Tu cuarto mes de embarazo

Tu cuarto mes de embarazo

Tu cuarto mes de embarazo

Otros síntomas que pueden ser habituales en este mes son:

despistes y olvidos, lo que se conoce como “cerebro de embarazada”, causado por los cambios fisiológicos que se producen en tu cuerpo. No te preocupes que pasará.

congestión nasal: el aumento de los estrógenos hace que las mucosas de la nariz se inflamen y resequen, por lo que es normal que te notes congestionada todo el tiempo, sin estar resfriada. Y también hará que ronques más por la noche.

las náuseas suelen desaparecer del todo en este mes, aunque algunas mujeres pueden seguir notándolas algún tiempo más, pero generalmente mucho más leves.

– el aumento del volumen de sangre puede hacer que tu piel luzca más brillante y tersa, haciéndote tener un brillo especial. Asimismo, el cabello suele estar más fuerte y brillante.

aumento del flujo vaginal, algo totalmente habitual, por lo que no debes preocuparte a no ser que huela mal o tenga un color raro.
 

Consejos sobre tus hábitos

¡Haz ejercicio! Uno de los cuidados fundamentales de este periodo es hacer ejercicio. Lo ideal es andar unos 30 minutos al día, así mejorarás tu sistema circulatorio, evitarás el estreñimiento y rebajarás tu estrés.

Recuerda llevar siempre contigo una botella de agua para evitar posibles deshidrataciones y no hacer demasiado esfuerzo.

En general ten mucho cuidado con los movimientos bruscos o con cualquier ejercicio que entrañe posibles caídas o esfuerzos excesivos.

Nadar también es un ejercicio muy aconsejable durante este periodo, siempre que acudas a una piscina que cumpla todos los requisitos de seguridad para tu estado, pues en caso contrario podrías coger infecciones con facilidad.

El yoga y el Pilates te ayudan a relajarte mediante el aprendizaje de diferentes técnicas de respiración, además de fortalecer los músculos, incluidos los del suelo pélvico que evitará, tras el parto, los desagradables episodios de incontinencia urinaria.

Muchas mujeres encuentran el sexo mucho más excitante durante el embarazo, que no sólo es seguro –siempre que tu médico no te indique lo contrario- sino más placentero gracias al aumento del volumen de flujo sanguíneo en la zona de la pelvis.

La progesterona, una hormona clave en el periodo de gestación, estimula el deseo y así, mientras se hace el amor el cerebro libera sustancias euforizantes, el perineo se tonifica, el sueño llega después con más facilidad… Puede que a estas alturas del embarazo tus pechos segreguen alguna vez un líquido amarillento, llamado colostro, una especie de leche previa a la que tendrás cuando nazca el bebé.

Y, por supuesto, sigue cuidando tu dieta y procurando descansar y dormir lo mejor posible.
 

¿Cómo se desarrolla el feto?

Dentro de ti, el bebé crece y se desarrolla cada vez más deprisa… su cara va tomando expresión e incluso empieza a hacer muecas, aunque todavía son un movimiento muscular y no tienen nada que ver con su estado de ánimo. Al terminar el cuarto mes el feto mide 19 cm., pesa unos 200 gr. y su piel es prácticamente del mismo color rosita con el que nacerá.

Mucho más proporcionado que hace unas semanas, su cabeza es ahora aproximadamente un tercio del tamaño de su cuerpo. Durante este periodo le comienzan a aparecer pelos en la cabeza y en las cejas. Su piel está cubierta con un vello suave y delgado llamado lanugo, que crece sobre su cuerpo con el fin de proteger la piel.

En este mes se desarrolla su aparato reproductor, por eso, es fácil comprobar ya mediante una ecografía si es niño o niña.

Las que ya son mamás, empezarán a sentir los movimientos del bebé a partir de la semana 17ª y las primerizas desde la 19ª. Este primer movimiento es como un aleteo o burbujas en el estómago. Aunque de las 24 horas del día, tu hijo duerme unas 18… cuando está despierto es una personita de lo más activa: notarás sus “patadas” constantemente, sobre todo, por las noches.

Estreñimiento

Definición:

Dificultad para elminar las heces. Es muy común durante el embarazo por los cambios hormonales y puede llegar a causar hemorroides.

Síntomas:

Dolor y dificultades al eliminar las heces.

Tratamiento:

Consumir mucha fibra en forma de frutas, verduras y otros alimentos ricos en ella. Practicar ejercicio regular.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/semanas-embarazo/tu-cuarto-mes-de-embarazo-155

Tu hijo en el cuarto mes de embarazo: perfeccionando funciones

Tu cuarto mes de embarazo

Durante el cuarto mes de embarazo, el feto va a crecer a una velocidad vertiginosa. El futuro bebé dobla su tamaño y al final de este cuarto mes ya medirá 20 centímetros y pesará 120 gramos.

Ahora la piel del pequeñajo ya no es tan fina como antes, aunque sigue siendo transparente y deja ver los vasos sanguíneos por los que circula la sangre alimentando a todo este pequeño cuerpecito.

Durante estas semanas de embarazo, la piel del feto se cubre de una sustancia llamada vérmix caseoso que sirve de protección, y de un vello fino y suave llamado lanugo, que irá desapareciendo en los siguientes meses.

El cabello empieza a crecer y la glándula tiroides, que se había empezado a formar en el segundo mes de embarazo, comienza a funcionar y a fabricar la hormona tiroidea, tan importante durante toda la vida del individuo y que asegura, en estos momentos, el crecimiento del bebé.

También podríamos saber qué sexo tiene el feto si, en el momento de la ecografía, el pequeño se estuviera bien quietecito y sin cruzar las piernas.

Los órganos se ponen de acuerdo

Además de aumentar de tamaño este pequeño ser va a realizar otras actividades mucho más interesantes y asombrosas. Todos sus órganos principales se han colocado en su sitio a lo largo del tercer mes de gestación y han comenzado a funcionar. Pero hasta ahora habían funcionado por separado.

Al final del primer mes, por ejemplo, el corazón latía, pero latía solo y sin tener en cuenta ninguna necesidad del organismo. Ahora esto va a cambiar. Los órganos van a empezar a depender unos de los otros.

El corazón, poco a poco, ha pasado a depender de las órdenes del sistema nervioso y ahora funciona teniendo en cuenta las demás actividades del cuerpo, en función de las necesidades de todo el conjunto.

Lo mismo sucederá con el resto de órganos: aprender a trabajar conjuntamente no es tarea fácil, depender cada uno del trabajo del otro, ponerse todos de acuerdo… Esta puesta a punto del organismo comenzará durante este cuarto mes de embarazo, pero se completará y perfeccionará a lo largo del resto de tiempo que todavía tenemos por delante.

La primera digestión

El aparato digestivo ya ha empezado a funcionar y el feto ya abre y cierra la boca de manera que se va familiarizando con el sabor del líquido amniótico en el que flota y que absorbe por la piel o tragándoselo.

Luego es capaz de evacuarlo, gracias a que sus riñones… ¡ya funcionan! Es la primera vez que se establece un circuito primitivo de absorción y excreción por las vías digestivas.

Como tanto la deglución como la respiración requieren una coordinación compleja entre nervios y músculos, el líquido amniótico resulta el mejor medio para irse entrenando.

Estrenando pulmones

La tráquea y los dos lóbulos pulmonares todavía no se han acabado de formar, pero en cada uno de lo lóbulos, las divisiones se suceden regularmente para formar los innumerables alvéolos en los que se darán los intercambios gaseosos una vez que el bebé ya haya nacido.

Los pulmones todavía no funcionan como órgano respiratorio, pero se pueden observar pequeños movimientos pseudorespiratorios, que son frecuentes, rápidos e irregulares. Estos movimientos provocan la entrada de líquido amniótico en los pulmones y luego su expulsión.

Como el bebé respira a través de su cordón umbilical, todavía no necesita sus propios pulmones ni es peligroso que los tenga llenos de líquido.

Brazos y piernas… ¡al ataque!

Los músculos son más fuertes y los movimientos más vigorosos aunque el futuro bebé todavía no tiene mucha fuerza porque su esqueleto no está del todo osificado, pero continúa desarrollándose a gran velocidad. Las articulaciones ya funcionan: el feto puede doblar los codos y las muñecas.

También puede cerrar los dedos de las manos dentro del puño, separar los dedos de los pies en forma de abanico o empezar a dar «pataditas».

Aunque estos movimientos todavía son aleatorios y ninguno de ellos está controlado por el cerebro ni es intencionado, la madre ya puede empezar a notar a su bebe moviéndose. Por primera vez percibirá que lo lleva en su interior… Una sensación maravillosa.

A partir de la semana 14, el feto se vuelve mucho más activo: mueve los brazos y las piernas de forma involuntaria y, además, es capaz de abrir la boca, girar los ojos y fruncir las cejas… Poco a poco irá perfeccionando su movimiento.

¿Qué siente el feto?

Las manos están completamente formadas, en sus dedos se empiezan a dibujar las huellas dactilares y comienza a desarrollarse el sentido del tacto.

Se ha podido ver a través de ecografías que si el feto toca el cordón umbilical o alguna otra parte de su cuerpo con las manos o con los pies reacciona sacudiéndose hacia atrás y alejándose del «objeto» que ha encontrado.

Dentro de unas pocas semanas ese «miedo» a lo que toca desaparecerá del todo, llegando a mover sólo la parte que está tocando. Si le hiciéramos cosquillas en los pies en este momento, el feto se retraería.

Sus progresos son muy evidentes y la sensibilidad cutánea se irá afinando poco a poco. El feto es capaz de apreciar el sabor del líquido amniótico desde el tercer mes de embarazo y se ha comprobado que, desde muy temprano, ya siente predilección por los sabores dulces.

Redacción Solohijos, con el asesoramiento de Lluís Marcet
Ginecólogo y obstetra de la Clínica Teknon de Barcelona

+126

Источник: https://www.solohijos.com/web/tu-hijo-en-el-cuarto-mes-de-embarazo-perfeccionando-funciones/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: