-quitarle-el-panal-de-noche-la-enuresis-nocturna

Mi hijo empieza el cole y todavía lleva pañal, ¿qué puedo hacer? • Escuela Bitácoras

Todavía usa pañales

Los niños nacidos en 2015 vivirán su primer día de cole dentro de un par de semanas. Una jornada que marca el comienzo de una etapa nueva, tanto para los peques como para los padres.

Cambian los horarios, las necesidades, las preocupaciones y un montón de cosas más; y es complicado evitar el estrés. A nosotros nos corresponde ayudar a nuestros hijos afrontando todos esos cambios con naturalidad, intentando que no sean más bruscos de lo estrictamente necesario.

Entonces, ¿qué hacemos si en el colegio nos dicen que los niños no pueden usar pañal en P3?

En muchos centros se da por hecho que los niños dejan de utilizar pañales en algún momento entre el primer y el segundo ciclo de educación infantil.

En la guardería no suele haber prisas, pero el paso al cole puede hacer que la retirada del pañal se convierta en exigencia urgente. El problema es que el único que puede saber si está preparado para dejar los pañales es tu hijo. Nadie más.

Por mucho que el calendario diga que las clases empiezan en septiembre, puede que necesite más tiempo para sentirse seguro.

No debes olvidar que si tu hijo lleva pañales es porque tú tomaste esa decisión. Los bebés podrían vivir y crecer sin conocerlos, pero para los padres es mucho más cómodo que los usen.

Ellos se acostumbran a lo que nosotros les proponemos: hacen sus necesidades en el pañal y disfrutan del ritual del cambio, que suele incluir mimos y juegos. No es fácil renunciar a eso, ni es justo exigirles que lo hagan de un día para otro porque a nosotros nos conviene.

Abandonar el pañal es parte de un proceso natural que debemos proteger, entender y respetar.

Las necesidades son más importantes que las normas

Lo primero es mantener la calma. No importa si queda poco tiempo, ni si en el cole son tajantes con la 'prohibición del pañal'. Ten presente que el proceso de dejarlo está al margen del eje enseñanza/aprendizaje.

Las estrategias milagrosas no existen, cada niño es distinto y evoluciona a su ritmo. Nadie puede 'enseñarle' a no necesitar su pañal.

Lo mejor es que concentres tus esfuerzos en acompañar a tu hijo en el proceso, no en cumplir exigencias para encajar en un calendario impuesto.

La comunicación clara y sincera con los responsables del colegio es muy importante. Es buena idea preguntar por el tema en las jornadas de puertas abiertas a las que asistimos antes de escoger centro. Seguro que prefieres decantarte por uno en el que respeten los procesos madurativos de tu hijo.

La postura de la escuela sobre los pañales puede ser una fuente de información interesante. Una negativa a cambiar pañales en el aula no está relacionada con un modelo educativo, sino con problemas del propio centro.

A menudo rechazan ofrecer ese tipo de atención por acumular demasiados niños en cada clase.

Si el cole que has elegido no admite pañales pero tu hijo aún los lleva, quizá debas hablar con el director o directora. Plantea la conversación de forma realista: ¿cuál es la alternativa a usar un pañal? ¿Obligarle a no hacerlo? Si tiene un escape, el problema en el aula será mayor si está desprotegido.

Lo natural es alcanzar un acuerdo para asegurarnos de que el niño reciba la atención que merece. Nuestro deber como padres no es adaptarnos a cualquier norma que imponga el centro, sino garantizar que nuestros hijos son respetados y comprendidos. No olvides que las necesidades más importantes son las suyas.

Los pañales en la guardería

En ciertas ocasiones, los problemas proceden del enfoque empleado en la escuela infantil, antes del colegio. En algunas intentan 'enseñar' a los peques a prescindir del pañal sentándoles por turnos en orinales.

Los que hacen sus necesidades en ese momento son premiados, pero los demás pueden sentirse excluidos y rechazados. Además de herir sus sentimientos, esto puede provocar que desarrollen aversión al váter e incluso al propio cole.

Asegúrate de que en la guardería dejan que tu hijo progrese a su ritmo, sin imposiciones, recompensas ni castigos.

La mejor guía para acompañar y apoyar a tu hijo en la 'operación pañal' está en el curso «Control de esfínteres». Con la ayuda de Miriam Tirado aprenderás a detectar las señales que indican cuándo está preparado para dejarlo.

También sabrás qué hacer ante situaciones complejas, en casa y en el colegio. Tendrás todas las herramientas para afrontar este proceso de forma respetuosa, sin agobios ni preocupaciones exageradas.

Verás que se trata de una etapa única de la que también podéis disfrutar juntos.

Foto: Sobima [CC0 1.0]

Источник: https://escuela.bitacoras.com/2018/08/27/mi-hijo-empieza-el-cole-y-todavia-lleva-panal-que-puedo-hacer/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: