Un año más, los piojos también vuelven al cole

Vuelve el cole, vuelven los piojos

Un año más, los piojos también vuelven al cole

Con la vuelta la cole hay muchas cosas que vuelven también. Vuelven las rutinas, vuelve el “orden” en cierta mediad, vuelve el uniforme para algunos… y en la parte médica, vuelven los mocos, vuelven los virus y vuelven también los piojos (si es que habíamos tenido suerte y en los campamentos de verano no habían hecho de las suyas).

Fue justo ayer, una semana tras comenzar el cole, cuando recibí el ya habitual whatssapp en el chat de padres: ” Por favor, revisad cabezas”

Pero, ¿cómo es posible que se contagien tanto y tan rápido? ¿Cuál es la mejor forma de eliminarnos? ¿Y lo puedo prevenir de alguna manera? Empecemos por el principio….

¿Qué son los piojos?

Los piojos son unos insectos que pueden infestar a humanos. Distinguimos 3 tipos: del cuerpo, del pubis y de la cabeza. Los piojos de la cabeza viven en el pelo de las personas y se alimentan de su sangre varias veces al día,  la chupan cuando pican. No sobreviven más de 2 días fuera del cuerpo humano.

¿Por qué se contagian tan fácil entre los niños?

Los piojos no tienen alas (no vuelan) y no saltan pero pueden moverse fácilmente e un pelo a otro, especialmente si éste está seco (en el cabello mojado se desplazan con más dificultad). También podrían contagiarse a través de peines y otros objetos en contacto con el pelo.

Es una de las enfermedades más contagiosas, con una prevalencia que puede llegar al 25% en los colegios.

Los niños, especialmente los más pequeños, tienen un contacto muy estrecho con sus compañeros y amigos: abrazos, peleas, juegos muy pegados, cabecitas juntas mirando algo… y además lo comparten todo (peines, coleteros, gorros…).

¿Cuál es el mejor tratamiento?

Disponemos de numerosos tratamientos destinados a matar a los piojos y/o las liendres.

La permetrina al 1% es el tratamiento de siempre (de hecho la OMS lo considera el tratamiento de elección), pero están apareciendo resistencias en algunos lugares. A veces se combina con butóxido de piperonilo para potenciar su acción. Los piretroides sinergizados y el malathion son tratamientos también  eficaces.

La dimeticona y ciclometicona son tratamientos más modernos. Se trata de siliconas, que producen una capa alrededor del piojo y le impiden absorber agua, por lo que se deshidrata. No tienen actividad insecticida y son mucho menos irritantes que los anteriores (así que viene bien en niños atópicos, por ejemplo).

Es importante aplicar el tratamiento según las instrucciones del fabricante. Conviene repetir el tratamiento de nuevo pasados 7-14 días para eliminar las liendres fecundadas.

Y lo que no puede faltar: la LENDRERA

Es recomendable peinar el cabello húmedo (el suavizante puede hacernos más fácil la tarea) con lendrera tras aplicar el tratamiento y durante 2 semanas. Esto es importantísimo para saber si el tratamiento ha sido eficaz. Es más, un peinado eficaz con lendrera podría incluso ser el único tratamiento

Han avisado de que hay piojos en el cole pero no parece que mi hijo tenga. ¿Lo tengo que tratar?

No. Si han avisado de que hay piojos hay que revisar la cabeza, humedecer el cabello y peinar con lendrera meticulosamente. Sólo debemos tratarlos si estamos seguros de que tienen piojos.

¿Pueden ir al cole los niños con piojos?

La pediculosis (los piojos) no son una causa de exclusión escolar una vez que se haya realizado el tratamiento. Conviene revisar a todos los convivientes y avisar al centro escolar. Aunque el picor es el síntoma principal, éste puede tardar en aparecer entre 4 y 6 semanas y algunos niños están asintomáticos.

¿Se puede prevenir?

Los piojos no son sinónimo de suciedad, de hecho prefieren el pelo limpio (y el liso sobre el rizado).

Al árbol de té se le atribuyen muchas propiedades, entre ellas, evitar el contagio por piojos.

Sin embargo, no hay evidencia científica suficiente que indique que le árbol de té (y otras sustancias naturales también empleadas con este fin como el aceite de eucalipto o de lavada, o el vinagre de Quassia) evite que aparezcan los piojos.

Además, los productos naturales no siempre son innocuos y hay que aplicarlos con precaución; el árbol de té no debe aplicarse en menores de 3 años.

Podemos encontrar varios repelentes de piojos en el mercado, que  contienen IR3535  u  octanediol, comercializados en forma de spray para prevenir en contagio de piojos.

Y fundamental:

  • Revisar periódicamente las cabezas (lendrera en mano)
  • Tratar sólo a los infestados (debemos estar seguros de que tienen piojos)
  • Si alguien tiene piojos en casa, lavar la ropa de cama, toallas, cojines…etc a alta temperatura.
  • Comunicar al centro escolar si el niño/a tiene piojos para que el resto de padres estén atentos (y no lo llevéis hasta que no haya recibido el tratamiento)

Источник: https://ademanda.org/2019/09/20/vuelve-el-cole-vuelven-los-piojos/

!!! Los piojos también vuelven al cole !!!

Un año más, los piojos también vuelven al cole

Son insectos pequeños, de menos de 4mm, de color parduzco y con forma alargada y plana, que viven en el cabello de las personas. Tienen tres pares de patas que les sirven para agarrarse a la base del cabello y moverse de un pelo a otro con gran rapidez.

El piojo de la cabeza vive alrededor de un mes. Las hembras ponen entre 4 y 8 huevos al día hasta alcanzar una media de unos 150, de los que el 60% llegarán a ser adultos.

Los huevos los ponen a 1 o 2 mm del cuero cabelludo, la hembra segrega una sustancia pegajosa para asegurar su adherencia al pelo.

Esta proximidad garantiza la temperatura, de modo que cuando encontremos liendres alejadas del cuero cabelludo éstas ya serán viejas y estarán muertas.

Conocer el ciclo vital del piojo nos permite comprender por qué fracasamos muchas veces en el tratamiento de las pediculosis y nos permitirá realizar tratamientos más eficaces para erradicar estos molestos parásitos de las cabezas de los niños.

Una vez depositado un huevo a 1-2 mm del cuero cabelludo, a los 6-7 días nace un piojo en su estado de ninfa. Ésta todavía es un individuo joven que no tiene capacidad de reproducirse, pero que se alimenta de la sangre que “chupa” del cuero cabelludo.

Durante los siguientes 15 días el piojo va creciendo y desarrollándose hacia su estado adulto, experimentando hasta tres mudas.A partir de este momento se produce una diferenciación sexual entre machos y hembras.

Estas últimas, una vez fecundadas, empiezan a poner huevos (4 – 8 al día) hasta que mueren al cabo de unos 15 días.

Desde que una hembra ha puesto un huevo hasta que el piojo que nació de ese huevo muere, pasan unos 35 días como máximo, y durante ese tiempo hay dos fases muy diferenciadas: la primera en la que el piojo en estado de ninfa se alimenta y va creciendo pero no es capaz de reproducirse, y la segunda en la que las hembras son capaces de poner un elevado número de huevos que se transformarán en nuevos piojos si no lo evitamos.

Conociendo este ciclo vital podemos deducir que la perseverancia es fundamental para acabar con una pediculosis. La mayor parte de los tratamientos son efectivos para acabar con los piojos pero puede ocurrir que no terminen con todos sus huevos (liendres).

Debido a esto, debemos repetir los tratamientos de forma sistemática para poder terminar con todos los parásitos adultos en el primer tratamiento y luego, progresivamente con todos los individuos jóvenes que vayan naciendo de los huevos (a los que no afectó el primer tratamiento) sin darles tiempo para poner nuevamente huevos.

¿Qué es la pediculosis?

La pediculosis es una infestación por piojos que puede afectar a cualquier persona, aunque su contagio es más frecuente en niños y niñas de entre 4 y 12 años.

A pesar de que la pediculosis no genera trastornos graves para la salud ni es foco de enfermedades, la saliva que los piojos introducen en el cuero cabelludo al morderlo para alimentarse, provoca un incómodo picor o prurito.

Además, rascarse la cabeza puede irritar la zona, produciendo una pequeña infección bacteriana que aumenta el malestar.

¿Cómo se transmiten los piojos?

Los piojos se transmiten por contacto directo con el pelo de otra persona infectada. Los piojos no vuelan (no tienen alas) ni saltan, pero se desplazan con gran rapidez y agilidad por el pelo.

Aunque es menos probable, el contagio también puede aparecer por contacto con objetos contaminados con piojos vivos (peines, horquillas, bufandas, gorras, almohadas…) ya que el piojo puede subsistir fuera de la cabeza, sin alimentarse, 48 horas máximo.

Lo que se dice sobre los piojos

Los piojos no están relacionados con malos hábitos higiénicos, de hecho, estos insectos prefieren el cabello limpio para vivir. Ésta es una creencia muy extendida y se ha demostrado que no es cierta.

La asociación errónea entre suciedad y pediculosis hace que muchos padres se avergüencen y no notifiquen al colegio que sus hijos tienen piojos, lo que hace que aumente el riesgo de contagio entre los compañeros de escuela.
También afectan a los adultos.

Es cierto que los piojos son más habituales entre los niños ya que el contacto en los juegos, el intercambio de objetos, etc. hace más fácil su contagio en personas de menor edad.

Sin embargo, el contagio a los padres y hermanos dentro del entorno familiar es frecuente, por lo que si se detecta un caso en casa, es fundamental revisar el cabello de todos los miembros de la familia.
Un corte de pelo no es la solución para eliminar los piojos.

Las personas con pelo corto también pueden infestarse; la ventaja de cortar el pelo es que revisar un cabello corto es más fácil que revisar uno largo.
Los piojos no se ahogan con el agua.

Cuando los piojos están dentro del agua (mar, piscina o ducha), se enquistan, pero se mantienen firmemente agarrados al cabello, tratando de sobrevivir.

Por lo tanto, aunque es improbable que los piojos se transmitan en el agua, entornos como las piscinas favorecen el contagio por el intercambio de toallas, gorros, peines, u otros artículos personales.
Los animales y las mascotas no contagian piojos. Los piojos son parásitos humanos, sólo pueden vivir en la cabeza de las personas. Como se alimentan cada 4-6 horas de la sangre del huésped, no pueden vivir más de 1 ó 2 días lejos de una persona.
Los niños a los que se detecte piojos no deben aislarse sino tratarse y realizar correctamente el proceso de desparasitación. Es fundamental avisar en el colegio, para que los padres de otros niños revisen también a sus hijos, ya que el contacto previo puede haber dado lugar al contagio.

¿Cómo se detectan los piojos?

El síntoma típico es el picor del cuero cabelludo. Si aparece este síntoma, o bien hemos recibido una carta informativa del colegio (tienen obligación de informar a los padres de que en la clase hay epidemia), o sabemos que alguien del entorno está infestado, es muy importante que todos los padres examinen el pelo de sus hijos. Cómo debe realizarse este examen visual:

1. Humedecer el cabello, para que los piojos se muevan con más dificultad. En caso de tener el pelo rizado, es útil usar una crema suavizante.
2. Colocar un paño blanco sobre los hombros del niño.

Si hay piojos, caerán y de esta forma será más sencillo visualizar si están vivos.                           
3.

Peinar mechón a mechón con una lendrera (es un peine de púas metálicas muy juntas que arrastra piojos y liendres).

Las liendres o huevos de piojo son blanquecinos, ovalados y de 1 mm. de tamaño. Se adhieren a la raíz del pelo con una especie de cemento tan fuerte que dificulta mucho su desprendimiento. Además, es fácil confundirlas con caspa, pelusas o con otros problemas capilares como dermatitis, por lo que es necesario prestar

especial atención. La caspa (foto de la izquierda) suele desprenderse fácilmente del cabello con una simple sacudida, mientras que la liendre (foto de la derecha) se queda pegada.Los piojos hembras ponen sus huevos o liendres principalmente en la nuca, y detrás de las orejas, puesto que son las zonas más calientes y esto favorece la incubación, que dura 7 días.

Si nuestro hijo no se ha infestado, es recomendable revisarle la cabeza una vez a la semana peinándole con una lendrera. Y si conocemos casos en el entorno de nuestros hijos, podemos recurrir a un repelente de piojos para evitar que se contagie.

¿Y cómo se tratan?

Si se confirma que el niño tiene piojos vivos en su cabeza, debemos tratarlo con un producto pediculicida.

Estos tratamientos no deben utilizarse como repelentes o preventivos, sólo deben usarse si la cabeza está infestada, porque de lo contrario podrían generarse resistencias.

Como preventivos deberán utilizarse los productos que sí son “repelentes” de piojos.
Para aplicar el tratamiento pediculicida:

1. Aplicar la loción o espuma con el cabello seco, para no disminuir la eficacia.2. Realizar un ligero masaje con la yema de los dedos, sobre el cuero cabelludo, incidiendo detrás de las orejas, nuca y flequillo.3.

Seguir las recomendaciones de uso del fabricante con respecto a los tiempos de aplicación (cada producto puede requerir tiempos diferentes)4. Si la infestación es aguda, completar el proceso lavando el pelo con un champú antiparasitario.5.

Pasar la lendrera para arrastrar las liendres que no se hayan desprendido.

6. No usar secadores de pelo de aire caliente, ya que inactivan el efecto insecticida residual.

Se recomienda realizar una segunda aplicación del tratamiento una semana después (a los 8-10 días). Entre la primera y la segunda aplicación revisar la cabeza del niño a diario porque en ese tiempo puede haber eclosionado alguna ninfa y haber empezado a poner huevos.

Además, para evitar el contagio en la familia, debemos seguir una serie de recomendaciones:• Comprobar si otros miembros de la familia están contagiados.• Los utensilios (peines, cepillos) de personas infestadas deben ser lavados (con agua y un pediculicida) o hervidos.

• La ropa (sábanas, toallas…) se debe lavar con agua a temperatura superior a 60ºC y es recomendable planchar bien las costuras. Los piojos morirán con el calor.• Aquellos objetos que no se puedan lavar, y que sean sospechosos de estar contaminados (por ejemplo, peluches), hay que introducirlos en una bolsa cerrada durante 3 días.

Al no tener posibilidad de alimentarse durante este tiempo, los piojos morirán. Posteriormente, aspirar.• También es recomendable aspirar los sofás.

• Este año Filvit nos presenta un producto novedoso: FILVIT HOGAR. Producto que permite eliminar piojos o liendres de aquéllos materiales que no se pueden lavar.

¿Con qué productos contamos?

  •  Permetrina. Su alta seguridad probada hace que la OMS la considere sustancia de elección en el tratamiento de los piojos. A veces se combina con butóxido de piperonilo para potenciar su acción. Se puede usar en embarazadas, durante la lactancia y en niños mayores de 2 años.
  • Malatión. Mata eficazmente piojos y liendres. Tiene un cierto grado de toxicidad y un olor desagradable. Es muy inflamable (no usar secador). El tiempo de aplicación es alto. 
  • Dimeticona y ciclometicona. Son siliconas que actúan paralizando al piojo, asfixiándolo. Son tratamientos físicos muy recomendados para personas asmáticas o personas que tienen la piel sensible o atópica. Pueden usarse en embarazadas, mujeres durante la lactancia y en niños mayores de un año.
  • Alcohol bencílico. Se comercializa junto con aceite mineral. El alcohol bencílico deja abierto el espiráculo del piojo permitiendo la entrada del aceite mineral que lo asfixia. Puede usarse a partir de 1 año de edad.

Muchos de estos productos podrás encontrarlos en la farmacia y en la web.

Fuentes

• Anti Piojos Isdin• Goibi: soluciones para los piojos• Formacióncinfasalud

• https:// aedv.es (academia española de dermatología y venereología)

Источник: https://farmaciapuertodesantacruz.com/los-piojos-tambien-vuelven-al-cole/

Los piojos también vuelven al cole: 11 preguntas resueltas sobre cómo evitarlos y combatirlos

Un año más, los piojos también vuelven al cole

La mochila nueva, los libros, el estuche… Son los imprescindibles en el regreso a las aulas. Pero hay veces que también se nos cuelan en el pack de nuestros hijos unos bichitos muy pequeños, que pueblan sus cabezas y pican: los piojos.

Los niños regresan del campamento de verano, de casa de los abuelos o del pueblo y hay que revisar sus cabezas antes de se reúnan con su amiguitos de clase. Lo mejor es pasarle una liendrera con el pelo mojado para detectar si su cabeza está limpia o no.

Pero ¿y si los otros padres no revisan? Pues para prevenir lo mejor es seguir controlando sus cabecitas, mirándolas con detalle al menos una vez a la semana.

Porque aunque es un mito que los piojos son señal de falta de higiene (es más, incluso muestran preferencia por el pelo limpio) algunos progenitores siguen sin comunicar al centro que su hijo está llenito de estos molestos bichitos, para prevenir al resto, hacer limpieza común de parásitos y evitar que se siga extendiendo.

A la infestación del cuero cabelludo y pelo humano por el piojo de la cabeza se llama pediculosis, tal y como explica la Asociación Española de Pediatría (AEP) en su informe “Pediculosis de la cabeza”. Es tan contagiosa como el resfriado y tiene en las aulas, el caldo de cultivo ideal para procrear.

Con el fin de estar bien informado de cara al nuevo curso, resolvemos las dudas más frecuentes que los padres se plantean al pensar en estos desagradables bichitos y te hablamos de los mejores métodos para eliminarlos.

1. ¿Qué son?

Según el informe de la Asociación Española de Pediatría:

  • Los piojos necesitan la ingesta de sangre humana varias veces al día y no viven fuera del cuerpo humano más de dos días.
  • No tienen alas (no vuelan), no saltan pero se desplazan fácil y rápidamente por el cabello de un pelo a otro si está seco.
  • Son de color grisáceo, y miden entre dos y cuatro milímetros.
  • Suelen localizarse sobre todo detrás de las orejas y en la nuca.
  • La hembra adhiere los huevos al pelo con una sustancia acuosa similar al pegamento.

Si el pelo está húmedo se mueven torpemente y son más vulnerables, así que son más fáciles de identificar y eliminar.

De ahí que si tienes hijos en edad escolar, sea aconsejable que te hagas con una liandrera, o lo que es lo mismo: un peine de púas muy juntas y de metal, específico para retirar a estos parásitos y sus huevos.

Después, hay que peinar con ella su pelo, mechón a mechón. Mejor hacerlo con el el cabello mojado y con una toalla sobre sus hombros, para comprobar si cae o no algún parásito.

Es importante aprender también a distinguir las liendres (huevos de los piojos). Son unas motas blancas muy pegadas al pelo que pueden confundirse con la caspa a simple vista. Las distinguirás porque la caspa se separa fácilmente del pelo mientras que para quitar la liendre hay que tirar de ella con fuerza.

2. ¿Por qué pican?

Se alimentan de la sangre perforando el cuero cabelludo. En la saliva del piojo hay sustancias anticoagulantes y vasodilatadoras que son las que fomentan esa picazón y molestias típicas.

El piojo muerde y su saliva puede producir una respuesta inmune local que ocasiona el picor o la sensación de que algo se me mueve en la cabeza.

3. ¿Cómo se trasmiten?

Puede sufrirlos cualquier niño, con independencia de sus antecedentes o de su higiene personal, siempre y cuando exista un contacto directo con otro pequeño afectado por los piojos.

Según la AEP, la infestación no es más frecuente ni por la longitud del pelo ni por la frecuencia de uso de champús ni el tipo de peinado.

Los piojos prefieren el pelo limpio al sucio y el liso al rizado.

La transmisión indirecta a través de un sombrero o una bufanda es posible, pero mucho más rara. De hecho, este parásito rara vez sale de la cabeza de su huésped y si lo hace es solo para alimentarse de otra cabeza.

Tampoco está demostrado que se transmita a través del agua.

4. ¿Por qué las niñas contraen más piojos que los niños?

Según el trabajo 'Plan Cabezas Despejadas', de Manuela Prieto Mariscal para la Universidad de Navarra «la infección por estos parásitos es más común en niños entre 5 y 12 años y en niñas, sin importar el estrato social».

Pero en contra del mito, las niñas sufren más estos parásitos no porque tengan el pelo largo, sino porque sus juegos implican más contactos de cabeza a cabeza: se cuentan secretos, se abrazan más, intercambian horquillas del pelo y diademas…

5. ¿Tienen que quedarse en casa para no contagiar?

Sin embargo, avisar al cole de que nuestro hijo tiene piojos no implica que tenga que quedarse en casa 'aislado', tal y como explica la Sociedad Española de Pediatría Extraeshospitalaria y Atención Primaria SEPEAP:

“En el caso de que nuestros hijos tengan piojos basta tratarse e informar al centro educativo, sin ausentarse de las clases, para evitar que la infección pase de contagiados a sanos cíclicamente. Para su tratamiento es suficiente utilizar un producto protector”.

6. ¿Cómo puedo eliminarlos?

Lo primero, armándote de paciencia y logrando que tu hijo también la tenga. Después, es hora de seguir las recomendaciones de la AEP:

  • Sobre el pelo seco se aplica el champú, loción o espuma pediculicida, masajeando la zona ligeramente. 
  • Se deja en el pelo durante 10 minutos y luego se aclara con agua templada. Conviene leer previamente las instrucciones del preparado. Evita el contacto de estos productos con ojos, nariz y boca.
  • A continuación, con el pelo mojado, se retiran los piojos y las liendres con la mano o con una liendrera.
  • Se deja secar el pelo al aire, porque los bichitos pueden estar aún vivos y el calor de un secador invalida el efecto residual insecticida del producto.
  • Hay que seguir revisando diariamente la cabeza durante dos semanas y, si se encuentra alguna liendre o piojo, se retiran con la mano. Y es que las liendres o huevos pueden eclosionar tras pasar 7 o 10 días, así que es necesario comprobar que su cabecita sigue limpia de piojos durante ese tiempo.
  • Para ayudar a despegar las liendres se puede utilizar agua y vinagre (una parte de agua y una de vinagre) aplicándolo con una toalla empapada, después del antiparasitario, durante 30-60 minutos.
  • Es importante repetir el tratamiento con el mismo producto una semana después, para eliminar los piojos que hayan salido de las liendres que no murieron la primera vez.
  • Se debe lavar la ropa del niño, las toallas y la ropa de cama con agua caliente (a 60 º C) y sumergir los peines y accesorios del pelo en la loción parasitaria durante 10 minutos.

Lo que no pueda limpiarse (muñecos, por ejemplo) se puede poner en una bolsa de plástico cerrada durante dos semanas. Es importante hacer esto porque lLos piojos pueden sobrevivir fuera de la cabeza uno o dos días y volver a poblar el pelo del pequeño.

7. ¿Qué producto funciona mejor?

Lo primero que hay que hacer es no confiar en que una aplicación tiene efecto milagro: ¡los piojos se han esfumado por completo!

La mayoría de los preparados no aseguran la muerte de las liendres. Así que hay que armarse de paciencia y seguir al pie de la letra las instrucciones de uso del fabricante y, siempre, realizar la extracción manual con la lindera tras eliminar el producto.

  • Según indica la AEPED, «las cremas mejor que las lociones y las lociones mejor que los champús»
  • Se puede usar permetrina al 1%, un insecticida que se utiliza también contra los mosquitos y otros insectos y contra los ácaros. Funcionan por neurotoxicidad, atacando el sistema nervioso del parásito. Por si te surgen dudas, la permetrina, es compatible con la lactancia según e-lactancia.
  • Dimeticona al 4%. Un compuesto oclusivo que consigue bloquear los orificios a través de los que respira el piojo y ahogarlos. Es especialmente útil cuando la permetrina fracasa y es menos agresivo para el cuero cabelludo.

Existen otros compuestos, aunque son menos eficaces: fenotrina, bioaletrina, lindano, carbaril…

Ninguno de estos productos puede usarse en menores de dos años. Si aparece en estas edades, la extracción manual es la única opción.

8. ¿Son efectivos otros métodos naturales?

Hasta hace unas décadas, las madres acababan con los piojos y las liendres a base de vinagre y tiempo, el de revisar el cabello de sus hijas e hijos cada día. Pero el vinagre sirve para reblandecer las liendres y facilitar su extracción. No acaba con el piojo, ni mata las liendres ni previene la infección.

También se usa frecuentemente el aceite de oliva. Su viscosidad priva a los piojos de oxígeno y mueren asfixiados. Pero no existe base científica que asegure que funciona.

9. ¿Y si no se eliminan con el tratamiento?

En estos casos, la AEP recomienda utilizar la permetrina al 1% durante 30-60 minutos, incluso toda la noche (con un gorro de ducha).

También habla de otras medidas como medicamentos orales o locales como champú de dimeticona al 4%.

E incluso tratamientos naturales basados en plantas. Antes de usar cualquiera de ellos, recomienda preguntar al pediatra cuál es el más recomendable para cada niño.

10. ¿Por qué ahora hay más y son más resistentes?

Dice el informe de la AEP que existen más de 3.000 especies de piojos conocidos y que se desconoce la biología de la mayoría de ellos. Además, un informe del Centro de Entomología Médica, Investigación y Desarrollo de Insectos Limitados de Cambridge ha desvelado que hay más piojos que nunca y además estos son más fuertes:

«Como todos los seres vivos, los piojos han sufrido mutaciones genéticas que han hecho que se conviertan en especímenes más fuertes y resistentes a los tratamientos convencionales». 

La causa más probable es el mal uso de pediculicidas: los champús y lociones para prevenir (no funcionan), en lugar de usarlos para lo que sirven: para tratar y eliminar los piojos.

Esto ha provocado que produzcan resistencias (algo parecido a lo que ocurre con los antibióticos, cuando se utilizan sin que sean necesarios). Así lo explica la pediatra Lucía Galán.

11. ¿Se pueden prevenir?

La AEP asegura que no hay que utilizar tratamientos preventivos a base de lociones o colonias para parásitos si el niño no está infectado. Solo se utilizará el tratamiento si se descubre que tiene piojos.

Sin embargo se sabe que los piojos solo habitan en las personas, ya que les atrae nuestro olor particular. De ahí que no los sufran nuestros perros o gatos, aunque vivan con nosotros y todos padezcamos a estos incómodos parásitos.

Por eso se elaboran remedios caseros para atacarlos, que actúan simplemente escondiendo nuestro olor. Por supuesto, algunas hierbas son mejores para esto que otras, pero no hay evidencia de que sean remedios efectivos.

También se pueden utilizar repelentes farmacológicos, aunque no son recomendados durante un largo período de tiempo pues puede provocar que los piojos se hagan más resistentes y sea más difícil deshacerse de ellos.

Y por último, intentar por todo los medios que los niños entiendan que hay artículos de higiene personal que no se comparten: como cepillos o peines, coletas, gorros y toallas.

Conviene explicarles que los piojos se pasan de una cabeza a otra por contacto directo, así que deben procurar no poner las cabezas juntas.

Como precaución adicional, pueden ir al cole con el pelo recogido.

Esperamos que este curso logremos todos mantener a esos incómodos bichitos a raya y que del colegio solo lleguen circulares con buenas noticias.

Fotos | iStock

En Bebés y Más | ¿Qué hacer si tengo piojos durante la lactancia?, Vuelta al cole 2018: 11 propósitos para empezar el nuevo curso con buen pie

Источник: https://www.bebesymas.com/salud-infantil/piojos-tambien-vuelven-al-cole-11-preguntas-resueltas-como-evitarlos-combatirlos

¡Vuelven los piojos!

Un año más, los piojos también vuelven al cole

Los piojos, conocidos científicamente como Phthiraptera, son una clase de insectos ápteros (sin alas), que se alimentan de la sangre del huésped, donde cumplen todo su ciclo vital:

huevo (1º-7º día) → ninfa (8º-15º día) → adulto (15º-30º día)

Afectan a todas las aves y mamíferos (incluidas las personas), y sus huevos se llaman liendres.

Los piojos adultos miden entre 1 y 5 mm y viven unas 3-4 semanas. Durante este tiempo ponen una media de 7 -10 huevos (liendres) al día, sobretodo detrás de las orejas y en la nuca (muy cerca del cuero cabelludo, porque necesitan calor para la incubación).

A los 15 – 20 días de la puesta, las liendres ya se habrán convertido en piojos adultos, que ya corren por nuestra cabeza listos para poner otras 7 liendres al día cada uno de ellos. Las liendres son unas bolitas blancas/amarillentas, adheridas a la raíz del pelo y que no se desprenden con agua.

Suelen confundirse con caspa, pero a diferencia de ésta no se desprenden al soplar.

Los piojos no transmiten enfermedades (las únicas complicaciones que pueden acarrear son la sobreinfección de las heridas de rascado), no vuelan (pues como hemos carecen de alas) y no saltan, se contagian por contacto directo de una cabeza infestada a otra sana. Aunque no es frecuente, también pueden contagiarse por compartir cosas como: gorras, cepillos, almohadas, toallas o sábanas, entre otros objetos que entran en contacto con la cabeza, por lo que es recomendable no compartirlos.

¿Qué es la pediculosis y cómo detectarla?

La pediculosis es la infestación de piojos, no es verdaderamente peligrosa para la salud, sin embargo puede llegar a ser una gran tortura para quien la padece.

La pediculosis sólo tiene lugar en la cabeza, por lo que si encontramos liendres o piojos en pelos de pestañas, cejas o de cualquier otra parte del cuerpo, no serán piojos, estaríamos hablando de Pthirus pubis, más comúnmente llamadas “Ladillas”, cosas bien distintas…

Debemos revisar el cabello si existe picor o irritación , si alguien de nuestro entorno está infestado o si recibimos una carta informativa del colegio. La detección en el caso de los niños suele ser inmediata, los piojos vivos producen picor, y mucho, los niños se rascan desesperadamente y es casi imposible no darte cuenta.

¿Cómo se revisa el cabello?

Se coloca una toalla o paño blanco sobre los hombros del niño (esto nos ayudará a verlos más fácilmente). Se peina el pelo seco mechón a mechón ayudado de una lendrera (que nos permitirá ser más minucioso en la detección), comenzando lo más cerca posible de la raíz del pelo. Si hubiera piojos, caerán y serán visibles sobre el paño o toalla que hemos colocado sobre los hombros

¿Cómo se tratan?

En primer lugar con tiempo y mucha paciencia. Existen productos específicos de farmacia fundamentalmente de dos tipos:

  • Tratamientos con insecticidas: El más conocido es la Permetrina 1% y en ocasiones el Malation. Es recomendable  el uso de LOCIONES combinadas con champús en el caso de infestaciones agudas. Se debe aplicar la loción sobre el cabello seco. Hay que masajear el cuero cabelludo haciendo incidencia detrás de las orejas, en la nuca y en el flequillo.  Tras esperar el tiempo recomendado se aclarará con abundante agua (si la infestación es aguda, complementar con un champú antipiojos y aclarar) y se pasará la lendrera (peine de púas muy finas y estrechas) para eliminar los piojos, que estarán inmóviles y se desprenderán con facilidad, y las liendres. Se debe dejar secar el pelo al aire o con toalla (no usar el secador, pues inactiva el efecto insecticida residual).
  • Tratamientos sin insecticidas: desde hace unos años hay productos que no llevan insecticidas por lo que no hay riesgo de toxicidad ni de resistencias. El piojo no muere por efecto de un producto químico, sino por asfixia o deshidratación (nuevos tratamientos). La forma de administrarla es igual a la anterior.

Usemos el producto que usemos siempre debe ir acompañado del cepillado con lendrera para retirar los piojos muertos y las liendres. Es conveniente revisar la cabeza 7 días después para comprobar si el tratamiento ha sido efectivo, y aplicar de nuevo el producto SÓLO si persisten piojos vivos.

NO deben usarse los productos de tratamiento como preventivos, sino únicamente cuando hay piojos vivos.

Para la prevención de la infestación existen productos repelentes, cuyo empleo es recomendable después de haber completado el tratamiento para prevenir una recaída o si alguien de nuestro entorno está infestado o hemos recibido notificación del colegio.

Muchas veces recibimos consejos o remedios de familiares, amigos o conocidos: muchos productos «naturales» que existen en el mercado, se encuentran fuera del canal farmacia por no tener una eficacia científica demostrada o no cumplir con el perfil de seguridad adecuado.

 Entre ellos está aceite de eucalipto, aceite de lavanda, farnesol y por supuesto el aceite de árbol de té (mucho ojo con el árbol de té, si se ingiere puede provocar efectos secundarios graves , nunca debe dejarse al alcance de los niños). El hecho de que sean productos naturales, no quiere decir que sean seguros e inofensivos. Mucho cuidado con esto.

La belladona, el ricino, la cicuta o el estramonio son plantas, por tanto, naturales pero todas ellas pueden resultar mortales.

¡La salud NO es un juego! consúltanos cualquier duda, te ayudamos a seleccionar el tratamiento más adecuado

Источник: https://farmaciacolmenero.com/noticias/el_retorno_del_piojo/

Un año más, los piojos también vuelven al cole

Un año más, los piojos también vuelven al cole

El piojo de cabeza es un insecto que en su fase adulta mide entre 2 y 4 milímetros, de color grisáceo con 6 patas y, contra lo que mucha gente piensa, sin alas. Se reproduce muy rápidamente ya que cada hembra puede poner entre 100 y 300 huevos a lo largo de su vida.

Estos huevos o liendres, blancos y de forma ovalada, tardan una semana en convertirse en ninfas que en un plazo de 5-9 días se transforman en piojo adulto. Éstos pueden vivir hasta 30 días, alimentándose de la sangre de la cabeza de nuestros hijos, pero también de los adultos.

Fuera de la cabeza, puede sobrevivir unas 24 horas.

La parasitosis de piojos se denomina pediculosis, según su nombre médico.

La sensación de picor que produce tener piojos en la cabeza se debe a la irritación que causa la saliva del piojo en la pequeña herida que deja su picadura.

Según historiadores y arqueólogos, los piojos han acompañado al hombre desde hace milenios. Así se han encontrado evidencias que demuestran que ya en el Antiguo Egipto los faraones sufrían el acoso de estos insectos.

¿Cómo se contagian los piojos?

Como ya hemos dicho, los piojos no tienen alas, por lo que no pueden volar ni saltar de cabeza en cabeza. Los animales domésticos no tienen piojos… ¡así que tu perro o tu gato no es el culpable de los piojos de tus hijos!

Los pipis se contagian de forma muy rápida entre los niños al contacto entre cabezas o al compartir gorros, bufandas, toallas, cepillos, etc. Por este motivo, si el colegio o el centro de educación infantil de tu hijo te informa de que hay piojos en su clase, es muy importante explicar al pequeño que no debe compartir ninguno de estos objetos con sus compañeros.

Tanto padres como profesores deben vigilar si el niño se rasca mucho la cabeza o si lo hace de manera compulsiva… ¡Es el momento para actuar! Lo primero que hay que hacer es llevar a cabo una inspección rigurosa de la cabeza.

Probablemente tardes bastante tiempo así que si puedes, sienta a tu hijo delante de la tele con sus dibujos animados favoritos, hazte con una luz potente y, con un peine de púas muy finas, vas inspeccionando, con toda tu paciencia, la cabeza del niño.

Los piojos adultos rehuyen de la luz, así que las primeras zonas a inspeccionar son detrás de las orejas y en la nuca.

Los huevos presentan un aspecto muy parecido a la caspa, blanquecino y cerca del cuero cabelludo.

Después de pasar el peine, hay que sacudirlo encima de un papel para comprobar si cae, ya sea algún piojo o alguna liendre. Si, finalmente, encontramos piojos, debemos comunicarlo inmediatamente al colegio o centro de educación del niño y empezar el tratamiento.

Prevención y tratamiento de los piojos

Si te informan de que hay niños con piojos en la clase de tu hijo, pero tras examinarle no parece que le hayan contagiado, las mejores medidas de prevención a tomar son las siguientes:

– No utilices champús ni cremas de tratamiento, pues lo único que harían sería facilitar la aparición de resistencias al tratamiento en caso de una infestación posterior.

– Explica a tu hijo que no debe compartir con sus compañeros ningún objeto personal como toallas, peines, cepillos, gomas, horquillas, jerséis, cazadoras, babis… y que introduzca el abrigo dentro de la mochila en lugar de colgarlo directamente en el perchero. Los piojos también pueden pasar de un abrigo a otro e infestar a tu hijo de esta manera.

– Que tu hijo lleve el pelo corto o recogido evitará, en parte, posibles contagios. Por eso son más normales lo casos de piojos en las niñas que en los niños.

– Revisa periódicamente la cabeza del niño, que no tenga piojos la primera vez que le examinas no quiere decir que no se los puedan contagiar más adelante.

Si el niño ya está infectado, además de los tratamientos que te indique tu pediatra o farmacéutico a base de champús o de cremas pediculicidas, hay que tomar una serie de medidas caseras que ayudarán a solucionar el problema:

– Lavar su ropa, sábanas, albornoz, toallas, etc. en agua a 55º C durante un mínimo de 20 minutos y secar, preferiblemente, en secadora.

– La ropa que sólo se lave en seco, como algún abrigo o cazadora, hay que llevarla a la tintorería.

– Lavar a 55º C los juguetes, especialmente los de peluche, durante unos 10 minutos. Si no se pueden mojar, hay que meterlos en una bolsa hermética durante 2 semanas.

– Pasar el aspirador por sofás, cabeceros y por la zona del suelo donde se haya revisado la cabeza del niño.

– Lavarle el pelo frecuentemente, unas 2 ó 3 veces por semana y peinarlo diariamente.

– Hervir todos los peines, cepillos, gomas, pinzas y horquillas. 

– Revisar periódicamente la cabeza del niño y peinarle con una liendrera, un peine especial de púas finas y metálicas que ayuda a retirar las liendres y los piojos que permanezcan en la cabeza.

– Además, hay que revisar que el niño no haya contagiado a más miembros de la familia.

Nuevos tratamientos contra los piojos

Algunos piojos, según han demostrado recientes investigaciones en países como Estados Unidos o Israel, han mutado haciéndose resistentes a la mayoría de los ingredientes activos tradicionales utilizados en los remedios contra piojos. Lo que ha hecho que aparezcan nuevos productos en el mercado.

Infestación

Definición:

Infección producida por parásitos. Ejemplos de infestación son sarna (escabiosis), pediculosis, infección por parásitos intestinales, etc.

Síntomas:

Depende del parásito.

Tratamiento:

Según la causa.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/ninos/salud-infantil/un-ano-mas-los-piojos-tambien-vuelven-al-cole-184

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: