Triglicéridos altos en el embarazo

¿Cómo controlar el colesterol en el embarazo?

Triglicéridos altos en el embarazo

Cuando se está esperando un hijo es fundamental cuidarse muy bien. Y es que es la manera de conseguir que la gestación vaya bien, que no haya problemas de salud ni para la madre ni para el bebé y que no surjan complicaciones. Precisamente eso pasa por tener bien tanto la tensión como el colesterol.

Por ese motivo, ahora vamos a dar a conocer a continuación varias medidas que les serán útiles para cualquier mujer en estado a la hora de controlar el colesterol, que se incrementa en torno a un 40 % a partir del segundo trimestre:

Tomar menos productos con grasa saturada

Un parto prematuro, cambios complicados en la placenta e incluso preeclampsia son algunas de las nefastas consecuencias que puede traer consigo tener el colesterol en niveles no adecuados. Por ese motivo, es fundamental que la futura mamá tome una serie de medidas para evitar llegar a ese punto.

En concreto, hay que saber que una de las acciones más importantes que puede llevar a cabo es reducir la ingesta que realiza de productos que tienen grasas saturadas.

Nos estamos refiriendo a la leche entera, a las carnes muy grasas, a los quesos muy curados…Esos son alimentos que debe sustituir por otros tales como las carnes de pollo o pavo, la leche desnatada…

Nada de quesos curados

Aumentar la ingesta de frutas y verduras

De la misma manera, se recomienda también que la embarazada no dude en llevar a cabo una dieta sana, completa y equilibrada. Eso pasa, entre otras cosas, porque apueste por incrementar la cantidad de frutas y verduras que toma al día. Y es que estas son mucho más beneficiosas tanto para mantener bajo control el colesterol como incluso la tensión.

Son productos saludables y que aportan al organismo, por ejemplo, tanto fibra como vitaminas.

Más verduras en la alimentación

Nada de comida basura

Ni que decir tiene que es necesario e imprescindible que la gestante deje de lado lo que se conoce como comida basura. Y es que esta le aportará una gran cantidad de grasas y nada saludables precisamente.

De la misma manera, también debe dejar de lado lo que son los productos fritos porque aumentan de forma considerable los niveles de colesterol. Por eso, se recomienda que en lugar de freír los alimentos apueste por prepararlos de una forma más sana como pueden ser al vapor, al horno o incluso a la plancha.

Dejar de lado la comida basura

Ejercicio

Por supuesto, es fundamental saber que también se viene a aconsejar que, para controlar el colesterol, realice ejercicio dentro de lo que su avanzado estado de gestación le permite. Como mínimo, debe caminar una media hora al día. No obstante, eso no quita para que pueda llevar a cabo otro tipo de actividad física como el Pilates, el Yoga, la natación…

Hay que tener en cuenta que el deporte además le resultará beneficioso por otros muchos motivos: le permitirá tener bajo control la tensión, le ayudará a liberar el estrés, la mantendrá en forma para el parto, le hará feliz…

Otras medidas para controlar el colesterol

Además de las medidas expuestas hasta ahora, no podemos pasar por alto otra serie importante de acciones que se pueden llevar a cabo en el embarazo para controlar el colesterol. Nos estamos refiriendo a propuestas como estas:

  • Aumentar la ingesta de productos con fibra, pues esta se encarga de reducir la cantidad de azúcar y grasa que puede existir en el cuerpo.
  • Seguir todas las indicaciones que dé el médico. Y eso pasa, del mismo modo, por acudir a todas y cada una de las consultas establecidas durante el embarazo.
  • Reducir la cantidad de bollería industrial que se toma, pues lo único que aporta son grasas nada beneficiosas para el organismo.
  • De la misma manera, no hay que pasar por alto que también es esencial proceder a aportar al cuerpo lo que son grasas saludables. Nos estamos refiriendo a las que otorgan alimentos tales como el aceite de oliva, el pescado azul o incluso los frutos secos que no cuenten con sal.
  • También es necesario darle cabida en la alimentación a las legumbres, que contribuirán, por ejemplo, a aportar fibra, de igual modo.

A grandes rasgos, estas son las principales acciones que cualquier embarazada puede llevar a cabo para tener bajo control lo que es el colesterol. Todo en pro de poder llevar adelante una gestación sin complicaciones que la pongan en riesgo a ella o a su bebé.

Источник: https://okdiario.com/bebes/controlar-colesterol-embarazo-1914651

Dieta para bajar los triglicéridos y el colesterol en el embarazo — Mejor con Salud

Triglicéridos altos en el embarazo

El aumento de colesterol y triglicéridos durante el embarazo puede traer consigo varias consecuencias para la salud. Por fortuna, hay algunas pautas dietéticas que ayudan a mejorarlo.

¿Qué tener en cuenta?

Tener una mala alimentación puede alterar el metabolismo de cualquier persona; pero cuando esto sucede en una embarazada, se puede presentar un problema también para el bebé.

Ahora bien, ¿cómo debe ser la dieta para bajar el colesterol y los triglicéridos en este caso?

Si bien el cuerpo necesita de estos compuestos para funcionar con normalidad, una ingesta mayor contribuye al exceso de peso y a la formación de la placa de ateroma, lo cual puede derivar un posible un evento cardiovascular. A continuación, te contamos más sobre este tema.

¿Por qué se elevan los triglicéridos y el colesterol en el embarazo?

Debido el estilo de vida actual, los patrones alimentarios mas habituales son aquellos que se basan en comidas rápidas o industrializadas. Por lo general, estas presentan un aporte calórico elevado y un escaso valor nutricional. Aunque consumirlas de forma ocasional no trae problemas, su abuso no es recomendable.

Las mismas contienen grasas de origen animal de tipo saturadas y colesterol. Cuando el organismo absorbe dichas sustancias, las transporta por la sangre a través de macromoléculas (conocidas como liproteínas), con la finalidad de distribuirlas hacia los órganos.

Asimismo, si hay un consumo excesivo de los compuestos mencionados, la circulación constante de ellos en las arterias provoca que se peguen a las paredes de las mismas, lo que las estrecha o las bloquea. Una vez ocurre esto, dicho proceso acentúa el riesgo de desarrollar una enfermedad cardiovascular.

En el caso de las mujeres embarazadas, hay que sumar el hecho de que se produce un aumento en los niveles de triglicéridos como consecuencia de las necesidades del feto. Esto hace parte de los procesos de adaptación metabólica, pero sumado a una dieta alta en grasa causa un desequilibrio mayor.

En la mujer embarazada los niveles de triglicéridos aumentan como parte de los procesos de adaptación metabólica. Sin embargo, en exceso, pueden causar problemas para la madre y el feto.

Te puede interesar: Riesgos de la dieta alta en azúcar durante el embarazo

Cantidades recomendadas

La evidencia científica considera como rango normal mantener los triglicéridos y colesterol por debajo de los 150 y 300 miligramos por decilitro, respectivamente. De este modo, es posible evitar la aparición de problemas asociados.

Sin embargo, en el caso del colesterol, existen otros factores que posibilitan el aumento del mismo en el organismo. Esto incluye lo siguiente:

  • Enfermedades hepáticas.
  • Patologías endocrinas.
  • Enfermedades renales.
  • Uso de ciertos fármacos.
  • Predisposición genética a la hipercolesterolemia.

Dieta para bajar el colesterol y los triglicéridos

Para mantener el perfil lipídico estable, se requiere un cambio del estilo de vida, en el cual haya una alimentación variada. De igual forma, es conveniente dedicar por lo menos 30 minutos diarios a la práctica de ejercicio físico. Sin embargo, puede suceder que el embarazo obligue a guardar reposo y limitar el movimiento.

Adicional a esto, hay algunos casos en los que se requiere el uso de fármacos. Los mismos deben ser indicados por el médico, ya que algunos compuestos interfieren en el correcto desarrollo del feto.

Respecto a las recomendaciones dietarias hechas por profesionales, se sugiere el consumo abundante de alimentos con fibra dietética y ácidos grasos saludables. Algunas opciones son las siguientes:

  • Frutas, verduras y hortalizas. 
  • Cereales integrales, como pan, pastas y arroz.
  • Legumbres.
  • Pescado azul, como atún, sardina, boquerón y salmón.
  • Frutos secos.
  • Aceite de oliva virgen.
  • Agua y bebidas naturales. 

Las comidas basadas en estos alimentos aportan nutrientes que ayudan a reducir los niveles de colesterol malo en sangre (LDL) y aumentar el denominado colesterol bueno (HDL).

Los beneficios se dan porque contienen ácidos grasos monoinsaturados (presentes en el aceite de oliva virgen), ácidos grasos omega 3 (pescado azul), esteroles vegetales (en aceites vegetales o incorporados en productos lácteos)  y antioxidantes (como frutas y verduras) cuya asimilación favorece el metabolismo.

Los alimentos que ayudan a bajar el colesterol y los triglicéridos son aquellos que aportan, sobre todo, antioxidantes y grasas saludables.

Alimentos desaconsejados

La Fundación Española del Corazón recomienda evitar ciertos alimentos para mantener los niveles de triglicéridos en sangre en cifras aceptables. Entre ellos, menciona los siguientes:

  • Mantequilla.
  • Nata.
  • Carnes grasas.
  • Lácteos enteros.
  • Aceite de coco y de palma.
  • Frituras y comidas procesadas.

La dieta mediterránea: una opción recomendada por la ciencia

Un tipo de dieta conocido hace muchas años que se adapta al objetivo propuesto es la mediterránea. En la misma, los alimentos mencionados con antelación, se consideran apropiados por su carácter preventivo sobre las enfermedades del corazón.

Cabe destacar que también incluye la ingesta moderada de vino tinto, pero se ha evidenciado que el alcohol no es recomendable por su carácter tóxico, aunque se trate de dosis moderadas. 

Además de ello, las embarazadas deben evitar el cigarrillo, ciertas plantas medicinales y otros productos sintéticos que son dañinos en la gestación.

No te quedes sin leer: Medicamentos permitidos en el embarazo

¿Qué recordar sobre la dieta para bajar el colesterol y los triglicéridos en el embarazo?

La adopción de una dieta saludable, basada en frutas, verduras, legumbres y granos integrales, es la mejor forma de mantener los niveles de triglicéridos y colesterol en niveles estables. Además de ello, la actividad física diaria desempeña un papel clave.

Por otro lado, si estás embarazada debes evitar todas aquellas sustancias nocivas, como ciertos medicamentos y el alcohol, que pueden afectar el desarrollo del bebé. No olvides que debes controlarte de manera regular y consultar al médico sobre qué dieta es la más recomendada para tu caso particular.

  • Bashir, Abdelhafiz & Sma, Shahid & Ahmed, Mohammed & Mansi, Mohammad & Dheem, Rashidi-Yussef & Al, Abdulrhman & Aied, Mishal & Alanzy, Huders & Msekohay, Awath & Alrshedy, Olaythah & Majeed, Abdul & Mesnad, Abdullah & Shammari, Al. (2017). Study on the effects of fast food on the glucose and lipid profile aims to provide a platform to advocate a healthier lifestyle and better eating habits. 5. 175-178.
  • Ghio A, Bertolotto A, Resi V, Volpe L, Di Cianni G. Triglyceride metabolism in pregnancy. Adv Clin Chem. 2011;55:133-153. doi:10.1016/b978-0-12-387042-1.00007-1
  • Carranza-Madrigal, J. (2017). Triglicéridos y riesgo cardiovascular. Medicina interna de México33(4), 511-514.
  • Katcher HI, Hill AM, Lanford JL, Yoo JS, Kris-Etherton PM. Lifestyle approaches and dietary strategies to lower LDL-cholesterol and triglycerides and raise HDL-cholesterol. Endocrinol Metab Clin North Am. 2009;38(1):45-78. doi:10.1016/j.ecl.2008.11.010
  • Griswold, M. G., Fullman, N., Hawley, C., Arian, N., Zimsen, S. R., Tymeson, H. D., … & Abate, K. H. (2018). Alcohol use and burden for 195 countries and territories, 1990–2016: a systematic analysis for the Global Burden of Disease Study 2016. The Lancet392(10152), 1015-1035.
  • Rivera-Pírela, R., Reyna-Villasmil, E., Mejia-Montilla, J., Santos-Bolívar, J., Torres-Cepeda, D., Reyna-Villasmil, N., & Fernández-Ramírez, A. (2017). Colesterol sérico en el segundo trimestre del embarazo como predictor de preeclampsia. Revista Peruana de Ginecología y Obstetricia63(2), 163-169.
  • Ambring A, Friberg P, Axelsen M, et al. Effects of a Mediterranean-inspired diet on blood lipids, vascular function and oxidative stress in healthy subjects. Clin Sci (Lond). 2004;106(5):519-525. doi:10.1042/CS20030315
  • Tahan AC, Tahan V. Alcohol is not Safe even at Light Amounts. Balkan Med J. 2015;32(2):239. doi:10.5152/balkanmedj.2015.150853

Florencia Villafañe

Graduada en Nutrición por la Universidad Nacional de Córdoba (Argentina) en el año 2019.

Realizó cursos de nutrición en actividad física y deporte, alimentación y nutrición en parálisis cerebral, abordaje práctico en la gestión de servicios de alimentación, consejería en hábitos alimentarios, actualización integral de la obesidad, alimentación vegana y vegetariana.

Actualmente, trabaja en consultoría en ámbito privado con un enfoque alimentario holístico enfatizando el empoderamiento de la soberanía alimentaria.

Источник: https://mejorconsalud.as.com/dieta-bajar-trigliceridos-colesterol-embarazo/

¿Metabolismo de los lípidos estando embarazada?

Triglicéridos altos en el embarazo

El combustible principal del organismo de la madre son los hidratos de carbono. Durante el embarazo, estas necesidades son mayores dadas las exigencias metabólicas del feto y de las estructuras que se encuentran en desarrollo en el organismo materno, como el tejido muscular uterino.

A excepción del cerebro materno y del fetal -que pueden emplear únicamente glucosa como combustible- el resto de tejidos están preparados para emplear las grasas o lípidos, una vez consumidos los depósitos de hidratos de carbono en el organismo.

Durante los primeros meses de embarazo se va a favorecer un incremento de los depósitos de lípidos. ¿La razón? Se trata de anticipar las mayores necesidades de ácidos grasos que se van a ser clave a partir del segundo trimestre de gestación.

El metabolismo de toda mujer embarazada experimenta ciertas adaptaciones en su organismo con dos finalidades principales:

  • Por un lado, permitir la presencia de depósitos energéticos que puedan ser empleados cuando sean necesarios durante la gestación.
  • Por otro, favorecer un eficiente uso de los nutrientes disponibles. De este modo, el organismo materno asegura que puedan cumplirse las necesidades materno-fetales en todo momento.

Especialmente a partir del segundo trimestre de gestación, los niveles de glucosa en sangre materna tienden a estar algo aumentados después de las comidas y a ser estables en las horas de ayuno.

Este hecho -asociado a un aumento de la resistencia a la acción de la insulina, que disminuye la captación de esta glucosa por los tejidos maternos- va a favorecer la disponibilidad de glucosa en sangre materna, y su paso por la placenta para el crecimiento fetal.

A más glucosa, más depósitos de grasa

De igual forma, estos niveles de glucosa mantenidos van a favorecer la generación de depósitos en forma de grasas.

 Estos ácidos grasos de origen materno, van a suponer el 50 por ciento de las necesidades de lípidos que necesita el feto para su crecimiento y maduración, los cuales van a atravesar la placenta por un mecanismo denominado pinocitosis. El otro 50 por ciento restante será generado por el propio feto para satisfacer sus propias necesidades.

Durante el embarazo la absorción de lípidos se encuentra aumentada, principalmente en el último trimestre, donde se ve incrementado el tejido adiposo y los triglicéridos circulantes en sangre, para estar disponibles en el caso de necesidad fetal.

Es por ello frecuente y no debe considerarse patológico, que en el examen rutinario de una mujer gestante durante el último trimestre de gestación, se encuentren elevados los niveles de colesterol y triglicéridos en sangre.

Este hecho es el efecto analítico que podemos cuantificar de las adaptaciones maternas al embarazo.

El metabolismo de los lípidos durante la gestación, al igual que el de glucosa y proteínas,  se ve alterado.

Como hemos dicho, en sangre se produce un aumento de triglicéridos, colesterol, fosfolípidos y ácidos grasos libres.

Esto se debe para facilitar la captación de éstos por la placenta y facilitar su paso al feto para la generación y proliferación de sus membranas celulares y favorecer el desarrollo del sistema nervioso.

A más lípidos más formación de cuerpos cetónicos

Un efecto del aumento de los lípidos en sangre periférica materna es que existe disponibilidad de éstos para el metabolismo materno.

Cuando existen periodos de ayuno, cuando no se ha ingerido en horas, se va a realizar un metabolismo de estos ácidos grasos para transformarlos en glucosa, la principal molécula energética para el cerebro y el corazón.

Pero esta generación de glucosa a partir de ácidos grasos conlleva  la generación de un producto de desecho, los denominados cuerpos cetónicos.

Cuando los niveles son muy elevados, lo que suele ocurrir ya en estados muy extremos o en embarazadas con diabetes, se crea un estado de cetoacidosis, que requiere tratamiento hospitalario. Además, durante el primer trimestre, los cuerpos cetónicos se pueden tener un efecto facilitador de las náuseas y vómitos.

Cómo actúan los lípidos en el feto

La glucosa es la principal molécula energética que emplea el feto. Pero es necesario el transporte de grasas de la madre al mismo a través de la placenta, principalmente para la generación de estructuras como las membranas celulares y su cerebro.

Este aporte materno va a estar favorecido por los niveles elevados en sangre materna. El 50 por ciento va a obtenerse de la madre a través del transporte placentario. Al principio del embarazo, las necesidades son mucho menores; es a partir del segundo y tercer trimestre cuando el  hígado del feto se encarga de producir los ácidos grasos que no es capaz de obtener vía placentaria.

El feto presenta una cantidad de grasas en la semana 20 de gestación, que coincide con la mitad del embarazo, de tan sólo un 1 por ciento de su peso.

Este porcentaje va aumentando progresivamente hasta convertirse en un 7 a 8 por ciento en las 34 semanas de embarazo, y hasta un 16 por ciento en el feto en el momento del nacimiento. Por ello, es en el segundo y tercer trimestre cuando el metabolismo fetal contribuirá a la formación de estas grasas.

Los lípidos son esenciales para la creación de las membranas celulares. Además son básicos en la creación de las membranas de las neuronas y de tejidos específicos encontrados en el sistema nervioso central, como la mielina.

Beneficios de ácidos grasos omega 3 en el embarazo

Los últimos años se han establecido múltiples investigaciones acerca de los efectos que los ácidos grasos omega 3 pudieran tener tanto en los adultos, como en los niños, así como en el desarrollo fetal en mujeres que los ingieren estando embarazadas.

De estos estudios se ha concluido que los ácidos omega 3 son un elemento beneficioso para evitar enfermedades degenerativas en los adultos y niños y que podría tener un beneficio en el desarrollo del sistema nervioso del feto, si se incluyen en la alimentación de la mujer embarazada.

Existen tres ácidos grasos que forman los omega 3: el precursor es el «Ácido alfalinolénico» (ALA), el cual puede generar  «Ácido eicosapentaenoico» (EPA) y «Ácido docosahexaenoico» (DHA). Éste último es el que se ha presentado como el de mayor beneficio. 

La cantidad de estos ácidos grasos en el organismo dependen principalmente de la dieta, ya que la transformación en el organismo es escasa e insuficiente. Los alimentos ricos en estos ácidos grasos son principalmente los aceites de pescado. Los niveles adecuados o recomendados de ácidos omega 3, pueden ser obtenidos a partir de una dieta equilibrada y sana rica en pescados.

En el desarrollo fetal, estos ácidos grasos se han implicado de forma directa en el desarrollo de estructuras nerviosas y de la retina fetal.

 A partir de la semana 31 de gestación, el cerebro del bebé aumenta de complejidad, aumentando las conexiones intercelulares entre las neuronas.

Parece haber una relación en la generación correcta de estas conexiones con la presencia de ácidos omega 3, ya que son parte estructural de estas conexiones

Se ha postulado que suplementar el embarazo con ácidos grasos de este tipo podría presentar beneficios, ya no sólo en el desarrollo del sistema nervioso y de la retina fetal, sino evitando complicaciones obstétricas durante la gestación. La realidad científica actual, no nos aporta información actualizada sobre si existe un beneficio real a este respecto.

Artículos Relacionados Una de las quejas más recurrentes en las futuras madres es el estreñimiento que en muchas ocasiones, aparece ya en el primer trimestre. Son muchas las embarazadas que sufren el problema, que causa muchas molestias y generalmente, no es fácil de combatir. Vamos a intentar darte unas pautas… En la consulta preconcepcional el ginecólogo te ha recomendado que tomes un suplemento de ácido fólico, aunque aún no estás embarazada. Te contamos porqué debes seguir esta recomendación y resolvemos tus dudas sobre el ácido fólico, también denominado folato o vitamina B9. Folatos contra… En el embarazo se puede seguir una dieta vegetarianas o vegana siempre y cuando esté supervisada por el ginecólogo y se tomen suplementos de vitaminas y minerales imprescindibles para el buen desarrollo del embarazo y del bebé. Planifica bien y suplementa tu dieta vegana “Ser vegetariana o… Los ácidos grasos omega 3 tienen funciones vitales para el embarazo y el desarrollo cerebral del bebé. Forman parte de todas nuestras células y neuronas. Te contamos qué son y qué cantidad debes consumir para que ni a tu hijo ni a ti os falten estos nutrientes, cruciales para el desarrollo…

Источник: https://www.natalben.com/alimentacion-embarazo/como-funciona-el-metabolismo-de-los-lipidos-en-la-embarazada

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: