Tómate el posparto con calma

Depresión post parto: ¿cómo tratarla?

Tómate el posparto con calma

  • Mi bebé y yo
  • Parto
  • Postparto
  • Depresión post parto: ¿cómo tratarla?

Mi bebé y yo

​Has superado el momento del parto y ya tienes en tus brazos a tu bebé. Sin embargo, no te sientes feliz.

Al contrario, sientes una tristeza inmensa, estás irritable y la ansiedad te acompaña de día y de noche. ¿Por qué estoy sintiendo esto? ¿Soy una mala madre? No te preocupes.

Seguramente, estás sufriendo la llamada depresión posparto o baby blues.

Síntomas de la depresión post parto

La sufren una de cada diez mujeres que dan a luz. Sus síntomas son muy similares a los de una depresión normal y suelen durar unas dos semanas después del parto. Se desconocen a ciencia cierta sus causas, pero todo parece indicar que el reajuste hormonal que sufre el cuerpo de la mujer cuando ha dado a luz es uno de los mayores culpables.

Esto sumado a la responsabilidad que supone tener un hijo y al posible sentimiento de incapacidad para hacerse cargo del bebé por parte de una madre primeriza, transforma los días posteriores en una etapa díficil para la mujer. Si el parto ha sido traumático o la mujer ha debido dejar de trabajar para cuidar a su bebé, las posibilidades de aparición de este trastorno aumentan.

Si nos encontramos con estos síntomas, ante todo, no hay que forzar a la madre a que acepte a su bebé. Simplemente, se trata de darle tiempo. La mamá se recuperará y querrá a su bebé inmensa e incondicionalmente.

El insomnio, el síntoma más común

El insomnio o la falta de sueño podría ser un síntoma de la depresión posparto. Así lo señala el estudio, dirigido por la psiquiatra Karen Dørheim, del hospital universitario Stavanger de Noruega, y publicados en la revista Sleep.

Dicha investigación señala que, habitualmente, esta falta de sueño se achaca al cansancio de los días posteriores al parto y a la adaptación de la madre a los horarios del bebé. Por eso, muchas veces, la depresión posparto no es identificada como tal. El estudio aporta que la falta de sueño es un síntoma de la depresión en sí.

¿Por qué se produce insomnio después del parto? Según la investigación citada anteriormente, existen unos factores que contribuyen a la falta de sueño después del parto:

  • Tener problemas de sueño anteriores al parto.
  • Ser primeriza.
  • Combinar la lactancia con otro tipo de alimentación.
  • El hecho de que el bebé sea niño.

La falta de sueño fue identificada como un síntoma de depresión cuando el insomnio va unido a otros elementos, como una pobre relación de pareja, haber sufrido depresión antes del embarazo o durante el mismo y haber vivido situaciones estresantes a lo largo de la vida.

Tipos de depresión post parto

Según la gravedad, podemos distinguir dos tipos de depresión posparto:

Depresión posparto leve

La experimenta el 80% de las mujeres que sufren este trastorno. Se caracteriza por su poca gravedad y repercusión en la salud mental de la madre. No necesita tratamiento. Aparece 2 ó 3 días tras el parto, para desaparecer pasados 15 días.

Insomnio, ansiedad, irritabilidad, llanto fácil, agobio y miedo a no ser capaz de hacerse cargo de su bebé son algunos de sus síntomas.

Sufren, también, problemas de autoestima, ya que no aceptan su cuerpo y se sienten feas al observar las secuelas del embarazo y el parto en su cuerpo.

Depresión posparto grave

Sólo se consideran graves el 10% de las depresiones posparto. La depresión posparto grave aparece un mes después de dar a luz, cuando la madre se siente incapaz de hacerse cargo de su hijo. Los síntomas van desde angustia, tristeza y agresividad a ataques de pánico, miedos, temores y baja autoestima.

Estos síntomas pueden dar lugar a trastornos en la alimentación, como aumento desmesurado del apetito o, por el contrario, pérdida del mismo. Además, pueden aparecer taquicardias o insomnio. Este tipo de depresiones, necesita el diagnóstico y tratamiento de un profesional especializado.

Cómo prevenirla

Existen tres formas de prevenir la depresión después del parto: detectar precozmente el trastorno, tratarlo rápidamente y evitar sus consecuencias. Éstos son otros consejos importantes:

No intentes ser una súper mujer. Tener un hijo requiere una dedicación exclusiva, por lo que sería conveniente que intentaras tener pocos compromisos y disponer de tiempo para él. Es importante que dispongas de una o varias personas de confianza con quien poder dejar al niño en caso de necesidad. No temas pedir ayuda.

Descansa siempre que puedas. Aprende a echar cabezadas cuando alguien pueda atender al bebé o esté descansando.

Aliméntate adecuadamente. Los vegetales, la fruta fresca, la leche, los cereales y el pescado azul no deben faltar en tu dieta.

Busca tiempo para reencontrarte con tu pareja. Antes de recuperar el deseo sexual, debéis cuidar la aproximación física.

Distráete. Procura encontrar ocasiones para ir de compras, ver una película en el cine, ir a cenar con tu pareja o pasear con tu pequeño.

Relacionáte con otras parejas que también estén esperando un hijo. Así podréis compartir experiencias y preocupaciones.

– Si te es necesario, puedes acudir a sesiones para después del parto y grupos de ayuda a la lactancia. Encontrarás apoyo y comprensión.

Procura no realizar cambios en tu vida, como una mudanza. La llegada de un hijo ya va a suponer un cambio radical, por lo que hay que evitar que se junten demasiadas cosas.

Test de depresión posparto

¿Sufres depresión posparto? Ponte a prueba: • ¿Te sientes muy triste? • ¿Tu estado de ánimo es mejor por la noche que por la mañana? • ¿Tienes ganas de llorar todos los días? • ¿No tienes apetito? • ¿Te sientes cansada y decaída? • ¿Te resulta difícil concentrarte? • ¿No tienes ganas de hacer nada? • ¿Tu vida te parece difícil? • ¿Duermes mal? • ¿Estás irritable o nerviosa? • ¿Tienes miedo de todo lo que te pasa? • ¿No eres capaz de cuidar de ti misma?

Si experimentas todas o muchas de estas sensaciones de forma más bien intensa y persistente, es posible que estés padeciendo una depresión posparto.

En estos casos, debes darle a esta situación la importancia adecuada y no afrontarla tu sola. Es importante que pidas ayuda a tu entorno familiar y a tu médico, que te sabrá dar el consejo adecuado.

Si no es éste tu caso, sólo se trata de un trastorno pasajero, que debe considerarse totalmente normal en el último período del embarazo.

Cómo superar una depresión posparto

Lo más importante es que seas consciente de lo que te ocurre y que te dejes asesorar por un profesional, quien evaluará cuál es el mejor tratamiento que puedes seguir. Sin embargo, además de seguir las indicaciones del médico, también debes tener presentes los siguientes consejos:

Habla de tus sentimientos, de tus miedos y de tus angustias con alguien.

Relájate en algún momento del día; simplemente, no hagas nada.

Prueba a escribir un diario, donde plasmar tus sentimientos del día a día. Así te darás cuenta de tu evolución.

Respétate a ti misma. Si un día te levantas sin ganas de hacer nada, no te desesperes. Relájate y tómate un respiro. Ya verás cómo otro día te levantarás con más ánimos.

Intenta ser honesta contigo misma y no hagas lo que no puedes hacer; pide ayuda a tu pareja.

Evita quedarte sola todo el día y haz el esfuerzo de quedar con familiares y amigos.

Olvídate de tener la casa siempre en orden. Haz lo que te sea posible hacer y, si no se hace, no pasa nada.

Evita esfuerzos desmesurados que te puedan ocasionar demasiado cansancio, ya que la fatiga puede empeorar la depresión.

Aliméntate debidamente.

– Haz ejercicio físico moderado. Puedes salir a caminar media hora al día o practicar yoga, muy bueno para el equilibrio entre la mente y el cuerpo.

La lactancia materna como remedio natural

La lactancia materna o dar el pecho al bebé tiene muchos beneficios, entre los cuales está el de ayudar a tratar o paliar la depresión posparto.

Por tanto, es importante que los profesionales de la salud lo tengan muy en cuenta porque pueden servirse de la lactancia materna como «fármaco» para tratar el desajuste a nivel psíquico y físico que supone padecer depresión posparto.

Ya hace más de 50 años que el doctor Louis-Victor Marcé, según cita La Razón, recomendaba seguir amamantando al bebé a pesar de que la mamá padeciera una sintomatología depresiva y no dejar de hacerlo hasta que ésta desapareciera.

Y es que este doctor ya se dio cuenta de la relevancia de amamantar al bebé como herramienta terapéutica para tratar la depresión posparto.

Entre otras cosas, la lactancia materna potencia el vínculo entre la mamá y el bebé, algo muy importante para superar este trastorno. 

¿Qué ocurre hoy en día?

En la actualidad, se utilizan una gran variedad de psicofármacos para tratar la depresión posparto y algunos de ellos no son compatibles con la lactancia, por lo que el médico la desaconseja a la mamá. Lo que se pone de relevancia ahora es que la mamá siga dando el pecho al bebé tomando, si es necesario, psicofármacos compatibles con la lactancia. 

Y es que la lactancia materna aporta muchos nutrientos esenciales para el desarrollo del bebé y también es beneficiosa para la mamá. Entre otras cosas, disminuye su ansiedad y favorece el bienestar.

La Academia Americana de Pediatría lo deja claro: «Antes de recomendar la lactancia artificial o un destete temprano el profesional médico debería sopesar muy seriamente los beneficios de la lactancia frente a los riesgos de no recibir leche materna».

Hormonas relacionadas con la lactancia

Desde el punto de vista neurohormonal, cabe destacar que las principales hormonas intervinientes en el amamantamiento son la prolactina y la oxitocina:

  • La prolactina: desarrolla un papel central en la producción de la leche materna y permite a la mamá adaptarse a su nuevo rol: promueve conductas de protección, favorece el desarrollo del instinto maternal…Y, además, tiene un efecto ansiolítico.
  • La oxitocina: además de favorecer la eyección de leche materna, fortalece el vínculo entre la mamá y el bebé, aumenta los sentimientos de confianza y bienestar maternos, reduce el estrés en la madre e induce serenidad y calma.

La lactancia materna protege a los bebés de los efectos nocivos de la depresión materna. Así lo evidencian varios estudios comparativos con madres deprimidas que lactaban y madres deprimidas que no lo hacían. Se ha observado que en los casos en los que las madres amamantaban a sus bebés, la responsividad materna era mayor y las interacciones diádicas más satisfactorias.

Depresión posparto, también en los padres

Los hombres, en un porcentaje que varía entre el 4% y el 5%, también sufren depresión posparto. Sufren ansiedad y sentimientos injustificados de culpabilidad, miedo, pánico, insomnio y pensamientos que pueden llegar a ser autodestructivos. Del mismo modo que le puede ocurrir a la mujer después de dar a luz, el papá también puede sufrir depresión posparto

Causas de la depresión posparto en el papá

En el caso masculino, la causa está relacionada con factores culturales, como el estrés. Convertirse en papá puede asustar a muchos hombres, ya que tener un hijo supone una enorme responsabilidad y un cambio del estilo de vida. Ello puede generar un fuerte estrés en algunos hombres, lo que causaría la depresión posparto.

Además, con el nacimiento del bebé, la vida en pareja se ve truncada, especialmente durante las primeras semanas de vida del recién nacido. Se trata de un cambio brusco y repentino que algunos hombres no saben cómo gestionar correctamente y que puede provocar un desequilibrio psicológico.

Por otro lado, otro factor que puede generar ansiedad al papá primerizo es la importancia que se da a su rol como padre. Es decir, actualmente, la figura de papá está muy implicada en el cuidado del bebé.

Esto no ocurría antes, cuando el hombre era quien trabajaba fuera de casa y la mujer la que cuidadaba al niño. Hoy en día, las mujeres esperamos mucho del papel de papá, y ello puede generar estrés emocional en algunos hombres.

 

Cómo podemos ayudarle a superar la depresión posparto

Uno de los principales problemas de la depresión posparto masculina se halla en el hecho de que los hombres son, en general, menos expresivos que las mujeres y les cuesta compartir sus emociones, ya sean positivas o negativas. Ello dificulta la detección de la depresión y también hace más difícil ayudar a quien la sufre a superarla. 

Para ayudar a tu pareja, deberías convencerle para que asista a un curso para padres primerizos. Allí conocerá a otros hombres que se encuentran en su misma situación, lo que debería ayudarle a reducir sus temores sobre lo que se espera de él como padre y dentro de la pareja.

También puede ser útil involucrarle en el cuidado del bebé de forma positiva. Es decir, evitar regañarle por todo («Eso se hace así», «Es mejor que me dejes hacer a mí») e intentar que se implique en el cuidado del niño con energía y sabiendo que lo está haciendo bien.

Por otro lado, para el bienestar de la vida de la pareja, puede ser bueno dejar el bebé al cuidado de los abuelos de vez en cuando para salir a cenar o escaparse un fin de semana.

(Te interesa: Qué comer después del parto)

Источник: https://mibebeyyo.elmundo.es/parto/despues-del-parto/depresion-postparto-312

Adelgazar después del parto: un plan para volver a tu peso que funciona

Tómate el posparto con calma

Cuando tenemos un bebé, nuestro cuerpo pasa por un proceso de transformación impresionante, en el que somos testigos de la capacidad que tiene para concebir y llevar una nueva vida. En tan solo nueve meses, pasamos por muchos cambios físicos y en la mayoría de los casos, quedamos con algunos kilitos de más tras el nacimiento de nuestro bebé.

Es normal querer sentirse cómoda y desear deshacerte de esos kilos que nos dejó el embarazo, pero no hay que obsesionarse, sino hacerlo con sentido común y sin prisas. Por ello, hoy te compartimos algunos consejos para adelgazar después del parto: un plan para volver a tu peso que funciona.

Sabemos que esos kilos de más que ahora llevamos pueden hacernos sentir diferente y un poco incómodas con nosotras mismas, pero ten presente esto: te tomó nueve meses llegar al sitio en el que estás. Con eso quiero decirte que tomes las cosas sin prisa y con calma, y no intentes bajar de peso de manera rápida ni presionada.

Recuerda que antes de comenzar cualquier rutina de ejercicios o plan de alimentación después del parto, deberás consultar con tu médico, quien te dará el visto bueno para que puedas comenzar poco a poco a activarte y saber si hay ciertos alimentos que puedes o no comer, según tus necesidades y las de tu bebé en caso de que le des el pecho.

Es importante mencionar que la vuelta al entrenamiento dependerá de la actividad física que hayas realizado tanto durante el embarazo como antes de quedar embarazada.

Si eras físicamente activa antes y durante el embarazo no tienes porqué limitarte a caminar durante las primeras semanas una vez que la cuarentena ha terminado.

Por ejemplo, si durante el embarazo hemos continuado con el entrenamiento de fuerza (recomendable, por otro lado), no hay problema en volver después de la cuarentena, solo tomando ciertas precauciones, y de preferencia, asesorada por un entrenador personal.

Por el contrario, si nunca te has ejercitado, es sumamente importante respetar la cuarentena para que tengas una recuperación adecuada y le des a tu cuerpo el tiempo suficiente de descanso y así esté listo para el momento en el que comiences a hacer ejercicio. Al inicio será con ejercicios suaves y ligeros, para después implementar algunas rutinas más completas y activas, como las que te compartiré a continuación.

Rutinas de ejercicio para adelgazar después del parto

Cuando comiences a retomar la actividad física después de tu embarazo y parto, deberás hacerlo de forma gradual, pues el hecho de que ya no estés embarazada no significa que podrás ejercitarte de la misma manera en la que lo hacías antes de la gestación (a excepción de lo que mencionábamos sobre quienes ya estaban acostumbradas a la actividad física).

Por ello, vamos a dividir nuestra rutina de ejercicio en fases, en las que comenzaremos a trabajar poco a poco y aumentando la intensidad. Te recomendamos dedicar en cada fase un mínimo de dos semanas, para darle tiempo a tu cuerpo de que se vaya acostumbrando a la actividad física de forma gradual y sin prisas.

Si necesitas o deseas tener más tiempo para adaptarte, puedes tomar un par de semanas más. Recuerda que tú puedes y debes regular tus tiempos acorde a tus necesidades y capacidades, pues cada cuerpo es diferente.

Primera fase: ejercicios suaves y caminata

Una vez que lo hayas consultado con tu médico y te haya dado permiso de hacerlo, comienza por ejercicios suaves y ligeros, como caminata ligera en un parque cercano, incluso puedes llevar a tu bebé en su cochecito para que te acompañe.

No te preocupes si al principio solo puedes caminar unos cuantos minutos, la idea es comenzar poco a poco e ir aumentando. Caminar media hora diaria nos ayudará a cuidar nuestro corazón, activar nuestra musculatura y mejorar la circulación sanguínea, pero debemos ser constantes.

Al caminar diario, iremos activando diferentes partes del cuerpo y ayudaremos a mantenerlas tonificadas, lo que a la larga nos ayudará a perder peso. También es importante que empieces con estiramientos para ir preparando los músculos para una actividad más intensa.

Segunda fase: yoga y pilates

Después de que tu cuerpo se vaya acostumbrado a retomar la actividad física tras el parto, podrás ir aumentando la frecuencia e intensidad de ésta. Una gran opción para hacer ejercicio que nos ayude a adelgazar después del parto, es hacer entrenamientos en casa, pues así podremos acomodarlos a nuestra rutina diaria y sin necesidad de transportarnos o conseguir niñera.

Algo que debemos tomar en cuenta una vez que haya pasado la cuarentena y retomemos la actividad física, es que debemos trabajar en fortalecer el suelo pélvico, para lo que podemos hacer ejercicios de Kegel, así como una rutina de abdominales hipopresivos, ya que ambos nos ayudarán a fortalecer la zona pélvica interna.

Dos actividades que son ideales para comenzar a ejercitarnos poco a poco tras el parto son el yoga y el pilates, pues además de que podemos practicarlos en casa, ambos son de bajo impacto y nos ayudarán a mejorar nuestra postura corporal mientras nos ejercitamos de manera suave.

Podemos hacer rutinas de 15 minutos de yoga en casa o buscar en canales de algún entrenamiento de yoga que podamos hacer en nuestro salón. Recuerda tomarte tu tiempo y si sientes que alguna postura te incomoda, descansa y cámbiala por otra.

Tercera fase: abdominales y piernas

Más adelante, podemos comenzar a trabajar en fortalecer piernas y abdomen.

Para fortalecer las piernas, debemos hacer ejercicios para nuestros músculos abductores (la parte interna del muslo) y los glúteos, que podremos trabajar en casa apoyándonos únicamente con una goma elástica, o bien, intentar alguna rutina de ejercicios isométricos para fortalecer tus piernas, o sentadillas (medias o completas, que podrás hacer sin necesidad de tener algún equipo o aparato.

En el caso del abdomen, nuestros compañeros de Vitónica nos proponen un circuito de abdominales para entrenar en casa y que podemos realizar en cuestión de diez minutos, lo que lo hace ideal para las madres que solemos tener poco tiempo o disponibilidad para hacer alguna rutina más completa.

Al trabajar el abdomen deberemos evitar hacer los típicos crunches (las abdominales de toda la vida) pues la hiperpresión abdominal puede afectar al suelo pélvico. Lo que haremos es enfocarnos en trabajar el core con ejercicios como planchas frontales y laterales.

Para esta fase, te proponemos un reto de siete días usando tu casa como gimnasio… y sin comprar nada extra, que seguro te vendrá muy bien.

Cuarta fase: ejercicio aeróbico y rutinas full body

Una vez que hayamos fortalecido y tonificado estos músculos, podremos complementarlos con ejercicio aeróbico suave, como la bicicleta, tanto indoor como de calle, o la elíptica, que nos ayudará a quemar grasa y a ir poco a poco bajando de peso y perder gradualmente los kilos que hayamos aumentado en el embarazo.

Ya que hayamos fortalecido nuestros músculos y nos hayamos acostumbrado a realizar ejercicio aeróbico, podremos incorporar rutinas y entrenamientos más intensos y extensos, en los que trabajemos el cuerpo de una forma completa y que nos ayude a continuar perdiendo grasa y adelgazando después del parto.

El running también puede ser un buen ejercicio para incluir en esta etapa de tu plan para bajar de peso, y que probablemente te enganche cuando empieces a ver resultados.

Incluso puedes hacerlo con tu bebé si compras el cochecito adecuado, de estructura ligera y ruedas grandes.

Aquí te dejamos un plan de entrenamiento de 8 semanas para realizar tus primeros 5 kilómetros con Vitónica.

Datos a tener en cuenta al ejercitarse después del parto

Además de conocer las rutinas y ejercicios para retomar el ejercicio de forma gradual después del parto, es importante mencionar algunos datos que deberás tomar en cuenta para hacerlo de forma segura:

  • Mantente hidratada antes, durante y después de tus entrenamientos, especialmente si estás dando el pecho, pues tu cuerpo requiere una mayor cantidad de agua para reponer los líquidos que pierde mientras amamantas.
  • Usa ropa adecuada, que sea cómoda y transpirable.
  • Realiza sesiones cortas con pocas repeticiones y con descansos en medio de cada una, para darle oportunidad a tu cuerpo de recuperarse.
  • Usa un sujetador adecuado, pues aunque comenzarás con ejercicio de bajo impacto, deberás cuidar el pecho y sus tejidos.
  • Presta atención a tu cuerpo. No le exijas demasiado a tu cuerpo, vigila tu frecuencia cardíaca y cuida no lastimarte tus músculos.
  • Lleva una alimentación sana y equilibrada, para que no te falte ningún nutriente y puedas realizar tu rutina de ejercicios con energía.

Qué comer para bajar de peso

Para bajar de peso de una forma segura y sana, además de comenzar a ejercitarnos de forma gradual, también deberemos alimentarnos de forma equilibrada, asegurándonos de recibir todos los alimentos necesarios para que nuestro cuerpo esté bien nutrido y lleno de energía.

No es necesario ni recomendable que nos sometamos a dietas extremas o demasiado restrictivas para adelgazar, sino que busquemos tener una alimentación completa que complemente nuestra rutina de ejercicios. De este modo, combinando la actividad física con alimentos saludables, podremos acercarnos a nuestra meta de forma segura.

Recuerda que lo más indicado es acudir a un dietista-nutricionista que pueda guiarnos en el proceso y tratar nuestro caso de forma individual, para así llevar una alimentación que sea acorde a nuestras necesidades y capacidades, así como permitirnos cumplir nuestra rutina de ejercicios sin descompensarnos.

Hace unos días te compartíamos un menú quincenal muy saludable, especial para adelgazar tras el embarazo y que será de utilidad para las madres que dan el pecho (y también para las que no). Aquí lo más importante es planificar y organizar bien los alimentos, para que no nos tome por sorpresa y caigamos en otras opciones que no son tan sanas o nutritivas.

Cómo variar el menú

En este menú proponemos diversas opciones para desayuno, media mañana, comida, merienda y cena, y que prueban que la alimentación para adelgazar no necesita ser escasa o restrictiva. Recuerda que es orientativo y podemos intercambiar los platillos, raciones e incluso ingredientes, para adaptarlo a nuestras necesidades y preferencias.

Recomendaciones generales

Además de consultar las opciones que proponemos, también hay otros consejos de alimentación que podemos seguir si buscamos adelgazar después del parto, como:

  • Elegir comidas a la plancha y evitar consumir alimentos fritos.
  • Beber agua como la principal fuente de líquidos e incrementar su consumo.
  • Masticar lentamente y muy bien cada bocado, comiendo sin prisas y en calma.
  • Procurar comer siempre a la misma hora, sentados en la mesa y sin distracciones.
  • Nunca saltarse comidas, pues contrario a lo que muchas personas piensan, esto puede ser contraproducente si buscamos bajar de peso.
  • Comprar y cocinar lo más que podamos en casa, así como elegir alimentos frescos y de temporada, evitando consumir congelados altamente procesados.

Por último, sé realista y paciente

Recuerda que todo cambio toma su tiempo y que no debemos intentar perder kilos de forma rápida y excesiva, sino poco a poco, para que nuestro cuerpo se vaya nutriendo correctamente y nuestros músculos se vayan fortaleciendo cada día más.

No desesperes si al principio no puedes observar un cambio notorio, pues éste llegara a su tiempo. Lo importante es mantenerte constante y llevar a cabo tu rutina de ejercicios y plan de alimentación con sentido común. Plantéate metas realistas a largo plazo e intenta disfrutar el proceso, y si tu pareja te acompaña durante éste, podrán hacerlo aún más motivados.

La mejor forma de adelgazar después del parto es haciéndolo sin prisas, de forma correcta y segura, sin obsesionarte por un número ni presionarte porque tu cuerpo no luce como lo hacía antes del embarazo y parto.

Fotos | Pexels

Источник: https://www.bebesymas.com/postparto/adelgazar-despues-parto-plan-para-volver-a-tu-peso-prisas

Plan para una recuperación postparto perfecta

Tómate el posparto con calma

¡Felicidades! ¡Tu bebé ya está aquí! Esos primeros días después del parto son emocionantes, aterradores y maravillosos, ¿a que sí?

Sé que ahora mismo te estás sumergiendo en los cambios de pañales, intentando dominar la lactancia y durmiendo mas bien poco.

Así que he reunido 13 de los mejores consejos de recuperación postparto para ayudarte a cuidar tu cuerpo después de tener a tu bebé.

Cuidados de enfermería postparto

Sé que te preguntas cuándo vas a volver a la “normalidad”; pero ten en cuenta que el parto es un gran trauma. Por lo tanto, dedica suficiente tiempo y asegúrate de consultar con tu ginecólogo, tu matrona o el pediatra cualquier duda o preocupación que puedas tener sobre ti o tu bebé.

Durante las primeras seis semanas después del parto, estás oficialmente en recuperación, ¡aunque algunos estudios dicen que puede llevar hasta un año!

La primera semana después del parto puede ser increíblemente intensa. Estás pasando por todo tipo de cambios físicos y emocionales, y tratando de dominar la lactancia materna.

Cesárea:  si tuviste una cesárea, es probable que pases las primeras 72 horas en el hospital. A partir de las 6-8 semanas, ya podrás incluso conducir con normalidad y empezar a hacer ejercicio suave, ¡pero primero consulta con tu médico y tómate las cosas con calma! ¡Recuerda que has tenido una cirugía MAYOR!

Parto vaginal: el sangrado y el dolor pueden tardar entre 3 y 6 semanas en parar, dependiendo de si te rasgaste o te hicieron episotomía. Si tienes puntos de sutura, suelen tardar en 8 y 10 días en quitártelos. A partir de la sexta semana, lo normal es que ya puedas empezar a hacer ejercicio, pero como siempre, consulta con tu médico.

Si has tenido un parto natural, puedes ver estos consejos para recuperarte tras un parto vaginal.

Y recuerda que algunos síntomas postparto pueden tardar semanas o incluso meses en desaparecer, como la caída del pelo.

Escucha a tu cuerpo y recuerda que te estás recuperando de un cambio físico y emocional importante, y tienes que adaptarte a tu nueva vida como madre.

1. Toma baños de asiento

Me encanta un baño de asiento para la recuperación posparto: puede acelerar la curación postparto.

Si nunca has visto uno, un baño de asiento es una pequeña bañera portátil que puedes poner en el inodoro o el bidé, para poder meter dentro el periné de manera segura y fácil.

El baño de asiento te ayudará a sanar los puntos, acelerará la curación al estimular el flujo sanguíneo y mantendrá limpia la zona sin pasar dolor.

Sumérgete hasta 20 minutos al día. Y puedes agregar sales de epsom, hamamelis, aceites esenciales. También puedes usar productos de higiene íntima como Rosalgin o Vagisil.

2. Mantén la zona limpia

¡Esto es algo básico! Pero si has tenido un parto vaginal, deberás mantener aun más limpia esa zona. Especialmente si tienes puntos.

Así que asegúrate de abastecerte de compresas posparto y braguitas de algodón para ayudar a tu recuperación postparto.

El algodón es excelente porque es transpirable, lo que te ayuda a estar más cómoda y fresca. Y sobre todo, te ayudará a evitar infecciones.

3. Usa una botella Peri

¡Orinar después del parto puede parecer una tortura! Pero una botella Peri puede aliviar algo del dolor y ayudarte a mantenerte limpia, especialmente si tienes puntos.

4. Toma algún laxante

Con todo lo que acabas de pasar, la idea de ir al baño puede parecer una tortura. Así que, habla con tu médico y pídele que te recete algún laxante para  ayudarte a ir al baño y no pasarlo tan mal durante los primeros días.

Y no olvides mantenerte hidratada, la deshidratación hará que ir al baño sea aún más incómodo.

Otro truco que puede funcionar, es colocar un taburete bajito para poner los pies y así mantenerlos ligeramente levantados mientras vamos al baño, esto ayuda a la evacuación intestinal.

Es un artículo barato y que además podrá usar tu peque cuando empiece a ir al baño.

5. Hazte un kit de lactancia materna

Al mismo tiempo que te estás recuperando del parto, están intentado dominar la lactancia materna, y aunque ésta es natural, no siempre es fácil.

Así que intenta encontrar tiempo para crear un kit de lactancia materna que puedas tener siempre a mano (esto es algo que puede hacer el papá). Ponlo junto al sofá o tu silla de lactancia para tener a mano todos los elementos siempre que los necesites.

Cosas que puedes necesitar:

Crema para pezones: ¡El dolor de los pezones agrietados es absolutamente horrible! Cómprate una crema para pezones de buena calidad. Es ideal para las madres que amamantan y no necesitas limpiarlo en cada toma. No olvides poner un tubo en tu bolsa de pañales para cuando estés fuera de casa.

Discos de lactancia: son excelentes porque te mantienen seca y no se ven a través de la ropa. Hay discos de lactancia de usar y tirar e incluso reutilizables. Elige los que más se adapten a ti, pero no escatimes en ellos.

Extractor de leche: al principio puede ayudarte mucho a reducir y aliviar la incomodidad de los pechos llenos, y luego te vendrá genial para extraerte la leche y guardarla para los momentos en que no estés en casa.

No tiene que ser nada lujoso: ¡una bomba manual simple puede ser tu nueva mejor amiga! Pero hay muchos modelos también de sacaleches eléctricos. Simplemente elige el que pienses que vas a usar más cómodamente.

Sujetador de lactancia: ¡un sujetador de buena calidad es imprescindible! Piensa que vas a estar usándolo mucho durante el día y la noche, y además es importante que realice un adecuado sostén.

Puedes consultar algunas de mis publicaciones sobre lactancia materna para conseguir más consejos útiles:

6. Cuídate

Sé que estás ocupada. Y sé que quieres empaparte de cada dulce segundo de olor a bebé, ¡mmmm!

Pero tómate tu tiempo para cuidarte. Los siguientes cinco consejos te ayudarán a crear una rutina de autocuidado.

7. Come bien

Comer alimentos nutritivos regulares ayudará a tu cuerpo a recuperarse y satisfacer tu hambre durante lactancia materna.

No te preocupes si no llenaste el congelador con 3 meses de comidas antes de que naciera el bebé. Ahora sería un buen momento para invertir en una olla instantánea o un robot de cocina, te asegura que ayudan ¡y mucho!

Pero también hay algo más barato de lo que  puedes tirar, ¿tus padres y suegros no quieren ayudar en algo? Pues ya saber, puedes pedirles que te traigan la comida todos los días, ¡¡eso sí es una ayuda!! Así podrás dedicar más tiempo a tu recuperación y a cuidar de tu bebé.

8. Mantente hidratado

Beber suficiente agua es esencial para amamantar y, afortunadamente, también ayuda a perder el peso que te ha quedado tras el embarazo. ¡Doble victoria!

Ten una botella de agua a mano todo el día: las botellas tipo termo son geniales porque el agua se mantiene fresca aunque esté fuera de la nevera varias horas.

9. Toma tus vitaminas

Muchos médicos recomiendan seguir tomando vitaminas prenatales, especialmente si estás amamantando.

10. No olvides tus citas médicas

Sé que estás ocupada, cansada y estresada. Pero debes ir a tus controles postnatales. Y no tengas miedo de preguntar sobre cualquier cosa que te preocupe.

11. Duerme lo suficiente

¡Sé que es difícil! Pero estás pasando por grandes cambios físicos y emocionales y tu cuerpo necesita dormir. Pide ayuda a tus familiares y amigos, pueden llevar a pasear a tu bebé durante un ratito mientras tú duermes o descansas. Y por favor no pienses que tienes que hacer todo sola.

Recuperación de cesáreas posparto

Una cesárea es una cirugía abdominal mayor, no olvides eso en ningún momento mientras te recuperas.

12. Muévete cuando puedas

A partir de la semana 6-8, tu médico te dirá que puedes empezar a hacer ejercicio, pero desde que te encuentres bien, puedes caminar. Así que intenta salir a pasear con tu bebé, eso será beneficioso para los dos.

13. Acelera la cicatrización

Una cesárea no es un paseo por el parque. Pero el dolor no dura para siempre y te aseguro que todo pasará.

Puedes usar algún reductor de cicatrices para acelerar el proceso, aunque debes tener en cuenta que llevará su tiempo, y no son mágicos.

Consejos de recuperación postparto

Ahí los tienes: 13 consejos rápidos de recuperación postparto.

Acabas de hacer algo increíble, mamá. Recuerda tomarte un tiempo para curarte.

Espero que estos consejos te ayuden a recuperarte del parto y disfrutar de esas preciosas primeras semanas con tu nuevo bebé.

¿Qué es lo más difícil para ti para recuperarte del parto? ¡Cuéntamelo en los comentarios!

Stock Photos from Rehan Qureshi/Shutterstock

Plan para una recuperación postparto perfecta was last modified: noviembre 17th, 2019 by Lou
¡Que os divirtáis! :D y recordad que también podéis seguirme en mi blog de viajes y en la página de Fans Disney España, además de en mi Instagram, allí os espero con más información y sorteos interesantes.   Para enteraros de todo y no perderos ningún post, podéis suscribiros a nuestro Newsletter.

Источник: https://www.scrappingparados.com/plan-para-una-recuperacion-postparto-perfecta/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: