Una dieta rica en nueces mejora la cantidad y la motilidad de los espermatozoides

¿Qué dieta debo seguir para mejorar mi calidad seminal?

Una dieta rica en nueces mejora la cantidad y la motilidad de los espermatozoides

Las costumbres alimenticias pueden afectar a la calidad seminal en gran medida.

Puesto que aquello que comemos influye notoriamente en nuestra salud general, es evidente que la calidad seminal será mayor cuanto más saludables sean los alimentos que ingerimos.

Por tanto, los tipos y cantidades de comida que tomes afectan a la producción de espermatozoides en tu organismo.

Consumir comida basura o no tener unos hábitos alimenticios saludables, como por ejemplo consumir más calorías de las que quemamos o un exceso de grasas y azúcares, puede causar infertilidad masculina. En general, podemos afirmar que la fertilidad disminuye conforme nos desviamos de nuestro rango de IMC considerado normal.

Para mejorar la calidad de los espermatozoides, es esencial llevar una dieta sana y equilibrada en la que se evite el consumo de grasas saturadas sobre todo. En algunos casos de patologías seminales, incluir suplementos vitamínicos a nuestra dieta puede ser recomendable para mejorar la calidad seminal y, por consiguiente, la fertilidad.

¿Cómo se forman los espermatozoides?

La espermatogénesis (formación de espermatozoides) es un proceso que se desarrolla en los testículos y presenta entre 64 y 72 días de duración. Para mejorar la calidad espermática, es recomendable una dieta rica en antioxidantes a fin de conseguir que el estrés oxidativo y los radicales libres no degraden al espermatozoide.

Estas moléculas rompen la membrana del espermatozoide y degradan sus estructuras celulares, de forma que el espermatozoide queda gravemente dañado y no puede ser funcional, esto es, no será capaz de alcanzar el óvulo y llegar a fecundarlo. En hombres con un alto índice de estrés oxidativo, se pueden realizar diversas técnicas para sólo emplear los espermatozoides que no han sufrido el daño que pueden causar estas moléculas.

Componentes indispensables en la dieta del hombre

Para mejorar la calidad de los espermatozoides, se debe seguir una dieta variada muy rica en frutas y verduras, evitando al mismo tiempo las grasas saturadas.

Con estos consejos, no habrá ningún déficit vitamínico que impida la formación correcta de los espermatozoides. No obstante, es necesario ser constante y seguir esta alimentación rica en verduras y frutas durante varios meses.

Zinc

Es el oligoelemento que más influye en la fertilidad masculina. Su ingesta puede estimular la producción de espermatozoides, por ese motivo, el zinc es uno de sus principales compuestos que existen en el mercado para aumentar la fertilidad masculina.

También podemos tomarlo en la dieta. Se encuentra presente en alimentos ricos en proteínas como las ostras, carnes rojas, carne de cerdo y cordero, aves de corral y algunos pescados y mariscos. Otras fuentes ricas en cinc son las habas, nueces, granos enteros y levadura.

Vitamina A

Tiene una alta capacidad antioxidante, protege todo el sistema reproductor masculino y es necesaria para la producción de hormonas sexuales.

Proviene de fuentes animales como los huevos, la carne, la leche, el queso, la crema de leche, el hígado, el riñón y el aceite de hígado de bacalao y de fletán. Sin embargo, todas estas fuentes, a excepción de la leche descremada enriquecida con vitamina A, tienen un alto contenido de grasa saturada y colesterol.

Vitamina C

Contribuye a mejorar la movilidad de los espermatozoides. También se recomienda para reducir los fallos cromosómicos de los espermatozoides, ya que es un antioxidante que protege las células de los efectos de los radicales libres.

Podemos adquirir aporte extra consumiendo frutas y verduras, como cítricos, pimiento rojo y verde, tomate, brócoli, ajos, almendras y verduras de hoja verde.

Vitamina E

Gracias a su gran capacidad antioxidante, es posible mejorar la calidad espermática con el aporte de vitamina E.

Entre las fuentes ricas en vitamina E se encuentran los aceites vegetales, la margarina, las nueces, los cacahuetes, las semillas y las verduras de hojas como las espinacas. La vitamina E también se encuentra en los cereales.

Dieta masculina: alimentos ricos en vitamina E

B12

Ayuda a mejorar la morfología de los espermatozoides.

Existen diferentes cantidades de esta vitamina en alimento como huevos, aves, mariscos, carne, leche, derivados y maca (planta herbácea originaria del Perú).

Acido fólico

Junto con la vitamina B12, ayuda a mejorar la morfología espermática.

Entre los alimentos que contienen ácido fólico se encuentran los vegetales de hojas verdes, las frutas, los guisantes secos, los guisantes y las nueces.

Aminoácidos

Los aminoácidos son las moléculas que forman las proteínas y juegan también un papel de importancia en la maduración de los espermatozoides.

  • L-Arginina: Responsable de la cantidad de espermatozoides.
  • L-Carnitina: Encargado de la funcionalidad de los espermatozoides.
  • Taurina: Influye directamente en la motilidad de los espermatozoides. Pueden consumirse en suplementos los tres.

Es importante recordar, que el exceso de cualquiera de estas vitaminas, elementos y aminoácidos puede tener efectos adversos en el organismo. Por lo que consultaremos a nuestro médico las cantidades diarias recomendadas, tanto si decidimos ingerir más cantidad de un alimento en concreto, como si queremos tomar un suplemento alimenticio.

Alteraciones de los espermatozoides

Si, tras la lectura de un seminograma, se detectan anomalías espermáticas en cualquiera de los parámetros seminales, ya sea concentración, movilidad o morfología, se puede recomendar incluir un complemento vitamínico para mejorar la calidad seminal.

Tras varios meses tomando estas pastillas, se repetirá el seminograma para comprobar si ha mejorado la calidad del semen. Realmente sólo se observará una mejoría en aquellos hombres que presenten un déficit vitamínico. Si el problema no se debe a una baja concentración de determinadas vitaminas, no se observará ninguna mejoría en los espermatozoides.

En realidad, los hombres que presentan una mejoría son pocos, pero es cierto que tomar vitaminas durante tres meses no perjudica la salud y se intenta por si acaso pudiese aportar algún beneficio, tal y como comenta la embrióloga Laura Mifsud:

El seminograma no puede repetirse inmediatamente, porque el tiempo aproximado de formación de los espermatozoides son tres meses. Es tras este periodo cuando se observará si los nuevos espermatozoides que se han sintetizado con todos los componentes vitamínicos necesarios presentan alguna alteración o son normales.

Kasturi, S.S. Tannir, J. Brannigan, R. The Metabolic Syndrome and Male Infertility. In: J Andrology. 2008;29(3):251-60.

Kort, H.I. Massey, J.B. Elsner, C.W. et al Impact of Body Mass Index values on sperm quantity and quality. J Andrology, 2005;7(3).

Magnusdottir, E.V. Thorsteinsson, T. Thorsteindottir, S. et al. Persistent organochlorines, sedentary occupation, obesity and human male subfertility. Human Reprod. 2005;20(1):208-15.

NHMRC. Clinical Practice Guidelines for the Management of Overweight and Obesity in Adults; 2003. [cited 2009, May 26].

Osuna, J.A. Gomex-Perez, R. Arata-Bellabarba, G. Villaroel, V. Relationship between BMI, total testosterone, sex-hormone binding globulin, leptin, insulin and insulin resistance in obese men. Arch Androl, 2005;52(5):355-61.

Источник: https://www.reproduccionasistida.org/dieta-para-mejorar-los-espermatozoides/

Las nueces potencian la calidad del esperma

Una dieta rica en nueces mejora la cantidad y la motilidad de los espermatozoides

  • Los espermatozoides en los varones de países occidentales caen en picado

El pasado verano, un estudio publicado en la revista « Human Reproduction» alertó de un declive lento pero constante en la calidad del semen de los varones del mundo Occidental.

Un deterioro sostenido que, además, no parece que vaya a remitir en un futuro próximo.

Pero, ¿a qué obedece este descenso en la calidad, así como en la cantidad, de los espermatozoides? Pues según las evidencias acumuladas, al tabaquismo, a la contaminación y al aumento en las tasas de sobrepeso y obesidad consecuente con la cada vez más común ‘dieta Occidental’.

Entonces, y de manera similar a como sucedería al dejar de fumar y reducir la polución atmosférica, ¿puede esperarse que los cambios ‘adecuados’ en la dieta también mejorarían la calidad del semen? Pues sí. De hecho, un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad Rovira i Virgili en Reus (Tarragona) mejora la cantidad y motilidad de los espermatozoides humanos.

Como explica Albert Salas-Huetos, director de esta investigación presentada en el marco la XXXIV Reunión Anual de la Sociedad Europea de Embriología y Reproducción Humana (ESHRE) que se está celebrando en Barcelona, «nuestro trabajo muestra el papel beneficioso del consumo continuado de nueces sobre la calidad del esperma y evidencia la necesidad de una mayor investigación para el establecimiento de recomendaciones dietéticas específicas para los varones».

Mayor cantidad y calidad

Para llevar a cabo el estudio, los autores contaron con la participación de 119 varones con edades comprendidas entre los 18 y los 35 años y completamente sanos a los que, tras analizar sus muestras de sangre y esperma, se solicitó que siguieran con su dieta Occidental ‘típica’ durante un periodo de 14 semanas. Pero con una salvedad: la mitad de los participantes tuvieron que suplementar su dieta con el consumo diario de una mezcla de 60 gramos de almendras, avellanas y/o nueces.

Concluidos los 3,5 meses de estudio, los autores volvieron a evaluar tanto la sangre como el esperma –recuento, vitalidad, motilidad y morfología de los espermatozoides, así como diversos factores moleculares como la fragmentación del ADN espermático– de los participantes.

¿Y qué pasó? Pues que la suplementación de la dieta con frutos secos conllevó un incremento el 16% en el recuento de espermatozoides y unas mejoras del 4%, 6% y 1% en, respectivamente, la vitalidad, motilidad y morfología de estos espermatozoides.

Unos parámetros que, como recuerdan los autores, «se encuentran directamente asociados con la fertilidad masculina».

Las nueces reducen los niveles de fragmentación del ADN espermático y, por ende, mejoran en el recuento, motilidad y morfología de los espermatozoides

Es más; el consumo de frutos secos también conllevó una reducción significativa de los niveles de fragmentación del ADN espermático, parámetro estrechamente relacionado con la infertilidad masculina.

De hecho, como destacan los autores, «este cambio en los niveles de fragmentación de ADN de los gametos explicaría, cuando menos parcialmente, las mejoras en el recuento, motilidad y morfología de los espermatozoides».

En definitiva, los resultados refuerzan las evidencias que muestran que las dietas ricas en ácidos omega-3, antioxidantes –entre otros, las vitaminas C y E, el selenio y el zinc– y los folatos mejoran la calidad del semen humano. Y es que las nueces son unos alimentos muy ricos en estos nutrientes y en otros muchos productos fitoquímicos.

Hay que comer bien

Por tanto, y en el caso de los varones que, ya sea de forma natural o mediante técnicas de fertilización in vitro (FIV), quieran concebir un bebé, ¿puede asegurarse que añadir nueces a su alimentación mejorará sus probabilidades de éxito? Pues, al menos por el momento, no.

Como concluye Albert Salas-Huetos, «todavía no podemos afirmarlo basándonos únicamente en los resultados de nuestro trabajo.

Pero cada vez es mayor el número de evidencias que sugieren que los cambios en los estilos de vida, caso del seguimiento de un patrón de alimentación saludable, podrían ayudar en la concepción.

Y, evidentemente, las nueces son un componente clave de la saludable dieta Mediterránea».

Ver los comentarios

  • Obesidad
  • Salud
  • Fertilidad
  • Alimentación

Источник: https://www.abc.es/salud/enfermedades/abci-nueces-potencian-calidad-esperma-201807041247_noticia.html

Dieta para la fertilidad: así deben comer hombres y mujeres que quieran tener hijos

Una dieta rica en nueces mejora la cantidad y la motilidad de los espermatozoides

A pesar de que la infertilidad es un problema creciente (en la actualidad, el 17% de las parejas españolas con deseo de procrear tiene problemas para conseguirlo) y de que la relación de la alimentación con la fecundidad está ya ampliamente documentada, la industria alimentaria apenas ha actuado en este campo.

“Actualmente, existen diferentes suplementos vitamínicos (fármacos), pero solo se pueden adquirir en farmacias”, explica la bióloga Daniela García, una de las científicas al frente del gran proyecto de investigación y desarrollo tecnológico Reprobeb, que trabaja, por primera vez, para lograr alimentos funcionales específicos con el objetivo de mejorar la fertilidad.

Las tres bebidas formuladas hasta el momento (una para hombres, otra preconcepcional femenina y otra destinada a mujeres que hayan comenzado algún tratamiento de reproducción asistida) “poseen componentes comunes como la vitamina D o el triptófano”, explica la investigadora. Sin embargo, continúa, “existen otros micronutrientes más novedosos especialmente indicados para cada caso y extraídos de frutas como la granada, la sandía, el mango o el caqui”.

Se han formulado tres bebidas funcionales: una para hombres y dos para mujeres en proceso de quedarse embarazadas

El estudio, capitaneado por el Instituto Extremeño de Reproducción Asistida (IERA) y en fase observacional en parejas estériles, prevé concluir a finales de 2018.

No obstante, y aunque aún es pronto para obtener resultados definitivos, “ya podemos intuir la mejora de parámetros seminales como la movilidad espermática y de algunos valores hormonales en mujeres”, adelanta Daniela García.

Dieta y fertilidad

En la última década, la literatura científica que relaciona los alimentos con la fertilidad se ha disparado.

Y aunque es cierto que en la mayoría de los casos la causa de la infertilidad es multifactorial, según la ginecóloga María de la Calle, jefa de la Unidad de Gestaciones Múltiples del Hospital La Paz de Madrid y coautora del libro ‘La dieta de la fertilidad y el embarazo’ (Almuzara), “ambos miembros de la pareja tienen posibilidades de concebir cambiando algunos aspectos de su dieta diaria”.

Frutas y verduras. Lo mejor. (iStock)

Para esta especialista, una alimentación saludable para la fertilidad sería aquella que es variada en los grupos alimenticios, baja en grasa y de alto valor nutricional, rica en agua, ausente de sustancias tóxicas y que favorezca la ingesta de productos naturales frente a los procesados.

Nuestra famosa dieta mediterránea, de la que, por desgracia, nos hemos ido alejando. “Cada vez nos encontramos con más mujeres y hombres con dietas restrictivas”, alerta la doctora.

Las consecuencias son claras: un estudio publicado esta semana en 'Human Reproduction' ha encontrado relación directa entre ingesta de comida rápida y mayor tiempo hasta el embarazo.

Para ellas

Según la Sociedad Española de Fertilidad (SEF), las alteraciones capaces de reducir la probabilidad de gestación espontánea pueden afectar a la producción de gametos masculinos y femeninos, a su interacción eficaz o a la capacidad del embrión ya fecundado para implantarse y desarrollarse.

La causa más frecuente de esterilidad femenina (en la producción de gametos) es el denominado síndrome de ovario poliquístico (a veces asociado a obesidad y resistencia a insulina). En este caso, la doctora De la Calle recomienda una dieta abundante en frutas y verduras, frutos secos y alimentos ricos en fibra. “Cuanta más fibra, más bajo el índice glucémico”, apunta.

Un estudio muestra una relación directa entre la ingesta de comida rápida y un mayor tiempo en lograr un embarazo

Los alimentos ricos en inositol (un derivado de la vitamina B), como cereales integrales, frutas cítricas, semillas y judías, contribuyen a restaurar el desequilibrio hormonal en el ovario poliquístico. Y el resveratrol, presente en la uva roja, frutos rojos, cacahuetes, chocolate amargo y ostras, “mejora la ritmicidad del ciclo menstrual”, continúa la experta.

Se deben evitar alimentos con alto contenido glucémico como dulces, productos elaborados con harinas blancas, bollería industrial, azúcar blanca…

También un exceso de patatas (sobre todo fritas), maíz dulce y frutas ricas en azúcares como higos, uvas pasas, plátanos o dátiles.

Si existe sobrepeso u obesidad, “es recomendable adelgazar”, aconseja la ginecóloga (una reciente investigación concluyó que las parejas obesas —ambos con un índice de masa corporal por encima de los 35 kg/m2— pueden tardar hasta un 60% más de tiempo en concebir).

Para ellos

Una dieta rica en nutrientes como los ácidos grasos omega 3 (aceite de oliva, pescado azul, frutos secos) es “fundamental para la espermatogénesis”, comenta la autora de ‘La dieta de la fertilidad y el embarazo’.

Los antioxidantes que eliminan el exceso de radicales libres, como la vitamina E (aceites vegetales, nueces, semillas y verduras de hoja verde mantienen las membranas celulares), la vitamina C (pimientos, tomates y cítricos mejoran el número y la motilidad de los espermatozoides), betacaroteno (zanahoria, espinacas y calabaza favorecen la motilidad), licopeno (el tomate mejora la morfología espermática), selenio, zinc, criptoxantina… y otras vitaminas como la D (presente en la yema de huevo, salmón y sobre todo en los rayos solares, su déficit se ha relacionado con una disminución en la producción de testosterona y una menor síntesis de espermatozoides) y el folato (casquería, vegetales de hoja verde, legumbres, levadura de cerveza, almendras) se asocian a una mejoría de la calidad espermática.

Alimentos ricos en vitamina D, buenos para la fertilidad masculina. (iStock)

Por el contrario, “algunos estudios encuentran la disminución de la calidad seminal asociada al consumo excesivo de carnes rojas y procesadas, alimentos ricos en soja, dulces y bebidas edulcoradas, ciertos lácteos enteros y la ingesta de alcohol y cafeína”, advierte el doctor Ferran García, responsable de la Unidad de Andrología del Institut Marquès y presidente de la Sociedad Española de Andrología, Medicina Sexual y Reproductiva (Asesa).

Disruptores endocrinos en los alimentos

El creciente deterioro de la calidad seminal en los países industrializados es un hecho constatado y que preocupa a las autoridades sanitarias.

No existe una causa única, pero se sospecha que uno de los principales motivos podría ser la exposición inadvertida a los disruptores endocrinos presentes en los alimentos.

“Se trata de sustancias químicas generadas por el hombre que son persistentes [se necesitan décadas para su biodegradación], lipofílicas [se acumulan en la grasa de los organismos, de forma que su concentración aumenta de forma exponencial a medida que subimos en la cadena trófica] y que están ampliamente dispersas en el medio ambiente contaminando el aire, aguas, plantas, la tierra y los animales”, explica el presidente de Asesa. Entre todos ellos, los estrogénicos adquieren una relevancia especial, ya que “sin ser hormonas en nuestro organismo, funcionan como si lo fueran”, advierte el doctor García.

Todos los alimentos podrían portar disruptores endocrinos, que afectan a los espermatozoides y al ciclo ovárico

Una revolucionaria investigación española publicada en 2011 encontró que la calidad espermática variaba sustancialmente de unas regiones a otras según el grado de industrialización (peor en Cataluña que en Galicia).

Pero, además, constató que no solo una exposición directa a estas sustancias podría ser causa del deterioro, sino que una acumulación de contaminantes en la madre también podría influir en el desarrollo testicular del embrión.

La lista de procesos industriales y productos cotidianos en los que se encuentran los disruptores endocrinos es interminable. Pero “absolutamente todos los alimentos podrían ser portadores”, advierte el doctor Ferran García. Aunque, ojo, porque no solo afectan a la producción de espermatozoides, también pueden causar “desajustes en el ciclo ovárico femenino”, apunta la doctora De la Calle.

España, a la cabeza en reproducción asistida

Nuestro país posee el triste privilegio de capitanear el drástico descenso de la natalidad europea.

Según los últimos datos de Eurostat, las españolas tenemos 1,34 hijos cada una y nos alejamos a pasos de gigante de la tasa promedio de reemplazo generacional establecida en 2,1 (la población con el índice más bajo de la Unión Europea es el Principado de Asturias, con 1,01 hijos por mujer).

Inseminación artificial. (iStock)

Lamentablemente, los factores socioeconómicos juegan un papel fundamental en esta coyuntura. “La primera causa es el retraso de la maternidad”, aclara la ginecóloga de La Paz. “A partir de los 34 años, empieza a disminuir la reserva ovárica de una mujer y muchas tienen que recurrir a técnicas de reproducción asistida”, continúa la experta.

En efecto, según las cifras del último Registro Nacional de Actividad de la Sociedad Española de Fertilidad (SEF), España es líder en tratamientos de reproducción asistida en Europa y el tercer país del mundo, solo por detrás de Japón y EEUU. Y es que, junto a las italianas, las españolas somos las europeas que más tarde tienen su primer hijo, a los 30,8 años (también tenemos el porcentaje más alto de madres mayores de 40 años, un 6,6%).

Источник: https://www.alimente.elconfidencial.com/nutricion/2018-05-20/dieta-fertilidad-alimentacion-paternidad-maternidad_1565577/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: