Todo sobre el proceso de embarazo

Embarazo mes a mes

Todo sobre el proceso de embarazo

El embarazo es una de las etapas más preciosas en la vida de una mujer, aunque también es un período de dudas, incertidumbre y preocupaciones, sobre todo para las madres primerizas que se enfrentan por primera vez a los cambios que ocurren en su cuerpo mes tras mes. Por eso, la mejor manera para lidiar con esta etapa es conocer de antemano las transformaciones que sufrirá tu organismo y cómo tu bebé se va desarrollando a medida que pasan las semanas.

1 ▪ Primer mes de embarazo

En el primer mes de embarazo tiene lugar la fecundación, tras la cual las células que contienen la información genética de ambos padres se empiezan a multiplicar para formar el embrión.

Un par de semanas después, una vez que el embrión se haya formado, se implanta en el útero, donde seguirá desarrollándose.

En estas primeras semanas se disparan los índices de progesterona y Gonadotropina Coriónica Humana, una hormona cuya función es evitar la desintegración del cuerpo lúteo del ovario y garantizar la evolución del embarazo.

1 mes de embarazo

Esto es lo que provoca que el período menstrual se detenga, pero también es la causa de que aparezcan los comunes malestares matutinos, como los mareos o las ganas de vomitar, a la vez que afecta el estado de ánimo de la futura madre, quien se mostrará más irritable y sensible emocionalmente, incluso antes de saber que está embarazada.

2 ▪ Segundo mes de embarazo

En este mes, los cambios en la madre empezarán a hacerse más evidentes. Los síntomas que hasta el momento habían pasado desapercibidos se intensificarán, a la vez que aparecerán otros nuevos.

De hecho, al cabo de la quinta semana de gestación la futura madre empezará a experimentar somnolencia y se sentirá más cansada, sus pechos crecerán y serán más sensibles y es probable que su apetito aumente.

Mientras tanto, el embrión sigue creciendo: sus órganos y sistemas principales se están formando, su corazón ya tiene cuatro cavidades e incluso es posible distinguir su cabeza, ligeramente más grande que el resto del cuerpo, así como sus incipientes brazos y piernas.

2 meses de embarazo

3 ▪ Tercer mes de embarazo

A partir de este mes la barriga de la madre ya empezará a notarse un poco. Las náuseas y los vómitos que eran tan frecuentes en los meses anteriores comenzarán a disminuir, pero en cambio las alteraciones hormonales harán que se sienta más sensible emocionalmente, por lo que es probable que llore o se irrite con más facilidad.

3 meses de embarazo

La buena noticia es que en este momento la fase más crítica del embarazo va quedando atrás por lo que el riesgo de que ocurra un aborto y de que el bebé presente una anomalía congénita se reduce considerablemente debido, entre otros factores, a que en este mes termina el período embrionario y empieza la etapa fetal.

De hecho, en el tercer mes muchos de los órganos y sistemas del feto ya están formados, es posible distinguir la columna vertebral y los nervios espinales, a la vez que los cartílagos empiezan a endurecerse.

En este momento también se desarrolla el reflejo patelar, una contracción involuntaria de las piernas que le permite al feto moverse con mayor libertad.

4 ▪ Cuarto mes de embarazo

En el cuarto mes de embarazo la madre podrá estar más tranquila y disfrutar a plenitud de su gestación. En este momento las molestas náuseas y vómitos han quedado en el pasado y el riesgo de abortar se ha reducido muchísimo.

Las glándulas mamarias han comenzado a desarrollarse y los senos empiezan a aumentar de tamaño. Para el cuarto mes la barriga ya ha crecido lo suficiente como para notarse a simple vista, lo cual hará aflorar ligeros dolores en la zona pélvica.

4 meses de embarazo

También es probable que aparezca una extraña sensación de tener la nariz obstruida que se conoce con el nombre de “rinitis del embarazo”.

Mientras tanto, los huesos del feto siguen endureciéndose, sus brazos y piernas crecen y el cerebro empieza a controlar poco a poco los movimientos de su cuerpo.

En este mes el páncreas comienza a producir insulina, una hormona esencial para regular los niveles de glucosa en sangre después del parto. Además, ya es posible definir el sexo del bebé pues en este período se terminan de formar los genitales externos.

5 ▪ Quinto mes de embarazo

A lo largo de estas semanas el vientre de la madre seguirá creciendo y es probable que aumente una talla más.

En esta etapa los órganos internos se moverán de sitio para hacerle espacio al bebé, a la vez que el útero empezará a hacer presión sobre la vejiga, de manera que las ganas de orinar serán más frecuentes.

También es probable que la madre sufra problemas de estreñimiento, experimente un poco de dolor e inflamación en las piernas y que aparezcan las temidas várices o cloasmas.

5 meses de embarazo

No obstante, por primera vez, en algún momento a lo largo de este mes la madre sentirá cómo su pequeño se mueve dentro del vientre, la mayor recompensa por los difíciles cambios físicos que está atravesando.

Mientras tanto, dentro de su vientre el bebé sigue desarrollándose: las áreas del cerebro especializadas en los sentidos empiezan a funcionar, de manera que el feto ya puede escuchar los sonidos que provienen del exterior, a la vez que su piel empieza a cubrirse de lanugo, un vello muy sutil, y de vérnix, una sustancia grasosa que se forma a partir de las secreciones de sus glándulas sebáceas y de células muertas para proteger su piel.

6 ▪ Sexto mes de embarazo

En el sexto mes de embarazo suelen aparecer nuevos síntomas: se empiezan a formar las temidas estrías y es probable que la madre note algunas molestias en los dientes, de hecho, a algunas mujeres les sangran las encías al cepillarse, un problema causado por el incremento del nivel de estrógenos.

También es normal que presente problemas de circulación en las piernas y que empiece a retener un poco de líquido. A finales de este mes muchas madres pueden experimentar otro síntoma conocido como contracciones de Braxton Hicks, un mecanismo natural que les ayuda a prepararse para el momento del parto.

6 meses de embarazo

Mientras tanto, los párpados, las cejas y las uñas del bebé ya pueden distinguirse, sus ojos se han formado completamente y su piel empezará a pigmentarse.

En este momento el hígado empieza a producir diferentes enzimas que son esenciales para descomponer la bilirrubina, su aparato respiratorio también está madurando y el sistema límbico cerebral, encargado de regular las emociones y los sentimientos, se está desarrollando.

7 ▪ Séptimo mes de embarazo

En este mes la madre tendrá que lidiar con el aumento de peso, los problemas de movilidad y una mayor sensación de cansancio.

Los síntomas que había estado experimentando durante los meses anteriores se intensificarán, aumentará la fatiga y el agotamiento, así como los dolores en las piernas y el sueño constante.

También se mantendrán las ganas de ir al baño y se intensificarán los calambres menstruales y las contracciones que preparan al útero para el parto.

7 meses de embarazo

Sin embargo, como recompensa el bebé continúa creciendo y fortaleciéndose, de hecho, ya podría sobrevivir fuera del útero materno, aunque sus órganos aún están muy débiles.

A finales de este mes, el corazón del bebé ya bombeará sangre al cuerpo, su sistema circulatorio funcionará muy bien, sus pulmones habrán desarrollado una compleja red de vasos sanguíneos para nutrirse y su cerebro ya podrá regular la temperatura corporal. Por primera vez, el bebé empieza a abrir y cerrar los párpados y comenzará a dormir.

8 ▪ Octavo mes de embarazo

En el octavo mes de embarazo la madre se sentirá muy agotada y más torpe de lo habitual debido fundamentalmente al incremento de peso y a la retención de líquidos.

También es probable que empiece a notar ligeros cambios en la pelvis y la cadera, que irán adaptándose para darle paso al bebé.

En algunos casos, el bebé puede comprimir demasiado la vejiga, causando que la madre tenga pérdidas involuntarias de orina.

8 meses de embarazo

Durante este mes los pechos también habrán crecido bastante y ya habrán empezado a producir leche, de hecho, puede que alguna que otra vez salga el calostro.

Mientras tanto el bebé estará prácticamente listo para salir: sus pulmones y su sistema digestivo y renal están preparados para funcionar fuera del útero materno, los huesos del cráneo ya se habrán formado por completo, aunque no se fusionarán hasta varios años después y el cerebro habrá producido 100 billones de neuronas y tendrá cerca de 100 trillones de conexiones.

9 ▪ Noveno mes de embarazo

En este momento el embarazo ha llegado a término. Los dolores de espalda y abdominales serán cosa del pasado ya que la barriga habrá bajado un poco como resultado del descenso del bebé a la pelvis.

En cambio, suele aumentar el cansancio y la fatiga, un fenómeno que se conoce como agotamiento súbito. En estas últimas semanas los cambios hormonales también afectan a las articulaciones volviéndolas más débiles.

Además, es habitual que el tapón mucoso se desprenda y que el cuello del útero empiece a dilatarse para favorecer el parto.

9 meses de embarazo

De hecho, a partir de la semana 36 el bebé puede llegar en cualquier momento ya que todos sus sistemas y órganos están formados y funcionan bien.

El sistema inmunológico también está madurando para poder combatir las infecciones que le aguardan fuera del vientre materno y a finales del mes sus huesos serán más fuertes.

En este momento, es probable que el bebé ya se haya colocado con la cabeza sobre la pelvis esperando el momento adecuado para nacer.

Источник: https://www.etapainfantil.com/embarazo-mes-a-mes

Semanas de embarazo (SE) 1-4

Todo sobre el proceso de embarazo

Semanas de embarazo (SE) 1-4

¡Enhorabuena por el embarazo! A partir de ahora inicia una época muy bonita y emocionante. Aún no puedes notar que estás embarazada, pero en tu interior ya se está desarrollando una pequeña personita.

En las semanas 1, 2, 3 y 4 del embarazo (el primer mes de embarazo) se decide si en este ciclo se va a crear una nueva vida o no. Las primeras dos semanas son especialmente un factor de cálculo. La ovulación, y con ello la posibilidad de fecundar, tiene lugar a partir de finales de la segunda semana o a principios de la tercera.

Por consiguiente, la mujer no está embarazada en la primera y segunda semana. Puesto que en la mayoría de las mujeres resulta difícil calcular el momento en el que se produce la ovulación, el embarazo se calcula de manera segura a partir del primer día de la última menstruación y dura 40 semanas.

En función de los datos que el médico obtiene a partir de las distintas ecografías del bebé, suele ocurrir que más adelante se modifique la fecha de nacimiento pronosticada. Si el óvulo se fecunda a lo largo de la semana de embarazo (SE) 3, a continuación viene una fase extremadamente sensible.

Hasta el final de la SE 4 se decide si el embrión logra anidar en la pared uterina o si se expulsa en la siguiente menstruación.

Muchas mujeres no notan ninguno de estos procesos entre las semanas 1 y 4 del embarazo, otras empiezan a notar los primeros síntomas físicos del embarazo poco después de la fecundación.

La forma más segura para comprobar si se ha producido fecundación es con un análisis de sangre en la SE 4 o de orina a partir del primer día calculado de la siguiente menstruación, que corresponde a la semana de embarazo 5.

SE 1 – Menstruación normal y primeros preparativos para el embarazo

Consejo: Si tienes previsto quedarte embarazada, deja ya de fumar y evita beber alcohol.

En la SE 1 la mujer no está embarazada, sino que experimenta su menstruación normal. A pesar de ello y en el marco de este ciclo, durante este periodo el cuerpo se acondiciona para un posible embarazo. Las mujeres que planean quedarse embarazadas pueden empezar en la SE 1 a hacer algunas cosas para asegurarle a su bebé un buen comienzo.

Si se renuncia completamente al alcohol y a la nicotina, se consigue que estas sustancias nocivas ni siquiera lleguen al gameto: durante el primer tercio del embarazo son especialmente nocivas para el bebé. A partir de ahora solo se deberán consumir medicamentos (también naturales) después de haberlo consultado con el médico.

Para que el cerebro y el sistema nervioso del embrión se desarrollen correctamente, es preciso que haya un consumo suficiente de ácido fólico (vitamina B9, vitamina B11) especialmente durante los primeros tres meses de embarazo (el primer trimestre). Un déficit de ácido fólico puede tener como consecuencia problemas graves en el desarrollo y daños.

El ácido fólico natural se encuentra altamente concentrado en levaduras, germen de trigo, salvado de trigo, hígado de ternera y ave, así como en muchas verduras y frutas, en pescado y carne. Las mujeres que desean tener hijos deben tomar 0,4 miligramos de ácido fólico diariamente, también en forma de suplemento alimenticio, antes de que comience el embarazo y luego a partir de la SE 1.

SE 2 – Fecundación y ovulación

En la SE 2 la mujer sigue todavía sin estar embarazada. Su cuerpo se acondiciona ahora para la fecundación en este ciclo al engrosarse el endometrio y prepararse para la ovulación. Alrededor de la mitad del ciclo, un folículo maduro se rompe y expulsa un óvulo maduro en las proximidades de las trompas de Falopio.

Con la ayuda de numerosos cilios, el óvulo comienza a migrar a través de las trompas de Falopio hasta el útero. Un óvulo vive entre 12 y 24 horas después de salir del ovario.

La fecundación del óvulo tiene pues lugar hacia el final de la SE 2 o al principio de la semana siguiente.

Puesto que los espermatozoides masculinos sobreviven unos 2-5 días, los días fértiles de la mujer comienzan unos días antes de la ovulación. Es decir, es fértil durante un total de 6 días.

Después del orgasmo del hombre, unos 500 millones de espermatozoides comienzan una «carrera» que solo gana un espermatozoide. La fecundación del óvulo se suele llevar a cabo en las trompas de Falopio.

Para los espermatozoides este camino es complicado, sobre todo porque tienen que nadar contra los movimientos de los cilios.

Los nadadores más rápidos pueden superar esta distancia de 15 a 18 centímetros en media hora, otros necesitan días, muchos nunca llegan a su destino.

Si bien varios espermatozoides pueden penetrar la membrana exterior del óvulo, solo uno de ellos puede penetrar la membrana interna del mismo.

El espermatozoide que lo consigue viene determinado por señales bioquímicas del óvulo.

En cuanto el espermatozoide penetra en el óvulo, cambia su estructura química, lo que altera la corriente eléctrica alrededor de la membrana celular cerrando así el paso al resto de espermatozoides.

SE 3 – Comienza el embarazo

El embarazo propiamente dicho comienza a principios de la SE 3.

Inmediatamente después de la fecundación, el interior del óvulo presenta dos núcleos celulares: el núcleo del óvulo con el factor genético femenino y la cabeza del espermatozoide con la información genética masculina.

Su fusión crea el código genético único de un nuevo ser humano. Al poco tiempo, este cigoto se empieza a dividir convirtiéndose así en el punto de partida de miles de millones de otras células.

Consejo: El ácido fólico (vitamina B9, B11) es vital para que los órganos del bebé se desarrollen de manera saludable.

Al segundo día de la fecundación, este grupo celular consta de cuatro células, un día después de ocho células.

En la SE 3, su apariencia se asemeja al de una mora (latín: morula), por lo que los científicos denominan mórula al óvulo fecundado.

Un día después, se forma una cavidad dentro del grupo celular: la mórula se ha convertido en una estructura celular compleja (blastocisto) formada por dos tipos diferentes de células:

Los embrioblastos se convierten en el auténtico embrión: el bebé lleva este nombre científico hasta el final del primer trimestre, solo después de que se hayan formado todos los órganos importantes se le llamará feto.

La placenta se desarrolla a partir de los trofoblastos y, junto con el cordón umbilical conectado a ella, se hace cargo más adelante de la alimentación y del suministro de oxígeno del bebé y elimina los deshechos de su metabolismo.

Durante la semana de embarazo 3, el embrión se mueve incansablemente desde las trompas de Falopio hasta el útero, al que generalmente llega al principio de la semana siguiente del embarazo.

Cuando llega al útero, ya consta de unas 70 a 100 células. Los signos externos del embarazo todavía no son visibles en esta temprana etapa.

En la SE 3 la mayoría de las mujeres todavía no saben que están embarazadas.

Sin embargo, la fecundación lleva consigo un gran número de cambios hormonales que aseguran el mantenimiento del embarazo y el desarrollo del embrión. Inmediatamente después de la ovulación, el folículo asume una nueva función como cuerpo lúteo: Empieza a producir la progesterona, responsable del engrosamiento del endometrio y, por lo tanto, es crucial para la anidación del óvulo.

SE 4 – ¡Todo o nada!

Aproximadamente siete días después de la fecundación y a principios de la SE 4 el óvulo fecundado anida en el útero. En esta etapa se decide según el principio de «todo o nada» si sigue el embarazo.

Justo antes de la anidación, las influencias externas pueden resultar perjudiciales para el embrión. Si el organismo no logra compensar este tipo de daño, su desarrollo se detiene y el blastocisto se expulsa en la siguiente menstruación.

Poco antes de la anidación, el embrión sale de la membrana que lo rodea y penetra en el endometrio hasta que queda completamente cubierto.

Entre los embrioblastos y los trofoblastos se forman el saco gestacional y el saco vitelino, que se encarga de alimentar al embrión en las próximas semanas. A partir de ahora se forma la placenta alrededor del óvulo anidado.

A finales de la SE 4 el embrión mide solo medio milímetro: hasta el nacimiento, el bebé alcanza una longitud de entre 51 y 52 centímetros y un peso medio de unos 3.200 gramos.

Tres capas germinales como órganos

Hasta la SE 4, las células embrionarias son pluripotentes: en teoría cualquier órgano podría desarrollarse a partir de cualquier célula. La especialización celular comienza a partir de esta semana. A partir de los embrioblastos se desarrolla el denominado disco germinativo, que tiene una forma redondeada. Se forma a partir de dos capas germinales y poco después de tres:

Durante el desarrollo embrionario, la mayoría de los órganos internos (incluyendo los pulmones, el hígado, el páncreas, la vejiga urinaria y la uretra, así como el tracto digestivo interno) se forman a partir de la capa germinal interior (endodermo).

El corazón y los vasos sanguíneos, el tejido conjuntivo y el esqueleto, los músculos lisos de los intestinos, el bazo, los glóbulos sanguíneos y el sistema linfático, los riñones así como las gónadas y los órganos sexuales internos se desarrollan a partir de la capa germinal media (mesodermo).

A partir de la capa germinal externa (ectodermo) se forma la piel, el sistema nervioso y los órganos sensoriales.

Primero síntomas de embarazo en la madre

En la SE 4, muchas mujeres experimentan los primeros signos físicos del embarazo. La anidación del embrión en el útero puede dar lugar a lo que se conoce como sangrado de implantación, que es una ligera pérdida de sangre. A menudo esta semana los senos comienzan a estirarse y tensarse dolorosamente, a algunas mujeres se les oscurece la piel de la areola.

La producción de la progesterona retrasa el curso de todos los procesos corporales de la mujer embarazada para proteger el embrión, pero también asegura que a menudo se siente cansada y que aparezcan los primeros síntomas de estreñimiento provocados por el embarazo.

Algunas mujeres ya empiezan a experimentar las primeras molestias en la SE 4: Náuseas matutinas, aumento de la salivación y subidas y bajadas emocionales que la acompañarán durante todo el primer trimestre de embarazo.

Resumen de las semanas de embarazo 1 a 4 En las SE 1, 2, 3 y 4 se decide si se produce un embarazo en este ciclo menstrual. En las primeras dos semanas de embarazo todavía no existe embarazo. Dado que son pocas mujeres las que conocen el momento exacto de su ovulación, su inicio se calcula a partir del primer día del último período. La fecha de nacimiento calculada es aproximadamente a las 40 semanas. En la SE 1 la mujer tiene su menstruación regular. Si te estás planteando quedarte embarazada, puedes empezar a prescindir del alcohol y de la nicotina, de la automedicación y empezar a tomar ácido fólico, que resulta vital para el desarrollo sano del bebé. La ovulación ocurre al final de la SE 2, es decir, a la mitad del ciclo. Si el óvulo maduro se fecunda ahora o a principios de la SE 3 quiere decir que el embarazo ha empezado. En la SE 3, el óvulo fecundado comienza a dividirse y migra de las trompas de Falopio al útero hasta finales de esta semana. En la SE 4 el embrión anida en el endometrio. Esta semana es cuando se especializan las células: las tres capas germinales con diferentes tipos de células se transformarán en diferentes órganos durante las próximas semanas y meses. Muchas mujeres empiezan a experimentar los primeros síntomas de embarazo.

Este artículo ha sido revisado por nuestro equipo de expertos.

Источник: https://www.bebitus.com/magazine/embarazo/calendario-de-embarazo/semanas-de-embarazo-se-1-4.html

Todo sobre el proceso de embarazo

Todo sobre el proceso de embarazo

La fecundación se produce generalmente en la parta alta de las trompas de Falopio, donde un espermatozoide entra dentro del óvulo, unos 14 días después de la menstruación.

Una vez que el óvulo es fecundado, comienza a dividirse a medida que baja por las trompas de Falopio. En las primeras 24 horas se divide en dos y así continúa hasta que, cuatro días después, es una masa formada por más de 100 células denominada cigoto.

Al llegar al útero se adhiere a sus paredes, formando una pequeña oquedad en la se implanta.
 

Desarrollo del embrión: de la semana 3 a la 10

Una vez llega al útero se llama blastocisto, y tiene estructura de blástula bilaminar o con dos tipos celulares: el trofoblasto y la masa interna.

La masa celular interna sufre una invaginación (replegamiento interno) mediante lo que se conoce en medicina como gastrulación, la parte más importante del desarrollo embrionario en la que se forman las tres capas embrionarias: ectodermo, mesodermo y endodermo, a partir de las cuales se producirán todos los tejidos del futuro bebé.

La gastrulación se produce en la tercera semana de vida del embrión y gracias a ella se producen tres capas: ectodermo, la capa más externa que formará el saco amniótico y tejidos como la piel, la boca, la córnea, las glándulas mamarias y el sistema nervioso; mesodermo, la capa intermedia que da lugar al aparato circulatorio, el aparato excretor, los músculos, el esqueleto y el sistema reproductor; y el endodermo, la capa más interna a partir de la cual crean la mayoría de los órganos internos del cuerpo, el aparato digestivo, las glándulas y el sistema respiratorio.

En este momento comienza a formarse también la placenta y a producirse la hormona del embarazo hCG (gonadotropina coriónica) cuya función es detener la ovulación y favorecer la implantación del bastocisto en el útero.

En la cuarta semana pasa a ser un embrión y el embarazo ya puede detectarse en sangre y orina, por lo que empiezan también los primeros síntomas de embarazo: náuseas, cansancio, mareos, etc.

Dentro de la mujer, el embrión crece a un ritmo frenético y comienzan a formarse los riñones, el hígado y el sistema nervioso. También la espina dorsal, la cabeza, el tronco y el corazón.

En la 6ª semana el embrión mide unos 6 milímetros y ya cuenta con ojos, nariz, orejas, una apertura que se convertirá en la boca…

Su cerebro aumenta de tamaño y su corazón ya late, por lo que puede oírse en una ecografía. Comienza a nacerle las extremidades y a circular su sangre.

En la séptima semana se forma el interior de la boca y los oídos siguen en desarrollo. También se desarrolla el cordón umbilical para alimentar al bebé, proporcionarle oxígeno y eliminar sus desechos. Sus órganos siguen formándose y empiezan a funcionar.

Al final de la octava semana mide unos 2,5 cm y todos sus órganos principales están formados.

En las siguientes cuatro semanas cada órgano continúa madurando y adopta la forma de un humano. En la ecografía de la semana 12 ya es posible ver a un diminuto bebé de unos 6 cm completamente formado.
 

Desarrollo del feto

Desde la semana 10 se considera que el embrión ya es un feto, por lo que comienza el periodo fetal que dura hasta el parto.

En el segundo trimestre de embarazo el feto se vuelve más proporcionado y aparecen nuevos detalles como el pelo de la cabeza y las cejas. Además, se desarrolla su aparato reproductor, el hígado comienza a secretar bilis y, hacia la semana 16, es posible saber si es niño o niña.

En torno a la semana 18 podrás empezar a notar sus movimientos, aunque el feto s emueve desde la octava semana de embarazo.

Hacia la mitad del embarazo, la semana 20, el feto comienza escuchar sonidos del exterior, por lo que es buen momento para empezar a hablarle y cantarle o ponerle música para estimular su desarrollo y fortalecer vuestro vínculo. En este momento mide aproximadamente 20 cm largo y pesa cerca de 255 gramos.

En la semana 20 también te realizarán la ecografía morfológica, una prueba fundamental para saber si el desarrollo del feto es normal o existe alguna anomalía.

Desde la semana 21 empieza a engordar y sus órganos maduran preparándose para el nacimiento. Desde la semana 24 es viable, aunque es importante que permanezca en el útero hasta la semana 37 al menos.

Sus sistemas digestivo, circulatorio y respiratorio están madurando y preparándose para la vida fuera del útero. Su cerebro crece rápidamente y aparecen las papilas gustativas. Sus pulmones desarrollan los alvéolos y sus células producen una sustancia que ayuda a los sacos de aire a inflarse fácilmente.

Hacia la semana 28 se coloca hacia abajo, preparándose para adoptar la postura cefálica necesaria para nacer vaginalmente, aunque algunos bebés lo hacen más tarde. En este momento mide 36 cm y pesa un kilo.

En la semana 28 empieza el tercer y último trimestre de embarazo, en el que el bebé engorda hasta llegar a los 3,2 kilos en la semana 40.

Hacia el final del embarazo sus movimientos se notan menos porque tiene menos espacio. Tú te notarás cada vez más cansada y pesada y las contracciones de Braxton Hicks se harán más frecuentes para preparar al útero para el parto.

En la semana 37 el bebé está listo para nacer, aunque puede no hacerlo hasta la semana 42. No obstante, debes preparar la bolsa para el hospital y estar atenta ya que, en cualquier momento, el proceso de embarazo terminará con el parto. 
 

¿Qué cambios se producen en la madre?

Desde el momento en el que te haces la prueba de embarazo y confirmas la gestación, a medida que tu pequeño se desarrolla y crece, tú también irás notando muchos cambios y síntomas diferentes.

Primer trimestre

Los síntomas habituales son náuseas, vómitos, cansancio, fatiga, ganas de orina, aumento de la salivación, antojos…

En este primer trimestre comienzan a crecer los senos y la tripa, aunque todavía se notará poco.

Segundo trimestre

Este trimestre suele ser el de menos molestias y más energía, aunque depende de cada embarazo. Las náuseas desaparecen y pueden surgir pequeñas molestias como estreñimiento, ardor, estrías…

La tripa ya comienza a elevarse sobre la pelvis y al final de este trimestre se notará perfectamente que estás embarazada.

Tercer trimestre

De nuevo aparece el cansancio, el dolor de espalda, el ardor se hace más fuerte, pueden surgir otras molestias como calambres, contracciones de Braxton Hicks…

Prepárate para el parto, ya que puede adelantarse, y confía en que todo saldrá bien.

Niño o niña en el embarazo es la duda que asalta a muchas parejas cuando desean tener un bebé. Existe una teoría que relaciona el momento de la concepción con el estado de la ovulación. La evidencia científica de esta relación es poca, pero dado que su práctica es totalmente inocua es una opción que siempre se puede probar.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

En Canastilla del Embarazo podrás encontrar muestras gratis para tu bebe

Indice

  • ¿Cuándo empieza un embarazo?
  • Cómo cambia tu vida

¿Cuándo empieza un embarazo?

En la primera semana de embarazo realmente no se ha producido aún la concepción, ya que los embarazos se cuentan desde la fecha de la última regla, por lo que esta semana es la semana previa a la ovulación.

En esta semana el óvulo que no fue fecundado en el ciclo anterior se expulsa justo con los restos de endometrio en lo que se conoce como menstruación. Este periodo suele durar entre 3 y 5 días. Al acabar, comienza la fase folicular o preovulatoria.

En esta fase, la hipófisis (una glándula endocrina que produce distintas hormonas) manda una señal al cerebro para que comience a fabricar la hormona folículo-estimulante o FSH, encargada de estimular a los folículos que hay en los ovarios de la mujer para que desarrollen entre 10 y 100 folículos. Después, empieza a segregar grandes cantidades de estrógeno para preparar el endometrio, mientras el hipotálamo comienza a liberar otra hormona llamada prolactina, que ayuda a que estos folículos maduren.
 

Cambios en la madre

En esta semana notarás la regla y sus síntomas: hinchazón, cólicos, malestar, irritabilidad… Anota bien la fecha en que te vino la regla para que puedas calcular tus días fértiles (que serán hacia la semana siguiente) y así aumentar tus posibilidades de concebir.

Lo normal es que no notes ningún síntoma de ovulación ya que, a no ser que tengas un ciclo muy corto, la ovulación ocurre hacia mitad del mismo, por lo que suele ser entre el día 10 y el 20.
 

¿Cómo cuidarse en estas semanas?

Ahora que habéis tomado la gran decisión de ser padres, un montón de sentimientos y pensamientos nuevos aparecen en tu mente.

Las futuras mamás deberán hacer una lista de las cosas que van a necesitar y prepararse para los cambios que van a sufrir, para llevar un embarazo lo más relajante y tranquilo posible.

Pero los papás también tendrán que aprender y leer sobre el embarazo y el parto, estar listos ante cualquier acontecimiento.

Es importante que empieces a cuidarte desde ya, aunque aún no estés embarazada, ya que esto puede ocurrir en unos días y es necesario que tu organismo esté preparado para ello y libre de sustancias perjudiciales para la implantación de embrión y el desarrollo del mismo.

Deja de fumar y no bebas alcohol, ya que ambas son sustancias muy perjudiciales que pueden dificultar la concepción o causar un aborto espontáneo. Además, fumar de manera regular disminuye la cantidad y la calidad de los ovocitos y la calidad, la movilidad y la cantidad del esperma, por lo que debéis dejar de fumar ambos.

Es importante también que sigas una dieta sana y equilibrada que incluya alimentos ricos en nutrientes esenciales para el embarazo como hierro, zinc, selenio, ácido fólico y ácidos grasos omega-3, ya que estos nutrientes pueden mejorar la calidad de los óvulos. 

Es fundamental que empieces a tomar desde antes del embarazo un suplemento de ácido fólico o vitamina B9. Esta vitamina reduce hasta en un 72% la posibilidad de que el feto desarrolle malformaciones relacionadas con el cierre del tubo neural, como espina bífida o anencefalia.

Como este tubo se cierra en las primeras semanas de embarazo, puede que este proceso ocurra antes de que confirmes el embarazo, por lo que debes contar con reservas suficientes desde antes de la fecundación.

Incluye en tu dieta un suplemento dietético con ácido fólico desde 3 meses antes de empezar a buscar el embarazo que contenga 400 mg de ácido fólico.

También es recomendable que incluyas suplementos de yodo, ya que este mineral favorece el desarrollo cerebral del bebé y de sus sistema nervioso.  

Haz una visita preconcepcional para asegurarte de que todo está bien, sobre todo si padeces alguna enfermedad crónica y tomas medicación, ya que esta puede afectar a la concepción y al embarazo.

La luna es el satélite de la tierra, un elemento mágico y místico que representa para muchas culturas el poder femenino, la diosa madre, por lo que muchos de los nombres relacionados con la luna son femeninos…. (cuando empieza el embarazo)

Son muchos los significados que encontramos de los diversos nombres que existen. Uno de ellos es “salud” o “sano”, haciendo referencia al buen estado físico de una persona. Si quieres que tu hijo tenga… (desde cuando empieza el embarazo)

La grandeza es una cualidad que hace referencia a una persona que es grande en importancia, tamaño, intensidad o bondad. Son muchos los nombres que encontramos de diversos orígenes, tanto para chica como… (como empieza un embarazo)

Cuando te enteras de que vas a ser mamá una de tus primeras «preocupaciones» será la decisión del futuro nombre de tu hijo. Tendrás que tener en cuenta que el nombre sea apropiado tanto para un niño como… (como empieza el embarazo)

La mayoría de partos empiezan por la noche, por eso hay muchos nombres, de diversos orígenes, que significan “nacido de noche”. También hay muchos nombres que significan simplemente “noche”. ¿Quieres conocerlos?… (desde cuando se empieza a contar el embarazo)

Desde el momento en que el óvulo es fecundado, comienza a crecer y desarrollarse a un ritmo frenético para pasar en 9 meses de medir menos de un milímetro a medir unos 50 cm y pesar alrededor de 3 kilos…. (cuando comienza el embarazo)

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/semanas-embarazo/todo-sobre-el-proceso-de-embarazo-9334

Definición de embarazo

Todo sobre el proceso de embarazo

⌚ 4 Min de lectura | El embarazo es el periodo comprendido entre la fecundación de un óvulo y el nacimiento del recién nacido. En la raza humana este periodo es de unos nueve meses.

Los embarazos se datan desde el primer día de la última regla y se calcula la fecha probable del parto 40 semanas más tarde.

Según estas cuentas se incluye en este cálculo un periodo inicial, que en mujeres con ciclos regulares es de dos semanas, en el que la mujer todavía no está embarazada, pero habitualmente la fecha de la última menstruación es el único dato del que se dispone para datar la gestación. En los casos en que conocemos la fecha de concepción se trataría de sumar38 semanas a esa fecha.

Fases del embarazo

El embarazo también lo dividimos por trimestres, porque cada uno de ellos tiene sus connotaciones diferentes:

  • El primer trimestre, los tres primeros meses o contando en semanas desde la concepción hasta la semana 13-14, es el que más riesgo tiene de pérdidas de embarazo, abortos espontáneos que son frecuentes en este trimestre pues son embarazos fruto de embriones con algún defecto cromosómico o anatómico que no le permite seguir desarrollándose con normalidad más allá de las primeras semanas. Es el periodo en el que se formarán todos los órganos fetales, que estarán completos al finalizar este trimestre. También asociamos esta franja del embarazo con la más incómoda para la gestante, pues es durante estas primeras etapas en las que se manifiestan las náuseas y vómitos del embarazo.
  • Segundo trimestre es el periodo central, de transición, desde la 13-14 a la 26-28 semanas, durante el cual el feto básicamente crece y gana peso, la formación de todos sus órganos se ha completado durante el primer trimestre, la madre se encuentra mejor de la sintomatología inicial y todavía no acusa las molestias del final de embarazo.
  • El tercer trimestre son las últimas semanas, en las que el feto ya ha adquirido un considerable peso y volumen responsable de las molestias que refieren las gestantes por el hecho de acarrear ese peso con ellas. Durante este periodo el feto madura sus órganos para que se puedan adaptar a la vida exterior, dejará de alimentarse y respirar por el cordón umbilical para hacerlo directamente por vía oral y respiratoria. Es el periodo a partir del cual el feto es viable en el exterior, por lo que se aconseja no hacer grandes viajes ni actividad física intensa.

En cualquier caso, si hacemos el esfuerzo de ser precisos en los cálculos, los nueve meses y las 40 semanas desde la última regla, o las 38 a partir de la concepción coinciden en la misma fecha estimada para el parto.

Cómo se calcula el embarazo

Popularmente, se calcula el embarazo en meses, y los ginecólogos lo calculamos en semanas, y es muy frecuente que las cuentas de unos y otros no coincidan.

El motivo por un lado son esas dos semanas de decalaje, que no hay que tener en cuenta, y por otro que comúnmente equiparamos los meses a cuatro semanas, cosa imprecisa, pues la mayoría de meses tienen 30 o 31 días, que no equivalen a cuatro semanas.

Además, esta fecha es aproximada, y la mayoría de las gestantes dan a luz en los tres o cuatro días anteriores o posteriores a esa fecha estimada, que es cuando se cumple la semana 40, pero también las hay que se adelantan o retrasan dentro del periodo que consideramos normal para un parto a término, que es desde la semana 37 a la semana 42. Antes de la semana 37 se considera parto prematuro y después de la semana 42 se considera un postmaduro.

Tanto un extremo como el otro tiene riesgos para el recién nacido y conviene evitarlos.

Los embarazos postmaduros presentan más frecuentemente complicaciones fetales por el envejecimiento de la placenta, y los prematuros presentan el riesgo de la inmadurez del feto que, aunque tenga todos sus órganos formados, no está preparado para su vida fuera el vientre materno antes de tiempo. Cuanta más prematuridad, más problemas puede presentar.

Se han dado casos de prematuros extremos, de medio kilo y 24-25 semanas, que han llegado a sobrevivir, pero frecuentemente presentan problemas de salud pues ni su pulmón está preparado para respirar, ni su sistema digestivo lo está para absorber los nutrientes de la leche… Cuantas más semanas en el útero materno, mejor, hasta llegar al término de las 37-38 semanas.

A este respecto también es confusa una creencia popular que dice que es mejor que un prematuro sea “sietemesino” que “ochomesino”, nada más incorrecto, ¡cuantas más semanas tenga mucho mejor!

Lo que debes saber…

  • El embarazo es el periodo comprendido entre la fecundación de un óvulo y el nacimiento del recién nacido.
  • Se datan los embarazos desde el primer día de la última regla y se calcula la fecha probable del parto 40 semanas más tarde.
  • El embarazo se suele dividir por trimestres, porque cada uno de ellos tiene sus connotaciones diferentes.

Dra. Natalia Garcia Montaner Especialista en Ginecología y Obstetricia

Médico colaborador de Advance Medical

Источник: https://www.salud.mapfre.es/salud-familiar/mujer/embarazo/definicion/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: