Vacunas contra las alergias en niños

Las vacunas de la alergia: todo lo que hay que saber

Vacunas contra las alergias en niños

Cada año que pasa son más los niños y adultos que desarrollan alergia a algo, ya sea a algún alimento, ya sea a algún factor ambiental que hace que en la primavera, o durante todo el año si hablamos de ácaros y otros factores no estacionales, anden sufriendo los síntomas día tras día.

Ante estas situaciones, y sobre todo cuando las alergias son muy molestas en los niños y les hacen sufrir otras enfermedades asociadas (como bronquitis), además de antihistamínicos puede ser un buen remedio hacer uso de las vacunas de la alergia. Para hablaros de ellas, para que las conozcáis, para que sepáis en qué casos se utilizan hoy hablamos de ellas: todo lo que hay que saber sobre las vacunas de la alergia.

Antes de entrar a hablar del tema quería comentar una realidad que seguro que muchos habéis sospechado o constatado: cada año que pasa hay más casos de alergia. Yo mismo, con mis 36 años, he tenido que tomar este año antihistamínicos en más de una ocasión y ponerme gotas en los ojos cuando nunca antes me había pasado.

Con los niños está sucediendo algo parecido. ¿Recordáis que en vuestra infancia los niños tuviéramos alergia a los alimentos? Sí, claro, alguno de la clase no podía comer algo, pero los podíamos contar con los dedos de una mano.

Ahora el que no es alérgico o intolerante a algo lo es a otra cosa, y al final uno ya no sabe qué poner en la mesa al invitar a los amiguitos de tu hijo a merendar.

¿La razón? Pues no es una, sino varias.

Por un lado nos estamos cargando el planeta: el nivel de contaminación es elevado, el calentamiento hace que en invierno no haga tanto frío y que la producción de polen empiece antes y, además, de manera más intensa, y el tipo de cultivos y los métodos de control de plagas están haciendo que muchos alimentos se «sientan» agredidos y se defiendan, volviéndose más alergénicos. Por otro lado, el exceso de higiene y cuidado en casa está haciendo que el sistema de defensa de los niños se vuelva un poco «loco» y reaccione ante lo que no debería reaccionar: cada vez hay más niños con alergia a alimentos, intolerancias, dermatitis atópica, etc.

Una vez se da la alergia, ¿se puede vacunar?

Las vacunas de la alergia tienen una doble misión. Por un lado, ayudar al niño a evitar los síntomas de la alergia y por el otro, a largo plazo, solucionar la alergia (si es posible).

Se les llama hiposensibilizantes y se utilizan en personas con alergia a sustancias ambientales inhaladas (las que se respiran) y frente al veneno de abejas y avispas, por el riesgo evidente de picadura.

Si os fijáis, son un tratamiento para aquellos agentes incontrolables, porque una persona alérgica a un alimento evita los síntomas no comiéndolo, pero una persona alérgica al polvo o al polen lo tiene bastante crudo.

Ante la perspectiva de tener que estarse medicando siempre para controlar los síntomas, o si estos son cada vez más fuertes, se recomienda la utilización de una vacuna que ayude a disminuir la cantidad de medicación que debe tomarse o que logre incluso curar la alergia. También se suelen utilizar cuando el niño, además de tener alergia, sufre asma, rinitis, conjuntivitis o bronquitis.

En el caso de dermatitis atópica, alergia a alimentos, medicamentos y dermatitis de contacto no se utilizan, aunque algunas están en estudio y desarrollo y pronto podría haber alguna vacuna para algunos alimentos.

¿Cómo funcionan las vacunas hiposensibilizantes?

Cuando un niño es alérgico a algo parece que lo más idóneo es alejarlo completamente de aquello que le provoca alergia. Sin embargo, como hay cosas de las que no se le puede alejar, como ya hemos comentado (los ácaros del polvo, el polen, las abejas o avispas,…

), es importante tratar de encontrar una solución que le ayude a poder convivir con ello.

Esto se hace, precisamente, inyectando lo que le da alergia pero en cantidades controladas para que su cuerpo, su sistema inmunitario, se vaya acostumbrando poco a poco a ello.

Se empieza con cantidades muy bajas y se va aumentando poco a poco, y con los años, para que se produzcan anticuerpos protectores y se generen otros cambios a nivel de linfocitos. Digamos que lo que se busca es que el cuerpo deje de reaccionar de manera agresiva contra algo que no debería producirle reacción.

¿Son vacunas opcionales?

Las vacunas de la alergia, como todo tratamiento, son opcionales, pero es el especialista el que la recomienda. Es decir, si el niño tiene pocos síntomas, si suceden de manera aislada, si la medicación le funciona, si es fácil alejarle del alergeno y en general evoluciona bien, no es necesario hacer uso de ellas.

Si en cambio el niño sufre síntomas intensos, frecuentes, que no se solucionan bien con medicación y que van en aumento es muy probable que el alergólogo recomiende las vacunas después de hacer el estudio correspondiente.

En caso de que el niño sea alérgico a varias cosas la tasa de éxito es inferior, porque el sistema inmunitario no cambia del mismo modo: sensibilizas para aquello que quieres, mediante la vacuna, pero como el cuerpo sigue reaccionando ante otras cosas el éxito es menor que si solo reacciona ante una cosa (que es la que va en la vacuna).

¿Cuándo empezar con las vacunas?

Las vacunas se empiezan a administrar cuando se tiene identificada la alergia y cuando se considera que puede ser efectiva.

No es que haya que esperar mucho, porque si los síntomas son ya muy evidentes puede ser más difícil lograr la sensibilización, pero tampoco hay que correr en cuanto se diagnostica la alergia porque interesa conocer cómo afecta al niño la alergia, cómo cambia la situación con el tiempo, cuáles son los síntomas y si se consigue controlar o no con medicación. En el momento en que se vea que la vacuna puede ser necesaria, se administra cuanto antes, pues de ese modo el porcentaje de éxito final es mayor.

Si os estáis preguntando la edad de inicio, decir que se suelen administrar a partir de los 5 años. Antes de esa edad se puede también, pero solo suele hacerse si los síntomas son evidentes y el control con medicación es complicado.

Una vez el niño empieza a ser vacunado..

Al principio los cambios son mínimos, porque la cantidad de alergeno inyectada es baja y aún no se han efectuado cambios en el sistema inmunitario. Esto quiere decir que, en los primeros meses, es raro apreciar una mejoría evidente.

Cuando el niño lleva ya medio año, o incluso un año con la vacuna, es cuando podremos notar que los síntomas no son tan fuertes en la misma época. Y cuando lleva ya dos años o tres, la diferencia debe ser ya más significativa.

Lo que se suele lograr es una mejoría a nivel de síntomas. El niño, ante el mismo alergeno, tiene menos reacción y necesita menos medicación. En ocasiones se consigue que el niño pueda vivir sin medicación, superando entonces la alergia. Si con el tiempo ésta vuelve, puede volver a administrarse la vacuna para volver a reducir los síntomas.

Puede suceder que las vacunas no hagan el efecto esperado. Esto puede deberse a que el niño sea alérgico a más de una cosa y por eso no se aprecien cambios o que la dosis de la vacuna no haya sido suficiente. De ser así, el especialista tendrá que valorar de nuevo la situación por si vale la pena seguir, modificar la dosis o detener el tratamiento.

¿En qué consiste la vacunación?

Las vacunas de la alergia son individuales y están creadas en base al componente que necesita el niño y la dosis que le provocará el inicio de la desensibilización.

Se guardan en la nevera (no pueden congelarse) y solo se saca el día en que debe administrarse en el hospital o el centro de salud (pueden estar fuera de la nevera unas 6-8 horas, pero obviamente no en un lugar al sol).

Al principio, por el riesgo de que el cuerpo reaccione más de lo esperado, las vacunas se administran en un hospital donde pueda darse respuesta inmediata en caso de reacción alérgica.

Una vez se supera la primera etapa el resto de dosis se pueden administrar en el centro de atención primaria de referencia, aunque siempre hay que esperar 30 minutos tras la administración por si hay reacción local o general.

Posibles contraindicaciones

Las vacunas pueden administrarse prácticamente a cualquier persona, pues no afectan en modo alguno a la necesidad de tomar otro medicamento.

Si el niño tiene que tomar un antibiótico, antitérmico, un antiinflamatorio o tiene que vacunarse de las infecciosas, puede hacerlo.

Hay que tener en cuenta que son 2 ó 3 los años que puede estar con una vacuna para la alergia, imaginad que no pudiera tomar medicación en ese tiempo.

Solo se contraindica en caso de enfermedad grave, ya sea crónica o aguda, como enfermedades cardíacas, infecciones o hipertensión. También en caso de dermatitis atópica severa, asma grave o enfermedades autoinmunes en tratamiento inmunosupresor.

El día de la vacuna, si el niño tiene fiebre o si tiene síntomas de infección respiratoria o asma, debe ser valorado por el médico, pues puede ser mejor esperar a estar recuperado.

Efectos secundarios de las vacunas de la alergia

Los efectos secundarios pueden ser locales o generales. Los locales son los que aparecen en el lugar donde se ha administrado y los generales si afecta al cuerpo de alguna manera. Las locales son relativamente habituales y consisten en el enrojecimiento de la zona donde se ha pinchado la vacuna.

Enrojecimiento y ligera hinchazón que puede aparecer en la primera media hora o más tarde. En tal caso debe aplicarse frío local y, si es mayor de 5 cm (en niños), el especialista debe valorar la posibilidad de disminuir la dosis. A veces puede ser necesario darle al niño antihistamínico, para bajar un poco la reacción.

Las generales son más peligrosas, porque afectan al recibir el alergeno con una reacción mayor: afectación a nivel de piel, respiratorio, con tos, dificultad respiratoria, rinitis, conjuntivitis, etc. Ante esta situación hay que actuar de inmediato para evitar un empeoramiento de la situación (por eso hay que esperar 30 minutos en el centro de salud) y en adelante valorar si hay que seguir o no con la vacuna.

¿Y si el día de la vacuna hay que poner otra vacuna?

Es extraño que suceda, pero a veces el niño está en una pauta de vacuna hiposensibilizante y tiene fecha para una vacuna del calendario de enfermedades infecciosas muy cerca de la misma, o incluso el mismo día.

Lo ideal en este sentido es separarlas unos días. Si primero se administra la de la alergia, basta con esperar 48 horas para administrar la otra.

Si por el contrario primero se administra la infecciosa, se recomienda esperar una semana para poner la de la alergia.

Más información | SEICAPFoto | iStock

En Bebés y más | Las alergias más frecuentes en los niños, Cómo prevenir y aliviar la alergia en los niños, Permitir que los bebés coman cacahuetes podría evitar que desarrollen alergia

Источник: https://www.bebesymas.com/salud-infantil/las-vacunas-de-la-alergia-todo-lo-que-hay-que-saber

Vacunas contra las alergias

Vacunas contra las alergias en niños

Fuente: www.asmaalergia.org, Asthma and Allergy Foundation of America (AAFA)

Estas vacunas pueden prevenir los síntomas de alergia, como estornudos y tos. Algunas personas se aplican vacunas contra las alergias cuando no pueden evitar exponerse al lo que son alérgicos. Esta hoja informativa le ayudara determinar si usted debe vacunarse contra las alergias y cómo funcionan las vacunas.

A lo largo de los últimos veranos, mientras trabajaba en un campamento para niños, en varias ocasiones me picaron las abejas . Cada vez los síntomas fueron peores. La última vez que me picaron fui a la sala de emergencias porque tenía dificultad para respirar y urticaria en casi todo el cuerpo.

El doctor* me sugirió que me hiciera pruebas para detectar alergias y luego que considerara vacunarme contra alergias. Eso es lo que he estado haciendo los últimos seis meses. Ahora ya no temo estar al aire libre y estoy ansiosa por trabajar con los niños del campamento en el verano.

– María José, 19 años

¿Qué es una alergia?

Una alergia se produce cuando una persona reacciona a cosas que no afectan a la mayoría de la gente, como el polen o los gatos. Por ejemplo, la fiebre del heno es una alergia al polen.

Si usted tiene contacto con algo a lo que es alérgico (denominado alérgeno), es posible que presente síntomas. Esto es una reacción alérgica. Distintos alérgenos causan distintos síntomas.

Algunos síntomas de alergia incluyen ojos llorosos; congestión nasal; comezón en los ojos, la nariz y el paladar; erupciones cutáneas, diarrea y urticarias.

Obtenga Alivio

Las vacunas contienen una pequeña cantidad (que se va aumentando poco a poco) del alérgeno al que usted es sensible. Con el tiempo, el cuerpo se acostumbra al alérgeno y ya no reacciona a él.

¿Qué tipo de alergias pueden tratarse con vacunas contra las alergias?

Vacunas contra las alergias pueden aliviar los síntomas de la rinitis alérgica (llamada fiebre del heno) y del asma causado por alergias.

No es necesario aplicar una vacuna contra las alergias para cada alérgeno; lo que se hace es una mezcla de alérgenos para cada persona y se administra en una sola vacuna.

Esta vacuna cubre todas las alergias específicas de esa persona que son tratables con vacunas (vea a continuación).

Las vacunas son efectivas para alergias a:

  • Césped, malezas y polen de árboles
  • Ácaros del polvo y cucarachas
  • Moho
  • Gatos y perros
  • Picaduras de insectos

Las vacunas contra las alergias no son efectivas para alergias a alimentos y medicinas, como la penicilina.

* En esta hoja informativa se utilizan las palabras “doctor”o “doctora”, pero puede referirse a cualquier persona que brinda atención médica, como un integrante del personal de enfermería o ayudante médico.

¿Cuándo debería considerar vacunarme contra las alergias?

Antes de aplicarse vacunas contra las alergias, primero debería tratar de controlar los síntomas de la alergia haciendo lo siguiente:

  1. Evite o limite el contacto con alérgenos. Por ejemplo, si es alérgico a los ácaros del polvo, deshágase de las cosas superfluas en su hogar, ya que acumulan polvo. Aspire las alfombras y tapetes con frecuencia y lave la ropa de cama todas las semanas con agua caliente.
  2. Tome medicinas para aliviar los síntomas (como antihistamínicos, atomizadores nasales y gotas para los ojos especiales para alergias).

Pregunte a su doctor si le recomienda vacunarse contra las alergias si:

  • No puede evitar o limitar el contacto con alérgenos.
  • No puede controlar los síntomas con medicinas o tiene que tomar muchas medicinas para poder controlarlos.
  • Tiene síntomas que ponen su vida en peligro cuando entra en contacto con un alérgeno.

¿Quién puede aplicarse las vacunas contra las alergias?

La mayoría de la gente puede hacerlo, aunque hay excepciones si la persona:

  • Padece de asma grave o tiene problemas cardíacos.
  • Toma betabloqueantes (una medicina para los problemas cardíacos).
  • Está embarazada y va a vacunarse contra alergias por primera vez. (Si ya se las aplicaba antes de quedar embarazada, pregúntele a su doctor si le recomienda seguir con las vacunas durante el embarazo.)

A los niños menores de 5 años no se les debe vacunar contra las alergias.

¿Tendré que hacerme pruebas para detectar alergias antes de empezar a vacunarme?

Sí. Tendrá que hacerse pruebas en la piel para detectar alergias a fin de saber con exactitud a qué es alérgico. En estas pruebas el doctor introduce una pequeña cantidad de posibles alérgenos en la piel a través de un pinchazo o rasguño. Si es sensible a un alérgeno, aparece una pequeña protuberancia roja en la piel.

¿Con qué frecuencia me vacunarán contra las alergias?

Lo vacunarán 1 ó 2 veces por semana durante unos 6 meses. Después seguirá yendo cada 3 ó 4 semanas. Finalmente, quizás tenga que vacunarse una vez al mes durante 3 a 5 años. Después de esto es posible que pueda dejar de vacunarse.

Una vez terminado el tratamiento, algunas personas nunca más vuelven a tener síntomas a los alérgenos que estaban en las vacunas. Otras, con el tiempo pueden volver a presentar síntomas a estas alergias o manifestar alergias nuevas.

En ese caso deberán decidir si desean volver a vacunarse contra las alergias.

Si el tratamiento se abandona antes de tiempo, los síntomas de la alergia podrían reaparecer.

¿Son seguras las vacunas contra las alergias?

Generalmente sí. Sin embargo, algunas personas pueden tener síntomas de alergia leves, más graves o que pueden poner en peligro la vida poco después de recibir las vacunas. Por eso deben aplicarse en un consultorio con un doctor presente y medicinas que puedan usarse para tratar cualquier reacción. Las vacunas contra las alergias no se aplican en el hogar.

Síntomas leves. Es común que la zona donde se aplica la vacuna se enrojezca o inflame. Esto suele desaparecer 4 a 8 horas después de vacunarse. Síntomas graves. Estos síntomas no son frecuentes e incluyen síntomas de alergia, como estornudos, congestión nasal o urticaria. Síntomas que ponen en peligro la vida.

A esto se le llama anafilaxia y es una reacción poco común. Por lo general se manifiesta pocos minutos después de tener contacto con un alérgeno y puede poner en peligro la vida. Algunas señales de anafilaxia son inflamación de la lengua, la garganta o de ambas; dificultad para respirar; respiración superficial agitada; y náuseas y vómitos. Esto requiere un tratamiento de emergencia.

Después de que el doctor lo vacune contra las alergias, debe permanecer en el consultorio durante unos 20 a 30 minutos para que pueda darle una medicina de inmediato si llega tener síntomas graves o que pongan su vida en peligro. Si el doctor lo vacuna siguiendo un programa (semanal o mensual), es menos probable que tenga estos síntomas.

¿Quién hace las pruebas para detectar alergias y quién vacuna contra las alergias?

El alergólogo, un experto que hace pruebas y trata las alergias, es quien hace las pruebas en la piel para diagnosticarlas. Su doctor también puede enviarlo a un especialista en alergias. Pregúntele a su doctor y especialista en alergias quién debería vacunarlo. A algunas personas en lugar de un alergólogo, pueden ser vacunados por el médico de familia o el pediatra.

¿ Me cubre el seguro médico las vacunas contra las alergias?

La mayoría de los planes de seguro médico cubren las vacunas contra las alergias. Consulte a su compañía de seguros:

  • ¿Qué pruebas para detectar alergias cubre mi plan?
  • ¿Necesito una orden de mi doctor para poder consultar a un especialista en alergia?
  • ¿Me cubre mi seguro la educación para el paciente o servicios especiales para alergias?
  • ¿Cuál es el co-pago por las vacunas contra las alergias?
  • Si ya me vacuné contra las alergias cuando era joven pero ahora las necesito de nuevo, ¿Considera el seguro esto un problema de salud preexistente? Esto generalmente significa todo problema de salud que haya tenido antes de inscribirse en el plan de atención médica actual.
  • ¿Durante cuánto tiempo cubre mi seguro las vacunas? Por ejemplo, ¿Cubre el seguro una cierta cantidad de vacunas por un tiempo determinado?

Источник: https://acaai.org/espanol/vacunas-contra-las-alergias

Las Vacunas de alergia son el único tratamiento que trata la causa mejorando los síntomas en los siguientes 3-5 años

Vacunas contra las alergias en niños

La alergia es una hipersensibilidad a una sustancia que provoca síntomas característicos si la inhalamos, ingerimos o tocamos. La hipersensibilidad se refiere a una reacción de las defensas del propio cuerpo, exacerbada, que produce un cuadro patológico que puede, incluso, conllevar la muerte. La sustancia que lo provoca se llama alérgeno.

El paciente identifica como nocivas determinadas sustancias que en condiciones normales son bien toleradas como los ácaros del polvo, el polen de las plantas,  alimentos o medicamentos. Esta hipersensibilidad produce alteraciones inflamatorias en las áreas afectadas: piel, ojos, nariz, pulmones y aparato digestivo entre otros.

La alergia puede aparecer a cualquier edad.

Tipos de alergia

Hay que tener en cuenta que las alergias no se heredan, pero sí la tendencia a tenerlas. Esto quiere decir que, en una familia donde hay antecedentes de personas que sufren es mucho más probable que puedan aparecer a otros miembros de la misma.

Los tipos de alergia se definen en función de la forma de incorporación del alérgeno en: alergias por contacto, por inhalación o por ingestión. Recordaremos siempre que hay tantos tipos diferentes de alergia como personas existen pero los más comunes son:

  • Por contacto con la piel, mucosas, etc., son: las plantas, ropa, fármacos, látex, plásticos, las picaduras de insectos, metales, etc. Entre los metales, haremos especial mención al níquel, que está presente en: bisutería, tatuajes, dentaduras postizas, piercings, placas ortopédicas, piezas metálicas de camas (barandillas, por ejemplo), etc. Es especialmente interesante el hecho de que estudios recientes han comprobado que los niños pequeños con contacto con animales, cuando son adultos, desencadenan menos alergias. Diremos que el cuerpo «aprende» a no identificar el pelo del animal como algo malo.
  • Por inhalación (quiere decir que entrarán al cuerpo por la nariz y / o boca al respirar) son: el polen, los ácaros del polvo, las gramíneas, las pinturas, los disolventes, etc.
  • Por ingestión son: los fármacos o cualquier alimento. Destacan entre los niños la leche, los huevos y los frutos secos. El gluten, presente en cereales, genera más propiamente una intolerancia que una alergia. La intolerancia es más leve pero, en caso de duda, se tratará como una alergia para evitar complicaciones más graves. En los adultos, los más habituales son los frutos secos, el melocotón y el marisco. Según un estudio reciente del Hospital de Bellvitge son importantes las nuevas y cada vez más frecuentes alergias a los alimentos funcionales, es decir, aquellos que han sido elaborados en un laboratorio con la intención de mejorar la salud de las personas a quienes les falta aquella sustancia que incorporan (por ejemplo: el ácido omega 3, el lactobacilo, etc.).

Síntomas de alergia

Pueden ser:

  • Cutáneos, como la urticaria y los eczemas. Los faciales son potencialmente graves si afectan párpados ojos y labios, porque pueden provocar ahogo por obstrucción de la vía aérea por la inflamación
  • Conjuntivitis, rinitis.
  • Pulmonares, como el asma. Cabe destacar el hecho de que estudios recientes revelan que los niños obesos sufren más asma. El ejercicio continuado y la dieta puede acabar con las crisis asmáticas.
  • Digestivos: dolor de estómago, diarreas.
  • Anafilaxia: es el más grave y provoca una disminución repentina de la presión de la sangre, habitualmente con alteración del nivel de conciencia. Requiere tratamiento inmediato o puede conllevar paro cardíaco.

Tratamiento de las alergias

Tenemos que evitar los alérgenos en la medida de lo posible y consultar con el especialista para hacer pruebas de alergia y potenciales vacunas. Esta es la medicación que hay que tener en el botiquín si somos alérgicos:

– Sprays nasales de cortisona. Son efectivos en signos leves como rinitis y generales, porque se absorben:

  • Niños 50mcg (máximo 4 veces).
  • Adultos 200mcg (podemos usar el de niños por los adultos en mayor dosis).

– Crema de cortisona en caso de urticaria localizada.

– Comprimidos de cortisona (metilprednisolona 16mg: daremos 2-3 comprimidos en adultos) por cuadro con síntomas generales como lesión cutánea generalizada y / o inflamación de párpados y labios, y / o diarreas.

– Antihistamínicos h2 (desclorferinamina). Da sueño pero sirve para niños y adultos:

  • Adultos y niños ≥ 12 años: 2 mg / 6-8 h ó 6 mg / 12 h, máx. 18 mg / día.
  • Niños 6-12 años: máx. 6 mg / día en 3-4 veces.
  • Niños 2-6 años: 0,5 mg / 6. También hay pomadas para alergias de contacto.

En caso de familias con gran componente de alergias y / o asma tendremos también y solo para administrar en situación muy grave (que dé sensación de posibilidad de muerte inminente por asma severo o anafilaxia) adrenalina para administrar bajo la piel del brazo, habitualmente (subcutáneo) 1/1000 0.3-05CC se puede repetir cada 5-10m hasta la llegada de ayuda médica llamando urgentemente al 112.

Tipos de alergia y síntomas

Hay que tener en cuenta que las alergias no se heredan, pero sí la tendencia a tenerlas. Esto quiere decir que, en una familia donde hay antecedentes de personas que sufren es mucho más probable que puedan aparecer a otros miembros de la misma.

Alergia respiratoria:

El aparato respiratorio comienza en la nariz y finaliza en los alveolos respiratorios. Donde se lleva a cabo la difusión del Oxígeno con el dióxido de carbono.

Los alérgenos del aire o neumoalergenos mas frecuentes son los ácaros del polvo doméstico, ácaros de almacenamiento, polenes: platanus, gramíneas, olivo, salsola, parietaria, cipres, hongos de la humedad: alternaría, aspergillus.

Los epitelios de animales conforman una fuente importante de alergias, perro, gato, caballo, roedores (hasmter, cobaya etc). Los síntomas se producirán en las áreas que el alérgeno entre en contacto con el cuerpo. En los ojos producirá picor de ojos, lacrimeo.

En la nariz picor de nariz, estornudos, mocos. A nivel bronquial tos, dificultad respiratoria. Cuando se produce la una inlfamación bronquial persistene se produce el Asma.

Asma:

El asma  es una inflamación crónica que de los bronquios, que se produce por la activación de muchos mecanismo inflamatorios a nivel inmunologicos que producen una obstrucción reversible de las vías respiratorias.

Se caracteriza por tos, dificultad respiratoria y sibilancias (pitidos en el pecho). Se produce en todas las edades tanto en niños como en adultos.

Empeora con el aumento de la exposición al alérgeno, polen primavera, acaros otoño.

El tratamiento de la rinitis  y el asma consiste en medidas de evitación de contacto ambiental con los alérgenos. La Rinitis se trata con antihistamínicos, y tratamientos tópicos nasales. El Asma se trata con inhaladores como el «Ventolín».

.

Alergia alimentaria.:

La alergia alimentaria puede aparecer tanto en niños como en adultos. Sin embargo los alimentos que producen alergia en la infancia suelen ser la leche, el huevo, pescado, frutos secos y melocotón entre otros.

En la edad adulta cualquier alimento puede producir alergia. Los síntomas de la alergia alimentaria dependen del área donde el alérgeno sea capaz de generar la respuesta inmunitaria.

En la boca produce picor de boca, lengua, hinchazón de labios, parpados, molestias faringeas, dificultad para tragar, dolor abdominal, diarreas.

Pueden aparecer síntomas fuera del aparato digestivo como la dermatitis (urticaria), dificultad respiratoria (rinitis o asma), o reacciones graves como la anafilaxia que comentaremos mas adelante. Si la alergia alimentaria afecta al aparato digestivo y otro órganos como la piel y/o aparato respiratorio comuníquelo a su medico es muy probable que tenga que hacer un estudio a fondo.

El tratamiento de la alergia alimentaria consiste en la evitación de los alimentos implicados. Es muy importando seguir una dieta libre de trazas.

Desde 2014 existe un RD que regula la venta de alimentos poniendo al alcance de los consumidores una lista de hasta 14 alimentos de notificación obligatoria. Los síntomas se pueden tratar con antihistamínicos.

Su alergólogo ajustara la medicación mas adecuada para su alergia.

Vacunas de alergia alimentaria:

En la actualidad existen técnicas de desensibilización o inducción de tolerancia con alimentos. Consiste en administrar alimentos para tener los mismos resultados que una vacuna. Lo realizan solo Alergólogos expertos en unidades especializadas.

Con esta técnica los pacientes alérgicos a algún alimento, por ejemplo el huevo o leche puede introducir este alimento en su dieta. Existen vacunas contras otros alimentos como el melocotón con resultados prometedores. Próximamente estará disponible una vacuna contra los frutos secos, grupos de científicos trabajan en el estudio de alergia al pescado, maíz y cereales.

Alergia cutánea:

La alergia se puede presentar en la piel. Existen dos dermatitis frecuentes en las consultas de alergia. La urticaria y la dermatitis atópica.

La urticaria son lesiones cutáneas sobreelevedas, rojas que producen picor. Suelen desaparecer al cabo de 24-48 horas y pueden estar producidas por mecanismos alérgicos y no alérgicos.

La dermatitis atópica es otro tipo de dermatitis que consiste en lesiones bien delimitadas que produce descamación, puede aparecer en cualquier parte del cuerpo.

Las causas son muy variadas desde el punto de vista alérgico. Es muy frecuentemente causada por alergia a alimentos y medicamentos. EL tratamiento consiste en medidas de cuidad cutáneo.

Antishistaminicos y cremas tópicas indicadas por su médico.

Alergia a medicamentos:

La alergia a medicamentos es otra causa de alergia bastante frecuente se presenta principalmente en adultos. Sin embargo cada vez mas vemos niños con reacciones adversas a medicamentos. Un medicamento puede produce efectos secundarios como por ejemplo la aspirina produce dolor de barriga en algunos pacientes.

Otros medicamentos pueden producir sueño como los antihistamínicos (antialérgicos) Los efectos secundarios no son alérgicos y dependen de la dosis. Cuando los medicamento producen alergia la reacción puede ser leve como un poco de picor o estornudos hasta reacciones graves con afectación de vías respiratorias que pueden requerir tratamiento de urgencias.

Anafilaxia:

La anafilaxia es la reacción alérgica más grave que existe. Consiste en la aparición brusca de síntomas en varias partes de cuerpos, piel, pulmones, digestivos, corazón e incluso puede producir perdida de la consciencia. En muy pocos pacientes.

El diagnostico de anafilaxia es clínico, eso quiere decir que no hay que hacer ninguna prueba para evidenciar la aparición de anafilaxia. Ha de recibir un tratamiento precoz (adrenalina). Todo paciente que haya presentado una anafilaxia debe ser estudiado por un Alergólogo.

Источник: https://www.clinicaremei.org/es/article/vacunas-alergia-son-unico-tratamiento-trata-causa-mejorando-sintomas-siguientes-3-5-anos

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: