Tratamiento de la urticaria en niños

Alergias en los bebés: Urticaria y angioedema

Tratamiento de la urticaria en niños

La urticaria es un cuadro en el que se produce una reacción alérgica muy característica en la piel superficial del bebé. En los casos en los que esta reacción es en la piel pero más profunda, el cuadro se conoce entonces con el nombre de angioedema.

Es un proceso bastante frecuente en la edad infantil, sobre todo en niños pequeños, y que puede verse de forma aguda (reacciones más o menos inmediatas tras el contacto con la sustancia que produce la alergia), o bien de forma crónica (procesos de urticaria que duran más de seis semanas).

Causas de urticaria y angioedema

Ambos cuadros son manifestaciones de un cuadro de alergia en los bebés. Existen multitud de sustancias que los pueden desencadenar, como alimentos, cremas, tejidos o metales. Pero el proceso también puede desencadenarse por causas tan curiosas como el frío, la presión, la luz del sol… ¡ó hasta el agua!

Parece ser que en los niños que puedan estar sometidos a situaciones de estrés familiar, puedan ser más fáciles de ver este tipo de reacciones cutáneas.

Existen tipos concretos de urticarias en las que el cuadro aparece cuando el niño suda, hace ejercicio ó se baña con agua caliente.

El mecanismo siempre se basa en un proceso alérgico, en el que la piel reacciona frente a un estímulo que, erróneamente, reconoce como extraño y que por lo tanto desencadena esa reacción defensiva.

Síntomas de la urticaria y del angioedema

Lo más característico de la urticaria es la aparición en la piel de los denominados «habones». Estos habones son pequeñas elevaciones de la piel, que son de color más o menos rojizo y de bordes muy irregulares. Suelen picar mucho y además es muy característico el que aparecen y desaparecen con rapidez, por lo que dan la sensación de que van cambiando de sitio.

El mayor riesgo de estos habones es que al picar tanto, el propio niño puede producirse auto-lesiones por el rascado continuo de la piel, que corren el riesgo de infectarse por bacterias. Esto es mucho más frecuente en los niños más pequeños, en los que es más difícil controlar el rascado.

A veces se produce un curioso fenómeno, conocido como «dermografismo». Este nombre viene a significar «escribir en la piel», ya que al pasar el dedo por la piel del niño, a los pocos segundos aparece un habón en forma de línea que sigue el dibujo realizado. Esto se ve mucho en las urticarias relacionadas con el calor.

El angioedema consiste en la aparición de las lesiones de urticaria pero a nivel más profundo, dentro de la piel. Esto hace que el niño tenga zonas del cuerpo inflamadas e induradas. No suelen picar, pero sí doler, incluso en forma de pinchazos, sobre todo al tocar o palpar las zonas inflamadas.

La mayoría de las veces tanto la urticaria como el angioedema se presentan en formas leves o moderadas. En las primeras se afecta una o varias zonas de la piel, pero con pocas lesiones que desaparecen en pocas horas. En los casos moderados la afectación puede ser mayor y durar varios días. Además de la urticaria puede haber angioedema.

Los casos graves se caracterizan porque la presencia de angioedema es mayor y más severa. El mayor riesgo reside en que afecte a la cara y el cuello, de forma que se pueden inflamar zonas que pongan en peligro la entrada de aire a través de la vía aérea. En estos casos el niño siempre debe ser llevado de forma rápida a un servicio de urgencias.

Tratamiento de la urticaria y del angioedema

Los cuadros agudos de urticaria y angioedema suelen evolucionar generalmente en horas o en pocos días. A su vez pueden ser leves, moderados o graves.

Los cuadros leves generalmente se tratan con poca o ninguna medicación, y remiten en poco tiempo. Los moderados suelen requerir tratamiento oral, como antihistamínicos o incluso corticoides, que siempre deben ser pautados por un Pediatra.

Los casos graves son aquellos en los que la inflamación puede poner en riesgo la vida del niño, por lo que siempre deben ser evaluados en un servicio de Urgencias. Allí, en función del estado del niño, recibirá tratamiento con adrenalina, corticoides, oxígeno u otras medidas que pueda precisar.

En Resumen..

Tanto la urticaria como el angioedema son la manifestación en la piel de un proceso de alergia en los bebés y niños de cualquier edad. La mayoría de los casos consisten en urticarias leves, pero otros son moderados o graves, requiriendo distintos tratamientos que siempre deben ser pautados y controlados por el Pediatra.

La única forma de evitar su aparición es evitar la exposición o ingestión de la sustancia que los desencadena. Por este motivo es muy importante que el Pediatra conozca la aparición y evolución de los cuadros, con el fin de encontrar dicha sustancia mediante estudios de alergia.

Una vez que se conozca la sustancia se debe advertir a cualquier persona que quede a cargo del niño.

Foto | redjar Flicker licencia CCEn Bebés y Más | Alergias en los bebés: Dermatitis de contacto, Alergias en los bebés: dermatitis del pañal

Источник: https://www.bebesymas.com/salud-infantil/alergias-en-los-bebes-urticaria-y-angioedema

Urticaria

Tratamiento de la urticaria en niños

  • Tamaño de texto más grande

La urticaria son unas protuberancias, tipo habones o ronchas de color rojo, que sobresalen en la piel. La urticaria es una reacción habitual de la piel a determinadas cosas, como un alérgeno (una sustancia que provoca alergias).

La urticaria puede aparecer en cualquier parte del cuerpo, tanto en forma de granos diminutos, manchas, o protuberancias grandes e interconectadas.

Cada roncha o cada granito puede durar de unas pocas horas a una semana entera (y a veces más), y aparecen nuevas ronchas o granitos que sustituyen a los que van desapareciendo. La urticaria que dura 6 semanas o menos recibe el nombre de urticaria aguda; la urticaria que dura más de 6 semanas recibe el nombre de urticaria crónica.

Causas de la urticaria

Una reacción alérgica puede provocar una urticaria, y también la pueden provocar:

  • las temperaturas extremas
  • el estrés
  • las infecciones
  • algunas enfermedades

En algunos casos, la gente presenta urticaria y angioedema, una afección que causa hinchazón alrededor de los ojos, los labios, las manos, los pies o la garganta. Muy raramente, la urticaria y el angioedema se asocian a una reacción alérgica que afecta a todo el cuerpo, o choque anafiláctico.

Las ronchas o habones rojos aparecen cuando los mastocitos del torrente sanguíneo segregan una sustancia química llamada histamina, lo que hace que los diminutos vasos sanguíneos que hay debajo de la piel tengan escapes. El líquido se acumula dentro de la piel y forma granos y/o habones de gran tamaño. Esto puede ocurrir por varias razones. Pero, en muchos casos, no se llega a identificar la causa.

Lo más frecuente es que la urticaria esté provocada por una reacción alérgica; lo que puede hacer que la piel se cubra de ronchas o habones pocos minutos después de exponerse al alérgeno. Entre las alergias más frecuentes, se incluyen las siguientes:

A veces los brotes de urticaria no guardan ninguna relación con las alergias. Entre otras causas de la urticaria, se encuentran las siguientes:

  • las infecciones, incluyendo las provocadas por virus
  • el ejercicio físico
  • la ansiedad o el estrés
  • la exposición al sol
  • la exposición al frío, como el hecho de sumergirse en agua fría o nieve
  • el contacto con sustancias químicas
  • rascarse (dermografismo)
  • exponer la piel a presiones excesivas, como estar sentado durante mucho rato seguido o transportar una mochila pesada colgando de un hombro.

Las urticarias provocadas por causas físicas (como la presión, el frío o la exposición al sol) se conocen como urticarias físicas.

Averiguar cuál es la causa de una urticaria crónica puede ser difícil, aunque a veces este tipo de urticaria se asocia a enfermedades del sistema inmunitario, como el lupus. Otras veces, un medicamento, un alimento, los insectos o una infección pueden desencadenar un brote de urticaria. Pero los médicos no suelen conocer la causa de las urticarias crónicas.

¿Cuáles son los signos y los síntomas de la urticaria?

Las ronchas rojas distintivas que sobresalen en la superficie de la piel son el principal signo de la urticaria. Pueden:

  • tener una tonalidad pálida en la parte central
  • presentarse agrupadas (o en racimos)
  • cambiar de forma y de ubicación en cuestión de horas
  • ser pequeñas o tan grandes como un plato de comida
  • picar, escocer o provocar ardor

Si la urticaria se da junto con el angioedema, se puede asociar a hinchazón, inflamación, formación de manchas rojas, o de bultos de gran tamaño alrededor de los ojos, los labios, las manos, los pies, los genitales o la garganta. Otros síntomas pueden ser las náuseas, los vómitos y el dolor abdominal.

De forma excepcional, una persona con urticaria y angioedema puede tener un choque anafiláctico. Los signos de un choque anafiláctico incluyen problemas para respirar, bajada de la tensión arterial (hipotensión), mareo y/o pérdida de la conciencia (desmayo).

¿Cómo se diagnostica la urticaria?

La mayoría de las veces, los médicos pueden diagnosticar una urticaria simplemente observando la piel del paciente.

Para tratar de identificar su causa, es posible que el médico de su hijo le haga preguntas sobre el historial médico del niño (sus antecedentes médicos): las enfermedades que ha pasado hace poco, los medicamentos que toma, su exposición a alérgenos y los factores estresantes a que se somete cada día.

Si su hijo padece una urticaria crónica, es posible que el médico le pida que lleve un registro diario de sus actividades, lo que bebe y come y en qué partes del cuerpo le tienden a aparecer las ronchas.

El médico le puede pedir pruebas diagnósticas, como análisis de sangre, pruebas de alergia y otras pruebas para descartar afecciones que pueden estar provocando la urticaria, como las enfermedades tiroideas o la hepatitis, a fin de conocer la causa exacta de la urticaria.

Para saber si su hijo padece una urticaria física, el médico le colocará hielo sobre la piel para ver cómo esta reacciona al frío o le colgará una bolsa de arena u otro objeto pesado de los muslos para comprobar si la presión hace que le aparezcan ronchas en la piel.

¿Cómo se trata la urticaria?

Muchas veces, las urticarias leves desaparecen por sí solas sin necesidad de tratamiento.

Si se identifica un desencadenante claro de la urticaria, evitarlo en la medida de lo posible formará parte del tratamiento.

Si las ronchas provocan picazón, es posible que el médico recomiende tomar un antihistamínico para impedir que el cuerpo siga liberando histamina en el torrente sanguíneo a fin de prevenir más brotes de urticaria.

Para la urticaria crónica, es posible que el médico recomiende un antihistamínico de venta sin receta médica que no provoque somnolencia para que el niño se lo tome cada día. De todos modos, no todo el mundo responde del mismo modo a los medicamentos, por lo que es importante que colabore con el médico de su hijo para encontrar el que sea más adecuado para él.

Si un antihistamínico que no provoca somnolencia no funciona, es posible que el médico de su hijo le recomiende un antihistamínico más potente, otro medicamento o una combinación de medicamentos.

En casos excepcionales, el médico puede recetar un esteroide, en forma de pastilla o de jarabe, para tratar la urticaria crónica.

Generalmente, este tratamiento solo se suele recetar durante breves períodos de tiempo (de cinco días a dos semanas), para evitar los efectos secundarios nocivos de los esteroides.

En caso de emergencia

Los choques anafilácticos y los ataques de urticaria de carácter grave son muy poco frecuentes. Pero, cuando ocurren, requieren una atención médica inmediata.

Los niños con alergias graves deben llevar siempre encima un inyectable de epinefrina. Si su hijo corre el riesgo de presentar reacciones alérgicas graves, su médico les enseñará, tanto a usted como a él, a poner este tipo de inyecciones por si presentara una reacción alérgica grave.

Revisado por: Joanne Murren-Boezem, MD

Fecha de revisión: junio de 2018

Источник: https://kidshealth.org/es/parents/hives-esp.html

Remedios caseros para tratar la urticaria en niños — Mejor con Salud

Tratamiento de la urticaria en niños

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto al La urticaria suele ser muy molesta para los niños, ya que cursa con irritación y comezón. Aunque no suele ser grave, es conveniente darle un tratamiento.

¿Cómo mejorarla con remedios caseros?

Hay una serie de remedios caseros que sirven como coadyuvantes para tratar la urticaria en niños. Esta condición es una reacción alérgica que se caracteriza por la aparición de ronchas pequeñas, cuyo aspecto es similar a una picadura de mosquito.

Se da en cualquier parte del cuerpo y puede aparecer, por ejemplo, tras la ingesta de ciertos medicamentos o alimentos.

Cuando es leve, tiende a desaparecer por sí sola, sin necesidad de un tratamiento específico. Sin embargo, dado que la irritación y comezón es molesta para los niños, es posible acelerar su recuperación con preparaciones hechas en casa. A continuación, detallamos las causas de esta alteración de la piel y compartimos algunos consejos para mitigar los síntomas.

¿Cuáles son las posible causas de la urticaria?

Aunque no se ha establecido cuál es la causa específica de esta reacción en los niños, existen algunos factores que se asocian a su aparición. Como detalla la Clínica Mayo, los más frecuentes son los siguientes:

  • Alimentos como los mariscos, el pescado, el maní, los frutos secos, la soja, el trigo, los huevos y la leche.
  • Algunos medicamentos, como la penicilina, la aspirina, el ibuprofeno, entre otros.
  • El polen u otros alérgenos presentes en el aire.
  • La luz solar, las duchas calientes, el estrés y las picaduras de insectos.

Esta afección puede ser leve, si las ronchas desaparecen en un par de días. Por el contrario, cuando los síntomas duran más de seis semanas y reaparecen con frecuencia durante meses o años, se considera urticaria crónica.

Se desconoce la causa exacta de la urticaria en niños. Sin embargo, se han identificado algunos detonantes de la reacción alérgica.

Remedios caseros para tratar la urticaria en niños

Aunque las ronchas, características de la urticaria, suelen ser inofensivas y remiten en un par de días, la comezón en la piel puede ser muy molesta, sobre todo para un pequeño. Por fortuna, algunos remedios caseros ayudan a calmar los síntomas, al menos de forma temporal.  ¡Toma nota!

Gel de aloe vera

La actividad antiinflamatoria y antimicrobiana del aloe vera parecen ser útiles para calmar la urticaria en niños. De acuerdo a un estudio publicado en Pharmacognosy Magazine, la aplicación tópica del gel de esta planta ejerce un efecto calmante, hidratante y cicatrizante.

¿Qué debes hacer?

  • En primer lugar, extrae el gel contenido en la hoja de aloe vera.
  • Luego, frótalo en la zona afectada, dos veces al día, hasta notar una mejoría.

Te podría interesar: 5 mejores beneficios del aloe vera para la salud

Baño de agua fresca

Uno de los remedios caseros para tratar la urticaria en niños es un simple baño con agua fresca. Es una opción recomendada si los síntomas están presentes en todo el cuerpo, ya que permite calmar la comezón y reducir la presencia de ronchas. Basta con darle un baño de unos 10 minutos. En este lapso, el pequeño relajará todo su cuerpo.

Compresas frías

En algunas ocasiones, las ronchas pueden aparecer o empeorar debido a las altas temperaturas. Si este es el caso, aplicar compresas frías sobre la piel durante 10 minutos podría aliviar la alergia. Una publicación en The Journal of Clinical and Aesthetic Dermatology comenta que este remedio, además, disminuye la comezón.

Baño de avena

Este cereal ha sido usado durante años en la cosmética para tratar ciertas condiciones de la piel. En este caso, se debe utilizar la coloidal, una forma especial de la avena que, según un estudio publicado en Journal of Drugs in Dermatology, exhibe actividad antiinflamatoria y antioxidante.

Debido a estas propiedades, es un ingrediente que funciona como emoliente para aliviar la comezón, disminuir irritaciones menores y suavizar la piel.

La avena tiene propiedades antioxidantes y antiinflamatorias que han demostrado ser beneficiosas para la piel.

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: