Vegetaciones o adenoides

Contents
  1. Vegetaciones o adenoides ¿cuándo hay que operar?
  2. ¿Qué son las vegetaciones?
  3. Inflamación: Adenoides hipertróficas
  4. 1. La patología adenoamigdalar
  5. 2. La hipertrofia adenoidea
  6. ¿Cómo se diagnostica la hipertrofia adenoidea?
  7. ¿Cuándo se deben operar las vegetaciones?
  8. Extirpación de amígdalas y vegetaciones al mismo tiempo
  9. Influencia de las vegetaciones adenoides al respirar
  10. ¿Qué son las vegetaciones adenoides?
  11. Problemas que pueden surgir
  12. Respiración oral
  13. Cambios causados por la respiración oral
  14. Cambios Faciales
  15. Cambios bucales
  16. Cambios a nivel esquelético
  17. Cambios fisiológicos
  18. Cambios psicosociales
  19. Detección
  20. Fuente: Fuente
  21. Vegetaciones: qué es, síntomas, causas, prevención y tratamiento
  22. Pronóstico de la enfermedad
  23. Síntomas de vegetaciones
  24. Pruebas médicas para las vegetaciones
  25. ¿Cuáles son las causas de las vegetaciones?
  26. ¿Se puede prevenir?
  27. Tratamientos para vegetaciones
  28. ¿Qué especialista lo trata?
  29. Adenoides y adenoidectomías
  30. ¿Qué son unas adenoides inflamadas o hipertróficas?
  31. ¿Cuáles son los signos y los síntomas de unas adenoides inflamadas o hipertróficas?
  32. ¿Cómo se diagnostican?
  33. ¿Qué es una adenoidectomía?
  34. ¿Qué ocurre antes de la operación?
  35. ¿Qué ocurre durante la operación?
  36. ¿Puedo quedarme con mi hijo durante la operación?
  37. ¿Cuánto dura la operación?
  38. ¿Qué ocurre después de la operación?
  39. ¿Someterse a una adenoidectomía implica asumir algún riesgo?
  40. ¿Cómo puedo ayudar a mi hijo a encontrase mejor?
  41. ¿Cuándo debería llamar al médico?
  42. ¿Qué más debería saber?

Vegetaciones o adenoides ¿cuándo hay que operar?

Vegetaciones o adenoides

⌚ 5 Min de lectura | De niños presentamos estructuras u órganos que se atrofian o desaparecen cuando nos hacemos mayores, como las vegetaciones, que se localizan en la parte posterior de las fosas nasales y que, si dan problemas, se recurre a la cirugía.

De niños presentamos estructuras u órganos que se atrofian o desaparecen cuando nos hacemos mayores, como las vegetaciones, que se localizan en la parte posterior de las fosas nasales y que, si dan problemas, se recurre a la cirugía.

¿Qué son las vegetaciones?

Aunque popularmente se llamen así, el nombre médico son adenoides o amígdala faríngea. Se trata de una masa de tejido linfático que se sitúa dentro de la cara, justo detrás de la nariz, en un área llamada rinofaringe, por lo que no las podemos ver abriendo la boca.

Como otros órganos en el niño, se atrofian y desaparecen con el crecimiento y su función es mantener la salud, atrapando las bacterias y los virus que el niño inhala o traga. Su función es similar a la de las amígdalas, siendo ambas un órgano infantil por medio del cual el cuerpo «aprende» a reconocer lo extraño y a defenderse.

Los adenoides forman parte de una estructura u órgano más extenso llamado “anillo de Waldeyer”, que forma una especie de cinturón bordeando interiormente la boca y la nariz, justo por donde tragamos y respiramos, y por donde pueden entrar microorganismos potencialmente peligrosos. Este cinturón defensivo está formado por:

  • Las anginas o amígdalas palatinas,
  • La amígdala lingual, situada muy atrás en la lengua,
  • Las adenoides o amígdala faríngea.

A partir de los 5 años, en el momento en que el sistema inmune es más sabio y eficaz para combatir las infecciones, las vegetacionesse encogen o atrofian progresivamente hasta hacerse prácticamente imperceptibles en la adolescencia. A este proceso se le llama involución linfoide.

Inflamación: Adenoides hipertróficas

Como cualquier estructura del cuerpo, los adenoides pueden dar problemas, en concreto relacionados con su función.

Al atrapar gérmenes que pasan por la vía aérea, el tejido linfático puede inflamarse temporalmente mientras lucha contra la infección.

Es característico en niños pequeños de entre 3 y 6 años y viene provocada por las infecciones repetidas de las vías respiratorias altas (catarros y resfriados) que se producen sobre todo al comienzo de la etapa escolar.

1. La patología adenoamigdalar

Representa uno de los motivos más frecuentes de consulta médica (más de 4 millones de consultas al año en España). La infección y la obstrucción coexisten con frecuencia y se produce cierto grado de hipertrofia adenoidea se considera fisiológica hasta los 5 años.

En la mayoría de las ocasiones la inflamación es transitoria y mejora, pero algunas veces los adenoides se pueden infectar causando una adenoiditis. Los adenoides inflamados y/o infectados pueden dificultar la respiración y provocar los siguientes problemas derivados:

  • Nariz tapada que obliga al niño a respirar por la boca
  • Ronquidos y problemas para dormir por la noche
  • Inflamación de los ganglios del cuello
  • Problemas de oído, como las otitis serosas

Una vez que las vegetaciones vuelven a su tamaño normal, tras la resolución de la infección, estos síntomas desaparecen.

2. La hipertrofia adenoidea

Es algo similar que perdura más en el tiempo, ya que hablamos de una obstrucción nasal crónica. Cuando hablamos de hipertrofia nos referimos a aumento de tamaño. Popularmente a esta hipertrofia adenoidea se le dice que un niño «tiene vegetaciones». Con esto hacemos referencia a que sus adenoides crecen más de la cuenta y causan problemas.

No debemos olvidar que todos los niños tienen vegetaciones, y, el que produzcan o no problemas, se debe a la relación entre su tamaño y el de la cavidad en la que se encuentran, la rinofaringe.
Los síntomas característicos son los debidos a la obstrucción del paso de aire por la nariz, al estar su salida posterior obstruida. Hablamos de síntomas de más de 6 meses de duración:

  • El niño respira siempre con la boca abierta esté o no resfriado
  • Ronquidos al dormir
  • Habla con voz nasal, como si tuviera la nariz tapada siempre
  • Mal aliento por las mañanas
  • Mucosidad nasal persistente y congestión sin un catarro acompañante
  • Otitis media o serosa recurrente
  • Apneas durante el sueño: pausas sin respirar que no permiten un buen descanso
  • Pueden presentar paladar ojival

¿Cómo se diagnostica la hipertrofia adenoidea?

Como los adenoides no se pueden ver a simple vista debemos confirmar el diagnóstico mediante la confirmación de su aumento de tamaño. La valoración del especialista es determinante para valorar si debemos operar o no.

  • El otorrinolaringólogo suele utilizar un espejo especialpara verlas o una pequeña cámara llamada fibroscopio
  • Una radiografía de cavum también puede servir para valorar el tamaño de las vegetaciones
  • Para valorar la repercusión en el sueño de la hipertrofia adenoidea se puede solicitar una polisomnografía o estudio del sueño para valorar la existencia y la intensidad de los episodios de apnea.

¿Cuándo se deben operar las vegetaciones?

La extirpación de los adenoides se llama adenoidectomía y suele realizarse en niños mayores de 2 años. Se recomienda extraer los adenoides cuando la medicación no resuelve los síntomas derivados del aumento de tamaño efecto o si están enfermando mucho al niño.

Las vegetaciones no son un órgano claramente delimitado, por lo que la operación consiste en «rebajar» su tamaño y no en su extirpación completa. Pueden darse casos en los que se precisa de una segunda adenoidectomía al cabo de meses o años, sobre todo si se realizó la primera a edades tempranas.

Extirpación de amígdalas y vegetaciones al mismo tiempo

A veces, las amígdalas y los adenoides se extraen al mismo tiempo, esto significa que un niño se somete a una amigdalectomía y a una adenoidectomía.

Son dos operaciones muy sencillas pudiendo volver a casa el mismo día de la operación. En ninguna de estas operaciones hace falta poner puntos ya que las zonas operadas se curan solas.

Tras la operación, al niño le dolerá la garganta y tendrá que seguir una dieta blanda durante varios días.

Si la operación se ha realizado con éxito, al cabo de pocos días el niño respirará bien por la nariz, dejará de roncar, de hacer apneas y el timbre de la voz será más agudo y menos nasal. A largo plazo deberían disminuir las otitis de repetición.

Lo que debes saber:

  • Su función es similar a la de las amígdalas, siendo ambas un órgano infantil por medio del cual el cuerpo «aprende» a reconocer lo extraño y a defenderse.
  • Al atrapar gérmenes que pasan por la vía aérea, el tejido linfático puede inflamarse temporalmente mientras lucha contra la infección.
  • Se recomienda extraer los adenoides cuando la medicación no resuelve los síntomas derivados del aumento de tamaño efecto o si están enfermando mucho al niño.

Dra. Esther Martínez García Especialista en pediatría

Médico colaborador de Teladoc Health

Источник: https://www.salud.mapfre.es/salud-familiar/ninos/enfermedades-del-nino/vegetaciones/

Influencia de las vegetaciones adenoides al respirar

Vegetaciones o adenoides

Las dificultades que se pueden presentar en las vías aéreas superiores nos obliga a respirar por la boca

¿Qué son las vegetaciones adenoides?

Las adenoides son masas blandas de tejido linfático que se encuentra en las vías respiratorias altas, entre la nariz y la parte posterior de la garganta. Son similares a las amígdalas, y al igual que éstas pueden aumentar su tamaño debido a una inflamación o a una hipertrofia.

Problemas que pueden surgir

La hipertrofia de adenoides se considera normal en numerosas situaciones. Éstas pueden agrandarse cuando el bebé crece en el útero. El objetivo de las vegetaciones adenoides es ayudar al cuerpo a prevenir o combatir infecciones creando defensas para eliminar bacterias y gérmenes patógenos.

En otras ocasiones las infecciones pueden provocar que las vegetaciones adenoides se inflamen aumentando su tamaño, y si esta situación ocurre frecuentemente el tejido se puede hipertrofiar de forma crónica, perpetuando este aumento de tamaño en las adenoides y causando una obstrucción al paso del aire a través de la nariz.

Respiración oral

La respiración es el mecanismo fundamental para la vida del ser humano, se realiza por vía nasal en condiciones normales, las dificultades que se pueden presentar en las vías aéreas superiores nos obliga a realizar esta función por la boca.

Como podéis imaginar, el echo de que el aire no circule correctamente por nuestras vías aéreas va a tener consecuencias nocivas sobre la salud de nuestros hijos.

Los niños con hipertrofia de adenoides a menudo respiran a través de la boca, lo que conocemos como respiración oral, debido a que la nariz está bloqueada.

La respiración oral se produce principalmente en la noche, pero puede estar presente durante el día dependiendo de la severidad del caso.

La respiración normal se conoce como respiración nasal, es aquella en la que el aire ingresa libremente por la nariz con un cierre inmediato de la boca, originándose así una presión negativa entre la lengua y el paladar en el momento de la inspiración; la lengua sube y ejerce fuerza contra el paladar, que sirve de estímulo positivo para su desarrollo.

Cuando la respiración se realiza por la boca, la lengua se ubica en una posición baja para permitir la entrada del aire. La respiración bucal, normalmente está asociada a pacientes con interposición lingual y del labio.

Durante la respiración bucal, el aire pasa por la cavidad bucal, y consecuentemente, se produce un aumento de la presión aérea intrabucal.

El paladar se deforma y se profundiza, y al mismo tiempo, como el aire no transita por la cavidad nasal, deja de penetrar en los senos maxilares, que se vuelven estrechos, y dan al paciente un aspecto característico de cara larga.

Un claro ejemplo de facies adenoidea la tenemos en el actor Jaleel White, quien representó al mítico Steve Urkel en la comedia estadounidense «Cosas de Casa».

Cambios causados por la respiración oral

Esta adaptación trae como consecuencias una serie de cambios, faciales, craneales, dentales, posturales, psicológicos o psicosociales y fisiológicos en el paciente con síndrome de respiración bucal.

Cambios Faciales

  • Aumento del tercio inferior de la cara
  • Rasgos faciales típicos de la facies adenoidea incluyen, cara estrecha y larga, poco desarrollo de los huesos de la nariz, ojeras profundas, ojos caídos, boca abierta, incompetencia labial
  • Orificios nasales estrechos
  • Piel pálida
  • Mejillas flácidas
  • Tensión del músculo de la babilla
  • Labio superior corto que no sella con el inferior
  • Labio inferior grueso y evertido
  • Labios agrietados, resecos, con presencia de fisuras en las comisuras (rágades) causadas por candidiasis
  • Alteración de la postura de la cabeza que se encuentra más enderezada

Cambios bucales

  • Mordida abierta anterior
  • Mordida cruzada posterior
  • Posición baja de la lengua con interposición entre los incisivos
  • Arcada superior en forma triangular con estrechez transversal del paladar
  • Escaso desarrollo de los senos del maxilar, que forman la base de la arcada dental superior
  • Presencia de hábitos: deglución atípica, succión labial, que agravan la posición de los incisivos
  • Apiñamiento
  • Retrognatismo del maxilar inferior (posición atrasada de la mandíbula) o rotación mandibular hacia abajo y atrás, causando un crecimiento vertical de la cara
  • Inclinación hacia delante de incisivos superiores
  • Inclinación hacia atrás de incisivos inferiores
  • Inclinación hacia el interior de la arcada de dientes posterosuperiores
  • Gingivitis crónica (encías sangrantes, inflamadas e hipertróficas

Cambios a nivel esquelético

  • Hundimiento del esternón «Pectus escavatum» y «Escápulas aladas» (en forma de alas). Estas dos características se deben a una falta de desarrollo torácico en sentido anteroposterior; tórax estrecho.
  • Pronunciamiento costal por la misma razón
  • Hipomotilidad del diafragma
  • Cifosis (dorsal)
  • Lordosis lumbar. Visto el paciente de lado, la columna tiene forma de S.
  • Pies hacia adentro «pie vago», por la posición de la columna

Cambios fisiológicos

  • Anorexia falsa, (dificultad al momento de comer por complicación al tratar de coordinar la respiración con la masticación al momento de tragar)
  • Ronquidos
  • Hipoacusia o deficiencia auditiva, por variación en la posición del cóndilo al mantener la boca abierta, la onda sonora se hace débil. Esto ocasiona una aparente «aprosexia» falta de memoria.
  • El niño no se concentra a causa de su deficiencia auditiva

Cambios psicosociales

  • Puede producirse trastornos intelectuales, debido a la falta de PO2 en un 5% y secundariamente baja la oxigenación cerebral, lo que se traduce en apatía, trastornos de la memoria, disminución de la actividad voluntaria, cansancio crónico y disminución en la concentración
  • A causa de la mala respiración al dormir, le cuesta mucho trabajo levantarse, lo que influye en su rendimiento durante el día, y en su rendimiento escolar

Detección

Para detectar si los niños son respiradores orales es fundamental en un trabajo interdisciplinario con el otorrinolaringolo, ortodoncista, pediatra, odontopediatra y el fonoaudiologó. De esta manera somos capaces de prevenir alteraciones importantes en el crecimiento y desarrollo de nuestros hijos.

Fuente: Fuente

Источник: http://www.ortodonciamadrid.com/ortodoncia-madrid/vegetaciones-adenoides/

Vegetaciones: qué es, síntomas, causas, prevención y tratamiento

Vegetaciones o adenoides

Las vegetaciones o adenoides son unas glándulas similares a las amígdalas que se ubican en la mitad de la nariz, en la parte posterior de la garganta, en el punto de encuentro de las fosas nasales, la garganta y las trompas de Eustaquio.

Durante la infancia forman parte del sistema de defensa del organismo ante infecciones. Su función principal es retener y captar sustancias que podrían ser nocivas para el cuerpo (bacterias, virus o polvo).

Una vez captadas, las procesan y activan la respuesta inmune o defensas.

Las vegetaciones causan problemas en la infancia cuando crecen más de lo normal (ya sea de manera natural o por infecciones de repetición en las vías aéreas).

Y es que las vegetaciones aumentan de tamaño desde el nacimiento hasta que el niño cumple 4 años, y después se reducen hasta casi desaparecer en la vida adulta. El aumento de su tamaño es consecuencia de infecciones, cuando el sistema inmunológico está trabajando.

Todos los niños pequeños suelen sufrir dicha patología pero cuando empiezan a aparecer síntomas es cuando se considera un problema.

Las vegetaciones inflamadas son siempre síntoma de una infección

Pronóstico de la enfermedad

El aumento del tamaño de las vegetaciones es consecuencia de infecciones sucesivas, algo que no sería grave si no fuera por su ubicación, ya que el aumento de su tamaño genera un aumento de la mucosidad, obstruyendo la nariz del niño y bloqueando que entre aire a los oídos por las trompas de Eustaquio.

Este taponamiento provoca otitis (infección del oído) y rinofaringitis (inflamación de la rinofaringe). Si hay un agrandamiento de las vegetaciones hay infección. Al crecer la adenoide la ventilación es peor, lo que ayuda a que haya infección.

Y si el aire pasa pero contiene gérmenes se produce una infección que, a su vez, hace crecer las vegetaciones.

Síntomas de vegetaciones

Los síntomas de vegetaciones empiezan a desarrollarse al obstruirse la vía aérea superior. Algunos de los síntomas que pueden aparecer son:

  • Cambios en la respiración: la nariz está taponada, por lo que el niño se ve obligado a respirar por la boca.
  • Ronquido y apnea del sueño: los niños con vegetaciones roncan cuando duermen. Además, según el caso pueden tener pausas en la respiración (apnea del sueño). Esto hace que duerman mal y estén inquietos y cansados durante el día.
  • Dificultad al tragar. El hecho de no poder dormir hace que respiren con la boca abierta, lo que, a su vez, hace que la garganta se reseque y pueda doler, dificultando también tragar alimentos.
  • Aumento de la mucosidad.
  • Aumento de infecciones. El aumento de las secreciones, con la consecuente dificultad para drenarlas y que el aire circule con normalidad puede provocar que aparezca tos e infecciones como sinusitis, otitis o faringitis.
  • Obstrucción nasal y dificultad para respirar a través de ella.
  • Sequedad bucal.
  • Mal aliento al despertar.
  • Alteraciones de la voz.
  • Dolor en los oídos, e incluso que estos supuren.
  • Catarros con mucosidad y tos.
  • Infecciones de oído (otitis) de repetición.

Pruebas médicas para las vegetaciones

Las vegetaciones no pueden observarse con una simple exploración de la garganta, por lo que, para diagnosticarlas, el especialista deberá realizar un examen físico para evaluar si han aumentado su tamaño.

También puede llevarse a cabo una radiografía lateral de la faringe y ver el tamaño.

En casos graves en que se asocie apnea del sueño deberá hacerse un estudio de esta para valorar la intensidad de los episodios.

¿Cuáles son las causas de las vegetaciones?

Las vegetaciones pueden aparecer de manera natural (normalmente en el desarrollo fetal) o desarrollarse en el periodo escolar como consecuencia de infecciones de repetición en las vías respiratorias (catarros o resfriados).

Algunas vegetaciones pueden ser originadas por el virus del Streptococcus o por el virus del Epstein-Barr, entre otros.

En personas en que las vegetaciones se han desarrollado desde el feto tendrán más posibilidades de sufrir los síntomas desde pequeños, incluyendo más de los síntomas normales y más infecciones de las vías respiratorias, así como facilidad para resfriarse. Asimismo, las personas con vegetaciones tienen más riesgo de sufrir amigdalitis, dolor de cabeza y garganta.

¿Se puede prevenir?

No se pueden prevenir las vegetaciones. Sin embargo, sí pueden evitarse las consecuencias que los síntomas puedan tener en el niño. Se recomienda acudir al especialista en Otorrinolaringología cuando el niño presente los primeros síntomas: dificultad para respirar por la nariz o ronquidos durante la noche.

Tratamientos para vegetaciones

Lo primero que hará el especialista será administrar antibióticos para bajar la infección en las amígdalas, adenoides y senos paranasales. Esto hará que se reduzca la producción de mucosidad y se liberarán las fosas nasales, pero no del todo la inflamación.

No obstante, lo más recomendable cuando se asocian todos los demás síntomas es la extirpación quirúrgica de las glándulas adenoides, normalmente junto con las amígdalas, para evitar posibles complicaciones.

La operación se lleva a cabo con anestesia general y por vía oral, y consiste en el legrado (raspado) de las adenoides o vegetaciones que sobresalen de la mucosa. Es una intervención muy breve que dura unos 40-50 segundos.

Tras ello el niño estará 45 minutos en el centro y volverá a la consulta en una semana, para revisión con el especialista.

Es preferible que la operación se realice a los 2 años de edad pero si el niño tiene otitis graves de repetición o seromucosas (con líquido en el interior del oído), es independiente la edad en que se realice. Si el niño es menor de 9 meses el especialista estudiará la mejor manera de tratarle, normalmente sin cirugía.

¿Qué especialista lo trata?

El especialista que trata las vegetaciones es el experto en Otorrinolaringología. En concreto las vegetaciones son tratadas por el especialista en Otorrinolaringología infantil.

Источник: https://www.topdoctors.es/diccionario-medico/vegetaciones

Adenoides y adenoidectomías

Vegetaciones o adenoides

  • Tamaño de texto más grande

Las adenoides (también llamadas «vegetaciones») son una masa de tejido ubicada en la parte posterior del conducto nasal. Al igual que las amígdalas, las adenoides ayudan a mantener sano el cuerpo al atrapar las bacterias y los virus que inhalamos o tragamos.

Las adenoides desempeñan un papel importante en la lucha contra las infecciones en los bebés y en los niños pequeños.

Pero se vuelven menos importantes cuando un niño se hace mayor y su cuerpo desarrolla otras formas de luchar contra los gérmenes.

En los niños, las adenoides se suelen empezar a encoger aproximadamente cuando tienen unos cinco años de edad y suelen desaparecer en los años de la adolescencia.

¿Qué son unas adenoides inflamadas o hipertróficas?

Puesto que las adenoides atrapan los gérmenes que entran en el cuerpo, a veces el tejido adenoideo se inflama temporalmente (aumenta de tamaño) mientras intenta luchar contra una infección. Las alergias también pueden aumentar el tamaño de las adenoides.

A veces la inflamación mejora. Pero otras veces, las adenoides se infectan (lo que recibe el nombre de adenoiditis). Si esto ocurre repetidamente, el médico puede recomendar extraerlas. A menudo, las amígdalas y las adenoides se extraen al mismo tiempo.

¿Cuáles son los signos y los síntomas de unas adenoides inflamadas o hipertróficas?

Los niños con unas adenoides inflamadas o agrandadas pueden:

  • tener dificultades al respirar por la nariz
  • respirar por la boca (lo que puede dar lugar a tener la boca seca y los labios secos)
  • tener habla nasal, como si tuvieran la nariz tapada
  • respirar ruidosamente (como si tuviera puesto un regulador de buceo)
  • tener mal aliento
  • roncar
  • dejar de respirar durante unos segundos durante el sueño (apnea obstructiva del sueño), lo que puede ocasionar un sueño interrumpido. Esto, a su vez, puede causar problemas de aprendizaje, de conducta, de crecimiento y/o de corazón y, a veces, la conducta de mojar la cama.
  • tener infecciones de senos nasales o sinusitis frecuentes o crónicas (de larga duración)
  • tener infecciones de oído, líquido en el oído medio y pérdidas auditivas (o hipoacusias)

¿Cómo se diagnostican?

El médico puede hacer preguntas a su hijo sobre los oídos, la nariz y la garganta, explorarle esas partes del cuerpo y luego palparle el cuello a lo largo de la mandíbula. Para tener una visión más detallada de las adenoides, es posible que solicite una radiografía o que observe el interior del conducto nasal de su hijo con un telescopio diminuto.

Si sospecha una infección de adenoides, el médico puede recetar distintos tipos de medicamentos en forma de pastillas o de jarabe. También le puede recetar esteroides nasales (un líquido en forma se espray nasal) para ayudar a reducir la inflamación de las adenoides.

¿Qué es una adenoidectomía?

Una adenoidectomía es la extracción quirúrgica de las adenoides. Es una de las operaciones más frecuentes en los niños, junto con la amigdalectomía (o extracción de las amígdalas).

Si unas adenoides inflamadas molestan a su hijo y él no responde a la medicación, su profesional de la salud le puede recomendar una adenoidectomía.

¿Qué ocurre antes de la operación?

Un niño con una apnea obstructiva del sueño puede necesitar una radiografía o un estudio del sueño (polisomnograma) antes de operarse. Con este estudio, el médico puede ver cuán obstruída está la nariz. Un otorrinolaringólogo (especialista en oído, nariz y garganta) puede mirar dentro de la nariz del niño con una luz o una cámara.

El profesional de la salud que lleva a su hijo le indicará si debe dejar de tomar algún medicamento durante una o dos semanas antes de la operación. También le indicará cuándo debe dejar de comer y de beber antes de la operación, ya que deberá tener el estómago vacío el día de la adenoidectomía.

Puede ayudar a preparar a su hijo hablándole sobre qué puede esperar en una adenoidectomía.

¿Qué ocurre durante la operación?

Un cirujano especializado en otorrinolaringología llevará a cabo la operación dentro de un quirófano. Administrarán a su hijo anestesia general. Esto significa que el anestesista lo observará atentamente y lo mantendrá seguro y cómodamente dormido durante toda la operación.

La cirugía se hace a través de la boca abierta del niño, sin necesidad de hacerle ningún corte en la piel ni de dejarle ninguna cicatriz.

¿Puedo quedarme con mi hijo durante la operación?

Usted podrá estar al lado de su hijo hasta que lo medique el anestesista, y luego se dirigirá a una sala de espera hasta que concluya la operación.

¿Cuánto dura la operación?

Una adenoidectomía suele durar entre 20 y 30 minutos, aunque puede durar más.

¿Qué ocurre después de la operación?

Su hijo se despertará en el área de reanimación. En la mayoría de los casos, los niños pueden volver a casa el mismo día de la operación. Algunos de ellos pueden tener que pasar la noche en el hospital para estar bajo observación.

El período de recuperación típico tras una adenoidectomía suele suponer unos pocos días de dolor leve y molestias, que pueden incluir dolor de garganta, moqueo nasal, respiración ruidosa y/o mal aliento.

En menos de una semana, todo debería volver a la normalidad y los problemas que provocaban las adenoides deberían haber desaparecido. No habrá que preocuparse por extraer ningún punto, y la zona operada se curará por si sola.

¿Someterse a una adenoidectomía implica asumir algún riesgo?

La mayoría de los niños no tienen ningún efecto secundario grave ni otros problemas tras someterse a una adenoidectomía. Pero cualquier operación supone riesgos, como hemorragias, infecciones y problemas con la anestesia. Hable con el médico de su hijo sobre los riesgos y los efectos beneficiosos de la operación antes de que se someta a una adenoidectomía.

¿Cómo puedo ayudar a mi hijo a encontrase mejor?

  • Dele a su hijo medicamentos para el dolor (o analgésicos) siguiendo las indicaciones de su médico.
  • Ofrézcale abundante bebida. La mayoría de los niños pueden comer normalmente pocas horas después de la operación, pero es mejor que empiece dándole comida blanda, como pudin, sopa, gelatina y puré de papas.
  • Los niños se deben tomar las cosas con calma después de la operación. Deben evitar sonarse la nariz durante la primera semana, así como los juegos bruscos o violentos y los deportes de contacto.
  • Si su hijo tiene la nariz tapada, un humidificador de vapor frío le puede ayudar ablandarle los mocos.

    Limpie el humidificador cada día para evitar que se forme moho.

¿Cuándo debería llamar al médico?

Llame al médico si su hijo:

  • tiene fiebre
  • vomita después del primer día o después de medicarse
  • tiene dolor y/o rigidez de cuello, que no mejora con medicamentos para el dolor
  • tiene dificultad para girar el cuello
  • se niega a beber
  • no está orinando por lo menos una vez cada 8 horas

Pida ayuda médica de inmediato si su hijo:

  • sangra por la nariz o la sangre le cubre la lengua durante más de 10 minutos seguidos
  • tiene hemorragias después del primer día
  • vomita sangre o algo que se parece a los granos de café

¿Qué más debería saber?

Aunque las adenoides forman parte del sistema inmunitario, el hecho de extraerlas no repercute en la capacidad de un niño para luchar contra las infecciones. El sistema inmunitario tiene muchas otras formas de luchar contra los gérmenes.

Revisado por: Patrick C. Barth, MD

Fecha de revisión: junio de 2019

Источник: https://kidshealth.org/es/parents/adenoids-esp.html

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: