Tu hijo de los 28 a los 30 meses

Desarrollo del cerebro de su bebé: de los 24 a los 36 meses

Tu hijo de los 28 a los 30 meses
En este momento, el número de conexiones (o sinapsis) en el cerebro de tu hijo está aumentando rápidamente. Su cerebro es aproximadamente el doble de activo que el tuyo y así seguirá siendo hasta que alcance la pubertad. A partir de ahora, las células en el cerebro de tu hijo se harán más grandes y más poderosas y se conectarán con las células vecinas.

Ahora bien, este desarrollo no consiste solo en crecimiento; es también un momento de selección porque el cerebro está reconfigurando sus redes. Esta reconfiguración tiene lugar de forma natural, cuando se empiezan a debilitar las vías que no se utilizan y se hacen más fuertes las vías que permanecen.

El desarrollo cerebral de tu hijo se ve afectado, entre otras cosas, por sus experiencias, aunque también es importante que reciba una alimentación adecuada para su cerebro en crecimiento. Meses de aprendizaje han ayudado a crear y fortalecer las conexiones en su cerebro.

Por ejemplo, ahora cuando camine, corra o salte las sinapsis implicadas en el equilibrio serán más fuertes y por eso cuanto más practique tu hijo esas actividades, mejor conseguirá mantener el equilibrio.

A continuación te mostramos algunos hitos en el desarrollo de tu hijo entre los 2 y los 3 años de edad:

Desarrollo cognitivo

Los padres de niños de 2 años se desconciertan al ver que el pensamiento de su hijo puede parecer bastante sofisticado en algunos aspectos y muy inmaduro en otros. Estas desigualdades no son imaginarias; el cerebro simplemente no se desarrolla de una manera uniforme.

En su segundo año de vida del niño, las regiones del cerebro implicadas en el lenguaje y las habilidades motoras están más desarrolladas que las asociadas a la memoria y el razonamiento.

Esto es así porque el desarrollo del cerebro asociado a pensamientos complejos continúa durante toda la infancia y posiblemente hasta la edad adulta.

Lo que esto significa en la práctica es que aunque el vocabulario de tu hijo se amplíe con nuevas palabras, ¡hacerle razonar puede ser a veces bastante difícil!

Por esta época, observarás también que la memoria de tu hijo se está haciendo más sofisticada y le permite comparar el presente con el pasado y con el futuro. Empezará también a relacionar recuerdos con personas y lugares concretos y a hablar de acontecimientos del pasado y del futuro: «Fuimos ayer al parque. Vamos también mañana.»

Desarrollo motor

A partir de su segundo cumpleaños, las habilidades motoras de tu hijo mejorarán de distintas formas, con el dominio de habilidades que le permitirán controlar los músculos pequeños para poder pasar las páginas de un libro de una en una o sujetar un lápiz, así como los músculos grandes para poder lanzar y golpear una pelota. Tu hijo está también desarrollando su comprensión de las relaciones especiales. Cuando apila bloques o encaja objetos con distintas formas en sus agujeros correspondientes, está aprendiendo algo más que solo eso; está asimilando conceptos importantes, como arriba y abajo, o grande y pequeño.

Comunicación

A esta edad es importante que pongas nombre a las cosas; ¡tu hijo quiere conocer los nombres de todo lo que le rodea! Es posible que conozca ya unas 300 palabras, aunque no las utilice todas en una conversación cotidiana. A medida que se desarrollen las regiones del cerebro asociadas al lenguaje, tu hijo empezará a encadenar frases más largas de cuatro, cinco e incluso seis palabras.

Tres palabras que probablemente empezarás a escuchar con frecuencia son ‘Yo’, ‘mi’ y ‘mío’. Esto es porque tu hijo ha empezado a entender la distinción entre su propia persona y los demás, y ¡está impaciente por decirte lo que quiere!

Desarrollo social

Aunque es posible que ahora tu hijo utilice las palabras más fácilmente, le resulta mucho más difícil expresar sus emociones.

La ‘edad terrible de los dos años’ debe su mala fama a la frustración que sienten los niños y la respuesta que expresan cuando la sofisticación de sus pensamientos, sentimientos e ideas sobrepasan su capacidad para comunicarse con los demás.

Pero no te preocupes, porque terminará por superar esta limitación cuando mejore sus habilidades del lenguaje y su autocontrol.

ADVERTENCIA IMPORTANTE: La leche materna es la mejor nutrición para los lactantes. La decisión de suspender la lactancia materna puede ser difícil de revertir y la incorporación de la alimentación parcial con biberón puede reducir la producción de leche materna.

Cualquier error en el seguimiento de las indicaciones de preparación puede ser perjudicial para la salud del bebé. Los padres deben recibir siempre el asesoramiento de un profesional sanitario independiente sobre la alimentación de su bebé.

Los productos de Mead Johnson deben utilizarse bajo supervisión médica.

Источник: https://www.enfamil.es/blogs/desarrollo-de-mi-bebe/desarrollo-del-cerebro-de-su-bebe-de-los-24-a-los-36-meses

Tu hijo de los 28 a los 30 meses

Tu hijo de los 28 a los 30 meses

A esta edad, jugar es prácticamente su única actividad. Le encanta pasar el tiempo inventando nuevos juegos, solo o acompañado de otros niños. Permítele disfrutar todo lo posible, puesto que a través del juego explora el medio que le rodea, da rienda suelta a su imaginación y aprende a relacionarse con los demás

Indice

Desarrollo motriz del bebé

Tu niño ya es capaz de coger cualquier objeto con facilidad. Puede apilar bloques, tirar torres, sacarse los zapatos, pasar las páginas de libros y sostener un vasito en una sola mano.

Puede incluso ser capaz de mantener el equilibrio en un solo pie durante un segundo o dar un gran salto hacia adelante con los pies juntos.

También será capaz de vestirse solo (aunque aún no sepa atarse los cordones o abrocharse los botones).
 

Desarrollo mental del bebé

Su memoria y su capacidad de aprendizaje se han desarrollado hasta el punto de que ya es capaz de reconocer los colores, nombrar las diferentes partes del cuerpo o identificar a las personas por su nombre. A medida que crece y se muestra más consciente de lo que otros piensan y sienten, estará más interesado en jugar con otros niños.
 

La importancia del juego para el desarrollo del bebé

En esta etapa, el juego es la actividad propia del niño y su forma de conocer el mundo. Es indispensable para su crecimiento psíquico, intelectual y social. Es su actividad natural y una necesidad para su desarrollo.

A través del juego, explora el medio que le rodea, da rienda suelta a su imaginación y aprende a convivir con los demás. Jugar es, a esta edad, la actividad central. Puede cambiar el tipo de juego pero ocupará la mayor cantidad de tiempo jugando.

Es muy importante que los padres comprendan que jugar no es una pérdida de tiempo sino todo lo contrario. Deben respetarlo y compartirlo siempre que sea posible.

La edad perfecta para establecer reglas

Aunque los niños empiezan a saber controlar sus acciones a partir de esta edad, aún hay bastantes empujones, gritos y rabietas. No puedes esperar que se comporte perfectamente todo el tiempo. Recuérdale de forma positiva que hablando obtiene mejores resultados que con la acción física, y asegúrate de alabarle cuando hace un esfuerzo para comunicarse con palabras.

Si le ayudas a comprender el porqué de las reglas le será más fácil seguirlas. Explícale que hay algunas cosas que hacemos para estar seguros, como dar la manita para cruzar la calle o ponernos el cinturón de seguridad. Mantén tus reglas razonables, claras y consistentes y ten paciencia mientras aprende a seguirlas.

La mayoría de los niños necesitan que se les recuerden a menudo con suavidad.

Juegos estimulantes para el bebé

– ¡Vamos a hacer la compra!: Compra una cesta y comida de plástico y recread un mercado en casa. ¡Incluso podéis usar dinero! – Mamás y papás: Es un juego que les ayuda a comprender qué es ser padre.

Jugad con muñecos a vestirlos, darles de comer… como si fueran sus hijos. – Caminar en zig-zag: Coge un rollo de cinta de pintor y pégalo en el suelo creando una línea que vaya en zig-zag. Tu hijo deberá recorrerla por encima.

Es un juego que le ayuda a mejorar su motricidad.

– Puzles: Los rompecabezas (apropiados para su edad), le ayudan a mejorar su memoria y su motricidad.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/bebe/meses-del-bebe/tu-hijo-de-los-28-a-los-30-meses-1413

La revisión de su hijo cuando tenga 30 meses

Tu hijo de los 28 a los 30 meses

  • Tamaño de texto más grande

Lo más probable es que el pediatra y/o el personal de enfermería que traten a su hijo hagan lo siguiente:

1. Midan el peso y la estatura de su hijo, calculen su índice de masa corporal (IMC) y representen estas medidas en las curvas de crecimiento.

2. Administren a su hijo una prueba de detección que ayuda a identificar de forma precoz posibles retrasos del desarrollo.

3. Le hagan preguntas, le resuelvan inquietudes y le den consejos sobre los siguientes aspectos relacionados con su hijo:

Comida. No se sorprenda si su hijo se saltea alguna comida principal de forma ocasional o si le encanta determinado alimento un día en concreto y no lo quiere al día siguiente. Programe tres comidas principales y dos o tres tentempiés nutritivos al día. Usted es quien controla el menú, pero deje que sea su hijo quien decida cuánto quiere comer.

Orina y deposiciones. La mayoría de los niños están preparados para aprender a utilizar el inodoro cuando tienen entre 2 y 3 años. Es posible que usted haya detectado conductas que indican que su hijo ya está preparado, como las siguientes:

  • mostrar interés por el inodoro (como observar cómo lo usan sus padres o hermanos, sentarse en el orinal, etc.)
  • tener secos los pañales durante periodos más largos
  • subirse y bajarse los pantalones con ayuda
  • relacionar la sensación de orinar o de hacer de vientre con ir al baño
  • comunicar que sus pañales están mojados o sucios

Sueño. Su hijo necesita dormir aproximadamente de 11 a 14 horas al día. Es posible que todavía necesite hacer una siesta por la tarde.

Desarrollo. Alrededor de los 30 meses, es habitual que muchos niños:

  • hablen utilizando pronombres (yo, mi, tú)
  • identifiquen partes del cuerpo
  • se laven y se sequen las manos
  • se suban y bajen los pantalones con ayuda
  • den saltos sin moverse del sitio
  • lancen pelotas por encima de la cabeza
  • apareen formas y colores
  • empiecen a jugar con otros niños

4. Hagan una exploración física a su hijo desvestido mientras usted está presente. Esta incluirá explorar los ojos del niño, auscultarle el corazón y los pulmones y prestar atención a la coordinación, el uso del lenguaje y las habilidades sociales del niño.

5. Actualicen sus vacunas. Las vacunas protegen a los niños de importantes enfermedades propias de la infancia, de modo que es fundamental que su hijo las reciba a tiempo. Los programas de vacunación pueden variar entre distintos consultorios médicos por lo tanto, pregunte al pediatra al respecto.

De cara al futuro

He aquí algunas de las cosas que deberá tener en cuenta hasta la próxima revisión, que se llevará a cabo cuando su hijo tenga 3 años:

Alimentación

  1. Intenten comer todos juntos en familia, siempre que sea posible.
  2. Sirva a su hijo leche semidescremada o descremada, productos lácteos descremados o semidescremados o sustitutos de la leche fortificados como leche de almendra o soja.
  3. Limite el consumo de jugo a no más de 120 ml (4 onzas) al día.

Aprendizaje

  1. Tenga un área de juegos segura y permita abundante tiempo a su hijo para la exploración, los juegos de simulación y el juego activo.
  2. Léale a su hijo cada día para favorecer el desarrollo del lenguaje y ayudar a prepararlo para la enseñanza preescolar.
  3. Repítale a su hijo lo que él le acabe de decir. Así le indicará que lo ha entendido y podrá corregir sus errores gramaticales.
  4. Considere la posibilidad de inscribir a su hijo en un centro preescolar o de organizar grupos de juego para favorecer el desarrollo de las habilidades sociales de su hijo.
  5. Limite el tiempo que pasa su hijo delante de la televisión o de cualquier otro tipo de pantalla, incluyendo las computadoras y los teléfonos inteligentes, a no más de una a dos horas al día de programas infantiles de calidad.

Cuidados cotidianos y seguridad

  1. Su hijo ya puede empezar a cepillarse los dientes con un cepillo de dientes blando y una cantidad reducida de pasta (no más cantidad que el tamaño de un guisante). Permita que su hijo se lave los dientes dejándose guiar por usted y luego repase las áreas que parezca haberse olvidado.

    Si todavía no lo ha llevado al dentista, programe su primera visita.

  2. Sea positivo en el aprendizaje del uso del baño. Elogie los esfuerzos de su hijo y no lo fuerce a usar el inodoro ni lo castigue por tener accidentes en el control de los esfínteres.
  3. Asegúrese de establecer unas normas razonables y coherentes.

    Refuerce las conductas positivas y oriente a su hijo a eliminar las conductas negativas.

  4. Dé a su hijo la sensación de independencia que tanto desea ofreciéndole dos opciones aceptables entre las que escoger.  Más de dos opciones puede ser excesivo.

  5. Las rabietas empiezan a ser menos habituales y tienden a empeorar cuando los niños están cansados o hambrientos. Intente evitarlas antes de que ocurran, distrayendo a su hijo o alejándolo de situaciones frustrantes.
  6. No le pegue a su hijo.

    Los niños no establecen ninguna conexión entre el hecho de recibir una bofetada y el comportamiento que se intenta corregir. Si es necesario, utilice una breve «pausa obligada» (o «técnica del tiempo fuera») para disciplinar a su hijo.

  7. La mayoría de los niños están preparados para cambiar de la cuna a una cama provista de barra de seguridad entre los 2 y los 3 años. Siga con regularidad una rutina para irse a dormir que ayudará al niño a quedarse dormido por la noche.
  8. Observe cuidadosamente a su hijo pequeño cuando juegue afuera o en los juegos de la plaza. Asegúrese de que su hijo lleve puesto un casco cuando ande en bicicleta o en triciclo.
  9. Aplique protector solar, con un FPS -factor de protección solar- de 30 o superior, sobre la piel de su hijo por lo menos 15 minutos antes de salir al exterior para jugar y vuélvaselo a aplicar aproximadamente cada dos horas.
  10. Proteja a su hijo del humo de los fumadores, ya que aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardiacas y pulmonares. Exponerse al vapor de los cigarrillos electrónicos tampoco es bueno.
  11. Cuando viajen en coche, siente a su hijo en una silla de seguridad provista de arnés, orientada en el sentido de la marcha y colocada en los asientos traseros hasta que alcance los límites de peso o estatura establecidos por el fabricante de la silla.
  12. Para evitar posibles ahogamientos, no deje a su hijo solo dentro de la bañera o de en una piscina, por muy poca agua que contengan.
  13. Proteja a su hijo de las heridas por arma de fuego evitando guardar este tipo de armas en su casa. Si tiene un arma de fuego, guárdela descargada y bajo llave. Las municiones deberían guardarse en un lugar distinto. Asegúrese de que los niños no pueden acceder a las llaves.

Estas listas de recomendaciónes son congruentes con las guías de la Academia Americana de Pediatría (AAP) (Directrices Futuros Brillantes o «Bright Futures Guidelines» en inglés).

Revisado por: Mary L. Gavin, MD

Fecha de revisión: julio de 2017

Источник: https://kidshealth.org/es/parents/checkup-30mos-esp.html

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: