Vacunas y embarazo

¿Vacunas y embarazo? La AEP aclara dudas y realiza recomendaciones

Vacunas y embarazo

OLGA VILANOVA  |    20.07.2019 – 18:09

La idoneidad de la vacunación durante la gestación es causa de preocupación entre las mujeres y es fuente de muchas dudas. Por ese motivo, desde la Asociación Española de Pediatría (AEP) se indica que esta incertidumbre hace que se desaprovechen oportunidades para mejorar la protección de las gestantes y los recién nacidos. 

Con el objetivo de resolver todas las dudas que puedan surgir, el Comité Asesor de Vacunas de la AEP (CAV-AEP) ha realizado una recopilación de las pautas a seguir, en todo lo referente a vacunación, antes, durante y después del embarazo. 

El Comité señala que el enfoque del tema se debe contemplar desde distintas perspectivas. En primer lugar indica que la seguridad de las vacunaciones en la gestación, para la propia gestante y para el feto en desarrollo “es un elemento clave de cualquier intervención en este periodo de tiempo”.

Asimismo, tal y como explican, la propia gestación conlleva “una mayor vulnerabilidad de la mujer ante ciertas infecciones, como es el caso de la gripe”. Y, debe tenerse en cuenta que la vacunación de la gestante tiene la capacidad de “proteger también al recién nacido en sus primeros meses de vida”.

De este modo, para los pediatras, una visión global de la salud de la mujer en edad fértil debe incluir la “evaluación de las vacunaciones de la mujer en edad fértil con intención de buscar una gestación en el futuro y evitar las oportunidades perdidas para vacunar, cuando, tras el parto, la madre está lactando a su bebé”.

Planeando un embarazo y en la gestación

El CAV señala que cuando se está planeando quedarse embarazada, la mujer debe evaluar en primer lugar las vacunaciones que ha recibido hasta el momento, para garantizar el nivel de inmunización óptimo correspondiente a su edad y circunstancias clínicas, en especial frente a: sarampión, rubéola y parotiditis, y la hepatitis B.

Además, es importante tener en cuenta que todas las vacunas que estén indicadas pueden administrarse, con la única precaución de que si se trata de vacunas vivas atenuadas, deberá evitarse la concepción durante, al menos, cuatro semanas después.

Durante el periodo de gestación, el Comité indica las vacunas especialmente recomendadas en todos los embarazos de cada mujer: en concreto, la gripe, con vacuna inactivada, en temporada gripal y en cualquier momento del embarazo y la Tosferina, con vacuna Tdpa, entre las semanas 27 y 36, siendo preferible en las semanas 28-32.

Vacunas no recomendadas

Además, debe tenerse en cuenta que existen algunas vacunas no recomendadas rutinariamente, pero que pueden administrarse si están indicadas por un riesgo de exposición elevado y susceptibilidad materna.

En este apartado se hace referencia a “solo vacunas inactivadas, ya que se cuenta con escasos estudios de seguridad, debe evaluarse el  riesgo/beneficio.

Además se pòdrían administrar en caso de riesgo individual las vacunaciones de calendario, como hepatitis B, meningococos, neumococo, poliomielitis, tétanos y difteria y las vacunas para viajeros y situaciones especiales: cólera, encefalitis centroeuropea y japonesa, fiebre tifoidea parenteral, hepatitis A y rabia.

Vacunas contraindicadas durante la gestación

La asociación apunta como vacunas no recomendadas durante el embarazo la vacunación frente al virus del papiloma humano (VPH) y detalla como contraindicadas todas las vacunas vivas atenuadas, como fiebre amarilla, fiebre tifoidea oral, gripe intranasal, triple vírica (sarampión, rubéola y parotiditis) y varicela-zóster.

Por otro lado, se indican una serie de pautas a tener en cuenta respecto a la vacunación de las personas que conviven con la gestante.

Casos especiales

Además, la AEP recuerda que existen algunas inmunoglobulinas que se pueden utilizar en la profilaxis postexposición. A este respecto señala las profilaxis postexposición en los casos de sarampión, varicela, tétanos, hepatitis A y B, y la rabia. Eso sí, recuerda que se debe valorar el balance riesgo-beneficio de cada caso.

En lo que se refiere a las mujeres embarazadas en tratamiento con inmunosupresores, pueden recibir las vacunas inactivadas que estén indicadas, “aunque la respuesta inmunitaria puede ser subóptima”.

Además, Los recién nacidos de madres que recibieron tratamiento inmunosupresor con productos biológicos no deben recibir vacunas atenuadas en el primer año de vida (BCG, al menos, hasta cumplir los 6 meses de edad).

Después de la gestión y durante la lactancia materna 

Por último, se indica que la lactancia materna no contraindica ninguna vacuna de la madre lactante y de su bebé o demás convivientes. Pero deben tener en cuenta determinadas precauciones. 

En concreto señalan que la  vacunación de la madre frente a la fiebre amarilla, en caso de bebé lactado al pecho menor de nueve meses de edad, se debe suspender la lactancia materna, extraer y desechar la leche durante dos semanas, reanudándose después de forma normal.

En cuanto a la vacunación de la madre u otro conviviente frente a la varicela-zóster, en el caso de haya erupción cutánea, se debe evitar el contacto con el lactante, cubriendo la zona afectada.

Y por último, un lactante de madre portadora de HBsAg que recibió la profilaxis correcta inmediatamente tras el parto (vacuna e inmunoglobulina) puede seguir con la lactancia materna.

Síguenos en redes sociales

Источник: https://www.diariofarma.com/2019/07/20/vacunas-y-embarazo-la-aep-aclara-dudas-y-realiza-recomendaciones

Vacunas para las madres: Parte de un embarazo saludable

Vacunas y embarazo

En 2019, en los EE.UU., se han notificado casos de sarampión y brotes. El sarampión se puede propagar rápidamente en las comunidades donde las personas no están vacunadas. Cualquier persona que no esté protegida contra el sarampión corre el riesgo de infectarse. Para obtener más información, los CDC tienen respuestas a las preguntas frecuentes sobre el sarampión en los EE.UU.

Las vacunas ayudan a protegerla a usted y a proteger a su bebé contra enfermedades graves. Probablemente sepa que cuando está embarazada usted comparte todo con su bebé.

Esto significa que cuando se aplica vacunas, no solo se está protegiendo usted sino que también le está dando a su bebé algo de protección temprana.

Los CDC le recomiendan que reciba las vacunas contra la tosferina y la influenza (gripe) en cada embarazo para ayudarla a protegerse a sí misma y proteger al bebé.

Seguridad de las vacunas antes, durante y después del embarazo

Los CDC tienen directrices para las vacunas que necesita antes, durante y después del embarazo.

Algunas vacunas, como la vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola (MMR, por sus siglas en inglés), deben aplicarse al menos un mes antes de quedar embarazada.

La vacuna Tdap (para ayudar a protegerse de la tosferina) debe recibirla durante su embarazo.

Otras vacunas, como la vacuna inyectable contra la influenza (gripe), se puede aplicar antes o durante el embarazo, dependiendo de que sea o no la temporada de influenza cuando esté embarazada. Recibir vacunas inmediatamente después de dar a luz es seguro para usted, aun cuando esté amamantando. Antes de vacunarse, asegúrese de conversar con su profesional de atención médica sobre cada vacuna.

Vacunas durante el embarazo

Tosferina (pertussis): La tosferina puede ser grave para cualquier persona, pero para el recién nacido puede resultar mortal. En los Estados Unidos cada año mueren hasta 20 bebés debido a la tosferina. Aproximadamente la mitad de los bebés menores de 1 año de edad que se enferman de tosferina necesitan tratamiento en el hospital.

Cuanto más pequeño sea el bebé cuando se enferma de tosferina, mayor es la probabilidad de que necesite recibir tratamiento en un hospital. Podría ser difícil para usted darse cuenta de que su bebé tiene tosferina porque muchos bebés con esta enfermedad no tosen para nada.

En lugar de toser, la tos ferina puede provocar que dejen de respirar y que se pongan azules.

Cuando usted recibe la vacuna contra la tosferina durante el embarazo, su cuerpo creará anticuerpos protectores y algunos pasarán al bebé antes de su nacimiento. Estos anticuerpos le darán al bebé algo de protección temprana a corto plazo contra la tosferina. Aprenda más al visitar el sitio web de los CDC sobre el embarazo y la tosferina.

Influenza (gripe): Los cambios en el funcionamiento del sistema inmunitario, el corazón y los pulmones durante el embarazo aumentan las probabilidades de que se enferme gravemente si contrae la influenza.

Contraer la influenza también aumenta las posibilidades de problemas graves para el bebé en gestación, incluidos el trabajo de parto y el nacimiento prematuros.

Aplíquese la vacuna contra la influenza si está embarazada durante la temporada de influenza: es la mejor manera de protegerse y de proteger a su bebé de las complicaciones asociadas a la influenza por varios meses después del nacimiento.

La temporada de influenza varía de temporada en temporada, pero los CDC recomiendan vacunarse antes de finales del mes de octubre, si es posible. Esto ayuda a protegerla antes de que la actividad de la influenza comience a aumentar. Para obtener más información, visite el sitio web de los CDC, Las embarazadas y la influenza (gripe).

Vacunas necesarias al viajar: Si está embarazada y planea hacer un viaje internacional, debe hablar con su médico al menos 4 a 6 semanas antes de la partida para analizar las precauciones especiales o las vacunas que pueda necesitar. Para obtener más información, visite el sitio web de los CDC Salud del viajero*.

Hepatitis B: Los bebés cuyas madres tienen hepatitis B corren un mayor riesgo de infectarse con esta enfermedad durante el parto.

Hable con su profesional de atención médica para que le hagan la prueba de detección de la hepatitis B y para saber si tiene que vacunarse.

Para obtener más información, vea las preguntas más frecuentes en la página de los CDC Embarazo y hepatitis B*.

Vacunas adicionales: Es posible que algunas mujeres necesiten otras vacunas antes, durante o después de quedar embarazadas. Por ejemplo, si usted tiene antecedentes de enfermedad crónica del hígado, el médico puede recomendarle que se aplique la vacuna contra la hepatitis A.

Si trabaja en un laboratorio, o va a viajar a un país donde pueda estar expuesta a una enfermedad meningocócica, su médico puede recomendarle que se aplique la vacuna antimeningocócica. Responda el cuestionario de vacunas para adultos que le permitirá crear una hoja personalizada con las vacunas recomendadas.

Podrá imprimirla y llevarla a su próxima cita médica.

Aún antes de quedar embarazada, asegúrese de tener todas las vacunas al día. Esto ayudará a protegerla a usted y proteger a su bebé contra enfermedades graves. Por ejemplo, la rubéola* es una enfermedad contagiosa que puede ser muy peligrosa si se contrae durante el embarazo. De hecho, puede causar abortos espontáneos o defectos de nacimiento graves.

La mejor protección contra la rubéola es la vacuna MMR o triple viral (sarampión, paperas, rubéola), pero si no está al día con la vacuna deberá ponérsela antes de quedar embarazada. Asegúrese de que le hagan un análisis de sangre antes del embarazo para saber si usted es inmune a esta enfermedad.

La mayoría de las mujeres recibieron la vacuna MMR de niñas, pero debe confirmarlo con su médico. Si necesita aplicarse la vacuna contra la rubéola, debe evitar quedar embarazada hasta un mes después de haber recibido la vacuna MMR y, en circunstancias ideales, no hacerlo hasta que le hayan confirmado su inmunidad con un análisis de sangre.

Responda el cuestionario de vacunas para adultos para averiguar qué vacunas puede llegar a necesitar antes de quedar embarazada.

¿Sabía que durante el embarazo su bebé adquiere inmunidad (protección) contra enfermedades a través de usted? Esta inmunidad lo protegerá contra algunas enfermedades durante sus primeros meses de vida, aunque disminuye con el paso del tiempo. Haga clic sobre las pestañas en la sección sobre vacunas durante el embarazo para saber cuáles se recomiendan durante el embarazo y empezar a planificar por adelantado.

Es importante que conserve un registro preciso de todas sus vacunas. Compartir esta información con el profesional de la salud que la atienda antes de la concepción y durante el periodo prenatal permitirá determinar qué vacunas necesitará durante el embarazo. Si usted o su médico no tienen un registro actualizado de sus vacunas, puede hacer lo siguiente:

  • Pregúnteles a sus padres o a otras personas que la hayan cuidado si todavía tienen los registros escolares de sus vacunas. Pregúnteles qué enfermedades tuvo ya que las enfermedades de la infancia a veces pueden proveer inmunidad en la adultez.
  • Comuníquese con sus proveedores de atención médica anteriores u otros lugares en donde pudo haber recibido vacunas (por ejemplo, el departamento de salud, su lugar de trabajo o farmacias locales).

Para obtener más información sobre cómo encontrar sus registros de vacunas, vea la página web de los CDC sobre los registros de vacunas. Incluso sin estos registros, su profesional de atención médica todavía puede proteger su salud y la de su bebé en gestación al recomendarle las vacunas que son adecuadas para usted.

Su ginecólogo-obstetra o partera quizá le recomienden recibir algunas vacunas inmediatamente después de dar a luz. Vacunarse durante el período de posparto la protegerá contra enfermedades y le pasará algunos anticuerpos al bebé a través de la leche materna. Vacunarse después del embarazo es especialmente importante si usted no recibió ciertas vacunas antes o durante el embarazo.

Su bebé también comenzará a recibir sus propias vacunas como protección contra enfermedades graves de la infancia. Infórmese sobre las vacunas que su bebe necesita para estar protegido contra enfermedades potencialmente dañinas, visitando la página inicial para padres* de los CDC, con información sobre vacunas.

Источник: https://www.cdc.gov/vaccines/pregnancy/pregnant-women/index-sp.html

Vacunas antes, durante y después del embarazo

Vacunas y embarazo

Las vacunaciones durante la gestación es fuente de dudas y preocupación entre las mujeres y sus familias y los profesionales sanitarios, que hace que se desaprovechen oportunidades para mejorar la protección de las gestantes y los recién nacidos.

El enfoque del tema debe contemplar a la vez distintas perspectivas:

  • La seguridad de las vacunaciones en la gestación, para la propia gestante y para el resultado de la misma, el feto en desarrollo, elemento clave de cualquier intervención en este periodo de tiempo.
  • La propia gestación conlleva una mayor vulnerabilidad de la mujer ante ciertas infecciones, como es el caso de la gripe.
  • La vacunación de la gestante tiene la capacidad de proteger también al recién nacido en sus primeros meses de vida.

Una visión global de la salud de la mujer en edad fértil incluye también:

  • La evaluación de las vacunaciones de la mujer en edad fértil con intención de buscar una gestación en el futuro.
  • Evitar las oportunidades perdidas para vacunar, cuando, tras el parto, la madre está lactando a su bebé.

En el Anexo III del Manual de Vacunas en línea de la AEP se puede ver este tema, y en este enlace se puede descargar una tabla resumen.

Mujer que planea buscar un embarazo

Evaluar las vacunaciones, para garantizar el nivel de inmunización óptimo correspondiente a su edad y circunstancias clínicas, en especial frente a sarampión, rubeola y parotiditis, y la hepatitis B.

Todas las vacunas que estén indicadas pueden administrarse, con la única precaución de que si se trata de vacunas vivas atenuadas, deberá evitarse la concepción durante, al menos, 4 semanas después.

En el caso de las vacunas de la covid (ARNm): evitar la concepción, al menos, 2 semanas (recomendación provisional).

Durante la gestación

Vacunas especialmente recomendadas en todos los embarazos de cada mujer:

  • Gripe, con vacuna inactivada, en temporada gripal y en cualquier momento del embarazo.
  • Tosferina, con vacuna Tdpa, entre las semanas 27 y 36 (preferiblemente en las semanas 28-32).

Vacunas no recomendadas rutinariamente, pero que pueden administrarse si están indicadas por un riesgo de exposición elevado y susceptibilidad materna:

  • Solo vacunas inactivadas. Se cuenta con escasos estudios de seguridad, evaluar riesgo/beneficio.
  • Vacunaciones de calendario: hepatitis B, meningococos, neumococo, poliomielitis, tétanos y difteria.
  • Vacunas para viajeros y situaciones especiales: cólera, encefalitis centroeuropea y japonesa, fiebre tifoidea parenteral, hepatitis A y rabia.

Vacunas no recomendadas o contraindicadas:

  • No recomendada: vacuna frente al virus del virus del papiloma humano (VPH).
  • No recomendadas las vacunas de la covid de ARNm, aunque es posible valorar la vacunación de mujeres con riesgo especialmente elevado.
  • Contraindicadas: todas las vacunas vivas atenuadas, como fiebre amarilla, fiebre tifoidea oral, gripe intranasal, triple vírica (sarampión, rubeola y parotiditis) y varicela-zóster.
  • Observaciones:
    • Fiebre amarilla: evaluar riesgo/beneficio en caso de elevado riesgo de exposición de mujer susceptible que no puede evitar el viaje a zona endémica.
    • Rubeola: no es necesario el cribado serológico si hay constancia de un cribado positivo previo o vacunación con, al menos, una dosis, después de cumplir los 12 meses de edad.
    • No es necesario hacer una prueba de embarazo previa a la vacunación, basta la declaración expresa e informada de la gestante. En caso de vacunación con una gestación ya en curso que ha pasado inadvertida, solo se requiere seguimiento obstétrico.

Vacunación de los contactos domiciliarios de una gestante:

  • Todos los convivientes de las gestantes deben estar vacunados según edad y condiciones médicas.
  • La vacunación de los convivientes, incluso con vacunas atenuadas (rotavirus, etc.), es segura para la gestante.
  • En el caso de un conviviente vacunado contra la varicela-zóster que desarrolle exantema variceloso, debe evitarse el contacto directo de las lesiones con la gestante, y cubrir la zona afectada.

Inmunoglobulinas en la profilaxis posexposición:

  • Disponibles para la profilaxis posexposición en los casos de sarampión, varicela, tétanos, hepatitis A y B, y la rabia (ver el cap. 9, profilaxis posexposición y el cap. 43, inmunoglobulinas del Manual de Vacunas en línea).
  • Valorar riesgo/beneficio en cada caso, puesto que se dispone de escasos estudios sobre la seguridad de las inmunoglobulinas en la gestación.

Tratamientos inmunosupresores en la gestación:

  • Las gestantes sometidas a tratamientos inmunosupresores pueden recibir las vacunas inactivadas que estén indicadas, aunque la respuesta inmunitaria puede ser subóptima.
  • Los recién nacidos de madres que recibieron tratamiento inmunosupresor con productos biológicos no deben recibir vacunas atenuadas en el primer año de vida (BCG, al menos, hasta cumplir los 6 meses de edad) (ver apartado correspondiente en el cap. 14 del Manual de Vacunas en línea de la AEP).

Después de la gestación y lactancia materna

En general, la lactancia materna no contraindica ninguna vacuna de la madre lactante ni de su bebé o demás convivientes (incluidas las vacunas de la civid de ARNm), con estas únicas precauciones:

  • Vacunación de la madre frente a la fiebre amarilla, en caso de bebé lactado al pecho menor de 9 meses de edad: suspender la lactancia materna, extraer y desechar la leche durante 2 semanas, reanudándola después de forma normal.
  • Vacunación de la madre u otro conviviente frente a la varicela-zóster: si hay erupción cutánea, evitar el contacto con el lactante, cubriendo la zona afectada.
  • Un lactante hijo de madre portadora de HBsAg que haya recibido tras nacer la profilaxis correcta de la hepatitis B (vacuna e inmunoglobulina) puede continuar con la lactancia materna.

-oOo-

Más información:

  • Otras noticias anteriores sobre vacunas y embarazo, en esta web 
  • Otras noticias anteriores sobre vacunas y prematuridad, en esta web 
  • CAV-AEP, octubre de 2018. Lactancia materna y vacunas. 
  • CAV-AEP, noviembre de 2015. Tosferina: la importancia de la vacunación de la embarazada.
  • CAV-AEP. Manual de Vacunas en línea de la AEP. 
  • OMS. Safety of Immunization during Pregnancy. A review of the evidence, 2014.
  • CDC (EE. UU.). Summary of Maternal Immunization Recommendations (profesionales), Vacunaciones en las gestantes (en español, para familias).
  • Australian Immunisation Handbook. Vaccination for women who are planning pregnancy, pregnant or breastfeeding. Giving recommended vaccines before, during and after pregnancy protects both the mother and the baby, abril de 2019. 
  • Otras referencias: Immunisation and pregnancy – who, what, when and why? Aust Prescr. 2017;40:122-4. Maternal immunization. N Eng J Med. 2017;376:1256-67. Maternal immunization: where are we now and how to move forward? Ann Med. 2018;50(3):193-208.
  • Consejo Interterritorial del SNS. Calendario vacunal a lo largo de toda la vida. 2019. 
  • Consejo Interterritorial del SNS. Calendario vacunal de adultos con condiciones de riesgo. 2018. 
  • Fichas técnicas de las vacunas comercializadas en España. 
  • Grupo de trabajo vacunación en población adulta y grupos de riesgo de la Ponencia de Programa y Registro de Vacunaciones. Vacunación en grupos de riesgo de todas las edades y en determinadas situaciones. Comisión de Salud Pública del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud. Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, julio 2018 (págs. 137-145). 
  • Manuales de vacunas de las CC. AA.: Calendario de Vacunaciones del Adulto y en situaciones especiales para Asturias 2014, Asturias, mayo de 2014. Manual de vacunaciones, Cataluña, junio de 2018. Manual de vacunas, País Vasco, marzo de 2018. 
     

Источник: https://vacunasaep.org/profesionales/noticias/embarazo-y-vacunas

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: