Tratamiento de la endometriosis y embarazo

Endometriosis y quedarte embaraza, ¿son compatibles?

Tratamiento de la endometriosis y embarazo

Una afección común entre las mujeres con edad reproductora es la endometriosis ( aproximadamente un 10 %) .

Se trata de una alteración que consiste en la  creación de tejido de tipo endometrial ( que habitualmente recubre el interior del útero) en órganos del cuerpo que de forma natural no lo deberían de tener.

Órganos como los ovarios o las trompas de Falopio pueden experimentar este crecimiento de tejido y, por tanto, afectar a la capacidad para quedarse embarazada.

En este artículo, vamos a analizar detenidamente esta condición y te indicaremos cómo puede la endometriosis afectar a la capacidad para quedarte embarazada.

Qué es la endometriosis

La endometriosis es un trastorno que ocurre cuando el tejido que normalmente recubre el interior del útero (endometrio) se encuentra fuera del útero.

La endometriosis puede desarrollarse fuera del útero, en los ovarios y las trompas e, incluso, en la vejiga o los intestinos.

Este tejido puede irritar las estructuras que toca y así causar dolor y adherencias (tejido cicatricial) en estos órganos.

Se trata de una enfermedad muy común en las mujeres y que puede llegar a afectar la fertilidad. De hecho, se estima que entre el 30 y el 50% de las mujeres que consultan por infertilidad presentan endometriosis, muchas de ellas todavía sin diagnosticar., y muchas de las pacientes en seguimiento por endometriosis presentarán infertilidad como síntoma.

No existe cura para la endometriosis, por lo que se considera una enfermedad crónica, y en el caso de que una mujer quiera quedarse embarazada, a veces va a necesitar ayuda para conseguirlo, con  alternativas como, por ejemplo, la reproducción asistida.

Cómo afecta la endometriosis a la fertilidad y el embarazo

¿Por qué la endometriosis se relaciona con la fertilidad? Una gran mayoría de las personas que sufren esta condición no se quedan embarazadas siguiendo la técnica natural. Por tanto, existe una relación directa entre la afección y la fertilidad, habiendo varios mecanismos implicados.

Uno de los mecanismos que puede complicar la posibilidad de gestación espontánea es que el tejido endometriósico se quede en las trompas de Falopio, perdiendo éstas su capacidad de transporte del ovocito y de comunicación con el espermatozoide.

Los implantes y quistes de endometriosis que se forman en los ovarios hacen que se vaya reduciendo el tejido ovárico sano, por lo que disminuye la reserva ovárica y la calidad de los ovocitos.

Otra posibilidad que se baraja en relación con la infertilidad es que , al crecer tejido endometrial en la parte exterior del útero, nuestro organismo detecta que hay un “problema” y, por tanto, reacciona para solventarlo. Su método de reaccionar consiste en la liberación de citoquinas, unas sustancias que afectan a la fertilidad y también, a la salud de los embriones.

Quedarse embarazada con endometriosis: los mejores métodos

Aunque sea más difícil quedarse embarazada de forma natural con endometriosis, se pueden recurrir a otras prácticas y técnicas que te ayuden a ello.

En casos muy seleccionados en los que se comprueba la permeabilidad de las trompas y la paciente es joven se puede intentar una inseminacion artificial, pero  la técnica que más se está usando en los últimos tiempos es la fecundación in vitro, también conocida como FIV.

Lo cierto es que ésta se ha alzado como la técnica más fiable para poder quedarse embarazada padeciendo esta condición, ya que en el laboratorio realizaremos la función que habitualmente tiene la trompa de Falopio, la fecundación, y unos días más tarde, cuando se confirma el adecuado desarrollo del embrión se realizará la transferencia del embrión a la cavidad uterina

A veces es necesaria la utilización de ovocitos de donantes y, por eso, cada vez se recomienda más en pacientes jóvenes que son diagnosticadas de endometriosis que se planteen la posibilidad de congelar sus propios ovocitos en edades jóvenes por si acaso lo necesitaran en un futuro.

Se han usado esteroides sintéticos para conseguir mejorar la capacidad de fertilidad de las pacientes y el resultado es bastante prometedor. De entre todos los esteroides, el danazol es el más utilizado para esta situación.

Otra técnica que también se puede llevar a cabo es practicar una laparoscopia que tiene como objetivo eliminar el tejido que ha aparecido en las zonas externas del útero.

Aunque actualmente la tendencia es iniciar los tratamientos de fertilidad lo antes posible, evitando así demoras, el paso del tiempo y el riesgo de extirpar excesivo tejido sano de ovario o incluso la progresión y avance de la enfermedad.

Por tanto, si padeces endometriosis tienes que saber que, aunque te podrá resultar un poco más complicado quedarte encinta por vías naturales, con ayuda lo conseguirás con mucha probabilidad.

Existen diferentes métodos que te permitirán poder concebir a tu bebé y, por tanto, conseguir cumplir tu sueño de ser madre.

Lo importante es estudiar tu caso en profundidad, hacer pruebas también a tu pareja y decidir así cuál será la mejor opción para vosotros.

Источник: https://muysaludable.sanitas.es/padres/embarazo/endometriosis-capacidad-embarazada/

Mamá tras una endometriosis | Ser Padres | Dexeus Mujer

Tratamiento de la endometriosis y embarazo

Muchas mujeres desconocen qué es la endometriosis y cómo puede afectar a sus órganos reproductores y, por tanto, a su fertilidad. Descubren que la padecen, en muchas ocasiones, después de deambular por las consultas de varios especialistas. Alexandra Garrote es una de las afectadas que ha logrado ser madre tras ser operada.

¿ Habías oído hablar de ella?

Sí. Años antes a mi hermana mayor ya la habían diagnosticado y operado un par de veces, así que estaba familiarizada, tanto con los síntomas como con las consecuencias de la enfermedad.

¿Cómo fueron los primeros síntomas?

Yo siempre había tenido las reglas dolorosas y abundantes, pero después de un periodo de estrés, con problemas familiares y presión en el trabajo, empecé a sentir un dolor más intenso, incluso cuando no tenía el periodo ni estaba ovulando. Ahí supe que algo no iba bien.

¿Tuvieron que operarte?

Recién diagnosticada ya me dijeron que tendrían que operarme ya que estaba muy extendida y los dolores eran muy fuertes. Me diagnosticaron en junio y después del verano pasé por el quirófano.

¿Cómo fue la operación?

Me la realizaron por laparoscopia y fue bien. Duró algo más de la cuenta, pues el tejido estaba muy adherido y extendido pero, por lo demás, todo bien.

Son cuatro pequeñas incisiones que, pasado el tiempo, casi no se notan.

Después de la operación estás unos días dolorida, como en cualquier intervención, pero al cabo de 15 días ya hacía casi vida normal y a las 3 semanas me reincorporé al trabajo, ya recuperada.

¿Has logrado ser madre de manera natural ?

No. En mi caso tuve que recurrir a la reproducción asistida. Me quedé embarazada a la primera y el proceso no fue largo. Acudí a la doctora que me recomendó mi ginecólogo en la clínica Dexeus, que ya había asistido a mi operación, y la verdad es que no noté ningún efecto secundario.

¿Cómo te sientes ahora ?

Estoy contenta y mucho más relajada, pues me asustaba que algo saliera mal durante el parto o después, a causa de la endometriosis.

Durante el embarazo la enfermedad remite, pero ahora toca esperar y después de la cuarentena hacer la revisión correspondiente para ver cómo estoy.

A mi hermana se le desarrolló incluso después de extirparle el útero, así que me consta que no es fácil de erradicar. Cruzaré los dedos pero, al menos, ya soy madre y todo ha ido bien.

¿Qué dirías a otras mujeres?

Que acudan a un especialista si sienten un dolor agudo en la parte baja del abdomen. Y, una vez detectada la endometriosis, que modifiquen la dieta y hagan acupuntura, además de seguir las pautas marcadas por el médico. Me funcionó muy bien y noté mucho alivio con la medicación.

En el caso de que quieran ser madres, que no desistan y que sigan los tiempos que les marque su médico, aunque todo dependerá de su edad.

Siempre pueden congelar óvulos si tienen claro que quieren ser madres, porque con el tiempo la reserva ovárica disminuye y cuando te planteas ser madre quizás ya sea tarde.

¿QUÉ ES LA ENDOMETRIOSIS?

Se trata de una enfermedad benigna que se caracteriza por la presencia de tejido endometrial fuera del útero, cuando debería estar dentro. Puede aparecer en los ovarios, en el peritoneo e incluso en lugares menos frecuentes como la vejiga, el intestino o el estómago.

¿ A cuántas mujeres afecta?

Una de cada 10 mujeres en edad reproductiva sufren esta patología, según datos de la Sociedad Mundial de Endometriosis. Esto significa que aproximadamente la padecen 2,5 millones en España. Pese a ser la primera patología ginecológica por frecuencia, la dolencia aún es bastante desconocida por la sociedad y parte de la comunidad médica, lo que hace que esté subdiagnosticada.

¿ La fertilidad se puede ver comprometida?

Entre un 30 y un 50% de las mujeres con endometriosis tienen problemas de fertilidad, una cifra que aumenta con el retraso de la edad de la maternidad. La enfermedad puede afectar la capacidad de concebir como consecuencia del daño ovárico o en las trompas de Falopio.

Los pequeños implantes de endometriosis en la pelvis pueden liberar sustancias que interfieren en la ovulación, el transporte del óvulo y la fecundación, dificultando la consecución de un embarazo de forma natural.

Además, cuando crecen quistes endometriósicos en el ovario destruyen parte de la dotación de óvulos, disminuyendo la reserva ovárica, situación que puede acentuarse si es necesario recurrirá la extirpación quirúrgica de los quistes.

Por este motivo, es fundamental diagnosticar cuanto antes la enfermedad y, en el caso de que las pacientes deseen ser madres, o no lo descarten en un futuro, ofrecerles asesoramiento reproductivo.

¿Cómo se diagnostica?

No siempre es fácil, porque a veces la enfermedad no presenta síntomas y muchas mujeres asocian el dolor con el provocado por el síndrome premenstrual o la menstruación.

Por eso, a menudo pasa desapercibida o se diagnostica tarde: la media es de siete a ocho años.

Otro problema añadido es la falta de especialistas que conozcan esta patología y de unidades especializadas, a pesar de que afecta a un 10% de la población femenina en edad fértil.

¿Cuál es el tratamiento?

La detección es fundamental para prevenir futuras complicaciones, siendo la más importante la infertilidad.

«El diagnóstico se puede realizaren la consulta ginecológica con métodos tan básicos como la exploración o la ecografia» aclara el doctor Javier de Santiago García, jefe del Servicio de Ginecología Oncológica MD Anderson de Madrid.

Los tratamientos utilizados para tratar esta patología se dividen en analgésicos, tratamiento hormonal y cirugía.

«Naturalmente debe estar enfocado a preservar o mejorar la fertilidad de las mujeres, pero los más habituales son los tratamientos hormonales, que provocan atrofia del endometrio o anovulación», añade. Con la anovulación y atrofia del endometrio se palia considerablemente el dolor y la dispareunia, motivo por el que estos tratamientos son los más recetados para combatir la endometriosis.

¿Siempre se opera?

No siempre. Dependerá de cada caso. Tal como explica el doctor Pere Barri Soldevila, responsable de la Unidad de Endometriosis de Dexeus Mujer, «en nuestra unidad atendemos cerca de 2.

000 visitas anuales relacionadas con la endometriosis, pero en los últimos cinco años solo hemos intervenido a 700 pacientes, un 30% del total. Este dato demuestra que solo se opera cuando es estrictamente necesario.

El seguimiento, junto con los tratamientos médicos de mantenimien-to, nos permiten preservar la fertilidad futura de estas pacientes y ser muy conservadores en la indicación d etratamientos invasivos, apunta

Avances para preservar la fertilidad

Recientemente, el doctor Barri ha aplicado, por primera vez en España, una nueva tecnología quirúrgica menos agresiva y más precisa para la cirugía de endometriosis profunda.

«La cirugía de este tipo de endometriosis es uno de los mayores retos quirúrgicos de la ginecología, ya que a menudo están afectados órganos del sistema digestivo, urinario o incluso nervioso, y cuando afecta a los ovarios puede disminuir su función reproductiva.

Sin embargo, esta técnica permite ser mucho más respetuoso con el ovario sano, que es clave en estos casos, ya que la mayoría de las afectadas son mujeres menores de 40 años» explica el Dr. Pere Barri.

La nueva tecnología se denomina 'PlasmaJet', y ha demostrado ser más segura y versátil que el láser y otras tecnologías electroquirúrgicas, además de garantizar una tasa más baja de recurrencias.

Consiste en la aplicación de un tipo de gas inerte comprimido que se puede utilizar para realizar diferentes funciones (cortar, disecar, vaporizar y coagular tejidos), y que permite eliminar los tejidos patológicos reduciendo al mínimo el daño sobre los sanos, lo que disminuye los riesgos y permite una mejor preservación de la función de los órganos tratados.

Vitrificación de óvulos

Teniendo en cuenta que la endometriosis es una enfermedad progresiva y que la edad es un factor determinante para la inferti|ldad femenina, la vitrificación de óvulos puede ser una solución para poder ser madre más adelante.

Extraer óvulos cuando la endometriosis aún no se encuentra muy avanzada, para congelarlos y guardarlos, puede permitir a muchas pacientes jóvenes no perder la oportunidad de tener hijos, llegado el momento.

Sin embargo, no se aconseja que se retrase mucho, debido a las complicaciones que conlleva.

«No descuides las revisiones ginecológicas»

En ocasiones, la enfermedad puede presentarse de forma asintomática y solo se descubre ante las dificultades para concebir. Por eso es importante no descuidar las revisiones ginecológicas. Fue el caso de Jessica Ballesteros, también tratada en Dexeus. «Realmente yo tenía pocos síntomas en cuanto a dolores.

Mi problema llegó al intentar quedarme embarazada de mi segundo hijo. ¡No llegaba nunca! En las revisiones me veían quistes en los ovarios pero nada más, hasta que me cansé y fui a otro ginecólogo, que me diagnosticó endometrosis. Busqué consejo en la Asociación de Afectadas de Catalunya y me recomendaron al Dr.

Barri«, señala.

Tras la operación, también por laparoscope, tardó solo tres meses en volver a quedarse embarazada de forma natural. «Creo que hay poca información. Hasta que no te diagnostican, no te y das cuenta de que hay más.

Por eso es muy importante no descuidar las visitas anuales y acudir al ginecólogo cuando se detecten síntomas de que algo no va bien, no consigues quedarte embarazada o sientes dolor» señala Jessica Ballesteros.

Источник: https://www.dexeus.com/quienes-somos/sala-de-prensa/ultimas-noticias/endometriosis-maternidad-plasmajet

Endometriosis no es sinónimo de infertilidad

Tratamiento de la endometriosis y embarazo

Esterilidad e infertilidad son términos que se citan con frecuencia cuando se habla sobre endometriosis. Se calcula que entre el 30 y el 50 por ciento de las mujeres con esta enfermedad tienen problemas para quedarse embarazadas, pero con un tratamiento adecuado son muchas las que finalmente pueden tener hijos.

Se trata de una patología muy frecuente: afecta a entre el 10 y el 15 por ciento de las mujeres en edad fértil. Sin embargo, este porcentaje podría ser mayor, ya que se cree que hay muchos casos no diagnosticados porque hay ocasiones en los que los dolores que produce son leves y se confunden con los que se producen durante la menstruación.

Razones por las que afecta a la concepción

La razón por la que la endometriosis afecta a la fertilidad hay que buscarla en la naturaleza de la propia enfermedad.

Se trata de una patología benigna que se caracteriza por la presencia de tejido endometrial, que es el que se encuentra normalmente dentro del útero, fuera de este órgano.

“Puede aparecer en los ovarios, en el peritoneo e, incluso, en lugares menos frecuentes como la vejiga, el intestino o el estómago”, explica Javier de Santiago, jefe del Servicio de Ginecología de MD Anderson Madrid.

Casi siempre hay focos de endometriosis en la pelvis y luego pueden localizarse también en otros sitios”, especifica Francisco Carmona, jefe del Servicio de Ginecología del Hospital Clínico de Barcelona. “La localización extrapélvica aislada es muy rara”.

Lo que se produce es, según de Santiago, “una distorsión anatómica de la pelvis, que produce adherencia y distorsión de las trompas de Falopio”.

Carmona otra explicación del vínculo entre endometriosis e infertilidad que no se suele tener en cuenta: “Esta enfermedad dificulta la vida sexual, de tal modo que muchas mujeres no se quedan embarazadas porque apenas mantienen relaciones sexuales”. En las afectadas, “la penetración puede resultar extremadamente dolorosa”.

Además, la patología causa un estado proinflamatorio en la pelvis que lleva a la liberación de muchas sustancias inflamatorias que interfieren con el proceso de ovulación, fecundación e implantación. “Esto impide el embarazo incluso en casos en los que no exista una gran afectación anatómica en la pelvis”, concluye el experto barcelonés.

Tratamientos para lograr el embarazo

“La endometriosis no impide de forma absoluta un embarazo”, asevera de Santiago. “Con un tratamiento adecuado y técnicas de reproducción asistida bien planificadas, muchas pacientes consiguen ser madres”.

Carmona recalca que, al tratarse de una enfermedad muy heterogénea, “es necesario adaptar la terapia a cada mujer”. El tratamiento se basa, fundamentalmente, en dos tipos de estrategias: la fecundación in vitro (FIV) y la cirugía.

Fecundación ‘in vitro’

Muchas de las pacientes que padecen esterilidad asociada a la endometriosis logran el embarazo con FIV. Carmona afirma que las tasas de éxito son muy elevadas: “El porcentaje de embarazos en mujeres estériles con endometriosis es igual al que se registra en mujeres estériles sin esta enfermedad”.

Una vez logrado el embarazo mediante reproducción asistida, el riesgo de aborto no tiene por qué ser superior. No obstante, existe una forma de endometriosis, denominada adenomiosis, en la que el tejido endometrial crece en las paredes musculares externas del útero, que sí eleva el riesgo de interrupción involuntaria de la gestación.

Aunque los resultados sean generalmente satisfactorios, Carmona recomienda aumentar la vigilancia durante el embarazo en todas las mujeres con endometriosis.

Cirugía

Los estudios sobre el efecto la eliminación quirúrgica de las lesiones que produce la endometriosis en la restauración de la capacidad reproductiva arrojan resultados dispares. La clave de la eficacia de este tratamiento estaría en la adecuada selección de las pacientes que más pueden beneficiarse.

“En algunos casos, la cirugía aumenta la probabilidad de embarazo un 50-60 por ciento en los primeros 6-8 meses”, indica Carmona. Al quitar los focos de enfermedad, se restituye la anatomía alterada que impide la gestación y desaparece el estado inflamatorio.

El problema es que se ha detectado una tendencia natural a recaer tras la intervención quirúrgica. “A los dos años, el 20-25 por ciento de las mujeres han recaído”, se lamenta Carmona.

De ahí la importancia de buscar el embarazo justo después de la eliminación de las lesiones.

Conviene precisar que la cirugía de la endometriosis no siempre se realiza para mejorar la fertilidad, sino que en muchos casos se hace para aliviar el intenso dolor que caracteriza a la enfermedad o evitar que las lesiones afecten a algún órgano vital, como el uréter o el riñón.

En algunos de esos casos existe el riesgo de que la intervención afecte a la fertilidad. Afortunadamente, existen formas de paliar esta amenaza. “Los médicos deberíamos proponer siempre la congelación previa de óvulos, sobre todo cuando la cirugía se efectúa en los ovarios”, declara Carmona.

Importancia de la detección precoz

La endometriosis no suele detectarse de forma precoz. “La mayoría de los diagnósticos se realizan cuando la paciente lleva varios años manifestando síntomas”, reconoce de Santiago, quien subraya que “cuanto más precozmente se realice un diagnóstico adecuado y se instaure un tratamiento, las consecuencias de la endometriosis y el pronóstico serán mejores”.

Los especialistas aclaran que el tratamiento con analgésicos que se administra para reducir el dolor no mejora la fertilidad. Los tratamientos hormonales que se emplean son muy eficaces frente al dolor, pero generalmente son anticonceptivos que, por lo tanto, interfieren con la ovulación y la concepción.

  • Google +
  • E-mail
  • Imprimir

Источник: https://cuidateplus.marca.com/fertilidad/2018/12/23/endometriosis-sinonimo-infertilidad-168755.html

Endometriosis y embarazo

Tratamiento de la endometriosis y embarazo

La endometriosis es una de las afecciones ginecológicas más frecuentes y una de las principales causas de infertilidad femenina.

Alrededor de un 8-10% de las mujeres en edad reproductiva padece esta patología que, además de múltiples molestias, puede estar dificultando la consecución de un embarazo.

La endometriosis se define como la presencia de tejido endometrial fuera de la cavidad uterina, principalmente en los ovarios (endometriomas), trompas de Falopio y pared pélvica o peritoneo, pero también en el tracto intestinal, tracto urinario, vagina, o incluso pulmón o tórax.

Aunque se desconoce la causa exacta de esta enfermedad, hay factores genéticos que predisponen a ciertas mujeres a padecerla.

La endometriosis se puede clasificar en cuatro estadíos según el grado de severidad:  endometriosis mínima, leve, moderada y severa (estadíos I, II, III, IV).

En el primero hay  adherencias laxas e implantes superficiales en el ovario, mientras que en el último, los implantes son profundos, los endometriomas, ocupan gran parte del ovario.

En muchas ocasiones estos son bilaterales, las adherencias son firmes, y  los implantes van más allá del aparato reproductor.

¿Cuáles son los síntomas de la endometriosis?

Típicamente, esta enfermedad causa dolor pélvico crónico que se traduce en menstruaciones dolorosas, dolor intermenstrual  y relaciones sexuales dolorosas.

Aunque, de forma general se presenta con una gran variedad sintomática, siendo muy controvertida la relación entre dolor, el estadío de la enfermedad y su localización.

En la mayoría de las ocasiones, se trata de una afección progresiva.

¿Cómo se diagnostica una patología como la endometriosis?

El diagnóstico se realiza mediante ecografía vaginal, con un patrón específico de los endometriomas, aunque en otras ocasiones se puede presentar con imágenes ecográficas más heterogéneas, con tabiques y niveles.

En muchas ocasiones el diagnóstico definitivo se confirma mediante laparoscopia para la extirpación del quiste (endometrioma), cuyo aspecto típicamente es achocolatado, por lo que también se denominan quistes de chocolate.

En otras ocasiones puede existir un dolor pélvico crónico y se diagnostica por laparoscopia la presencia de implantes endometriósicos y adherencias pélvicas asociadas.

Aunque, actualmente, la excelente calidad de la ecografía vaginal evita en gran parte la necesidad de una laparoscopia.

Existe, asimismo, un marcador en sangre, Ca 125, que suele elevarse cuando se padece esta patología, pero actualmente se considera poco específico, pues puede verse alterado también en otras circunstancias como los miomas, la enfermedad inflamatoria pélvica o la menstruación. Este marcador tiene valor limitado en los estadíos I y II.

¿Cómo afecta la endometriosis a la posibilidad de conseguir un embarazo?

La endometriosis está muy relacionada con la infertilidad femenina. Aproximadamente un 30% de las mujeres que la padecen, tienen serias dificultades para conseguir un embarazo.  Así, la fecundidad mensual (posibilidad de embarazarse por ciclo) es del 15-20% en mujeres sanas y del 2-10% en mujeres con esta patología.

Y es que la endometriosis distorsiona la anatomía, alterando la disposición de las trompas, generando adherencias y dificultando la captación del óvulo por la trompa. Además puede asociarse con una disminución de la calidad de los gametos y de la implantación.

¿Cómo me puede ayudar la reproducción asistida si padezco endometriosis?

La endometriosis sigue representando un desafío para la medicina reproductiva hasta el punto de que todavía no existe un consenso claro sobre la mejor forma de abordarla.

En líneas generales, si el estadío es leve (I) o incluso en ocasiones II, la paciente es joven, el tiempo de esterilidad corto (de 1-2 años) y la permeabilidad tubárica no está afectada, se puede realizar alguna inseminación artificial o simplemente estimulación ovárica.

Sin embargo, la técnica que más posibilidades ofrece es la fecundación in vitro, ya que en muchas ocasiones las trompas se ven afectadas y esta es la opción adecuada.

Cuando el grado de endometriosis es muy severo, el acceso a los ovarios para punción ovárica es imposible por las múltiples adherencias y, además, la posibilidad de obtener óvulos es muy baja porque ha habido varias intervenciones y la reserva ovária es baja, no queda más remedio que recurrir a ovocitos de donante. De hecho, el 10% de las receptoras de ovocitos padecen esta enfermedad.

Por ello siempre debe individualizarse mucho cada caso y su abordaje y, así, según el estadío de la endometriosis, su sintomatología y la edad de la paciente, actuar en consecuencia.

¿Cómo se trata la endometriosis?

En los casos de dismenorrea y dolor pélvico se debe de iniciar un tratamiento con antiinflamatorios o con anticonceptivos y reservar la cirugía para una segunda línea de actuación.

Es importante intentar prevenir las recurrencias, para lo cual se utilizan anticonceptivos y gestágenos.

Durante muchos años se han utilizado análogos de GnRh tras la cirugía para disminuir el riesgo de recidiva, ahora este tratamiento está en entredicho, por los síntomas de menopausia que produce.

Pese a todo, la enfermedad mejora de forma ostensible con el embarazo, pudiendo considerarse que ésta es en realidad la mejor terapia para la endometriosis.

La vitrificación de óvulos, ¿una opción para prevenir la infertilidad femenina?

Sabiendo que la endometriosis es progresiva y que, a su vez la edad es un factor determinante para la infertilidad femenina, sí está indicado preservar la fertilidad, es decir, vitrificar ovocitos para poder intentar un embarazo más adelante, con un diagnóstico de endometriosis leve o moderada, antes de que la enfermedad progrese. Para ello la edad debería de ser inferior a 35 años. En casos severos se puede intentar, siempre y cuando se pueda acceder a los ovarios en la punción ovárica.

La endometriosis, a debate

La influencia de los endometriomas ováricos en los tratamientos de reproducción es tema de debate. Hay que diferenciar entre pacientes con endometriomas que van a ser sometidas a un ciclo de FIV que no han tenido cirugía previa y las que ya han sido operadas de un endometrioma.

También hay que diferenciar si los endometriomas son en un solo ovario (unilaterales) o bilaterales (en ambos ovarios) además de sus tamaños. Surge la duda de si la intervención puede mejorar los resultados del ciclo de FIV o no.

La extirpación del quiste ofrece como ventajas la confirmación del estudio histológico y el mejor acceso de los folículos en la punción ovárica; y como inconveniente muy a tener en cuenta en reproducción asistida, la disminución de la reserva ovárica (siempre se extirpará algo de tejido ovárico sano) y el riesgo de la cirugía en sí. Por todo ello es importante valorar cada caso de forma individual.

Si el tamaño del endometrioma es mayor de 4 cm sí está aconsejada la cirugía previa al ciclo de FIV, siempre que no haya cirugía previa por endometriosis. También se aconseja cirugía previa si el crecimiento del quiste o endometrioma ha sido rápido, hay elevación de marcadores tumorales, las características ecográficas del quiste no son tranquilizadoras, o existe dolor crónico asociado.

La laparoscopia es la técnica quirúrgica de elección, ya que permite una visión general de las lesiones y la recuperación posquirúrgica es más rápida.

Tiene que ser una cirugía lo más conservadora posible, manteniendo la mayor parte posible de tejido sano.

La resección o ablación de los implantes endometriósicos puede ser beneficioso para reducir el dolor asociado a esta patología y mejora la fertilidad.

Por otro lado, todos sabemos que se trata de una patología hormono-dependiente, por lo que surge la duda de si la estimulación ovárica empeora la endometriosis.

Sin embargo, no existen datos científicos que apoyen esta hipótesis, no hay más recurrencias de endometriosis en pacientes sometidas a FIV.

En cambio parece que sí influye en las recurrencias el dolor pélvico crónico y la edad de la menarquia.

Consulta ya con tu especialista de reproducción asistida todas tus dudas sobre la endometriosis.

Источник: https://www.ginefiv.com/blog/endometriosis-embarazo/

El embarazo no

Tratamiento de la endometriosis y embarazo

Muchas mujeres australianas afirman que alguna vez les han dicho que se puede tratar e incluso curar la endometriosis simplemente «teniendo un bebé», un mensaje que coincide con el de mujeres de otros países y que procede de varias fuentes: desde los libros de autoayuda hasta los foros online, pasando incluso por los profesionales médicos.

Parece que la idea del embarazo como cura natural para la endometriosis se remonta a principios del siglo XX.

Sin embargo, en las décadas de los 50 y 60 todavía se solía recomendar el embarazo como tratamiento para la endometriosis y las pruebas procedían de informes de casos de mujeres cuya endometriosis mejoró durante el embarazo, pero este tipo de informes suelen ser casos aislados que no representan necesariamente lo que le ocurre a la mayoría de las mujeres.

Tratar la endometriosis con un embarazo no aparece en las recomendaciones internacionales actuales para el tratamiento de la endometriosis. Tampoco se menciona como posible tratamiento según los especialistas australianos en dolores pélvicos y está clasificado como «mito» por páginas reconocidas sobre la endometriosis.

Endometriosis y la falta de una cura

La endometriosis se produce cuando se forma tejido endometrial fuera del útero y es difícil saber con exactitud cuántas mujeres se ven afectadas por esta enfermedad, aunque solo en Australia se calcula que una de cada diez mujeres se ven afectadas durante su vida reproductiva.

Aunque los fuertes dolores menstruales son un síntoma común de la endometriosis, se trata de mucho más que de «una regla muy dolorosa». Prácticamente todos los ámbitos en la vida de una mujer se ven afectados negativamente por esta enfermedad.

Los tratamientos médicos actuales se suelen basar en terapias hormonales y no siempre son efectivos. Además, los efectos secundarios de muchos de los tratamientos hormonales suelen ser muy molestos para las mujeres, haciendo que abandonen el tratamiento.

Someterse a una operación para eliminar las lesiones causadas por la endometriosis es el tratamiento más efectivo en la actualidad, pero la cirugía no es una opción para muchas mujeres si tenemos en cuenta el coste y los riesgos que supone cualquier procedimiento quirúrgico. Desafortunadamente, incluso la cirugía no tiene siempre éxito y cerca del 50% de las mujeres vuelven a padecer síntomas cinco años después.

Si consideramos la situación de las mujeres a nivel mundial, parece que tener hijos sí que reduce los dolores menstruales, pero el problema está en que no sabemos si estas mujeres padecen de endometriosis y este tipo de estudios no nos puede decir a ciencia cierta si el embarazo ha sido lo que ha ayudado a reducir los dolores menstruales.

Embarazo, dolores y el cerebro

Las mujeres que sufren de endometriosis, al igual que ocurre con otras enfermedades crónicas, tienen cambios en la forma en la que sus cerebros procesan el dolor.

Los nervios, especialmente los de la pelvis, también son más sensibles que los de las mujeres que no tienen dolores crónicos y el concepto de «calmar» estas incesables vías de dolor es una estrategia importante para el tratamiento de los dolores crónicos relacionados con la endometriosis. Con la llegada de la menstruación, estos nervios se vuelven irritables y los dolores aumentan.

Una forma de prevenir que los dolores aumenten es interrumpiendo la menstruación y por eso muchas mujeres que sufren de endometriosis reciben anticonceptivos hormonales de forma continuada.

Durante el embarazo también se produce una interrupción de la menstruación, de ahí que se reduzcan los dolores relacionados con la endometriosis. También es posible que un embarazo aumente estos dolores porque se incrementa la presión en los nervios irritables de la pelvis. El problema es que no existe suficiente investigación para responder a estas preguntas.

Tras dar a luz es muy probable que los dolores vuelvan (en el caso de que hayan disminuido durante el embarazo), algo que ocurre sobre todo cuando las mujeres vuelven a tener el periodo de forma normal porque no hay pruebas de que el embarazo reduzca las lesiones endometriales o de que cambie la forma en la que se procesan los dolores con el tiempo. Tanto las lesiones endometriales como los cambios en el procesamiento del dolor son las principales causas de los dolores por endometriosis.

¿Se debería recomendar el embarazo como tratamiento?

Un embarazo podría ayudar a reducir los síntomas de la endometriosis, pero solo de forma temporal. Además, las mujeres que sufren de endometriosis se pueden sentir molestas y ofendidas (algo muy justificable) si se les recomienda que tengan un bebé como opción para tratar la endometriosis.

También existen riesgos adicionales porque las mujeres que sufren de endometriosis tienen más posibilidades de sufrir partos prematuros, tasas más altas de cesáreas y mayores riesgos de aborto.

Tener un hijo no debería ser una solución para tratar los dolores de la endometriosis y por eso tenemos que dar prioridad a entender sus causas, así como encontrar tratamientos efectivos e incluso una posible cura.

Autor: Mike Armor, investigador postdoctoral en salud de la mujer, NICM, Western Sydney University.

Este artículo ha sido publicado originalmente en The Conversation . Puedes leer el artículo original aquí.

Traducido por Silvestre Urbón.

En Bebés y más | Endometriosis: qué es, cuáles son sus síntomas y cuál es su tratamiento

Источник: https://www.bebesymas.com/embarazo/el-embarazo-no-cura-la-endometriosis-de-donde-vienen-esta-idea

¿Qué es la endometriosis que sufre Chenoa y por qué influye en la fertilidad?

Tratamiento de la endometriosis y embarazo

Ser madre no siempre es fácil. Y para algunas mujeres lograr la maternidad puede convertirse en un proceso difícil y largo.

Es el caso de Chenoa, que ha revelado que ha sufrido endometriosis y que le ha provocado dificultades para ser madre.

 Como ella, muchas mujeres son diagnosticadas de endometriosis, una enfermedad benigna, pero que altera la calidad de vida de la paciente. 

Esta patología ginecológica se caracteriza por la presencia de tejido endometrial fuera del útero, cuando debería estar dentro. Este tejido puede aparecer en otros órganos del cuerpo, como en los ovario, peritoneo o, incluso, en la vejiga,el intestino o el estómago, aunque es menos frecuente que esto ocurra. 

Este sobrecrecimiento del tejido del endometrio provoca síntomas tan variados como menstruaciones abundantes y dolorosas, incomodidad pélvica, problemas digestivos, molestias en la espalda y dolor de cabeza, entre otras sensaciones que, en muchos casos, se cronifican, condicionando el día a día de las mujeres que los padecen. Pero, además, afecta a la fertilidad. De hecho, entre uno y dos millones de mujeres en edad reproductiva, al igual que Chenoa, pueden ver truncado su deseo de ser madre debido a esta patología. Sin embargo, los avances en reproducción asistida pueden ayudarles. 

Para conocer cómo afecta esta patología a la fertilidad y qué tratamientos existen para conseguir la gestación, hablamos con la doctora Ana Cobo, directora de la Unidad de Criobiología de IVI.

La especialista, que recientemente ha publicado un artículo sobre la perservación de la fertilidad en la revista médica Human Reproduction, insiste en que la edad avanzada es el principal obstáculo a la hora de ser madre. 

– Relacionado: Endometriosis: la enfermedad que sufre Beth Rodergas, de Operación Triunfo

¿Qué problemas más frecuentes suelen ser causa de dificultad a la hora de ser madre?

Las causas de infertilidad pueden ser tanto del varón como de la mujer. Pero centrándonos en la mujer, la principal causa hoy en día es la edad avanzada. La mujer actual pospone la maternidad por múltiples motivos y sabemos que a partir de los 35 años ocurre un declive natural de la fertilidad.

Por otra parte, dentro de la patología ginecológica, la endometriosis es una de las causas más frecuentes. Esto no significa que una mujer con endometriosis sea estéril, ya que ella se puede quedar embarazada de forma natural. Lo que sí que es cierto, es que, aproximadamente, la mitad de las mujeres con endometriosis tienen una alta probabilidad de desarrollar una infertilidad.

– Relacionado: Alimentos saludables para lograr un embarazo 

¿Qué es la endometriosis?

La endometriosis es una enfermedad de la mujer en edad reproductiva. El útero está tapizado por una mucosa llamada endometrio.

Este endometrio, está compuesto por unas glándulas que sólo existen en esta parte del cuerpo.

En la endometriosis, encontramos este tejido endometrial fuera del útero, por ejemplo, en ovarios, cavidad pélvica o, incluso, otros lugares más distantes como el pulmón. Aunque la localización ectópica más frecuente es el ovario.

En estos casos se forman quistes que se conocen con el nombre de endometrioma. Estos crecen con el tiempo, por esto la endometriosis es una enfermedad crónica de carácter progresivo.

– Relacionado: Cáncer de útero: qué es, cuáles son sus síntomas y su pronóstico

¿Cómo afecta a la fertilidad?

De diferentes formas. Primero porque altera la anatomía ginecológica de la mujer, hay inflamación y se forman adherencias que pueden afectar a las trompas y, por tanto, al transporte de los óvulos y los embriones.

Por otra parte, la calidad de los óvulos que producen los ovarios afectados también se ve afectada, por tanto, su capacidad para dar lugar a embarazos viables es menor.

Por último, en los casos en los que es necesaria la cirugía para retirar los quistes, irremediablemente, el tejido sano también se ve afectado por el proceso quirúrgico. Así en la mujer operada vemos una disminución de la reserva ovárica.

¿Qué tratamientos existen en la actualidad para ayudar a las mujeres a ser madre?

En el caso de la endometriosis, la fecundación in vitro (FIV). Aunque, como ya he comentado anteriormente, la mujer con endometriosis también puede quedarse embarazada de forma natural, pero muchas de ellas acabarán necesitando la FIV.

En algunas ocasiones el tratamiento quirúrgico puede ayudar a la concepción natural, pero como ya comenté anteriormente, existe el riesgo de disminuir considerablemente la reserva ovárica y, con ello, las posibilidades de éxito. Estas están, de forma general, sobre el 60%.

– Relacionado: El yoga, un aliado para la fertilidad

¿Qué papel juega la preservación de la fertilidad?

Cuando se diagnostica endometriosis y dependiendo del grado de severidad del caso, se recomienda la gestación cuanto antes. Pero esta no es una opción real, plausible, para muchas mujeres, ya que por diversos motivos ellas desean retrasar la maternidad, no tienen pareja estable en ese momento o simplemente no se lo plantean en ese momento.

Aquí es cuando planteamos la preservación de la fertilidad (PF). Dado el carácter progresivo de la enfermedad, lo ideal sería hacerlo cuanto antes, en el momento que el ovario no esté muy afectado y la reserva ovárica no esté muy disminuida, ya sea por la endometriosis en sí, o por la edad.

En este sentido, hemos realizado un estudio único en el mundo (ya que no existen datos sobre esto), en el que hemos analizado nuestros resultados de PF en mujeres con endometriosis.

Tenemos que tener en cuenta que la mujer con endometriosis ya puede ver mermada su capacidad reproductiva, y si, además, es de edad avanzada (reproductivamente hablando mayor de 35 años), los resultados serán aún peores.

Así, la tasa de éxito en mujeres jóvenes con endometriosis, en términos de tasa de nacido vivo, es del 62%, mientras que si es mayor de 35 años este resultado decrece al 28%.

Por otra parte hemos analizado el efecto de la cirugía ovárica para extraer el endometrioma. Hemos visto que en mujeres jóvenes con 35 años o menos, y no operada, la tasa acumulada de recién nacido está alrededor del 73%, mientas que en mujeres jóvenes, de la misma edad, si están operadas los resultados bajan al 53%.

Por este motivo, recomendamos en estos casos, primero preservar y luego la cirugía. En mujeres mayores de 36 años habría que evaluar cada caso en particular en cuanto a severidad de la enfermedad, reserva ovárica etc.

– Relacionado: Estos son los 10 síntomas del primer mes de embarazo

Источник: https://www.hola.com/estar-bien/20191211156054/chenoa-endometriosis-embarazo/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: