Ventajas de que la baja maternal comience antes del parto

Contents
  1. Cómo solicitar la baja por maternidad
  2. Qué es la baja por maternidad y cuánto dura
  3. Consideraciones de la baja por maternidad
  4. Requisitos de la baja de maternidad
  5. Cuál es la prestación por maternidad
  6. ¿La prestación por maternidad está exenta de IRPF?
  7. Cómo se solicita la prestación por maternidad
  8. El permiso de lactancia tras finalizar la baja de maternidad
  9. Cómo gestionar una baja de maternidad con Bizneo HR
  10. Embarazo y trabajo: es el momento de solicitar la baja maternal
  11. Características de la baja maternal
  12. Cuantía económica y forma de cálculo
  13. Trámites a realizar
  14. Diferencias entre la baja maternal, baja médica y baja por riesgo en el trabajo
  15. Baja por maternidad y otras contingencias: Prestación antes y durante el embarazo
  16. BAJA POR ENFERMEDAD COMÚN
  17. BAJA POR RIESGO DURANTE EL EMBARAZO
  18. BAJA POR MATERNIDAD
  19. BAJA POR PATERNIDAD
  20. Prestaciones por Maternidad de las Autónomas
  21. Requisitos de acceso a la prestación por maternidad
  22. Duración del subsidio
  23. Cuantía de la prestación por maternidad
  24. Bonificación de la cuota en bajas de maternidad y paternidad
  25. Tarifa plana para madres autónomas reincorporadas
  26. Particularidades de la prestación para autónomas
  27. Trabajadoras víctimas de la violencia de género
  28. Derechos de la mujer trabajadora durante el embarazo
  29. Realización de exámenes prenatales y técnicas de preparación al parto
  30. Prevención de riesgos laborales y baja por riesgo en el embarazo
  31. La protección ante el despido o fin de contrato temporal
  32. Baja maternal y prestación de maternidad
  33. La incapacidad temporal durante el embarazo
  34. Las vacaciones
  35. Lactancia acumulada y sin acumular después del parto
  36. Reducción de jornada, teletrabajo, adaptación de la jornada o excedencia

Cómo solicitar la baja por maternidad

Ventajas de que la baja maternal comience antes del parto

La baja de maternidad es un derecho que tiene toda mujer trabajadora. Protege a la mujer económica y laboralmente para que pueda dedicarse, en exclusiva, a cuidar a su hijo en los primeros meses de vida. Las madres adoptivas o las que realizan una acogida pueden también acogerse a este permiso.

Qué es la baja por maternidad y cuánto dura

La baja por maternidad es un periodo de descanso en el trabajo debido al nacimiento, adopción o acogimiento de un hijo en el que, la madre, tiene derecho a una prestación económica.

Lo que hace es evitar que sufra un perjuicio económico durante el tiempo que necesita para recuperarse del parto y cuidar a su hijo, en los primeros meses de vida.

Es la Seguridad Social, y no la empresa de la madre, la que afronta el pago de esta prestación durante los meses que dura la baja.

En concreto, la baja de maternidad dura 16 semanas, ininterrumpidas, a contar desde el día en que nace el bebé, se le adopta o se le acoge.

La madre deberá disfrutar obligatoriamente de seis semanas. Las restantes puede cederlas al padre o compartirlas con él.

Consideraciones de la baja por maternidad

Si se produce un parto múltiple, este descanso laboral aumentará dos semanas más por cada hijo que nazca, a partir del segundo. Es decir, si una mujer tiene trillizos le corresponderían las 16 semanas de baja más dos por el segundo hijo y otras dos por el tercero. En total 20 semanas.

Es importante saber que, si la baja por maternidad tiene lugar por adopción o acogimiento de un menor, la madre podrá disfrutar de las 16 semanas únicamente si el hijo es menor de 6 años o si es mayor de 6 y menor de 18, pero tiene alguna discapacidad.

Si el bebé debe permanecer hospitalizado más de 7 días desde su nacimiento, el permiso se amplía tantos días como el menor haya estado hospitalizado, con un máximo de 13 semanas más.

Durante la baja de maternidad, la empresa no puede despedir a la trabajadora excepto en casos muy concretos como el cierre de la compañía por motivos económicos.

Requisitos de la baja de maternidad

Para poder acogerse al permiso de maternidad y cobrar la prestación correspondiente la mujer tiene que reunir unos requisitos:

  1. La trabajadora tiene que estar dada de alta en la Seguridad Social, ya sea como trabajadora, como autónoma o como beneficiaria de un subsidio de desempleo.
  2. Debe haber cotizado durante un periodo mínimo que dependerá de la edad que tenga la mujer:
  • Si es menor de 21 años la ley no exige un periodo mínimo de cotización.
  • Cuando tiene entre 21 y 26 años debe haber cotizado, al menos, 90 días en los siete años anteriores a la baja de maternidad o 180 días durante toda su vida laboral.
  • Si es mayor de 26 años su cotización tiene que ser de 180 días comprendidos en los siete años previos al parto o de 360 días a lo largo de toda su vida laboral.

Puede ocurrir que la madre no cumpla los requisitos anteriormente mencionados para cobrar la baja por maternidad, ¿qué ocurre entonces?

La mujer puede solicitar el subsidio no contributivo del 100% del IPREM (Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples) durante 42 días naturales.

Este índice se utiliza para valorar qué ayuda o subvención le corresponde a una persona en función de su situación particular. Normalmente suele ser de 17,93 euros al día por lo que el importe de esta prestación sería de unos 537,84 euros mensuales aproximadamente.

Es importante saber que esta ayuda solo se concede por nacimiento de un hijo y no por acogimiento o adopción. La duración del subsidio no contributivo puede aumentarse 14 días más si:

  • El nacimiento se produce en una familia monoparental.
  • El parto es múltiple.
  • El bebé o la madre tienen una discapacidad mínima de un 65%.
  • Nace dentro de una familia numerosa.

Cuál es la prestación por maternidad

Para saber cuánto se cobra durante el tiempo que dura la prestación por maternidad hay que revisar la nómina anterior al nacimiento del bebé.

En ella hay un epígrafe que se llama Contingencias Comunes. Esa cantidad se dividirá entre 30 días, si el salario es mensual, y obtendremos lo que cobra por día de baja maternal. Si multiplicamos ese importe diario por el total de días que está de baja al mes, obtendremos la nómina de cada uno de los 4 meses en los que la mujer está de baja.

En el caso de que el parto fuera múltiple o de que se produzca una adopción de dos o más menores, se seguirá cobrando el 100% de la base reguladora, como en un parto normal, pero además, la trabajadora cobrará un subsidio especial por cada uno de los hijos -a partir del segundo-. Esta prestación adicional tiene una duración de 6 semanas a contar desde el nacimiento o de la fecha de adopción o acogimiento.

El pago de la baja por maternidad suele realizarse el último día hábil del mes o, si es festivo, el día hábil anterior. El encargado de ingresarlo es el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS). Si a la mujer le corresponde el subsidio especial recibirá el importe, en un único pago, seis semanas después del nacimiento del menor.

En el caso de estar cobrando una prestación por desempleo, ésta se suspende al dar a luz y se pasa a cobrar la baja por maternidad. En el momento en el que se termine el permiso de maternidad se retomará el pago del paro correspondiente.

Si la trabajadora, lo es por cuenta propia, tiene los mismos derechos, pero además, existe una bonificación del 100% de la cuota de autónomos a disfrutar durante el periodo de baja.

¿La prestación por maternidad está exenta de IRPF?

. Esto es así desde octubre de 2018. Por eso Hacienda está obligada a devolver las cantidades correspondientes por las que tributaron a las mujeres que se convirtieron en madres y cobraron la prestación entre 2014 y 2017. 

Para solicitar la devolución del IRPF puede hacerlo de forma presencial o de manera online, a través de la página web de la Agencia Tributaria. Las que han sido madres a partir de octubre de 2018 no tienen que pagar ningún tipo de retención a la Seguridad Social.

Además, existe otra ayuda que Hacienda concede a las madres trabajadoras que se trata de 1.200 euros al año, exentos del pago de IRPF. Esta cantidad puede deducirse íntegra en la declaración de la renta o cobrarla mes a mes por un importe de 100 euros mensuales.

Cómo se solicita la prestación por maternidad

Para solicitar la prestación por maternidad la interesada debe rellenar el modelo oficial, debidamente cumplimentado, y presentarlo en el Instituto Nacional de Estadística (INSS) junto al original y copia del DNI o pasaporte, el libro de familia y el informe de maternidad expedido por el hospital en el que tuvo lugar el alumbramiento. 

Tendrá que adjuntar la documentación adicional correspondiente si se trata de una adopción, si cede una parte de su baja al padre o si solicita empezar a cobrar la baja antes de producirse el parto. En este último caso, solo podrá solicitar la baja 10 semanas antes de la fecha prevista para el parto.

La trabajadora podrá pedir la prestación a partir del día siguiente del nacimiento y en un plazo máximo de cinco años. El INSS tiene 30 días para emitir una resolución sobre si acepta o deniega la solicitud, desde la fecha de presentación de la misma.

El permiso de lactancia tras finalizar la baja de maternidad

El permiso de lactancia es un derecho que tiene, tanto el padre como la madre, pero que tendrán que ponerse de acuerdo para solicitarlo ya que únicamente puede disfrutarlo uno de los progenitores.

Consiste en ausentarse del trabajo para dar de comer al bebé, ya sea leche artificial o natural.  Puede acogerse a él de 2 maneras distintas:

  • Eligiendo una hora diaria de la jornada laboral, que puede también fraccionarse en dos periodos de media hora, durante los primeros nueve meses de vida del menor.
  • Acumulando todas las horas correspondientes y trasladando su equivalencia a días de permiso. El cálculo es sencillo. Con el calendario laboral en la mano se suma una hora por cada día laboral, sin contar festivos, desde que la trabajadora termina la baja de maternidad hasta que el bebé cumpla nueve meses. Ese número de horas se extrapola a días y esos días serían los que la madre o el padre añadiría a su baja.

Cómo gestionar una baja de maternidad con Bizneo HR

Con el software de Vacaciones y Ausencias de Bizneo HR, podrán solicitar la baja por maternidad desde un entorno centralizado, incluir justificantes, comprobar los días de baja que tendrá disponible, los que ha gastado…

Todo con una interfaz muy intuitiva, con la que ver con un solo vistazo todo el calendario laboral y las ausencias y bajas de cada uno de los empleados.

Tanto el departamento de RRHH como la plantilla podrá organizar de esta forma sus vacaciones y, sin duda, las tareas y objetivos dependiendo de qué trabajadores vayan a estar disponibles o no.

Источник: https://www.bizneo.com/blog/baja-maternidad/

Embarazo y trabajo: es el momento de solicitar la baja maternal

Ventajas de que la baja maternal comience antes del parto

Siguiendo con nuestra serie de Embarazo y Trabajo vamos a entrar hoy en materia administrativa detallando los pasos que hay que seguir para cursar la solicitud de la baja maternal.

La baja maternal es un subsidio económico que se reconoce por parte del Instituto Nacional de la Seguridad Social para los casos de maternidad biológica, adopción o acogimiento familiar.

La baja maternal es un hecho que viene reconocido por la legislación laboral y es una de las situaciones contempladas dentro de las suspensiones de contratos de trabajo con reserva del puesto de trabajo en el régimen general y en aquellos regímenes laborales que gocen de una relación contractual entre empresa y trabajadora, y también para el caso de trabajadoras autónomas.

Características de la baja maternal

La suspensión del contrato de trabajo se ejercita antes del parto para el caso de madres biológicas si éstas, desean comenzar previamente este descanso con antelación al nacimiento.

Como fecha límite, la baja maternal comenzará a computarse de manera obligatoria el día del nacimiento del bebé, día que se reconoce como fecha límite para el nacimiento de la prestación.

Para los supuestos de adopción o acogimiento familiar, el periodo de baja maternal comienza a computarse el día de la decisión administrativa que motiva el acogimiento o el día de la sentencia judicial que hace firme la adopción.

La baja maternal tiene una duración de 16 semanas disfrutadas de manera ininterrumpida, de las cuales 6 semanas como mínimo tienen que disfrutarse después del parto. En los casos de parto múltiple, la duración de la baja maternal de amplia en dos semanas por cada hijo adicional.

El requisito básico para optar a la baja maternal es encontrarse en situación de alta en la Seguridad Social o en situación asimilada al alta, que es el equivalente al desempleo o en situación de baja por enfermedad.

Estos requisitos dejan fueran del sistema a profesionales que por razón de su trabajo no constan en alta en el régimen general de la Seguridad Social y son mutualistas como abogadas o procuradoras.

Cuantía económica y forma de cálculo

La cuantía económica del subsidio por baja maternal está condicionado por la base reguladora de la trabajadora que tiene el derecho a percibirla. Como norma general, la base reguladora de la prestación corresponde con el 100% de la base de cotización de la trabajadora en el mes anterior a la fecha de comienzo de disfrute de la baja maternal.

Esta base reguladora, no tiene límite máximo, al igual que ocurre con otras prestaciones y se puede calcular comprobando la base de cotización reflejada en nómina en el mes anterior. Los periodos mínimos exigidos en cotizaciones para cobrar la baja maternal son los siguientes:

  • Madre menor de 21 años. No se exige periodo de cotización.
  • Madre entre 21 y 26 años. Debe haber cotizado 90 días, en los siete años previos a la fecha de parto, o 180 días a la largo de su vida laboral.
  • Madre mayor de 26 años. Debe haber cotizado un mínimo de 180 días a la Seguridad Social, en los siete años que preceden a la fecha del parto, o 360 días a lo largo de toda su vida laboral.

En el caso de que una madre cumpla los requisitos de alta laboral, pero no cumpla los requisitos mínimos de cotización tendrá derecho a un subsidio por maternidad, o prestación de siete semanas por una cuantía equivalente a 1,5 veces el IPREM diario. Para partos múltiples, esta cuantía se amplia en 14 días por cada hijo adicional.

Trámites a realizar

La solicitud de la baja maternal tiene que ser cursada por la propia trabajadora en cualquier oficina del INSS. La documentación que hay que aportar es la siguiente:

  • Impreso confeccionado de solicitud de baja maternal (ver enlace en PDF)
  • Certificado médico acreditando la circunstancia de maternidad.
  • DNI o pasaporte para madres extranjeras.
  • Certificado de empresa en el que consten las bases de cotización de los últimos 180 días.
  • En el caso de trabajadoras autónomas, los últimos recibos que acrediten el pago de las cuotas.
  • Certificado de inscripción del hijo en el registro civil una vez haya nacido o inscripción de la sentencia judicial de adopción.

Adicionalmente, la baja maternal permite trasladar el derecho al otro progenitor en determinadas circunstancias e incluso optar por una baja maternal compartida.

Estos casos, permiten compatibilizar el descanso entre los progenitores de manera simultánea o configurar dichos periodos en función de las necesidades de los nuevos padres.

Diferencias entre la baja maternal, baja médica y baja por riesgo en el trabajo

Uno de los frentes que más dudas genera a cualquier madre trabajadora embarazada, son las diferencias entre las distintas bajas laborales que se pueden originar durante el embarazo.

En primer lugar, existe la baja por enfermedad común, como situación que se puede originar con motivo del embarazo o por otro tipo de enfermedad.

Si una mujer embarazada está en baja por enfermedad, no puede comenzar a disfrutar la baja maternal hasta que sea el momento del parto, dado que ambas situaciones son incompatibles.

En el caso de suspensión del contrato trabajo, como por ejemplo, por finalización del mismo, la baja por enfermedad no se interrumpe salvo alta médica que prescriba que la enfermedad ya ha finalizado, situación que ocurre de manera poco frecuente.

En este supuesto, la madre tiene el derecho a la baja maternal en el momento del nacimiento del bebé por encontrarse en una situación asimilada al alta tal y como hemos descrito anteriormente.

Por contra, si la baja médica que se ha obtenido viene provocada por riesgo laboral durante el embarazo y se produce una suspensión del contrato antes de la solicitud de la baja maternal, la madre sólo tendrá derecho a la baja maternal si se encuentra en situación legal de desempleo, dado que la finalización del contrato de trabajo, elimina simultáneamente el riesgo laboral por embarazo.

Este tipo de bajas son unas bajas con unas implicaciones importantes, que debemos tener presente en el caso de despidos, finalizaciones de contrato o cualquier otra circunstancia que afecte a nuestra continuidad en la empresa.

Más Información | Seguridad Social – Baja por maternidad, adopción o acogimiento
En Bebés y Más | Trabajo y embarazo: derechos laborales de las embarazadas

Источник: https://www.bebesymas.com/consejos/embarazo-y-trabajo-es-el-momento-de-solicitar-la-baja-maternal

Baja por maternidad y otras contingencias: Prestación antes y durante el embarazo

Ventajas de que la baja maternal comience antes del parto
Por Ana Belen De la Torre
22/05/2017

Cuando una mujer se encuentra en estado de gestación, le asaltan muchas dudas, entre ellas su situación económica y el mantenimiento del empleo durante el mismo. Para ello vamos a hacer una breve referencia a las diferentes situaciones que se pueden dar.

Así mismo ayudamos a aquellos empresarios a conocer las posibles bonificaciones ante la baja por maternidad de alguna de sus trabajadoras.

Además de la ya conocida baja por maternidad, existen otros dos tipos de bajas relacionadas con el embarazo.

  • Baja por Enfermedad Común
  • Baja por Riesgo durante el Embarazo
  • Baja por Maternidad.

BAJA POR ENFERMEDAD COMÚN

La baja por enfermedad común puede darse por múltiples situaciones y deriva de la imposibilidad de la persona a seguir realizando su trabajo de manera regular en la empresa.

Existen convenios, dependiendo de la actividad y del tipo de trabajo, en los que viene reflejado el periodo en el cuál la trabajadora debe solicitar la baja por riesgo a sufrir algún riesgo, valga la redundancia.

La prestación por enfermedad común es la siguiente:

  • Los tres primeros días de la baja no corresponde ninguna percepción salarial.
  • Desde el 4º día al 21, recibirá el 60% de la base reguladora. Corresponderá el pago de la misma hasta el 15º día al empresario y del 16º al 21º al INSS (Instituto Nacional de la Seguridad Social).
  • A partir del 22º día, la prestación consistirá en un 75% de la base reguladora correspondiente del pago de la misma al INSS.

Durante este tipo de baja, la empresa seguirá asumiendo el 100% de la cuota a la cotización de la seguridad social. La resolución de la baja siempre la tomará un facultativo médico que considere que las causas son justificadas para la misma.

BAJA POR RIESGO DURANTE EL EMBARAZO

Existen situaciones en los que determinados puestos de trabajo pueden provocar una situación de riesgo influyendo estos negativamente en la salud de la embarazada o del feto.

Para ello la empresa debe cambiar el puesto de trabajo o si por algún motivo esto no fuera posible se procedería a la baja por riesgo de embarazo para cubrir las pérdidas de rentas que se materializarían durante la suspensión del contrato.

La trabajadora deberá comunicar a la Mutua Colaboradora de la Seguridad Social o Entidad Gestora la suspensión del contrato presentando la siguiente documentación:

  • Informe del médico del Servicio Público de la Salud
  • Declaración por parte de la empresa de la categoría y puesto de trabajo de la trabajadora valorando la situación de riesgo del mismo.
  • Solicitud oficial para solicitar la prestación por Riesgo durante el embarazo.
  • Declaración de la empresa sobre la inexistencia de puestos de trabajo compatible.
  • Certificado de empresa de cotizaciones para la solicitud de prestaciones por Riesgo durante el embarazo o Lactancia natural.
  • Documentación necesaria para acreditar la identidad y las circunstancias determinantes del derecho.

Una vez presentada la solicitud, el plazo de resolución será de unos 30 días.

La prestación por Riesgo durante el Embarazo es la siguiente:

  • 100% de la base reguladora, descontando la parte correspondiente a las cotizaciones a la Seguridad Social y la retención del I.R.P.F., desde el día que se inicia la suspensión del contrato de trabajo por riesgo de embarazo.
  • Para las trabajadoras con un contrato de formación, la base reguladora será del 75% de la base mínima de cotización vigente en ese momento.
  • Para el régimen especial de artistas y profesionales taurinas, la base reguladora será la que resulte de dividir por 365 la suma de las bases de cotización de los doce meses anteriores al hecho causante o el promedio diario del periodo de cotización que se acredite si éste es inferior a un año. En ningún caso el promedio diario que resulte podrá ser inferior, en cómputo mensual, a la base mínima de cotización que, en cada momento, corresponda a la categoría profesional del artista.

¿Quién realiza el pago de la prestación?

La gestión del pago le corresponde a la Entidad Gestora o a la Mutua Colaboradora de la Seguridad Social.

Las empresas podrán bonificarse un 100% de las cuotas empresariales a la seguridad social, incluidas las de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales cuando durante el periodo de suspensión de la actividad, contraten a personas que sustituyan, mediante los contratos de interinidad bonificados celebrados con desempleados, a la trabajadora en Riesgo de embarazo.

*Importante no confundir un Embarazo de Riesgo con la baja por Riesgo Durante el embarazo; a la primera de ella nos referimos cuando por cualquier circunstancia, ese embarazo tiene más posibilidades de desarrollar complicaciones durante la gestación y el puerperio, independientemente de la actividad de la embarazada, el cuál en muchos casos no tiene porqué conllevar a una suspensión del contrato por parte de la madre. En cambio, la baja por riesgo durante el embarazo, como ya he dicho anteriormente, se produce cuando la trabajadora, debiendo de cambiar su puesto de trabajo o de actividad por otro compatible con su estado, no resulte técnicamente posible.

BAJA POR MATERNIDAD

Es un subsidio reconocido para los periodos de descanso reconocidos legalmente en los supuestos de maternidad, adopción, acogimiento familiar y tutela, siempre que acrediten los requisitos exigidos en cada caso.

Mucha gente piensa que la baja de maternidad comienza únicamente el día del parto pero esto no tiene porqué ser así.

La legislación establece un periodo de descanso de 16 semanas ininterrumpidas, ampliables, eso sí, en caso de partos múltiples, adopción o acogimientos múltiples, de discapacidad y de hospitalización del recién nacido, en dos semanas por cada hijo a partir del segundo, pero la madre podrá adelantar el descanso hasta en 10 semanas a la fecha prevista para el parto que conste en el informe de maternidad del Servicio Público de Salud.

La prestación económica consiste en un subsidio equivalente al 100% de la base reguladora. En caso de parto múltiple se reconocerá un subsidio especial por cada hijo, a partir del segundo.

Al igual que en la Baja por Riesgo de Embarazo, las empresas podrán bonificarse un 100% de las cuotas empresariales a la seguridad social, incluidas las de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales cuando durante el periodo de suspensión de la actividad, contraten a personas que sustituyan, mediante los contratos de interinidad bonificados celebrados con desempleados, a la trabajadora en situación de descanso por esta causa.

11085 21385

¿Qué ocurre cuando estoy cobrando la prestación por desempleo y se produce el parto?

En los casos en los que se esté embarazada cobrando el paro y nace el niño, se genera la baja por maternidad y por tanto desde este momento se suspende el pago de la prestación por desempleo y comienza la prestación por maternidad cuyo pago se cargará a la Seguridad Social.

Una vez terminada la prestación por maternidad, habrá que solicitar la reactivación de la prestación por desempleo en el plazo de 15 días hábiles desde que se suspende la anterior prestación, por la misma cantidad y en la duración que reste a lo ya consumido.

No ocurre lo mismo cuando lo que la trabajadora está cobrando es un subsidio por desempleo o «ayuda», el parto no genera la suspensión del mismo y por tanto seguirá recibiendo la ayuda hasta la duración que tuviera establecida.

¿Qué ocurre si finaliza el contrato que mantenía con la empresa durante la baja por maternidad?

Mientras dure la baja por maternidad, aunque finalice el contrato de trabajo, continuarás recibiendo la prestación hasta finalizar el plazo de las 16 semanas o tener alta médica.

Una vez terminada la baja por maternidad, habrá que solicitar la prestación por desempleo correspondiente siempre y cuando se tenga derecho a ella, en el plazo de 15 días hábiles desde la finalización de la prestación por maternidad.

** Caso distinto ocurre, cuando, durante el tiempo de baja por Riesgo Durante el embarazo, finaliza el contrato de trabajo con la empresa.

En este caso, no seguirá percibiendo la prestación puesto que la finalidad de esta baja es cubrir las pérdidas económicas que se producen por causa de la suspensión, durante un tiempo, de la actividad de la madre en su puesto de trabajo por ser este perjudicial para la salud de ella o del feto.

Una vez finalizado el contrato, finaliza la situación perjudicial y por tanto la obligación de esta prestación. Si a la madre le corresponde, una vez finalizado el mismo, podrá solicitar en un periodo de 15 días, la prestación por desempleo.

BAJA POR PATERNIDAD

No sólo las madres disponen de una situación de descanso legal por el nacimiento de un hijo, los padres, según la nueva legislación pueden disfrutar de 28 días de descanso desde el momento del nacimiento.

La prestación será del 100% de la base reguladora por contingencias comunes.

Источник: https://www.ineaf.es/tribuna/baja-por-maternidad-y-otras-contingencias-prestacion-antes-y-durante-el-embarazo/

Prestaciones por Maternidad de las Autónomas

Ventajas de que la baja maternal comience antes del parto

Por regla general, las trabajadoras autónomas tienen derecho a las mismas prestaciones por maternidad y en las mismas condiciones que las trabajadoras del régimen general.

En este artículo te explicamos algunas particularidades que es importante tener en cuenta, las bonificaciones aprobadas al término de 2017 y las novedades de 2019 en torno a la tarifa plana para madres autónomas.

Requisitos de acceso a la prestación por maternidad

Durante la prestación por maternidad, la trabajadora autónoma tiene derecho a solicitar la baja por descanso en situaciones tanto de maternidad, como de adopción, de acogimiento o de tutela de un familiar.

Para ello, y según informa la Seguridad Social, es necesario siempre demostrar que se está cumpliendo con los requisitos exigidos por la ley, esto es, estar afiliada y en situación de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) y estar al corriente en el abono de las cuotas mensuales de la Seguridad Social.

Además, será necesario haber cubierto un periodo mínimo de cotización, que oscila en función de la edad y que se establece según se detalla aquí:

  • No será necesario periodo mínimo de cotización para las trabajadoras autónomas menores de 21 años de edad a fecha del parto o de la fecha en que se produce la resolución administrativa o judicial que constituye el acogimiento o la adopción.
  • Para las jóvenes de entre 21 y 26 años cumplidos en la fecha del parto, el periodo mínimo de cotización deberá ser de al menos 90 días en los 7 años anteriores al momento del inicio del descanso o, en su caso, de 180 días cotizados a lo largo de su vida laboral.
  • Las autónomas mayores de 26 años a fecha del parto,  deberán haber cotizado al menos 180 días en los 7 años inmediatamente anteriores al momento del inicio del descanso o, en su caso, 360 día a lo largo de toda su vida laboral.

Duración del subsidio

Es subsidio por maternidad da derecho a la trabajadora autónoma a una prestación que tendrá una duración de 16 semanas ininterrumpidas.

Éstas serán contabilizadas desde el mismo día en que comienza el período de descanso, que se establece bien en la fecha del parto (lo cual habrá que notificar en un plazo de 15 días) o bien una fecha anterior  al parto si se opta por comenzar el periodo de descanso con anterioridad.

No obstante, en el caso de hospitalización u otros supuestos, este plazo de 16 semanas de descanso ininterrumpido puede incrementarse.

Por otro lado, la trabajadora autónoma puede transferir el disfrute de 10 de estas 16 semanas de descanso al otro progenitor.

 Eso sí, las 6 semanas posteriores al parto han de ser disfrutadas de forma obligatoria por la madre.

Es importante tener en cuenta, además, que la no presentación de la correspondiente notificación puede provocar la suspensión en el inicio del pago de la prestación. Además, si se dedujese el carácter indebido de la recepción de la prestación, una vez que ya se ha comenzado a percibir,  la beneficiaria deberá proceder al reintegro de la misma.

Cuantía de la prestación por maternidad

La prestación económica que recibirá la trabajadora autónoma será del 100% de la base reguladora que será el resultado de dividir la suma de las bases de cotización durante los seis meses inmediatamente anteriores a la baja entre 180.  Esta base reguladora, por regla general,  es la fijada para la prestación por incapacida­d temporal (IT) derivada de contingencias comunes y que toma como referencia la fecha del comienzo del descanso.

Si vas a planificar tu baja por maternidad con antelación, se recomienda valorar la posibilidad de cotizar más en el último año o los últimos meses para poder aumentar la cuantía de la prestación durante el descanso por maternidad.

Debes tener en cuenta que durante el periodo de baja por maternidad, como autónooma no asumes el pago de la cuota desde la aprobación de la Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo, tal y como a continuación explicamos.

Bonificación de la cuota en bajas de maternidad y paternidad

La Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo aprobada en el Senado el 11 de octubre de 2017 incluye dos importantes novedades en forma de nuevas bonificaciones para favorecer la conciliación familiar:

  • Bonificación del 100% de la cuota durante la baja por maternidad o paternidad: las autónomas y autónomos que se encuentren de descanso por maternidad, paternidad, adopción o riesgos durante el embarazo contarán con una bonificación total de la cuota de autónomos sin necesidad de contratar una persona sustituta. La cuantía de la bonificación será resultante de la aplicación a la base media por contingencias comunes por la que hubiera cotizado en los doce meses inmediatamente anteriores a acogerse a la bonificación.
  • Bonificación del 100% de la cuota durante un año para el cuidado de menores o personas dependientes: en este caso la bonificación si que está supeditada a la contratación de un trabajador en sustitución del autónomo. Se podrá solicitar en caso de tener a cargo menores de doce años, familiares  por consaguinidad o afinidad hasta segundo grado, en situación de dependencia o con parálisis cerebral o discapacidad intelectual igual o superior al 33% o discapacidad física igual o superior al 65%.

Tarifa plana para madres autónomas reincorporadas

La Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo introdujo también como novedad la tarifa plana durante un año para madres autónomas que habiendo cesado su actividad reemprendieran su negocio antes de dos años después del cese. Se trataba de una excepción para que no tengan que esperar a cumplir dos años desde que fueron autónomas por última vez. 

Particularidades de la prestación para autónomas

Como ya hemos indicado antes, existen importantes particularidades en la prestación por maternidad cuando ésta se aplica a las trabajadoras autónomas:

  • Maternidad en régimen de jornada a tiempo parcial: La madre autónoma podrá disfrutar del descanso por maternidad a tiempo parcial si así lo desea. No obstante, tanto la percepción del subsidio y como la reducción de la actividad sólo será válida si se realiza al 50%. Para ellos, será necesario hacer la comunicación correspondiente e indicar qué progenitor disfrutará del permiso y si lo efectuará de forma simultánea o sucesiva.
  • Cuando se produzca una situación de cese de actividad de forma que coincida con la prestación por maternidad, la prestación por maternidad no se verá afectada y se percibirá con normalidad hasta su agotamiento.
  • Si, por el contrario, se iniciase una prestación por maternidad en el momento en que se está cobrando el subsidio por cese de actividad, sería ésta última la que se vería interrumpida, pudiéndose reanudar tras la de  maternidad. 

Trabajadoras víctimas de la violencia de género

Las trabajadoras víctimas de violencia de género no estarán obligadas a cotizar durante un periodo de seis meses una vez hayan cesado en su actividad para hacer efectivo su derecho a la prestación por maternidad.

Estos seis meses exentos de la obligación de cotizar serán considerados como de cotización efectiva a efectos de las prestaciones y con una base reguladora equivalente al promedio de las bases cotizadas en los 6 meses anteriores.

Источник: https://www.infoautonomos.com/seguridad-social/prestaciones-por-maternidad/

Derechos de la mujer trabajadora durante el embarazo

Ventajas de que la baja maternal comience antes del parto

La conciliación de la vida laboral y familiar es un aspecto complicado en la vida de cualquiera persona trabajadora, y es por ello que, el legislador ha hecho establecido determinados derechos para que las madres, y padres, puedan adaptar su trabajo a sus necesidades familiares.

Desde la protección en caso de despido, declarando nulo si no es considerado procedente, como la posibilidad de diferentes permisos, reducciones de jornada con beneficios para el trabajador o adaptaciones de jornada.

La protección comienza desde el mismo momento del embarazo, incluso aunque la empresa no lo sepa.

En primer lugar, hay que indicar que la trabajadora no está obligada a comunicar el estado de embarazo mientras este no sea notorio, en este sentido la protección legal comienza desde la fecha de inicio del embarazo.

En cualquier caso, siempre es recomendable la situación de embarazo de la trabajadora, en aras de la buena fe, y para permitir a la empresa una mejor organización.

Realización de exámenes prenatales y técnicas de preparación al parto

El Estatuto de los Trabajadores, en su artículo 37.

3 f) indica que los trabajadores, tienen derecho previo aviso y justificación a ausentarse del trabajo, sin perder ningún tipo de remuneración ni realizar ningún descuento en el salario, a la realización de exámenes prenatales y técnicas de preparación al parto que deban realizarse dentro de la jornada laboral por el tiempo indispensable.

Aunque la legislación haga referencia a los trabajadores, la jurisprudencia ya ha determinado que este derecho sólo le corresponde exclusivamente a la mujer trabajadora.

Prevención de riesgos laborales y baja por riesgo en el embarazo

Los empresarios están obligados a adaptar las condiciones de trabajo y tiempo a la situación de la trabajadora embarazada, y en caso de que no pueda hacerlo, la mutua deberá darle la baja por riesgo en el embarazo percibiendo su salario de forma íntegra.

El RD 39/1997 contiene dos listados con condiciones de trabajo que no es compatible con el embarazo o que pueden influir negativamente en la salud de las trabajadoras embarazadas.

Estas dos listas no son exhaustivas, pueden existir otros agentes o condiciones de trabajo que se revelen peligrosas para la salud de la trabajadora o el feto.

En cualquier caso, el empresario ante un riesgo para la seguridad y la salud debe:

  1. Asignar a la trabajadora un puesto diferente compatible con su estado, dentro de su grupo profesional. El empresario, previa consulta con los representantes de los trabajadores, debe determinar una relación de puestos compatibles con la salud y seguridad de la trabajadora.
  2. En caso de que no exista un puesto compatible, dentro de su grupo profesional, podrá asignarse otro trabajo dentro de la empresa. En ningún caso, la trabajadora podrá perder derechos en cuanto a su retribución salarial.
  3. En último caso, y cuando no exista ningún puesto compatible, se procederá a la suspensión del contrato por riesgo durante el embarazo.

En caso de que se proceda a la suspensión del contrato de trabajo, la trabajadora embarazada, podrá solicitar la prestación por riesgo en el embarazo a la mutua correspondiente.

Si quieres más información, te recomiendo este artículo…

La protección ante el despido o fin de contrato temporal

Varias son las causas por las que una relación laboral se puede extinguir, siendo las más frecuentes; el despido o la finalización de un contrato temporal.

En primer lugar, un contrato temporal se puede extinguir aunque la trabajadora esté embarazada. Ahora bien, habrá que reclamar en caso de que el contrato temporal esté en fraude de ley, en cuyo caso, será considerado como despido nulo y la relación laboral como indefinido.

Por otro lado, se puede despedir a una mujer embarazada, pero siempre que exista causa para ello.

El despido realizado sin causa justificativa, ya sea objetivo o disciplinario, desde la fecha de inicio del embarazo se considera nulo, aunque el empresario no tenga conocimiento del embarazo.

En otras palabras, si el despido no es declarado procedente por un juez en caso de impugnación del despido, será declarado nulo (+info despido nulo) con la obligación por parte del empresario de readmitir al trabajador en su puesto de trabajo y de abonarle todos los salarios dejados de percibir desde el momento del despido hasta el de la reincorporación como si el despido nunca se hubiera producido, los conocidos como salarios de tramitación.

En cualquiera de estas dos situaciones, la trabajadora deberá impugnar el despido en el plazo de 20 días hábiles que tiene para ello desde que la fecha de extinción de la relación laboral. Pasado ese plazo, poco se puede hacer.

Si quieres más información sobre este tema te recomiendo este artículo…

Baja maternal y prestación de maternidad

En caso de parto, las mujeres embarazadas tienen derecho a una suspensión del contrato de trabajo durante dieciséis semanas ininterrumpidas, ampliable en el supuesto de parto múltiple en dos semanas más por cada hijo a partir del segundo.

No obstante, estas dieciséis semanas podrán cogerse durante antes del parto, de hecho, como mucho se puede adelantar cuatro semanas, y además seis semanas se deberán disfrutar de manera obligatoria inmediatamente después del parto.

Durante dichas dieciséis semanas se tiene derecho a la prestación de la seguridad social por maternidad, si cumple los requisitos explicados en la entrada (+info como solicitarla).

Por otro lado, si no estás trabajando o el contrato se va a finalizar, te recomiendo este artículo.

La incapacidad temporal durante el embarazo

La incapacidad temporal puede producirse antes de coger la baja maternal de 16 semanas anteriormente comentadas, y por tanto, con anterioridad al parto.

La fecha del alta médica dependerá del médico de cabecera o mutua que haya realizado la baja, pero en el momento que se de a luz, se pasará obligatoriamente a la prestación de maternidad, al menos las seis semanas que se tienen que coger de manera obligatoria.

Una vez finalizada el periodo de maternidad, se reanuda la incapacidad temporal, si es que todavía persiste la causa que justificó la baja laboral.

En cualquier caso, no se paraliza el procedimiento, ni el cómputo de plazos, que se hubiera iniciado para la declaración de una incapacidad permanente.

Por último, si estás de baja por incapacidad temporal, puede que la mutua deniegue la prestación de baja por riesgo en el embarazo como explicamos en este artículo…

Las vacaciones

A pesar de las bajas, permisos retribuidos o la prestación de maternidad, la trabajadora tiene derecho a disfrutar todos los días de vacaciones que le corresponden, sin perder ningún día por estas cuestiones.

De hecho, si el periodo de vacaciones fijado por la empresa coincide en el tiempo con una incapacidad temporal derivada del embarazo, el parto o la lactancia natural o con el periodo de suspensión de dieciséis semanas de baja maternal, la trabajadora tendrá derecho a disfrutar las vacaciones en otra fecha distinta aunque haya terminado el año natural una vez finalice la incapacidad temporal o permiso que esté disfrutando derivado de la maternidad.

Lactancia acumulada y sin acumular después del parto

Una vez reincorporado del permiso de maternidad, la madre (y también el padre) tienen derecho a solicitar la lactancia hasta que el menor cumpla nueve meses según lo acordado con el convenio colectivo o con la empresa.

Esta lactancia se puede disfrutar de forma acumulada, una hora por cada día de trabajo o reducciendo la jornada en media hora al entrar o al salir.

Sobre la forma de disfrute te recomiendo este artículo…

Reducción de jornada, teletrabajo, adaptación de la jornada o excedencia

Por último, para conciliar la vida laboral y familiar una vez haya nacido el hijo, se pueden disfrutar principalmente de tres derechos, sin perjuicio de que se pueda acordar con la empresa otro tipo de derechos…

Источник: https://www.cuestioneslaborales.es/los-derechos-durante-el-embarazo/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: