Tu bebé ¿Una pesada carga para tu espalda?

▷¿Qué Sucede en el 9no Mes de Embarazo? | 36 semanas

Tu bebé ¿Una pesada carga para tu espalda?

¡Sí!, estás en tu último mes de embarazo, y tu bebé puede llegar en cualquier momento. La mayoría de las mujeres dan a luz entre las semanas 38 y 42; pero pocos bebés llegan exactamente en la fecha de parto estimada.

Síntomas comunes de embarazo en el noveno mes

En el mes final del embarazo, algunos de los síntomas normales que podés experimentar incluyen:

  • Ganas frecuentes de orinar
  • Incremento de las descargas vaginales
  • Dolor de espalda
  • Picazón en la piel
  • Presión pélvica
  • Descargas espontáneas de leche por los senos
  • Aumento del crecimiento del vello facial
  • «Aligeramiento» de la carga: tu bebé baja más, lo cual facilita la respiración de la madre.
  • Sentís pocos movimientos del bebé

Noveno mes de embarazo: cambios internos y externos

El desarrollo de tu bebé: Los pulmones de tu bebé se desarrollan hasta el momento de su nacimiento, se prepara para su primera respiración y para ese importante primer llanto. Muy pronto te sorprenderás de cuánto ruido puede hacer.

Durante el último mes de embarazo, tu bebé debe colocarse con la cabeza hacia abajo, porque si se coloca de nalgas o de pie, tu doctor puede intentar voltearlo, u ofrecerte un parto por Cesárea.

Cambios en tu cuerpo: podrías sentirte pesada, cansada e impaciente — incluso podrías sentirte inquieta, tanto sentada como acostada, porque la verdad es que no encontrás ninguna posición cómoda. Algunas mamás también experimentan una subida de energía, mientras sus cuerpos se preparan para el parto.

El lado positivo es que tu bebé se está acomodando más abajo en tu pelvis y esto te alivia la presión en los pulmones, haciéndote más fácil la respiración. Sin embargo, puede incrementarse la urgencia de orinar.

Si sentís calambres o contracciones en esta etapa, recordá que existe una diferencia entre las Contracciones de Braxton Hicks y las verdaderas contracciones de parto, así que tomá nota de los intervalos entre las contracciones; y si pensás que estás en trabajo de parto, llamá a tu doctor y explicale tus síntomas.

Si tu bebé no ha nacido alrededor de la semana 40, tus médicos te monitorearán a vos y al bebé de manera más atenta durante las semanas 41 y 42.

Vos y tu equipo de parto deben discutir si es conveniente inducir el parto y cuándo hacerlo.

Si tu bebé no ha nacido hacia el final de la semana 42, es probable que te ofrezcan una inducción del parto para reducir potenciales riesgos a la salud del bebé y a la tuya.

Noveno mes de embarazo. Lista breve

  • Organizá el cuidado del bebé: Es posible que necesites cuidados para el bebé, después de que lo llevés contigo a casa. Esto podría significar que hagas algunos acuerdos con tus hijos mayores, si los tenés; y que hagas planes de cuidado infantil a largo plazo, cuando el bebé sea un poco mayor.
  • Preparaciones finales: A los nueve meses de embarazo, es posible que experimentés el “síndrome de hacer nido”: que consiste en la urgencia que sentís de tener tu hogar listo para tu bebé y para desempeñar los roles de padre y madre. Usá los días o semanas restantes de tu embarazo, para ocuparte de cualquier arreglo de último minuto; y para que tengás tu hogar listo como lo deseas. Utilizá estos pequeños estallidos de energía, ya sea que estés cocinando cantidades de comida extra y congelándola, o ya sea que estés limpiando o almacenando tus suministros.
  • Días de visita en el hospital y anuncio del nacimiento: Pensá en las personas que querés que vengan a verte en el hospital, y en cómo manejarás las ofertas de ayuda y las visitas. Después del nacimiento estarás un poco enredada, así que ahora es un buen momento para decidir cómo harás el anuncio del nacimiento a tu familia y a tus amigos.
  • Encontrá el nombre adecuado para el bebé: Si estás luchando para encontrar el nombre correcto para el bebé o si has cambiado de parecer en el último minuto en relación al nombre que habías escogido, revisá nuestras sugerencias para nombres o usá nuestra herramienta para generar el nombre adecuado para tu bebé.
  • Dormí un poco: Dejá un momento tu lista de las cosas que tenés que hacer; y dormí tanto como podás. Y no solo descansá, consentite también. Esta puede ser tu última oportunidad antes de que nazca el bebé para tener un poco de tiempo para vos, así que hacete una pedicura, un masaje en los pies, mirá una película y disfrutá de momentos de paz con tu pareja y con tus seres queridos. Disfrutá estos últimos días “sin bebé”.

Источник: https://www.pampers.com.ar/embarazo/embarazo-semana-a-semana/9-meses-de-embarazo

Si tienes un bebé, no olvides cuidar tu espalda

Tu bebé ¿Una pesada carga para tu espalda?

Mucho se habla de los dolores en la espalda de las mujeres embarazadas pero lo cierto es que, una vez nace el bebé y a medida que este va creciendo, algunas de estas molestias vuelven a hacer acto de presencia.

Cargar con más peso de la cuenta y adoptar posturas poco apropiadas suelen ser las causas más frecuentes de los problemas de espalda, algo que debe evitarse, ya que cuidar la espalda es fundamental para no tener problemas mayores en el futuro.

¿Por qué me duele la espalda?

El dolor de espalda es uno de los motivos más frecuentes de consulta médica y de baja laboral en nuestro país. Una de las causas principales de estos dolores son las malas posturas, gestos y movimientos que hacemos de manera cotidiana sin darnos cuenta y que, poco a poco, van afectando a los músculos y ligamentos de nuestro eje vertebral.

También tiene un efecto directo sobre la espalda el estrés y la tensión. La falta de ejercicio también puede ser la causa de las molestias en la espalda, ya que los músculos se debilitan. El exceso de peso, y cargar con kilos de más de manera brusca, es otro de los factores que contribuye a que aparezcan este tipo de dolores.

Si tienes un bebé, a medida que este vaya creciendo y aumentando de peso, verás que las molestias en la espalda, especialmente en las lumbares, aparecen con más frecuencia. Es importante que analices qué puedes hacer para mejorar en tu día a día para tratar de evitar estos dolores que, a la larga, pueden convertirse en un problema crónico.

Buenas (y malas) prácticas

Cuidar la postura es fundamental para prevenir dolores musculares de cualquier tipo. Así, debes vigilar cómo te colocas cuando estés amamantando a tu bebé para evitar sobrecargar las cervicales y las lumbares. De la misma forma, colócate con la espalda erguida cuando estés jugando con tu bebé, utilizando cojines o almohadas si es necesario.

Cargar con un exceso de peso no es adecuado y puede perjudicar tu espalda. Si tienes que coger varios bultos pesados hazlo desde una postura correcta, flexionando siempre las rodillas y con la espalda recta, sin inclinarla y evitando los movimientos bruscos.

Aplica este método también cuando vayas a coger al bebé para sentarlo en la silla de auto y también para bajarlo. Si quieres llevar a tu bebé en brazos, lo más cómodo para ambos es que utilices una mochila portabebés apropiada según su edad, sobre todo si vas a hacerlo períodos largos de tiempo.

A la hora de dormir, hazlo sobre un colchón firme que esté en buenas condiciones. Éste debe tener la dureza apropiada según nuestras necesidades. Intenta descansar en una posición correcta que no afecte negativamente a tu espalda, como por ejemplo boca arriba o de lado con las rodillas flexionadas, utilizando una almohada no demasiado alta.

Muévete

El ejercicio físico moderado es muy recomendable si padeces problemas de espalda, ya que te ayudará a fortalecer la musculatura y a mejorar la flexibilidad y movilidad de la espalda. Eso sí, conviene que después de hacer ejercicio realices estiramientos para evitar la sobrecarga muscular.

Algunos ejercicios son especialmente apropiados para las personas con molestias en la espalda, como la natación o caminar, ya que permiten tonificar y fortalecer la espalda sin realizar un sobresfuerzo. El yoga también es una práctica muy recomendable, que incluso puedes hacer con tus hijos.

Si la falta de tiempo es un inconveniente o prefieres realizar los ejercicios en casa, existen muchas opciones para fortalecer la musculatura de la espalda sin que os tengáis que mover del salón.

Tanto el yoga como los ejercicios posturales mencionados te ayudarán a destensar los músculos de la espalda. Si además combinas estas actividades con una buena respiración, evitarás molestias y dolencias de este tipo.

El peso justo

En el día a día, trata de ser práctica y no cargar con más peso del que tu espalda puede soportar sin resentirse. Prioriza qué necesitas realmente y evitar llevar encima más cosas de las imprescindibles. La salud es lo más importante y más vale dar dos viajes, que acarrear molestias musculares en el futuro.

Algunos accesorios pueden hacer tu vida más fácil y ayudarte a cuidar tu espalda. Cuando compres objetos de puericultura infantil procura que sean manejables, versátiles y plegables. El peso siempre es un factor a tener en cuenta, ya que tarde o temprano tendrás que cargar con ellos (para irte de vacaciones, a casa de los abuelos, subir al autobús…).

Los accesorios ligeros son grandes aliados, sobre todo cuando los niños tienen entre uno y tres años, etapas en las que aun suelen pedir que los llevemos en brazos (junto al resto de cosas que necesitamos transportar).

Teniendo en cuenta estas necesidades, Chicco cuenta con una de las sillas de paseo más ligeras del mercado, OHlalà.

Con tan solo 3’8 kilos de peso, pero de gran resistencia, es una silla práctica para los padres y cómoda para los pequeños.

Cuidar la espalda, evitando los sobresfuerzos y realizando prácticas adecuadas, como mantener buenas posturas y realizar ejercicios diversos, evitará que tengas dolores y molestias en el futuro.

En Momentos Chicco

Fotos | iStock: gpointstudio / FamVeld / jehsomwang

Источник: https://www.bebesymas.com/momentoschicco/si-tienes-un-bebe-no-olvides-cuidar-tu-espalda

Desarrollo del bebé en el sexto mes de embarazo: semanas 23 a la 26

Tu bebé ¿Una pesada carga para tu espalda?

El sexto mes de embarazo supone las últimas semanas de gestación del segundo trimestre. En las semanas 23-26 de tu embarazo, el feto comienza a crecer de forma más rápida y pesa ya, más de medio kilo. Sus papilas gustativas terminan de formarse y ya empieza a distinguir sabores. Asimismo, el oído se perfecciona y comienza a notar sonidos.

Si quieres saber más acerca de este momento de tu gestación, a continuación te hablamos del desarrollo del bebé en el sexto mes de embarazo, de los síntomas que experimentarás y mucho más.

Qué pasa a los 6 meses de embarazo: síntomas y cambios en la madre

Se empiezan a notar con más claridad los movimientos del bebé. El pecho podrá seguir creciendo y tus encías podrán ablandarse e incluso sangrar. Hay que tener en cuenta que el corazón trabajará a partir de ahora con más intensidad, ya que el útero demanda más cantidad de sangre que antes.

Otro de los síntomas del sexto mes de embarazo más habituales, es que pueden aparecer manchas en tu piel o tener zonas más oscuras en la frente, en la nariz, en la boca e incluso en el mentón. Este fenómeno se conoce como cloasma y las manchas suelen desaparecer después del parto.

Se recomienda empezar a comer poco y de forma frecuente, puesto que pueden manifestarse algunos problemas digestivos por los altos niveles de progesterona, que hacen que la digestión sea mucho más lenta y pesada. A veces, también se presenta estreñimiento por la misma causa.

Por otro lado, cabe destacar que es a los 6 meses de embarazo, cuando se realiza el test de O’Sullivan para detectar una posible diabetes gestacional, que no es más, que el aumento del nivel de azúcar en sangre, producido por el  propioembarazo. Para realizar esta prueba, se extrae una muestra de sangre de la madre y se le hace beber una solución de glucosa. Una hora después, se realiza la prueba, con un pinchazo, para ver cómo ha reaccionado el cuerpo a esa carga de glucosa.

Cómo se desarrolla el bebé en las semanas 23-26 de embarazo

El desarrollo del bebé es mucho más rápido e intenso en estas semanas. Es por ello por lo que podrás notar mucho más sus movimientos a partir de ahora.

Semana 23 de embarazo

A los 6 meses de embarazo comienza la pigmentación de la piel del feto. Además, los pulmones ya están preparándose para respirar, de manera que empiezan a producir una sustancia grasa llamada surfactante pulmonar que cubre el revestimiento interior de los alveolos.

Semana 24 de embarazo

El bebé ya podrá percibir sabores a través del líquido amniótico. Sus órganos sensoriales ya estarán desarrollados y podrá abrir y cerrar los ojos a su antojo. El sentido del oído también estará totalmente establecido en esta semana del embarazo.

Semana 25 de embarazo

Presentará una forma inicial de aprendizaje y memoria llamada habituación. En este punto, las neuronas llegarán hasta diferentes partes del cerebro y se asentarán para ayudar al feto a realizar mejores conexiones después del nacimiento.

Semana 26 de embarazo

El futuro bebé comienza a acumular grasa debajo de su piel para adaptarse a la temperatura del ambiente exterior. El sistema nervioso sigue madurando y comenzará a triplicar su tamaño al entrar en el séptimo mes, el primero del último trimestre del embarazo.

Cuidados en el sexto mes de embarazo

Cuidarse durante el embarazo es fundamental para que todo salga bien pero, ¿cuáles son los cuidados en el sexto mes de embarazo que deberás tener en cuenta?

  • Al aumentar de peso pueden aparecer dolores de espalda intensos. Lo mejor para esto es descansar y reposar.
  • No hagas esfuerzos bruscos y comienza a delegar en otras personas las tareas que normalmente realizas.
  • Aplica una cremaantiestrías cada día si quieres evitar la aparición de estrías durante el embarazo.
  • Practica ejercicio moderado, como caminar o la natación, para fortalecer los músculos y prepararte para el momento del parto.
  • No permanezcas demasiado tiempo de pie, ya que es posible que empieces a notar hinchazón en los tobillos.
  • Toma alimentos ricos en fibra para evitar el estreñimiento y mejorar el tránsito intestinal en la medida de lo posible.
  • Aprovecha el último mes del segundo trimestre para realizar las compras necesarias para el bebé. Es posible que en los próximos meses te sientas tan pesada que no quieras ir a comprar nada y, simplemente, necesites descansar.

¿Te ha resultado útil este artículo? Descubre mucha más información y consejos sobre el embarazo, el parto y el crecimiento de tu bebé formando parte de nuestro Club Enfamamá. ¡Únete ahora y empieza a disfrutar de todos sus beneficios!

Advertencia importante: la lactancia materna proporciona la mejor nutrición a los bebés. El pediatra es el que mejor te puede asesorar sobe el cuidado y la alimentación de tu hijo, y sobre los alimentos que debes añadir a la dieta conforme va creciendo.

Bibliografía

  • Organización Mundial de la Salud.
  • Bruce M. Carlson. Embriología humana y biología del desarrollo.
  • Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar social.
  • Asociación “El parto es nuestro”.

Источник: https://www.enfamil.es/blogs/mi-embarazo/desarrollo-del-bebe-en-el-sexto-mes-de-embarazo

Tu bebé ¿Una pesada carga para tu espalda?

Tu bebé ¿Una pesada carga para tu espalda?

Antes de convertirme en madre, salía a correr, iba al gimnasio regularmente, jugaba mi partido de tenis quincenal y cargaba con las pesadas bolsas de la compra… todo sin más molestias que las inevitables agujetas y alguna que otra leve torcedura eventual… hasta que Adriana cumplió 6 meses. A partir de entonces empecé a sentir dolores musculares y a padecer continuas lesiones en las articulaciones. El dolor más incómodo era uno agudo y persistente en el costado derecho que no desaparecía nunca

Indice

Mónica es madre de dos hijas de 1 y 2 años y como otras muchas mamás padece este tipo de molestias relacionadas estrechamente con la maternidad y que derivan del cuidado de sus dos bebés.

Si también es tu caso, la solución pasa por detectar tus puntos débiles para protegerlos. Cambiando ciertos hábitos reducirás considerablemente el riesgo de lesión.
 

Cuello

Tu recién nacido puede llegar a resultar una pesada carga, literalmente hablando. A menudo los dolores de cuello están relacionados con una mala postura, especialmente la que se toma al darle el pecho al bebé. Cuando llegue el momento busca una postura cómoda. Asegúrate de que podrás cambiarla durante la toma.

Ten también en cuenta que al alternar de pecho cambias tu propia posición. Dicen que mirar al bebé y acercar tu cara a la suya mientras amamanta ayuda a reforzar los lazos afectivos, sin embargo la postura que adopta nuestro cuerpo al hacerlo puede ser perjudicial para tu cuello, sobre todo si mantienes esa posición durante el tiempo que dure la lactancia.

Para protegerlo procura bajar la cabeza sin meter el mentón hacia el cuello. (Imagina que sujetas una naranja entre la barbilla y el cuello) Así, el peso de tu cabeza no tirará únicamente del cuello. Transportar a tu pequeño en un portabebés de forma inadecuada puede acarrear igualmente dolores de cuello y de la parte superior de la espalda.

Asegúrate de que la mochila está ajustada correctamente y utilízala durante periodos cortos de tiempo.

Muñecas

Las tendinitis de muñecas son muy frecuentes entre las madres. Esta lesión produce un pequeño dolor en la base del pulgar, cuyo origen radica en el reiterado movimiento de levantar al bebé agarrándole por la cintura o por debajo de sus brazos. Generalmente la forma en que cogemos al niño (con los dedos pulgar e índice en ángulo recto) puede producir tensión en el tendón.

Este dolor se puede evitar si al levantar a tu pequeño, en lugar de abrir los pulgares, los mantienes cerrados. Así podrás coger al niño metiendo las manos por debajo de sus brazos pero sin extender los dedos y de esta forma el pulgar no se resentirá tanto. Si el dolor continúa no dudes en consultar a un médico.

Espalda

El dolor dorsal es muy común. Prácticamente el 80% de la población sufre dolores en algún punto de la espalda y las mamás recientes son especialmente propensas a padecerlos, puesto que durante el embarazo el abdomen ha ido creciendo y el punto de gravedad ha cambiado. La tensión provocada por el peso ganado se concentra en la columna.

Igualmente el dolor de espalda, a menudo, está ligado al cambio del bebé y la forma en que te inclinas sobre tu bebé para cambiarle.

Algunos cambiadores son incómodos, ya que obligan a adoptar una postura forzada en la que la espalda se dobla delante y se gira hacia un lado. Para evitarlo pon los pies del bebé frente a ti, así no tendrás que retorcerte.

Si no es posible te sugerimos que le cambies de vez en cuando sobre la cama, sentándote con las piernas abiertas y colocando al pequeño entre ellas.

Estirar los músculos abdominales te ayudará también a prevenir y reducir los dolores de espalda. Cuando levantes peso, como el bebé, asegúrate de que lo haces correctamente, doblando las rodillas y no la espalda. Al alzarlo pégatelo al cuerpo, mientras metes el ombligo, como si quisieras llevarlo hacia la espalda. De este modo se contrae el abdomen y no cargas el peso sobre la espalda.

Caderas

Las hormonas que hacen que los ligamentos de las articulaciones de alrededor de la cadera se vuelvan más flexibles para facilitar el parto también pueden ser las culpables de que sientas dolor en esa zona. En otras ocasiones el dolor es consecuencia de un mal hábito como mantener cogido al niño del mismo lado. Todo su peso reposa sobre una sola cadera.

Ésta se desnivela y tiende a mostrarse un lado más elevado que otro. Los músculos de un costado estarán más tensos que otro porque soportan más carga que los del otro lado. Para prevenirlo, alterna el costado con el que sujetas al bebé, usa un portabebés o la sillita de paseo siempre que sea posible y si ya ha aprendido a andar anímale a que de sus propios pasos.

Rodillas

A medida que tu hijo va creciendo y ganando peso irás notando que tus rodillas se resienten cada vez más.

Ponerte constantemente a la altura de tu pequeño para jugar o hablar con él te obligará a estar muy a menudo de rodillas en el suelo o en cuclillas, lo que podrá desencadenar constantes molestias en la rótula y los ligamentos de la rodilla.

Habitualmente, al no ser una lesión muy grave, unos estiramientos y elevaciones de piernas serán suficientes para paliar las molestias de las rodillas.

Practica este sencillo ejercicio: Siéntate en una silla con la espalda recta apoyada en el respaldo y eleva la pierna derecha hasta el punto máximo, notando cómo trabaja el cuadriceps (el músculo que recorre el muslo). Mantén la postura 5 segundos y vuelve a la posición inicial. Repite con la otra pierna. Hazlo de nuevo con ambas piernas un par de veces más. Si te sigue molestando la zona aplícate un poco de hielo para aliviarla.

Pies

La fascitis plantar es otra lesión muy común en las recién estrenadas mamás. Permanecer descalza de pie durante un tiempo prolongado, sobre superficies duras con una carga sobre los brazos puede causar esta dolencia en la planta del pie.

Su principal síntoma es el dolor en el talón, que se agudiza por las mañanas. Llevar zapatos cómodos, suaves y de suela gruesa será esencial si quieres evitar una molesta fascitis. Los zuecos y los zapatos con suela de goma son una buena opción.

Aprovecha el tirón de los Crocs y cálzate unos este verano ¡Verás qué diferencia!
 

Algunos consejos finales

Afortunadamente este tipo de dolencias o ligeras lesiones relacionadas con la labor de ser madre son pasajeras. Si perduran más de dos semanas o la molestia te impide hacer una vida normal, no dudes en acudir al médico.

Permanecer alerta a la forma en que sujetas o transportas a tu bebé puede ayudarte a prevenir estos dolores. Estira a menudo las partes de tu cuerpo que notes más resentidas y haz ejercicio. No es necesario que te sometas a un programa intensivo de gimnasia.

Caminar a paso ligero al menos media hora al día puede ser suficiente. Andar es uno de los ejercicios más completos ya que se activan numerosas partes del cuerpo como los músculos de las piernas, abdomen, brazos, caderas, etc. Dar paseos te mantendrá flexible y en forma.

Verás como a medida que tus músculos se fortalecen las molestias provocadas por coger al bebé irán desapareciendo.

La espalda: zona crítica

Criar y cuidar a bebés y niños en edad preescolar implica realizar repetidamente una serie de acciones: levantar al bebé, darle de comer, jugar con él cambiarlo, vestirle, etc. Acciones a priori inofensivas pero que pueden convertirse en una trampa fatal para tus articulaciones.

Evita cometer estos hábitos

– Permanecer sentada en la misma posición durante un largo periodo de tiempo. – Sujetar siempre a tu bebé del mismo costado. – Agacharte para recogerle doblando la espalda. – Sacar a tu hijo de la cuna sin bajar la barrera lateral. – Ignorar el dolor. Por muy leve que sea puede ser un síntoma o el principio de una lesión más grave.

Ejercicios contra el dolor de espalda

Si te molesta la espalda los ejercicios para fortalecer o estirar los músculos del abdomen te ayudarán a reducir el riesgo de sufrir lesiones o dolores de espalda. Te recomendamos realizar los siguientes ejercicios. Son sencillos y muy efectivos. Sólo te llevarán unos minutos al día y te dejarán como nueva. Recuerda respirar suavemente mientras los llevas a cabo.

•    Posición: Tumbada boca arriba con las rodillas dobladas y los pies apoyados en el suelo.

Acción: Contrae los músculos abdominales, cruza los brazos sobre tu pecho. Incorpórate despegando los hombros del suelo. Mantén la postura durante 10 segundos y vuelve a la posición inicial.

•    Posición: Tumbada boca arriba con las rodillas dobladas y los pies apoyados en el suelo. Los brazos estirados pegados a los costados.

Acción: Eleva las caderas y la parte inferior de la espalda de modo que formes con tu cuerpo una línea recta desde tus rodillas hasta el pecho. Cuenta hasta 10 y vuelve al suelo lentamente.

•    Posición: A cuatro patas. Asegúrate que las muñecas estén en línea con los hombros y las rodillas con las caderas.

Acción: Arquea la espalda hacia abajo lentamente, mantén la postura 10 segundos. Después arquea la espalda al revés hacia arriba como hacen los gatos cuando se enfadan. Permanece así otros 10 segundos y relaja.

•    Posición: A cuatro patas.

Acción: Estira hacia afuera tu brazo derecho y la pierna izquierda. Cuenta hasta 10 y vuelve a la posición original. Repite con la otra mano y el otro pie.

•    Posición: Tumbada sobre tu costado izquierdo, con tu brazo izquierdo doblado.

Acción: Contrae los músculos del abdomen y estira la espalda tratando de mantener tu cuerpo con la rodilla izquierda y el hombro izquierdo formando una línea recta. Al principio te costará un poco pero pronto conseguirás hacerlo sin dificultad. Mantente en esta postura 10 segundos. Date la vuelta y repite con el otro lado.

Ciática

Definición:

Dolor causado por la inflamación de un ciático, nervio que se extiende desde la médula espinal hasta los pies.

Síntomas:

Empieza en el segundo trimestre de embarazo, al ir aumentando el peso del bebé. Normalmente se acompaña de hormigueo.

Tratamiento:

Evita coger pesos y realizar esfuerzos. Acuéstate sobre el lado izquierdo y descansa lo más posible.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/belleza-embarazo/tu-bebe-una-pesada-carga-para-tu-espalda-1051

Lesiones por sobrecarga

Tu bebé ¿Una pesada carga para tu espalda?

  • Tamaño de texto más grande

Las lesiones por sobrecarga (o lesiones por uso repetitivo) son lesiones que ocurren cuando una parte del cuerpo es sometida a demasiado esfuerzo. Pueden provocar lo siguiente:

  • inflamación (dolor e hinchazón)
  • distensión muscular
  • daño en los tejidos

En general, el esfuerzo se debe a la repetición de los mismos movimientos una y otra vez.

Las lesiones por sobrecarga son lesiones laborales comunes y con frecuencia afectan a personas que pasan mucho tiempo usando computadoras y otros dispositivos.

Si bien son más comunes en los adultos, las lesiones por sobrecarga se ven en los adolescentes porque pasan mucho tiempo usando teléfonos, computadoras y otros dispositivos. Las lesiones por uso repetitivo deportivas también pueden ocurrir en deportes como el tenis, la natación y el fútbol que requieren movimientos repetitivos.

¿Cuáles son las causas de las lesiones por sobrecarga?

En los adolescentes, las lesiones por sobrecarga son más frecuentes en los cartílagos de crecimiento (zonas en los extremos de los huesos donde las células óseas se multiplican rápidamente y alargan los huesos a medida que crecemos). Las zonas más afectadas por las lesiones por sobrecarga son los codos, los hombros, las rodillas y los talones.

Con el paso del tiempo, al hacer los mismos movimientos de manera reiterada, las articulaciones del cuerpo y los tendones y músculos que las rodean se irritan e inflaman.

Algunos trabajos que requieren tareas repetitivas (como escanear artículos en la caja de un supermercado o transportar bandejas pesadas como mozo) pueden provocar lesiones por sobrecarga.

A veces, tocar instrumentos musicales puede causar problemas debido al esfuerzo de algunos movimientos de la mano o el brazo.

Cualquier movimiento repetitivo puede provocar una lesión, incluso enviar mensajes de texto.

Los adolescentes pueden estar en riesgo de sufrir lesiones por sobrecarga por el crecimiento físico significativo que ocurre en la preadolescencia y la adolescencia. El estirón (el período de crecimiento rápido que ocurre en la pubertad) puede generar más tensión en los músculos y los tendones, y esto hace que los adolescentes sean más propensos a sufrir lesiones.

¿Cuáles son los signos y los síntomas de las lesiones por sobrecarga?

Los síntomas de las lesiones por sobrecarga incluyen los siguientes:

  • hormigueo, adormecimiento o dolor en la zona afectada
  • rigidez o dolor en el cuello o la espalda
  • sensación de debilidad o fatiga en las manos, los brazos o las piernas
  • sensación de estallido o chasquido

Si notas alguno de estos signos de advertencia, consulta a tu médico. Aunque los síntomas parezcan ir y venir, no los ignores. De lo contrario, podrían causar problemas más graves.

Sin tratamiento, las lesiones por sobrecarga pueden volverse más graves e impedirte hacer tareas simples de todos los días y hacer deportes, música y otras actividades que te gustan.

¿Qué tipos de lesiones por sobrecarga pueden tener los adolescentes?

Las lesiones por sobrecarga que los adolescentes pueden desarrollar incluyen las siguientes:

Bursitis. La inflamación de la bursa, que es un saco lleno de líquido que actúa como amortiguación para una articulación recibe el nombre de «bursitis».

Los signos de bursitis incluyen dolor e inflamación.

Se asocia con el estiramiento para llegar a lugares por encima de la cabeza, la carga de mochilas muy pesadas y el uso intensivo de algunas articulaciones durante los deportes, como la rodilla o los hombros.

Síndrome del túnel carpiano. En el síndrome del túnel carpiano, hay una inflamación dentro de un «túnel» estrecho que los huesos y el ligamento forman en la muñeca.

Este túnel rodea a los nervios que conducen los impulsos motrices y sensoriales desde la mano y hacia ella, y su inflamación provoca dolor, hormigueo, adormecimiento y debilidad.

El síndrome del túnel carpiano se debe a los movimientos reiterados que pueden ocurrir durante actividades como escribir con un teclado o jugar videojuegos (con un joystick). Es muy poco frecuente en adolescentes y más común en los adultos, en especial aquellos que tienen trabajos relacionados con computadoras.

Epicondilitis. Esta afección se caracteriza por el dolor y la inflamación en el punto en que los huesos se unen en el codo. La epicondilitis también se conoce como «codo de tenista» porque con frecuencia afecta a los jugadores de tenis.

Enfermedad de Osgood-Schlatter. Esta es una causa común de dolor de rodillas en los adolescentes, en especial los deportistas adolescentes que están pegando un estirón. El uso frecuente y el esfuerzo físico (por ejemplo al correr grandes distancias) pueden provocar inflamación en la zona en donde el tendón de la rótula se conecta con la tibia.

Síndrome de dolor rótulofemoral. Se trata del ablandamiento y la descomposición del cartílago de la rodilla. Hacer sentadillas, arrodillarse, subir escaleras y pendientes puede empeorar el dolor alrededor de la rodilla.

Periostitis tibial. Este término hace referencia al dolor a lo largo de la tibia o la parte delantera inferior de la pierna. La periostitis tibial es común en los corredores y no suele provocar mayores problemas, aunque puede ser bastante dolorosa. Puede resultar difícil de diferenciar de una fractura por estrés.

Fracturas por estrés. Las fracturas por estrés son pequeñas rajaduras en la superficie del hueso que se deben a una sobrecarga rítmica y reiterada.

Estas lesiones pueden aparecer cuando un hueso es sometido a un esfuerzo reiterado por correr, marchar, caminar o saltar, o por un esfuerzo del cuerpo, como cuando una persona cambia las superficies sobre las que corre o corre con calzado deportivo desgastado.

Tendinitis. En la tendinitis, hay un desgarro e inflamación en los tendones, que son bandas de tejido similares a sogas que conectan los músculos con los huesos. La tendinitis está relacionada con el estiramiento excesivo y reiterado de los tendones por el uso intensivo de algunos músculos.

¿Puedo prevenir las lesiones por sobrecarga?

Para prevenir las lesiones debido al uso de una computadora, asegúrate de que el equipo y los muebles sean adecuados, y utiliza posiciones correctas para sentarte y escribir. Si tus padres comprarán nuevos muebles de computadora, sugiéreles que compren muebles que se puedan ajustar a cada integrante de la familia.

He aquí algunos consejos:

  • Asegúrate de que la parte superior de la pantalla de la computadora esté alineada con tu frente.
  • Siéntate erguido, con la espalda haciendo contacto con el respaldo de la silla. Las sillas que ofrecen más soporte son útiles, en especial si ofrecen soporte lumbar. Evita encorvarte sobre el teclado y tensar los hombros. Esto hace que el cuello, la espalda y la columna hagan un esfuerzo innecesario.
  • Deja que tus piernas descansen cómodamente con los pies bien apoyados en el piso o en un apoyo para pies.
  • Al escribir, da ligeros toques. Coloca el teclado cerca de ti para que no tengas que estirarte.
  • Los dedos y las muñecas deben permanecer al mismo nivel mientras escribes. Prueba un apoyo para muñecas para tener más soporte. Las muñecas y la parte inferior de los brazos deben estar en un ángulo de 90 grados respecto de la parte superior de los brazos. Debes colocar los codos cerca de los costados de tu cuerpo para evitar doblar las muñecas de un lado a otro.
  • Es muy fácil perder la noción del tiempo cuando navegas en Internet o estás inmerso en una tarea escolar. Asegúrate de tomarte descansos (para estirarte y caminar) cada aproximadamente 30 a 60 minutos, aunque no te sientas cansado y ni sientas dolor. (Si pierdes la noción del tiempo, usa un temporizador para saber cuándo es el momento de tomarte un descanso).
  • Prueba un teclado ergonómico («ergonómico» significa especialmente diseñado para que resulte cómodo) que tenga un diseño curvado y usa una trackball (o bola de seguimiento) en lugar de un ratón común.

¿Cómo puedo encontrarme mejor?

Cuanto antes se diagnostique una lesión por sobrecarga, más rápido se podrá curar el cuerpo. Por eso, asegúrate de consultar al médico si tienes algún síntoma.

La clave para recuperarse es hacer reposar la zona afectada. El médico te puede recomendar que tomes un antiinflamatorio (como ibuprofeno). A veces, se recomienda el uso de compresas de hielo para reducir el dolor y la inflamación.

Una vez que la inflamación y el dolor hayan desaparecido, es posible que tu médico te sugiera hacer terapia física para ejercitar los músculos y prevenir la pérdida de movimiento en la articulación.

Cuando se trata de lesiones por sobrecarga, la prevención es la mejor medicina. Está atento a la cantidad de tiempo que pasas haciendo movimientos repetitivos.

La flexibilidad y la fuerza te pueden ayudar a prevenir las lesiones por sobrecarga.

Por eso, has ejercicio regularmente y mantente activo (recuerda precalentar y, por supuesto, hacer estiramientos antes y después de hacer ejercicio físico).

Revisado por: Mary L. Gavin, MD

Fecha de revisión: enero de 2019

Источник: https://kidshealth.org/es/teens/rsi-esp.html

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: