Tratamiento de la obesidad infantil

Obesidad infantil: qué es, síntomas, causas, prevención y tratamiento

Tratamiento de la obesidad infantil

La obesidad infantil es un exceso de grasa corporal en los niños. A pesar de que habitualmente se use como sinónimo de sobrepeso no significa lo mismo. Hablaríamos de sobrepeso cuando un niño tiene un peso superior a la media, en comparación con los que tienen su misma estatura y edad. En ambos casos se considera que el peso del niño no es saludable.

Pronóstico de la enfermedad

Durante la etapa infantil es poco probable que se sufran las consecuencias provocadas por la obesidad. Las personas con problemas de obesidad son más propensas a padecer complicaciones en edad adulta.

La obesidad en niños puede conllevar los siguientes riesgos:

Síntomas de la obesidad en niños

Algunos de los síntomas son perceptibles a simple vista, pero otros no. La sintomatología más común es la siguiente:

  • Peso corporal elevado con índices altos de grasa
  • Fatiga diurna y somnolencia que le afecta negativamente en la escuela y en sus rutinas diarias.
  • Problemas de atención.

Actualmente, la obesidad infantil es un problema que afecta a una gran cantidad de países desarrollados en los que la cantidad de niños y adolescentes que sufren sobrepeso está creciendo de forma alarmante.

Pruebas para su detección

Para determinar este problema es necesario un examen médico. El doctor realiza al paciente una exploración física, además de asegurarse de si hay antecedentes familiares de obesidad, conocer sus hábitos a la hora realizar ejercicio y de comer.

Adicionalmente, podría pedir una analítica de sangre para determinar si la obesidad viene provocada por trastornos endocrinos o de tiroides. Se recomienda realizar exámenes de este tipo a niños a partir de los 6 años.

¿Cuáles son las causas de la obesidad infantil?

La principal causa de la obesidad infantil es el ingerir una cantidad de alimentos más elevada de las que requiere un niño de esa edad. Todas las calorías que se consumen innecesariamente quedan almacenadas en los adipocitos para poder usarlas más adelante. Si esto sucede repetidamente acaba provocando obesidad.

Por lo general, los niños no consumen más calorías de las que su cuerpo necesita, pero debido al consumo masivo de ultraprocesados cada vez se dan más casos.

Además, los niños suelen ser menos cuidadosos con su dieta, consumiendo golosinas y diferentes productos azucarados.

Todos estos alimentos poco saludables son de bajo coste y vienen en envases de gran tamaño, provocando ingerir más cantidad de la recomendada.

¿Se puede prevenir?

En la mayoría de los casos se puede evitar estableciendo desde los primeros años de vida unos hábitos de ejercicio y alimentación. No obstante, cuando la obesidad viene provocada por problemas tiroidales, endocrinos o de otra índole, será más complicada de abordar.

Tratamientos para la obesidad en niños

Para tratar la obesidad en niños lo primero es dar apoyo a su hijo y ayudarle a establecer unos mecanismos que le permitan conseguir un peso saludable. Hay que hacer ahínco en que adquiera el hábito del movimiento, ya que será el factor más determinante para que logre pérdida de peso.

Para cambiar su estilo de vida necesitará el apoyo de su entorno cercano, el cual le animará y le felicitará con cada pequeño resultado que obtenga. Para este cambio físico se deberán tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Aprender a dar porciones estándar a nuestro hijo.
  • Comprar alimentos naturales y saludables.
  • Cocinar menús variados y nutritivos.
  • Controlar lo que come el niño fuera de casa.
  • Ofrecer fruta en diferentes formatos (zumo, cortada a trozos, macedonia, etc.).
  • Consumir galletas y quesos bajos en grasa y calorías.
  • Evitar los refrescos y las bebidas azucaradas.
  • Tomar mucha agua.
  • Intentar que los niños hagan ejercicio moderadamente durante 1 hora diaria.
  • Motivar al niño para que sea más activo mediante juegos y excursiones.
  • Prohibir que esté más de dos horas diarias viendo la televisión o con aparatos electrónicos.

¿Qué especialista lo trata?

Los expertos encargados de diagnosticar y tratar este problema alimentario son los pediatras familiares, aunque también podría ser necesaria la colaboración de un dietista.

Источник: https://www.topdoctors.es/diccionario-medico/obesidad-infantil

El tratamiento de la obesidad infantil

Tratamiento de la obesidad infantil

La obesidad infantil es una de las epidemias de salud que existen a nivel mundial. No es un trastorno exclusivo de los países más industrializados, en África y en Asia tienen una de las mayores tasas de obesidad de niños menores de 5 años, según la OMS.

Uno de los grandes problemas de la obesidad infantil es que la mayoría de estos niños siguen siendo obesos cuando pasan a la edad adulta. Esta condición puede favorecer el aumento de enfermedades precoces relacionadas con cardiopatías o trastornos del metabolismo -diabetes mellitus, hipertensión arterial, etc.-.

¿Cuáles son las causas de la obesidad infantil?

La obesidad se produce, fundamentalmente, cuando la ingesta de grasas es superior a las que puede desgatar el organismo. Los cambios de hábitos de vida a nivel mundial han condicionado que se aumente el consumo de alimentos hipercalóricos con alto contenido en azúcares y grasas, y se disminuya la actividad física favoreciendo las actividades más sedentarias.

Habitualmente, los niños no eligen la dieta o el tipo de alimentos que ingieren, por lo tanto, los principales responsables son los padres y el colegio (si los niños comen ahí).

Por ejemplo, un 8 % de los niños van al colegio sin haber desayunado y un altísimo porcentaje lo hacen de forma inadecuada, con tan sólo un vaso de leche y unas galletas o un bollo. Para identificar la causa del problema se debe conocer de manera exhaustiva el entorno del niño.

A excepción de que se diagnostique un trastorno endocrino o factores genéticos que favorezcan el sobrepeso, en este caso el abordaje sería desde otro punto más clínico.

Tratamientos contra la obesidad infantil

Como comentábamos, el problema de la obesidad infantil se centra en mejorar la dieta alimentaria y aumentar la actividad física. Estos cambios de hábitos de vida se deben enfocar desde diversos frentes en los que tanto la familia como su entorno cercano se hagan responsables de los cambios.

  Antes, hay que tener en cuenta que los tratamientos contra la obesidad dirigidos a personas adultas -medicamentos quemagrasas o cirugía bariátrica- no están recomendados para los niños. Al menos, no antes de finalizar su desarrollo.

Por lo tanto, el objetivo principal es la modificación de hábitos de vida.

Para poder establecer un plan adaptado a las circunstancias de cada niño, es necesario que el especialista analice su rutina familiar: hábitos alimenticios, actividad, conductas, etc. Deberá averiguar:

  • Qué, cómo, cuánto y cuándo come.
  • Cuánto tiempo pasa ante el televisor, el ordenador o la videoconsola.
  • Cuál es su actividad física.
  • Qué actividad social y de ocio desarrolla tanto el niño como el conjunto de la familia. 

Una vez realizado un estudio completo del entorno, se establecerán las nuevas conductas saludables, tanto alimentarias como de actividad. Modificar estilo de vida no es una tarea sencilla, sobre todo si la familia también es obesa. Lo primero es contar con el apoyo y participación de la familia.

Dieta

Lo principal es conseguir una dieta equilibrada, eliminar aquellos alimentos que tienen un alto contenido en azúcares y grasas saturadas.

Y sustituirlos por otros alimentos más sanos: verduras, hortalizas, frutas, pescados, cereales integrales, etc A pesar de que suele aburrido, se la comida se puede presentar de formas divertidas para que el niño tenga menor impacto.

Es importante también la forma de cocinar los alimentos, se deben evitar los fritos o cocinar con mantequillas. Y establecer una rutina saludable de comidas, es decir, realizar cinco comidas al día: 3 de ellas principales y 2 más livianas. No es bueno, saltarse comidas.

Para conseguir el éxito del plan, hay que tener en cuenta la edad del niño: si es menor de 5 años, los padres deben asumir completamente la responsabilidad del tratamiento; entre 5 y 9 años, ésta será compartida con él; y a partir de esta edad el niño deberá asumir responsabilidades más importantes.

Actividad física

La actividad física es una parte esencial del tratamiento de la obesidad infantil. Deben buscarse actividades atractivas, de acuerdo con los intereses y posibilidades del niño.

Debe iniciarse con un ejercicio de intensidad suave pero continuo, que vaya ganando en intensidad de forma gradual. También es importante que no lo realice solo y que se vigile que lo haga.

La mejor manera de lograrlo es hacerlo con él y procurando que le resulte divertido.

Recomendaciones generales

La familia debe implicarse activamente en el tratamiento de la obesidad infantil, cambiando actitudes y hábitos que puedan resultar perjudiciales para el adecuado cumplimiento del tratamiento. He aquí algunas recomendaciones útiles que sin duda ayudarán:

  • Llenar la nevera o la despensa de alimentos frescos y saludables. La mejor manera de evitar que el niño coma alimentos poco adecuados es no tenerlos en casa.
  • Planificar los menús de las comidas, teniendo en cuenta la presencia y la proporción adecuada de los diferentes grupos de alimentos.
  • Procurar que el niño realice cinco comidas al día, siendo el desayuno una de las más importantes desde el punto de vista energético.
  • Utilizar técnicas de cocción saludables: al vapor, plancha, horno, wok, etc.
  • Evitar los refrescos gaseosos y azucarados, así como las bebidas isotónicas. El mejor refresco es un vaso de leche o un zumo de frutas natural.
  • Limitar el tiempo que el niño pasa ante el televisor o la videoconsola.
  • Motivar al niño para que practique algún deporte o actividad física.
  • Llevarlo al parque para que juegue con otros niños. La actividad física es mucho mayor y más intensa que en casa.
  • Planificar el ocio familiar de fin de semana incluyendo la realización de alguna actividad física en la que participen todos.

Источник: https://www.sanitas.es/sanitas/seguros/es/particulares/biblioteca-de-salud/pediatria-infancia/tratamiento-obesidad-infantil.html

Obesidad infantil adolescente

Tratamiento de la obesidad infantil

Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Puede cambiar su configuración u obtener más información.

Preguntas frecuentes obesidad

Es un problema de gran importancia, que cada día sufren más familias en sus casas… La Frecuencia de sobrepeso y obesidad en menores de 18 años, casi se ha triplicado en los últimos 30 años:

Sobrepeso infanto-juvenil, sobre en 45%
Obesidad infanto-juvenil, sobre un 15-16%

Además, el número de obesos cada vez mayor que hoy vemos en nuestra sociedad, en realidad proceden de una tasa de obesidad infanto-juvenil menor a la actual.

Es necesario un cambio radical en nuestro modelo dietético y estilo de vida y una verdadera actuación de conjunto.

¿Y cómo debemos de medir la obesidad en nuestros hijos? ¿Cuándo debemos preocuparnos?

  • En el periodo infantil, se manejan los percentiles habituales (>80 sobrepeso, >95 obesidad )
  • En el periodo adolescente (>14 años), se utiliza el IMC de los adultos (IMC > 30 obesidad)

¿Qué enfermedades se ven con más frecuencia asociadas a la obesidad secundaria?

  • Problemas genéticos: Sdr. de Down.
  • Problemas endocrinos: Mal funcionamiento del tiroides, de los ovarios o testículos, o de las glándulas suprarrenales, que se manifiestan de formas muy diversas.
  • Problemas neurológicos: Espina Bífida.
  • Problemas psiquiátricos: Bulimia nerviosa.

¿Qué problemas puede causar la obesidad, en un momento aparentemente tan delicado como el crecimiento del niño?

  • Pubertad adelantada.
  • Maduración sexual adelantada.
  • Trastornos en la Conducta Alimentaria.
  • Problemas cardiovasculares…

¿Cómo se debe abordar un problema así?

Mediante un trabajo multidisciplinar que aborde todo los ámbitos del niño/a: familiar (distintos núcleos familiares), escolar y social.

¿Realmente debemos pensar en una operación de obesidad en adolescentes obesos? ¿A partir de qué grado de obesidad se debería utilizar?

Sí, cuando el niño tenga problemas psicológicos de difícil manejo o mala respuesta a psicoterapia, y con IMC superiores a 45-50.

  • En el periodo infantil, se manejan los percentiles habituales (>80 sobrepeso, >95 obesidad )
  • En el periodo adolescente (>14 años), se utiliza el IMC de los adultos (IMC > 30 obesidad)
  • Problemas endocrinos: Mal funcionamiento del tiroides, de los ovarios o testículos, o de las glándulas suprarrenales, que se manifiestan de formas muy diversas.
  • Problemas genéticos: Sdr. de Down.
  • Problemas neurológicos: Espina Bífida.
  • Problemas psiquiátricos: Bulimia nerviosa.
  • Pubertad adelantada.
  • Maduración sexual adelantada.
  • Trastornos en la Conducta Alimentaria.
  • Problemas cardiovasculares…
  • Intervención sobre el niño:
  • Dieta equilibrada.
  • Ejercicio físico y vida activa.
  • Tto. psicológico conductual.
  • Tto. Farmacológico de obesidad primaria (orlistat, metformina)
  • Balón Intragástrico?
  • Terapia familiar integral.
  • Apoyo escolar y otros entornos.

¿Son necesarias una condiciones especiales en el niño y/ en su familia, para poder indicar una operación de obesidad en un adolescente?

Es muy importante la estabilidad y apoyo del entorno familiar y escolar del niño. El tratamiento psicológico familiar puede ser necesario con cierta frecuencia.

El control nutricional del adolescente tras la operación, es fundamental, y los controles sanguíneos pueden ser necesarios con más frecuencia que en el adulto.

¿Cuál sería el tipo de operación más adecuado en su experiencia, para controlar la obesidad en un adolescente?

La operación de Tubo Gástrico, es la más aceptada en la actualidad, aunque también podría utilizarse la Banda Gástrica.

¿Y estas operación en adolescentes, pueden afectar a su crecimiento o maduración definitiva?

En general, deben evitarse los procedimientos malabsortivos, porque podrían afectar al crecimiento y maduración del adolescente.

¿Compensa el riesgo de la operación al beneficio conseguido?

Sin lugar a duda compensa el beneficio al riesgo, aunque es muy importante el control, la formación y el apoyo postoperarorio,del paciente y de la familia.

Источник: https://www.clinicasobesitas.com/obesidad/obesidad-infantil-adolescente/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: